Pasadofuturo.com Energia Piramidal Astrologia Nueva Medicina Germanica Leyes Biológicas Reencarnacion Vidas Pasadas Origen Humanidad Venta Piramides Energeticas
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
.
Dr Jesus Yeo Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas NMG Hamer Biodecodificacion Guadalajara Jalisco Mexico Consultas Medicas Salud
Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet
Skype Guadalajara Jalisco Mexico Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas 5LB NMG Consultas Gabriela Rebeca Macias Lira Asesoria Terapia

Nueva Medicina Germanica Hamer NMG 5 Leyes Biologicas 5LB Salud Pasadofuturo.com
Nueva Medicina Germanica Hamer NMG 5 Leyes Biologicas 5LB Salud Pasadofuturo.com

Entrevistas

Lista de entrevistas en esta página:

01. Ryke Geerd Hamer. Reflexiones sobre la Nueva Medicina.
02. Ryke Geerd Hamer. Entrevista realizada por Ana Pena (periodista). Colonia, Alemania, 5 de Mayo de 1996.
03. Ryke Geerd Hamer. Entrevista-debate con el decano de la Facultad de Medicina de Düsseldorf, profesor  Dr. Dr. P. Pfitzer.
04. Ryke Geerd Hamer. 10 preguntas sobre la Nueva Medicina. Toronto, 1999.
05. Madam Sixt. Una discípula del Dr. Hamer perseguida por practicar
La Nueva Medicina. Entrevista por Karina Malpica y Banijam.
06. Vicente Herrera Adell. El cáncer y la Psicobiología del Dr. Hamer. Entrevista realizada por Víctor Colomer, 01-10-1988.
07. Vicente Herrera Adell. El cáncer y las enfermedades mentales tienen un origen común. Entrevistado por José Antonio Campoy.
08. Fernando Callejón.
09. GNM. Entrevista con un experto y divulgador de los trabajos del Dr. Ryke Geerd Hamer. Realizada por el blog Zeteticismo.
10. Luis Felipe Espinosa del Valle. Realizada por Alicia Levy.
11. Pietat Rabat, el cáncer según Hamer. "Los colegios de médicos son la Inquisición del siglo XX".
12.
Segunda entrevista con el autor del blog: Nueva Medicina. Realizada por el blog Zeteticismo..
13. Entrevista a la doctora Ghislaine Lanctot por Laura Jimeno Muñoz de Discovery Salud.
14. Entrevista a Alejandro Gatti.

1. Reflexiones sobre la Nueva Medicina.
Entrevista al Doctor Ryke Geerd Hamer.

Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Doctor Hamer, ¿qué le indujo a interesarse en el cáncer, y a cuestionarse las relaciones de causalidad entre el alma y las enfermedades?

Hasta 1978 no me había ocupado especialmente de ello. Era internista, especialista en Medicina Interna, y llevaba trabajando 15 años en clínicas universitarias (C.H.U.). Dirigí cursos durante cinco años, enseñando a estudiantes. Era un internista normal, tenía en mi haber varios años de práctica médica... Todo eso hasta 1978.

Luego sucedió algo terrible. Un loco furioso disparó su fusil sin el menor motivo, contra mi hijo Dirk que dormía sobre un barco. Fue un golpe imprevisto que me pilló totalmente desprevenido. Un golpe contra el que me sentí impotente y sin capacidad de reacción. En la vida corriente, los sucesos y conflictos normales no ocasionan sobre nosotros un choque tan brutal. Siempre tenemos ocasión de prepararnos un poco ante ellos; son lo que denominaríamos los conflictos ordinarios que solemos tener. Por el contrario, a los conflictos ante los que no tenemos preparación, y que provocan una violenta perturbación psíquica, un choque, les llamamos conflictos biológicos.

Fue así como en 1978 caí enfermo a causa de un conflicto biológico, un conflicto de pérdida, desarrollando un cáncer testicular. En aquellos momentos, como todavía nunca había enfermado de nada grave, aquello me hizo reflexionar. Pensé que sin duda aquel cáncer testicular debía estar relacionado, de una u otra manera, con la muerte de mi hijo.

Tres años más tarde, en un clínica de cáncer ginecológico de la Universidad de Munich, en la que era jefe de servicio de medicina interna, tuve ocasión de investigar si en mis pacientes el mecanismo se había desarrollado exactamente de la misma forma que en mi, si también ellas habían sufrido un choque conflictual. Descubrí que efectivamente, en todas mis pacientes sin excepción, se había producido un tal suceso-choque, a partir del cual habían tenido las manos frías y experimentado pérdida de peso, insomnio, etc. De manera que, tirando del hilo, se podía remontar hasta el choque inicial a partir del cual el cáncer debió producirse.

Por entonces esta opinión era hasta tal punto contraria a las tesis oficiales de la medicina escolar. Tan pronto expuse estas ideas a mis colegas se me colocó ante la disyuntiva de abandonar mi trabajo de clínica o retractarme.

¡Parece algo propio de la Edad Media! ¿Cómo reaccionó usted ante esta situación?

Bueno, cuando se es Frison no se puede abjurar, ya que ante la falta de argumentos que me refutasen hubiese debido abjurar de mis convicciones íntimas. Por lo tanto me fui. El despido me produjo un conflicto biológico o más concretamente, una desvalorización violenta y brutal, lo recuerdo muy bien, ya que encontré monstruoso que se me pudiera echar de la clínica únicamente por haber realizado un descubrimiento científico fundamentado, nuevo e irrefutable. Además, nunca hubiese imaginado que eso fuese posible. Fue totalmente dramático, ya que hasta el último día pude examinar a mi paciente número 200, de manera que la Ley de Hierro del Cáncer casi vio la luz in extremis.

¿Podría explicarnos brevemente y de forma sencilla cuáles son los criterios esenciales de la Ley de Hierro del Cáncer?

La Ley de Hierro del Cáncer es una ley biológica. Conlleva tres criterios, el primero de los cuales se enuncia así:

Todo cáncer o enfermedad análoga al cáncer, se inicia con un DHS (Síndrome Dirk Hamer), con un choque angustiante, extremadamente brutal y dramático, experimentado en soledad, que se manifiesta casi simultáneamente a tres niveles: psíquico, cerebral y orgánico.

Es el DHS, Síndrome de Dirk Hamer. Le denominé así porque el choque provocado por la muerte de mi hijo Dirk fue el origen de mi cáncer testicular. Luego, este Síndrome Dirk Hamer se convirtió en el eje, la columna vertebral de toda la Nueva Medicina. Así pues, en cada caso de enfermedad debemos intentar reconstruir escrupulosamente el Síndrome Dirk Hamer, con todos sus agentes y consecuencias.

Debemos retroceder hasta la situación específica de aquel momento. Es sólo a partir de aquella situación que podremos comprender por qué el problema ha constituido para alguien un conflicto biológico. Por qué razón fue tan dramático. Por qué el afectado estaba tan solo en aquellos momentos. Por qué nadie había podido compartirlo con él, y por qué el problema provocaba en él un conflicto activo, que la persona en cuestión no podía escoger entre dos opciones que se le ofrecían o no tenía ninguna posibilidad de reaccionar ante el problema.

Un buen médico debe poder efectuar con igual eficiencia la identificación con un bebé (incluso un embrión), con un viejo, una jovencita o un animal, y ser capaz de trasladarse hasta la situación que originó el Síndrome Dirk Hamer. Ese es el único medio que tiene para poder distinguir entre un problema, de los que tenemos a centenares, y un conflicto biológico.

La Ley de Hierro del Cáncer tiene además otros dos criterios, ¿no es cierto?

Sí. El segundo criterio se enuncia así:

En el momento de producirse el Síndrome Dirk Hamer, la forma del conflicto determina la localización cerebral del Foco de Hamer, así como la localización en el órgano del cáncer o del equivalente del cáncer.

Los conflictos no existen por sí mismos, sino que cada conflicto tiene una forma muy determinada que se define en el mismo instante del Síndrome Dirk Hamer. La forma del conflicto se genera por vía asociativa, por coordinación instintiva de ideas que generalmente escapa al filtro de nuestra razón.

Por ejemplo, tomemos un conflicto típico de agua o de líquido: un camión cisterna pierde todo su contenido en un accidente de circulación o el coche de una cooperativa lechera vuelca y derrama en la calzada toda la leche. Se produce una asociación con el agua o líquido, y a partir de un conflicto biológico mentalmente relacionado con el agua, un conflicto de agua, un tipo específico de cáncer de riñón.

¡Eso significa que a cada forma de conflicto le corresponde un cáncer determinado, y un emplazamiento específico en el cerebro!

Sí, existe un relé específico a nivel cerebral. En nuestro ejemplo de cáncer de riñón por conflicto de agua o líquido, en el mismo segundo de producirse el Síndrome Dirk Hamer se produce un cortocircuito en una localización predeterminada del cerebro, que según los casos, corresponderá al riñón derecho o izquierdo. Este cortocircuito puede ser fotografiado con ayuda de los escaners cerebrales. La zona cerebral toma el aspecto de círculos concéntricos, como en una diana o un estanque al que se ha arrojado una piedra.

Hasta ahora, este fenómeno ha sido siempre mal interpretado por los radiólogos, que lo diagnosticaban como fenómeno de origen artificial ocasionado por el propio aparato. La localización cerebral que presenta este tipo de alteración se denomina Foco de Hamer. No fui yo quien le dio tal nombre, sino mis detractores, haciendo burla de esos "cómicos Focos de Hamer" en las localizaciones descubiertas por mí.

¿Cómo se enuncia el tercer criterio de la Ley de Hierro del Cáncer?

A la evolución del conflicto le corresponde una evolución determinada del Foco de Hamer en el cerebro, y una evolución específica de un cáncer o de una enfermedad equivalente al cáncer en un órgano. Se puede resumir así:

El conflicto biológico tiene un triple impacto, casi simultáneo, a tres niveles: psíquico, cerebral y orgánico.

Es fácil de concebir y además se puede hacer la comprobación en el primer caso que se nos presente: la evolución del conflicto, y llegado el caso, de la enfermedad, es sincrónico en los tres niveles. En la medida en que el conflicto puede resolverse, constatamos que los cambios debidos a esta solución se producen sincrónicamente, en forma paralela en los tres niveles.

Se trata de la acción de un sistema predeterminado, en el sentido estrictamente científico, de manera que si se conoce uno de los niveles se pueden deducir limpiamente los otros dos. En último extremo tenemos un único organismo que podemos concebir a tres niveles, pero que de hecho es uno solo.

He aquí un pequeño ejemplo. En mayo de 1991, tras una conferencia en Austria, cerca de Viena, un médico me presentó el escáner cerebral de uno de sus pacientes, rogándome que explicase a sus veinte colegas presentes, la mayoría radiólogos y especialistas de escaners cerebrales, lo que yo podía deducir a nivel orgánico, y correlativamente a nivel psíquico. La información de que disponía era tan solo de uno de los tres niveles: el cerebral.

A partir del escáner cerebral diagnostiqué un carcinoma vesical en inicio de sangrado y en Fase de Curación; un antiguo carcinoma prostático; una diabetes; un antiguo carcinoma bronquial y una parálisis sensorial de una zona determinada del cuerpo, informando a la vez de los correspondientes conflictos. Ante lo cual, el médico se levantó y afirmó ante todos sus colegas: "¡mi más sincera felicitación, Doctor Hamer! Los cinco diagnósticos son cinco aciertos. Es exactamente lo que tiene el paciente y lo que ha tenido. ¡Es fantástico!"

Uno de los radiólogos presentes comentó entonces: "a partir de hoy me he convencido de lo bien fundamentado de su método. En efecto, ¿cómo podría adivinar un carcinoma de la vejiga en inicio de sangrado? Yo mismo no había hallado nada remarcable en el escáner cerebral, pero ahora que nos ha mostrado los relés estoy dispuesto a ratificar seguidamente su diagnóstico."

Detengámonos un instante en el plano psíquico. ¿Cómo detectar que he sufrido un choque de este tipo, que desencadena a continuación la correspondiente enfermedad cancerosa? ¿Cómo se reconoce?

Hay criterios precisos que hacen que se distinga con facilidad de los problemas y conflictos normales con que nos enfrentamos cotidianamente.

Tras un Síndrome Dirk Hamer, el paciente se halla en un estado duradero de simpaticotonía, de estrés permanente, con pies y manos completamente fríos, sin apetito, adelgazando, sin poder dormir por la noche, sin poder pensar en otra cosa que en su conflicto, de día como de noche. Este estado sólo cambia cuando el paciente ha resuelto su conflicto.

Así pues, y a diferencia de los conflictos y problemas normales, vemos que los pacientes que sufren estos conflictos biológicos mantienen un estrés permanente que presenta síntomas muy determinados, con lo que además del desarrollo del cáncer y del foco localizado en el cerebro, visible desde el primer momento, el paciente manifiesta síntomas psíquicos muy conocidos y definidos que no pueden pasar desapercibidos.

¿Qué sucede exactamente cuando se resuelve uno de estos conflictos biológicos?

Volvemos a ver síntomas muy manifiestos en el plano psíquico, cerebral y orgánico. En el plano psíquico, y a nivel vegetativo, vemos que el paciente deja repentinamente de reflexionar día y noche sobre su conflicto, recupera su ritmo normal de sueño y gana otra vez los kilos que había perdido en el transcurso de la Fase Simpaticotónica de conflicto activo. En contraposición, se siente decaído y fatigado, por lo que en ocasiones debe permanecer acostado.

Esto, lejos de ser el principio del fin, es un síntoma muy positivo. La duración de la Fase de Curación es variable, ya que está en función del conflicto que la ha precedido y en general el paciente tarda en recuperarse tanto tiempo como ha durado el conflicto. En el punto culminante de la Fase de Curación, en el curso de la cual el cuerpo ha almacenado mucha agua, asistimos a una Crisis Epiléptica o Epileptoide, que se manifiesta, según cada enfermedad, a través de diversos síntomas. Tras esta crisis el cuerpo elimina de nuevo el agua de los edemas y regresa lentamente a la normalidad. De igual manera, el paciente se da cuenta de que va recuperando lentamente las fuerzas.

En el curso de la Fase de Curación vemos paralelamente en el plano cerebral que el Foco de Hamer, que durante la Fase Activa del conflicto mantenía la configuración de una diana, se edematiza, se impregna de una sustancia colorante, y que los anillos visibles por escáner van desapareciendo, se difuminan, al tiempo que el relé cerebral se tumefacta por completo.

La Crisis Epileptoide mencionada anteriormente, y que de hecho es desencadenada por el cerebro, marca también allí el punto culminante del edema, el punto de reflexión y de retorno a la normalidad. En el transcurso de la segunda mitad de la Fase de Curación empieza a confluir en el cerebro el tejido conjuntivo cerebral inofensivo, denominado neuroglía, con el objetivo de reparar el Foco de Hamer. Este tejido conjuntivo, totalmente inofensivo y que en el escáner cerebral podemos colorear de blanco con un producto de contraste yodífero, ha sido a menudo y de forma errónea tomado por un tumor cerebral y extirpado por pura tontería. En efecto, dado que tras el nacimiento del ser humano las células cerebrales no pueden reproducirse a sí mismas, es imposible que existan auténticos tumores cerebrales.

En el plano orgánico vemos ahora lo que hasta aquí era considerado como más importante: que el cáncer no progresa, que a partir de la solución del conflicto, que nosotros llamamos Conflictolisis, el cáncer se detiene y deja de proliferar.

Este es un descubrimiento extremadamente importante, que programa de antemano la terapéutica del cáncer. También sobre el plano orgánico vemos igualmente procesos de reparación muy determinados que desde ahora examinaremos con más precisión. La Crisis Epileptoide se manifiesta también a nivel orgánico, al mismo tiempo que los fenómenos correspondientes lo hacen en los otros dos niveles.

¿Podría describirnos qué es realmente una Crisis Epiléptica?

La crisis Epiléptica es un proceso que ha ejercitado la naturaleza desde hace millones de años. Se desarrolla simultáneamente a tres niveles. El sentido y objetivo de esta crisis, que sobreviene en el punto culminante de la Fase de Curación, es el de retorno a la normalidad. Es lo que habitualmente denominamos un ataque de rampa, con rampas musculares que son una forma específica de Crisis Epilépticas, la que se desencadena tras la solución de un conflicto de motricidad.

Pero las Crisis Epileptoides, parecidas a las Crisis Epilépticas, se producen en principio en todo tipo de enfermedades, si bien con diferencias según sean éstas. Para este importante fenómeno la naturaleza ha inventado, por así decir, un truco. En el punto medio de la Fase de Curación el paciente experimenta una recaída fisiológica de su conflicto. Cada paciente revive brevemente su conflicto, lo que por momentos le coloca en una fase de estrés: presenta manos frías, sudor frío generalizado y revive brevemente todos los síntomas de la actividad conflictual. El objetivo de todo ello es presionar y expulsar el edema cerebral para que el paciente pueda regresar a la normalidad. Una vez que la Crisis Epiléptica ha terminado, el paciente vuelve a aumentar la temperatura corporal. Tras ello se sucede una pequeña fase de pérdida de orina.

Tras la Crisis Epiléptica el paciente se encamina de lleno a la normalización, lo que significa que una vez superada la crisis ya no volverá a producirse nada que pueda asustar o que sea grave. Hacia el final de la Fase de Curación se produce una gran fase de pérdida de flujo urinario, en el transcurso de la cual el cuerpo elimina completamente el resto de los edemas.

El momento de peligro se sitúa inmediatamente al final de la Crisis Epiléptica o Epileptoide, ya que es entonces cuando se descubre si ésta ha sido o no suficiente para eliminar el vapor. La Crisis Epiléptica más conocida es el infarto de miocardio, y en la lista de Crisis Epileptoides figuran preferentemente la embolia pulmonar, la crisis hepática o la supuesta crisis neumónica. Para que en este retorno a la normalidad el cuerpo venza en los casos graves, cuando el conflicto ha durado mucho tiempo, le ayudamos con una fuerte inyección de cortisona. En los casos muy graves se puede ya administrar la cortisona de antemano.

¿Podría citarnos, como ejemplo, algunos conflictos típicos? Y lo que también sería interesante, ¿por qué se les denomina conflictos biológicos?

Les llamamos conflictos biológicos porque se explican desde un punto de vista ontogenético. Se presentan de manera analógica tanto en el hombre como en el animal, y evolucionan igualmente de forma análoga en ambos. No tienen nada que ver con los problemas y conflictos con que nos enfrentamos habitualmente (los conflictos psico-intelectuales). Son conflictos de una calidad fundamentalmente diferentes, casos de perturbación, por así decir, previstos por la naturaleza en el programa arcaico de comportamiento grabado en nuestro cerebro.

Imaginamos que lo pensamos, pero en realidad el conflicto estalló ya en el intervalo de segundos por vía asociativa, antes incluso de que hubiésemos empezado el acto de pensar. Por ejemplo, cuando un lobo arrebata a la madre su pequeña oveja, la madre desarrolla un conflicto madre-hijo tal como lo hace la madre humana. La madre oveja producirá un cáncer de mama en el mismo lado que la madre humana desarrolla el suyo, según sea diestra o zurda. El relé cerebral se halla en la misma localización en que en la madre humana se ubica el relé del comportamiento madre-hijo, y en caso de perturbación, el Foco de Hamer correspondiente al conflicto madre-hijo o al conflicto de nido. Es la misma localización donde en la tetilla del niño pequeño se localiza el relé para las relaciones niño-madre.

Todos nuestros conflictos biológicos pueden ser clasificados ontogenéticamente. Ontogenéticamente nosotros sabemos cuándo (en qué etapa de la evolución de las especies) los comportamientos específicos han sido desarrollados y registrados, de forma que no sólo existen correlaciones entre órganos y zonas cerebrales, sino también conflictos íntimamente ligados ontogenéticamente.

Una vez más, todas las perturbaciones psíquicas relacionadas tienen relés vecinos en el cerebro, y ontogenéticamente hablando, son también vecinas a nivel orgánico, de manera que presentan la misma formación celular histológica. Es aprendiendo a considerar nuestro organismo desde un punto de vista ontogenético que descubrimos la prodigiosa organización de la naturaleza.

¿Podría darnos algunos ejemplos tomados de nuestra vida cotidiana?

Sí, tomemos por ejemplo el caso de una madre que lleva a su hijo cogido de la mano mientras está hablando con una vecina en la acera. De repente, el niño se suelta de la mano de la madre y se lanza a la calle. Chirrido de neumáticos, un vehículo que frena bruscamente... y el niño que sale por los aires o es atropellado. La madre no estaba preparada para un tal suceso y la ha pillado totalmente desprevenida. Se ha quedado helada de espanto. El niño es conducido al hospital, en el que permanece quizá durante días enteros entre la vida y la muerte. Su madre tiene las manos heladas, no puede dormir, ha perdido el apetito y se halla en estado de estrés permanente. Desde el momento mismo del accidente empieza a desarrollarse en su pecho izquierdo (o en su pecho derecho, si es diestra), un nódulo. Ha sufrido un conflicto típico madre-hijo, con configuración en forma de diana en el Cerebelo derecho. Cuando la madre recibe el alta de los médicos para llevar a su hijo a su casa, y éstos le dicen: "ha tenido suerte, ha salido bien de esto, no le quedarán secuelas", desde ese mismo momento su conflicto entra en Fase de Curación. Se ha solucionado el conflicto y a partir de entonces la madre vuelve a tener las manos calientes, puede volver a dormir de nuevo, recupera peso y tiene otra vez apetito. He aquí una evolución típica del conflicto, que es casi idéntica tanto en el hombre como en el animal.

Otro ejemplo puede ser el de una mujer que sorprende a su marido en la cama con su mejor amiga. La mujer desarrolla una conflicto de frustración sexual, que en el lenguaje biológico es un conflicto de "ser privado de unión carnal con", y en el plano orgánico se traduce en un carcinoma de cuello de útero.

Sin embargo, y ante la misma situación, no todo el mundo reacciona obligatoriamente de igual manera, ni tiene como resultado obligado el mismo conflicto. Si la mujer no amaba ya al marido y desde hacía tiempo pensaba en el divorcio no siente esta sorpresa de delito flagrante como un conflicto sexual, sino a lo sumo como un conflicto humano de falta de solidaridad con la familia. Éste sería un conflicto de pareja y provocaría un cáncer de mama del seno derecho, si la mujer es diestra.

Desde el punto de vista psíquico, el mismo suceso aconteciendo en un contexto psíquico diferente, sólo es en apariencia el mismo suceso, ya que en realidad se trata de algo totalmente diferente. El determinante no es lo que sucede, sino cómo lo encaja psíquicamente el paciente en el momento del Síndrome Dirk Hamer. En este caso, el mismo acontecimiento podría desencadenar un conflicto de miedo-disgusto, con hipoglucemia (disminución en sangre del nivel de glucosa) si la mujer hubiera sorprendido a su marido en una escena desagradable, con una prostituta. O bien, el mismo acontecimiento podría desencadenar una desvalorización, con o sin conflicto sexual, si la mujer hubiese sorprendido a su marido con una chica veinte años más joven que ella. Entonces se hubiera dicho: "evidentemente no puedo competir, yo no puedo ofrecerle eso". En una tal situación, la zona del cuerpo afectada sería el sistema esquelético (la pelvis púbica), donde se produciría osteolisis, descalcificaciones como signo de la desvalorización sexual.

