Pasadofuturo.com Energia Piramidal Astrologia Nueva Medicina Germanica Leyes Biológicas Reencarnacion Vidas Pasadas Origen Humanidad Venta Piramides Energeticas
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
.
Dr Jesus Yeo Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas NMG Hamer Biodecodificacion Guadalajara Jalisco Mexico Consultas Medicas Salud
Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet
Skype Guadalajara Jalisco Mexico Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas 5LB NMG Consultas Gabriela Rebeca Macias Lira Asesoria Terapia

Nueva Medicina Germanica Hamer NMG 5 Leyes Biologicas 5LB Salud Pasadofuturo.com
Nueva Medicina Germanica Hamer NMG 5 Leyes Biologicas 5LB Salud Pasadofuturo.com

Artículos
GNM - Blog 2008

En esta sección reproducimos los mejores artículos publicados en el antiguo blog en español de la Nueva Medicina en el año 2008, los cuales fueron rescatados por Pasadofuturo antes de que desapareciera ese espacio. Su dueño adoptaba el nick de "GNM" en el antiguo foro sobre la Nueva Medicina. Los artículos han sido revisados recientemente por Pasadofuturo.com en cuanto a contenido, vocabulario y forma.

Lista de temas de los artículos en esta página:

01. Anemia perniciosa según la Nueva Medicina.
02. Fracturas patológicas o expontáneas y el VIH.
03. Harald zur Hausen, el virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer de cuello de útero.
04. Radiaciones, sustancias cancerígenas y cáncer.
05. Nueva Medicina, psicoterapia y cáncer.
06. Visión en túnel o visión tubular según la Nueva Medicina.
07. El dolor, su comprensión, sus dificultades y su manejo en la Nueva Medicina.
08. Síndrome de Dirk Hamer (DHS). El fundamento de la Nueva Medicina.
09. Cartografía cerebral de la Nueva Medicina descubierta por Ryke Geerd Hamer.
10. Aftas bucales o úlceras aftosas según la Nueva Medicina.

 

1. Anemia perniciosa según la Nueva Medicina.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

En la medicina convencional, la anemia perniciosa se entiende como "una disminución de los glóbulos rojos que ocurre cuando el cuerpo no puede absorber apropiadamente la vitamina B12 del tubo digestivo. Esta vitamina es necesaria para la formación de los glóbulos rojos". Es considerada una especie de anemia megaloblástica. 

Sobre las causas de esta enfermedad se nos dice que es debida a: "una carencia del factor intrínseco, una proteína producida por el estómago que ayuda al cuerpo a absorber la vitamina B12. Cuando el estómago no tiene suficiente factor intrínseco, no puede absorber la vitamina en forma apropiada. La vitamina B12 es necesaria para que las células nerviosas y sanguíneas funcionen de manera apropiada."

En la Nueva Medicina la anemia perniciosa es causada por la combinación de dos conflictos biológicos simultáneos, ambos en Fase Activa:

1) Contrariedad o disgusto territorial. Esto causa úlcera gástrica y gastritis, y carencia del factor intrínseco.

Este conflicto explica que una de las complicaciones de esta enfermedad sea el desarrollo de cáncer. En la medicina convencional se afirma que: "las personas con anemia perniciosa pueden presentar pólipos gástricos y padecer cáncer gástrico, al igual que tumores carcinoides gástricos con una frecuencia el doble de la población normal". En estos casos de "cáncer gástrico" no se excluye que el paciente también haga un conflicto de no poder digerir la presa, el cual no tiene relación alguna con la anemia perniciosa.

2) Desvalorización. Esto causa anemia (número de glóbulos rojos por debajo del nivel normal) que se añade a la afectación que dichos glóbulos han sufrido debido a la mala absorción de la vitamina B12.

En la Nueva Medicina el tratamiento puede realizarse sobre las causas de esta enfermedad. Mientras los conflictos no se resuelven se puede perfectamente administrar al paciente vitamina B12, compensando así su deficiencia por falta de factor intrínseco.

Consideraciones adicionales a tener en cuenta

a) La falta de factor intrínseco impide la absorción de vitamina B12, la cual es necesaria para el óptimo funcionamiento de las células nerviosas y los glóbulos rojos.

b) Debido a lo anterior, la mala absorción de vitamina B12 producirá, por sí misma, una afectación en los glóbulos rojos y en las células nerviosas, causando los síntomas típicos de una anemia por deficiencia de vitamina B12. Esto puede requerir la administración de inyecciones de vitamina B12 como parte esencial del tratamiento.

c) En el caso de la anemia perniciosa, se suma a lo anterior el conflicto de desvalorización, que también causa anemia. Por este motivo, para la medicina convencional la administración de vitamina B12 es "de por vida" en caso de anemia perniciosa, porque la enfermedad no se puede curar, sino que puede aliviarse o paliarse tratando el síntoma de la deficiencia de dicha vitamina, y los efectos que dicha deficiencia causa en el organismo.

Como se ha dicho, en la Nueva Medicina se empleará ese tratamiento sintomático, pero además se buscarán los conflictos que la causan y se intentará la resolución definitiva de ellos; en cuyo caso será posible la curación.

Un lector crítico se podría preguntar lo siguiente: "si la falta de factor intrínseco causa, por sí sola, una mala absorción de la vitamina B12, y la deficiencia de ésta causa a su vez una anemia, ¿qué rol juega el conflicto de desvalorización allí? ¿No es suficiente el conflicto de disgusto territorial para causar, a través de la afectación del factor intrínseco y su efecto sobre la absorción de la vitamina B12, la anemia perniciosa?"

La respuesta a la última pregunta, basada solo en la lógica, es que sí. En este sentido, el Dr. Vicente Herrera en su libro: "Diagnosticar el Síntoma" señala: "la anemia perniciosa es el resultado de la falta de absorción de vitamina B12 a causa de un déficit de factor intrínseco en el estómago. Situación esta provocada por un conflicto de contrariedad indigesta.

El Dr. Herrera señala el caso de la anemia perniciosa para ejemplificar algunos casos de "síntomas o síndromes que son el resultado de alteraciones de sistemas metabólicos, enzimáticos, hemodinámicos, etc. que han resultado alterados por un conflicto biológico previo". Esto significa que los síntomas y signos observados no son causados directamente por el conflicto biológico, sino indirectamente por él, en el sentido de que dicho conflicto causa unos cambios enzimáticos o de otro tipo, que a su vez causan los síntomas. Este sería el caso, según el Dr. Herrera, de la anemia perniciosa.

Según lo ha explicado el Dr.Hamer, la anemia permiciosa tiene como causa dos conflictos biológicos: disgusto/contrariedad territorial y desvalorización. Según el Dr. Hererra, tiene uno solo: disgusto/contrariedad territorial. ¿Quien tiene razón?

Los casos que yo he visto confirman la visión del Dr. Hamer, excepto en un sólo caso, en el cual el paciente no tenía la desvalorización, sino sólo el conflicto de contrariedad territorial y una anemia asociada a la falta de vitamina B12 que le fue diagnosticada como "anemia perniciosa".

De este hecho deduzco tres cosas:

1) Que el conflicto de desvalorización parece no ser esencial para la anemia perniciosa, pero sí se correlaciona con ella, en el sentido de que aparece con mucha frecuencia en los pacientes que la padecen. No puedo explicar todavía por qué en estos pacientes se observa la desvalorización asociada al conflicto de contrariedad; el hecho es que están asociados en gran parte de los casos.

2)Es posible que se deba investigar más a fondo esta enfermedad para dilucidar lo anterior, porque:

a) No todos los pacientes con contrariedad territorial hacen anemia perniciosa. De hecho, la mayoría de personas con gastritis o úlcera gástrica no la padecen. ¿Significa que estos pacientes no afectaron el factor intrínseco? ¿Por qué unos sí y otros no?

b) El conflicto de desvalorización está muy relacionado con esta enfermedad, lo que hace pensar que puede jugar algún rol en ella.

3) Que la anemia debida a los dos conflictos antes mencionados debe ser, en alguna forma, cualitativamente diferente a la anemia debida sólo al conflicto de contrariedad territorial. Y esta diferencia será relevante a la hora de administrar el tratamiento.

Como dije, en base a lo que he observado, la anemia perniciosa está asociada a los dos conflictos señalados, y dada su frecuencia, debe presumirse su existencia en cada caso hasta que no se tengan pruebas en contra. Pero las excepciones que he mencionado (el caso que ví, y la observación del Dr. Herrera), debe hacer que se examine cada caso con mucha rigurosidad y objetividad, porque de eso dependerá el tratamiento correcto del paciente específico.

 

2. Fracturas patológicas o expontáneas y el VIH.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

En la medicina convencional se denomina como fractura a una ruptura de cualquier tamaño en el hueso. Por fractura patológica o espontánea se entiende una "quebradura de un hueso causada por una enfermedad; con frecuencia por la diseminación del cáncer hasta el hueso". En consecuencia, la fractura patológica es una especie de fractura, que se caracteriza o tiene como particularidad el hecho que se produce en un hueso que ha sido afectado previamente, por una patología previa.

En la Nueva Medicina las fracturas patológicas o espontáneas se explican de la siguiente forma: previamente a la fractura tiene que existir un conflicto de desvalorización intenso. Esto causa, durante la Fase Activa del conflicto, una descalcificación u osteolisis (o necrosis ósea); y durante la Fase de Curación una recalcificación o proliferación celular (de células osteoblásticas), con los síntomas sanguíneos correspondientes a la leucemia, cuya intensidad dependerá de la intensidad del conflicto previo y de la afectación del hueso.

Aunque pueda parecer extraño, se ha constatado en la Nueva Medicina el hecho de que las fracturas patológicas se producen durante la Fase de Curación, después de la solución del conflicto, donde el hueso está  todavía descalcificado o necrosado, pero ya ha empezado el proceso de recalcificación con la inflamación y edematización ósea correspondiente. Excepcionalmente pueden producirse estas fracturas durante la Fase Activa, pero son la excepción. La regla es que se produzcan durante la Fase de Curación. Es por esto que el sentido biológico del programa especial del hueso se manifiesta en Fase de Curación con un intenso dolor óseo, debido al estiramiento del periostio o membrana fibrosa que recubre el hueso. El intenso dolor que se produce por la presión del edema de curación obliga o induce al organismo o al hueso concreto afectado a mantenerse inmóvil, permitiendo con ello que se pueda efectuar y completar la Fase de Curación, disminuyendo así el riesgo de que por movimientos bruscos o sobrevenidos se produzcan fracturas patológicas o espontáneas.

