Pasadofuturo.com Energia Piramidal Astrologia Nueva Medicina Germanica Leyes Biológicas Reencarnacion Vidas Pasadas Origen Humanidad Venta Piramides Energeticas
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Diciembre Intensivo
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Enero Intensivo
.
Dr Jesus Yeo Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas NMG Hamer Biodecodificacion Guadalajara Jalisco Mexico Consultas Medicas Salud
Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet
Skype Guadalajara Jalisco Mexico Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas 5LB NMG Consultas Gabriela Rebeca Macias Lira Asesoria Terapia

Nueva Medicina Germanica Hamer NMG 5 Leyes Biologicas 5LB Salud Pasadofuturo.com
Nueva Medicina Germanica Hamer NMG 5 Leyes Biologicas 5LB Salud Pasadofuturo.com

Artículos
GNM - Blog 2007

En esta sección reproducimos los mejores artículos publicados en el antiguo blog en español de la Nueva Medicina en el año 2007, los cuales fueron rescatados por Pasadofuturo antes de que desapareciera ese espacio. Su dueño adoptaba el nick de "GNM" en el antiguo foro sobre la Nueva Medicina. Los artículos han sido revisados recientemente por Pasadofuturo.com en cuanto a contenido, vocabulario y forma.

Lista de temas de los artículos en esta página:

01. El SIDA según la Nueva Medicina.
02. Explicación de un caso de remisión espontanea en cáncer de seno.
03. Genética del cáncer y su interpretación en la Nueva Medicina.
04. Las metástasis según la Nueva Medicina.
05. Terapia en la Nueva Medicina.
06. Cistitis según la Nueva Medicina.
07. Colitis ulcerosa o ulcerativa según la Nueva Medicina.
08. Tinnitus (zumbido de oídos) y neurinoma acústico.
09. Fibromas uterinos o miomas uterinos según la Nueva Medicina.
10. Lupus eritematoso (LES) según la Nueva Medicina.

1. El SIDA según la Nueva Medicina.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

En este artículo trataremos de explicar el SIDA desde el punto de vista de las Leyes biológicas de la Nueva Medicina. Agregaremos también algunas observaciones personales al respecto, basadas en nuestro conocimiento del tema, y remitimos al lector a la literatura del Dr. Hamer para profundizar más en los aspectos relacionados con el SIDA y el rol de los microbios en general. Antes de entrar en el tema de este artículo, es conveniente primero hacer algunas aclaraciones conceptuales.

El SIDA es el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Es un estado patológico del organismo en el cual se presentan cuadros de severa inmunodeficiencia y la aparición de infecciones oportunistas o cánceres poco frecuentes (o ambas cosas). El diagnóstico también se puede hacer por el solo hecho de tener un recuento de células CD4 por debajo de 200, aunque no existan infecciones oportunistas o cánceres. Todo esto a condición de que la persona sea VIH positiva.

El VIH es el Virus de la Inmunodeficiencia Humana. El consenso mayoritario entre la comunidad científica es que este virus es la causa del SIDA. En otras palabras, cuando hay SIDA es porque previamente se ha sido infectado por el VIH; pero no toda persona infectada con el VIH tiene SIDA, ya que puede estar infectada con el virus pero no desarrollar todavía el cuadro de inmunodeficiencia y la aparición de infecciones oportunistas o cánceres poco frecuentes.

En los casos de personas infectadas con VIH, pero sin SIDA, se habla de "portador sano". Como el lector ya sabrá, según esta visión, el SIDA es una enfermedad incurable. Aunque recientemente, el caso de Andrew Stimpson ha causado gran revuelo, ya que se ha sido considerado por algunos como el único hombre curado de SIDA; lo que refuta la versión del SIDA como enfermedad incurable. Es de destacar que en esa nota de prensa también se menciona: "destacaron que hasta el momento se han conocido muchas anécdotas de personas que han vencido el SIDA, pero la evidencia de este caso parece ser conclusiva."

Hay que aclarar que si bien la anterior explicación es la aceptada por la mayoría de la comunidad científica, existe un grupo de científicos disidentes quienes han elaborado otro modelo explicativo, tanto del VIH como del SIDA. No niegan los hechos clínicos y de laboratorio, pero cuestionan su origen, causas, mecanismos y tratamiento.

Para un resumen de la "versión disidente" sobre el origen y explicación científica alternativa del SIDA, recomiendo los artículos del Dr. Roberto Giraldo. Un pequeño porcentaje de científicos de este grupo disidente ha también cuestionado la existencia del VIH, aunque sin negar el SIDA como enfermedad; sobre la base de diversos argumentos en los que se incluyen una crítica de las fotografías presentadas por la medicina convencional y la Virología; ofreciendo una explicación científica alternativa a dichas fotografías.

Pero en el tema del SIDA hay algunos eslabones que no pueden ser suficientemente explicados, ni por los partidarios de la versión mayoritaria u oficial ni por los disidentes. La explicación científica de los disidentes es necesaria para entender muchos aspectos del SIDA, pero no es suficiente. Hay que complementarla necesariamente con los descubrimientos de la Nueva Medicina.

Según la Nueva Medicina, el SIDA en general es causado por una combinación de conflictos biológicos típicos, conjuntamente con factores externos (especialmente fármacos, drogas, estresantes oxidativos, etc.). Los conflictos biológicos más frecuentes en pacientes con SIDA son:

1) Conflicto de desvalorización. La descalcificación o necrosis ósea es algo que la medicina convencional ha constatado recientemente. En efecto, en un artículo se señala: "Los médicos son cada vez más conscientes de la creciente incidencia de las enfermedades óseas en las personas seropositivas. Tal como lo publicamos en la edición de Verano/Otoño 2001 de BETA cada vez se están observando más deficiencias de minerales óseos (osteopenia, osteoporosis) en hombres, mujeres y niños VIH positivos. Al mismo tiempo, en recientes estudios con adultos y niños portadores del VIH se han detectado índices de osteonecrosis (muerte ósea) inusualmente elevados."

Los médicos convencionales y alternativos desconocen la causa de la osteonecrosis, y muchos menos la razón por la cuál aparece en personas con VIH. En un artículo se señala: "se ha observado osteonecrosis en los huesos de la cadera de algunas personas infectadas por el VIH, pero los médicos no están seguros de la razón por la cual ocurre. No está claro si la osteonecrosis ocurre por causa de la propia infección por el VIH o como un efecto secundario de los medicamentos empleados para tratar esa infección."

Ya el Dr. Hamer había publicado en 1987 que el conflicto de desvalorización típico de los pacientes con SIDA produce una necrosis ósea. Y en su artículo sobre el SIDA, publicado en 1989, el Dr. Hamer señala: "El virus HIV, si es que existe, ha sido bautizado virus de la deficiencia inmunitaria por quienes lo descubrieron, Gallo y compinches. Con ello se daba a entender, sobre todo, que aquellos que resultaban afectados por esta epidemia mortal del S.I.D.A. sucumbían finalmente a la caquexia y a una panmieloptisis, es decir, que no podían ya producir sangre. Ahora bien, este mismo proceso lo encontramos en el cáncer de hueso, o más concretamente en el cáncer anostósico, es decir, en las osteolisis del sistema esquelético (agujeros de gruyere), que viene siempre acompañado de panmieloptisis (anemia) y cuyo conflicto ad hoc es, según la localización del sector del esqueleto afectado, un conflicto de desvalorización específico. La curación de este tipo de conflicto de desvalorización llevaría a la reconstitución de la cal en la osteolisis (recalcificación) con los síntomas correspondientes a la leucemia. Hay que resaltar, que tras el diagnóstico de S.I.D.A., la asociación hecha por el entorno (es un homosexual o un depravado), ha existido una desvalorización de sí mismo y una osteolisis ósea."

Este es el motivo por el que se encuentran enfermedades óseas en los pacientes con VIH. La osteopenia, la osteoporosis y la osteonecrosis son todas formas de descalcificación o pérdida de sustancia ósea, debidas a conflictos de desvalorización de diferentes grados e intensidad. Una osteonecrosis se debe a un conflicto más intenso y concreto, que afecta casi siempre a un hueso específico; mientras que una osteoporosis se debe a un conflicto de desvalorización más "generalizado", de allí que las lesiones sean más difusas y puedan afectar diferentes áreas del cuerpo a la vez.

La localización de la osteonecrosis nos dice qué tipo de desvalorización ha sufrido la persona. En el caso de la descalcificación de la cadera (frecuente en pacientes VIH positivos), el conflicto es una desvalorización causada por "no poder sobrellevar una situación, no poder enfrentarla o superarla". Esto también se puede ver en algunos pacientes con cáncer y que han luchado durante años contra la enfermedad, pero piensan que "no pueden con ella".

Si estos pacientes lograran resolver definitivamente su conflicto, se produciría en fase de curación una "leucemia", una producción masiva de glóbulos blancos inmaduros: leucoblastos. Sin embargo, la leucemia casi nunca se ve en el SIDA precisamente porque estos pacientes nunca resuelven tal conflicto, sino que más bien lo intensifican. El solo hecho de sentirse portadores de una enfermedad "mortal", contagiosa, socialmente criticable o censurable, los hace sentirse en el fondo como seres que "no valen nada". Es difícil romper este tipo de convicciones.

Cuando el conflicto de desvalorización es de leve intensidad, se afectan los ganglios linfáticos, no los huesos. Esto provoca, en la Fase Activa del conflicto, una necrosis linfática; y en Fase de Solución la aparición de diferentes tipos de linfomas (linfoma de Hodgkin, linfoma no Hodgkin, en sus diferentes clases). Obviamente, pueden combinarse conflictos de desvalorización intenso (que afecta huesos), con una desvalorización más leve (que afecta gánglios), algo que ocurriría por ejemplo si el paciente se siente fuertemente desvalorizado por "no poder con una situación" (lo que le afectaría el hueso de la cadera), a la vez que tiene una leve desvalorización respecto de otro aspecto concreto de su vida (lo que le afectaría un ganglio específico).

2) Conflictos de separación: esto afecta la piel (epidermis), y genera cuadros inflamatorios en Fase de Curación (dermatitis, máculas, pápulas, infecciones cutáneas, etc.) y el envío de factores inflamatorios a la sangre, así como Focos de Hamer cerebrales en Fase de Curación que son interpretados frecuentemente como complicaciones neurológicas por el VIH o por infecciones parasitarias. También el edema cerebral se interpreta así en casos de conflictos de territorio. Los médicos no pueden explicar qué es lo que inflama el cerebro de estos pacientes y lo atribuyen directamente al VIH o a algunas de las infecciones oportunistas.

Los cuadros de demencia, referidos como encefalopatía por VIH, demencia relacionada con el SIDA, etc. son producto de la combinación de varios conflictos activos simultáneamente. Los cuadros psiquiátricos que en la Nueva Medicina se denominan "constelaciones cerebrales", lo explicaremos en otro artículo próximamente.

3) Conflicto biológico de sentirse manchado, mancillado en la reputación o en la integridad física: esto causa un melanoma en Fase Activa, pero al combinarse con el conflicto activo de separación genera el llamado Sarcoma de Kaposi (SK). Por eso el Sarcoma Kaposi es frecuente en pacientes con SIDA, pero el melanoma no. El SK revierte al resolver los conflictos biológicos correspondientes.

En el caso del SIDA, el SK es muy agresivo porque genera un círculo vicioso: mientras más SK aparece, más manchada se siente la persona, con lo cuál aparecen más manchas de SK. Y esto, genera un pánico adicional ya que es interpretado como agravamiento y progresión del SIDA, lo que propicia nuevos conflictos biológicos y nuevas enfermedades e incluso "metástasis". Este círculo se puede romper si la persona entiende la Nueva Medicina y el mecanismo conflictivo que produce y agrava la enfermedad. Aunque la experiencia demuestra que es muy difícil romper dicho círculo.

4) Conflicto de miedo a la muerte en "balance": el conflicto está suspendido, está activo pero sin mucha actividad, resolviéndose ocasionalmente. Lo que da lugar a las infecciones pulmonares por hongos y micobaterias, reactivándose esporádicamente.

El conflicto de miedo a la muerte causa un adenocarcinoma pulmonar en la Fase Activa, y cuando se resuelve el conflicto los nódulos pulmonares se ven reducidos o "caseificados" por microbios especializados, especialmente micobaterias como el Mycobacterium tuberculosis o el Mycobacterium avium, si están presentes en el organismo; o por hongos como el Candida albicans o el Pneumocystis carinii; lo que genera cuadros de infecciones pulmonares.

No es común que estos pacientes estén con un miedo a la muerte intenso y constante y por eso no vemos muy frecuentemente los adenocarcinomas pulmonares en estos pacientes, ya que a diferencia del cáncer, el pronóstico de los pacientes con SIDA es positivo "si se sigue el tratamiento convencional". Esta creencia los beneficia en el sentido de que no están en una Fase Activa intensa y constante, ya que de lo contrario morirían de cáncer pulmonar.

5) Conflictos de amenaza territorial: este conflicto se refiere a sentir miedo por una amenaza al propio territorio (ej: algún peligro se aproxima pero no termina de llegar). Este conflicto durante la Fase Activa causa una úlcera en los bronquios; si el conflicto se resuelve se produce una inflamación bronquial y un eventual relleno de las úlceras. En presencia de virus, se produce una neumonía por virus, si están presentes en el organismo, y una eventual participación de las bacterias, como el neumococo, por ejemplo.

Este conflicto generalmente está en "balance" desde el momento del diagnóstico en los pacientes VIH positivos, porque interpretan al SIDA como una "amenaza" que se aproxima. Y cualquier síntoma inespecífico que sienta la persona será interpretado como la realización de esa amenaza. El psiquismo de estos pacientes queda dolorosa y permanentemente "marcado" por el tema del VIH/SIDA.