Es preciso saber todo esto para descubrir lo que el paciente tenía en su cabeza en el momento del Síndrome Dirk Hamer, ya que es en ese preciso instante cuando se pone a rodar sobre el raíl de la enfermedad. Este raíl es una imagen en extremo importante, porque todas las recaídas y retrocesos que eventualmente se producirán a continuación seguirán de nuevo el trazado inicial del raíl. Podemos hablar por eso de una verdadera alergia al conflicto.

Doctor Hamer, ¿se pueden tratar ya pacientes a partir de la Ley de Hierro del Cáncer?

En principio sí, pero la Ley de Hierro del Cáncer es tan solo la primera ley biológica de la Nueva Medicina. En total hay cuatro leyes biológicas que he descubierto empíricamente, que se fundamentan en la observación de 15,000 casos parecidos y documentados hasta el momento. Si se quiere trabajar concienzudamente debería verificarse cada caso en función de las Cuatro Leyes Biológicas.

Veámoslas una por una. ¿Cuál es el enunciado de la Segunda Ley Biológica descubierta por usted?

La Segunda Ley Biológica de la Nueva Medicina es la Ley de las Dos Fases de las Enfermedades.

¿De todas las enfermedades?... ¿No únicamente del cáncer?

Sí, todas las enfermedades del conjunto de la medicina tienen dos fases. Antiguamente, al ignorar este contexto se habían listado a grosso modo hasta un millar de enfermedades.

La mitad eran enfermedades frías, que el paciente presentaba los vasos sanguíneos de la piel contraídos, estaba pálido y mostraba pérdida de peso. El resto de enfermedades eran calientes y cursaban con fiebre, dilatación de vasos sanguíneos, buen apetito pero mucho cansancio. Todas estas supuestas enfermedades eran consideradas como afecciones autónomas. Hoy en día sabemos que todo esto era un error. En todos los casos se trataba tan solo de enfermedades a medias, de forma que actualmente lo que conocemos por encima son 500 enfermedades que presentan dos fases:

- La primera fase es siempre la Fase Fría del conflicto activo, la fase de estrés simpaticotónico.
- La segunda fase, que implica una solución del conflicto, es siempre una Fase Caliente, de resolución del conflicto, una Fase Vagotónica de curación.

En el cerebro, los Focos de Hamer de las dos fases se sitúan en la misma posición, pudiendo incluso afirmarse que es el mismo Foco de Hamer. Durante la Fase Activa del conflicto los círculos concéntricos en forma de diana aparecen claramente delimitados. En la Fase de Curación estos círculos se difuminan en edemas. Vemos con estos ejemplos que estas leyes biológicas (hablaremos conjuntamente de las dos restantes) son válidas para el conjunto de la medicina y no únicamente para el cáncer.

El viejo ciervo expulsado de su territorio por el ciervo joven está también en un estado permanente de estrés, y desarrolla un conflicto biológico, un conflicto de territorio, un poco por encima de la oreja derecha. El ciervo se comporta como un condenado, sueña tan solo con recuperar su territorio. No come, no duerme y adelgaza porque se halla en un estado de continuo estrés. Sufre dolores punzantes en el corazón, angina de pecho, pequeñas úlceras en las arterias coronarias a nivel orgánico. Y regresa a la normalidad una vez que consigue (justamente porque vuelve a la normalidad) expulsar al rival intruso reconquistando el territorio. A partir de ese momento entra en la Fase de Vagotonía permanente y vuelve a comer de nuevo con normalidad, se siente invadido por un gran cansancio, engorda y recalienta sus extremidades. En la cima de la Fase de Curación sufre un infarto de miocardio como Crisis Epileptoide. Si consigue superarlo puede recuperar la posesión de su territorio.

En el reino animal las cosas suceden de forma similar como en el hombre. En el hombre su territorio será quizá su granja, su familia o su empleo, puesto que el hombre tiene muchos más territorios parciales. Incluso un automóvil puede ser un territorio. En el hombre no se produce infarto a menos que el conflicto haya durado entre 3 y 4 meses. Si el conflicto ha durado más de un año, y si no se ha detectado su pase a la Fase de Curación vagotónica, puede convertirse en mortal. Un escáner cerebral permite hacer un rápido diagnóstico. Resulta sorprendente que los médicos no hayan descubierto desde hace tiempo este carácter bifásico de todas las enfermedades, siendo algo tan generalizado.

El motivo resulta tan fácil de ver ahora como difícil lo era antiguamente: se trata simplemente de que tan solo una parte de los conflictos pueden solucionarse. Si el conflicto no puede ser solucionado la enfermedad se mantiene en una única fase, el individuo permanece en su actividad conflictual. Cada vez adelgaza más y más y acaba por morir de extenuación o de caquexia. La Ley del Carácter Bifásico de las Enfermedades vale sólo, rigurosamente hablando, en aquellos casos en que el individuo puede hallar la solución a su conflicto. Sin embargo, esta ley es facultativamente válida para toda enfermedad y todo conflicto, dado que en principio, todo conflicto puede ser solucionado de una u otra forma.

Doctor Hamer, ¿cuál es la tercera de las Leyes Biológicas descubiertas por usted?

La 3ra Ley es el Sistema Ontogenético de los Tumores y Equivalentes del Cáncer.

¿Qué significa "ontogenético"?

En este contexto, el término ontogenético significa que en medicina se pueden explicar todas las enfermedades haciéndolas remontar a la evolución de las especies.

¿Cómo realizó este descubrimiento?

Cuando descubrí el Sistema Ontogenético de los Tumores y Equivalentes llevaba ya observados un gran número de casos, más o menos 10,000. Trabajé como debería hacerlo todo científico consciente, de forma puramente empírica. Documenté sistemáticamente todos los casos; coleccioné los escaners cerebrales y los resultados histológicos, luego los reagrupé y comparé, comprobando que se desprendía de ello un resultado impactante que hasta entonces se hubiese creído imposible: ¡existe un sistema!

Muchos pacientes desarrollaban durante la Fase Activa un tumor compacto, una proliferación celular. Otros, en cambio, desarrollaban algo durante la Fase Vagotónica, tras la Conflictolisis, y difícilmente podía tratarse de lo mismo. Existían dos clases de proliferación celular: una especie de proliferación celular en la Fase Simpaticotónica de actividad conflictual, y otra especie de proliferación celular en la Fase de Curación de aquellas enfermedades que durante la Fase Activa habían cursado con reducción celular (agujeros, necrosis, úlceras).

Estas enfermedades presentaban proliferación celular en su Fase de Curación, con lo que empecé a comparar incansablemente estos diversos fenómenos. A fuerza de comparar, acabé por descubrir el sistema de funcionamiento. Constaté, que los tumores que se formaban durante la Fase Activa por proliferación celular tenían siempre sus relés cercanos uno de otro en el cerebro, concretamente en el Tronco Cerebral y Cerebelo.

Estas dos partes del cerebro constituyen en su conjunto lo que denominamos el Cerebro Antiguo. Todas las enfermedades cancerosas que manifestaban una proliferación celular en el transcurso de la Fase Activa tenían sus relés (el punto desde donde eran dirigidas) en el Cerebro Antiguo.

Todos los supuestos tumores, que no son en el fondo más que una forma de curar exuberante y excedentaria, eran durante la Fase Activa del conflicto: agujeros, úlceras o necrosis, con relés cerebrales siempre localizados en el cerebro propiamente dicho.

El descubrimiento de estas correlaciones sistemáticas marcó en 1987 el nacimiento del Sistema Ontogenético de los Tumores y Equivalentes del Cáncer, que tras la Ley de Hierro del Cáncer y la Ley Bifásica de las Enfermedades, constituye la primera clasificación sistemática del conjunto de la medicina.

En este contexto el término ontogenético significa que ni la localización del Foco de Hamer en el cerebro, ni el tipo de los tumores o de necrosis (su formación histológica) son casualidad. Por el contrario, todo está programado de forma muy lógica e inteligible por la historia de las transformaciones ocurridas en el individuo desde la fecundación hasta su perfecta constitución: la ontogénesis.

Se dice que la ontogenia es la recapitulación de la filogenia. Eso significa que la evolución de las diferentes especies hasta llegar al hombre queda resumida durante la Fase Embrional e infantil. En el desarrollo embrionario sabemos que existen tres hojas embrionarias diferentes, que se forman desde el preciso instante del desarrollo del embrión y de las que derivan todos los órganos:

- La capa embrionaria interna o Endodermo.
- La capa embrionaria media o Mesodermo.
- La capa embrionaria externa o Ectodermo.

Cada célula, cada órgano del cuerpo, está ligado a una de estas hojas. Las células y los órganos que se han desarrollado a partir de la hoja embrionaria interna (Endodermo) tienen sus relés (sus bases de control) en el Tronco Cerebral, la parte más antigua del cerebro. En caso de desarrollo de cáncer, los órganos derivados de esta hoja embrionaria presentan tumores compactos del tipo adenocito.

Todas las células y órganos que se han desarrollado a partir de la hoja embrionaria externa (Ectodermo) tienen su relé de control en el Córtex Cerebral o Telencéfalo, la parte más nueva de nuestro cerebro. En caso de cáncer, todos ellos muestran reducción celular en forma de úlceras o de pérdidas funcionales a nivel orgánico, por ejemplo: una diabetes o una parálisis.

Por lo que respecta a la hoja embrionaria media, distinguimos un grupo más antiguo y un grupo más reciente. Las células y órganos que pertenecen al grupo más antiguo de la capa embrionaria media tienen su relé en el Cerebelo, forman parte del Cerebro Antiguo, y consecuentemente en caso de cáncer, desarrollarán tumores compactos en su Fase Activa, más concretamente del tipo adenocito.

Las células y órganos que forman parte de la capa embrionaria media más nueva tienen sus puntos de control en la Médula Cerebral, y en caso de cáncer, en la Fase Activa de conflicto presentan necrosis, maceraciones óseas o incluso reducción celular. Por ejemplo: las caries dentales, agujeros en el bazo, riñones u ovarios, que se denominan respectivamente: osteolisis ósea, necrosis del bazo, riñones u ovarios.

Todo esto muestra que el cáncer no es el hecho absurdo de unas células que proliferan al azar, sino un fenómeno completamente comprensible y ya previsible, que sigue unas directrices muy precisas según sus datos ontogenéticos.

Si he comprendido bien, no todas las proliferaciones celulares son idénticas. Para tener una visión de conjunto más clara, ¿podría usted ejemplarizarnos estos diversos crecimientos a través de algunas enfermedades?

Sí, y ésta es la verdadera razón de que hasta ahora no se haya podido encontrar todavía una explicación sistemática a la génesis del cáncer: sencillamente se desconocía su sistema de funcionamiento.

Según las concepciones de la medicina oficial, a la que se denomina medicina académica, pero que yo he rebautizado como medicina de escolares, se realizaban clasificaciones que no tenían absolutamente nada de sistemáticas. Se diagnosticaba un cáncer cuando unas células manifestaban un crecimiento excesivo. Sin embargo, tal como podemos ver actualmente, las células pueden presentar un crecimiento excesivo durante el transcurso de fases completamente diferentes. Vemos así que hay células que pueden proliferar durante la Fase Activa y células que pueden manifestar un crecimiento excesivo durante el transcurso de la Fase de Curación..

Tomemos por ejemplo, un paciente que presenta un conflicto de indigestión, del cual hasta el momento había ya tragado una parte pero que no puede digerir por completo. Compró una casa y de repente se da cuenta que el contrato de compra no es válido, que se ha dejado engañar y que pierde la casa. Puede, por ejemplo, desarrollar un carcinoma de estómago, una enorme proliferación celular en el estómago, que es lo que llamamos adenocarcinoma de estómago con crecimiento en forma de coliflor. Desarrolla este carcinoma durante el transcurso de la Fase Activa del conflicto y su foco correspondiente está localizado en el Cerebro Antiguo, al lado derecho del Tronco Cerebral, en lo que denominamos puente.

Otro ejemplo: un paciente tiene un conflicto de agua, un conflicto a propósito de un líquido, agua o cualquier cosa similar. Por ejemplo, un joven que está nadando en el Mediterráneo, está exhausto y va a ahogarse, pero en el último segundo es salvado y reanimado. A partir de ese momento sueña durante meses que se ahoga y decide firmemente no volver a meterse en el agua. Durante este tiempo desarrolla un cáncer necrótico del parénquima renal, en el tejido esponjoso del riñón se produce una reducción celular con necrosis, hasta que finalmente todo el tejido renal queda agotado y el riñón queda fuera de funcionamiento. Años más tarde el conflicto se resuelve finalmente, porque la hija pequeña del paciente deseaba patalear en el agua, y el paciente decide por primera vez ir a pasar sus vacaciones en el mar. Durante la Fase de Curación se forma un grueso quiste renal o proliferación celular que se solidifica y endurece por medio de una especie de tejido conjuntivo y cuya finalidad final es la de reconvertirse en tejido renal y eliminar la orina.

En general nos llegamos a preguntar: ¿cuál era el origen, la finalidad y razón de ser de los tumores? o quizá incluso: ¿cuál es su sentido actual? Los cánceres y tumores no estaban desprovistos de significado, de finalidad, sino que por el contrario eran algo muy juicioso.

Tomemos por ejemplo, el bocado que ya está en el estómago y que por tanto se ha tragado, pero que no puede ser digerido porque es demasiado grande. Para solucionar esta situación el organismo desarrolla una enorme tumor. Pero este tumor no es algo absurdo, insensato, se trata de células digestivas, células intestinales que producen enormes cantidades de jugo digestivo, y que convierten al bocado tragado en algo digerible, de manera que en el reino animal este trozo pueda ser digerido y proseguir su curso. De igual manera hemos visto que en el origen de los quistes existía la finalidad de construir de nuevo un gran trozo de riñón, capaz de eliminar la orina.

He aquí el significado de los diversos tumores de crecimiento celular que antiguamente no éramos capaces de discernir, pero que en la actualidad podemos ya diferenciar y especificar en su triple plano: cerebral, histológico y conflictual. Todas estas correlaciones se resumen en el Sistema Ontogenético de Tumores y Equivalentes del Cáncer, ya que todas las enfermedades que conocemos en medicina se desarrollan de conformidad a estas Cuatro Leyes biológicas, responden a ellas punto por punto y verifican notablemente el Sistema Ontogenético de Tumores y Equivalentes del C áncer.

A nivel psíquico y cerebral, todos los síntomas en una misma fase son idénticos, sólo se diferencian a nivel del órgano. En este nivel cada órgano con relé de control en el cerebro antiguo provoca proliferación celular en la Fase Activa, mientras que los órganos dirigidos por el Telencéfalo presentan en su Fase Activa de conflicto: agujeros, necrosis, úlceras, reducciones celulares.

Durante la Fase de Curación todo ocurre a la inversa: los órganos dirigidos por el Cerebro Antiguo reducen sus tumores con la ayuda de microbios especializados, en tanto que durante esa misma Fase de Curación los agujeros y úlceras de los órganos gobernados por el Telencéfalo son rellenados de nuevo con ayuda de virus y bacterias, acrecentándose el volumen de la zona afectada por medio de una tumefacción.

¡He aquí la Cuarta Ley!

En efecto, el Sistema Ontogenético de los Microbios.

En este contexto se oye hablar mucho del sistema inmunitario. Díganos Doctor Hamer, ¿cuál es el papel que juegan los microbios en su sistema?

Hasta ahora concebíamos sólo a los microbios bajo la óptica de las enfermedades infecciosas, de las cuales se les hacía responsables. Esta manera de ver las cosas parecía evidente, ya que en todas las enfermedades infecciosas se encontraban siempre microbios. Pues bien, eso no es cierto, de la misma manera que el sistema inmunitario global no es más que un espejismo, construido a base de hipótesis. En las enfermedades consideradas infecciosas habíamos olvidado o negligido su primera fase.

Estas enfermedades, supuestamente infecciosas, estaban siempre precedidas por una Fase Activa y es únicamente una vez que se ha resuelto el conflicto cuando los microbios pueden entrar en acción. Y, por supuesto, están activados y dirigidos por nuestro cerebro. Lejos de ser nuestros enemigos, son auxiliares nuestros en el sentido de que se llevan los escombros de las secuelas del cáncer una vez que el tumor, tras haber cumplido su misión, deja de ser útil. O bien son las bacterias y los virus los que ayudan rellenando agujeros y reparando los desperfectos ocasionados por las necrosis y las destrucciones tisulares del otro grupo, el grupo gobernado por el Telencéfalo. Son de principio a fin, nuestros fieles ayudantes, nuestros trabajadores despreciados. La idea que se tenía del sistema inmunitario, de un ejército luchando contra la invasión de los villanos microbios, es absolutamente falsa.

En este contexto nos viene al pensamiento la tuberculosis. Concretamente, la tuberculosis pulmonar. ¿Qué era lo que tenían las personas que hace apenas medio siglo hacían curas de salud para curar su tuberculosis pulmonar?

Dejando aparte la tuberculosis pleural, y limitándonos a la tuberculosis pulmonar propiamente dicha, podemos afirmar que ésta es de hecho la Fase de Curación tras un cáncer preliminar de manchas redondas en el pulmón. Este cáncer de manchas redondas en el pulmón tiene siempre como conflicto el miedo a morir y está siempre gobernado por el Tronco Cerebral.

En consecuencia, durante la Fase Activa del conflicto aumenta de tamaño, en tanto que durante la Fase de Curación se reduce gracias a las micobacterias (bacterias de la tuberculosis) en la medida en la que éstas se encuentran presentes, caseificadas y expectoradas a menudo en esputos sangrientos y dejando tras de sí cavernas que aportan al pulmón una capacidad respiratoria sensiblemente superior a la que tenía anteriormente, mientras estaba atestado de cánceres compactos bajo la forma de manchas redondas.

Por ello mismo, si durante la Fase de Curación faltan las micobacterias de la tuberculosis, las manchas redondas permanecen. Hoy en día todavía tenemos la posibilidad de ver a menudo, tras varios decenios, esas viejas manchas redondas en el pulmón, sin capacidad ya de crecimiento pero que no han sido desactivadas. En su lugar, y en los tiempos en las que las micobacterias de la tuberculosis estaban omnipresentes, veíamos cavernas, manchas redondas vaciadas.

Doctor Hamer, ahora podríamos enfocar la terapia práctica de los conflictos. ¿Es, en principio, una terapia que se desarrolle por la vía del diálogo?

Únicamente hablando, no. No tenemos necesidad de esta terapia de diálogo tal y como antiguamente era utilizada por la psicoterapia, en la que se debía hablar conjuntamente de no importa qué problema. Se debe hablar, pero lo mejor es remitirnos de nuevo al reino animal. El animal no puede sobrevivir, no puede resolver su conflicto, si no es con una solución real. El ciervo, por ejemplo, sólo sobrevivirá si reconquista su territorio. La madre, a quién el predador arrebata el hijo, sólo sobrevivirá si ella le obliga a soltar a su cachorro, persiguiéndole o bien (eso es algo que la naturaleza ha previsto) si la madre vuelve rápidamente a quedar preñada. Entonces el conflicto queda realmente resuelto.

A decir verdad, así es como deberíamos proceder también nosotros en nuestras relaciones humanas, intentando encontrar desde el principio una solución real al conflicto, resolviéndolo en forma práctica. El ciervo necesita recuperar su territorio o bien conquistar otro. La solución práctica es la mejor y más duradera: es la solución definitiva.

Sólo cuando esta solución se muestra impracticable podemos intentar una terapéutica a través del diálogo, para tener una solución de recambio como vía de salida, como escapatoria. Aquí es preciso que puntualicemos también que la terapia aplicada hasta ahora en todas las dificultades psíquicas ha sido la de calmar, desconectar, tomar tranquilizantes, siendo lo más importante calmarse.

En realidad, si la naturaleza ha programado un estrés no es sin razón, puesto que es sólo bajo estrés que el individuo puede resolver el conflicto. Para encontrar una solución real, lejos de suprimir el estrés, es necesario por el contrario acentuarlo todavía más para poner al individuo en disposición de resolverlo. Si se administrasen tranquilizantes al ciervo, jamás podría recuperar su territorio, ya que su actividad quedaría paralizada. Se puede ver que en Psiquiatría, administrando tranquilizantes (productos químicos) para calmar a los pacientes, lo único que se consigue es cultivar enfermedades crónicas, ya que a estos pacientes, privados de sus propios medios naturales para resolver conflictos, no les queda "viento en las velas". De esta manera estos infelices no podrán jamas resolver sus problemas, y a menudo quedan condenados a pasar su vida entera tras los barrotes de la Psiquiatría.

Doctor Hamer, ¿cómo concebir, de forma concreta, una terapéutica basada en las Cuatro Leyes Biológicas descubiertas por usted?

Debemos asimilar que el paciente tiene esos tres niveles imaginarios: el plano psíquico, el cerebral y el orgánico, aunque el conjunto de los tres constituye un único organismo. La terapia debe desarrollarse a esos tres niveles imaginarios o extenderse a ellos.

Debemos verificar si el paciente es diestro o zurdo, a fin de averiguar cuál es su hemisferio cerebral predominante y del cual se sirve fundamentalmente.

Además, es importante constatar su situación hormonal actual, precisar si, por ejemplo, una paciente se encuentra en fase de madurez sexual, si está encinta o si toma la píldora (que bloquea la producción hormonal). Lo mismo es aplicable, con los oportunos cambios, al hombre. Debido a modificaciones hormonales, puede que la predominancia hemisférica cambie de lado, puesto que una mujer que toma la píldora reacciona normalmente con un conflicto de territorio masculino si su pareja la deja o abandona el hogar.

No basta con encontrar el conflicto en el plano psíquico, debemos también poder localizarlo con exactitud en el cerebro, en función de la fase conflictual que encontremos en el momento de la anamnesis y examen del paciente.

Es preciso que este conflicto, esta enfermedad cancerosa en el órgano, se corresponda siempre sin ambigüedad con el Foco de Hamer cerebral. A cada localización determinada en el cerebro le corresponda siempre una enfermedad cancerosa en un órgano también determinado del cuerpo y viceversa.

Hemos dicho ya que el conflicto debe quedar resuelto a partir del psiquismo, y que lo mejor es encontrar la solución real, porque la base del conflicto es un problema real. Siempre que sea posible, es preciso que el hijo enfermo de la madre (el que tuvo un accidente) se cure y restablezca. Un hombre que ha perdido su trabajo, y que como consecuencia presenta un conflicto de territorio, debe encontrar otro empleo o bien crearse un nuevo territorio apuntándose a un club, a una asociación, jubilarse o dedicarse a un hobby.

Para cada conflicto existen múltiples posibles soluciones, muchas de ellas están ya programadas por la naturaleza. Por ejemplo, antiguamente los depredadores devoraban muchos corderos. La ovejas solucionaban el conflicto quedando preñadas lo más rápidamente posible y trayendo al mundo nuevo corderos. En los humanos, y de forma general, todo tipo de conflicto se detiene al tercer mes de gestación, y ya no se puede seguir desarrollando ningún cáncer porque el embarazo tiene prioridad absoluta.

En el plano cerebral, la mayoría de las complicaciones aparecen durante la Fase de Curación, cuando como signo de curación, aparece el edema cerebral local presentándose hipertensión craneal (intracraneal), y siendo preciso vigilar al paciente para que no entre en coma. Durante esta fase, y en los casos más leves, el café, el té, azúcar de uva (glucosa), la vitamina C, la Coca Cola y una bolsita de hielo en la cabeza resultan (como en la antigüedad) más que suficientes. En los casos graves la elección de remedio recae actualmente en la cortisona por su acción enlentecedora. La cortisona no es un remedio contra el cáncer, sino más bien un medio puramente sintomático contra el edema cerebral, así como contra todos los edemas orgánicos de la Fase de Curación, como por ejemplo: los edemas óseos provocados por la inflamación del periostio.