Recientemente, investigadores en medicina convencional han constatado que los pacientes con VIH tienen un riesgo mayor de fractura ósea. Los que conocen la Nueva Medicina no sólo no se sorprenderán, sino que se extrañarán del por qué tal cosa no había sido descubierta antes.

Como ya hemos explicado en el artículo sobre el SIDA, uno de los conflictos más comunes entre los pacientes diagnosticados como seropositivos al VIH, o directamente con SIDA, es precisamente el conflicto de desvalorización, con la correspondiente necrosis ósea. De hecho, este conflicto, y el conflicto de separación y de mancha, son los conflictos que se pueden observar en casi todos estos pacientes.

El tratamiento es esencialmente preventivo: consiste en prever el riesgo de fractura desde el momento en que se soluciona el conflicto, y hacer que la persona mantenga el miembro o hueso afectado lo más inmovilizado que se pueda, hasta que termine la Fase de Curación. En caso de producirse efectivamente la fractura patológica, el tratamiento es prácticamente el mismo que se utiliza en la medicina convencional: un tratamiento sintomático. Con la diferencia que el espcialista de la Nueva Medicina buscará resolver definitivamente el conflicto (o conflictos) de base, para lograr una recuperación completa de la enfermedad, y evitar futuras recaídas.

 

3. Harald zur Hausen, el virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer de cuello de útero.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

El científico alemán Dr. Harald zur Hausen ha recibido este año el premio Nobel de medicina por su descubrimiento del virus del papiloma humano (VPH) y su relación con el cáncer de cuello de útero. Según se piensa actualmente en la medicina convencional: "casi todos los cánceres cervicales son causados por el virus del papilomas humano (VPH), un virus común que se disemina a través de las relaciones sexuales. Existen muchos tipos diferentes de VPH y muchos de ellos no causan problemas. Sin embargo, sólo ciertas cepas de este virus realmente conducen al cáncer cervical".

La Nueva Medicina no niega los hechos de laboratorio, ni los datos clínicos; pero los interpreta a la luz de criterios diferentes, en particular, de las 5 leyes biológicas. El cáncer de cuello de útero es causado por un conflicto biológico de frustración sexual. Biológicamente entendido como el sentido femenino de "no ser tomada", imposibilidad de copular.

Durante la Fase Activa se produce una ulceración en el cuello del útero; cuando se resuelve el conflicto y se entra a la Fase de Curación, entonces se produce alrededor de las úlceras una proliferación celular, que dependiendo de su intensidad, dará lugar a diversos diagnósticos médicos (displasia leve, displasia moderada... o carcinoma de cuello de útero).

La cuarta ley biológica establece que los virus actúan durante la Fase de Curación en los órganos de origen ectodérmico. Es por este motivo, y dado que el cuello del útero es (embriológicamente) de origen ectodérmico, que en la Fase de Curación se encontrará la acción del virus del papiloma humano. En caso de que éste esté presente en el organismo, lo que es muy frecuente.

En consecuencia, no es el virus del papiloma humano el que "causa" el cáncer de cuello de útero; sino el que coadyuva a la proliferación celular tendiente a reparar la ulceración previa, para que dicha proliferación se realice de una forma más rápida durante la Fase de Curación. El virus actúa en coordinación simbiótica con el organismo para acelerar la proliferación celular. Como la medicina convencional desconoce las Leyes Biológicas, interpreta la presencia del VPH actuando en el tumor como la causa del tumor. 

Otra consecuencia de esto es que sin que exista el correspondiente conflicto biológico previo o que existiendo no haya sido solucionado, el virus de papiloma humano no ejerce ninguna función para provocar la proliferación celular. Es "apatógeno". Esto explica, como lo ha constatado la medicina convencional, que "si bien la mayoría de los casos no presentan síntomas, la infección persistente por VPH genital puede causar cáncer en las mujeres". Y en otro artículo se confirma esto al señalar: "por lo general, la infección de VPH de alto riesgo no causa problemas de salud a nadie. Pero, en ocasiones la infección por este tipo de virus puede provocar cambios celulares. Con el tiempo, estos cambios celulares pueden conducir al cáncer, si no son tratados. Sólo la infección persistente de VPH de alto riesgo (aquella que no desaparece durante años) aumenta el riesgo de cáncer en las personas".

La razón de que "la mayoría de los casos no presentan síntomas" o de que aún una infección persistente por VPH de alto riesgo "no causa problemas de salud a nadie" es que la mayoría de mujeres no tienen el conflicto biológico correspondiente; sólo un porcentaje de ellas harán tal conflicto, y dado que la infección con el VPH es común, esas mujeres al resolver el conflicto experimentarán durante la Fase de Curación, los "síntomas" del VPH. Su acción en el organismo  empezará al inicio de la Fase de Reparación de la úlcera  del cuello uterino, mediante una proliferación celular. Esto también está parcialmente modificado por el hecho de que no todos los tipos de VPH se relacionan con el cáncer de cuello de útero, ya que hay cepas del virus que no actúan sobre el útero, sino sobre otros órganos. En esos casos la Nueva Medicina investiga el conflicto previo y resuelto correspondiente a cada órgano.

Vale la pena analizar lo que señala un artículo: "en mujeres jóvenes la frecuencia de infección con el virus de papiloma humano es muy alta: hasta un 50% de las mujeres adolescentes y adultas jóvenes adquieren la infección por el virus del papiloma humano en los primeros 4 - 5 años de tener una vida sexual activa. De estas mujeres, hasta un 25% de las que se infectan por VPH desarrollan lesiones escamosas epiteliales de bajo grado (LSIL). No obstante, en estas mujeres jóvenes el 90 - 95% de las infecciones curan solas, sin ningún tratamiento."

Adviértase como en las estadísticas figura la mención de mujeres "sexualmente activas" (ya que el VPH se transmite sexualmente), pero que en la Nueva Medicina tiene una lectura adicional que debe siempre tomarse en cuenta: un conflicto biológico de frustración sexual es muchísimo más probable en personas sexualmente activas que en las que no lo son, ya que el tipo de conflicto tiene que ver precisamente con lo sexual, con conflictos sexuales de pareja. Este aspecto sexual es clave cuando se analice el VPH y su relación con el cáncer de cuello uterino.

Otro aspecto a tomar en cuenta es la alta tasa de mujeres cuyas infecciones con el VPH "se curan solas, sin ningún tratamiento". Ya el lector que conozca la Nueva Medicina intuirá la razón: sólo las mujeres que entren en la Fase de Curación del conflicto correspondiente, "activarán" la acción del virus VPH como acelerador de la proliferación celular que se inicia con la solución del conflicto biológico. Si no se ha hecho el conflicto correspondiente o si se hizo pero no se ha resuelto, la Nueva Medicina predice que la infección "se curará sola", sin que produzca efecto alguno en el organismo (más allá de su manifestación serológica).

En resumen, la Nueva Medicina postula que el VPH y su acción sobre el organismo depende de las 5 Leyes Biológicas. Son estas leyes las que explican el funcionamiento y acción de ese virus en los cánceres de cuello de útero. Esto no es una mera afirmación sin fundamento, sino algo que se puede demostrar en X número de pacientes con cáncer de cuello de útero y VPH.

La Nueva Medicina predice que todas estas pacientes se encontrarán en la Fase de Curación. Lo cuál puede comprobarse, no sólo examinando la psique de cada paciente, sino verificando la presencia del respectivo Foco de Hamer en forma de edema cerebral, ubicado en el lóbulo temporal izquierdo del cerebro.

 

4. Radiaciones, sustancias cancerígenas y cáncer.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

Está demostrado estadísticamente un aumento de la incidencia de cáncer en personas expuestas a ciertos tipos de radiación, especialmente la radiación ionizante. La radiación, ionizante o no, causa efectos directos sobre los tejidos corporales.

La Nueva Medicina no niega el efecto directo de la radiación sobre los tejidos (que es un hecho físico), sino la interpretación médica que se le da a tal evento. En efecto, muchos cánceres aparecen muchísimos años después de la exposición radiactiva, lo que hace dudoso y discutible que la causa del cáncer en esos casos sea única y exclusivamente debido a la radiación.

¿No es posible que en ese lapso comprendido entre la exposición radiactiva y la aparición efectiva del cáncer haya sufrido la persona algún conflicto biológico, quizás generado por saber que sufrió dicha exposición a la radiación? ¿No puede ser esto también un factor, tomando en cuenta las Leyes Biológicas? Estas preguntas las puede pasar por alto alguien que desconozca la Nueva Medicina, pero no una persona que tenga una información correcta de ella.

Por ejemplo, en una investigación se demostró que los tumores sólidos se desarrollaron solamente 20 años después de la exposición a la radiación atómica en 1945 (J. Cairns, Cancer: Science and Society, W.H. Freeman, San Francisco, 1978.)

Otro investigación crucial fue una sobre casos de cáncer de seno en pacientes que habían tenido tuberculosis, los cuales se desarrollaron sólo 15 años después de haber sido tratados con radiación de rayos X en los años 50 (J.D. Boice and R.R. Monson, J. Natl. Cancer Inst. 59 (1977),823-835.)

En cuanto a las sustancias cancerígenas, lo único que se ha podido demostrar es una relación estadística entre ciertas sustancias y algunos cánceres (basada en estudios epidemiológicos), pero no se ha podido probar una relación directa de causa-efecto, reproducible en todos los casos en el ser humano. Además, los cánceres atribuídos a "sustancias cancerígenas" aparecen, al igual que en el caso de la radiación, muchísimo tiempo después de la exposición al pretendido carcinógeno.

Un ejemplo: una investigación científica demostró que la aparición de cáncer de pulmón que desarrollaron los trabajadores de una fábrica japonesa de gas mostaza, se produjo 30 años después de que dicha fábrica fuera cerrada en 1945.

Sobre los llamados "carcinógenos", en un artículo se señala: "aunque en los últimos años se ha aprendido mucho acerca del inicio y desarrollo de cáncer, todavía es difícil establecer relaciones claras de causa y efecto para posibles carcinógenos. Una dificultad para identificar carcinógenos específicos es su prolongado periodo de latencia, comúnmente de 15 a 40 años entre la exposición y la manifestación de la enfermedad. No obstante, los investigadores redoblan sus esfuerzos para advertirnos acerca de los carcinógenos potenciales. Debido a la estrecha relación entre carcinogenicidad y mutagénesis se usan algunas pruebas de corto plazo sobre mutagenicidad como pruebas de tamizaje para la carcinogenicidad. Sin embargo, actualmente ninguna de estas pruebas es suficiente para hacer un juicio definitivo acerca de la carcinogenicidad. La evidencia más concreta generalmente proviene de los estudios epidemiológicos realizados con seres humanos."