6) Conflictos de frustración sexual: en el caso de mujeres genera úlceras en el cuello del útero en la Fase Activa. Si el conflicto se resuelve, se produce un carcinoma de cuello de útero, generalmente vinculado con el virus VPH o virus del papiloma humano, que se activa en esta Fase de Curación. El virus no causa el cáncer de útero, sino que acelera la proliferación celular una vez que el conflicto se resuelve.

Esto es lo que explica que no toda persona portadora del virus del papiloma humano (VPH) desarrolle la enfermedad. En un artículo se menciona: "si bien un análisis de sangre es suficiente para saber si hay infección con el VPH, el resultado realmente no brinda mucha información. Estar infectado con el VPH no quiere decir que se desarrollarán verrugas genitales, ni tampoco quiere decir que se desarrollará displasia o cáncer."

En otro artículo se señala al respecto del VPH: "La mayoría de las infecciones de VPH aparecen sin síntomas, y desaparecen sin tratamiento alguno en el transcurso de unos pocos años. Sin embargo, algunas veces la infección por VPH permanece por muchos años, causando o no anormalidades en las células."

¿Qué es lo que determina que se determine desarrollando un cáncer o no, y que ese cáncer esté relacionado con la acción del VPH? La Nueva Medicina ha descubierto que el cáncer de cuello de útero aparece después de resolver el conflicto biológico de frustración sexual. Y es durante esta Fase de Curación en que puede el VPH realizar su acción, para coadyuvar a la proliferación celular tendiente a rellenar las úlceras de útero que se formaron durante la Fase Activa.

Este conflicto es frecuente en mujeres con o sin SIDA, pero se ve más frecuente en el SIDA porque muchas mujeres que padecen este síndrome son o han sido prostitutas o promiscuas, por lo que es más frecuentes que sus conflictos estén vinculadas al tema sexual.

Como aclaratoria general hay que decir que existe una serie de sintomatología que se deben a los efectos secundarios de los medicamentos anti-VIH, así como al grado de estrés oxidativo que padece, en general, el organismo de los pacientes con VIH y SIDA. Estos síntomas, repetimos, pueden ser interpretados como "síntomas del SIDA", lo cual puede generar un pánico que predisponga a nuevos conflictos biológicos. Como he mencionado, para estos pacientes el tema del SIDA es su "talón de aquiles", su psiquismo está muy susceptible y predispuesto a interpretar cualquier síntoma o signo como agravamiento de la enfermedad.

Los conflictos anteriores son los más frecuentes en los pacientes con SIDA, pero no son los únicos. Pueden existir otros conflictos biológicos que se sumen o que aparezcan de primero. En la Nueva Medicina los modelos generales se hacen para efectos didácticos, pero la terapia y la valoración clínica de los casos siempre es individual. No se usa una fórmula general, sino que se interpretan los casos concretos y específicos según las leyes biológicas.

Tratamiento del SIDA

El tratamiento del SIDA en la Nueva Medicina se hace usando los criterios generales para dar tratamiento a cualquier enfermedad; por supuesto, adaptada al tipo de enfermedad o enfermedades concretas que presente el paciente e individualizando siempre la terapia. En el SIDA se presentan con frecuencia varias enfermedades simultáneamente, por lo que debe ser tratada cada una.

Sería ideal que el paciente comprenda las Leyes Biológicas. Es fundamental que el paciente resuelva definitivamente los conflictos biológicos que tiene en balance. Es fundamental tratar las complicaciones cerebrales que en Fase de Curación se presentarán en estos pacientes. Es esencial el tratar los órganos afectados por las diversas infecciones, usando para ello antibióticos y otros medicamentos si es necesario.

Además, sería de gran utilidad utilizar terapias que ayuden a la desintoxicación del organismo, que coadyuven a la eliminación o atenuación de los grandes niveles de estrés oxidativo presente en el organismo de estas personas. Algunos autores han propuesto una terapia nutricional especial para tratar las deficiencias nutricionales y el estrés oxidativo característicos de estos pacientes.

Este breve resumen solo pretende dar una idea básica del SIDA desde el punto de vista de la Nueva Medicina. Aunque he incluído reflexiones personales adicionales; para la visión que el Dr. Hamer tiene del SIDA. Sería necesario ilustrarlo con casos clínicos, para que las interrelaciones puedan ser comprendidas mejor.

 

2. Explicación de un caso de
remisión espontanea en cáncer de seno.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

La llamada remisión espontanea del cáncer es un fenómeno científicamente reconocido, aunque extremadamente raro en la fenomenología del cáncer. Es bien sabido que la Nueva Medicina explica el mecanismo de la remisión espontanea. Por tal motivo, su fin terapéutico es precisamente inducir, basada en el conocimiento de las 5 Leyes Biológicas, procesos de remisión de las enfermedades, ya que en eso radica la curación definitiva.

Existen pocos estudios y literatura donde se aborde rigurosamente y desde un punto de vista científico el fenómeno de la remisión espontanea. El mejor libro que conozco al respecto es Spontaneous Remission: An Annotated Bibliography, que recomiendo a todos los lectores. También existen pocos artículos en la web sobre ese tema.

Uno de los autores que sí ha abordado el asunto es el conocido escritor de ciencia Ralph Moss, quien ha dedicado más de 20 años de su vida al estudio del cáncer y ha escrito varios libros al respecto. Hace un tiempo escribió un artículo dedicado especialmente a la regresión y remisión espontanea del cáncer y en donde comentó también ese libro. Moss señaló algo que para un conocedor de la Nueva Medicina es evidente, perfectamente lógico y comprensible: "examinando cuidadosamente este libro erudito, encontrarán que si bien no hay una sola causa para todas las curas espontaneas del cáncer, la mayoría de tales pacientes experimentaron una infección aguda justo antes de la regresión de su tumor." En palabras sencillas, es un hecho empírico que muchas remisiones espontaneas tienen como aspecto común la existencia de una infección previa y aguda.

Moss cita un ejemplo que el pudo observar: "conocí a una joven mujer que tuvo tanto miedo de los doctores que dejó su cáncer de seno completamente sin tratamiento. Por el tiempo en que ella buscó ayuda, el tumor se había ulcerado y esparcido. En un punto, el tumor llegó a ser infectado. Lo que pasó a continuación fue asombroso. Un día, mientras ella estaba en la ducha, el tumor simplemente se desprendió de su pecho, dejando una brillante cicatriz. Tristemente, el tumor había ya hecho metástasis, y a pesar de subsecuente quimioterapia, ella murió de enfermedad metastásica. Sin embargo, este fue un ejemplo fascinante de lo que puede ser el curso natural de algunos casos de esta enfermedad. Yo he visto unos otros pocos casos de remisiones espontáneas parciales, tales como la desaparición de metástasis pulmonares cuando un riñón afectado fue removido."

Es evidente que Moss no tiene idea de la Nueva Medicina, porque de conocerla habría podido comprender punto por punto las observaciones que realizó en ese caso específico. Aunque no tenemos más datos sobre ese caso, por los hechos observados por Moss podemos hacer una interpretación precisa del caso según la Nueva Medicina:

1) Ese cáncer tuvo que haber sido un cáncer de glándula mamaria, que crece en la Fase Activa de un conflicto biológico de preocupación o de pelea en el nido (hijos, madre, pareja).

2 )Este tumor, cuando se resuelve el conflicto y se entra en Fase de Curación, se reduce mediante la acción de microbios, específicamente micobacterias u hongos. Esto es lo que causa que el tumor se infecte y reduzca.

Moss correctamente fue capaz de observar que el tumor fue "infectado", y que esa infección se relacionó con la remisión. Según la Nueva Medicina, los tumores del Endodermo y del Mesodermo Antiguo, que crecen mientras el conflicto está activo, se infectan y caseifican durante la Fase de Curación, siempre que estén presentes los microbios apropiados.

Citando un artículo sobre el cáncer de seno: "el tumor parará de crecer inmediatamente y las ahora superfluas células serán degradadas con la ayuda de micobacterias especiales, que se encuentran en espera para realizar exactamente esa tarea. Debido a que los microbios son tan indispensables para nuestra supervivencia, sus diferentes acciones también fueron programadas en el cerebro que ahora controla sus muchas y múltiples actividades en nuestro cuerpo."

3) La metástasis de la mujer se debió probablemente al pánico en que entró por saber de su cáncer de seno. Y murió de esa metástasis.

Por cierto, este ejemplo refuta la idea de que las metástasis provienen autónomamente del tumor primario. Si fuese así, cabría esperar una remisión de las metástasis a la misma vez que remite el tumor primario, ya que se trata de la misma enfermedad, según la medicina convencional. ¿Por qué no sucedió así? Sencillamente, porque el proceso biológico (conflicto y Foco de Hamer) que controla cada una de las metástasis es independiente del tumor primario. La mujer resolvió el conflicto del cáncer de seno, y por eso éste remitió, pero activó los conflictos que le crearon las metástasis. Por ese motivo, repetimos, remite el cáncer de seno, pero se mantienen y desarrollan las metástasis.

Hemos visto que este caso de remisión podemos explicarlo rigurosamente según las Leyes Biológicas, a pesar de no contar con toda la información disponible del caso en concreto.

La tesis de Moss y otros especialistas de que la infección produce una "reacción inmunológica" contra el cáncer es una conclusión falsa basada en observaciones correctas. Si Moss conociera las 5 Leyes Biológicas, hubiera llegado a la siguiente conclusión: la infección sencillamente, en los casos de remisión espontanea, actúa para eliminar directamente, por caseificación, el tumor que creció en Fase Activa. Y esto sólo ocurre en los tumores cuyo origen sean endodérmico y mesodérmicos (controlados por el Cerebelo), que son los únicos tumores que crecen en Fase Activa del conflicto y se caseifican en Fase de Curación, si existen los microbios apropiados. Y para ello, Moss tendría que conocer los aspectos psíquicos (conflicto biológico) y cerebrales (Focos de Hamer) que existen en el cáncer y otras enfermedades.

Este mecanismo microbiano en la destrucción de los tumores y en la remisión de algunos cánceres se explica perfectamente en la 4ta Ley Biológica de la Nueva Medicina.

La 4ta Ley Biológica es la que más genera controversia, ya que cambia completamente nuestra noción científica de los microbios, y hay mucho que se debe investigar clínicamente sobre ella. Pero los hechos clínicos que Moss pudo observar, y que otros han observado sin sacar conclusiones de ello, y que el Dr. Hamer también observó y estudió sistemáticamente (a diferencia de otros especialistas), fue lo que le permitió a este último descubrir la 4ta Ley Biológica.

El error de Moss fue no tomar en cuenta los aspectos conflictuales y cerebrales del cáncer. Por eso hace observaciones correctas desde el punto de vista de los órganos, pero llega a conclusiones falsas o inexactas sobre el mecanismo de fondo.

 

3. Genética del cáncer y su interpretación
en la Nueva Medicina.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

La teoría convencional sobre el origen del cáncer señala que esta enfermedad (que en realidad no es una única enfermedad, sino un conjunto de enfermedades entre las que se incluyen alrededor de 100 tipos diferentes) está causada por una alteración genética de las células. A su vez, dicha alteración puede ser producida por una serie de causas químicas, biológicas, hereditarias, etc.

En otras palabras, según la teoría vigente en la actualidad, el cáncer estaría causado por cambios (alteraciones) en los genes que controlan el crecimiento y muerte normal de las células. Esto supone que el cáncer es, esencialmente, una enfermedad genética.

Es innegable que en las células cancerosas se puede verificar la existencia de genes alterados (mutados). Y es este hecho el que parece confirmar la teoría en vigencia actualmente.

La Nueva Medicina, que no niega los hechos científicamente demostrados, pero sí los sitúa en un contexto más amplio que tome en cuenta la psique, el cerebro, los órganos, la Biología evolutiva, la Embriología, no niega dichas alteraciones genéticas, pero no las considera como la causa del cáncer.

Cuando un ser vivo experimenta un conflicto biológico, se produce una ruptura de campo electro-fisiológico en un área concreta del cerebro (Foco de Hamer), y al ser el cerebro el gran computador orgánico, el que controla y coordina las diferentes funciones corporales para mantener la unidad de funcionamiento del organismo, ese Foco de Hamer envía una orden de codificación específica al órgano que esa parte del cerebro controla.

Esta orden puede consistir en una proliferación celular, tumor en el caso del Endodermo y del Mesodermo Antiguo o en una necrosis, úlcera o pérdida funcional en el caso del Mesodermo Nuevo y del Ectodermo. Evidentemente, para que esa orden pueda ejecutarse, el núcleo de las células que producirán ese cambio debe ser modificado, sus genes deben alterarse a los fines de actuar como mecanismos de ejecución de la orden cerebral proveniente del Foco de Hamer.

En el anterior esquema, la expresión genética de las células cancerosas no es más que la expresión de que en ese paciente hay un conflicto biológico y un Foco de Hamer en la parte del cerebro que rige el órgano en donde aparece el cáncer. Como la medicina convencional no sabe que existen conflictos biológicos, ni mucho menos Focos de Hamer, no valora esos hechos y se queda sólo con la expresión genética de la célula cancerosa. Y a partir de allí, afirma "el cáncer es causado por una alteración genética."

Algunos investigadores consideran que el factor hereditario en el cáncer es determinante. De hecho, existen algunos tipos de cánceres, tales como el de seno, donde el factor hereditario se considera como el más importante y decisivo, y esto se basa en estadísticas.