En los casos graves, y como regla general, conviene recordar lo siguiente:

- Absorber poco líquido.
- Mantener la cabeza sobrealzada.
- Evitar la exposición directa al Sol.
- Evitar en la medida de lo posible inclinar la cabeza hacia el lado del edema cerebral, si este es lateral.

En el plano orgánico la única terapia que se contemplaba hasta ahora era la de suprimir el tumor (o lo que se creía un tumor), sin intentar averiguar si éste se había desarrollado durante la Fase Activa o bien si se trataba de una proliferación desarrollada en el transcurso de la Fase de Curación. Se extirpaban indiferentemente uno y otro. Este nivel orgánico se nos presenta hoy en día bajo una perspectiva completamente diferente. Cuando el conflicto ha quedado resuelto, el tumor no debe ser operado ni eliminado, salvo en rarísimos y excepcionales casos.

Los tumores de proliferación en Fase de Curación (que es la forma correcta de definirlos) raramente tienen necesidad de ser operados. Tan solo en aquellos casos en los que ocasionan una importante molestia mecánica o limitan al paciente en sus movimientos, como sucede, por ejemplo, con un gran quiste renal o un gran bazo consecuencia, durante la Fase de Curación, de una necrosis preliminar. La necrosis del bazo se presenta en el substrato orgánico en un conflicto de sangrado y herida, con caída de trombocitos en la Fase Activa, y como esplenomegalia (aumento del volumen del bazo) en la Fase de Curación.

Bajo el prisma de la Nueva Medicina es preciso un replanteo total y un cuestionarse en cada ocasión acerca de lo que debe hacerse, lo que es prudente o no hacer. Si le dejamos al paciente la elección de si quiere o no operarse de un pequeño tumor intestinal, sabiendo el paciente que el conflicto que lo ha generado está ya definitivamente resuelto, y que en consecuencia este tumor, según un grado de probabilidades rayando la certeza, no va a proseguir su desarrollo, resulta evidente que en un 99,9% de los casos el paciente responderá: "doctor, dejemos el tumor tal como está. No me molesta y no volverá a molestarme en los 30 - 40 años que me quedan todavía de vida".

Doctor Hamer, ¿podría usted explicarnos por qué esta Ley de Cáncer se denomina de Hierro?

Porque al igual que el hierro es inalterable. Es una ley biológica de la misma manera que es ley biológica el que un niño tenga siempre un padre y una madre, ya que se precisa la participación de los dos para engendrar un nuevo ser. Es así como en la Nueva Medicina tenemos Cuatro Leyes Biológicas que son casi de hierro. La segunda es la Ley de las Dos Fases de las Enfermedades. La tercera es el Sistema Ontogenético de los Tumores y Equivalentes del Cáncer. Y la cuarta es el Sistema Ontogenéticamente condicionado de los Microbios.

Todas estas leyes son de hierro, al igual que la Ley de Hierro del Cáncer, y todas son en el sentido estrictamente científico del término, reproducibles, , pueden ser controladas y verificadas desde el primer caso que se nos presente. Decir que se tiene una ley biológica quiere decir simplemente que se tiene una regla que enuncia cómo y según qué ley algo tiene lugar. No detalla lo que se ha programado. Es según estas mismas reglas matemáticas como se calcula el debe y el haber. Lo que es determinante es lo que el organismo tiene programado. Si ha programado la solución del conflicto, si el conflicto se resuelve, entonces la terapia se desarrolla casi automáticamente. Si no puede programar la solución del conflicto y éste permanece sin resolver, entonces y en virtud de estas mismas leyes, el individuo muere. He aquí por qué estas leyes se denominan Leyes de Hierro Biológicas.

Doctor Hamer, ¿qué papel juega en este contexto el factor tiempo, en particular en lo que respecta a las complicaciones a las que se deberá hacer frente durante la Fase de Curación?

Naturalmente, el paciente pregunta a su médico: "¿cuánto tiempo más o menos pasará hasta que esté curado de mi enfermedad?"

Si hemos hecho bien nuestro trabajo, localizando el Síndrome Dirk Hamer y el momento en que el conflicto ha quedado resuelto, podemos calcular la duración del conflicto. A condición de haber realizado una buena anamnesis, habremos podido discernir la intensidad del conflicto. Y en función de la duración y de la intensidad del conflicto estamos en disposición de evaluar la masa de conflicto.

Normalmente, es un hecho que en el 90% de los casos no se presentan complicaciones notables en la Fase de Curación, queda el 10% restante. En los casos en los que el conflicto ha durado más tiempo o la intensidad ha sido considerable (o ambas cosas a la vez) el paciente presenta una masa importante de conflicto, que una vez solucionado puede crear complicaciones en forma de edemas cerebrales, y sobre todo de Crisis Eepileptoides. Debemos conocer estas complicaciones, que por otro lado, no son temibles más que en un 10% de los casos, en los que llegado el momento pueden conducir a la muerte.

Lo más importante es, sin embargo, que a pesar de todas estas complicaciones el paciente tenga hoy en día un nuevo enfoque de su enfermedad a través del cual sabe que su médico está perfectamente al corriente del desarrollo global de ésta (Fase Activa y Fase de Solución del conflicto), y que es capaz de controlar y dominar la situación. Como consecuencia, el paciente confía verdaderamente en su médico, y con toda razón.

Ahora, y gracias a la Nueva Medicina, podemos practicar una terapia bien dirigida a sabiendas, cosa que anteriormente y bajo la perspectiva de la medicina académica no nos era posible. Gracias a este conocimiento global de la medicina, el paciente no cae nunca en un estado de pánico. O por lo menos, se asusta lo mismo que cuando antiguamente su médico le diagnosticaba una angina purulenta. Y, sin embargo, ¿qué era una angina purulenta? Respuesta: la Fase de Curación consecutiva a un adenocarcinoma de las amígdalas.

Cada vez más a menudo los médicos proceden a excisiones exploratorias e informan a los pacientes que tienen un carcinoma amigdalino. Lo que pasa luego es que el paciente, que no sabe nada de la Nueva Medicina, entra en un estado de pánico. Este pánico puede general nuevos choques conflictuales, tales como: el miedo al cáncer y el terror a la muerte, que desencadenan un nuevo cáncer. El primer diagnóstico médico queda así, en apariencia, brillantemente confirmado.

¿Qué sucede en los animales? En el reino animal prácticamente no se ven nunca aparecer las supuestas metástasis. Un profesor austríaco de Klagenfurt ha encontrado una original fórmula que explica este fenómeno: "Hamer nos toma a todos por imbéciles. Dice que los animales tienen suerte porque no comprenden la voz de los médicos, lo que explica que no desarrollen metástasis."

Según usted, ¿las metástasis no existen?

Sin ningún tipo de rodeo le contesto que NO. Lo que los ignorantes académicos tomaban como metástasis son nuevos cánceres desencadenados por nuevos choques conflictuales completamente iatrogénicos, choques provocados por diagnósticos y pronósticos médicos.

Esta fábula de las metástasis se fundamentaba en hipótesis sin pruebas e indemostrables. Ningún investigador ha podido todavía encontrar una sola célula cancerosa en la sangre arterial de un paciente con cáncer. Y es ahí donde deberían ser localizadas, si es que se dirigen a nado hacia la periferia, hacia las regiones exteriores del cuerpo. Es sobre esta fábula, completamente hipotética, en que se basa la tesis de que las células cancerosas durante su migración (todavía no observada nunca a través de la sangre) se habrían incluso metamorfoseado durante el camino, con lo que por ejemplo, una célula cancerosa del intestino (que en el interior del intestino produce un tumor compacto en forma de coliflor) de repente empezaría a emigrar hacia los huesos donde será capaz de metamorfosearse en necrosis. Se trata de una hipótesis aberrante digna de un dogmatismo medieval.

El sistema ontogenético demuestra de forma definitiva que es imposible que una célula gobernada por el Cerebro Antiguo, y que desarrolla tumores compactos, pueda dejar de repente los puntos cerebrales que la gobiernan, se relacione con el Telencéfalo y fabrique una necrosis. Se puede admitir que casi el 80% de los segundos y terceros cánceres han sido provocados por la maquinaria insensata de ignorantes que se hallan todavía en el estadio de escolares de la medicina.

Doctor Hamer, en la génesis del cáncer ¿qué papel juegan las sustancias denominadas cancerígenas? ¿Piensa usted que una nutrición sana puede detener o retardar el cáncer?

No existen sustancias cancerígenas. Se han realizado innumerables experimentos de vivisección en animales y, sin embargo, todavía no se ha podido demostrar realmente que se haya encontrado una sustancia cancerígena. Desde luego, las pruebas que se han realizado han sido completamente idiotas, ya que durante un año se ha estado inyectando en las narices de ratas unas dosis concentradas de formaldehído, que estas pobres bestias evitan normalmente como veneno virulento, realizando grandes rodeos. Al final las ratas han desarrollado un cáncer de la mucosa nasal. De hecho, el cáncer no fue debido al aldehido fórmico o formol, sino que dado que estas pobres ratas tienen horror a este producto, que es su bestia negra, han desarrollado un conflicto de mucosa nasal, por tanto un Síndrome Dirk Hamer, un conflicto biológico de no querer oler, podríamos decir.

Además, se sabe que no es posible producir cánceres en órganos cuyas conexiones nerviosas con el cerebro han sido cortadas. No obstante esto, se han llevado a cabo investigaciones sobre casi 1,500 sustancias pretendidamente cancerígenas, que deben tan solo su etiqueta de producto cancerígeno a la reglamentación insensata impuesta por la vivisección. Con ello no quiero decir que todas estas sustancias resulten inofensivas para nosotros, únicamente que no producen cáncer o por lo menos, que no lo producen sin la intervención del cerebro. En efecto, hasta ahora era admitido que el cáncer era resultado de células orgánicas que se disparaban por azar.

Todas estas elucubraciones relativas al papel cancerígeno del tabaco, al poder cancerígeno de la anilina o de otros productos, son tan solo puras hipótesis que no han sido jamás probadas y que resultan indemostrables. Por el contrario, se ha observado que los 6,000 hamster expuestos al humo de cigarrillo habían vivido una media de tiempo superior que sus 6,000 congéneres que durante 6 años no habían sido ahumados. El hecho que les pasó por alto fue que los goldhamsters no tienen en absoluto miedo al humo, por la simple razón de que viven bajo tierra. He aquí por qué en su cerebro no tienen registrado ese código, esa señal de alarma contra el humo.

En los ratones domésticos sucede todo lo contrario, a la menor emanación de humo les entra un terrible pánico y huyen. Cuando en la Edad Media se veía una multitud de ratones huyendo de una casa, se podía estar seguro de que en uno u otro rincón había fuego. Por tanto, a un cierto número de estos ratones se les puede provocar cáncer, en forma de manchas redondas en el pulmón, lo que se corresponde con un conflicto de miedo a la muerte.

Bastan estos dos ejemplos para explicar y hacer comprender que todas las experiencias que actualmente se llevan a cabo en animales no son más que crueldad absurda hacia éstos, dado que en todas ellas se presume que el alma del animal no existe. Resumiendo, no hay ninguna prueba de que existan sustancias cancerígenas que actúen sobre un órgano, sin que medie la intervención del cerebro.

¿Y en cuanto a los efectos radioactivos?

La exposición a una radiación radioactiva, como la liberada en el accidente nuclear de Chernobil, destruye indiscriminadamente las células del cuerpo, siendo las más perjudicadas las células germinativas (los gametos), y las células óseas, ya que son estas células las que la naturaleza ha dotado de una tasa de división más elevada.

Cuando la médula ósea (donde se fabrica la sangre) queda perjudicada y empieza su curación, asistimos a una leucemia, que en principio es la misma leucemia que se presenta durante la Fase de Curación consecutiva a un cáncer óseo desencadenado por una desvalorización. Por tanto, y rigurosamente hablando, debemos decir que los síntomas sanguíneos de la leucemia son no específicos, que no se manifiestan únicamente en el cáncer, sino en toda curación de la médula ósea. El hecho de que apenas existan leucémicos sobrevivientes de su enfermedad se debe únicamente a la ignorancia de la medicina de escolares, cuyo tratamiento con quimio y radioterapia destruye lo que todavía quedaba de la médula ósea, se hace justo lo contrario de lo que debería haberse hecho. En conclusión, la radioactividad es perniciosa, destruye las células, pero no provoca cáncer porque éste puede sólo desencadenarse a partir del cerebro.

¿Y la alimentación sana?

Pensar que la alimentación sana puede impedir el cáncer es también algo absurdo. Naturalmente, un individuo (hombre o animal) que lleva una alimentación sana está menos sujeto o receptivo a todo tipo de conflictos, de la misma manera que resulta evidente que un rico desarrolla diez veces menos cánceres que un pobre, porque se consiguen resolver mayor cantidad de conflictos con una cartera bien repleta.

Por igual motivo, un animal fuerte y robusto pilla menos cánceres que un animal enfermo y viejo. Es algo innegable que está en la naturaleza de las cosas, lo cual no quiere decir que la vejez sea carcinógena. Lo que le sucede al animal de más edad es que, simplemente, es más débil. El ciervo viejo es menos fuerte y por tanto es expulsado fácilmente de su territorio por un ciervo más joven que rebose fuerza.

Doctor Hamer, en la medicina tradicional el dolor es considerado como un signo negativo. ¿Qué papel juega el dolor en la Nueva Medicina?

Pues sí, los dolores son un capítulo particularmente difícil. Existen diferentes calidades de dolor. Hay dolores en la Fase Activa del conflicto, tales como la angina de pecho o la úlcera de estómago. Y existe otro grupo: los dolores existentes en el curso de la Fase de Curación, que vienen provocados por inflamaciones, tumefacciones o edemas, o incluso por cicatrizaciones.

Los dolores de la Fase Activa del conflicto, tales como los de la angina de pecho, desaparecen inmediatamente que se ha resuelto el conflicto. Son dolores que, si se quiere, pueden ser resueltos psíquicamente.

Por el contrario, los dolores de la Fase de Curación, que en principio son algo positivo, no pueden ser eficazmente combatidos a menos que el paciente comprenda las relaciones de causa y efecto, preparándose y adaptándose a ellos como a un trabajo realmente importante que se debe realizar. Naturalmente, existen formas de atenuar los dolores del paciente, ya sea por medicamentos o por algicidas de uso externo.

Tanto en el hombre como en el animal, los dolores tienen fundamentalmente un sentido biológico: el de inmovilizar el organismo por completo y el órgano, de manera que la curación pueda realizarse de forma óptima. Así es como sucede en la curación del cáncer de hueso. La extensión del periostio (la membrana conjuntiva que recubre el hueso) provoca fuertes dolores durante la Fase de Curación. O bien, por ejemplo, la tensión de la cápsula del hígado, que resulta dolorosa durante el hinchamiento del hígado en la Fase de Curación de una hepatitis. Debe también mencionarse el dolor cicatricial en el transcurso de la Fase de Curación tardía, por ejemplo, durante el espesamiento del derrame pleural tras un cáncer de pleura, o bien el espesamiento de las ascitis, que constituye la Fase de Curación de un cáncer del peritoneo.

Lo terrible es que en la medicina actual todos los pacientes que tienen cáncer y dolores, aunque sean ligeros, reciben inmediatamente Morfina o derivados de la Morfina. Incluso una sola inyección puede resultar mortal, puesto que modifica aterradoramente la oscilación global del cerebro y desmoraliza al paciente por completo. A partir de ese momento también queda paralizado el intestino y no puede ya elaborar y asimilar los alimentos. El paciente desarrolla abulimia y no se da cuenta de que está a punto de que le maten cuando se encontraba ya en la Fase de Curación, y que tan sólo con que se dejara a la naturaleza seguir su curso recuperaría la salud en el espacio de algunas semanas.

Decirle a un preso que se le va a ejecutar en dos semanas despierta una gran oleada de compasión, aunque sea uno de los peores criminales. Pero si se le dice a un paciente que se le va a ejecutar a través de inyecciones de Morfina y que durará quince días, seguro que prefiere soportar los dolores antes que dejarse matar.

Cuando los pacientes consideran de forma retrospectiva el tiempo relativamente corto que han durado los dolores, agradecen que se les haya evitado la muerte por Morfina, a la cual habrían sucumbido con toda seguridad en su Fase de Curación, al cabo de dos o tres semanas de recibir Morfina, Fortral, Valoron o Temgesic.

¿Pero es que acaso los médicos no saben esto?, se preguntan incrédulos. ¡Claro que lo saben los médicos! Se acorazan tras el punto de vista, dogmático y confortable, de que el dolor es el principio del fin y de que de todas maneras ya no se puede hacer nada. Empecemos pues por abreviar el proceso. La curación natural del cáncer queda simplemente ignorada por razones dogmáticas a fin de que el cáncer continúe siendo... una enfermedad de la que se muere obligatoriamente y a través de la cual el paciente continúa siendo manipulable.

¿Cómo resumiría lo esencial de la Nueva Medicina, lo más importante, su eje central?

La Nueva Medicina representa un giro total de la medicina de hipótesis practicada hasta ahora. A la medicina de escolares le hacen falta entre 500 y 1,000 hipótesis y algunos millares de hipótesis suplementarias para que, a excepción de un batiburrillo de hechos disparatados, no sepa nada en absoluto, y no haga más que trabajar basándose en estadísticas.

Por primera vez en el conjunto de la medicina, la Nueva Medicina sabe en función de qué Leyes Biológicas se desarrollan todas las enfermedades. Y sabe que en el fondo no son enfermedades reales, sino que estas fases de conflicto activo son necesarias, que están ahí para ayudar a resolver un conflicto que teníamos en el marco de la naturaleza y que en el fondo, es para nosotros algo bueno.

Es la primera vez que nos es posible tener realmente una visión sinóptica, en conjunto, de nuestras enfermedades. A nivel psíquico, en el plano cerebral y en el plano orgánico, en función de las Cuatro Leyes Biológicas. Y por primera vez en mucho tiempo, la medicina vuelve a ser un arte, un arte para el médico que tenga buen sentido y manos cálidas. No se puede ya detener a la Nueva Medicina, ni tampoco la nueva manera de pensar que emerge de ella, el fin de la peor forma de esclavitud existente: la total alienación de sí mismo.

El miedo resultante de la pérdida de confianza natural en nosotros mismos y en nuestro cuerpo; el abandono de la escucha instintiva de nuestro organismo, van perdiendo pie y empiezan a tambalearse. Comprendiendo las relaciones de causa y efecto entre el psiquismo y el cuerpo, el paciente capta también el mecanismo del miedo, el pánico irracional desencadenado por el pronóstico de los peligros (supuestamente inevitables), que a partir de ahora sólo son inevitables y mortales en la medida que el paciente se lo crea y tenga miedo.

Se acaba también el inmenso poder de los médicos, engendrado por el miedo del pretendido mecanismo autodestructor del cáncer, por el temor del supuesto crecimiento incontrolado de las metástasis que consumen la vida. La responsabilidad que los médicos nunca han asumido ni han podido asumir, tendrán que restituirla ahora a los propios pacientes. Esta Nueva Medicina sólo puede significar la auténtica libertad para aquel que la ha comprendido realmente.

Para finalizar, doctor Hamer, ¿puede explicarnos qué significa el título original de su libro Vermächtnis Einer Neuer Medizin: Legado de una Nueva Medicina?

Considero que el descubrimiento de la Nueva Medicina es el legado de mi hijo Dirk, cuya muerte originó mi cáncer testicular. Yo administro este legado para transmitirlo fiel y concienzudamente a todos los pacientes, de forma que con ayuda de esta Nueva Medicina queden capacitados para comprender su enfermedad; y que habiéndola comprendido, la puedan vencer recobrando así la salud.

Traducido de la publicación "Interviu au Dr. Hamer".
A.S.A.C.
B. P. 134
73001 CHAMBERY CEDEX.
(Estado Francés)

2. Entrevista al Doctor Ryke Geerd Hamer.
Colonia, Alemania, 5 de Mayo de 1996.
Realizada por Ana Pena (periodista).

Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

A principios de abril la prensa austriaca destacó que la pequeña Oliva Pilhar (cuyo caso, no siempre tratado adecuadamente por los medios de comunicación, ha sido seguido atentamente desde el Estado Español) había salido del Hospital de Viena, donde se le aplicaba, contra la decisión de sus padres, tratamiento oncológico convencional. Se enfatizaba que la niña estaba curada y en buen estado de salud. Usted, que conoce bien su caso, ¿considera ciertas estas informaciones? ¿Cuál es la verdadera y real situación de la pequeña austriaca, en este momento?

Olivia fue dada oficialmente de alta el 27 de marzo por los médicos del Hospital Infantil de Viena, aunque en realidad estaba tan enferma como antes. La Nueva Medicina nunca presentaría como curada a una criatura que ahora sólo tiene un riñón, cuyo peso es tan bajo como el de un moribundo, con los miembros casi paralizados, que ha resuelto su carcinoma de hígado (después de haber presentado cavernas y tuberculosis en curación) pero aún está en la fase de cirrosis, y que además, tiene un músculo del corazón tan fino que apenas desarrolla un 30% de su rendimiento y cada día que pasa tiene el riesgo de que se desgarre. Si a mí se me ocurriese decir que la niña, en esta situación, está curada me tacharían con razón, de loco.

Y es que, según las propias estadísticas oficiales, los pacientes tratados con quimioterapia, opiáceos o radioterapia fallecen en el 98% de los casos, antes de transcurridos siete años del tratamiento... y el 95% en los cinco años siguientes al mismo. Que con datos como éstos se hable de éxitos en Oncología resulta engañoso. Si nos atenemos al Boletín Oficial Alemán de enero de 1996, las grandes clínicas hacen un control y seguimiento del 5% de enfermos. De éstos, apenas constatan éxitos tras la aplicación de quimioterapia en un 0,5%.

También se ha publicado que la judicatura austriaca ha retirado la orden internacional de detención contra usted. ¿Cuál es su situación actual al respecto? ¿Todavía se achaca a su Nueva Medicina las muertes de pacientes que no han tenido ni siquiera contacto con ella?

Efectivamente, Austria ha levantado la orden de captura internacional contra mí, aunque mantiene una orden de captura nacional. El fiscal general del estado austriaco ha afirmado recientemente que la Nueva Medicina se basa en muertes de personas. Como ocurre en España, en Austria tampoco se quiere probar mis descubrimientos. Entonces, se habla sin saber. Si las personas no se tratan previamente con quimio, radio o Morfina, si sólo siguen y comprenden la Nueva Medicina, sobreviven en un 95% de los casos, al revés que la medicina convencional. Pese a ello, se dice que la Nueva Medicina se sustenta de muertes, mientras se silencian los datos oficiales de mortalidad con los tratamientos convencionales... A partir de ahí, la justicia austriaca quiere prohibir a los médicos que trabajen con la Nueva Medicina ¡y amenaza con castigarlos con años de cárcel incluso! También en España, según me han comentado, ha habido problemas con los médicos, a los que presionan para que abandonen la Nueva Medicina... Pueden recurrir a cualquier otra terapia, la que sea, ¡menos la Nueva Medicina!

Tras la campaña desencadenada contra usted desde el verano de 1995, en el Estado Español hay una demanda creciente de información sobre sus descubrimientos, pero paralelamente no se encuentra una comprensión profunda al mismo nivel, no tanto entre los pacientes, sino entre sus familiares, y sobre todo entre la clase médica más convencional.