En otras palabras, las investigaciones sobre sustancias cancerígenas no permiten hacer afirmaciones tajantes y categóricas, como la hacen algunos científicos, sobre su poder causal en la aparición de ciertos tipos de cánceres. Que se adopte como una hipótesis de trabajo puede ser razonable; que se asuma como un hecho incontrovertible cuando no lo es, es anti-científico y dogmático.

El hecho científico que sí se ha comprobado es que todos los supuestos carcinógenos, sean mutagénicos o no (ya que no todos lo son, lo cual es un dato a tener en cuenta a la hora de examinar críticamente la teoría de la mutación genética del cáncer), tienen un periodo de latencia extremadamente largo. En efecto, esta teoría de la mutación genética del cáncer (actualmente en boga) no puede explicar por qué, después haber sido expuesto a dosis suficientes del pretendido carcinógeno, la aparición del cáncer sólo se produciría después de muchos años o décadas de haber sufrido dicha exposición. Esta extraña y excesiva "latencia" parece ser incompatible con esa teoría, sobre todo si se toma en cuenta que los efectos de estas mutaciones, cuando se producen, son  prácticamente inmediatos.

Ante todos estos hechos científicos, surgen la siguientes preguntas críticas para un investigador de la Nueva Medicina:

a) Entre la exposición a la radiación o sustancia cancerígena y la aparición del cáncer, ¿no pudo existir un conflicto biológico que explicara el cáncer? (Esta no es una pregunta para ser respondida solamente de forma teórica, sino que su respuesta debe ser ante todo experimental. Al existir un periodo de latencia tan largo, no se descarta la posibilidad que en ese tiempo la persona haga algún tipo de conflicto biológico específico. De allí surge la siguiente pregunta:

b) ¿Se descartaron en esas investigaciones la existencia de conflictos biológicos? Sabemos que la respuestas es NO, porque los investigadores desconocen la existencia de los conflictos biológicos.

c) En el caso de las radiaciones, ¿se valoró el efecto que el miedo que genera la propaganda que relaciona el cáncer con la radiación pudo tener en las personas afectadas? El miedo no causa cáncer, pero si sensibiliza y puede predisponer al paciente para hacer conflictos biológicos.

d) ¿Se estudió la condición socio-económica de las personas expuestas a la radiación? ¿Existe algún común denominador entre ellas, a parte de la exposición a la radiación?

e) ¿Qué siente una persona que "sabe" que al estar expuesta a dosis grandes de radiación padecerá un cáncer en los próximos años?

f) ¿Son esos cánceres tumores que se desarrollan en la Fase Activa del conflicto o en la Fase de Curación, según los criterios de la Nueva Medicina?

Todas las anteriores preguntas son absurdas y ridículas para un médico convencional, quien para estudiar las causas del cáncer sólo valora lo que actúa externamente sobre el organismo; pero no toma en cuenta la psique ni el cerebro como factores causales. Pero son esenciales para un médico de la Nueva Medicina, quien toma en cuenta simultáneamente la psique, el cerebro y el órgano; y que no se impresiona por una relación estadística entre la radiación y el aumento del cáncer, si previamente no ha examinado en detalle la psique y el cerebro del paciente concreto y específico.

Como en ciencia lo que importa es la evidencia empírica, la Nueva Medicina provee criterios para verificar la hipótesis de que la radiación o sustancias cancerígenas causan, por sí mismas, cáncer. Se podría demostrar la relación entre radiación y cáncer de la siguiente forma: se toma un grupo de pacientes cuyo cáncer sea atribuido exclusivamente a la exposición radiactiva. Luego se examina si tienen o no el Foco de Hamer correspondiente a su enfermedad. Si no lo tienen, la causa no es conflictual y allí no se cumpliría la Nueva Medicina. Excepto en casos de tejidos mesodérmicos controlados desde la Sustancia Blanca, que responden a la acción externa sin necesidad de conflictos. En ese caso, habría que concluir necesariamente que la causa es efectivamente la radiación, no un conflicto biológico.

Pero si todos los anteriores pacientes tuvieron el Foco de Hamer y el conflicto correspondiente, entonces no se podría afirmar que la radiación es la causa. Habría que explicar la incidencia de cáncer en casos de radiaciones, tomando en cuenta los factores que rodean la exposición radiactiva. Por ejemplo: el miedo de las personas por padecer cáncer; situación socio-económica específica de esas personas; etc., y que propician conflictos biológicos. Esta verificación científica para valorar la radiación sólo se debería realizar en los órganos regidos por el Endodermo, Mesodermo Antiguo y Ectodermo, cuyos cánceres siempre se deben a un conflicto biológico. No en el Mesodermo Nuevo, cuyos órganos pueden experimentar proliferaciones celulares luego de una lesión externa, ya que parte de la función del Mesodermo Nuevo es la reparación de las lesiones.

Por ejemplo, la Nueva Medicina ha verificado que algunos tipos de "cánceres" como la leucemia pueden ser provocadas por factores externos independientes de los conflictos. Esto puede ocurrir en los órganos regidos por el Mesodermo Nuevo, que ante una agresión externa (química, radiactiva, etc.), manifiestan una proliferación celular reparativa en Fase de Curación. Por ejemplo: un callo óseo, una proliferación del tejido conjuntivo, etc. La leucemia no es un cáncer, sino la Fase de Reparación de la médula ósea, producto de un conflicto de desvalorización previo y resuelto o producto de la destrucción química o radiactiva de la médula ósea.

Esta proliferación celular se detiene espontáneamente una vez que la reparación del daño previo esté completada. Por ejemplo: un callo óseo no prolifera infinitamente, sino que se detiene espontáneamente. Por tanto, aún en estos casos de "proliferaciones celulares" no conflictuales, la valoración del proceso es completamente diferente al de la medicina convencional.

Para evitar confusiones y malentendidos, hay que aclarar expresamente que la Nueva Medicina no niega el carácter perjudicial de las sustancias cancerígenas, de los tóxicos y de las radiaciones. En consecuencia, la Nueva Medicina no afirma que tales sustancias o factores sean inofensivos; sólo cuestiona la creencia común y científica convencional de que tales sustancias o factores son causa suficiente para, por sí solos, generar un cáncer al margen de los procesos psico-cerebrales y de las Leyes Biológicas.

Hasta el momento, la Nueva Medicina estima que lo más que puedan hacer tales sustancias (para efectos del cáncer) es provocar una lesión en tejidos mesodérmicos nuevos, que en Fase de Curación provoquen una proliferación celular que de lugar al diagnóstico convencional de "cáncer". Pero aún en estos casos, un especialista de la Nueva Medicina trataría de verificar si hubo un conflicto biológico correspondiente, ya que en ese caso el tratamiento es parcialmente diferente.

También, como hemos visto, la Nueva Medicina permite verificar esa hipótesis en forma empírica. Si en un caso concreto, un paciente sufrió de cáncer por efecto único de la radiación o sustancia cancerígena, en cuyo caso no pudo haber conflicto alguno. O si hubo un conflicto, en cuyo caso el cáncer es explicable por dicho conflicto sin necesidad de postular el efecto radiactivo como causa de ese cáncer específico.

Una persona con mente científica no puede ser dogmática ni debe pensar que las verdades que maneje son irrefutables, ya que la ciencia maneja casi siempre verdades parciales, aproximativas y demostrables empíricamente. Si bajo las condiciones antes mencionadas, donde se verifique que un conflicto biológico no fue la causa, se demuestra que algunos cánceres son debidos exclusivamente al efecto de la radiación o de sustancias cancerígenas, entonces esa evidencia habría que aceptarla como parte del conocimiento científico. En ese caso, habría que agregar esos factores como causas independientes, autónomas y adicionales de cáncer, conjuntamente con los conflictos biológicos.

 

5. Nueva Medicina, psicoterapia y cáncer.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

Algunas personas que se acercan por primera vez a la Nueva Medicina pueden llevarse la impresión de que ésta plantea como cura para el cáncer la psicoterapia. Esa idea es radical y absolutamente falsa. La Nueva Medicina no plantea que el cáncer u otra enfermedad se cure con psicoterapia; de hecho, la experiencia muestra que la psicoterapia, en la forma en que se entiende este término en Psicología, es  muchas veces ineficaz para resolver los conflictos biológicos.

En este punto quizás sea conveniente citar textualmente al Dr. Hamer, cuando en una entrevista se le pregunta por la psicoterapia y la terapia de diálogo: "únicamente hablando, no. No tenemos necesidad de esta terapia de diálogo tal y como antiguamente era utilizada por la psicoterapia, en la que se debía hablar conjuntamente de no importa que problema. Se debe hablar, naturalmente, pero lo mejor es remitirnos de nuevo al reino animal. El animal no puede sobrevivir, no puede resolver su conflicto si no es con una solución real. El ciervo, por ejemplo, sólo sobrevivirá si reconquista su territorio. La madre, a quien el predador arrebata el hijo, sólo sobrevivirá si ella le obliga a soltar a su cachorro, persiguiéndole o bien, eso es algo que la naturaleza ha previsto, si la madre vuelve rápidamente a quedar preñada. Entonces el conflicto queda realmente resuelto."

Y más adelante agrega: "a decir verdad, así es como deberíamos proceder también nosotros en nuestras relaciones humanas, intentando encontrar desde el principio una solución real al conflicto, es decir, resolverlo en forma práctica. El ciervo necesita recuperar su territorio o bien conquistar otro. La solución práctica es la mejor y más duradera: es la solución definitiva. Sólo cuando esta solución se muestra impracticable podemos intentar una terapéutica a través del diálogo, para tener una solución de recambio como vía de salida, como escapatoria. Aquí es preciso que puntualicemos también que la terapia aplicada hasta ahora en todas las dificultades psíquicas ha sido la de calmar, desconectar, tomar tranquilizantes, siendo lo importante calmarse."

Como se puede apreciar claramente, la psicoterapia solo es empleada (excepcionalmente) cuando una solución real o práctica no es posible. Pero la solución real o práctica es siempre la primera y mejor opción.

Otra confusión que hay que despejar es la siguiente. El uso de la psicoterapia en la Nueva Medicina, tal como se ha señalado anteriormente, no tiene por finalidad curar el cáncer ni ninguna enfermedad, sino sólo resolver el conflicto a nivel de la psique. Pero no se debe confundir la solución de un conflicto a nivel de la psique con la curación total de una enfermedad, ya que la enfermedad es un proceso que se desarrolla en tres niveles (psique-cerebro-órgano), y la terapia se extiende a los tres niveles, no sólo a la psique.

Citando de nuevo al Dr. Hamer: "debemos asimilar que el paciente tiene esos tres niveles imaginarios: el plano psíquico, el cerebral y el orgánico, aunque de hecho el conjunto de los tres constituye un único organismo. La terapia debe pues desarrollarse a esos tres niveles imaginarios o extenderse a ellos."