La mejor forma de someter esta tesis, es investigando con gemelos idénticos (univitelinos o monocigóticos) y hacerles un seguimiento para ver si desarrollan el mismo tipo de cáncer "genéticamente" condicionado.

Existen investigaciones de este tipo con gemelos idénticos y sus resultados demuestran que el "factor hereditario y genético" no es tan decisivo como nos lo han hecho creer. En un artículo se menciona un estudio donde se han investigado gemelos idénticos y no idénticos para conocer la influencia hereditaria en la aparición del cáncer. La conclusión es que la influencia de la herencia genética parece ser menos importante de lo que se nos ha hecho creer. En particular, en el artículo se menciona que: "los investigadores aseguran que un gemelo idéntico tiene una probabilidad del 10% de contraer el mismo tipo de cáncer que su hermano. Concluimos que el mayor contribuyente del cáncer en la población de gemelos es el ambiente."

Ciertamente, ese mismo estudio constató que en algunos tipos de cánceres existe una "probabilidad" mayor de que el gemelo desarrolle el mismo tipo de cáncer que su hermano.

En la Nueva Medicina se examinaría cada caso en concreto para contrastar, verificar o refutar la validez de las Leyes Biológicas en todos y cada uno de los casos. La mayor probabilidad de padecer ciertos tipos de cánceres podría explicarse por razones educativas, valores compartidos, carácter personal, etc, que predisponga a ciertos tipos de conflictos. Pero esta conjetura no se hace sobre bases estadísticas, sino examinando los casos concretos, ya que las Leyes Biológicas no hacen predicciones estadísticas, sino predicciones en casos particulares.

Recientes investigaciones también parecen apoyar la idea de que el ambiente influye considerablemente en la expresión genética, incluso en los gemelos idénticos. En un artículo se señala: "muchas enfermedades, desde el cáncer a trastornos mentales como la esquizofrenia, tienen un componente hereditario (genético) y otro ambiental (epigenético), y por eso en algunas parejas de gemelos uno desarrolla esquizofrenia y el otro no. Para el desarrollo de un cáncer cuentan por igual las alteraciones genéticas (mutaciones) como las epigenéticas, según Esteller, pues todos los tumores humanos tienen alterado su genoma y su epigenoma."

La llamada epigenética o el estudio de la expresión genética que no viene determinada por la secuencia genética, y que actualmente se emplea en la investigación del cáncer, demuestra que el fatalismo sobre el condicionamiento genético del cáncer o su presunta inevitabilidad (cuando las personas poseen algunos de los presuntos oncogenes) no son totalmente correctas.

En una entrevista el Dr. Manel Esteller, especialista en cáncer y epigenética, señala: "todos los tumores tienen alterado su genoma y su epigenoma, y ambas alteraciones son igualmente importantes. Si dos hermanas heredan la mutación de un gen que les confiere el riesgo del cáncer de mama, la razón de que una desarrolle el tumor a los 25 años y otra a los 70 es que hay factores epigenéticos que en un caso favorecen la aparición del tumor y en el otro lo retrasan."

Lo importante de esa cita es la constatación del hecho, de que a pesar de tener la misma mutación, las dos hermanas podrían tener la misma enfermedad con una diferencia de varias décadas de distancia. ¿No podría explicarse ese hecho mediante la existencia de los conflictos biológicos? Si una hermana hace el conflicto a los 25 años, y la otra a los 70, es evidente que cada una tendrá su cáncer en tiempos distintos. Y para esto no hay que invocar ninguna predisposición genética. Pero habría que conocer la Nueva Medicina para entender lo que ocurre.

Si esto lo correlacionamos con los otros estudios donde se demuestra que no necesariamente los gemelos desarrollarán el mismo tipo de cáncer que su respectivo hermano, nos damos cuenta el fatalismo y la supuesta inevitabilidad del cáncer que mucha gente teme, por "razones genéticas", es científicamente infundada.

Por cierto, desde un punto de vista científico y metodológico, la hipótesis de que una mutación genética causa cáncer es infalsable: si alguien tiene la mutación y desarrolla el cáncer eso confirma la hipótesis. Pero si teniendo la mutación, no desarrolla el cáncer, es porque razones "epigenéticas" han retrasado la aparición de dicho cáncer. En ambos casos, cualquiera que sea el resultado, no se puede refutar la hipótesis de que esa mutación genética es la causa de ese cáncer en particular. Y ya sabemos lo que las hipótesis infalsables significan en la ciencia...

 

4. Las metástasis según la Nueva Medicina.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

En la medicina convencional se entiende por metástasis: "la capacidad de las células del cáncer de penetrar en los vasos sanguíneos y linfáticos, a través de la circulación sanguínea, y después crecer en un nuevo foco (metástasis) en tejidos normales de otras partes del cuerpo". Esta definición y concepción de las metástasis en la medicina convencional se puede representar mediante el siguiente gráfico:

Metastasis Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

Adviértase que la definición de metástasis que plantea la medicina convencional y que antes hemos mencionado abarca tanto el hecho de las metástasis (crecimiento de un nuevo foco canceroso en otro órgano) como el hipotético mecanismo postulado por la medicina convencional como causa de ese hecho (penetración de las células cancerosas en otros órganos). Esta distinción, entre hecho e hipótesis, es esencial para comprender la explicación que la Nueva Medicina ofrece sobre el hecho de las metástasis, explicación que de ser correcta, contradice y refuta la hipótesis de las metástasis que plantea la medicina convencional.

Pasemos entonces a los principales argumentos y hechos científicos que la Nueva Medicina menciona en contra de la hipótesis de las metástasis del cáncer. Repito: La Nueva Medicina no niega el hecho de las metástasis, el hecho incuestionable de que en muchos casos, después o simultáneamente desaparecer el tumor canceroso primario, aparecen otros tumores cancerosos en el organismo. Lo que la Nueva Medicina niega es la hipótesis convencional que explica esos hechos:

1) La única vía en el organismo que lleva sangre a la periferia es la vía arterial. Por esta razón, la teoría convencional menciona la diseminación hematógena de las células cancerosas para causar las metástasis a los órganos periféricos. También se habla, por su puesto, de la diseminación de las células cancerosas por vía linfática, en algunos tipos de cánceres.

En el caso de la diseminación hematógena, hay que tener presente de que nunca se ha logrado detectar ni aislar células cancerosas completas viajando por sangre arterial. Sólo se han visto en sangre venosa siempre después del postoperatorio, ya que durante la operación pudo haberse escapado alguna célula tumoral que el sistema venoso recoge. Este hecho es de suma importancia, ya que si el cáncer se disemina por vía hematógena, esto predice que deberían encontrarse células cancerosas viajando por sangre arterial, lo que nunca se ha encontrado. Esta observación refuta, por tanto, la hipótesis de la diseminación hematógena.

A pesar de este crucial contraejemplo, que refuta la hipótesis de la diseminación hematógena, se sigue afirmando en la medicina convencional y alternativa que este es parte del mecanismo de las metástasis. Esto demuestra que esta presunta explicación, aceptada como hecho científico incuestionable, no es más que una hipótesis no demostrada, pero que es asumida como cierta a falta de otra explicación mejor.

A pesar de no poder aislar una célula cancerosa entera completa en sangre arterial, la medicina convencional desarrolla continuamente técnicas de inmunohistoquímica para detectar marcadores de células cancerosas que permitan obtener una evidencia indirecta de que los tumores secundarios provienen de uno primario. Estas técnicas se usan continuamente para "corroborar" el diagnóstico de las metástasis y son consideradas por cualquier oncólogo como la prueba de que los tumores secundarios realmente provienen de los primarios, y por tanto, que la teoría convencional de las metástasis es correcta.

Por ejemplo, en un estudio se titula: "detección de células prostáticas en sangre periférica: correlación con las concentraciones de suero del antígeno prostático específico". Pero en ningún lado de ese estudio se demuestra que se han aislado células cancerosas viajando por sangre arterial; lo que se indica es la pretendida "detección" de ellas usando como base la expresión de ARN mensajero de antígeno prostático específico (PSA) en pacientes con cáncer de próstata metastásico.

Encontraron resultados positivos en la expresión de dichos antígenos en la mayoría (no en todos) de pacientes con metástasis, y ninguno en pacientes no metastásicos. De esto concluyeron, correctamente, que la aparición de ARN mensajero de PSA en sangre periférica está asociada con el cáncer de próstata metastásico. Pero de este hecho no se sigue la existencia ni el aislamiento de células cancerosas en sangre arterial, básicamente por esta razón: durante la Fase Activa se produce la proliferación celular en la próstata y la expresión del antígeno prostático específico (PSA), el cual podrá ser detectado en la sangre del paciente. Mientras más intenso es el conflicto, más crece el tumor prostático, y mayor expresión de PSA puede encontrarse en el suero sanguíneo.

Algunos de estos pacientes, diagnosticados con cáncer de próstata, harán uno o varios conflictos biológicos producto de ese diagnóstico (y/o del pronóstico), y tendrán la correspondiente metástasis. En estos casos, en que el conflicto de la próstata esté activo y las metástasis también, es evidente que se encontrará una correlación estadística entre la presencia del PSA y las metástasis, pero no debido a que la presencia del PSA indique que hay células cancerosas de la próstata viajando en la sangre y causando las metástasis, sino porque coinciden en el mismo paciente un aumento de PSA, debido a la Fase Activa del conflicto de la próstata, y otros conflictos que están generando metástasis.

Otro hecho a tener en cuenta es la existencia de falsos positivos y falsos negativos en la detección del PSA, como se comenta en un artículo: "los resultados falsos positivos de un análisis ocurren cuando el nivel de PSA es elevado, pero no hay cáncer presente en realidad. Los resultados falsos positivos podrían llevar a otros procedimientos médicos adicionales, con gastos monetarios importantes y ansiedad para el paciente y su familia. La mayoría de los hombres que tienen un análisis elevado de PSA resultan que no tienen cáncer." Y se añade: "los resultados falsos negativos de análisis ocurren cuando el nivel de PSA está en el rango normal, aún cuando haya presente cáncer de próstata en realidad."

Esto es extensible a los marcadores tumorales en general. En otro artículo se menciona: "los marcadores tumorales (MT) son sustancias biológicas producidas por las células tumorales o liberadas por el huésped, detectadas y cuantificadas en el suero del paciente, por diversas técnicas de laboratorio. Ningún MT disponible alcanza el calificativo de "marcador ideal", entendiéndose como tal aquél que demuestre alta sensibilidad y especificidad, fuerte relación entre sus valores y la cantidad de tumor presente y cuya determinación resulte fácil y económica."

Advierta el lector que lo que se detecta en sangre son las sustancias producidas por el tumor o "liberadas" por el propio organismo, pero nunca las células tumorales en sí. Éstas no se aíslan ni se detectan como tales.

Y más adelante: "los MT pueden sugerir y apoyar la existencia de un cáncer, pero ninguno de ellos puede por sí mismo, en ausencia de una prueba histológica, utilizarse como diagnóstico definitivo. La capacidad de los tumores para producir MT es variable, por tanto no puede excluirse la presencia de un cáncer, porque los valores de un MT determinado sean normales."

Si ninguno de ellos puede, por sí mismo, ser usado para dar un diagnóstico definitivo, ¿cómo puede afirmarse la detección de células cancerosas viajando por la sangre usando para ello solo marcadores tumorales? ¿Dónde están las pruebas adicionales que demuestren que esos marcadores se corresponden con células reales que están viajando en la sangre y que esas células son cancerosas y son las responsables de las eventuales metástasis?

También se ha mencionado la llamada citometría de flujo, que como se puede ver en ese artículo, puede ser usada para la "detección de moléculas presentes en las células tumorales circulantes en sangre, mediante el uso de anticuerpos, moléculas reconocedoras de antígenos o compuestos moleculares de manera específica, marcados con sustancias que emiten fluorescencia, la cual es detectada por un equipo. Algunas de estas técnicas se emplean en la realización de estudios poblacionales, que consisten en analizar el material genético de la población de una región geográfica, para identificar variantes genéticas presentes en los individuos, que intervienen en el desarrollo de la enfermedad. Esto permite identificar factores de protección o de riesgo para la aparición de la enfermedad y la implementación de medidas preventivas."

Otros estudios han intentado demostrar, mediante todos estos procedimientos antes mencionados, células tumorales en la sangre para distinguir, por ejemplo, un carcinoma de tiroides de un adenoma.

Es cierto que estos procedimientos usados en la medicina convencional para "detectar" células cancerosas viajando por la sangre, permiten ciertamente predecir con algún porcentaje la aparición de las metástasis. Algo que no es cierto, ya que no se detecta la célula como tal, sino sus productos y anticuerpos producidos en el organismo y que están en el suero sanguíneo. Pero no por las razones asumidas por la medicina convencional, sino por el hecho de que la expresión de esas sustancias (marcadores tumorales, anticuerpos, productos celulares, etc.) es un indicio de la actividad de uno o varios conflictos biológicos en diferentes fases en curso en el organismo.

Como se puede ver, los mismos hechos son interpretados de forma diferente por la medicina convencional y por la Nueva Medicina. Con la diferencia de que la interpretación de la medicina convencional presupone que su teoría o su hipótesis de las metástasis es correcta, en vez de someterla a contrastación empírica para determinar si es correcta o no.

Un examen crítico de este procedimiento usado en medicina convencional (procedimientos de inmunohistoquímica, de detección de anticuerpos, etc.) revela que se trata de una "evidencia" nada concluyente. La existencia de falsos positivos y falsos negativos, la relativa subjetividad y arbitrariedad en la interpretación del examen histológico y otros factores imponen el cuestionamiento científico de este procedimiento, y de la teoría de fondo que le sirve de base.