Hoy en día hay una forma de dictadura distinta de las habidas hasta ahora, en cualquier otra época. Se trata de la dictadura del poder de los medios de comunicación... Y hay quienes se permiten, amparados en ese poder mediático, escamotear y pasar por alto un debate científico... Así, se puede impedir durante 15 años que se comprueben estos descubrimientos rectamente y de buena fe. Sólo se necesita una campaña de "caza de brujas" en la prensa para que la gente piense que la Nueva Medicina está equivocada.

No hay error en estas Cinco Leyes de la Naturaleza. Y eso es la Nueva Medicina, que no se basa en hipótesis como la medicina convencional. Esta medicina no está sustentada por ninguna ley natural que sea comprobable científicamente. Pero la Nueva Medicina sí se puede comprobar, y pese a ello, con ayuda de cierta prensa, se hace esta campaña de desprestigio catastrofista y calumniador, y lo que es más importante, entretanto siguen muriendo muchas personas.

En la historia se han cometido crímenes en algunas épocas, incluso recientes, en Alemania, Rusia... En aquellos momentos, algunos podían decir que "no los conocían"... Pero ahora y aquí, sí se sabe. Las autoridades médicas, catedráticos, etc., han tenido la oportunidad de conocer y saber exactamente lo que se dirime de aquí, pero no quieren afrontar una discusión objetiva. Yo sí quiero ese debate profesional y serio. Ocurre que, como no tienen fundamentos ni argumentos para esgrimir en contra, por eso rehúsan, deniegan esta posibilidad sistemáticamente.

El peso cultural y social de la visión actual, dominante en Occidente, ¿Es un handicap para reconectar con nuestra biología, entendida como un todo, psique-cerebro-órgano? Las llamadas culturas "primitivas" ¿Tienen ventaja en este sentido?

No es que nuestra civilización sea un obstáculo importante para comprender bien esta Nueva Medicina en sus tres niveles: psíquico, cerebral y orgánico, de modo natural. Es verdad que esta civilización se ha distanciado mucho de las circunstancias biológicas, codificadas en nuestro cerebro, y que no se pueden cambiar, pero hoy por hoy, lo que ocurre es que el verdadero impedimento está en el poder, el mismo en toda Europa y con las mismas estructuras. Desde ahí se quiere impedir que la persona pueda ser más libre, a través de la Nueva Medicina, puesto que en el momento en que la persona comprende bien esta vía no se deja manipular como querrían esos círculos que pretenden concentrar poderío para manejar a todos los demás.

¿Cuál es su actitud ante esta pseudo-polémica?

Si tuviese la oportunidad de explicar bien, en algún momento, como son las relaciones y fundamentos de las Leyes Biológicas para dar a conocer correctamente la Nueva Medicina y sus bases científicas naturales, en lugar de tanta polémica, las personas podrían enterarse, conocerla bien y ponerla a prueba; y en cuanto tuviesen una mínima experiencia, verían que es así de clara y lógica. En vez de ello (lo que sería bastante sencillo y fácil) se levanta esta "polvareda" en los medios que no tiene nada que ver con una discusión científica seria. Si algún medio se ofreciese a hacerlo sería muy clarificador, pero no es así. Se sabe que la Nueva Medicina restaría fuerza a determinadas pretensiones de dominio del mundo.

¿Cuáles son, sintéticamente, los fundamentos de esta Nueva Medicina?

Explicar brevemente lo que es la Nueva Medicina, supone aclarar que se fundamenta en 5 Leyes Biológicas naturales, no en hipótesis.

La Primera Ley es la Ley Férrea del Cáncer, que nos dice cómo se produce la enfermedad, cómo cursa todo el proceso en los tres niveles del ser y cómo se puede diagnosticar en esos mismos niveles.

La Segunda Ley es la que explica las dos fases de las llamadas enfermedades:

- La primera es la Fase Activa , en la que el cuerpo está "frío", con estrés simpaticotónico.
- La segunda es cuando el conflicto biológico se soluciona, fase "caliente", de vagotonía, en la que el cuerpo se va recuperando y regenerando. Esta fase, antes considerada como la de "estar enfermo", es la Fase de Solución, en la cual se está regenerando el organismo.

La Tercera Ley es la Ley Ontogenética de los Tumores y Equivalentes al Cáncer. Resulta complicado explicarla de forma abreviada, pero básicamente es la que sustenta toda la Nueva Medicina desde el punto de vista de la ontogenia, de la historia de la evolución del ser, su relación con los tres niveles antes mencionados. Como cada órgano está ligado al relé cerebral correspondiente y como se puede apreciar todo el proceso en el cerebro y en el órgano simultáneamente, aunque el psiquismo, lógicamente, no es tan sencillo de observar.

La Cuarta Ley Biológica de la Naturaleza es la del Sistema Ontogénico de los Microbios, a partir de la cual cambia totalmente la actual creencia de que los microbios son perjudiciales. Desde luego, para la Nueva Medicina no hay esas categorías de "maligno" o "benigno", son categorías casi morales, más propias del Antiguo Testamento. Esa visión de cánceres y microbios "malignos" no es precisamente biológica.

Y por fin, la Quinta Ley es la de la comprensión de que la llamada "enfermedad" no es más que un proceso lleno de sentido que se comprende a través de la evolución, un programa especial que pone en marcha la naturaleza. Esta es realmente la Quintaesencia de la Nueva Medicina, la que le da pleno sentido.

Esta perspectiva, comprensible y lógica, situa nuestra visión de las enfermedades; lo que eran simples malestares y estorbos resulta que son esos programas especiales llenos de sentido que nos brinda la madre naturaleza. A través de ellos se nos brinda la oportunidad de poder recuperarnos y compensar los desgastes provocados por ese conflicto biológico, que es distinto del psicológico.

Por ejemplo, un conflicto de esa índole es cuando un trozo (en el sentido literal para los animales, en el metafórico para los humanos)... o un hueso se queda en el intestino y no puede pasar; inmediatamente el organismo pone en marcha un programa especial y se va originando lo que se llama "cáncer". En ese momento, ese trozo lo que necesita es mucho jugo gástrico para que se pueda digerir y resbale por el intestino. Esto sería la primera parte de este programa especial. En la segunda parte, éste sería caseificado, sería "comido" por las bacterias de la tuberculosis y todo quedaría otra vez como antes.

Hasta ahora se pensaba que todo esto era un proceso "maligno", que era algo malo de la naturaleza, y se creía, por ejemplo, que cuando un paciente tenía un cólico intestinal, con una tuberculosis, eso era maligno... Pero no hay que tener pánico, ése es el programa especial en marcha, la naturaleza nos ayuda siempre con estos programas para regenerar cualquier mal. Si observamos bien, comprendemos y no tenemos pánico, volveremos de nuevo a estar curados y regenerados. Sabemos que entre los animales ese mismo proceso se produce sin problemas, porque sobreviven espontáneamente en 80 ó 90% sin terapias. Así podemos entender mejor cómo con nuestras polipragmáticas pseudoterapias se han desencadenado catástrofes sin sentido.

Entonces, ¿cómo ha de comportarse quien conozca la Nueva Medicina?

Conociendo estas leyes naturales, la Nueva Medicina se esmera con el paciente en una orientación para ver qué es lo que ha sucedido, para ayudar a encontrar la solución y facilitar la comprensión y el apoyo en el proceso de curación. Sabemos que el 95% de los casos saldrían adelante.

En el caso de Olivia, que mencionábamos al principio, si hubiésemos podido disponer de un mes más (en lugar de ingresarla en el Hospital de Viena), este gran riñón que confundieron con un tumor cuando no lo era, se hubiera desinflamado y vuelto a su tamaño normal. Hubiera sido caseificado por la tuberculosis, porque ella sudaba todas las noches y tenía un poco de fiebre, pero se encontraba bastante bien, comía bien, descansaba correctamente... Dos días después del libre regreso de la niña y sus padres a Australia, después de que firmasen el acuerdo escrito en el que el Estado Austriaco les aseguraba que no iban a hacer nada a Olivia que sus padres no quisieran, a pesar de eso, cuando dos días después de llegar se la llevaron a revisión los oncólogos, hicieron un informe afirmando que no había prisa ni urgencia en someter a la niña a tratamiento intensivo.

Después de tantos años, ¿continúa usted insistiendo en que conozcan y comprueben sus descubrimientos?

Estoy convencido de que con el tiempo la mayoría de las personas que ahora están contra la Nueva Medicina dirán que "no lo sabían, no se habían enterado bien...", sobre todo los médicos. Pero, entretanto está muriendo mucha gente innecesariamente. Y lo que convierte esas muertes en un crimen es que se sabe lo que se hace.

Mis adversarios saben perfectamente que es verdadero lo que se ha descubierto. Para acabar con esta situación y hacer una prueba abierta, estoy preparado y dispuesto cada día. Me duele que fallezcan tantas personas cuando ese sufrimiento se podría evitar.

 

3. Entrevista al decano de la Facultad de Medicina
de Düsseldorf, profesor  Dr. P. Pfitzer.
Realizada por el Dr. Ryke Geerd Hamer como debate.

Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Nota del Dr. Hamer del año 2010 sobre esta entrevista realizada en 1989

Para leer la siguiente entrevista con el Profesor Dr. Pfitzer es necesario saber un par de cosas: la presente entrevista tuvo lugar en 1989. El Sr. Profesor Pfitzer es médico (patólogo y citopatólogo) y al mismo tiempo promueve la biología, es científico.

Le pedí que hiciera una verificación científica de la Nueva Medicina, la cual tiene 5 Leyes Biológicas y ninguna hipótesis. Y debido a que el mismo es investigador científico, conocía bien las prácticas científicas que piden: experimento, ¡en este caso la reproducción de un caso similar!

Durante tres años las disputas iban y venían. Sin embargo, en mayo de 1992 el Profesor Stemmann en representación del decano Profesor Pfitzer pudo llevar a cabo esta verificación médica científica en presencia de muchos médicos y 24 pacientes. La mayoría de estos pacientes tenía el diagnóstico de “cáncer” y la mayoría tenía “varios cánceres” (metástasis).

A través de la Tabla de la Nueva Medicina se postulan muchos factores como cuándo, cómo, dónde y de qué manera el conflicto se desarrolla, la clase de cáncer, la localización cerebral y los parámetros que son necesarios para determinar esto. Así es como podemos sacar hasta 100 hechos de un solo cáncer y donde se ve que el transcurso consta de dos fases. Algo como esto nunca se ha dado en la medicina convencional con sus 5,000 hipótesis.

Invitamos al Profesor Paul Pfitzer para que asistieran a la conferencia de verificación la mayor cantidad de profesores posibles con el fin que no quedara la menor duda después. Pero no hubo ninguna. Cuando la conferencia de verificación terminó exitosamente, recibí una carta del Profesor Pfitzer donde me indicaba que debía enviar esta historia clínica de 24 pacientes con todos los datos clínicos a la facultad de medicina de Düsseldorf. Esta era una trampa. En una prueba científica correcta así como en un proceso jurídico verdadero sólo cuenta lo que se muestra, se dice y se prueba.

Por pedido de los pacientes no se permitieron los videos ni micrófonos. En realidad no pude probar nada de lo que el gremio de prueba preguntó o lo que los pacientes respondieron. Y los profesores, que no tenían idea de la Nueva Medicina y que no estuvieron durante la verificación, querían tratar de dudosas las pruebas de los casos. Pero lo peor de todo fue que: el jurado esperaba sólo “casos” de los que el Dr. Hamer sólo había “hablado”.

Cinco años después, debido a que discutí sobre sus pacientes con tres profesores/médicos, fui encerrado durante un año y medio. Además, por cada uno de los 24 pacientes me sentenciaron a medio año de prisión por “hablar sin pruebas”. En total fueron 12 años.

Los más afectados son nuestros pobre pacientes y esto constituye la peor estafa y el peor crimen o asesinato en masa de toda la historia de la humanidad. En aquel entonces, especialmente el Profesor Pfitzer, ya lo sabía bastante bien.

Entrevista mantenida en Düsseldorf, el 13 de julio de 1989

Entrevista al Decano de la Facultad de Medicina de Düsseldorf: Profesor  Dr. P. Pfitzer.
Atelung Cytopathologie des Zentrums für Pathologie und Biophysik der Universitat Düsseldorf.
Mooranstraße 5 - 4000 Düsseldorf .

Discusión científica entre el profesor P. Pfitzer, médico, biólogo, y uno de los más eminentes especialistas de Alemania en Citopatología e Histopatología, Decano de la Facultad de Medicina de Düsseldorf, y el Dr. Ryke Geerd Hamer, sobre el Sistema Ontogénico de los Tumores y Enfermedades Equivalentes, y sobre el Sistema Ontogenético de los microbios.

Tema: El Sistema Ontogenético de los Tumores y Equivalentes del Cáncer en el libro: Fundamento de una Nueva Medicina.
(tomo I, 1987, ediciones Amici di Dirk Verlag f. Med. Schriften, Colonia).

Profesor Pfitzer, en su calidad de citopatólogo y de Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Düsseldorf, ha aceptado usted gentilmente discutir sobre el Sistema Ontogenético de los Tumores (y equivalentes del cáncer). En el marco de la patología, usted es un especialista en Histopatología y Citopatología (patologías del tejido y de la célula). Creo que también es usted biólogo...

Sí, biólogo y médico.

El sistema ontogenético de los tumores establece especialmente que siempre se encuentra el mismo tipo histológico de tejido en los mismos órganos del cuerpo humano y del cuerpo animal. ¿Es eso exacto?

En principio sí; aparte, naturalmente, de algunas raras excepciones como las distopsias tisulares de trazas embrionarias perdidas (endometriosis). Aparte de esto, es exacto.

Señor profesor: el Sistema Ontogenético de los Tumores establece también, y sobre este punto están ya de acuerdo gran parte de sus colegas, que en el caso de un tumor con localización X en un órgano corporal, se encuentran siempre igualmente las mismas estructuras histológicas, muy específicas del tumor. Así, por ejemplo, en el tracto gastrointestinal se encuentra siempre la estructura histológica del carcinoma adenomatoso en coliflor, en proliferación celular. Tal es también el caso de las amígdalas y de los alvéolos pulmonares, que ontogenéticamente se relacionan ambas con el tracto gastrointestinal o del cuerpo del útero (mucosa decidual) donde el tumor presenta siempre la estructura histológica de un carcinoma adenomatoso. Por el contrario, en la mucosa bucal, en el orificio del útero o en la vagina, la mucosa de los bronquios o la mucosa vesical, la estructura histológica siempre es la de un carcinoma ulcerativo con epitelio pavimentoso. ¿Es usted de esa opinión?

Normalmente siempre es así, exceptuando sin embargo el sistema bronquial.

Ya que es así, ¿cómo es posible que otros médicos nunca se hayan preguntado nunca, ni les haya venido la idea, de que la Histología debía tener correlación con la topografía orgánica, y que ésta a su vez, no debía ser ajena a la ontogenia del hombre y de los animales? ¿Cómo es posible que nadie se haya dado cuenta todavía? ¿No será que hemos concentrado toda nuestra atención en el detalle en lugar de interesarnos en el conjunto de los fenómenos del organismo, de manera que se nos ha escapado lo esencial?

Es evidente, nunca hemos estado tan especializados como lo estamos hoy en día, y ¿quién de entre nosotros puede alardear de poseer una visión panorámica que englobe las disciplinas teóricas, los datos clínicos y el contexto individual, en la cabecera de la cama del enfermo? Normalmente, el patólogo sólo ve al paciente cuando éste ha muerto. El histopatólogo ve los tejidos con anterioridad. Pero existe también una gran tradición de clasificaciones sistemáticas solapadas en patología (WHO y AFIP). Siempre ha existido el esfuerzo por no perder de vista el conjunto y mantener una correlación entre la visión patológica y la clínica. Pero es preciso reconocer, sin embargo, que a nadie se le ha ocurrido la idea de un Sistema Ontogenético de los Tumores.

Como usted sabe, el Sistema Ontogenético de los Tumores establece que a localizaciones orgánicas idénticas en el cuerpo humano corresponden, normalmente, las mismas estructuras histológicas en la célula, y que en el caso de un tumor, se encuentra siempre efectivamente la misma estructura histológica de la célula. Este sistema establece igualmente que todas las estructuras histológicas idénticas de las células son gobernadas también por la misma zona cerebral. Por ejemplo: el puente del Tronco Cerebral es quien gobierna todo el epitelio cilíndrico del intestino, y en caso de tumor, el carcinoma adematoso. Por otro lado, todas las regiones corporales que presentan la misma estructura histológica, y cuyos centros de control cerebral son vecinos, corresponden a conflictos biológicos estrechamente emparentados con los que los tenedores conflictuales.

Puede que sea así, todo esto no me parece muy lógico. Por lo que a mí respecta como patólogo, sería preferible que pudiera aportarse la prueba de ello. Que un neuropatólogo examinase cada vez al microscopio el lugar del cerebro y la localización en el escáner cerebral que fuesen típicos de la naturaleza específica de cada cáncer.

En esto hay una dificultad, señor profesor: en el curso de la Fase Activa del conflicto, la localización X sobre la carta topográfica cerebral, que es la responsable de un cáncer periférico, es perfectamente reconocible por su configuración típica en forma de diana. Pero si se procede a la escisión de esta área cerebral, el neuro-histopatólogo no verá nada. Por el contrario durante la Fase de Curación vagotónica, se puede discernir muy claramente la modificación acaecida en el lugar X, que mis detractores denominan Foco de Hamer, un edema intra y perifocal, o incluso, un ensillaje de neuroglías. En estos casos, tanto los neuroradiólogos como los neurocirujanos hablan inmediatamente de tumor cerebral (si sólo han encontrado éste), o de metástasis cerebral, si han encontrado con anterioridad algún otro cáncer en cualquier otro punto del cuerpo.

Bueno, lo admito, pero un estudio en el campo neuro-histopatológico se puede limitar a los casos que, según su definición, se encuentren ya en Fase de Curación Vagotónica.

Pero es que ese es justamente el caso de los presuntos tumores cerebrales, o de las falsas metástasis cerebrales, que cuando son detectados es porque están ya en esa Fase Vagotónica de Curación, si no, no tendrían edemas ni neuroglías.

Señor Hamer, sus puntos de vista, sus ideas, son muy valientes, y ahora comprendo lo que pretende decir. Pero dígame, ¿no podría también ser el núcleo celular el responsable de la codificación errónea de la célula? ¿Ha de ser por fuerza el cerebro?

Sin duda conoce usted la siguiente anécdota: la señora Müller, dirigiéndose a su vecina por encima de la cerca del jardín, le revela de buena fuente que la corriente que alimenta a toda la población proviene de la central eléctrica. Puede ser, responde la señora Meyer, pero nuestra corriente viene de nuestro contador, de eso estoy segura. No me cabe duda alguna de que cada célula está gobernada por su núcleo celular, por su mini-cerebro. Sin embargo, la cuestión es: ¿quién sino nuestro ordenador gigante, el cerebro, está capacitado para dirigir de manera coordinada a los núcleos celulares?

Pues bien, sí señor Hamer, con su Sistema Ontogenético de Tumores, usted le da verdaderamente un significado con orden y concierto a toda la medicina.

¡Me parece que ya era hora! En efecto, si el Sistema Ontogenético de los Tumores puede considerarse exacto sobre el plan histocitológico, siendo fácilmente demostrable en los niveles cerebral y psíquico porque se verifica su reproductibilidad, entonces ¿no cree usted, señor Decano, que debemos sacar lo más rápidamente posible las consecuencias que se derivan de esto?

Sí, a condición de que el Sistema Ontogenético de los Tumores sea verificable a todos los niveles. ¡Entonces las consecuencias son verdaderamente colosales!

La primera consecuencia, señor Decano, sería que pudiésemos anunciar cuanto antes a nuestros pacientes una noticia en extremo alegre: ¡Estábamos equivocados! El cáncer no era en absoluto unas células hostiles proliferando de forma anárquica y al azar, sino que estas células o necrosis celulares malignas que se creía invadían el organismo por proliferación desordenada, han estado siempre y sin excepción bajo el control de una ley rigurosa siguiendo vías trazadas ontogenéticamente.

En efecto, esto es lo que se debería hacer.

La segunda consecuencia es que deberíamos rápidamente tirar a la basura el vetusto concepto de las falsas metástasis, que la medicina clásica ha venido enseñando hasta ahora. ¡Es ciertamente inaudito que se nos haya exigido una tal acrobacia dogmática! Piénselo: teníamos que imaginar que por una sucesión de metamorfosis, tan precipitadas como desordenadas, un carcinoma mitótico del colón (que es de origen endodérmico), podía transformarse en una ostelosis necrosante ósea (cuyo origen es mesodérmico), antes de ponerse a engendrar a través de metamorfosis metásticas las pretendidas metástasis cerebrales del Ectodermo. Desde siempre todo el mundo se apresura a afirmar que este absurdo es plausible, mientras que por poco crítico que sea un médico apenas llega a creérselo.

Señor Hamer, no puedo por más que darle la razón sobre este punto. Hasta ahora habíamos visto las cosas de otra manera. Y yo también admito que la medicina clásica es tributaria de cantidad de hipótesis de relleno. En lo que respecta a la migración de las células cancerosas hacia la periferia, es cierto que hasta ahora no había más que pruebas indirectas de que las células cancerosas llegasen a través de la sangre arterial a sus lugares de metástasis.

La tercera consecuencia a extraer es que en virtud de la Ley Ontogenética de los Tumores, debemos empezar por redactar la lista de los tumores, a fin de especificar qué formación celular derivan de tal o cual capa embrional, hecha en el transcurso de tal o cual fase, de las divisiones celulares mitóticas o de las necrosis celulares. En efecto, es totalmente absurdo imaginar que un carcinoma adenomatoso del colon, que en la Fase Activa del conflicto prolifera por medio de mitosis, puede provocar por supuestas metástasis un sarcoma óseo, que sólo se desarrolla en la Fase de Curación. Resumiendo, con la ingenuidad de niños ignorantes, hemos hecho una mezcla de las fases de simpaticotonía y de vagotonía, bautizándolo todo como metástasis. Señor profesor, ¿le parecen perentorias las consecuencias?

Estas son preguntas a las que los clínicos deberán aportar respuesta.

Todavía queda otra consecuencia perentoria. Y es la de que deberemos rechazar de una vez por todas las nociones admitidas hasta ahora, de tumores o metástasis cerebrales, ya que éstos no pueden existir.

¿Qué quiere decir con eso?

Pues bien, en principio ¿es cierto que tras el nacimiento, las células del cerebro no pueden dividirse o multiplicarse?

Sí.

La única cosa que puede proliferar en nuestro cerebro es el tejido conjuntivo situado entre las neuronas, las neuroglías o glías, y estas células de tejido conjuntivo, absolutamente inofensivas, sólo se multiplican durante la Fase de Curación. Es sólo durante o tras esta fase que puede coloreárselas con productos de contraste, como lo saben todos los que trabajan en este campo.

No es tan seguro que sean inofensivas.

Supongamos, señor profesor, que en un centenar de casos de tumores cerebrales usted ha diagnosticado un glioma. Y es que, ¿qué otra podría podría diagnosticar si aparte de las células cerebrales que no proliferan (neuronas) y de las células gliales inofensivas que han proliferado o continúan haciéndolo, no existe nada más?

¡En el caso de un tumor cerebral primario, naturalmente!