En consecuencia, una terapia aplicada en forma competente nunca se limitará a "resolver el conflicto" solamente, sino que también se verificará el estado cerebral y orgánico del paciente, para  de ser el caso  aplicar las medidas terapéuticas, que pueden incluir cirugía, medicamentos, etc., sobre estos niveles también.

Ciertamente, la Fase de Curación comienza con la solución del conflicto, y los tres niveles funcionan en forma sincrónica, ya que el organismo es una unidad integral. Pero resolver un conflicto no implica necesariamente "estar curado", ya que una persona puede morir en Fase de Curación, con su conflicto resuelto, por complicaciones cerebrales y orgánicas. Se puede afirmar que un paciente "está curado" cuando la Fase de Curación se termina o se completa. No debemos confundir "Fase de Curación" con "estar ya curado". Por este motivo, pensar que la terapia de la Nueva Medicina se limita y agota con "resolver el conflicto" demuestra un gran desconocimiento de sus fundamentos.

Por todo lo antes señalado, quien afirme que la Nueva Medicina plantea que el "cáncer se cura con psicoterapia" no solo está expresando un grosera falsedad, sino que probablemente está tergiversando intencionadamente lo planteado por la Nueva Medicina mediante simplismos y caricaturas que la hagan aparecer absurda o peligrosa ante el público o los científicos.

Resumiendo:

1) La Nueva Medicina no plantea que el cáncer se cure con psicoterapia. Por el contrario, rechaza enérgicamente esa idea y desaconseja usar la psicoterapia para tratar pacientes con cáncer.

2) Lo que plantea es que la psicoterapia puede ser usada, excepcionalmente, para resolver el conflicto en el nivel de la psique.

3) La solución del conflicto no agota la terapia de la Nueva Medicina, ya que dicha terapia se extiende a los tres niveles, no solo a la psique.

4) Solucionado el conflicto, y por ello agotada la aplicación de la psicoterapia, se pueden presentar complicaciones cerebrales y orgánicas que deben ser controladas y manejadas como parte de la terapia.

5) La solución del conflicto no es sinónimo de estar curado, esa solución sencillamente nos dice que el organismo entró en Fase de Curación.

6) El paciente se puede considerar curado cuando ha superado exitosamente la Fase de Curación, cuando dicha fase se ha completado y terminado. Lógicamente, si el paciente tiene recaídas de su conflicto, el ciclo de enfermedad comenzará nuevamente.

 

6. Visión en túnel o visión tubular según la Nueva Medicina.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

En la medicina convencional se denomina visión en túnel o visión tubular a la pérdida o disminución de la visión periférica, pero manteniéndose la visión central. Esto hace sentir a la persona como si estuviese viendo a través de un túnel, lo que es la razón del peculiar nombre que se le ha dado a esta condición.

La medicina convencional considera varias causas de este trastorno, entre las que se incluyen:

1) Pérdida de sangre.
2) Consumo de alcohol.
3) Consumo de algunas drogas.
4) Enfermedades de la vista, como la retinitis pigmentosa o el glaucoma.
5) Situaciones extremas de temor o estrés.
6) Otras causas.

En la Nueva Medicina se ha descubierto una causa adicional. Un conflicto biológico de miedo en la nuca con un matiz especial:  un peligro que se experimenta "detrás de los ojos", lo que puede generarse por sentirse perseguido o acosado por alguien que nos acecha "desde atrás". Por ejemplo: alguna persona que nos haya amenazado con atacarnos cuando estemos desprevenidos o por haber sufrido un robo súbito y temer que se repita al transitar por la misma zona. Los ejemplos son infinitos, pero la idea es que se capte el matiz emocional que es típico de este conflicto.

Quizás la mejor manera de ilustrar el contenido de este conflicto sea usando un ejemplo del reino animal. Este conflicto es el que sentiría un animal presa (ej: un conejo) cuando está siendo perseguido por un depredador (ej: un lobo). Los animales presa, por razones evolutivas, presentan generalmente una mejor visión periférica facilitada por unos ojos que se encuentran ubicado más hacia los lados, lo que les permite identificar al depredador desde una panorámica más amplia. Algunos ejemplos se pueden ver en las siguientes fotografías de animales de presa. Adviertan especialmente la ubicación de los ojos:

Vision Tunel Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG Vision Tunel Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

Comparen ahora las anteriores imágenes con las que siguen, en las cuáles se presentan depredadores típicos. Adviertan la ubicación de los ojos, y el tipo de visión que facilitan, visión frontal:

Vision Tunel Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG Vision Tunel Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

No es una ley biológica que los animales presa tengan los ojos hacia los lados y los depredadores más hacia el frente. Sencillamente, la evolución ha facilitado ese tipo de visión según la función adaptativa y rol biológico específico que desempeña cada especie animal en sus interacciones con el entorno. Por este motivo se pueden encontrar  también casos en donde animales depredadores tengan ojos más hacia los lados, y animales presa ojos más frontales.

Lo que nos interesa en este momento es que la ubicación de los ojos nos permitirá entender el conflicto de miedo en la nuca que comentamos.

Durante la Fase Activa de este conflicto de miedo en la nuca, con el matiz especial que señalamos anteriormente, se produce una opacidad parcial del cuerpo vítreo, que produce un bloqueo de la visión periférica, pero manteniéndose la visión central. Aquí se produce la visión en túnel o visión tubular. El sentido biológico de este programa especial es que la presa logra tapar o enturbiar el peligro que viene detrás, lo que le permite encontrar su camino de huida hacia adelante, sin pararse a mirar hacia atrás o hacia los lados con pánico, ya que cualquier distracción o paralización por pánico aumenta la probabilidad de ser atrapada. El organismo de la presa optimiza su función de escape, concentrando su visión frontal para huir del agresor que viene desde "atrás". Metafóricamente, el "mirar al frente" se usa en algunas expresiones, por ejemplo cuando decimos "mira hacia el frente, hacia el futuro" o "toma esa decisión sin mirar hacia los lados".

Hay que tomar en cuenta que el conflicto de miedo en la nuca no produce la visión en túnel de forma instantánea, ya que la opacidad del cuerpo vítreo es un proceso que se desarrolla en el tiempo. Esto significa que, aún en caso de un DHS con miedo en la nuca, el animal o el ser humano tiene capacidad de visión periférica, sólo que ella empieza a perderse a medida que progresa el conflicto y según su intensidad. El programa especial tiene por finalidad dirigir al animal hacia un escape hacia adelante, no hacia atrás, lo que sería mortal, a la vez que enturbia o "tapa" progresivamente la visión del agresor que ataca desde atrás y que sólo es observado durante el escape por la visión periférica; este enturbamiento propicia que el animal se concentre más en la visión frontal.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que no siempre que se sienta la agresión desde atrás se producirá este conflicto. Para que se produzca, deben darse las condiciones y criterios generales de un conflicto biológico. Si estas condiciones no se dan, el animal o el humano simplemente realizará su función  biológica normal y usará los recursos propios que la naturaleza (y la cultura, en el caso humano) le ha dado, sin activar ningún programa especial. Sólo en caso de que éste se active, el organismo buscará "enturbiar" o de "tapar" la visión periférica para concentrar la visión frontal. Esto aumenta la probabilidad de que la presa logre escapar, sobrevivir, y resolver con ello el conflicto.

Durante la Fase de Curación, y dependiendo de la afectación previa del cuerpo vítreo, se produce un retroceso o remisión progresiva de la opacidad parcial del cuerpo vítreo, y una eventual recuperación de la visión periférica. Durante esta fase aparecen los síntomas del glaucoma, debido al edema del cuerpo vítreo que se acompaña de una presión intraocular (en el interior del ojo). En esta fase, y si no hay recaídas del conflicto, el tratamiento puede incluir el empleo de medicamentos que mejoren los síntomas y coadyuven a la curación. En casos de recaídas y recidivas del conflicto el cuadro se agrava, no hay respuesta satisfactoria a la terapia con medicamentos y puede  producirse como complicación la pérdida de la visión.

Por esto es imprescindible no solo solucionar el conflicto, sino evitar recaídas para que la Fase de Curación se complete.

En el reino animal  se puede apreciar como este tipo de conflictos es más común en presas que en depredadores, por el hecho de que las primeras se ven expuestas más frecuentemente a situaciones donde son perseguidas o acosadas; mientras que los segundos sólo se ven expuestos a esas situaciones en casos aislados.

Llevando esto al plano del ser humano, se puede decir que este tipo de conflicto lo sufrirá una persona que esté siendo "presa" de alguna situación amenazante de la que no puede escapara o liberarse, y que la acosa desde atrás.

Un factor a tener en cuenta es que los conflictos biológicos, que en la naturaleza tienen por finalidad enfrentar y resolver una emergencia que aparece súbitamente, en el caso del ser humano (que vive en sociedad) los conflictos tienden a durar más tiempo de lo que duraría en comparación con animales que se encuentren en su hábitat natural. Esto hace que el programa especial en el caso de los humanos tenga casi siempre efectos más duraderos, y que tales conflictos sean más difíciles de resolver, ya que el sentido biológico del programa especial no logra modificar la situación que generó inicialmente el conflicto. Debido a que el sentido biológico es eficaz en un contexto natural, no en un contexto artificial, creado por el ser humano.

La Nueva Medicina toma en cuenta toda la dimensión del ser humano, haciendo especial énfasis en su aspecto biológico. Pero este énfasis no niega ni devalúa la dimensión cultural, racional y hasta espiritual que es propia del ser humano. Sólo que a esa dimensión compleja de su existencia le añade la conciencia de que él forma parte también de la naturaleza, y de que esa constitución biológica es clave para el estudio, comprensión y análisis del origen de sus enfermedades y de la forma en que deben ser tratadas.

 

7. El dolor, su comprensión, sus dificultades
y su manejo en la Nueva Medicina.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

Cuando se analiza el tema del dolor en la Nueva Medicina deben distinguirse claramente dos cuestiones:

1) Su explicación según el programa especial del que forme parte.
2) Su manejo terapéutico.

Es frecuente que la mayoría de la gente confunda o superponga estas dos cuestiones, e interprete la primera en términos de la segunda o viceversa. Esto se debe, en parte, a que el dolor se interpreta en términos éticos como algo "malo", y no en términos descriptivos (como algo que "es"). La Nueva Medicina, como ciencia descriptiva, no asume posiciones éticas cuando estudia el origen de un fenómeno biológico; y se limita a describir su origen y las condiciones de su aparición y desaparición. Sin embargo, los que practican la Nueva Medicina tienen un interés práctico o aplicativo: ellos buscan usar las Leyes Biológicas para ayudar a sus pacientes a recobrar la salud. En este sentido, se le da a la Nueva Medicina una dimensión práctica orientada y dirigida por ciertos valores, como son: la ayuda al prójimo, el mantenimiento de la salud, la superación del dolor, etc.