Incluso, los médicos convencionales admiten expresamente esta circunstancia. En otro estudio, se señala: "no existe ningún test de inmunohistoquímica que sea 100% específico, por lo que los marcadores de IHQ sólo serán un dato más que junto con el cuadro de presentación y los estudios radiológicos orientarán sobre un posible origen." Esto significa que no sólo no son 100% específicos los test de inmunohistoquímica, sino que su especificación e interpretación final depende de su correlación con el cuadro completo del paciente (cuadro clínico, evidencias radiológicas, etc.). En otras palabras, los tests de inmunohistoquímica no prueban por sí solos la teoría de las metástasis.

El carácter subjetivo que presenta la interpretación del empleo de las técnicas de inmunohistoquímica también es reconocido por los especialistas. En un manual de medicina se señala: "uno de los problemas actuales con estas técnicas no es la técnica en sí, manual o automatizada o la posibilidad de acceder a los numerosos anticuerpos existentes, sino la interpretación de los resultados. Los errores de interpretación disminuyen a nivel aceptable cuando el patólogo y sus colaboradores tienen experiencia en estas técnicas y los resultados se analizan a la luz de los demás hallazgos clínico-patológicos."

Es evidente que este grado de subjetividad en la interpretación de los resultados de inmunohistoquímica viene influido, entre otros factores, también por la teoría de las metástasis, la cual señala que forzosamente el tumor secundario proviene del tumor primario. Es decir, no se cuestiona para nada esta teoría, sino que se la presupone como cierta en la interpretación misma de los resultados. Cuando lo que debería probarse primero es que la hipótesis de las metástasis es correcta, no solo presumir su verdad y hacer "encajar" cualquier evidencia en el marco de dicha hipótesis. Esta actitud impide que dicha hipótesis pueda ser refutada por los hechos.

Por otra parte, dentro de la propia medicina convencional se realizan investigaciones que proponen una explicación alternativa del origen de las metástasis. Un ejemplo de ello lo encontramos en las recientes investigaciones que ha efectuado el equipo de la Dra. Dolores García Olmos, investigadora de la Unidad de Investigación del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Ella comenta: "clásicamente se ha considerado que son las células del tumor primario las que se desprenden de éste, y a través de la circulación sanguínea llegan a otros órganos donde anidan, provocando la aparición de metástasis. Pero en los últimos años nuestro grupo de investigación planteó una nueva teoría, según la cual la diseminación de ácidos nucleicos libres (ADN y ARN extracelulares) procedentes de células tumorales, podría ser una posible vía alternativa de diseminación tumoral."

Según esta nueva hipótesis, la diseminación tumoral a distancia del cáncer originario se efectuaría por la diseminación de los ácidos nucleicos liberados por el tumor primario en el plasma sanguíneo. En otras palabras, no sería ya que una célula se desprenda de su tumor primitivo y se infiltre en otro órgano, sino que el tumor primario desprende ácidos nucleicos que serían los que se diseminan, causando eventualmente las metástasis secundarias.

Pero lo importante, para efectos de nuestro argumento, es enfatizar que la investigación de la Dra. Olmos se inicia sobre la base de cuestionar el mecanismo de diseminación tumoral, que como ella misma admite, se ha "considerado" clásicamente como la explicación de las metástasis. Y admitido esto, su investigación sugiere una "nueva teoría", lo que demuestra que la diseminación tumoral como génesis de las metástasis no es un hecho científico, sino una hipótesis admitida como cierta, pero que ya empieza a ser cuestionada por algunos investigadores que plantean hipótesis alternativas.

Es evidente que el gran trabajo de la Dra. Olmos, por muy interesante y novedoso que sea, no tiene nada que ver con la Nueva Medicina. Que existan ácidos nucleicos provenientes del tumor primario, diseminados por el plasma sanguíneo, es un hecho interesante. Podría explicar muchas cosas sobre los tumores, desde un punto de vista genético y bioquímico. Pero en sí mismo no probaría la existencia de las metástasis como proceso autónomo, independiente de los conflictos biológicos y del cerebro. Para probarlo, se tendría que encontrar una metástasis o tumor secundario sin el correspondiente Foco de Hamer en la zona del cerebro que rige ese órgano afectado por la metástasis. Por ejemplo: una metástasis en los huesos, sin el correspondiente Foco de Hamer en la médula cerebral, en el área correspondiente al hueso afectado.

Bastaría un solo caso de este tipo, rigurosamente documentado y examinado por un grupo de investigadores que conozcan bien la Nueva Medicina, para refutar la afirmación de que todas las metástasis son causadas por los conflictos biológicos correspondientes y dirigidas por un Foco de Hamer específico y concreto. Como se puede ver, también en este punto la Nueva Medicina es empíricamente contrastable, verificable o refutable, en cada caso individual.

Otro hecho que empíricamente refuta la hipótesis de las metástasis, pero que al mismo tiempo muestra cómo tal hipótesis se acepta como una verdad definitiva e incuestionable por la Oncología convencional, es la existencia de los llamados carcinomas de tumor primario desconocido (CUP por sus siglas en inglés). Según la página oficial del Instituto Nacional del Cáncer, el CUP se define como: "una enfermedad por la que se encuentran células cancerosas (malignas) en alguna parte del cuerpo. Sin embargo, el lugar donde comenzaron inicialmente a crecer estas células cancerosas, su lugar de origen, no se puede establecer. Esta situación ocurre en aproximadamente el 2 al 4% de los pacientes con cáncer."

En otras palabras, en las CUP se encuentra una metástasis, pero no el tumor primario. Siendo así, ¿cómo sabemos que el tumor primario ha existido realmente? ¿Por qué no suponer que la presunta metástasis es realmente un tumor independiente, que no proviene de otro tumor? Si la hipótesis de las metástasis es correcta, entonces el tumor primario debe haber existido y ser la causa de las metástasis.

Pero si la evidencia empírica muestra que hay metástasis sin tumor primario, entonces la causa no puede ser el tumor primario. A menos que se demuestre que el tumor primario existió pero desapareció; pero si no se demuestra eso, y  simplemente se "asume" como verdad, entonces se está protegiendo la hipótesis de las metástasis de una posible refutación empírica. Por otro lado, asumir sin pruebas que el tumor primario existió pero desapareció, implicaría aceptar una remisión espontanea del tumor primario; pero según la medicina convencional, las remisiones espontaneas son extremadamente raras, estimada  su ocurrencia en aproximadamente  uno de cada 60 mil o 100 mil pacientes, según diversos autores; mientras que los carcinomas de tumor primario desconocido ocurren en aproximadamente en el 2 al 4% de los pacientes con cáncer. Por lo que  son muchísimo más frecuentes comparados con las remisiones espontaneas, lo que hace inverosímil, desde el punto de vista de la medicina convencional, esta explicación.

Como señala un artículo de medicina convencional: "las metástasis teóricamente deben corresponder siempre con un tumor primario... Sin embargo, cerca del 10% de los pacientes que se diagnostican tienen metástasis sin encontrar un tumor primario. En casos raros (por ejemplo, melanoma) no se encuentra ningún tumor primario incluso en la autopsia. Por lo tanto, se piensa que algunos tumores primarios pueden remitir totalmente, pero dejan sus metástasis detrás."

Dejemos de lado la referencia a que tales metástasis sin el correspondiente tumor primario ocurren en cerca del 10% de los casos, lo que aumenta el porcentaje señalado en la referencia anterior. Lo que nos interesa en este momento es destacar:

- La hipótesis de las metástasis exige que siempre se corresponda la metástasis con un tumor primario.

- La evidencia empírica muestra que hay casos en los cuáles tal correspondencia no existe. En este punto, no puede argumentarse que en la mayoría de los casos existe tal correspondencia, ya que la hipótesis de las metástasis implica que esa correspondencia debe existir siempre, no sólo en la mayoría de los casos. Por tanto, al encontrar casos, aunque sean minoritarios en que no se cumpla, la idea de que "siempre" se cumple sería demostrada falsa.

- Esos casos no se interpretan como refutación de la hipótesis de las metástasis, sino mediante una explicación destinada a proteger dicha hipótesis. No hay ningún problema en emplear conjeturas para explicar una anomalía; el problema es cuando esa conjetura en sí misma no es verificable, con lo cuál es imposible saber si es correcta o no. Por tanto, determinar si la hipótesis que intenta proteger, en este caso la de las metástasis, es correcta o ha sido empíricamente refutada. En este caso, es claro que la conjetura "se piensa que algunos tumores primarios pueden remitir totalmente" cuando no pueda ser verificada en esos casos concretos, algo admitido expresamente cuando se dice que en algunos casos "no se encuentra ningún tumor primario incluso en la autopsia". Lo que es tanto como reconocer que no existe evidencia empírica alguna que nos haga pensar que tal tumor existió en el caso concreto.

Por último, uno pudiera preguntar ¿cómo puede remitir el tumor primario, pero no las metástasis que surgen de él?, que al fin y al cabo, según la medicina convencional, las metástasis forman parte de la misma enfermedad cancerosa primaria.

La hipótesis de la diseminación hematógena del cáncer implicaría, teóricamente, el riesgo potencial de contraer cáncer a través de transfusiones sanguíneas. La sangre utilizada para las transfusiones es exhaustivamente examinada para descartar la presencia de gérmenes patógenos, pero nunca es examinada para detectar células cancerosas. ¿La razón? No se ha probado nunca células cancerosas corporales en sangre arterial, excepto por supuesto el mal llamado cáncer de la sangre: leucemia. Luego, no hay riesgo alguno de "contagio". Esto demuestra que en el caso de las transfusiones sanguíneas, la propia medicina convencional no toma muy en serio su hipótesis de la diseminación hematógena y no extrae de dicha hipótesis todas las consecuencias que de ella se derivan.

Que el cáncer no se contagia de persona a persona es algo reconocido y afirmado expresamente por la medicina convencional.

En otro artículo, tomado de la página de la American Cancer Society, se afirma de forma rotunda: "el cáncer no es contagioso, una persona sana no puede contraer cáncer de otra persona que padece la enfermedad. No existe evidencia de que el contacto cercano, ni las acciones como besar, tocar, compartir comidas o respirar el mismo aire puedan causar que el cáncer se propague de una persona a otra."

En otro artículo, ante la pregunta: ¿El cáncer es contagioso?, se responde de forma categórica: "no, el cáncer no es una enfermedad contagiosa en modo alguno". Y más adelante, refiriéndose a los gérmenes que según la medicina convencional pueden aumentar la probabilidad de contraer cáncer, se especifica que: "estos gérmenes sí que son contagiosos, pero no a partir de enfermos con cáncer, sino de cualquier persona que sea portadora. Además, lo que se contrae con el microbio no es, ni mucho menos el cáncer, sino un cierto aumento de la probabilidad de padecerlo."

A pesar de lo anterior, existen aparentemente dos excepciones donde hay "contagio" del cáncer:

a) Los llamados tumores del demonio de Tasmania, los cuales son tumores cancerosos faciales que afectan a estos animales salvajes, impidiéndoles la alimentación; algo que, según los científicos que los han estudiado, amenaza con extinguirlos.

Es curioso el hecho que estos animales, según el artículo citado, fallecen por las consecuencias de la falta de alimentación, y no por metástasis: "los animales mueren usualmente a los seis meses de su aparición por las lesiones que les aparecen en el cuerpo debido a la falta de alimentación."

Decimos que "aparentemente" esto constituye una excepción, ya que el carácter contagioso de este tumor no está definitivamente comprobado. En este sentido, en nota de prensa, se señala: "el equipo de investigación que dirige McCallum sospecha que los animales se transmiten las células del cáncer cuando se muerden. La mejor hipótesis es que el cáncer pasa de un animal a otro a través de las mordidas, que son muy frecuentes durante el apareamiento", señaló el investigador australiano.

Por cierto, ¿Por qué fallecen por problemas de alimentación y no debido a una metástasis?

Por otro lado, ¿no podrían estar las circunstancias del entorno de ese animal provocando en éste un conflicto biológico? ¿No estarán experimentando esos animales alguna amenaza en el entorno, quizás asociada a problemas de alimentación, etc. que esté propiciando en todos ellos, o en su mayoría, la aparición simultánea de conflictos biológicos específicos y el correspondiente cáncer? Evidentemente, los investigadores al desconocer las Leyes Biológicas no se plantean estas preguntas, y prefieren formular la hipótesis del "contagio" del cáncer.

b) Otra aparente excepción es el llamado tumor venéreo transmisible canino, que es un tumor que afecta a los perros.

En la Nueva Medicina no ha sido estudiado ningún caso de este tipo, para ver si se explican o no con las Leyes Biológicas. Hasta que eso no se haga, no se puede dar una respuesta científica a estas "excepciones" en el marco del descubrimiento del Dr. Hamer. En todo caso, en nuestra opinión, creemos que ambas "excepciones" se rigen por las 5 Leyes Biológicas, en el sentido de que debe existir algún factor, ambiental o de otra índole, que produce como causa común la aparición del mismo tipo de cáncer (debido a un mismo conflicto) en diversos animales de la misma especie que se encuentren ese entorno.

En el caso de las metástasis vertebrales del cáncer de mama o de próstata, hay que recurrir a otra hipótesis, esta vez más inverosímil, para explicar su origen. En efecto, la única vía anatómica que explicaría esta diseminación es la vía linfática mediante un recorrido "a contra corriente" del flujo linfático de las células cancerosas. En otras palabras, la pretendida célula cancerosa viajera adoptaría la extraña propiedad de "salmón", que es lo único que explicaría anatómicamente este hecho. Y esto nadie lo ha demostrado científicamente como algo real o plausible;  luego, ¿por qué tendríamos que aceptarlo?