Pero he aquí que preparando su tesis doctoral, un estudiante aplicado constata una y otra vez que en los cien casos en cuestión, los resultados de autopsia indican que en algún lugar del cuerpo se ha descubierto un cáncer más o menos voluminoso, que no había sido clínicamente detectado con anterioridad por no haber provocado malestares o síntomas en el paciente. ¿Acaso leyendo esta tesis tendría tentaciones de ponerse manos a la obra, y reinterpretar el supuesto tumor cerebral, viendo en el mismo una supuesta metástasis cerebral? Eso nos llevaría de nuevo a considerar los Focos de Hamer, los carcinomas adenomatosos de las vellosidades intestinales, por ejemplo, o a identificar en estos Focos de Hamer una osteolisis ósea o sarcoma.

Me pone usted en un brete, ya que todavía no he intentado nunca ver las cosas a través de sus ideas. Debo reconocer que los gliomas polimorfos a menudo parecen enmarcar todo tipo de cosas.

Claro que sí, no tengo ninguna duda de ello. Creo que lo mejor es pura y llanamente desembarazarse de todas las hipótesis accesorias y no dejarse llevar a un diagnóstico de especulaciones en relación al origen de las metástasis. Únicamente debería hablarse de gliomas (inofensivos). Según el escáner cerebral no existe ninguna diferencia, se trata siempre y sin excepción de gliomas. Los neuro-histopatólogos sinceros, hoy en día lo reconocen ya sin ambages. ¿Qué piensa usted?

Hasta hora mi opinión era que había dos tipos diferentes de procesos cerebrales:

1. Los tumores cerebrales primarios, por ejemplo, los gliomas.
2. Los procesos secundarios, metastaseados en el cerebro, en los cuales vemos a las células cancerosas corporales extra-cerebrales.

Debo reconocer sin embargo que estos diagnósticos deben ser también verdaderos rompecabezas.

Además del Sistema Ontogenético de los Tumores y Equivalentes del Cáncer, existe también según mi postulado, un sistema de microbios ontogenéticamente determinados, que resumo: los hongos (micosis) son nuestros apreciados basureros, encargados de desembarazarnos de los tumores del Endodermo y de la zona del Mesoderno gobernada por el Cerebelo, por el cerebro primitivo. Las bacterias son los basureros de las necrosis mesodérmicas gobernadas por el cerebro propiamente dicho (por ejemplo, las necrosis del tejido conjuntivo), y los virus que representan los restauradores de los carcinomas ulcerosos del Ectodermo, operando en medio de edemas peri-ulcerosos.

Como se puede observar, la edad ontogenética de los diferentes microbios concuerda con la del órgano o grupo de órganos a cuyo cuidado están, así como con la edad ontogenética de la zona cerebral que gobierna ese grupo de órganos. Por supuesto, que todos los basureros y restauradores hacen su trabajo única y exclusivamente durante la Fase de Curación, y consecuentemente, sólo se ponen manos a la obra bajo órdenes expresas del ordenador de nuestro cerebro.

¿No le parece esta concepción de una lógica perentoria? ¿No cree usted que a partir de esto las supuestas enfermedades infecciosas tienen explicación si se toma como criterio la Ley de Hierro del Cáncer?

En lo que concierne a los microbios, dejo a los microbiólogos el trabajo de responder a esta pregunta.

Señor profesor, ni las células cancerosas que se han supuesto tan nocivas, ni los microbios juzgados tan hostiles, son nuestros enemigos tal como hasta ahora lo hemos creído. De hecho, no existen gérmenes patógenos y gérmenes apatógenos a los que debamos combatir. Todos ellos han demostrado ser nuestros fieles auxiliares, viviendo en simbiosis con nosotros. Incluso nuestras colibacterias no han hecho otra cosa que su trabajo durante la vagotonía digestiva, y solamente cumpliendo órdenes del Tronco Cerebral (puente), ¡no contra nosotros, sino para nosotros!

Eso también deben responderlo los microbiólogos.

¿Se ha dado cuenta, profesor Pfitzer, que acabamos de enterrar nuestra vieja medicina académica? No hay manera de detener la Nueva Medicina, incluso si un tribunal de jueces ignorantes y corruptos prolonga mi prohibición de ejercer, que los poderes públicos (a solicitud de la Orden de Médicos) había pronunciado hace más de tres años por rehusarme a abjurar de la Ley de Hierro del Cáncer. Decisión motivada (cito textualmente) por el hecho de que "el Doctor Hamer carece de la regla de conducta requerida para reinsertarse en la medicina académica". ¿Acaso debía ajustar mi conducta a la del cortejo fúnebre de un cadáver científico?

Para un patólogo, ¡también los cadáveres son un objeto de investigación científica!

Señor Decano, permítanos que informemos de esta entrevista a nuestros pacientes. Lo están esperando y tienen derecho a saberlo, ya que ¡luchan por su vida! En su nombre, le expreso mi más cordial agradecimiento por esta entrevista.

 

4. 10 preguntas sobre la Nueva Medicina Germánica.
Toronto, año 1999.

Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Esta es la traducción al castellano de una entrevista efectuada al Dr. Ryke Geerd Hamer en Toronto, Canadá, en 1999. La entrevista fue originalmente publicada en inglés.

Dr. Hamer, ¿cómo descubrió usted la Nueva Medicina?

El 18 de agosto de 1978, mi hijo Dirk fue herido fatalmente mientras dormía por dos balas disparadas por el Príncipe de Saboya. Después de su muerte, ocurrida el 7 de diciembre de 1978, caí enfermo con un cáncer de testículo.

Dirk Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

En contra del consejo de los profesores de Tubingen, en Alemania, fui sometido a una cirugía de testículo, pero rechacé el tratamiento con radiación y quimioterapia. Mis oportunidades de supervivencia fueron estimadas en un 25 %. Desde ese momento en adelante comencé a pensar profundamente sobre el fenómeno del cáncer.

Tres años más tarde, como médico jefe en un instituto del cáncer perteneciente a la Universidad de Munich, tuve la oportunidad de llevar a cabo un examen sistemático de 200 pacientes y encontré que todos ellos habían enfermado de cáncer después de un shock conflictual agudo. Nombré este shock conflictual agudo el "Síndrome Dirk Hamer" en honor a mi hijo Dirk.

Dr. Hamer, la llamada "Nueva Medicina" ha sido recientemente verificada oficialmente por la Universidad de Trnava, en el Estado de Esolovaquia, y ha sido científicamente reconocida allí. ¿Cómo es posible verificar algo en la medicina?

Hasta 1981 existía solo la llamada medicina "oficial" o "convencional" con sus 5,000 hipótesis. Nuestros libros de texto estaban llenos de dogmas e hipótesis no comprobadas. No existían explicaciones causales en medicina. Sin embargo, todos nosotros pretendíamos que todo era correcto. Pero aparte de los hechos medibles, todo fue un puro sinsentido. Y nadie seriamente negaría eso. Sé de lo que hablo, porque fui un doctor especializado en enfermedades internas por más de 10 años en varias clínicas universitarias.

Desde 1981, por primera vez en la historia, existe una medicina que es reproducible en un sentido estrictamente científico, basada hasta ahora en Cinco Leyes Biológicas naturales, las cuales aplican a cualquier caso de enfermedad. Y estas leyes pueden ser verificadas con una probabilidad astronómica en cualquier día o incluso en medio día, ya que ellas no son meras hipótesis.

¿Cómo se diferencia la Nueva Medicina de la llamada medicina oficial o convencional, tal como la conocemos nosotros?

La llamada medicina convencional u oficial que nosotros hemos conocido hasta ahora "creyó", argumentó y aplicó su pseudoterapia en una forma filosófica o para ser más precisos, como en el Antiguo Testamento. Ella distinguió entre lo "benigno" y lo "maligno", señaló errores, deficiencias e insuficiencias de lo que fue considerada una Naturaleza "estúpida", la cual tuvo el médico que corregir.

La gente imaginó microbios y células cancerosas malignas luchando con nuerstro organismo y tratando de destruirlo. Se pensó que nuestro organismo tenía que movilizar sus "fuerzas de defensa" con el sistema inmune, los linfocitos T, etc., como una armada enfrentando a otra. Todo esto no es más que puro sinsentido, nada sino cuentos de hadas médicos.

La Nueva Medicina, por el contrario, ha descubierto que no existe tal cosa como una enfermedad en el sentido comprendido hasta ahora, sino que los síntomas que nosotros hemos llamado enfermedad son un programa bifásico (en dos fases) biológico especial de la Naturaleza. Lo que nosotros considerábamos "enfermedad" es solamente una de las fases de ese programa especial.

Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Y por tanto, nosotros hemos no solamente tenido una visión errónea de todas las llamadas "enfermedades", sino que no hemos sido capaces de tratar correctamente la causa de una sola de ellas. No estoy negando que se haya encontrado formas correctas de examinar los hechos, tales como exámenes sanguíneos, parámetros de laboratorio y tests de tomografías, pero las conclusiones a las que se llegaban y las terapias que se prescribían fueron completamente erradas. En consecuencia, la tasa de mortalidad de la terapia para el cáncer, por ejemplo, fue del 95 % después de cinco años. Con la Nueva Medicina, la situación es completamente la contraria: la tasa de supervivencia es del 95 %.

¿Qué son estos programas biológicos especiales de la Naturaleza?

En nuestra previa medicina sintomática (medicina convencional), consideramos tales cosas como síntomas inflamatorios, fiebre y bacterias como correspondiendo a la misma enfermedad. Entonces, asumimos que las bacterias fueron la causa de estos síntomas, aunque el 98% de las personas que tienen esas mismas bacterias en sus cuerpos no presentan síntoma alguno, como la inflamación y la fiebre. Si los pacientes presentaban síntomas fríos, manos y pies fríos, pérdida de apetito e insomnio, como en la angina de pecho, úlceras estomacales, cáncer, parálisis motriz o neurodermatitis, los atribuimos a causas genéticas, estrés, bacterias o al ataque del propio sistema inmune. En otras palabras, nadie conocía nada con seguridad.

Creímos que conocíamos 1,000 enfermedades, donde aproximadamente 500 son calientes, y el mismo número en las frías. Todas ellas fueron descritas en nuestros libros de texto y teníamos que aprenderlas de corazón con la finalidad de aprobar nuestros exámenes

Sin embargo, hay solo 500 programas biológicos especiales de la Naturaleza. Todos comienzan con un DHS, una experiencia biológica de shock que nos sorprende súbitamente en un conflicto biológico. Por ejemplo: conflicto de morir de hambre, conflicto de prófugo, conflicto de agua, etc.

En la primera fase, que nosotros llamamos de simpaticotonía permanente, tenemos las manos frías, una periferia fría, insomnio y pérdida de peso, mientras el conflicto está activo.

Después que el conflicto se ha resuelto, que es lo que sucede en la mayoría de los casos en la Naturaleza, la Fase de Solución del conflicto o Fase de Curación o Fase de Vagotonía permanente se inicia, hasta que las consecuencias de la Fase Activa han sido remediadas o hasta que el organismo está de nuevo saludable y ha regresado a su ritmo normal.

Esta caracter bifásico o en dos fases de los programas biológicos especiales durante la solución del conflicto puede ser observado igualmente y simultáneamente en todos los tres niveles (psique - cerebro - órgano). Estas cosas son puramente biológicas, y nada tienen que ver con la filosofía o con la religión. Si se comprenden estas cosas y sus interconexiones, si se aplican instintivamente o conscientemente (como los animales lo hacen), se tiene un 95 % de oportunidades de sobrevivir. Es tan simple como eso.

¿Cuál es la causa de estas diferencias tan enormes?

Ellas son debidas principalmente al hecho de que el paciente entra en pánico cuando un cáncer es diagnosticado, y especialmente si el pronóstico es pesimista, debido a la enorme ignorancia de los médicos. Por un largo tiempo hemos conocido que los animales en estado salvaje tienen una tasa de supervivencia del cáncer del 80 al 90 %, si ellos son capaces de resolver sus conflictos biológicos, lo cual ocurre usualmente debido a su correcto comportamiento instintivo. En su caso, no hay pánico causado por el diagnóstico o pronóstico.

¿La Nueva Medicina aplica únicamente al cáncer?

No, ella aplica (o más bien, los cinco principios biológicos aplican) a los humanos, animales y plantas, incluso a las amebas. Y ella aplica igualmente a la totalidad de la medicina.

¿Cómo se puede aplicar la Nueva Medicina?

La Nueva Medicina es una ciencia como la Física, la Química o la Biología. Exige un diagnóstico preciso, mucho más preciso que el empleado previamente en la medicina sintomática, la cual ahora ha sido mostrada como equivocada. La Nueva Medicina siempre es aplicada en tres niveles: psique - cerebro - órganos.

Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Estos tres niveles son siempre afectados simultáneamente.

La tomografía cerebral debe mostrar al especialista los mismos resultados (al menos en el momento en que es efectuada) de las tomografías orgánicas o los parámetros de laboratorio o el relato del paciente de la historia médica de su conflicto. Esta es nuestra oportunidad diagnóstica, la cual requiere:

- 99 % de transpiración y 1 % de inspiración.
- Sentido común.
-
Carisma.

Un doctor que trabaje con la Nueva Medicina debe también conocer todas las áreas orgánicas del organismo entero y no sólo una pequeña parte de él, como ocurre con los "especialistas". Él debe ser capaz de evaluar la tomografía cerebral con precisión, y debe también ser una persona sabia quien sepa aceptar los conflictos tales como le son confesados por su paciente, comprenderlos y conocer cómo categorizarlos diagnósticamente.

Foco Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG
Foco de Hamer en la parte derecha del Cerebelo correspondiente a un carcinoma lobulillar (glandular) del seno izquierdo

Adicionalmente, él debe ser un buen camarada y compañero mientras aplica su terapia para los conflictos, y a la vez debe ser una persona práctica con amplia experiencia de vida y mucho sentido común. No sólo debe empatizar con gente de cualquier edad, de todo los rincones de la vida y ser capaz de comprenderlos, sino también debe ser capaz de encontrar una solución real del conflicto conjuntamente con el paciente. Sobre todo, el paciente está absolutamente en "control del proceso" y cada médico que practica la Nueva Medicina acepta eso y actúa en consecuencia.

¿Cómo se aplica la terapia en la Nueva Medicina?

Desde que el paciente es quien se encuentra en "control del proceso", no se puede aplicar la terapia sin tomar a la "persona en control" en consideración. El "paciente en control" debe comprender la secuencia de eventos en su propio caso, de otra manera él no estará más en control de lo que ocurre. Nosotros debemos facilitar un apoyo y consejo bueno, humano, competente y especializado, así que juntos podamos encontrar una óptima solución a su conflicto biológico.

Él debe ser capaz de confiar en nosotros, en que somos lo suficientemente competentes como médicos, durante el curso real de su programa biológico especial de la naturaleza, que las oportunidades de supervivencia son óptimas, que su atención será cómo si estuviésemos tratando a nuestra propia madre, nuestro propio hijo o nuestro propio hermano o hermana.

Esto significa que tenemos que ser clínicamente perfectos, sin hundirnos en el sinsentido clínico que entorpece a la medicina convencional.

¿Existen realmente tales buenos médicos?

Los médicos involucrados en la Nueva Medicina están motivados por la dignidad de sus pacientes y el respeto por ellos, y la integridad de su alta labor.

Yo estoy casi avergonzado de decir, aquí en Norteamérica donde reina el capitalismo, que no es mucho el dinero que se pueda ganar con la Nueva Medicina como lo hay en la medicina convencional. Por otro lado, la Nueva Medicina (o como la llaman los españoles, la "Medicina Sagrada"), es una profesión extraordinariamente recompensante en términos humanos, porque el terapeuta se convierte en el mejor amigo del paciente, en su confidente, en muy poco tiempo.

Nosotros consideramos inhumano exigir dinero de un paciente que está enfermo y en necesidad, e indigno de la alta vocación de un médico.

Dr. Hamer, usted ha sido perseguido por 21 años, desde 1978, porque durante los primeros tres años usted se ha negado a renunciar al intento de que el asesino de su hijo Dirk sea llevado a juicio. Y por 18 años, desde el descubrimiento de la Nueva Medicina, esta persecución ha sido implacable: hay artículos atacándolo en los medios de comunicación, usted ha sido suspendido de su actividad médica, ha estado en prisión y cosas similares.

Eso es verdad. Es como una caza de brujas, la persecución de un herético en lo más oscuro de la Edad Media. Constantemente se me pide que "renuncie" y que admite que estoy equivocado. Han sido 21 años de horror, porque las autoridades, las cortes, la industria farmacéutica, los profesores de medicina, los medios de comunicación, todos ellos han hecho de mi vida un infierno.

Pero lo que es mucho peor es que millones de personas han muerto durante todo este tiempo de forma innecesaria. Si sólo hubiese sido posible comprobar y verificar apropiadamente la Nueva Medicina durante 18 años...

Sin embargo, después de la verificación oficial por la Universidad de Trnava en Eslovaquia, ha sido definitivamente demostrado que la Nueva Medicina es, y siempre ha sido, correcta. El gran problema ahora es asegurarnos que nuestros pacientes sean capaces de recibir tratamiento por esta maravillosa medicina y elevar la tasa de supervivencia a un 95 %.

Espero encontrar ciudadanos honestos e íntegros aquí en Canadá, quienes por el bienestar de los pacientes, ayudarán a poner fin al crimen más vil y horrible de la historia de la humanidad.

 

5. Madam Sixt, una discípula del Dr. Hamer perseguida por practicar La Nueva Medicina.
Entrevista realizada por
Karina Malpica y Banijam.

Madam Sixt Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Desarrollando el germen de las ideas contenidas en libros tan populares, como los de la conferencista estadounidense Louis Hay (Tú puedes sanar tu vida) y los doctores alemanes Dethlefsen y Dahlke (La enfermedad como camino), el Dr. Hamer ha logrado comprobar por primera vez a nivel científico la relación entre mente, emociones y enfermedad. Ha descubierto que existe una perfecta correspondencia entre el conflicto psíquico y el órgano afectado por la enfermedad y lo ha comprobado mediante la técnica del escáner cerebral.

Gracias a estos descubrimientos, André Sixt, una enfermera francesa de vocación, logró colaborar en la recuperación de varios pacientes diagnosticados como "incurables". La fiscalía de su país la acusó de "práctica ilegal de la medicina" y la llevó a juicio. Sin embargo, la cada vez más célebre Madam Sixt quedó eximida y continúa al pie de la cama de aquellos enfermos que necesitan de "la Nueva Medicina, la Medicina del Corazón", como ella la llama.

¿Cuándo y cómo se enteró de los trabajos del Dr. Hamer?

Soy enfermera. Trabajé durante doce años en reanimación en el medio hospitalario. Conocí los escritos del Dr. Hamer en 1986, cuando un paciente que estaba hospitalizado me regaló un pequeño libro, escrito por el Dr. Hamer, que se llama: La génesis del cáncer. En ese libro venía el número de teléfono de una asociación a la cual llame porque encontré una frase que decía: "he buscado el cáncer en la célula y lo he encontrado en un error de codificación del cerebro." Esta frase me llamó la atención y quise encontrar al Dr. Hamer. En esos momentos no lo pude conocer personalmente, pero entré en contacto con un grupo de personas que trabajaban con él desde el año de 1983 y se convirtieron en mis amigos.

¿Por qué le llamó la atención esa frase?, ¿le pareció lógica?

Yo trabajaba en el servicio de reanimación y allí yo veía cómo a los pacientes de cáncer les quitaban órganos, los sometían a tratamientos muy agresivos y en general se les trataba de una forma muy local y muy impersonal. Nunca se había planteado que el cáncer tuviese algo que ver con el cerebro y el nivel de energía de la persona y eso me llamó la atención.

¿Cómo fue que comenzó a estudiar esta perspectiva heterodoxa?

Entré en contacto con la asociación Stop al Cáncer, que fundaron en 1985 personas que conocían el trabajo del Dr. Hamer y deseaban difundirlo. Quise saber más. Asistí regularmente a la asociación para recibir una formación con las personas que conocían en profundidad los estudios del Dr. Hamer y comencé a ensayar en mi trabajo la búsqueda del conflicto emocional que desencadenaba cada enfermedad. Estudié mucho. Poco a poco me fui formando y poco a poco me di cuenta de que estos descubrimientos eran verdaderos y se podían verificar por completo. Esto me dio mucha confianza y desde entonces no he dejado de trabajar y de comprobar día a día estos descubrimientos.

¿En qué momento estableció contacto con el Dr. Hamer?

Yo mantuve un contacto regular con él poco después de que comencé a asistir a la asociación, ya que había un amigo que hablaba fluidamente el alemán y a través de él yo consultaba telefónicamente con el Dr. Hamer todas mis dudas. Y así, poco a poco, fui aprendiendo y formándome cada vez más hasta sentir que ya podía dedicarme por completo a este trabajo con esta perspectiva.

Entre más estudiaba y más trabajaba, me daba cuenta de lo muy poco que sabemos en el campo de la medicina. Comprendí cuánto tiempo tuvo que trabajar el Dr. Hamer, noche y día, para poder realmente descubrir estas leyes y hacerlas asequibles a todos. La Nueva Medicina es también la medicina del corazón. Es más que una medicina, porque toca al ser humano en su globalidad y permite a cada uno que se conozca y sepa cómo funciona. Comprender estas Cinco Leyes Biológicas nos permite curarnos a nosotros mismos y nos demuestra que realmente no hay enfermedades sino un perfecto sentido en la naturaleza.

¿Cuándo decidió dedicarse de lleno a la práctica de esta nueva perspectiva médica?

En junio de 1988 decidí renunciar a mi trabajo para dedicarme por completo a esta perspectiva, ya que para mí estos descubrimientos tan importantes y trascendentes podrían brindar una valiosísima ayuda a la humanidad. Lo que me pareció más importante es que se valoraba a la persona en globalidad. Yo decidí ser enfermera para estar en contacto con los enfermos, porque tenía esa vocación de escucha, de atención, de cuidado personal del paciente, pero en el medio hospitalario lo que me pedían era la rapidez y eficacia, con lo que no había tiempo para brindar atención personal a los pacientes.

¿Por qué llama usted a esta nueva perspectiva la Medicina del Corazón?

El Dr. Hamer nos ha hecho un regalo inmenso y me gusta mucho la palabra regalo porque ofrece al mundo una forma de saber cómo funcionamos y sólo lo pueden aprender las personas que están dispuestas a escuchar. Personas que están a la escucha del ser humano, del animal, del vegetal y de todo el cosmos. Es el más grande regalo porque nos hemos olvidado de que convivimos con los demás humanos, con los animales, con las plantas, con el aire que respiramos y con todo el Universo. Y descubrir esto, tomar conciencia de la unidad es el regalo más bonito que nos puede ofrecer. Incluso, pienso yo, que podemos ir más lejos y descubrir las maravillas del Creador, las bellezas de Dios.

Pienso también que es una mirada de amor hacia los demás seres humanos, los animales y las plantas. Si comprendemos bien cómo funciona la naturaleza con sus Cinco Leyes Biológicas. Si comprendemos cómo funciona la madre naturaleza, como la llama el Dr. Hamer, entonces vamos a evolucionar con ella en el tiempo. Y en la naturaleza todo es gratuito. Comprender las Cinco Leyes Biológicas nos permite abrir los ojos y actuar desde el corazón.

¿Por qué considera que es una nueva medicina y no otra de las llamadas terapias alternativas u holísticas?