Explorar las razones por las cuales el dolor se asocia con lo "malo" es algo que desborda los límites de la Nueva Medicina. Su estudio corresponde a la filosofía moral, la Sociología o la Psicología. Pero para nuestros efectos, debemos tener presente que la mayoría de la gente considera el dolor como algo malo, y en consecuencia, como algo que debe ser erradicado. 

En la Nueva Medicina el dolor, biológicamente entendido, no es ni bueno ni malo. La gran mayoría de los dolores en medicina se producen después de la solución del conflicto biológico, en la Fase de Curación. Por tanto, un dolor producido en esta fase puede ser motivo de alegría y sólo en ese contexto se puede considerar "bueno", ya que es un signo de que la persona solucionó el conflicto, con lo que la enfermedad está en proceso de reparación, lo que no significa que está todavía curada.

Este último punto debe ser bien entendido, porque es frecuentemente malinterpretado, casi siempre de mala fe. Se afirma que los médicos de la Nueva Medicina se alegran cuando sus pacientes tienen dolores, implicando tácticamente que tales médicos son  perversos, que se alegran con el dolor ajeno. En realidad, el especialista de la Nueva Medicina no se alegra por el dolor en sí, ni mucho menos por el sufrimiento asociado, sino por lo que el dolor representa cuando aparece en Fase de Curación: que el paciente está biológicamente en vías de curarse.

Un ejemplo lo encontramos en el cáncer de hueso. Durante la Fase Activa del conflicto desvalorización se produce una necrosis o descalcificación ósea, llamada metástasis osteoclástica cuando aparece después de ser diagnosticado un cáncer previo. Si el conflicto se resuelve, las necrosis óseas son "rellenadas" mediante la proliferación de células osteoblásticas, llamada metástasis osteoblásticas si previamente se ha diagnosticado un cáncer, por ejemplo de próstata, y eso produce un dolor (a veces excesivo e insoportable), ya que se edematiza e hincha la membrana que recubre el hueso llamada periostio, que es muy sensitiva por la cantidad de nervios que tiene. Este dolor indica que el conflicto se resolvió, y es por ello que puede ser motivo de alegría u optimismo, y no por el dolor o el sufrimiento.

El sentido biológico del dolor de hueso durante la Fase de Curación es mantener el hueso inmóvil, evitar que la persona se mueva debido al dolor, y con ello reducir las probabilidades de una fractura patológica, que es muy probable que ocurra, ya que el hueso que se está recalcificando está debilitado por las necrosis previas causadas en la Fase Activa. Si se logra llegar al final de la Fase de Reparación sin que el paciente reactive el conflicto o haga otros (lo que ocurre con frecuencia, ya que el dolor intenso, constante e insoportable puede propiciar nuevos conflictos biológicos), el hueso quedará fuertemente recalcificado y más sólido que antes.

Como se puede apreciar, no es el dolor en sí ni el sufrimiento como tal, como tendenciosamente se ha querido presentar con fines de desinformación, el motivo de "alegría" de un experto en la Nueva Medicina, sino la constatación de que el proceso de enfermedad ha entrado en curación biológica a partir de la solución del conflicto. En la Nueva Medicina resolver el conflicto es la condición necesaria, aunque a veces no suficiente para la curación.

Pero existen otros tipos de dolores que no aparecen en la Fase de Curación, sino en la Fase Activa del conflicto. Un ejemplo de ello es la angina de pecho. Esta se produce por un conflicto de pérdida de territorio, que durante la Fase Activa genera una ulceración en el interior de las arterias coronarias, con lo que el calibre o diámetro interno de las arterias coronarias se amplia, permitiendo mayor flujo de sangre, siendo este el sentido biológico. Ante la ulceración de las coronarias, el organismo produce un espasmo en la arteria coronaria afectada y esto es lo que genera el dolor.

La medicina convencional estima que la angina es producto de una obstrucción coronaria; pero en realidad la obstrucción sólo aparece en Fase de Curación, cuando las úlceras de las coronarias han sido "rellenadas"; lo que sucede es que las personas con este tipo de conflictos frecuentemente recaen en él, y al activarlo tendrán los síntomas de la angina de pecho debido al espasmo coronario, aún cuando tenga obstrucción de las coronarias debida a soluciones anteriores de este conflicto. Este es uno de los múltiples ejemplos en los que la medicina convencional interpreta erróneamente lo que está ocurriendo en el organismo.

Los dolores que aparecen en la Fase Activa, como en el ejemplo antes mencionado, desaparecen con la solución del conflicto. Lógicamente, si la persona recae entonces tendrá dolores recurrentes cada vez que entre en la Fase Activa.

Manejo del dolor en la Nueva Medicina

En los textos de la Nueva Medicina la mención sobre el tratamiento del dolor es algo escasa o insuficiente. De este hecho algunas personas deducen (erróneamente) que la Nueva Medicina ignora el dolor o lo considera irrelevante. Si a este hecho se le añade la propaganda de algunos que maliciosamente tergiversan señalando que la Nueva Medicina se "recrea en el dolor", entonces se ha preparado el terreno para la confusión y la desinformación.

Debería enfatizarse en los textos de la Nueva Medicina cuál es el manejo concreto del dolor en cada caso, pero esto requeriría un estudio de cada programa especial por separado, e indicaciones precisas del manejo del dolor  en cada situación. Y por el momento, no parece existir ningún texto donde este exhaustivo estudio de cada programa especial sea explicado en todos sus detalles, por lo que esperamos que en un futuro se publiquen, orientando así mejor a médicos, investigadores y en general a toda persona interesada en la Nueva Medicina.

Por el momento, sólo indicaremos algunos puntos generales y fundamentales que toda persona debe tener presente. Para el manejo del dolor deben tomarse en cuenta los siguientes puntos:

1) Distinguir en qué fase del programa especial se genera el dolor. Esto es clave, ya que como hemos visto, hay dolores que aparecen en la Fase Activa y otros en la Fase de Curación. Los primeros desaparecen inmediatamente que se resuelve el conflicto, siendo por tanto la solución del conflicto la primera y más eficaz medida terapéutica contra el dolor.

Los segundos, aquellos dolores que se generan en la Fase de Curación, deben ser abordados por medidas externas, siempre que éstas no interfieran con la Fase de Curación. Aquí entramos en un capítulo muy difícil en la Nueva Medicina, que analizaremos a continuación.

2) Los dolores de curación tienen, probablemente todos, un sentido biológico. Digo probablemente todos, porque hasta ahora según mi conocimiento, sólo se ha discernido claramente el sentido biológico del dolor en algunos casos, como el cáncer de hueso.

Esto significa que el dolor cumple una función biológica, consistente en ayudar al organismo a completar la Fase de Curación. El dolor no ha surgido para "castigar" al organismo, sino para inducirlo (a la fuerza, visto en términos biológicos) a realizar ciertas conductas (ej: quedarse inmóvil), disminuyendo así los riesgos biológicos implicados en la realización de la conducta contraria a la exigida por el dolor.

Desde una perspectiva biológica, esto parece comprensible; los programas biológicos de enfermedad se desarrollaron a lo largo de la evolución sin tener presente la existencia de médicos, veterinarios y especialistas en el dolor. Estos programas se desarrollaron en una forma que fuesen lo más eficaces posible, en el contexto evolutivo concreto de las especies en su interacción constante y dinámica con el entorno.

Que desde la perspectiva intelectual y cultural del ser humano actual, tales programas biológicos sean "feos", "tiernos", "desagradables" o "injustos" es irrelevante, toda vez que la Naturaleza no tomó en cuenta esos juicios de valor al momento de desarrollar sus programas especiales. En este punto, si queremos actuar como científicos, lo más que podemos hacer es intentar comprender lo que ocurre y dejar de lado nuestras preferencias de lo que "debió" ocurrir, según nuestros personales criterios axiológicos.

3) Pero la anterior observación puede ser satisfactoria desde un punto de vista científico, al tiempo que ineficaz desde un punto de vista práctico: quien padece un dolor intenso y constante quiere quitárselo.  Dado que la Nueva Medicina tiene aplicaciones prácticas, ella debe confrontar este problema también.

La medicina convencional no tiene este problema, porque para ella es claro que el dolor hay que quitarlo como sea y dispone de poderosos elementos e instrumentos para ello. Este hecho, sumado a la idea común de que el dolor "es malo", y por tanto hay que quitarlo como sea, es la idea básica que impide comprender la dificultad en el manejo del dolor que se plantea en la Nueva Medicina.

A continuación plantearé estas dificultades, referida especialmente a los casos más graves, no a los casos leves donde el uso de analgésicos y otras medidas contra el dolor no produce dificultad alguna.

Quien conozca la Nueva Medicina entenderá que el tema es muchísimo más complicado, porque en muchos casos los métodos convencionales para quitar el dolor interrumpen la Fase de Curación. Si esto es así, entonces al quitarle el dolor al paciente se le esta privando de que complete la Fase de Curación, y por tanto de que se cure definitivamente.

Dado que la medicina convencional, como la mayoría de la gente, desconoce que el dolor forma parte de un programa especial, no ven reparo alguno en quitar el dolor como sea. De hecho, en casos de cáncer terminal, frecuentemente se piensa: "bueno, como de todas formas va a morir, al menos que muera sin sufrimiento". Con lo cuál se justifica que el paciente muera tranquilo, sin dolor alguno... pero muera. Esta visión fatalista es rechazada en la Nueva Medicina, que considera que muchos de estos casos "terminales" tienen una oportunidad (ciertamente no todos los casos la tendrán), pero quizás el precio biológico que tengan que pagar para la curación sea resistir temporalmente un dolor intenso.

En la Nueva Medicina, el objetivo es lograr completar el programa especial para que la persona sea curada definitivamente.  Sólo entonces puede decirse que tal persona está "curada". Pero este objetivo nos plantea algunos problemas, como que en muchos casos debemos elegir entre:

1) Sentir un dolor temporal (por más intenso e incómodo que sea) mientras se completa la curación.
2) Eliminar el dolor, pero a la vez interrumpir la Fase de Curación, evitando completarla.

¿Cuál cree el lector que es la opción más razonable? ¿Cuál eligiría usted, ante un dilema como ese?