Las llamadas metástasis osteoclásticas refutan la teoría de las metástasis. Estas metástasis son aquellas que activan los osteoclastos de los huesos, es decir, las células cuya función es la reabsorción ósea. En otro artículo se explica los osteoclastos como aquellas células que se encargan de eliminar las partes del hueso más viejas para que puedan ser sustituidas por hueso nuevo. Para ello los osteoclastos se fijan sobre la superficie del hueso y segregan sustancias que disuelven los componentes de calcio del hueso eliminando los residuos a través de la sangre. De esta forma los osteoclastos van oradando el hueso formando lagunas óseas. Este proceso se denomina reabsorción ósea y en ella los osteoclastos se comen el hueso.

Pues bien, como he señalado, las metástasis osteoclásticas son la que implican reabsorción ósea, descalificación del hueso, necrosis en el hueso, osteolisis. Este tipo de metástasis es frecuente en algunos tipos de cáncer, en especial se observa en el cáncer de mama.

Ante estos hechos demoledores, la medicina convencional se contradice y postula arbitrariamente hipótesis incompatibles entre sí y no verificables. Por ejemplo, en un artículo se señala: "un tumor que se ha diseminado al hueso está formado por células anormales del tumor original, mas no de las células de hueso". En otras palabras, la metástasis en el hueso no es un cáncer óseo, sino un cáncer igual al tumor primario, compuesto por las células del tumor originario. Sin embargo, el Dr. Vincent Giguère, un investigador convencional especializado en cáncer de seno, profesor de la prestigiosa Universidad MacGill en Montreal, Canadá, tiene un criterio opuesto, como se puede ver en esta nota de prensa: "las células del cáncer de mama, por ejemplo, se mueven frecuentemente hacia los huesos. Esto es todo una proeza, desde que ellas primero tienen que cambiar su forma de células de la mama en células del hueso." Entonces, ¿están las metástasis óseas compuestas por células de hueso o por células del tumor primario (ej: de seno)?

Razonemos un poco: en el cáncer de mama se produce una proliferación celular, es decir, un aumento rápido de la división de las células mamarias, y por tanto, lo que se forma es un tumor. Pero la metástasis que el cáncer de mama supuestamente produce en el hueso no consisten en un tumor, sino en lo contrario: en pérdida de sustancia ósea, en reabsorción osea. Si las células cancerosas que crearon el tumor en la mama fueran las mismas que generan la metástasis ósea, cabría esperar un "tumor de células mamarias" en el hueso, no una descalcificación o necrosis ósea, por activación de osteoclastos, que son células de hueso, no de la mama.

Como dice el Dr. Hamer: "es sobre esta fábula, completamente hipotética, en que se basa la tesis de que las células cancerosas durante su migración (todavía no observada nunca a través dela sangre) se habrían incluso metamorfoseado durante el camino con lo que, por ejemplo, una célula cancerosa del intestino (que en el interior del intestino produce un tumor compacto en forma de coliflor) de repente empezaría a emigrar hacia los huesos donde será capaz de metamorfosearse en necrosis. Se trata de una hipótesis aberrante digna de un dogmatismo medieval."

Según la Nueva Medicina, la razón por la cual en el hueso se produce una descalcificación ósea, una osteolisis, una reabsorción ósea en las metástasis osteoclásticas, es que estas metástasis son causadas por un conflicto biológico de desvalorización, que en la Fase Activa siempre causa en el hueso una descalcificación o necrosis ósea.

En el caso de las pacientes con cáncer de mama es muy frecuente la desvalorización, sobre todo por el efecto anti-estético que produce la cicatriz en la mama operada (cuando es amputada completamente), así como la desvalorización en el área sexual debido al tratamiento con anti-estrógenos; y otras desvalorizaciones relacionadas con el tratamiento (ej: al sentir que no podrán ser capaz de vencer el cáncer).

Siendo que los músculos, sean éstos de estructura corporal o cardíaca, están muy vascularizados, ¿cómo explicamos que casi no aparezcan metástasis en los músculos? Esta pregunta es pertinente, ya que cabría esperar que allí se observe una alta incidencia de metástasis, en caso de que la hipótesis convencional fuese correcta. Pero, como hemos dicho, tales metástasis musculares son muy raras  y eso es bien sabido en la Oncología convencional.

Por ejemplo, en un estudio de medicina convencional, se señala: "las metástasis intramusculares en pacientes con cáncer son muy poco frecuentes. Esto en sí mismo es un fenómeno peculiar, porque la masa muscular representa alrededor del 50 % del peso corporal total. Se considera que las acciones contráctiles musculares, el pH del medio local y la acumulación de ácido láctico y otros metabolitos son los factores que contribuyen a la escasa incidencia de metástasis. No obstante, su incidencia real sigue siendo desconocida, aunque en una serie autópsica se sugiere que podría ser de tan sólo un 0,8.

También algunos autores han especulado que las células cancerosas tienen una gran resistencia a la quimioterapia. Eso puede ser cierto, pero paradójicamente, ¿por qué no resisten el oxigeno presente en órganos con una concentración más elevada que el resto, como en el caso de la musculatura? Ya que la hipótesis del oxígeno es lo que podría explicar, entre otros factores y para la medicina convencional, el hecho de que no se observen casi metástasis en los músculos.

La hipótesis actual sobre las metástasis contradice hechos demostrados por la ciencia de la Embriología e Histología. Cualquier estudiante de medicina sabe que una célula de origen embrionario (ej: Ectodermo) no puede convertirse en una célula de otro origen embrionario (ej: Endodermo). Pero a pesar de esto, en la hipótesis de las metástasis, es necesario asumir dogmáticamente y sin pruebas las más inverosímiles metamorfosis de las células cancerosas. Por ejemplo, en el caso de un carcinoma bronquial con metástasis en hígado, tendríamos que suponer un carcinoma de tejido epitelial pavimentoso, que deriva del Ectodermo, se transformaría en adenocarcinoma, cáncer del tejido glandular derivado del Endodermo.

Otro ejemplo: un adenocarcinoma del tracto intestinal, derivado embriológicamente del Endodermo, sería capaz de producir una osteolísis, una reabsorción del tejido óseo, el cual deriva del Mesodermo Nuevo, y consecuencialmente dar metástasis óseas osteoclásticas.

Otro ejemplo: un sarcoma muscular, derivado del Mesodermo Nuevo, podría dar metástasis. Por ejemplo: en los bronquios, derivado del Ectodermo.

Como ya mencionamos, las muy frecuentes metástasis osteoclásticas, que aparecen como osteolisis o descalcificación de los huesos, refutan la hipótesis de que el tumor secundario proviene del tumor primario. ¿Cómo explicar que una mujer con tumor en el seno (proliferación celular) de metástasis en un hueso, pero en vez de aparecer allí un tumor, aparece una descalcificación? ¿Por qué la célula cancerosa mamaria se comporta en el hueso de esa forma? ¿Por qué no crea un tumor mamario en el hueso en vez de una descalificación ósea? ¿Y por qué la misma célula mamaria, cuando da metástasis en el pulmón, sí lo hace en forma de tumor?

En el caso de la leucemia, se ha constatado que la gran mayoría de los leucoblastos que circulan en la sangre han perdido su capacidad de dividirse, de hacer mitosis. Luego entonces, ¿cómo explicamos las metástasis e infiltraciones leucémicas si casi todos los blastos no se dividen? Estos blastos, al no tener capacidad de división, carecen del criterio esencial que la Oncología exige a la célula cancerosa: que se multiplique por división. Luego, no podrían crear tumores metastásicos en los órganos que  "infiltren".

En un estudio científico publicado en la revista científica Cancer Research se constató que: "los estudios que usan el marcaje TdR-3H como un índice de células en un ciclo generativo activo claramente confirman, que contrariamente a la creencia, la mayoría de las células blásticas leucémicas en la médula ósea de los pacientes con leucemia aguda están en una etapa quiescente  o no proliferativa, y casi el 80% de la producción de blastos en la médula ósea pueden ser noproliferativos. Ha sido observado que la fracción de los blastos activamente proliferantes en la sangre periférica es aun más pequeña que la presente en la médula ósea en la leucemia aguda."

Podría argumentarse que las "metástasis leucémicas" serían entonces causadas por la muy pequeña fracción proliferativa de los blastos, pero esta idea es susceptible a las objeciones teóricas y empíricas generales contra la hipótesis convencional de las metástasis, planteadas en los otros argumentos científicos de la Nueva Medicina explicados en este artículo.

Por último, para que el proceso de diseminación hematógena ocurra tal como se concibe actualmente, se precisa lo siguiente:

a) Que las células cancerosas atraviesen las membranas basales de su órgano emisor.
b) Que superen la capa endotelial de los capilares venosos.
c) Que irrumpan en el torrente sanguíneo.
d) Que soporten los ataques de las células inmunes, con linfocitos asesinos o natural killers (células NK) en primera línea.
e) Que alcancen el corazón derecho y no queden depositadas en su seno, ya que casi no observamos metástasis en el corazón.
f) Que pasen por el filtro de los pulmones (aquí sí, a diferencia del caso anterior, podrían hipotéticamente quedarse depositadas en los pulmones. ¿por qué aquí sí, y en el corazón no?
g) Que entren en el corazón izquierdo.
h) Que alcancen otra vez la corriente arterial.
i) Que soporten de nuevos los embates y agresiones de las células inmunes.
j) Que atraviesen la capa endotelial de los capilares arteriales.
k) Que coexistan con las células del nuevo órgano.
l) Que eviten de nuevo la agresión de las células inmunes.

Si a todo ello le agregamos que muchos de estos cánceres han recibido los embates de una terapia agresiva de quimioterapia, radioterapia y cirugía, no se puede comprender razonablemente como una célula cancerosa pueda sobrevivir a semejantes agresiones biológicas y artificiales, y aparecer incluso décadas después, en forma de metástasis.

Por cierto, ¿cómo explicar las metástasis que aparecen décadas después de tratado el cáncer? Si una célula cancerosa es, por definición, una célula con un alto poder reproductivo y proliferativo (por eso es cancerosa), ¿cómo pudo estar esa célula "escondida" en el organismo, sin producir ningún tumor durante todo ese tiempo? ¿Cómo sobrevivió tanto tiempo y qué hizo que se "durmiera"? ¿Por qué apareció tantos años después, y no al poco tiempo? ¿Por qué no encontramos metástasis en algún órgano proveniente de un tumor cerebral primario? La medicina convencional no puede responder a estas preguntas, ya que carece de un modelo explicativo sobre las metástasis que sea científicamente reproducible en cada paciente individual.

Expliación de las metástasis según la Nueva Medicina

1) La diseminación hematógena no existe. Eso explica que no se encuentre nunca una célula cancerosa entera viajando en la sangre. Y esta conclusión no es arbitraria, sino que se deriva de las 5 Leyes Biológicas, en especial la 3ra ley biológica, el Sistema Ontogénico de los Tumores.

2) Las metástasis son causadas por sus conflictos biológicos independientes del tumor primario, especialmente por diagnósticos y pronósticos brutales. El DHS, que la mayoría de la gente siente cuando le dan el diagnóstico, genera nuevos conflictos biológicos que se expresarán al poco tiempo como otros tantos tumores, los cuales serán interpretados como metástasis del tumor primario. El pronóstico cuando es negativo, y el tratamiento agresivo y sus efectos físicos colaterales, facilitan también nuevos conflictos biológicos, y en consecuencia nuevos tumores.

3) Como consecuencia de lo anterior, estos tumores "secundarios" tienen sus conflictos biológicos correspondientes y sus respectivos Focos de Hamer en el cerebro. Por tanto, si la Nueva Medicina es correcta, en el cerebro se podría diagnosticar cualquier pretendido "tumor secundario" en cualquier órgano del cuerpo. Lo que implica que si la Nueva Medicina es falsa, podría ser fácilmente refutada contrastando sus predicciones en los casos individuales de cáncer que presenten "metástasis".

4) En los casos de metástasis que se detectan en el mismo momento del diagnóstico, la explicación es el llamado conflicto mixto: un mismo DHS puede causar dos o más programas especiales simultáneos, pero sólo en los casos que existan dos o más coloridos o "temas" conflictivos en el momento del DHS.

Esto no se ve con mucha frecuencia, aunque sí en ciertos tipos de cánceres. El ejemplo más común es el de cáncer de seno, en el cual en un cierto porcentaje de casos, se aprecian metástasis en los ganglios axilares en el mismo momento del diagnóstico, y en el misma lado de la mama afectada. La explicación es la siguiente: una mujer diestra con un cáncer ductal de seno izquierdo ha debido sufrir un conflicto biológico de separación en el nido. Ella ha sentido subjetivamente una separación de su espacio íntimo familiar, casi siempre de su hogar, madre o hijos, lo cual muchas veces va asociado a un conflicto de leve desvalorización por ser "mala madre, mala hija o mala esposa", ya que muchas mujeres se culpan así mismas por la separación, lo cual afecta los ganglios linfáticos axilares del lado izquierdo si la mujer es diestra. 

Aclaramos que no es necesario una separación física real u objetiva, sino basta con que la mujer sienta, en el momento del DHS y por la razón que sea, que está súbitamente separada de su nido. Y este sentimiento debe ser vivido como conflicto biológico. En este caso, en el momento del shock, se experimenta una vivencia mixta, una separación y a la vez un sentimiento de culpa por ser mala madre/hija/esposa/mujer, causando dos Focos de Hamer diferentes y dos lesiones orgánicas correspondientes.  Una ulceración en los conductos galactóforos de la mama; y una ulceración de los ganglios de la axila correspondiente; si se solucionan ambos conflictos, tendremos una proliferación celular tanto en la mama como en el ganglio.