Porque es un descubrimiento científico que hoy día ha sido verificado en el medio universitario ya dos veces. Ha sido verificado por primera vez en la Universidad de Helvetia y por segunda vez en la Universidad de Eslovaquia y en ambas universidades se ha dicho al concluir los estudios que es urgente ponerlo en aplicación, para el bien de toda la humanidad y en particular para el de las personas enfermas. Esto es un descubrimiento científico, no hay comparación. Se ha descubierto cómo es que los humanos vivimos en simbiosis con el mundo animal y el mundo vegetal, con toda la protección que nos da la madre naturaleza.

¿Las correlaciones órgano-enfermedad del Dr. Hamer corresponde a las de Louis Hay y los autores de "La enfermedad como camino"?

Algunas sí corresponden y otras no tienen nada qué ver. Pero las de ellos son suposiciones, mientras que esto es científico, esto ya está comprobado.

¿Cómo cree que será la medicina en el futuro próximo?

Los médicos tendrán una relación personal con sus pacientes y los ayudarán desde esta óptica. Habrá centros de atención, por supuesto, para atender los casos de accidentes, fracturas, traumatismos y este tipo de cosas, pero todo será tratado desde otra perspectiva. La familia podrá quedarse con el paciente, habrá muy pocos fármacos y mucho corazón. No habrá desechos radiactivos. Eso es algo de lo que no se habla, pero hay muchos desechos nucleares procedentes de hospitales.

Tampoco habrá Morfina, por ejemplo, ¿por qué no? Porque la Morfina tiene unos efectos que cortan los reflejos al inhibir las sinapsis neuronales, corta la relación cuerpo mente, pero la persona sigue sufriendo y a veces ni siquiera lo puede expresar. El Dr. Hamer me ha dicho que en la mayoría de los casos no hay necesidad de fármacos durante la Fase de Vagotonía, excepto en los casos en los que hay grandes edemas, grandes inflamaciones cerebrales.

¿Qué hacer para no generarnos un cáncer?

Principalmente hablar, compartir, no vivir las cosas en soledad. Abrir el corazón...

 

6. Entrevista a Vicente Herrera Adell.
El Cáncer y la Biología del Dr. Hamer.
Realizada por Víctor Colomer, 01-10-1988.

Vicente Herrera Adell Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Es el único médico español que se atreve a aplicar las Leyes Biológicas del polémico médico alemán Ryke Geerd Hamer sobre el cáncer, el SIDA y otras enfermedades. Ello le supone juicios por lo penal, inhabilitación del Colegio de Médicos, muy pocos pacientes y unas condiciones económicas muy duras.

¿Cuál es su situación legal por el caso Lumbreras?

La justicia lo ha archivado sin cargos.

¿Y el Colegio de Médicos?

Me ha inhabilitado, pero yo he recurrido, por lo que por ahora aún puedo ejercer.

¿Y si acaba perdiendo?

Me podrán quitar un título pero nunca dejaré de ser médico. Para mi ser médico es una actitud vital de ayuda a los demás y eso no me lo van a quitar.

¿Por qué molesta usted tanto a la medicina oficial?

Dicen que soy un peligro público. Pero yo he hablado con el presidente del Colegio y me da la impresión de que no entienden los presupuestos de la Nueva Medicina. No me canso de repetirles que las causas son biológicas, no mentales ni espirituales, como ellos quieren entender. Decir que un cáncer se cura por control mental es una simplificación muy peligrosa, no es eso.

¿Entonces qué es?

Nosotros aceptamos técnicas convencionales como las intervenciones quirúrgicas y en casos extremos hasta la quimioterapia, siempre que sea selectiva.

¿Está usted solo en toda España?

Sí, aunque muchos de los que han tirado la toalla siguen tabajando extraoficialmente, se esconden. Y no porque me guste, pues no me gano la vida nada bien, estoy pasando apuros.

También le saldrán clientes por ser quien es.

Pocos, con todo el albaroto que se organizó en la prensa hace tres años hubo un bajón terrible. Me dijeron sectario, sádico y estafador. Eso me trajo muchos problemas, incluso entre amigos.

¿Se persiguen también en Europa los médicos que practican el método Hamer?

El propio Hamer trabaja con grupos...

¿Pero no estaba en la cárcel?

No, salió de la cárcel bajo la condición de que una universidad valide sus teorías. Lo ha hecho la de Bratislava.

¿Le conoce personalmente?

Sí, le traté muy directamente en 1995 y me pareció un ser extraordinario, un científico de primera línea y una persona con una gran humanidad.

¿Cómo anda de moral?

Está muy apenado, le atormenta ver como mueren tantos casos de cáncer que podrían sanarse.

¿Terminará por aceptarse la perspectiva Hamer?

Sin duda, es sólo una cuestión de tiempo, mucho tiempo.

¿Antes de 30 años tendrá su clínica privada en Pedralbes?

Espero que no, mi sueño es trabajar en un hospital en plena naturaleza, con pocos pacientes, no más de 40 o 50, y conviviendo con ellos, almorzando con ellos, creando grupos de terapias entre ellos...

Yo creía que bastaba con un TAC del cerebro y del órgano afectado para demostrar la perspectiva Hamer.

Y así es, pero pocos radiólogos se atreven a reconocer que esas "dianas" que se ven no son las clásicas modificaciones de la Corteza Cerebral. Sería tanto como reconocer que llevan años equivocándose.

La ciencia ha avanzado siempre a base de reconocer viejos errores, ¿o no?

Sí, pero es que las propuestas de Hamer rectifican desde la base. Llama meros síntomas lo que la medicina oficial ve como causas. Hamer va más atrás, hasta el conflicto biológico que genera el primer tumor. Y para entender eso hay que cambiar toda la mentalidad de la medicina oficial, cosa nada fácil.

¿Por qué?

Porque la medicina tiene que aceptar que cuerpo y mente es un todo, no dos cosas distintas. La Física Cuántica ya ha aceptado que la materia puede presentarse condensada en partícula o en vibración de onda, pero son lo mismo. Desgraciadamente, estos descubrimientos de la Física Cuántica ya se aplican a la bomba atómica, peró aún no a las ciencias de la salud.

Un conflicto biológico que provoca cáncer de pulmón puede ser, por ejemplo, quedarse sin trabajo, ¿no?

Más bien el miedo a morirse por quedarse sin trabajo, simplificando mucho así es. Mire, (abre su libro y muestra dos gráficos idénticos) son las líneas de la evolución del paro y del cáncer de pulmón en España entre 1975 y 1987: exactas. En mi libro explico con mucho más detalle las causas científicas de este fenómeno.

¿Cuántos de sus 700 pacientes se han curado?

La pena es que sólo me llegan los casos desahuciados por la medicina convencional, muy avanzados. Pero incluso de ésos se salvan uno de cada diez. Lógicamente, los enfermos que me llegan recién diagnosticados van mucho mejor.

En 30 años, Hamer premio Nobel.

 

7. Vicente Herrera Adell.
El Cáncer y las enfermedades mentales tienen un origen común.
Entrevista realizada por José Antonio Campoy.

Vicente Herrera Adell Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

El médico español Vicente Herrera está convencido de que la mayor parte de las enfermedades no son sino la respuesta inconsciente (pero inteligente) con la que el organismo responde a lo que el doctor alemán Ryke Geerd Hamer denominó un "conflicto biológico." Una experiencia inesperada y vivida en soledad, que pilla a uno a contrapié y que pone en juego los mecanismos de supervivencia de todo ser humano. Tal sería en muchos casos el origen, por ejemplo, del cáncer, del SIDA y de las llamadas enfermedades mentales.

Médico formado en la más pura ortodoxia de la medicina convencional, el doctor Vicente Herrera se ha caracterizado por su mente abierta y la necesidad de replantearse desde el principio todo lo que un día le enseñaron como verdades indiscutibles, en el convencimiento íntimo de que sólo así puede avanzarse en el ámbito del conocimiento.

Hombre inquieto y curioso, mientras otros compañeros de carrera se limitaban a aplicar con mayor o menor fortuna los conocimientos recién adquiridos, el doctor Herrera tuvo la valentía de ir más allá y atender, escuchar y estudiar los planteamientos de esos "herejes" que en toda profesión son los que suelen abrir nuevos caminos al salirse de los senderos conocidos. Fruto de ello son dos obras que acaban de ver la luz: "Entender la vida, comprender la enfermedad" y " De la enfermedad a la vida", cuyo contenido merece ser leído sin prejuicios. Hemos querido hablar con él sobre ellos.

Acaba de publicar usted dos libros que se caracterizan por plantear de manera muy poco convencional lo que es la enfermedad y su tratamiento. Lo que llama la atención aún hoy día porque usted es médico formado en la más pura ortodoxia.

Es cierto, pero en ellos plasmo lo que la vida, la experiencia y los investigadores de vanguardia con los que he tenido la oportunidad y la fortuna de coincidir en estos últimos años me han enseñado. Que en cierta medida tiene en cuenta muchos aspectos que no me explicaron en la facultad de medicina.

¿Y qué cuenta en ellos?

Mi primer libro, "Entender la vida, comprender la enfermedad", trata sobre el proceso por el cual he llegado a una comprensión de la enfermedad distinta de la convencional. En él describo una serie de experiencias que me provocaron la necesidad de reflexionar sobre las causas de la enfermedad, analizo la forma de entenderla e interpretarla y planteo nuevas propuestas para tratar de ayudar en mejores condiciones a las personas que confían en mí, en tanto médico y/o amigo.

En el segundo libro, "De la enfermedad a la vida", entro en aspectos más técnicos y está dirigido a personas interesadas en profundizar en el nuevo modelo médico que se propone. Para ello describo lo que, a mi entender, son los límites del modelo convencional; enuncio las rupturas y las asunciones necesarias para un nuevo modelo; y expongo los elementos que lo configuran y su aplicación práctica en el cáncer, la enfermedad mental y el SIDA. Finalmente, analizo varios casos clínicos con esta nueva interpretación.

¿Y qué pretende con ello?

Intento contribuir a poner cada cosa en su sitio en el maremágnum de teorías y perspectivas sobre la salud y la enfermedad que encontramos en este final de milenio, tanto en el ámbito de la medicina convencional, con sus expectativas puestas en la terapia genética, como en otras medicinas no convencionales.

Y adelanto que las bases del modelo que en mis libros se propone se fundamentan en los descubrimientos del médico alemán Ryke Geerd Hamer, que han dado lugar a lo que se denomina la Nueva Medicina, así como en los más recientes avances de la Biología de la evolución, en mis propias reflexiones, surgidas a raíz de mi práctica como médico de cabecera, y en mis experiencias sobre salud pública en áreas muy deprimidas de nuestro entorno y en países del sur, en tanto ejerciente en medicina tropical y salud comunitaria.

Y atendiendo al nuevo modelo sobre la enfermedad que en ellos propone, ¿cuál es su consideración sobre el cáncer?

Yo participo de la afirmación de Hamer, y les felicito sinceramente por el artículo que publicaron recientemente en la revista sobre él, de que el cáncer es un "programa inteligente de respuesta de la naturaleza", tal como postula en su Quinta Ley Biológica. Y soy muy consciente de que se trata de una afirmación que puede provocar perplejidad, e incluso rechazo o escepticismo, especialmente porque son numerosas las personas con cáncer que sufren mucho y la mortalidad es elevada.

¿Y qué explicación da a ese hecho?

Esa aparente paradoja es consecuencia de la habitual distancia con la que observamos la enfermedad en el modelo médico convencional. El cáncer, desde mi punto de vista, es una respuesta biológica que rememora el desarrollo de órganos y sistemas en los seres vivos a lo largo de su evolución, y obedece a la inercia de la memoria biológica específica de las células en cada capa embrionaria, con su capacidad ontogenética u organoformadora. Por ese motivo el tumor o proliferación celular sigue los mismos requerimientos que tuvieron que pasar las células a lo largo de su adaptación al medio.

Lo que sucede es que en el cáncer esa respuesta no está adaptada, ya que se relaciona con un conflicto biológico. Y para que esa respuesta biológica, que considero inteligente, no provoque problemas anatómicos y funcionales en los órganos o en el sistema global del organismo es necesario que se integre armoniosamente, tanto en el código genético de las neuronas del sistema nervioso como en las células del órgano correspondiente. Pero para ese cometido hacen falta muchos años de adaptación a la nueva pauta de comportamiento surgida del conflicto específico, tal como ha descubierto Hamer y planteado en sus Cinco Leyes Biológicas.

¿Las causas del cáncer, entonces, las atribuye también a un conflicto biológico?

Sí, en la medida en que el conflicto biológico, inesperado y vivido en soledad, es vivenciado con una intensidad y duración conflictiva elevada, éste se manifiesta en una serie de respuestas orgánicas que modifican la anatomía de los órganos. Entender correctamente el concepto que trata de definir estas dos palabras, conflicto biológico, es la piedra angular que permite no sólo comprender la enfermedad en general y el cáncer en particular, sino que nos sitúa en el contexto adecuado para poder abordar el diagnóstico, y posteriormente la terapia.

De ahí que dediqué varios capítulos en los libros al conflicto biológico y su significación y traducción en la especie humana, así como al proceso evolutivo, teniendo en cuenta los últimos descubrimientos en Biología de la evolución. Espero contribuir con ello a una mejor comprensión del problema.

¿Y qué interpretación da entonces al SIDA?

Al analizar el fenómeno del SIDA he comprobado que existen en las personas etiquetadas como seropositivas graves conflictos crónicos, de variada intensidad, de desvalorización y separación. Pues bien, la desvalorización personal justifica sobradamente la atrofia de la médula ósea, lo que provoca la inmunodepresión; y los conflictos de separación provocan alteraciones dermatológicas y de mucosas con gran emisión al torrente sanguíneo de factores inflamatorios y material genético que es interpretado convencionalmente como efectos de un virus externo, autónomo y de gran capacidad infecciosa.

¿También la enfermedad mental entraría entonces a su juicio en el mismo ámbito de interpretación?

Efectivamente, en mis libros trato de explicar que una enfermedad mental es también una "respuesta" coherente y necesaria de cualquier ser vivo que se enfrenta de pronto a demasiadas situaciones conflictivas juntas. Un "error" necesario para permitir la supervivencia. Por tanto, y no me cansaré de repetirlo, las llamadas enfermedades mentales se han de interpretar siempre de forma individualizada, no global. No hay enfermedades, hay enfermos, en su contexto particular y atendiendo a un espacio-tiempo determinado. En todos los casos habrá que esperar "tiempos mejores" en que se resuelvan cada uno de esos conflictos biológicos. Mientras la persona está, por así decirlo, "desconectada", es difícil actuar pero podemos incidir en las situaciones o acontecimientos que provocaron los conflictos. Siempre, eso sí, con habilidad y buen sentido.

Las conductas denominadas psicopatológicas adquieren así una finalidad que está relacionada con una respuesta más instintiva, atávica, en que se ponen en marcha mecanismos neurológicos pertenecientes a áreas del cerebro propias de la conservación de la especie. Se trataría por tanto de un proceso defensivo de respuesta inconsciente, automático. En este sentido, podemos decir que la enfermedad mental es un proceso orgánico, ya que participa el sistema nervioso. La diferencia es que en una enfermedad mental, la expresión no se produce en una zona del cuerpo físico (somatización), sino que se manifiesta mediante conductas que calificamos, como ya dije antes, de psicopato...lógicas.

Luego, en definitiva, lo que usted propone en sus libros es un modelo alternativo al convencional de entender la enfermedad.

Efectivamente, nada más que eso.

Más bien nada menos...

 

8. Entrevista al Doctor Fernando Callejón.

Fernando Callejon Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

El Dr. Fernando Callejón es autor de un reciente libro, llamado: "La lupa de la Nueva Medicina". Él es argentino, tiene 48 años y es médico y psicoanalista. En la contratapa de su libro, podemos leer: "No podemos seguir siendo peces que en medio del océano se mueren de sed. Es hora de tomar nuestra reptil cola evolutiva y hacer con ella, y con todo lo que cargamos, una historia posible con un destino y un sentido que es nuestra responsabilidad asumir. La lupa de la Nueva Medicina no es otra cosa que la mirada del sujeto que ha quedado fuera de la medicina. Desde allí reclama volver a entrar en un territorio del que ha sido desalojado durante demasiado tiempo".

Fernando, explícanos de qué se trata esta lupa.

Yo siempre les cuento a mis alumnos la siguiente historia. Estoy con un paciente en el consultorio y sorpresivamente veo sentado en la camilla a un hombre que habla un idioma desconocido. Me altera su presencia y le exijo que se calle y se retire. Como no lo hace y además sigue hablando, tomo la drástica decisión de arrojarle ácido en su cara. El hombre parece callarse un instante pero luego vuelve a hablar. Mi paciente se molesta también con él y saca un arma de su cartera y le dispara. El hombre, herido, no cesa de expresar su palabrería indescifrable. Es allí que decido cortar por lo sano y tomo un hacha y le amputo la pierna. El hombre ya muy desgastado por nuestras agresiones se retuerce en el suelo pero sigue hablando. De pronto, se abre la puerta de mi consultorio y entra un amigo que es traductor. Cuando ve el espectáculo macabro que ofrece el hombre en el suelo, nos mira con asombro y nos pregunta: ¿qué han hecho? Nosotros le explicamos que ese hombre se metió en nuestra vida sin permiso y solo gritaba una jeringonza incomprensible. "Pero es que no se han dado cuenta, dice mi amigo, que este hombre habla en dialecto guaraní?" Un poco avergonzados, le preguntamos: ¿eué dice? Mi amigo lo escucha, a pesar de que ya casi no puede articular palabra y luego nos traduce: "yo solo quiero vivir". Eso dice.

La mayor parte de las veces, la medicina trata a ese indio guaraní (que no es otra cosa que la enfermedad) con tanta crueldad como los protagonistas de esa historia. Solo hacía falta un traductor de lo que realmente pasa en la enfermedad. Creo que ese traductor es el Dr. Rike Geerd Hamer y él nos ha venido a decir lo que quiere expresar el cuerpo cuando se enferma y cómo debemos tratarlo.

Lo que quieres decir es que los tratamientos convencionales de la enfermedad sólo quieren eliminarla sin comprenderla y al hacerlo también destruyen al hombre enfermo.

Es así. Hamer, el creador de la Nueva Medicina, propone cinco leyes para entender el desarrollo de la enfermedad. En la Primera Ley dice que toda enfermedad es producida por un conflicto biológico. Una persona se enferma cuando ocurren hechos que amenazan su vida. Le van a rematar su casa, su esposa se va con otro hombre, su hijo cae enfermo. No todas las personas se enferman ante éstas u otras situaciones. El hecho debe ser sorpresivo y vivido en soledad. La situación vivida anula cualquier interpretación que el sujeto le pueda dar. Es un callejón sin salida, un atolladero.

Recuerdo un paciente que me consultó por un cáncer de colon. Le había prestado a su mejor amigo una cifra muy considerable de dinero y luego de obtenerla, el amigo desaparece sin dejar rastros. Le pregunto qué sintió ante la actitud del amigo y me responde sin titubear: "¿y qué quiere que sienta?, ¡que me cagó!" Es el órgano el que asume la respuesta, porque él se queda sin respuestas.

Pero también puede sentir rabia, tristeza, desesperación. ¿Porqué un cáncer?

Claro que siente rabia, pero no alcanza. Hay algo en esa persona que anula la posibilidad de sostener esa situación con sus sentimientos. Yo he llamado a esa situación el discurso del cáncer. Una posición que tiene que ver con su historia personal y familiar. Sus propios límites para resolver los problemas que la vida le plantea. Hay un koan que resume este discurso. Un maestro le dice a su discípulo: "tengo un palo en la mano y te lo voy a romper en la cabeza; me tienes que contestar si es real o no. Si me dices que es real, te rompo el palo en la cabeza; si me dices que no es real, te rompo el palo en la cabeza; si no me dices nada o me das cualquier otra respuesta, te rompo el palo en la cabeza. Contéstame ya". La única posibilidad que tiene el discípulo de salvar su cabeza (de no enfermarse) es tomar el palo de manos del maestro (la amenaza a su vida), romperlo y seguir su camino.

Las personas que se enferman (sea de gastritis o de cáncer) no pueden hacer esto. Hamer propone tres orígenes de esta imposibilidad. El primero es que el suceso (que él llama DHS, síndrome Dirk Hamer) es sorpresivo; no está preparado para vivirlo. El segundo que lo vive en soledad, que no lo puede verbalizar. El tercero que es subjetivamente dramático, que lo vive como imposible de ser resuelto. Esto es algo tan real en el origen de la enfermedad que llama la atención (como el mismo Hamer dice) que nadie lo haya propuesto antes.

¿Existe alguna evidencia de que estos hechos significativos puedan realmente producir una enfermedad?

Hamer, quien es médico radiólogo, descubre que las personas que viven estos conflictos los reproducen en ciertas imágenes que pueden verse en un tipo especial de radiografía que se llama tomografía computarizada de cerebro (TAC). Estas imágenes le han permitido desarrollar un mapa cerebral en donde localiza en cada región un tipo especial de conflicto y una enfermedad que corresponde a ese conflicto.

De todos modos, la evidencia la sigue dando como siempre en la medicina, la clínica. Ella nos habla de la existencia de este discurso del cáncer y de los sucesos previos que desencadenan la enfermedad. A la vez, de cómo el sujeto logra salirse de ese discurso y supera el atolladero que lo lleva a enfermarse, comienza su proceso de curación.

Hamer habla de cinco leyes. ¿Podrías decirnos algo sobre ellas?

Sí claro, la Segunda Ley se refiere a las dos fases de la enfermedad. Una fría y una caliente. Las llamadas inflamaciones no son más que la Fase de Solución de una enfermedad previa.

La Tercera Ley nos habla de cómo las células de los distintos órganos se organizan para sobrevivir. Así, las del aparato digestivo se multiplican formando tumores cuando se produce un conflicto indigerible (traición, injusticia, mala jugada); las de la dermis también se multiplican pero formando lesiones más chatas llamadas melanomas ante un ataque a la integridad y el mancillamiento. Las células de los conductos de los órganos se ulceran, tal como vemos en los conductos galactóforos de las mamas cuando ocurre un conflicto de separación. Los tejidos de sostén como los huesos se descalcifican ante conflictos de desvalorización. Todos estos comportamientos tienen un sentido que Hamer resume en su Quinta Ley y que no es otro que favorecer la supervivencia del órgano. Así, los tumores del aparato digestivo producirán más elementos digestivos que permitirán que lo indigerible pueda digerirse. Las tumoraciones de la dermis formarán corazas que permitirán defenderse mejor de la agresión. Los conductos se ulceran para abrirse más y generar espacio para que circule lo que se necesita (la leche en el caso de la mama). Los tejidos de sostén pierden su consistencia para que aparezca un nuevo tejido más fuerte y duro (los sarcomas en el caso del hueso).

La Cuarta Ley habla de la coexistencia con los microbios y como ellos nos ayudan a resolver las lesiones como verdaderos barrenderos que ablandan tumores y rellenan úlceras.

Por lo que se ve, estas Cinco Leyes Biológicas hablan de un sistema en que la enfermedad no sería un ataque que viene de afuera, sino una programación del propio cuerpo ante situaciones extremas.

Exactamente, Hamer lo llama: "programa biológico de supervivencia". Es algo que el cuerpo aprendió durante los millones de años en los que fue evolucionando. En esta escala, nosotros somos mamíferos que es el punto más alto de los vertebrados. Comenzamos como peces, luego anfibios y reptiles, aves y por fin mamíferos. Cuando éramos peces sacábamos el oxígeno del agua. Al escasear los nutrientes, algunos peces subieron a la tierra y comenzaron a alimentarse de las plantas. Al no poder captar el oxígeno del aire, se enfrentaron a una verdadera crisis de supervivencia y su respuesta fue adaptarse a ella. Lo hicieron creando una célula capaz de captar oxígeno del aire. Tardaron millones de años y al fin pudieron generar la célula del pulmón. La enfermedad (en este caso, el cáncer de pulmón), es la rememoración de ese momento evolutivo ante una crisis de supervivencia en la que el sujeto se queda "sin aire".