Repito, el dilema anterior solo se lo puede plantear quien conozca la Nueva Medicina; para quien la desconozca, al no tener conciencia del programa especial, de que el dolor forma parte de él, del riesgo de interrumpir la curación al tratar de suprimir uno de sus síntomas (el dolor), entonces tal dilema no se plantea, y la solución es tan simple como razonable: usar todos los métodos posibles para eliminar el dolor, al precio que sea, y no hacerlo sería visto como un suplicio innecesario y hasta malévolo, ya que el paciente de todas formas va a morir. En este caso, el dilema planteado para la medicina convencional en casos graves de cáncer sería entre:

1) Morir con dolor.
2) Morir sin dolor; lógicamente, nadie escogería la primera opción.

El escenario ideal sería aquél en el cual se pudiera eliminar el dolor, al tiempo que no se interrumpa el programa especial. Si esto es posible, sin duda que esta debería ser la primera y mejor opción. El problema es que este tipo de escenarios no necesariamente existen en la realidad, y a veces esta es más cruda y nos coloca ante situaciones más difíciles y menos idílicas.

Tomando el ejemplo anterior del cáncer de huesos, el dolor se genera como una parte integrante del programa especial, que incluye la edematización e hinchazón del periostio cercano al lugar del hueso donde se produjo la descalcificación, y ahora se produce la recalcificación. La función de ese edema y del dolor correspondiente es permitir la total recalcificación del hueso afectado en una forma óptima. ¿Qué pasaría si, para frenar el dolor a toda costa, intentamos destruir el edema y la inflamación? Pues que estaríamos impidiendo que el organismo pueda completar la curación, y estimularíamos una mayor edematización e inflamación de la zona, ya que el organismo haría uso de una mayor cantidad de recursos inflamatorios, con la consiguiente intensificación del dolor, para vencer la barrera que le impide completar la curación.

Como se ve, el descubrimiento de la Nueva Medicina plantea una serie de dificultades en el manejo del dolor en los casos  graves (especialmente en el cáncer). Estas dificultades derivan del riesgo de interrumpir la Fase de Curación al intentar suprimir, por medios artificiales, uno de los elementos constituyentes de esa fase, como lo es el dolor. Esta es la razón por la cual muchos médicos de la Nueva Medicina, con el  Dr. Hamer a la cabeza, han optado por pedir del paciente una colaboración activa para enfrentar el dolor. Dado que el dolor es subjetivo, en el sentido de ser una experiencia subjetiva, que se tiene en primera persona, y dado que él responde en muchos casos a la "percepción" del paciente, es imprescindible que el paciente entienda todo este proceso y participe activamente en completar la curación de su enfermedad.

Pero aun estas medidas tienen sus problemas:

a) No todos los pacientes tienen la misma resistencia ante el dolor; y no es infrecuente que ante un dolor intenso el paciente entre en estado de desesperación y pida el uso de potentes analgésicos, aún a sabiendas de que esto podría interrumpir la Fase de Curación o retrasarla. Con esto no se logra completar la curación, sino que se la prolonga, lo que a su vez genera la necesidad de repetir el ciclo.

b) El propio dolor se puede convertir, cuando es intenso, en un conflicto biológico.  Esto complica el cuadro original y puede incluso generar más dolor. Si el programa especial activado incluye dolor en su Fase Activa o en su Fase de Curación.

c) El dolor es solo una parte del programa especial, esto debe tenerse presente. Por lo que si un terapeuta emplea mal la Nueva Medicina o cuenta con  recursos insuficientes para hacer frente a verdaderas complicaciones serias de la Fase de Curación (ej: el edema cerebral, complicaciones orgánicas, etc.), entonces aún contando con la colaboración del paciente para aguantar el dolor, puede éste terminar falleciendo por las complicaciones cerebrales y orgánicas. Y aquí entonces la falsa idea de que la Nueva Medicina se "recrea en el dolor" pareciera confirmarse ante el ojo ignorante o prejuiciado; y a la vez el reproche "si se le hubiese administrado la morfina hubiese muerto sin sufrimiento" pareciera tener algún sentido. Sólo aparente, ya que tales reproches son infundados a la luz de las Leyes Biológicas.

Es importante comprender que no todos los analgésicos y medicamentos contra el dolor producen el efecto de interrumpir la Fase de Curación; y muchos de ellos son habitualmente empleados por los que conocen la Nueva Medicina. Este artículo se refiere sólo a los casos más graves, especialmente a los casos de cáncer, donde la intensidad de los dolores nos confronta con la discusión sobre si deben usarse o no potentes analgésicos, los cuáles según la experiencia de la Nueva Medicina tienen la propiedad de dificultar, interrumpir o retrasar la Fase de Curación.

En conclusión, el manejo del dolor implica:

1) Conocer en qué fase del programa especial se produce el dolor, para intervenir en consecuencia.
2) Usar cualquier método que el médico o terapeuta conozca para paliar el dolor, siempre que estos métodos no interrumpan la Fase de Curación.
3) Lograr, en la medida de lo posible, la participación activa del paciente. Esto vale en general para todo tratamiento de la Nueva Medicina.

Como nota final, me gustaría sugerir lo siguiente:

1) Deben investigarse analgésicos alternativos a los ya conocidos, para determinar si producen una interrupción o no de la Fase de Curación.

2) Debe sistematizarse el uso de tales medicamentos, según el tipo concreto de programa especial, ya que lo que funciona en uno puede no funcionar en otro.

3) Deben investigarse otros métodos diferentes a los medicamentos, para hacer frente al dolor. Aquí no se descarta el uso de métodos psicológicos, el empleo de la acupuntura (que según algunos estudios es muy eficaz para el dolor), o de métodos naturales.

Lo anterior debe ser explorado exhaustivamente, teniendo siempre en mente la aproximación al escenario ideal antes comentado: lograr reducir el dolor lo más que se pueda, sin interrumpir con ello la Fase de Curación. En otras palabras: completar el programa especial con el menor dolor e incomodidad posible. Esto, por razones prácticas y éticas; aún cuando se esté actuando contra natura, en el sentido de actuar para suprimir o al menos modular, algo previsto por la Naturaleza como son los dolores de Fase de Curación. En algunos casos, como en éstos, parece existir un imperativo ético que obliga al ser humano a actuar en contra de lo que la Naturaleza ha programado.

De lograrse esto, daríamos un "salto cuántico" en la optimización de la terapia de la Nueva Medicina.

 

8. Síndrome de Dirk Hamer (DHS).
El fundamento de la Nueva Medicina.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

Cuando se estudia un tema determinado siempre conviene conocer a fondo sus fundamentos, los principios e ideas esenciales que lo constituyen, ya que sobre ellos se erigen y articulan todas las ideas posteriores. Aún las más complejas y avanzadas del tema o disciplina en cuestión.

En el caso de la Nueva Medicina los fundamentos lo constituyen sus 5 Leyes Biológicas. Pero dentro de ellas existe un concepto o idea mucho más esencial, del cual depende la comprensión de dichas leyes. Ese fundamento o pilar esencial de la Nueva Medicina es el Síndrome Dirk Hamer (SDH o DHS), y a él le dedicaremos este artículo.

El Síndrome Dirk Hamer se encuentra definido en el primer criterio de la 1ra Ley Biológica, la Ley Férrea de los Programas Especiales, de la siguiente forma:

"Todo cáncer o enfermedad equivalente al cáncer se origina de un DHS (Síndrome de Dirk Hamer), que es un choque serio, agudo, altamente dramático y vivido en soledad, que toma al individuo de manera completamente inesperada. El choque del conflicto ocurre simultáneamente en la psique, el cerebro y en el órgano correspondiente."

Varias son las ideas que debemos desarrollar aquí:

1) El DHS es:

- Un choque o shock serio, importante, relevante.

- Agudo y  dramático, es un shock súbito y penetrante a nivel emocional, que nos afecta y conmueve directamente, donde nos sentimos personalmente implicados.

- Vivido en soledad y aislamiento, es un impacto que al tomarnos desprevenidos o a "contrapié" lo experimentamos en completo aislamiento o soledad emocional y existencial, en el sentido de que no podemos compartirlo con nadie, sino que debemos cargar con él nosotros solos.

- Es inesperado, en el sentido de que no estamos preparados para su llegada, y es por ello que nos sorprende "a contrapié", sin capacidad de reacción alguna. Este punto es clave, ya que si tenemos tiempo de prepararnos ante una situación no se producirá el DHS.

2) El DHS es un descubrimiento propio de la Nueva Medicina, que la separa completamente de la Psicología y sus diferentes corrientes. Es por esto que interpretar el DHS a la luz de la Psicología limitaría mucho su comprensión, ya que el DHS si bien se manifiesta en la psique, también lo hace en el cerebro y los órganos, por lo que se trata de un evento biológico especial que desborda los límites de la Psicología.

3) El DHS no debe confundirse con el conflicto biológico, aunque están íntimamente asociados. En rigor, el conflicto biológico es consecuencia del DHS. Expresado en otros términos, el DHS es un evento activador de un programa especial y este programa se manifiesta a nivel de la psique en forma de un conflicto biológico, a nivel del cerebro en forma de un Foco de Hamer y a nivel del órgano en forma de una alteración celular o funcional (según la hoja embrionaria correspondiente).

Esta distinción es crucial desde un punto de vista teórico-científico, y de una comprensión rigurosa de la Nueva Medicina. Cuando uno dice por ejemplo: "el adenocarcinoma de pulmón es causado por un conflicto de miedo a la muerte", en rigor estamos hablando de un programa especial que fue activado por un DHS, que al experimentarse súbitamente se asoció en fracciones de segundo a la muerte, causando en la psique un conflicto activo de miedo a morir (preocupación constante por la muerte propia o ajena), un Foco de Hamer en una zona concreta del Tronco Cerebral, y una proliferación celular en los alvéolos pulmonares.

Es por esto que es correcto decir: "un conflicto de preocupación o de pelea causa un cáncer de seno", siempre que se entienda que, en rigor, es el DHS el que activó el programa especial del cáncer de seno, el cual incluye como manifestación a nivel de la psique el conflicto de preocupación o de pelea. Al tiempo que incluye otras manifestaciones específicas a nivel del cerebro y del seno como tal. Más sobre esto en el siguiente punto.

4) El DHS determina el tipo de programa especial activado. Esto está formulado en el segundo criterio de la 1ra Ley Biológica en la siguiente forma: "en el momento de un DHS, el (los) contenido(s) del conflicto determina(n) la localización del Foco de Hamer en el cerebro y la localización del cáncer o enfermedad equivalente al cáncer en el órgano".

En rigor debemos decir, que es el DHS el que determina el contenido del conflicto y el tipo de programa especial de enfermedad. Como lo ha señalado el Dr. Hamer: "los conflictos no existen por sí mismos, sino que cada conflicto tiene una forma muy determinada que se define en el mismo instante del Síndrome Dirk Hamer. La forma del conflicto se genera por vía asociativa, por coordinación instintiva de ideas que generalmente escapa al filtro de nuestra razón."