Otro ejemplo típico: En el caso del cáncer de páncreas, que el conflicto biológico sería de contrariedad indigesta, generalmente con algún miembro de la familia, y en adultos muchas veces por razones de dinero, como puede ser la disputa familiar por una herencia o una propiedad, que generalmente puede ir asociado a un conflicto de contrariedad por carencia económica o miedo biológico a morir de hambre, a carecer de los recursos económicos necesarios para alimentarse, que afecta el hígado.

Por eso puede aparecer simultáneamente un cáncer de páncreas con metástasis en el hígado o viceversa. En estos casos, una misma situación es vivida con dos matices de conflictos diferentes, pero similares en su contenido y simultáneos o casi simultáneos, por lo que aparecen los cánceres en ambos órganos a la misma vez, con lo cual, en el momento del diagnóstico, se le dice al paciente: "lamentablemente ya el cáncer ha hecho metástasis". Lo cual hace entrar en pánico al paciente, con lo que  se propician nuevos conflictos biológicos, por ejemplo: de miedo a la muerte con metástasis pulmonar; desvalorización con metástasis en el hueso; etc.

5) La razón por la que una metástasis puede aparecer décadas después de efectuado el tratamiento convencional es que algunos pacientes no hacen nuevos conflictos por el diagnóstico ni durante la terapia (hay pacientes que enfrentan mejor que otros ciertas situaciones difíciles), sino que lo hacen décadas después de recibir el tratamiento. Generalmente, conflictos no relacionados con su enfermedad, sino con asuntos generales de su vida, pero que la medicina interpreta como "recaída" de la enfermedad cancerosa previamente diagnosticada.

De todo lo anteriorse concluye que las metástasis no derivan biológicamente del tumor primario, aunque sí hay una conexión a nivel  de la psique o mente del paciente: el diagnóstico, pronóstico, y tratamiento agresivo sirven de caldo de cultivo que facilita y propicia situaciones de nuevos conflictos biológicos.

La ventaja de esta explicación que da la Nueva Medicina es que puede ser contrastada en cada paciente. Se puede verificar en cada caso. Y en caso de no ser cierta esta explicación, también se podría refutar. Por ejemplo: encontrando un caso de metástasis o tumor secundario que no tenga el correspondiente Foco de Hamer. Esto ofrece una tremenda ventaja en relación con la hipótesis no demostrada y no demostrable de la medicina convencional sobre el origen de las metástasis.

 

5. Terapia en la Nueva Medicina.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

Uno de los aspectos más importantes y menos comprendidos es el de la terapia de la Nueva Medicina. Es frecuente leer por la web e incluso en libros, no sabemos si por ignorancia o por mala intención o ambas cosas, que la terapia de la Nueva Medicina consiste solo en "psicoanalizar" al paciente para sugestionarlo, para que viva feliz, para que no se preocupe o tonterías similares. En otros casos se dice simplemente, que la Nueva Medicina "no tiene tratamiento" o que es "sólo para diagnóstico", lo que es falso.

Aclaremos varios puntos y despejemos los malos entendidos:

1) La terapia en la Nueva Medicina se realiza simultáneamente en los tres niveles: psíquico, cerebral y orgánico. La razón de esto es que el organismo es una unidad, no una combinación de partes. Incluso la distinción entre psique, cerebro y órgano se hace por razones de explicación, de análisis, pero en realidad el cuerpo humano es un solo organismo, no una colección de piezas.

Citemos al propio Dr. Hamer: "debemos asimilar que el paciente tiene esos tres niveles imaginarios: el plano psíquico, el cerebral y el orgánico, aunque de hecho el conjunto de los tres constituye un único organismo. La terapia debe pues desarrollarse a esos tres niveles imaginarios o extenderse a ellos."

Como se puede ver, el Dr. Hamer expresamente señala que la terapia debe extenderse a los tres niveles, la psique, el cerebro y los órganos, ya que esos niveles constituyen un solo organismo, y es al organismo entero al que hay que tratar. Aunque la enfermedad se manifieste en un solo órgano. Luego, ¿de dónde viene la gratuita afirmación de que la terapia de la Nueva Medicina se basa solo en "psicoanalizar" al paciente? La ignorancia y/o mala intención de los que afirman esto es evidente.

2) La terapia debe empezar, de ser posible, por hacer que el paciente comprenda su enfermedad a la luz de las Leyes Biológicas. Esto le permitirá no solo saber qué ocurre en su organismo y por qué, sino además participar activamente en su tratamiento y conocer con antelación los cambios que ocurrirán en su organismo según evolucione el conflicto. Además, la persona sabrá si lo que esta teoría plantea se cumple o no en su caso específico. Lo que es motivo subjetivo para aceptar o no la Nueva Medicina como opción terapéutica.

3) El propósito de la Nueva Medicina es provocar una remisión espontanea de la enfermedad. Esta remisión "espontanea" comienza por la solución del conflicto biológico. Para solucionar un conflicto, se pueden hacer dos cosas:

a) Buscar la solución práctica o real. Esta es la solución idónea desde el punto de vista biológico y la más eficaz. Consiste en cambiar la situación externa que originó el conflicto. Por ejemplo: si el conflicto lo generó una pérdida de un territorio (propiedad), la solución sería la recuperación real, material, física, de ese territorio o al menos la sustitución por otro territorio equivalente.

En la medida de lo posible, se debe examinar qué circunstancia pudo dar origen a la aparición del conflicto biológico y tratar de modificarla para propiciar la solución. En estos casos lo ideal sería el apoyo de todo el ambiente familiar, de la red social en la cual se encuentra inmersa la persona, algo que en la práctica es muy difícil de conseguir.

El problema es que, en muchos casos, no es posible modificar la situación externa que causó el conflicto (ej: por la pérdida de un ser querido) o porque el conflicto no fue estimulado por un evento externo, sino por el propio paciente. Por ejemplo: hay pacientes que hacen conflictos pensando en su propia muerte o en la de otros o pensando que su pareja los va a traicionar, aunque no hayan indicios ciertos de eso o que van a padecer cáncer aunque estén completamente sanos o por motivos religiosos, etc. Aquí el motivo del shock conflictivo son las propias ideas del paciente, no hubo un detonante externo que propiciara el shock.

En estos casos, que son frecuentes, la solución práctica no es posible, por lo que hay que recurrir como último recurso a:

b) Solución de conflicto mediante psicoterapia: esto se hace como último recurso, y no debe ser nunca la primera opción. Esto refuta nuevamente afirmación de que la Nueva Medicina solo busca "psicologizar" al paciente.

La solución del conflicto por psicoterapia es ineficaz en la mayoría de los casos, y la experiencia demuestra que las recaídas del conflicto son frecuentes. Es difícil obtener una solución definitiva del conflicto, y por tanto una remisión permanente de la enfermedad, usando métodos psicoterapéuticos. Sin embargo, al ser el último recurso, debe emplearse de la mejor manera posible.

4) También debe tratarse, en todos los casos, el estado cerebral del paciente. Los síntomas cerebrales se presentan sobre todo en la Fase de Solución del conflicto, en la cual el Foco de Hamer se edematiza, se hincha, causando diversos síntomas cerebrales (ej: dolores fuertes de cabeza) y orgánicos (temblores, parálisis, etc.)

El tamaño del edema es importante, porque en ciertos casos puede poner en peligro la vida del paciente. Por tanto, en estos casos graves se debe tratar médicamente el edema del cerebro para evitar la muerte.

5) Además de la solución del conflicto y del tratamiento del edema cerebral, un especialista en la Nueva Medicina tratará, en todos los casos y siempre que sea necesario o conveniente, el nivel orgánico. Este tratamiento consistirá en emplear todo tipo de terapias y técnicas terapéuticas (incluyendo a veces la cirugía), que no interrumpiendo la Fase de Curación, ayuden al control de la sintomatología y a evitar complicaciones orgánicas.

En muchos casos la sintomatología orgánica no presenta problemas ni complicaciones, por lo que no requerirá de medicamentos para el órgano en cuestión. En otros casos los síntomas orgánicos serán tan graves, que de no tratarse con cirugía o medicamentos, se pondría en peligro la vida de la persona. La administración de medicamentos o intervención quirúrgica u otra medida terapéutica, dependerá en cado caso del estado real del paciente y de la prudencia y experiencia del médico tratante.

Si todas las personas se trataran desde el comienzo con un especialista en la Nueva Medicina, la mayoría de ellas no requeriría de un tratamiento farmacológico o de cirugía, ya que el programa especial de enfermedad que se activa ante un DHS y un conflicto biológico, si se logra solucionar este último a tiempo y el paciente no entra en pánico, no presentará complicaciones en la Fase de Curación y la remisión espontanea se producirá sin problema alguno y de forma totalmente natural. Pero, actualmente, al no estar reconocida oficialmente la Nueva Medicina, muchos pacientes llegan casi desahuciados a las manos de los expertos en Nueva Medicina, por lo que en muchos casos se requiere intervenir también farmacológicamente en el tratamiento integral del paciente. Y aún en estos casos, si son muy graves, puede ser muy difícil lograr la recuperación de la salud.

Por estas razones, el tratamiento es siempre individualizado, ya que la cantidad de factores que existen y que deben valorarse en cada caso hace imposible una "prescripción" dogmática, absoluta y válida para todo paciente en todo momento y lugar. No se puede pasar a todo paciente por el mismo rasero, sino que hay que valorar cada caso a los fines de individualizar la terapia más idónea para el paciente en concreto.

Dado que las enfermedades son procesos que existen no sólo en el órgano, sino también en la psique y el cerebro; no tiene sentido hablar de "medicamentos que curen" una enfermedad, ya que todo medicamento lo más que puede hacer es ayudar a la desaparición de los síntomas a nivel orgánico o actuando sobre el cerebro, pero dejando intacta la psique. En otras palabras, todo medicamento actúa solo en uno o dos de los niveles, nunca en los tres niveles a la vez, que es donde debe tratarse toda enfermedad.

Esta es la razón por la cuál la mayoría de los pacientes con cáncer recaen en su enfermedad a los pocos años del tratamiento, ya que se trata solamente el órgano (con quimioterapia, cirugía, radiación), pero no se trata la psique ni el cerebro (que es donde se produce la causa de la enfermedad). Se ataca y elimina artificialmente el efecto (tumor), pero al dejar intacta la causa (conflicto biológico y Foco de Hamer) el efecto tenderá a reaparecer tarde o temprano, ya que el paciente no sabe qué originó su enfermedad y no puede colaborar activamente en el tratamiento de dicha causa.

La terapia de las enfermedades viene dada por la propia naturaleza. Las 5 Leyes Biológicas abarcan en sí mismas el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad. En consecuencia, el conocimiento y aplicación de estas Leyes Biológicas, que es en definitiva en lo que consiste la Nueva Medicina, es esencial para diagnosticar correctamente una enfermedad, y al mismo tiempo para poderla tratar correctamente.

 

6. Cistitis según la Nueva Medicina.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

La cistitis es la inflamación de la vejiga urinaria. Generalmente está asociada a un proceso infeccioso, aunque no siempre, ya que existen cistitis causadas por la influencia directa de factores externos, llamada cistitis no infecciosa, y es más común en las mujeres que en hombres.

Según la Nueva Medicina, la cistitis aparece siempre en la Fase de Curación, después de la solución de cualquiera de los siguientes conflictos:

1) No poder delimitar el territorio, no poder establecer claramente los límites del propio territorio, no sentirse ubicado en el territorio, no saber cuál es exactamente el propio territorio o no poder marcar el propio territorio.

Con algunos ejemplos reales se puede ilustrar mejor este tipo de conflictos en la vida diaria:

a) Una mujer que constantemente está sufriendo las intromisiones en sus asuntos por parte de su esposo (revisa sus cuentas bancarias o le controla en qué debe gastar el dinero). En este caso, los límites del territorio de la mujer no están claramente definidos, ya que su marido permanentemente se entromete, vulnera esos límites como si fueran su propio espacio.

b) Una chica adolescente cuya habitación es constantemente inspeccionada e "invadida" por la madre, quien le revisa la ropa, su diario, sus asuntos personales, etc. No le respeta su "espacio propio".

Los anteriores ejemplos, como siempre enfatizamos, presuponen que la persona ha vivido esas situaciones en forma de un conflicto biológico. Si la persona no vive esta situación conflictualmente, según el sentido de la Nueva Medicina, no habrá cistitis.

Durante la Fase Activa del conflicto se produce una ulceración en la vejiga, con dolores y espasmos, causados por la contracción que se produce debido a la úlcera. Esta ulceración permite una mayor facilidad para orinar. Hay que recordar que muchos mamíferos marcan el territorio con la orina; por lo que durante el conflicto activo, la naturaleza busca potenciar o facilitar la capacidad de orinar y, con ello lograr un mejor marcaje del territorio, logrando así aumentar las probababilidades de solucionar el conflicto biológico de no poder marcar o delimitar el territorio. Este es el sentido biológico de este programa biológico especial y de emergencia de la Naturaleza.

Si el conflicto se resuelve, encontramos una inflamación de la vejiga causada por el edema que se produce alrededor de las úlceras, con presencia de hemorragias y desaparición de los dolores y espasmos. En esta fase intervienen y proliferan diversos tipos de microbios.

Hay que tomar en cuenta que, dado que este conflicto biológico se produce casi siempre en un contexto habitual (ej: intromisiones en el hogar o en el trabajo), son frecuentes los casos de cistitis crónica, ya que la persona entra y sale continuamente del conflicto, no lo termina de resolver definitivamente. Cada vez que lo resuelva, tendrá los síntomas de la cistitis.