Donal Klein refiere que los ataques de pánico ocurren por un mecanismo similar en donde la presión de oxígeno cae bruscamente. Es así que podríamos rememorar la respuesta que cada órgano necesitó para sobrevivir ante las continuas amenazas en el curso de la evolución. Así veríamos como en la enfermedad se rememora este momento en un intento de solución que en la actualidad ha dejado de ser útil.

¿Es decir, que se rememora como solución ante el conflicto algo que actualmente es la misma enfermedad?

Sí, la enfermedad es una paradoja. Y lo dramático de la situación es que la medicina quiere resolver la paradoja desde el mismo lugar en que se la plantea. Como en el caso del koan que contábamos quiere crear respuestas que cada vez nos meten más en el problema.

En 1992, un experto en bioestadística de la Universidad alemana de Heildelber, el Dr. Ulrich Abel, publicó un libro de 92 páginas cuyo título es "Quimioterapia para cánceres epiteliales avanzados", que constituyen el 80% de las muertes por cáncer (colon, mama, pulmón, próstata). En ese libro puede leerse: "no hay evidencias de que el tratamiento con las drogas usadas actualmente produzcan resultados positivos en los pacientes con enfermedad avanzada, ya sea en expectativa o calidad de vida". Además agrega: "las opiniones personales de muchos oncólogos parecen contrastar de manera llamativa con lo que comunican a sus pacientes, ya que ellos afirman que no utilizarían quimioterapia si tuvieran cáncer".

Las estadísticas de supervivencia inducen a confusiones. En las estadísticas oficiales se habla permanentemente de un aumento en la supervivencia a cinco años en los pacientes tratados con métodos de eficacia comprobada. Sin embargo, en esas estadísticas no se respetan los más mínimos criterios de control, que sí se exigen a los llamados métodos alternativos.

La Sociedad Americana del Cáncer (SAC) emitió una lista de aproximadamente cien terapéuticas alternativas que se usan contra el cáncer. Las llamó "métodos no demostrados" y todos aquellos que fueron incluidos en esta "lista negra" dejaron de recibir subsidios. Una investigación realizada por el Dr. Ralph Moss demostró que el 44% de las terapias condenadas no habían recibido ningún tipo de investigación por la SAC ni por ninguna otra agencia. El 16% fue investigado con resultados terapéuticos positivos. El 11% con resultados negativos. El 29% restante fue catalogado de ineficaz tomando solo en cuenta informaciones de revistas y asociaciones médicas extranjeras.

Parece una manipulación con fines determinados.

El mercado del tratamiento del cáncer mueve en Estados Unidos (sólo en medicamentos) una cifra cercana a los 200 mil millones de dólares anuales, con un incremento del 10% anual en forma sostenida.

Durante décadas las agencias de noticias han venido dirigiendo la opinión pública en temas como el tratamiento y la investigación del cáncer. El Dr. Hamer ha sido objeto de una persecución descarada por ciertos medios de difusión que se preocupan por ignorar su teoría. Yo mismo he relatado algunos sucesos que me ha tocado vivir en mi país en el libro que he publicado.

Sin embargo, hay voces disonantes. El Dr. Linus Pauling, ganador dos veces del premio Nobel, ha dicho: "todos debemos saber que la llamada guerra contra el cáncer es un gran fraude". El Dr. Alan Lewin, de la facultad de medicina de la Universidad de California afirmó: "la quimioterapia no elimina el cáncer. Este hecho ha sido documentado durante décadas". El Dr. John Cairns de la Escuela de Salud Pública de Harvard dice: "sólo el 3% de los pacientes tratados con quimioterapia son curados". Y también agrega: "no se puede curar el cáncer con radioterapia porque las dosis de radio necesarias para destruir a todas las células del cáncer son las mismas que destruirían todas las células del paciente". El Dr Hardin Jones, Profesor de Física Médica en la Universidad de California, analizó 25 años de estadísticas y llegó a la siguiente conclusión: "los pacientes tratados con métodos de "reconocida eficacia" no viven más que aquellos que no reciben estos tratamientos".

Ante esta situación, ¿qué propone la Nueva Medicina?

Antes que nada, crear una conciencia colectiva que deje de buscar la respuesta en la destrucción de la enfermedad y empiece a buscarla en la recuperación de la salud. Lo primero que pierde un enfermo es su autoridad. Pasa a ser un objeto en manos de sujetos que supuestamente saben.

El sujeto se pregunta: ¿porqué a mí? Habitualmente se le responde con otras preguntas: ¿porqué no a mí? ¿Y si en lugar de por qué te preguntas para qué? Sin ánimo de descalificar tales intervenciones, el sujeto ha hecho una pregunta que en la dimensión que la ha hecho no parece tener respuesta posible. El analiza su situación y observa que no fuma, que su alimentación es bastante simple, que hace deportes y se mantiene en línea, que no hay factores determinantes para la aparición de este cáncer en el pulmón. En su visita al médico le ha preguntado cuál es la causa y el médico le ha hablado de factores genéticos (siempre hay un abuelo que se murió de cáncer) que no terminan de convencerlo. Ni que hablar cuando se trata de un niño.

Algunos malentendidos sobre los factores emocionales dejan aún un sabor más amargo ante esta pregunta, ya que algunos tratan de imponer una suerte de terrorismo psicológico en donde todas las enfermedades ocurren porque somos unos inmaduros emocionales y con el cáncer rendimos una prueba para alcanzar la madurez. Con esta posición han creado un pánico semejante al originado por ciertos psicoanalistas con respecto a los traumas infantiles producidos por los padres.

Todos estos factores, moleculares, genéticos, psicológicos, olvidan el elemento fundamental en la aparición y en la curación de una enfermedad: el amor.

Hace pocos años se hizo una experiencia con conejos con cáncer en donde a un grupo se le daban los medicamentos oncológicos indicados y se los acariciaba y cuidaba con afecto. A un segundo grupo se les daba placebos pero el mismo cuidado afectivo. A un tercer grupo se les daba placebos y no se los cuidaba. A un cuarto grupo se les administraba los medicamentos oncológicos sin trato afectivo. Los dos primeros grupos tuvieron una recuperación del 60%. Los dos últimos sólo llegaron a recuperarse en un 10%.

¿Qué es el amor en términos neuroinmunológicos? ¿Por qué hay tantas experiencias con ratas y conejos con cáncer tratados con afecto y tan pocas con seres humanos? ¿Por qué se sigue creyendo que el sistema inmunológico es un ejército y los glóbulos blancos soldados dispuestos a destruir al enemigo?

Hemos creado una medicina bélica y hasta los libros que abordan la enfermedad desde el punto de vista psicológico no dejan de utilizar el esquema de batallas autoinmunes, de invasión de gérmenes y de defensa ante el enemigo. Ni que hablar de las células asesinas.

Pareciera que la vida misma es una gran guerra, semejantes a las de los piqueteros de mi país que establecen luchas entre pobres. La concepción médica de la enfermedad es la de luchar hasta vencer o morir. No se piensa en el mundo como un paraíso, sino como un infierno. Un lugar poblado de microbios agazapados y dispuestos a destruirnos. De cánceres que habitan en todo lo que ingerimos. De grupos de poder que actúan en las sombras y que dominan el mundo.

La vida se ha convertido en una dispareja lucha por sobrevivir y nosotros lo hemos aceptado. Creemos en esta concepción y estamos dispuestos a ser buenos soldados. La enfermedad es una prueba de ello, caemos en la batalla.

Pasemos a decir que el mundo es perfecto y que todo concurre a esa perfección. Que los microbios son acompañantes naturales de nuestra vida para ayudarnos a crecer (¿acaso alguien olvida que después de una eruptiva uno crecía?). Que el cáncer es un programa biológico (¡pero no el único!) manejado por un grupo de genes egoístas que buscan su supervivencia a cualquier costo y que no es una prueba de excelencia, sino de dificultad en el crecimiento de la conciencia.

La medicina eligió a Pasteur y no a Bechamps. Ahora puede elegir la ingeniería genética o la visión del nuevo hombre. Siempre son opciones, pero nuestro futuro depende de esta elección.

Pasteur no era biólogo y vino a decir lo que la sociedad esperaba que se dijera: que había elementos que venían de afuera y que nos atacaban, había que destruirlos y en ello estaba la solución. Bechamps decía todo lo contrario: las microzimas que habitan nuestro cuerpo y el de todas las sustancias vivas, si había enfermedad, eran capaces de cambiar sus formas y producir bacterias o virus. No había que destruirlas, sino volverlas a sus formas naturales que siempre co-existieron con nosotros. La sociedad no podía aceptar esto y Bechamps pasó al olvido.

La Nueva Medicina viene a decir que la enfermedad es un programa biológico de supervivencia que está en nosotros, pero que está en nuestra capacidad cambiar ese programa por una extensión de nuestra conciencia que supere los determinismos biológicos y acompañe los planes de la vida.

Para finalizar, ¿cómo podrías resumir a la enfermedad?

La enfermedad es un intento desesperado de buscar amor. La célula ama la vida y hace lo imposible por sobrevivir. No es con palabras ni con medicamentos que le vamos a enseñar a la célula cuál es el camino para sobrevivir. Es ella la que nos enseña a nosotros, con su esfuerzo y su adaptación a las peores circunstancias. ¿Cómo hemos podido ser tan necios, negándonos durante siglos a aprender de ella?

Tenemos todo para superar los frágiles obstáculos que la vida nos impone, pero nos falta humildad para aceptar lo que somos. Nos negamos a aprender de la sabiduría animal porque nos creemos superiores a ellos. Confiamos más en los poderosos instrumentos técnicos que en el saber de millones de años que poseemos en nuestro cerebro, al que con soberbia llamamos "primitivo".

Estamos en un atolladero, en un callejón sin salida, estamos enfermos. Debemos aprender a curarnos, debemos aprender a vivir. Que cada uno tome su lupa y comience a trabajar. Hay un contrato que cumplir.

 

9. Entrevista con un experto y divulgador
de los trabajos del Dr. Ryke Geerd Hamer: GNM.
Realizada por el blog Zeteticismo.

GNM Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Lo que sigue es una entrevista realizada a un experto y divulgador de la Nueva Medicina. Como ha querido conservar su anonimato, lo llamaremos simplemente "GNM", que es el nick que usa en el foro de la Nueva Medicina. La entrevista fue realizada vía correo electrónico, especialmente para mi blog. Agradezco a GNM por su amabilidad en concederme esta entrevista.

¿Podría explicarnos qué es la Nueva Medicina y cuáles son sus principios fundamentales? También sería interesante saber por qué es importante su conocimiento, ¿por qué un lector que lea esta entrevista debería interesarse por la Nueva Medicina?

La Nueva Medicina es el nombre que el doctor en Medicina Interna Ryke Geerd Hamer le ha dado a su descubrimiento científico. Es algo difícil de explicar los principios de este descubrimiento en una entrevista, pero podríamos resumirlo, a riesgo de una cierta simplificación, en lo siguientes puntos:

1- Se basa en 5 Leyes Biológicas naturales, en cinco grandes principios descubiertos empíricamente y que son verificables experimentalmente en cada paciente individual.

2- No es un medicamento o una terapia alternativa, sino una ciencia descriptiva de los fenómenos biológicos que ocurren en la enfermedad. Esta ciencia incluye una terapia propia que se basa en la aplicación de esas Leyes Biológicas según las condiciones especiales e individuales de cada paciente. Las 5 Leyes Biológicas incluyen tanto un diagnóstico y descripción de las enfermedades, como una guía precisa y sistemática para su tratamiento.

3- Toma en cuenta los tres aspectos esenciales del ser humano: la psique, el cerebro y los órganos. Diferencia cada uno de estos planos para fines didácticos y explicativos, pero en todo momento se comprende que el organismo es una unidad, no una suma de partes. Esto implica que el diagnóstico se hace en los tres planos a la vez y el tratamiento también se extiende a los tres planos.

En el plano de la psique es donde se produce el conflicto biológico, derivado de un shock inesperado y vivido en soledad, este shock se denomina DHS o Dirk Hamer Síndrome. Pero el proceso de la enfermedad se desarrolla en los otros dos niveles en forma simultánea: en el cerebro aparece una imagen, visible mediante una tomografía cerebral, que se denomina Foco de Hamer (FH). Esta imagen cerebral ha sido confundida con "artefactos" que producen las máquinas de tomografía, estos artefactos también existen, al igual que los Focos de Hamer; por lo que hay que aprender a discernir unos de otros.

Dependiendo de qué conflicto sufrió la persona, y de la correspondiente localización del Foco de Hamer, se afectará un órgano u otro. Esto significa que cada conflicto se corresponde con un FH ubicado en un lugar específico, y ello se corresponde con un órgano (o parte de un órgano) también específico. Por ejemplo, un cáncer de cuello de útero se corresponde con un conflicto de frustración sexual en nivel de la psique, y de un Foco de Hamer en el lóbulo temporal izquierdo (un poco por encima de la oreja izquierda).

El conflicto biológico no debe confundirse con los conflictos psicológicos tal como los entiende la Psicología. El conflicto biológico tiene que ver con la supervivencia biológica, supone una amenaza real a una necesidad biológica básica (común a la especie de que se trate) que es insatisfecha brusca o súbitamente, generando el DHS que inicia el conflicto, y que se manifiesta en el cerebro y en los órganos según el contenido de ese conflicto.

Los conflictos psicológicos son todos los demás conflictos manifestados a nivel de la psique que no tienen las anteriores características. Son los conflictos normales y corrientes de la vida cotidiana, como preocupaciones corrientes, estrés, etc. pero que no han sido generados por un DHS.

Existen muchos otros criterios y factores que se deben tomar en cuenta, pero lo anterior resume algunas de las nociones básicas de la Primera Ley Biológica, conocida como Ley Férrea del Cáncer.

Respecto de la segunda parte de tu pregunta, y las razones por las cuáles deberían interesarse los lectores por la Nueva Medicina, pienso que eso es algo que debe decidirlo cada persona. No puedo ofrecer ninguna razón que valga para todos los lectores; a lo sumo puedo decir que la Nueva Medicina es un excelente método de medicina preventiva y un excelente método para tratar eficazmente enfermedades que hasta ahora se consideran "incurables" por la medicina convencional. Esto debería ser suficiente para que muchas personas decidan explorar más qué es la Nueva Medicina, y llegar a sus propias conclusiones.

¿Cuál es la diferencia entre la Nueva Medicina y las medicinas alternativas y complementarias?

Existen muchas diferencias entre la Nueva Medicina y las demás teorías médicas (medicina convencional y medicinas alternativas), pero la principal es que se basa en 5 Leyes Biológicas que han sido descubiertas empíricamente; esto hace que sea científicamente verificable en cada paciente individual. De las 5 Leyes se deducen unas predicciones que son verificables o contrastables en todos y cada unos de los pacientes que sufran una enfermedad comprendida en ellas.

La medicina convencional no ha descubierto ninguna ley natural sobre el origen o curación de las enfermedades que pueda contrastarse en cada paciente individual. Por eso, a lo más que puede llegar es a establecer correlaciones estadísticas entre ciertos factores de riesgo y una determinada enfermedad.

Las medicinas alternativas por su parte, están conformadas por un conglomerado de hipótesis, algunas científicas (contrastables) y otras no, que tampoco pueden ser verificadas en cada paciente.

Las medicinas alternativas tienen en común con la medicina convencional el que desconocen las 5 Leyes Biológicas sobre el origen, evolución y remisión de las enfermedades. Esto hace que su comprensión de la enfermedad sea muy limitada en comparación con la Nueva Medicina. Esto no significa que estas teorías médicas carezcan de valor; probablemente habrá en ellas algo útil; pero de existir, lo más probable es que estén aplicando sin darse cuenta las leyes naturales. Por ejemplo: al trabajar sobre la psique y las emociones como parte de la terapia, con lo que estarían ayudando a resolver conflictos biológicos sin saberlo.

Con todo esto no se quiere decir que la Nueva Medicina es perfecta; en ciencia no existen este tipo de perfecciones, ya que la ciencia busca aproximarse de forma sistemática y progresiva a la verdad, a la descripción, explicación y comprensión de su objeto de estudio, y no a establecer dogmas o verdades reveladas o absolutas que deban ser creídas sin confirmación empírica.

He leído en páginas y libros sobre la Nueva Medicina que ya no se debe hablar de "enfermedad", sino de Programa Especial Biológico con Sentido. Incluso algunos llegan a decir que la enfermedad no existe ¿Puede explicarnos esto?

Las enfermedades existen, entendidas como fenómenos objetivos clínicamente verificables y subjetivamente percibibles por los pacientes. Si no existieran, ¿qué estudiaría la Nueva Medicina? En otras palabras, es innegable, además de fácilmente observable, que existen una serie de fenómenos que son catalogados actualmente como "enfermedades" o como "patologías".

Lo que no existe es la noción de enfermedad entendida como un desperfecto, fallo o error de la Naturaleza. Esta noción implica la idea de que la salud es algo normal, pero la enfermedad es algo anormal, "malo" o incorrecto. Hasta el punto que, en el caso de los tumores, se llega a hablar de tumores "benignos" o "malignos". La Nueva Medicina deja de lado estos juicios de valor de tipo ético, y se limita a describir neutralmente los hechos en una forma en que puedan ser objetivamente analizados, comprendidos y verificados.

Es por esto que se habla de un "Programa Especial con Sentido Biológico", ya que se ha descubierto que los signos y síntomas típicos de cada enfermedad son coherentes o tienen "sentido" a la luz de las Leyes Biológicas, ya que tienden a coadyuvar a la solución del conflicto que inició la enfermedad. Esto llevó al Dr. Hamer a la conclusión de que los síntomas de cada enfermedad no son al azar, sino que están integrados al tipo de conflicto biológico que se generó ante una necesidad biológica súbitamente insatisfecha. Esta integración revela una organización biológica que tiene un sentido o finalidad coherente objetivamente discernible: resolver el conflicto biológico (devolviendo al organismo a su condición original). En última instancia, el sentido biológico tiende a la supervivencia del individuo o del grupo.

Por eso se habla de un Programa Especial con Sentido Biológico, es un programa biológico desarrollado a lo largo de la evolución, que viene incorporado en la compleja información genética de los seres vivos, y que se activa ante determinadas condiciones de urgencia o emergencia, donde alguna necesidad biológica quede súbitamente insatisfecha, lo que provoca un DHS.

Ante esta situación de emergencia biológica se activa un programa especial que tiene por finalidad optimizar algunas funciones del organismo, precisamente aquella función relacionada con la necesidad biológica que quedó insatisfecha, para permitirle enfrentar mejor la situación, mejorando así las probabilidades de supervivencia.

Podríamos decir que se trata de un programa biológico de emergencia. A esto se refieren los seguidores de la Nueva Medicina cuando hablan del "sentido biológico de la enfermedad".

Hay que precisar algunas cosas que pueden generar confusión o malentendidos:

1) El sentido biológico no debe confundirse con la eficacia biológica del programa especial. La eficacia depende de muchos factores, algunos de ellos ambientales o externos. Si un programa especial se activa en un entorno no previsto por la Naturaleza; como ocurre frecuentemente con las enfermedades que padecen los humanos en ambientes no naturales, sino artificiales, creados por la cultura; la eficacia de dicho programa se reduce considerablemente, hasta el punto de ser ineficaz, ya que los cambios producidos en la enfermedad no pueden ayudar al organismo a resolver un conflicto que tiene asociado a un entorno artificial.

2) El sentido biológico no tiene connotaciones éticas, morales ni filosóficas. Por "sentido" no se entiende que la Naturaleza sea un ser inteligente, con conciencia, voluntad o personalidad. Estas cuestiones escapan al ámbito de la Biología, y pertenecen más bien al de la Metafísica.

Cuando la Nueva Medicina habla de un "sentido biológico" o de "programa inteligente", se refiere sólo a la constatación del hecho de que los síntomas de la enfermedad, tomados en conjunto para cada programa especial, son coherentes y tienden a la solución del conflicto biológico específico que le dio nacimiento a la enfermedad, optimizando así las probabilidades de sobrevivir. Esta es una afirmación descriptiva, comprensible si se analiza la enfermedad a la luz de las leyes de la Nueva Medicina.

Por ejemplo, cuando una persona se asusta o entra en pánico, su organismo sufre una serie de reacciones que le facilitan el escapar o huir de la amenaza. Se producen reacciones determinadas:

- Se intensifica el metabolismo celular.
- La sangre se concentra en ciertos músculos, como en los de las piernas, para dar mayor energía para escapar.
- El corazón late más rápido, para llevar a mayor velocidad diferentes hormonas, como la adrenalina, a diferentes partes del cuerpo.
- Se incrementa la tensión arterial y los niveles de glucosa.
- La psique fija su atención en el estímulo amenazante.

Estas reacciones, vistas fuera de contexto o en forma aislada, parecen sin sentido o "patológicas". Pero apreciadas a la luz de la amenaza real que persona percibe (real o falsamente) en el entorno, entonces es claro que esas reacciones tienen un sentido o finalidad: escapar de la amenaza y sobrevivir.

La Nueva Medicina descubre que ese mismo principio aplica en el caso de las enfermedades, sólo que para comprender el sentido de ellas, hay que examinarlas a la luz de las 5 Leyes Biológicas.

Los críticos señalan que esta teoría contradice los hallazgos de la medicina oficial. ¿Qué responde usted a ello?


El término "hallazgo" es impreciso, porque no distingue entre hechos e hipótesis para explicar esos hechos. La Nueva Medicina acepta todos los hechos descubiertos por la medicina convencional y por cualquier otra ciencia natural. Pero rechaza las hipótesis que la medicina convencional formula para explicar y relacionar estos hechos.

En consecuencia, quien use el término "hallazgo" sin hacer la anterior distinción o precisión, está preparando el terreno para confundir, desinformar y tergiversar. La Nueva Medicina contradice las hipótesis de la medicina convencional, pero acepta los hechos que ella trata de explicar. Tanto los acepta, que formula una explicación alternativa y verificable de esos mismos hechos.

Por ejemplo, las metástasis del cáncer son un hecho si se entienden por tal el fenómeno en el cual una persona con un tumor canceroso en un órgano (llamado tumor primario) presenta simultánea o posteriormente otros tumores en otros órganos (llamados tumores secundarios). Este hecho lo explica la medicina convencional mediante la hipótesis de que las células del tumor primario se diseminan; sea por la sangre o por vía linfática, o invadiendo zonas adyacentes; a otros órganos y que esto causa los tumores secundarios.

La Nueva Medicina al examinar ese fenómeno acepta el hecho de las metástasis (la existencia de varios tumores cancerosos), pero rechaza la hipótesis que sostiene la medicina convencional, la idea de que las células que se diseminan son la causa de los tumores secundarios. La Nueva Medicina puede demostrar que cada tumor se ha originado independientemente de los otros, que no ha sido un tumor el causante de los demás; sino que cada tumor se corresponde con un conflicto biológico a nivel de la psique y un Foco de Hamer a nivel del cerebro.

En otras palabras, la Nueva Medicina explica el mismo hecho, pero mediante una explicación diferente a la que ofrece la medicina convencional.