El DHS determina el contenido del conflicto y el tipo de programa especial en una forma asociativa, que se produce en el mismo instante del shock. Comprender este punto es absolutamente esencial, y quien comprende esto habrá entendido el aspecto más importante de la Nueva Medicina. Según mi estimación, más del 80% de la gente que dice conocer la Nueva Medicina comprende mal este punto; y esta mala  o imperfecta  comprensión es la causa principal que genera malentendidos o dificultades conceptuales posteriores, ya que como mencionamos antes, el DHS es el fundamento de la Nueva Medicina, y quien comprende mal el fundamento de algo está propenso a comprender mal  también toda la información posterior que se construya sobre tal fundamento.

Un conflicto biológico, que surge a consecuencia de un DHS, no es algo que "decide" una persona en base a una reflexión intelectual. El DHS ocurre en una forma tan súbita, tan repentina, tan inesperada, que no da tiempo de reflexionar, y en fracciones de segundo ya se determinado el colorido del conflicto y el tipo de programa especial activado. Una vez activado este programa especial, la persona podrá reflexionar o juzgar su vivencia en la forma que quiera, pero ya el DHS habrá determinado el programa en curso, con todos sus raíles o circunstancias acompañantes.

La importancia práctica de esto es que al momento de examinar la psique de un enfermo, debemos intentar remontarnos y reconstruir el instante específico del DHS, y no sólo las ideas o pensamientos que en el momento actual expresa la persona sobre su conflicto.

Como lo ha señalado el Dr. Hamer: "en cada caso de enfermedad debemos intentar reconstruir escrupulosamente el Síndrome Dirk Hamer, con todos sus agentes y consecuencias. Debemos retroceder hasta la situación específica de aquel momento. Es sólo a partir de aquella situación que podremos comprender por qué el problema ha constituido para alguien un conflicto biológico. Por qué razón fue tan dramático. Por qué el afectado estaba tan sólo en aquellos momentos. Por qué nadie había podido compartirlo con él, y por qué el problema provocaba en él un conflicto activo. Es decir, que la persona en cuestión no podía escoger entre dos opciones que se le ofrecían o no tenía ninguna posibilidad de reaccionar ante el problema."

Adviértase como en la cita anterior, el Dr. Hamer habla de una "situación específica" en la que se produjo el DHS. El Dr. Hamer no está diciendo: "hay que comprender los pensamientos actuales que mantienen el conflicto de la persona", sino comprender el momento exacto del DHS, que no es un fenómeno psicológico-intelectual, sino biológico. Esto último, repito, es uno de los errores más frecuentes en personas que dicen conocer la Nueva Medicina, las cuáles no captan la naturaleza biológica del DHS porque lo interpretan en términos psicológicos.

Esto explica lo irrelevante de las objeciones que plantea mucha gente cuando dice: "no creo que Hamer tenga razón, porque los animales no piensan y sin embargo sufren de cáncer"; o "existen bebés con cáncer, y ellos no pueden pensar todavía, por lo que no pueden hacer conflictos". Quien afirma estas cosas simplemente muestra que no ha comprendido absolutamente nada de los fundamentos de la Nueva Medicina. Sus objeciones van dirigidas a una "interpretación psicológica" arbitraria que no existe en la literatura del Dr. Hamer, y que sólo existe en la mente del desinformado crítico.

Lo que probablemente causa esta frecuente confusión es el hecho de que el DHS y el conflicto biológico, si bien son esencial y conceptualmente diferentes, están directamente asociadas en el tiempo en una relación directa de causa-efecto. Es decir, no hay una delimitación temporal entre el DHS y el conflicto, sino que en el mismo instante del DHS se produce el inicio del conflicto. Pero como hemos visto, el DHS sólo dura un instante (fracciones de segundos), mientras que el conflicto se desarrolla a lo largo del tiempo. Pudiendo durar muchos años, incluso toda la vida, como ocurre a veces en los conflictos en balance, sobre todo aquellos adquiridos en la infancia; o en casos de constelación.

Esta rigurosa comprensión del DHS también muestra lo engañoso de la afirmación según la cuál: "la Nueva Medicina plantea que toda enfermedad deriva de un síndrome único". En rigor, esta afirmación es falsa porque la Nueva Medicina reconoce la existencia de enfermedades derivadas de causas diferentes a un DHS, por ejemplo: por un traumatismo, envenenamiento, fallo genético, etc.). Lo que la Nueva Medicina  plantea es que las enfermedades que forman parte de un programa especial derivan de un DHS, pero que éste no tiene siempre el mismo contenido.

Plantear que un DHS es "único" puede dar una idea simplista y errada sobre los procesos causales, ya que si bien el DHS tiene características generales que siempre están presentes, de él derivan contenidos varios y distintos, que producen efectos diferentes, los cuáles a su vez generan múltiples programas especiales de enfermedad. Es por esto que un DHS que produzca un programa especial con un contenido de miedo a la muerte, es diferente en cuanto al contenido a uno que produzca un programa especial de desvalorización. Este simple hecho refuta la idea de que la Nueva Medicina plantea "una sola causa" para el cáncer u otras enfermedades.

Los programas especiales tienen en común la existencia de un DHS en su origen, y estos programas están regidos por 5 Leyes Biológicas. Pero el contenido de ese DHS no es uno, sino varios, siendo cada uno de ellos causa de un programa especial distinto y diferenciado.

5) Otro aspecto importante es que los raíles (circunstancias acompañantes o estímulos presentes) se determinan en el momento del DHS, no durante la vivencia del conflicto biológico activo. Por tanto, para conocer los raíles específicos de un caso, es esencial remontarse al instante preciso del DHS, no inferirlo mediante especulaciones intelectuales que, a posteriori se juzguen como la posible causa de los raíles, ni tampoco juzgarlos únicamente en función de las ideas o pensamientos que exprese una persona durante su conflicto activo.

6) Otro punto pertinente en este análisis es que si bien el conflicto biológico es consecuencia de un DHS, no significa que el conflicto sea  "sólo" una consecuencia más, ya que dicho conflicto biológico determina causalmente la evolución (no el origen) del programa especal. Es decir, el DHS origina el programa especial, pero la evolución de éste depende del conflicto biológico. Esto es, de los fenómenos que ocurran en el nivel de la psique de ese programa especial.

Esto está formulado en el Tercer Criterio de la 1ra Ley Biológica en la siguiente forma: "el desarrollo del conflicto determina el desarrollo exacto del Foco de Hamer en el cerebro, así como el desarrollo exacto del cáncer o la enfermedad equivalente al cáncer en el órgano."

Adviértase que no se está diciendo "el desarrollo del DHS", ya que éste no se desarrolla, sino que se produce súbitamente durando solo un instante, como activación de un programa especial, sino "desarrollo del conflicto". Este conflicto, aunque activado por un DHS, tiene un rol causal y modulador del programa especial, ya que la intensidad de tal conflicto determina la intensidad de la manifestación del programa especial en el plano del cerebro y de los órganos. También, la solución de tal conflicto provocará los cambios correspondientes en el cerebro y los órganos.

Una analogía final, algo imperfecta pero bastante útil, podrá ilustrar estas relaciones entre un DHS y un conflicto biológico. Usaré los conceptos de DHS y programa especial, no en el sentido biológico que les confiere la Nueva Medicina, sino en un sentido figurado aplicado a una cuestión social. Esto es solo para los efectos de esta analogía.

Imagine que usted está acostado tranquilamente en su casa viendo la TV y súbitamente siente un intenso olor a fuego, y al salir de su habitación constata que media casa está en llamas. Este evento constituye una emergencia que lo tomó "a contrapié", lo sorprendió completamente desprevenido.

Ante tal situación imprevista de incendio, usted activa inmediatamente (DHS) un programa especial destinado a apagar dicho incendio, y este programa especial incluye como una de sus manifestaciones la intervención de los bomberos. Sería un error confundir el incendio imprevisto y su llamado de emergencia con la actividad de los bomberos, ya que se trata de dos fenómenos esencial y conceptualmente diferentes, pero asociados causalmente en el sentido de que la intervención de los bomberos es consecuencia de haber usted caído en cuenta de que la casa se incendia y de haberlos llamado (DHS). Adviértase que usted llama a los bomberos una sola vez, no en forma constante. Una vez que ellos reciben la llamada y le informan que irán a su casa, usted simplemente espera su llegada. Sería absurdo que siguiera llamándolos por teléfono mientras ellos están ya realizando su actividad de apagar el fuego y de salvarle la vida.

La llamada se realizó y cesó, ya cumplió su función de activar el programa especial, y lo que ahora se desarrollar es el programa especial (actividad de los bomberos) destinado a apagar el fuego. Que ese programa especial sea eficaz o no en el caso específico dependerá de muchos factores, como la magnitud del incendio, la eficacia de los bomberos, etc. Nada de esto afecta el sentido de tal programa especial: el intento de apagar el fuego.

Pero la actividad de los bomberos no "sólo" es una consecuencia de su llamado, sino que ellos también desempeñan un rol causal sobre la eficacia de su intervención. Por ejemplo, mientras mejor entrenados y equipados estén, más rápido llegarán a su casa, y más probabilidades tendrán de apagar a tiempo el incendio.

Una vez superado el incendio, el programa especial de "apagar el incendio" se desactiva, y por tanto queda desactivada también la actividad de los bomberos, al menos en cuanto a su caso, que era una parte de ese programa especial. Esto produce una "Fase de Curación" manifestada en la reconstrucción de su casa, la reparación de los daños causados, etc. Como toda fase, esto llevará un tiempo y es posible, según las afectaciones producidas durante el programa especial (ej: es posible que los bomberos hayan tenido que destruir una parte de su casa para poder rescatarlos a usted y su familia), que hayan daños irreversibles e irreparables, o que cuesten mucho dinero  y tiempo reparar.

Esta analogía simple e imperfecta sirve al menos para ilustrar en modo aproximado como la situación puede enfocarse según los conceptos diferenciados, pero vinculados, de DHS, conflicto biológico y programa especial. El punto es comprender que no se trata de los mismos fenómenos, aunque estén íntimamente asociados e influenciados.

Como señalé anteriormente, comprender a la perfección el Síndrome de Dirk Hamer es el pre-requisito esencial para dominar a fondo la Nueva Medicina. El tiempo que dedique en profundizar y reflexionar sobre la naturaleza del DHS le rendirá sus frutos cuando explore los aspectos más avanzados y difíciles de este descubrimiento.