Esta entrada y salida del conflicto biológico se produce casi siempre involuntariamente, debido a un "raíl" o estímulo del entorno que recuerda el shock inicial. Por ejemplo: la chica adolescente que vivió un shock con DHS la primera vez que sufrió la intromisión de la madre, cada vez que pelea con la madre o que la madre entra a su habitación o que se habla de un tema relacionado con el espacio propio y personal de la chica, se reactiva el conflicto automáticamente, y al resolverse se producirán los síntomas de la cistitis.

Por este motivo, es indispensable identificar la primera vez que se tuvo cistitis, y el shock conflictual (DHS) primario, ya que es a partir de allí que se establecieron los "raíles" o circunstancias externas que acompañaron el DHS, y que reactivan el conflicto cada vez que esos estímulos se presentan ante la persona.

Este es el conflicto más frecuente como causa de cistitis, y por su naturaleza se puede entender por qué es más común en mujeres que en hombres. Biológicamente, en los mamíferos y por regla general la hembra, tiene un territorio más restringido que el hombre (limitado casi siempre a su "nido" y al contenido de ese nido), mientras que el macho tiene un territorio más amplio, externo al nido, ya que el macho es el que busca el alimento, el que se enfrenta a los adversarios, el que protege su familia, etc.

Es importante entender este contexto evolutivo, ya que arroja muchas luces para comprender su influencia en el ser humano también. En la Nueva Medicina toda enfermedad se entiende vinculada a la evolución biológica de los seres vivos.

2) Otro conflicto que puede causar cistitis es haber sufrido una cosa "sucia", "chapucera", "indecorosa" o "grosera" , lo que en algunos países se considera una "marranada" o "cochinada".

Un ejemplo real: una mujer que es golpeada violentamente por su marido estando embarazada; y que viva esa situación con un DHS con el matiz de una "marranada" o acción "sucia".

Durante la Fase Activa del conflicto se producen los llamados pólipos vesicales, y eventualmente un cáncer de vejiga, específicamente un adenocarcinoma de vejiga. Si se diagnostica en este Fase Activa, el diagnóstico de cáncer (confirmado por biopsia) será establecido.

Si el conflicto se resuelve, y en presencia de microbios (hongos o más frecuentemente micobacterias como el bacilo de Koch), se producirá reducción de los pólipos o de los adenocarcinomas mediante una llamada cistitis tuberculosa o tuberculosis de vejiga.

El tratamiento sintomático, como es lógico, involucrará la administración de antibióticos a la misma vez que se evita la reactivación del conflicto. Esto último es esencial para evitar que la cistitis se vuelva crónica y curarla definitivamente, ya que la cronicidad de esta inflamación es causada por las recaídas y soluciones continuas del mismo conflicto.

 

7. Colitis ulcerosa o ulcerativa según la Nueva Medicina.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

La llamada colitis ulcerativa o ulcerosa se define, en la medicina convencional, como un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria que afecta el intestino grueso y el recto. Como ocurre con frecuencia, la causa de esta enfermedad se desconoce y lo que se postulan al respecto son hipótesis que no han podido ser comprobadas.

La Nueva Medicina ofrece un modelo explicativo y comprobable en cada caso particular. La colitis ulcerativa es la manifestación orgánica de un conflicto biológico de contrariedad indigesta, haber sufrido una "guarrada", una "faena", una "mala pasada", una "mala jugada" una "acción vil", "injusta", "denigrante", algo "innoble".

Durante la Fase Activa del conflicto biológico se produce una proliferación celular en la zona del colon, sigmoide o recto. Si este conflicto biológico se mantiene constante por algunos meses, se producirá un tumor en la zona que será con toda probabilidad diagnosticado como cáncer. Por este motivo se considera como una de las complicaciones de la colitis ulcerativa el riesgo de aparición del cáncer de colon. En realidad, ambas enfermedades tienen el mismo conflicto biológico como causa, sólo que su evolución e intensidad es diferente, por lo que su manifestación orgánica también varía.

Si se soluciona el conflicto biológico, la proliferación de células que se produjo en la Fase Activa será "barrida" o "limpiada" mediante la acción de microbios, lo que producirá un proceso inflamatorio intestinal, diarrea y ocasionalmente con hemorragias moderadas.

En el caso de la colitis ulcerativa, el conflicto activo ha durado relativamente poco tiempo, no dando lugar a la formación de un cáncer. En este caso las personas ya ha solucionado el conflicto. De allí que sus síntomas sean los de la Fase de Curación: fiebre, diarrea, dolor abdominal, etc., pero con la particularidad de que la Fase de Curación (que dura aproximadamente el mismo tiempo que duró el conflicto activo), nunca llega a su fin, porque la persona reactiva el conflicto biológico antes de que termine la Fase de Curación.

Esta situación se denomina en la Nueva Medicina una "curación en balance o suspenso", ya que esta Fase de Curación no termina nunca, por intercalarse breves periodos de conflicto activo, que a su vez requerirán una Fase de Curación correspondiente. Esto ocurre involuntariamente, sin que la persona se de cuenta. Generalmente por un estímulo del entorno, que la persona asocia con su conflicto inicial.

Un ejemplo real quizás permita ilustrar mejor lo que queremos decir: una persona, empleada de una empresa, es acusada ante el jefe por uno de sus compañeros de haber robado a la compañía. Esto produjo en el paciente un shock (DHS), que vivió en soledad y aislamiento emocional, ya que todos lo condenaron y no consiguió comunicar su dolor a nadie. El matiz que sintió fue el de haber sufrido una acción vil, traicionara, y malintencionada. A las pocas semanas, después de la investigación, se demuestra que el paciente era inocente y se reivindica su reputación en la empresa, entrando así el paciente en Fase de Curación. Pero el paciente no olvida la acción vil y la "faena" que sufrió por la mala intención de su compañero, por lo que cada vez que le mira la cara, le escucha la voz o se habla de que algo malo ocurrió en la compañía, el paciente asocia esos estímulos externos con el conflicto vivido inicialmente, con lo cual lo reactiva constantemente, incluso diariamente y a intervalos mientras está en el trabajo, entrando en la Fase de Curación solamente cuando llega a casa y se olvida del trabajo.

El paciente entra en estrés cada vez reactiva su conflicto, pero no es el estrés en sí la causa de esta enfermedad. Es por este motivo que erróneamente se ha creído que el estrés está relacionado con la colitis ulcerativa o que la agrava, lo que es demostrablemente falso. Es la reactivación del conflicto (manifestado en parte como estrés), que dará lugar a la cronicidad de la enfermedad, y a su manifestación cuando se entre en la Fase de Curación. Esta reactivación automática del recuerdo del conflicto es equivalente a los recuerdos que nos vienen espontáneamente a la mente cuando escuchamos una canción que nos gustaba en la infancia, u olemos alguna frangancia que relacionamos con y nos hace recordar a una persona, a quien no vemos desde hace tiempo y que queríamos mucho. Esto mecanismo, cuando recuerda y reactiva automáticamente un conflicto biológico, se denomina Raíl en la Nueva Medicina.

Se ve con frecuencia este trastorno en situaciones de acoso laboral. En un artículo se señala: "Llos síntomas del malestar ocasionado por él pueden identificarse según la psiquiatra: "ante el vacío, surgen los síntomas corporales: trastornos digestivos que se inician con diarrea; luego viene el colon irritable y puede terminar en una colitis ulcerosa. También suele elevarse la presión arterial, que si se prolonga puede derivar en un infarto o en un accidente cerebro vascular".

Por supuesto, no todo el que sufra acoso hará esta enfermedad, ya que su enfermedad no depende de lo que le ocurra a la persona, sino del conflicto biológico que haga ante una determinada situación, ni tampoco todo el que tiene esta enfermedad es porque sufre acoso. Cada caso es particular, y lo único que tiene en común es la vivencia del conflicto biológico de contrariedad indigesta con el matiz de sufrir una acción vil, traicionera o malintencionada.

El tratamiento de esta enfermedad se hace en los tres niveles: psique, cerebro y órgano. El conflicto biológico debe ser resuelto definitivamente, evitando su reactivación. Esto es lo más importante de la terapia, ya que es lo que inducirá la remisión. Esto en la práctica es difícil hacer, sobre todo cuando el conflicto lleva mucho tiempo y la persona está "acostumbrada" a reactivar su conflicto bajo la influencia de estímulos externos constantes y reiterativos. En estos casos la mejor solución sería evitar dichos estímulos, para así evitar la reactivación del conflicto y la cronicidad de la enfermedad.

 

8. Tinnitus (zumbido de oídos) y neurinoma acústico.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

El llamado Tinnitus, también conocido como silbido o zumbido de los oídos, se puede definir como una enfermedad caracterizada por escuchar ruidos en los oídos cuando no hay una fuente sonora externa que lo explique. La medicina convencional no conoce con seguridad la causa de este trastorno. Aunque lo relaciona estadísticamente con algunas enfermedades.

En la Nueva Medicina el tinnitus aparece en la Fase Activa de un conflicto biológico de "no querer escuchar", o de "no poder creer una información que se recibe", "no darle crédito a una noticia dolorosa". Por ejemplo: una mala noticia, o algo que no se puede aceptar o admitir.

Durante la Fase Activa la persona sufre un molesto zumbido en los oídos (tinnitus), y si dura el conflicto, se producirá una caída progresiva de la capacidad auditiva. Si el conflicto biológico se resuelve, persistirá la pérdida de la capacidad auditiva por el tiempo que dure la Fase de Curación, y luego recuperación progresiva de la capacidad auditiva, si no hay reactivación del conflicto.

Muchas personas que padecen este conflicto biológico no logran resolverlo nunca, ya que el estímulo o situación externa que lo provocó se mantiene, con lo cual el conflicto se ve reestimulado constantemente. Muchas veces este conflicto es generado por un sonido particular, que la persona vive como un shock conflictual, y cada vez que la persona escuche este sonido o una frecuencia similar, se reestimulará el conflicto con el tinnitus correspondiente.

Algunos ejemplos podrán ilustrar esta situación:

1) Un hombre conduce de madrugada por una autopista. De pronto se queda dormido al volante. Tras recorrer un kilómetro se despierta repentinamente y muy asustado, al escuchar que el motor hacía otro ruido, ya que su pié no apretaba el pedal. En este instante sufre un conflicto biológico de "no puedo creer a mis oídos", ya que asocia lo imprevisto de la situación que le causo el shock, con el sonido del motor. Instantáneamente tuvo zumbido en el oído izquierdo, y desde ese momento el zumbido aparece regularmente por cortos intervalos de tiempo:

a) Cuando se despierta por la mañana, ya que el conflicto quedó asociado con el hecho de despertarse.

b) Siempre que conduciendo el motor desaceleraba, haciendo el motor otro tipo de ruido. Especialmente cuando el ruido se corresponde con el experimentado en el momento del conflicto.

2) Una mujer tiene que escuchar constantemente los reclamos y reproches de su marido sobre un mismo tema. Al no poder manejar la situación o resolverla de alguna forma, vive un conflicto biológico de "no querer escuchar" los reclamos del marido. En este caso el conflicto se mantiene constante, ya que cada vez que escucha al marido o se toca el tema objeto del reproche o el marido usa el tono y volumen de voz relacionado con el momento del conflicto, la mujer sufre una recaída con zumbido de oídos.

3) Una persona recibe una mala noticia. Pero su reacción ante ésta no es de miedo, de pérdida de territorio o de otro tipo de conflicto, sino de "no poder creer esa noticia". Porque creerla supondría un dolor emocional insoportable e ininmaginable. Esto le causa un zumbido de oídos, el cual se reactiva constantemente cada vez que piensa, recuerda o le hablan del asunto.

Es importante siempre identificar qué situación vivida como un shock (evento súbito, sorpresivo e inesperado) y vivido en soledad, con un matiz relacionado con "no querer escuchar algo" o "no darle crédito a lo que se escucha", precedió a la aparición del tinnitus.

Esta explicación no se aplica, como ya se ha dicho, a los casos donde la persona no haya hecho un conflicto biológico, pero haya alguna fuente externa sonora que explique directamente el zumbido y la pérdida auditiva. Por ejemplo: casi todos hemos sentidos un zumbido temporal en los oídos, así como una pérdida temporal de la capacidad auditiva después de haber asistido a algún concierto o a algún evento donde haya un sonido extremadamente fuerte. En estos casos la causa es externa y pasajera, salvo en los casos donde se haya producido un daño permanente en el oído.

Todas estas situaciones, y otras más, deben ser investigadas en profundidad en cada caso, para identificar qué causó (en ese caso concreto y específico) el tinnitus de la persona; y aplicar así el tratamiento correspondiente.

Para científicos e investigadores

A nivel cerebral, el Foco de Hamer del tinnitus se encuentra ubicado en posición temporo occipital basal derecha o izquierda del cerebro. Según sea el oído afectado: oído izquierdo: zona derecha del cerebro; oído derecho: zona izquierda del cerebro.

En muchos casos el conflicto biológico del tinnitus se asocia con otro conflicto biológico de "no poder atrapar la presa acústica" o "no poder conseguir la información que se deseaba", que muchas veces es la información contraria a la que causó el conflicto de tinnitus. En este caso se forma también un Foco de Hamer en el núcleo acústico pontocerebeloso, que se considera por la medicina convencional como un neuronoma acústico, cuyo tamaño dependerá de la intensidad y duración del conflicto. Generalmente se aprecia después de que el conflicto ha durado mucho tiempo. En la mayoría de los casos, al ser un conflicto biológico en el cual la persona entra y sale continuamente, pero que no está constantemente activo, la masa conflictual (intensidad y duración del conflicto) no es mucha, por lo que el neurinoma acústico crece muy lentamente o no crece. De allí que se considere benigno.

El conflicto biológico de "no poder atrapar la presa acústica" o "no poder conseguir la información deseada", que a nivel cerebral causa un neurinoma acústico, puede ser vivido independientemente del conflicto biológico del tinnitus, aunque estén con frecuencia asociados.

El conflicto del neurinoma acústico causa también en Fase Activa una proliferación celular con tumor "plano", que prolifera de forma superficial y por capas, en el oído medio y celdas de apofisis mastoides. Al ser un tumor plano y superficial, sólo en muy raras ocasiones el tumor comprime las zonas circundantes. Por ese motivo, generalmente pasa completamente desapercibido y no es diagnosticado. Excepto en los muy raros casos de compresión o por una exploración fortuita.

Si se resuelve este conflicto biológico se produce una otitis media purulenta en presencia de microorganismos que reducen el tumor plano que proliferó durante la Fase Activa. Esto se puede tratar con antibióticos y evitando siempre la recaída del conflicto biológico, para evitar que la situación se vuelva crónica.

En la Nueva Medicina siempre el diagnóstico y el tratamiento se hace tomando en cuenta, simultáneamente, los tres niveles del cuerpo: la psique, el cerebro y los órganos. No se concibe examinar un solo plano, descuidando los otros dos. Esto permite descubrir correlaciones existentes entre diversas enfermedades y trastornos, que la medicina convencional considera separadas o solo observa juntas en casos aislados o por casualidad, y que solo vincula estadísticamente.

 

9. Fibromas uterinos o miomas uterinos
según la Nueva Medicina.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

En la medicina convencional, los miomas uterinos o fibromas uterinos se definen como tumores benignos, no cancerosos o no "malignos", que crecen dentro del tejido muscular del útero. Se calcula que entre el 20 al 50% de las mujeres en edad fértil tienen algún tipo de fibroma. 

Como ocurre con frecuencia, la medicina convencional desconoce las causas del fibroma o mioma, aunque se ha especulado con algunas hipótesis.

Según la Nueva Medicina, el fibroma o mioma uterino es causado por un conflicto biológico de "no poder quedar embarazada", frecuentemente propiciado por querer tener hijos y no poder, por sufrir abortos repetidos, por llegar a cierta edad sin hijos, etc.

Por esta razón, tales fibromas suelen desarrollarse en mujeres mayores de 30 años de edad, como se menciona un artículo: "la mayor incidencia ocurre entre los 35 y los 49 años de edad, pero aproximadamente un 20% de las mujeres presentan miomas entre los 20 y 30 años, un 30% entre los 30 y 40, y un 40% entre los 40 y 50 años". En otro artículo se confirman estos datos: "estos miomas pueden afectar del 30 al 40% de las mujeres después de los 30 años de edad". Y más adelante se añade: "esta afección casi nunca afecta a mujeres menores de 20 años de edad o a mujeres post-menopáusicas."

Es más probable que el fibroma aparezca en mujeres después de los 30 años, porque es más probable que una mujer haga un conflicto biológico de "no poder quedar embarazada" si llega a los 30 o 40 años y no ha podido tener hijos, ya que la presión social y familiar que siente al "llegar a esa edad sin realizarse plenamente como mujer" la hace más susceptible de ese tipo de conflictos.

Por esta misma razón, no es probable que aparezca en mujeres jóvenes menores de 20 años, ya que a esa edad no es común que la chica esté pensando intensamente en tener hijos, ni mucho menos que haga un conflicto si no puede tenerlo a esa edad. Lo mismo aplica al caso de mujeres post-menopáusicas, las cuales ya se han resignado a no tener más hijos. Aquí estamos hablando de la regla general, no de las excepciones: si una chica menor de 20 años o una mujer post-menopáusica hace un conflicto biológico de "no poder quedar embarazada", hará el correspondiente mioma o fibroma uterino. Sólo que no es probable que esto ocurra, como señalan las estadísticas y por las razones antes mencionadas.

Se deben tener en cuenta algunas cosas cuando hablamos de los fibromas uterinos:

1) No es la situación en sí de no poder quedar embarazada la que causa el mioma, sino el conflicto biológico que puede sufrir una mujer ante esta situación. Esto mismo vale para cualquier otra enfermedad y conflicto. Si no se hace el conflicto correspondiente, aún viviendo la situación externa de no poder tener hijos/quedar embarazada, no aparecerán los miomas o fibromas.

En la gran mayoría de los casos, hay una circunstancia objetiva y real que impide a la mujer tener hijos y que propicia este tipo de conflictos. Estas circunstancias objetivas que puede servir de detonante para hacer el conflicto biológico son múltiples y dependen de cada caso concreto, ya que cada mujer puede tener motivos o razones particulares y personales por las cuales quiere quedar embarazada, pero no puede.

Pero podríamos mencionar, sólo a modo de ejemplo, los casos más frecuentes: problemas de fertilidad; llegar a cierta edad sin pareja y vivir eso conflictivamente por no quedar embarazada y no sentirse realizada como mujer/madre; abortos reiterados, que puede dar lugar a un fibroma si la mujer vive el aborto no como pérdida del hijo, sino como frustración por no completar el embarazo, esta situación puede dar lugar también a conflictos biológicos madre-hijo, que afecten el seno; cualquier otro tipo de problema (familiar, económico, etc.) que frustre el intenso deseo de la mujer de quedar embarazada.

2) Es frecuente este tipo de conflictos en las mujeres, ya que no siempre se quedan embarazadas cuando lo desean, sino muchas veces cuando es el momento adecuado (que no coincide con su deseo) o cuando ocurre después de muchos intentos fallidos o después de las constantes bromas, reproches y comentarios de amigos y familiares sobre por qué no ha tenido hijos, etc.

3) Los fibromas o miomas aparecen durante la Fase Activa del conflicto biológico. Mientras más intenso es el conflicto, más rápidamente crece el mioma o fibroma.

4) Con la solución del conflicto biológico el crecimiento de los miomas se detiene. En la muchos casos, el mioma no presenta síntomas ni molestias, por lo que no requiere de ningún tipo de tratamiento sintomático. Esto debe determinarlo, en cada caso, el médico según el estado del paciente. Un experto en la Nueva Medicina podrá hacer una evaluación exhaustiva y rigurosa del caso y dar las mejores indicaciones terapéuticas posibles.

5) Es frecuente descubrir estos miomas mucho tiempo después de que hayan aparecido, ya que durante la Fase Activa del conflicto no se produjo ningún síntoma importante que diera lugar al diagnóstico del mioma o fibroma. Por este motivo, algunas mujeres son diagnosticadas accidentalmente, por exploraciones rutinarias o motivadas por otras enfermedades, de un fibroma o mioma uterino muchos años después de haber tenido y resuelto el conflicto correspondiente al mioma.

El conocimiento de este mecanismo, tal como lo explica la Nueva Medicina, permitiría a muchas mujeres evitar padecer de miomas o fibromas, simplemente tomando consciencia del conflicto biológico correspondiente y tratando de evitar en lo posible de sufrirlo. En otras palabras, intentar en la medida de lo posible que la natural frustración sentida al querer quedar embarazada y no poder, no sea vivida en forma de conflicto biológico.

 

10. Lupus eritematoso (LES) según la Nueva Medicina.

Blog Nueva Medicina Germanica Articulos 2007 Hamer blogcindario

Según la medicina convencional, el Lupus Eritematoso Sistémico o LES es un "trastorno auto inmunitario inflamatorio y crónico que puede afectar la piel, las articulaciones, los riñones y otros órganos". Por trastorno auto inmunitario, la medicina convencional entiende aquella "afección que ocurre cuando el sistema inmunitario equivocadamente ataca y destruye tejido corporal sano. Hay más de 80 tipos diferentes de trastornos auto immunitarios."

Sobre la causa de estos trastornos, y como es frecuente con la medicina convencional, no se conoce nada de forma concreta. Algunos han conjeturado que la infección, en especial por virus, puede dar lugar a este tipo de trastornos, pero tal hipótesis no ha podido ser confirmada.

En la Nueva Medicina se conoce que el LES es causado por la combinación de al menos tres conflictos que aparecen simultáneamente:

1) Desvalorización de sí mismo. Este conflicto afecta los huesos y las articulaciones, dependiendo del tipo de desvalorización concreta que sienta el paciente. Esto ocasiona los dolores e inflamación articulares típicas de los pacientes con LES.

2) Desarraigo o de sentirse completamente sólo y abandonado. Este conflicto afecta los túbulos colectores del riñón, provocando una retención de líquido y hinchazones en el cuerpo, interpretadas como nefritis lúpica cuando se presenta conjuntamente con los otros conflictos que dan lugar al lupus. Este conflicto y sus continuas recidivas, puede dar lugar a lo que se conoce como insuficiencia renal.

3) Separación. Este conflicto afecta la piel, especialmente la epidermis, dando sus principales signos y síntomas en la Fase de Curación, ya que es en esa fase que se produce la edematización o hinchazón de la epidermis. La cual puede verse magnificada por la presencia del conflicto de desarraigo que potencia las inflamaciones, edemas e hinchazones. Esto ocasiona las típicas erupciones cutáneas del LES.

Consideraciones adicionales a tener en cuenta

a) Estos conflictos no excluyen la presencia de otros conflictos que se añadan al cuadro. Los conflictos añadidos provocarán alteraciones en los órganos correspondientes (ej: en los pulmones).

b) Los conflictos no están necesariamente todos activos al mismo tiempo, sino que algunos pueden estar activos en ciertos momentos y ser solucionados en otros. Lo que es común es que el paciente activa y soluciona continuamente todos o algunos de estos conflictos, y eso irá determinando el cuadro específico que presente el paciente. En algunos casos coincide la solución temporal de todos estos conflictos, lo que ha dado lugar a que el LES se considere como una enfermedad que cursa con periodos de remisión.

c) Las complicaciones que algunas veces aparecen en el sistema nervioso central se debe a la edematización de los Focos de Hamer en Fase de Curación. Esta es también la causa de la fiebre y de los dolores de cabeza que presentan estos pacientes. En algunos casos, cuando el edema cerebral coincide con la Fase Activa del conflicto de desarraigo, pueden presentarse complicaciones serias porque la retención de líquido produce una edematización excesiva del Foco de Hamer, la cual puede poner en riesgo la vida del paciente durante la Crisis Epileptoide.

Aquí se incluyen entonces las llamadas manifestaciones neuropsiquiátricas del LES. Algunos pacientes experimentan también una sintomatología psiquiátrica, que es ocasionada por la combinación de conflictos (constelación cerebral) o síntomas cerebrales normales durante la vagotonía que son interpretados erróneamente como alteraciones "psicológicas", como en los casos de los llamados "trastornos del estado de ánimo". Una noción muy genérica, en la que algunas veces se incluye erróneamente el decaimiento típico de un paciente que está en fuerte vagotonía y que presenta, por tanto, manifestaciones psicológicas secundarias.

d) Las alteraciones del sistema inmunitario son la consecuencia de la combinación de los conflictos antes mencionados, por lo que constituyen solo un mecanismo de acción o ejecución de la orden cerebral. Es decir, no son en sí mismo la causa última del trastorno, sino solo un fenómeno intermedio de la causa última (conflictos y orden cerebral) del LES.

Por este motivo es que en el llamado Lupus eritematoso inducido por medicamentos existe una sintomatología muy similar al LES. Debido a que por acción medicamentosa se produce artificialmente una reacción de hipersensibilidad en el organismo a causa de la sustancia administrada, pero en estos casos la sintomatología del lupus desaperece cuando se suspende el medicamento que la causó. Suspendida la causa, el efecto desaparece.

Algo que no ocurre en el LES, donde al ser la causa la combinación de conflictos y la orden cerebral provenientes de los respectivos Focos de Hamer, la desaparición definitiva de los síntomas y la curación de la enfermedad sólo puede lograrse con la solución definitiva de los conflictos biológicos; y no mediante la sola administración de medicamentos. Es por esto que para la medicina convencional "no existe cura para el lupus eritematoso sistémico y el tratamiento apunta hacia el control de los síntomas."

El LES, como cualquier otra enfermedad, debe ser abordada tomando en cuenta los tres niveles: psique-cerebro-órgano. Un médico que conozca la Nueva Medicina podrá ir a la causa real del trastorno y prescribir el mejor tratamiento disponible, optimizando así las probabilidades de curar la enfermedad.

 

Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
Temas Recomendados:
Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Ojo Vista
Terapeutas Graduados, Certificados y Recomendados
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Clases Particulares Presenciales Cursos Seminarios Formacion Estudiar Ciudad Mexico Escuela Formacion Octubre Intensivo
Escuela de las Leyes Biológicas en Ciudad de México
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Articulos Pasadofuturo Andy
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Online Pasadofuturo.com Formacion Escuela Curso Seminario Clases Virtuales Internet
Escuela Virtual de las Leyes Biológicas por Internet
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico
Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Oido Humano Audicion
Todos los Detalles sobre el Oído Humano
Nuevo Novedades Pasadofuturo.com Temas Recomendados
Lo Más Visto en los Últimos 30 Días:
Pasadofuturo.com Mas Visto Paginas Visitadas Visitas
1
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
2
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Ectodermo Corteza Cerebral
3
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Descarga Gratuita Gratis Libros
4
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Mesodermo Nuevo Corteza Cerebral
5
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
6
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico

Visitas por Países
en este Momento



Pasadofuturo.com Facebook Siguenos Contacto

website security

SSL Sitio Seguro Pasadofuturo.com HTTPS Seguridad Internet

Páginas Vistas por Países

Free counters!

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Consultas

Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion

Suscribete Boletin Semanal Pasadofuturo.com Gratis Suscripcion Gratuita