 

9. Cartografía cerebral de la Nueva Medicina
descubierta por Ryke Geerd Hamer.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

Las imágenes que siguen son de interés especial para científicos, investigadores, practicantes y estudiosos que quieran comprobar empíricamente las localizaciones de los Focos de Hamer según cada órgano, o mejor dicho, según la hoja embrionaria correspondiente a cada órgano. Si la Nueva Medicina es correcta, entonces cada alteración orgánica correspondiente a cada programa especial está rigurosamente correlacionada con un Foco de Hamer en el cerebro ubicado en una zona específica correspondiente a esa alteración orgánica específica. Esto significa que el Foco de Hamer no está en cualquier parte del cerebro al azar, sino única y exclusivamente en la parte del cerebro, que de acuerdo a la siguiente cartografía, se corresponde con el órgano específico afectado.

Esto permite que la relación cerebro-órganos sea rigurosamente comprobable y reproducible en todos los casos, por cualquier investigador debidamente informado.

Cartografía del Tronco Cerebral (Endodermo)


Esta cartografía debe estudiarse conjuntamente con lo que plantea la Nueva Medicina para las enfermedades del Endodermo.

Tronco Cerebral Organos Nueva Medicina Hamer 3ra Ley Biologica Sistema Ontogenetico

Cartografía del Cerebelo (Mesodermo Antiguo)

Esta cartografía debe estudiarse conjuntamente con lo descubierto por la Nueva Medicina para las enfermedades de los órganos de origen en el Mesodermo Antiguo regidos por el Cerebelo.

Mesodermo Antiguo Cerebelo Nueva Medicina Germanica Hamer 3ra Ley Sistema Ontogenetico

Cartogafía de la Sustancia Blanca (Mesodermo Nuevo)


Esta cartografía debe estudiarse conjuntamente con los descubrimientos de la Nueva Medicina respecto de los órganos de origen mesodérmicos nuevos.

Cerebro Mesodermo Nuevo Sustancia Blanca Organos Nueva Medicina Hamer 3ra Ley Biologica Sistema Ontogenetico

Cartografía de la Corteza Cerebral (Ectodermo)

Esta cartografía debe estudiarse conjuntamente con lo planteado por la Nueva Medicina para las enfermedades del Ectodermo, o mejor dicho, de la parte ectodérmica de los diferentes órganos.

TAC Corteza Cerebral Organos Nueva Medicina Hamer 3ra Ley Biologica Sistema Ontogenetico

Algunas cosas a tomar en cuenta:

1) Estas cartografías ha sido descubiertas por el Dr. Ryke Geerd Hamer en una forma empírica, examinando todos y cada unos de los casos en función de la localización específica en el cerebro de un Foco de Hamer que se correlaciona con cada órgano específico.

2) Hasta donde se tiene noticia, no se ha encontrado excepción alguna a las anteriores cartografías. Por ejemplo: nunca se ha encontrado un Foco de Hamer correspondiente a un cáncer de cuello de útero en una zona cerebral diferente al lóbulo temporal del hemisferio cerebral izquierdo de la Corteza Cerebral (Ectodermo).

3) Esas cartografías muestran los "relés cerebrales", los centros cerebrales de control de cada órgano, para efectos del programa especial de enfermedad. No debe confundirse un "relé" con un Foco de Hamer. Un "relé" es la zona del cerebro que comanda, psicológica y orgánicamente, determinados órganos para fines de un programa especial. En cambio, un Foco de Hamer es la imagen cerebral que  aparece en el relé correspondiente y que indica que efectivamente está en marcha ese programa especial.

4) Estas cartografías difieren en muchos casos de las que se manejan en la neurología convencional, pero no necesariamente las refutan, ya que no son incompatibles con ellas. Las cartografías descubiertas por Hamer muestran solo los "relés" relacionados con los programas especiales de enfermedad, no con otras funciones neurológicas que vinculen al cerebro con los órganos. Queda aún por investigar qué tipo de relación existe o puede existir entre las cartografías de la Nueva Medicina y las de la neurología contemporánea.

Los neurólogos y otros neurocientíficos desconocen la existencia de estas cartografías, y si la observaran no encontrarían sentido alguno a ellas, porque tales cartografías sólo adquieren sentido, pertinencia y contrastabilidad en el contexto de las 5 Leyes Biológicas. En consecuencia, quien ignore estas leyes no puede hacer "encajar" tales cartografías en sistema teórico alguno conocido. Es por ello que quien desee verificar empíricamente esta cartografía, debe conocer bien las Leyes Biológicas, a fin de que la verificación no se produzca en un vacío teórico, sino en el contexto que plantea la Nueva Medicina para su corroboración empírica.

Quien verifique estas cartografías está al mismo tiempo verificando toda la Nueva Medicina, ya que ésta es un sistema donde todas sus partes están interrelacionadas, no pudiéndose comprobar un aspecto sin al mismo tiempo comprobar los otros hechos relacionados.

A pesar de esto, si algún científico considera que investigar el plano de la psique es difícil, por ser esencialmente subjetivo, que se experimenta "primera persona", puede optar por investigar si a cada enfermedad orgánica se corresponde un Foco de Hamer localizado en la zona que las anteriores cartografías muestran. Esto no requiere subjetividad alguna, sino que puede "verse" en forma objetiva mediante una investigación exhaustiva efectuada con un conocimiento adecuado de las Leyes Biológicas.

Pero aún en este caso, quien verifique la relación cerebro-órganos, tarde o temprano tendrá que abordar el plano de la psique, ya que siempre hay un conflicto biológico que también es específico para ese Foco de Hamer concreto y esa enfermedad particular. Este carácter sistemático de la Nueva Medicina es lo que hace que sea reproducible en cada uno de los casos comprendidos en sus 5 Leyes Biológicas.

 

10. Aftas bucales o úlceras aftosas según la Nueva Medicina.

Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

Aftas Bucales Nueva Medicina Germanica Articulos GNM 2008 Blog Hamer NMG

Según la medicina convencional, el afta es: "una úlcera o llaga abierta y dolorosa en la boca, de color blanco o amarillo y rodeada por un área roja y brillante. Las aftas son benignas, no son cáncer."

Sobre las causas, se nos dice que: "ellas pueden ser hereditarias y pueden igualmente estar ligadas a problemas con el sistema inmunitario o de defensa. Las úlceras pueden ocurrir después de una lesión bucal debido a un arreglo dental, una limpieza dental agresiva o un mordisco en la lengua o en el carrillo.
Las aftas se pueden desencadenar por estrés emocional, deficiencias en la dieta, en especial de hierro, ácido fólico o vitamina B12, períodos menstruales, cambios hormonales, alergias a los alimentos y situaciones similares. Con mucha frecuencia se presentan con infecciones virales, y en algunos casos no se puede identificar la causa."

Según los descubrimientos de la Nueva Medicina, las aftas aparecen en la Fase de Curación después de la solución de un conflicto biológico de "no poder atrapar la presa, objetivo o bocado", por ejemplo: en caso de un enfermo grave que no puede alimentarse debido a sus intensos dolores; o de un niño que quiere un juguete o alimento, del cual es privado o también de un conflicto biológico de "no poder expulsar el bocado o presa". Por ejemplo: el caso de un bebé o niño que es obligado o forzado a consumir algún alimento que no le gusta, un bocado que quiere "expulsar". Está de más decir que estas situaciones tienen que vivirse como conflicto biológico. Durante la Fase Activa se produce una proliferación celular (adenocarcinoma) de crecimiento plano en la submucosa de la boca, con poco relieve y que pasa desapercibido. 

Durante la Fase de Curación, que se desencadena después de la solución el conflicto, el adenocarcinoma que creció durante la Fase Activa es reducido por la acción de microbios especializados, frecuentemente hongos (candidiasis). Durante esta fase ocurre con frecuencia que, debido a la acción microbiana, la mucosa ectodérmica superficial (que está encima de la submucosa bucal) se destruye también debido a la presión mecánica que la inflamación de la submucosa en curación produce en dicha mucosa bucal superficial. Esto es lo que produce los típicos dolores de aftas. Esto es importante, porque a la Fase de Curación de las aftas como tal, se le añade una Fase de Curación de la mucosa ectodérmica superficial también, que fue lesionada no por un conflicto biológico, sino por una causa mecánica: el proceso inflamatorio curativo de la submucosa bucal.

En la medicina convencional, se establece que por lo general: "no es necesario un tratamiento, pues en la mayoría de los casos las aftas desaparecen por sí solas". Este mismo hecho se reconoce en la Nueva Medicina, con el añadido de que se sabe por qué desaparecen solas: porque se trata de una Fase de Curación de un conflicto que casi siempre ha durado poco tiempo. Cuando las aftas no desaparecen o son crónicas, entonces sabemos que el paciente recae y resuelve continuamente el conflicto, por lo que su curación no se completa nunca.

El tratamiento consiste en esperar que termine la Fase de Curación y propiciar que el paciente no recaiga en el conflicto. Esta es la terapia causal de las aftas. Cualquier otra terapia o medicamento empleado tiene por finalidad eliminar o atenuar malestares, dolores  o incomodidades, se trata simplemente de un tratamiento de los síntomas, que puede emplearse siempre que se actúe también a nivel causal.

Es este conocimiento sobre las causas de la enfermedad lo que permite a un practicante competente de la Nueva Medicina el poder propiciar la remisión de la enfermedad.

 

Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
Temas Recomendados:
Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Ojo Vista
Terapeutas Graduados, Certificados y Recomendados
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Clases Particulares Presenciales Cursos Seminarios Formacion Estudiar Ciudad Mexico Escuela Formacion Octubre Intensivo
Escuela de las Leyes Biológicas en Ciudad de México
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Articulos Pasadofuturo Andy
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Online Pasadofuturo.com Formacion Escuela Curso Seminario Clases Virtuales Internet
Escuela Virtual de las Leyes Biológicas por Internet
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico
Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Oido Humano Audicion
Todos los Detalles sobre el Oído Humano
Nuevo Novedades Pasadofuturo.com Temas Recomendados
Lo Más Visto en los Últimos 30 Días:
Pasadofuturo.com Mas Visto Paginas Visitadas Visitas
1
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
2
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Ectodermo Corteza Cerebral
3
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Descarga Gratuita Gratis Libros
4
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Mesodermo Nuevo Corteza Cerebral
5
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
6
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico

Visitas por Países
en este Momento



Pasadofuturo.com Facebook Siguenos Contacto

website security

SSL Sitio Seguro Pasadofuturo.com HTTPS Seguridad Internet

Páginas Vistas por Países

Free counters!

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Consultas

Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion

Suscribete Boletin Semanal Pasadofuturo.com Gratis Suscripcion Gratuita