También los críticos dicen que la Nueva Medicina está desencaminada, que el cáncer es una enfermedad que tiene su base en los genes alterados, que no existe una sola causa, sino muchas como las sustancias cancerígenas y radiaciones.

En primer lugar, la Nueva Medicina no niega el hecho de que en los tumores existan genes que hayan mutado y que eso se relacione con el cáncer. Lo que se niega es que esos genes causen por sí mismo el cáncer, sin el concurso de la psique y el cerebro. De hecho, muchas personas con genes mutados que supuestamente causan o predisponen al cáncer, nunca desarrollan esta enfermedad; tales mutaciones no pueden ser consideradas como causa suficiente de esa enfermedad. A lo sumo, sólo indican un riesgo o una mayor probabilidad, estadísticamente hablando, de adquirir la enfermedad.

La expresión génica de los tumores cancerosos es un efecto o consecuencia del programa especial de enfermedad que se activó, no la causa de dicho programa especial. En otras palabras, dentro de las manifestaciones del programa especial de enfermedad se encuentran aquellas de tipo genético, que expresan las células del órgano afectado. Esto no significa que toda alteración genética sea causada por un conflicto biológico; lo que significa es que la alteración genética observada en el cáncer es solo una parte de un proceso biológico mayor, que no se limita a los genes, aunque frecuentemente se exprese también en ellos.

En segundo lugar, la Nueva Medicina no dice que el cáncer tenga una sola causa; por el contrario, cada tipo de cáncer tiene un tipo de conflicto biológico específico y determinado. Que una enfermedad específica tenga una causa específica no es algo nuevo; al fin y al cabo la tuberculosis es considerada por la medicina convencional como una enfermedad de causa única: la infección por el bacilo de Koch, y así con otras enfermedades. Por tanto, la exigencia de que una enfermedad debe tener varias causas es infundada, la enfermedad tiene el número de causas que la Naturaleza haya dispuesto para ella.

La suspicacia que la mayoría de la gente tiene cuando se habla de una causa única para un tipo de enfermedad, proviene de la cultura que la medicina convencional ha instalado en la mayoría de la gente. No hay causas determinadas para las enfermedades, sino múltiples factores de riesgos, que en realidad no son propiamente causas, sino factores que se asocian estadísticamente a la enfermedad.

En tercer lugar, y a propósito de la radiación, la Nueva Medicina no niega que las radiaciones causen daños a los tejidos. Tampoco niega que en algunos casos esas radiaciones puedan estimular una proliferación celular. Por ejemplo, una leucemia puede ser provocada por una radiación que afecte la médula ósea; pero como se sabe que la leucemia es la Fase de Curación de la médula ósea (esto es un proceso que se desencadena cada vez que el organismo tiene que reparar un daño severo a la médula ósea), entonces la Nueva Medicina enfoca ese "cáncer" en una forma completamente diferente a la medicina convencional.

Por otro lado, el efecto sobre la psique que tiene el saber que se corre un "riesgo de cáncer", por ejemplo: por vivir cerca de zonas radiactivas, puede a su vez provocar un conflicto biológico que desencadene un cáncer, y que será interpretado como consecuencia del efecto radiactivo.

Por tanto, si bien la Nueva Medicina no niega el efecto biológicamente dañino que muchos estímulos poseen, interpreta en forma diferente esos efectos, ya que los enfoca según unas Leyes Biológicas que pueden ser verificadas o refutadas en cada paciente.

Los críticos también señalan que el cáncer no puede producirse por un conflicto, ya que los niños y animales también pueden sufrir cáncer. ¿Qué opina usted de esa crítica?

Esa crítica se basa en un supuesto arbitrario, y además falso, de que los niños y animales no sufren de conflictos biológicos. Los niños, al igual que los animales, tienen psique y esta es susceptible a conflictos biológicos cuando se confrontan con situaciones que amenazan su superviviencia.

Ciertamente, la psique de un niño es diferente a la de un adulto; y esta diferencia explica que ciertos tipos de cánceres sean más comunes en la infancia que en la adultez. Por ejemplo, la mayoría de cánceres infantiles (tumor de Wilms, leucemia, linfomas, etc.) son fases de curación; son "cánceres" que se desarrollan exclusivamente después de haber solucionado el conflicto biológico. Por ejemplo:

- El tumor de Wilms aparece siempre en la Fase de Curación de un conflicto líquido, relacionado con algún líquido, como el agua.
- La leucemia aparece en la Fase de Curación de un conflicto de profunda desvalorización (o en la curación de la médula, después de una radiación o quimioterapia que haya destruido previamente dicha médula).
- El linfoma aparece en la Fase de Curación de un conflicto de leve desvalorización.

Esto es igual si ocurre en niños o en adultos. En los niños los cánceres en Fase de Curación, como los antes mencionados, son los más frecuentes, ya que ciertos conflictos pueden ser más facilmente resueltos por niños que por adultos o viceversa. Algunos conflictos son más fácilmente resueltos por adultos que por niños.

Los cánceres que aparecen durante la Fase Activa del conflicto, como un cáncer de próstata o un cáncer de estómago, no son tan comunes en niños, ya que éstos casi nunca hacen ese tipo de conflictos, y de hacerlos los resuelven con más rapidez (si no lo hacen, pueden padecer de estos cánceres, como se ha observado en casos muy infrecuentes).

En resumen, todo ser vivo puede hacer conflictos biológicos; estos tendrán las características y manifestaciones propias de cada especie, y dentro de ella, de cada individuo. Esto solo puede comprenderse a la luz de la Biología, no de la Psicología (que ignora la existencia de conflictos biológicos, interpretando todo como conflictos psicológicos, sin distinguir éstos de aquéllos).

Un aspecto que me llama la atención de la Nueva Medicina es la función de los microbios. Éstos no se entienden como agentes patógenos ni malignos, sino como ayudantes del organismo. ¿Significa eso las infecciones son buenas y que no deben usarse antibióticos?


Antes de responder esta pregunta, me gustaría hacer una distinción entre lo que lo que podemos llamar juicios descriptivos y juicios de valor.

Los juicios descriptivos son aquellos que tienen por finalidad describir la realidad, explicar sus mecanismos y funcionamiento. Este es el tipo de juicios que emiten las ciencias fácticas, las que se refieren a hechos, como la Biología, la Física, la Química, la Astronomía, la Sociología, etc.

Los juicios de valor son aquellos que expresan una valoración de un sujeto sobre algo. Por ejemplo, cuando digo "tu blog es bueno" o "debes publicar más artículos en tu blog". Aquí no estoy describiendo una característica objetiva de tu blog, sino afirmando una valoración personal sobre él, o prescribiendo lo que "deberías hacer" con él. Este es el tipo de juicios que usan las ciencias o disciplinas valorativas y normativas como la ética o el derecho.

La Nueva Medicina es una ciencia fáctica descriptiva, porque busca describir ciertos hechos, fenómenos y mecanismos relacionados con la enfermedad. En consecuencia, ella se limita a efectuar sólo juicios descriptivos sobre la realidad, no juicios de valor o normativos.

La Nueva Medicina también es una ciencia aplicada que apunta a unos determinados valores considerados como correctos, tales como conservar la salud o ayudar al prójimo a resolver sus conflictos; pero estos valores los tienen quienes aplican la Nueva Medicina, quienes usan sus leyes para provocar o propiciar la obtención de un fin considerado como bueno o deseable. Pero se podría pensar en alguien que, partiendo de valores diferentes y negativos, usara la Nueva Medicina con fines perversos y despreciables, como sería por ejemplo provocarle deliberadamente conflictos biológicos a los demás.

La anterior distinción es importante, porque permite aclarar muchas confusiones y responder mejor tu pregunta. La Nueva Medicina no dice que los microbios o las infecciones sean "buenas" o "malas", porque estos son juicios de valor, específicamente de tipo moral, no juicios descriptivos sobre la naturaleza.

La Nueva Medicina se limita a afirmar que los microbios tiene una función específica, que considerada en el contexto del programa especial, le es biológicamente útil al organismo. En general, los microbios actúan en simbiosis con el organismo, aún en los casos de enfermedad; ya que durante la Fase de Curación el organismo se vale de los microbios para reparar la lesión que se produjo durante la Fase Activa del conflicto. La Nueva Medicina ha descubierto que el papel de los microbios no es el que se creía hasta ahora. La medicina convencional ve a los microbios como agentes peligrosos, enemigos malignos de los cuales hay que cuidarse, y a los cuales hay que exterminar a toda costa en una batalla campal.

Esta noción "bélica" de los microbios, y en general de la Naturaleza, es rechazada a partir de estos descubrimientos.

Los microbios coadyuvan al organismo actuando como "reparadores", "barrenderos", "obreros especializados" para despejar, limpiar o eliminar las lesiones. Por ejemplo: los tumores, necrosis, úlceras, etc., que se produjeron durante la Fase Activa del conflicto biológico. La prueba de esto es que la acción microbiana se realiza solo durante la Fase de Curación del programa especial, y sólo después de existir una alteración previa en el órgano, ya sea por traumatismos, lesiones de algún tipo o debida a los efectos del conflicto biológico activo sobre el órgano. Durante la Fase Activa del conflicto los microbios son "apatógenos".

La medicina convencional ha constatado que mucha gente con ciertos microbios en el organismo nunca desarrollan la enfermedad; y explica esto apelando a "otros factores" tales como el estado del sistema inmune. La Nueva Medicina descubre que la acción de los microbios se inicia cuando el conflicto se resuelve, o cuando el organismo tiene que reparar una lesión previa. Esto es en ambos casos cuando el organismo está en Fase de Curación. Los factores que menciona la medicina convencional tienen importancia, pero no como desencadenantes de la infección, sino como modulares o modificadores de ella. Por ejemplo: un estado de severa desnutrición puede hacer al organismo menos capaz para realizar con éxito la fase de curación, siendo ésta y la infección asociada potencialmente letal para dicho organismo.

Esto no significa que los microbios, en ciertas condiciones, no sean peligrosos. Por el contrario, en muchos casos los microbios son peligrosos para el organismo, ya que éste no puede coordinarlos debidamente. En el ejemplo anterior de un organismo en un gran estado de desnutrición, no contará con los recursos biológicos necesarios para coordinar la acción microbiana de forma óptima. También en los casos de microbios exóticos, con los cuáles el organismo nunca se haya relacionado, pueden provocar reacciones excesivas o exacerbaciones debido a que el organismo no puede manejarlos durante la fase de curación. En estos casos, la infección puede ser mortal, y frecuentemente lo es.

Por ello, la terapia de la Nueva Medicina es individualizada. Cada caso debe evaluarse en sus condiciones específicas, y la terapia debe adecuarse a cada paciente. La Nueva Medicina usa la cirugía, los medicamentos y los antibióticos también, sólo que parte de premisas completamente diferentes a las que maneja actualmente la medicina convencional para la comprensión de los procesos de enfermedad.

En conclusión, la Nueva Medicina supera la idea de microbios "patógenos" o "apatógenos", ya que tal división no existe en la Naturaleza, al menos en el sentido en que los entiende la medicina convencional. Lo que existen son microbios que actúan en simbiosis con el organismo, y que dependiendo del estado de este último, exige una u otra actividad microbiana. Cuando el organismo ha resuelto un conflicto biológico o está reparando una lesión previa, y ha entrado en Fase de Curación, los microbios entran en actividad para coadyuvar a la restitución del organismo. En este momento, son considerados "patógenos" por la medicina convencional. La eficacia de esa ayuda microbiana dependerá de muchos factores, algunos de ellos propios del organismo o de los microbios, o de ambos.

Al desconocer todo esto, la medicina convencional interpretó esa actividad microbiana como "acción patógena" de los microbios, ya que éstos siempre se encuentran en las infecciones. ¿A qué otra conclusión podría llegar?

Como señalamos anteriormente, los mismos hechos son interpretados en forma diferente por la Nueva Medicina y por la medicina convencional. A veces hasta radicalmente opuesta.

En las páginas sobre la Nueva Medicina se lee que ésta puede curar el 95 o 98% de los cánceres. ¿No es esta una aseveración demasiado exagerada?

Personalmente, no uso ese tipo de expresiones sobre porcentajes de curación, ya que cada paciente es individual, y las probabilidades de curación de un paciente no son las mismas de otro, aún cuando compartan la misma enfermedad o programa especial.

Pero sí debo decir que esas afirmación aparentemente exagerada solo adquiere pertinencia, verosimilitud y contrastabilidad en los casos en que el paciente se trate desde el comienzo de su enfermedad con la Nueva Medicina. Desde el momento en que un paciente sufre el DHS y desencadena el conflicto biológico, la Nueva Medicina puede tratarlo inmediatamente, solucionado el conflicto lo más pronto posible, evitando así complicaciones serias. Si esto se logra, la gran mayoría de pacientes podría curarse, ya que no hay ningún motivo biológico ni médico para que el paciente fallezca.

Obviamente, en casos extremos, donde el paciente tenga varios tumores, donde los efectos debilitantes de la quimioterapia y radioterapia hayan hecho mella, donde el estado psicológico y físico del paciente esté en muy deteriorado, etc., la Nueva Medicina no puede hablar de una cura, ni aún en la mayoría de los casos. Probablemente, en estos casos extremos no haya solución alguna o si la hay es solo como excepción; aunque esta excepción justifique la esperanza para intentar curarse.

En general, se puede decir que hay más de un 90% de probabilidades de revertir el programa especial biológico (enfermedad), si el paciente se trata correcta y oportunamente, desde el comienzo con la Nueva Medicina. Esto es planteado a grandes rasgos, ya que cada caso concreto debe evaluarse en su particularidad, lo que impide usar porcentajes a la ligera.

En la actualidad es muy difícil que estas condiciones óptimas para la terapia se den, ya que la Nueva Medicina no está oficialmente reconocida, y prácticamente la totalidad de los pacientes que acuden a ella lo hacen después de haber sido diagnosticados y tratados por la Oncología convencional. Acuden a la Nueva Medicina como último recurso, y en muchos casos no se puede reparar el daño físico y emocional casi permanente que estos pacientes han sufrido en su travesía oncológica.

La Nueva Medicina no hace milagros, ni promete curar a todo paciente; lo que afirma es que en principio, toda enfermedad es curable (todo programa especial es reversible); pero ello no implica que todo paciente individual puede ser curado. Esto último dependerá de las condiciones particulares de cada caso.

¿Se podría decir que la Nueva Medicina confirma aquel adagio según el cual "no existen enfermedades, sino enfermos"?

Existen ambas cosas. Existen las enfermedades o programas especiales con sentido biológico que pueden ser descritos y objetivamente investigados. Pero a la vez, existen personas que experimentan esos programas especiales.

Lo que sucede es que no hay una enfermedad que exista sin un enfermo correspondiente. Nadie ve caminando por la calle un cáncer o una diabetes; lo que vemos son personas con cáncer o con diabetes. Tanto el cáncer como la diabetes pueden, mediante abstracción, ser descritas como entidades con características específicas y conceptualmente discernibles, con síntomas y signos específicos, etc., que nos permiten hablar de ellas como si existieran independientemente.

Pero en la realidad concreta, tales enfermedades no se dan como abstracciones, sino que son manifestaciones concretas de sujetos específicos. El conocimiento abstracto de la enfermedad nos permite saber qué esperar en cada sujeto individual que la padezca; categorizar conceptual y sistemáticamente a los pacientes en función de programas especiales con características comunes, pero solo el estudio exhaustivo del sujeto individual nos informa de cómo, en concreto, se manifiesta ese programa especial en él; y de cuál sería la mejor manera de tratarlo individualmente.

Otra crítica que he escuchado y leído es que la Nueva Medicina enfatiza el lado biológico del ser humano, poniendo en un segundo plano su lado espiritual. ¿No puede terminar la Nueva Medicina convertida en una ideología biologista sobre el ser humano, que reduzca todo a lo biológico?

Yo creo que esa crítica es injustificada si se estudia la Nueva Medicina desde un punto de vista integral. Muchos seguidores enfatizan el aspecto biológico del ser humano; y el Dr. Hamer ha señalado que "hay que aprender a pensar en términos biológicos", para comprender los conflictos biológicos, o que "hay que ajustar nuestra conducta a la Biología".

Pero sería un gravísimo error, y una tremenda simplificación, deducir de lo anterior algún tipo de "credo" biológico o algo por el estilo. Las frases anteriores del Dr. Hamer adquieren pleno sentido cuando conocemos las Leyes Biológicas; pero ellas no pretenden pontificar sobre aspectos tales como la ética, la Filosofía, la cultura o la espiritualidad humana.

La Nueva Medicina puede tener implicaciones y ser relevante para algunas de las anteriores disciplinas o áreas, ya que por ejemplo la Filosofía no puede desentenderse de los avances científicos. Y cuando la Nueva Medicina sea incorporada al cuerpo de conocimientos científicos vigentes, ella seguramente será materia prima para especulaciones filosóficas y culturales de diversa índole. Y sin duda, se podría también correr el riesgo de que ciertas facciones, sectas o grupúsculos ideológicos, intenten usar e "interpretar" sus descubrimientos en una forma que apoye su particular visión del mundo. Pero esto no es un problema intrínseco de la Nueva Medicina, sino el riesgo que siempre existe en el abuso de los nuevos conocimientos para fines arbitrarios, egoístas, partidistas o hasta poco éticos.

Otra cosa que me gustaría señalar, y que es relevante para tu pregunta, es que la Nueva Medicina descubre que las causas y desarrollos de las enfermedades se sitúan en el plano biológico, y se rigen por Leyes Biológicas que se fueron desarrollando a lo largo de la evolución. Esto la convierte en una medicina directamente conectada con la Biología evolutiva.

Pero esto no implica que "sólo" la Biología evolutiva sea importante; por el contrario, todos los otros aspectos del ser humano (culturales, filosóficos, etc.) son importantes, yo diría que esenciales, y deben ser tomados en cuenta por cualquier terapeuta. Lo que sucede es que las causas últimas de las enfermedades no se encuentran en el plano cultural, sino en el plano biológico, y es acudiendo a la Biología donde se ha podido desentrañar el misterio de las enfermedades, tanto en su origen como en su remisión.

Además, la enfermedad es solo una parte de la vida, pero no su finalidad. Por lo que en la mayoría de los casos de nuestra vida diaria no es la Nueva Medicina la que ocupa nuestro principal interés; aunque su conocimiento deba siempre tenerse presente en caso de que sea necesario.

¿Qué libros o referencias podría recomendar a quienes tengan interés por la Nueva Medicina? Pienso especialmente en los jóvenes médicos o investigadores que quieran aprender más de ella.

Recomiendo especialmente los libros del Dr. Hamer, ya que algunos de ellos se encuentran en español. Siempre es necesario estudiar a fondo la fuente original. En particular recomiendo el libro "Resumen de la Nueva Medicina".

Es importante remarcar esto, ya que existen muchos plagiadores que escriben sobre una versión adulterada o falsificada de la Nueva Medicina. Para evitar ser víctima de estos sujetos, lo mejor es acudir directamente a la bibliografía del Dr. Hamer.

Algo más que le gustaría agregar para finalizar.

Bueno, me gustaría agradecerte por esta entrevista, y felicitarte por tu blog, ya que abordas temas muy interesantes.

También le digo a los lectores que se interesan por la Nueva Medicina, que en mi blog encontrarán más información sobre diversos aspectos de este descubrimiento; allí he tratado de explicar cada tema en una forma sencilla y precisa, con la finalidad de que llegue la información a cualquier persona, y cada cual pueda juzgar por sí mismo si la Nueva Medicina es una concepción razonable de la medicina. Cada persona tendrá así algunos elementos adicionales para formarse una mejor opinión.

 

10. Entrevista al Dr. Luis Felipe Espinosa del Valle.
Realizada por Alicia Levy.

Luis Felipe Espinosa Valle Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Dr. Espinosa: ¿cómo describiría usted a esta medicina: como una rama de la medicina tradicional, como una medicina alternativa o de qué otra manera puede usted presentarla?

La Nueva Medicina no es una medicina alternativa ni complementaria. Comprende los descubrimientos médicos del doctor en medicina alemán Ryke Geerd Hamer. En 1981, siendo médico internista en jefe de una clínica oncológica en Alemania, el Dr. Hamer descubrió que cada enfermedad es el resultado de una angustia emocional inesperada. Pero llevó su investigación mucho más lejos.

Sobre la base de que todos los eventos corporales se encuentran controlados por el cerebro, comparó los escáneres cerebrales de sus pacientes con sus expedientes clínicos. Esta fue una aproximación completamente nueva. Hasta entonces, ningún estudio había examinado el origen de la enfermedad en el cerebro, ni había estudiado el papel del cerebro como mediador entre nuestras emociones y un órgano enfermo.

El Dr. Hamer encontró que en el momento en que sufrimos un conflicto inesperado, el choque impacta un área específica en el cerebro dejando una marca (visible en una tomografía computarizada del cerebro) en el área que está programada para enfrentar el tipo exacto de angustia experimentada.

Basado en la ciencia de la Embriología y en nuestro conocimiento de la evolución biológica del hombre, el Dr. Hamer estableció que durante el curso de nuestra evolución, cada área del cerebro fue programada para responder de forma instantánea a conflictos que pudieran amenazar nuestra supervivencia. Debido a que cada ser humano (y mamífero) nace con estos antiguos programas, la Nueva Medicina hace referencia a ellos como “Programas Biológicos Especiales de la Naturaleza con Sentido Biológico”.

El Dr. Hamer estableció firmemente que lo que llamamos comúnmente “enfermedad” no está causado por el mal funcionamiento del organismo que lo destruye a sí mismo, sino que es un programa biológico significativo de supervivencia que ha sido exitosamente practicado por millones de años de evolución. La Nueva Medicina provee por primera vez la explicación biológica del por qué enfermamos, por qué presentamos ciertas enfermedades, por qué el cáncer crece en un órgano en particular, qué tipo específico de conflicto provoca el inicio de un síntoma, desde qué parte del cerebro es controlado el síntoma, y que aproximación terapéutica es viable para cada tipo de enfermedad.

¿En qué se diferencia fundamentalmente de la Medicina convencional?

Además de ser diferente en el concepto que se tiene de enfermedad, en la medicina convencional la persona que enferma no participa del proceso curativo, ni puede tener control de lo que sucede en su cuerpo, tampoco puede hacer nada porque no comprende nada. De hecho sólo cree lo que el médico le dice y está a su entera disposición.

En la Nueva Medicina la persona tiene ahora la posibilidad de comprender que está pasando en su cuerpo y por qué. Por lo tanto, sabe que resolviendo la causa (conflicto de supervivencia) es posible hacer que el cuerpo retorne a la salud pasando por un proceso de reparación (enfermedad) controlado y esperado que ya no ve con miedo y angustia, sino que puede comprender plenamente. El médico sigue teniendo un papel importante en este proceso (pero no exclusivo), pues es el profesional que tradicionalmente está entrenado en atender la Fase Reparación y ayudar a que ésta sea menos intensa y no comprometa la vida de la persona, pero lo hace sabiendo que el conflicto ya está resuelto y que sólo está colaborando con la naturaleza.

¿Cuáles son los puntos en que coinciden?

Coinciden en que ambas atienden las reacciones orgánicas que resultan muy incómodas o que amenazan la vida del sujeto. Es decir, en el uso de algunos procedimientos y de ciertos manejos médicos, pero existen muchas diferencias sobre todo en la forma de hacerlo. El principal motivo de éstas diferencias deriva del concepto de enfermedad que se tiene de partida. Si se tiene un concepto de enfermedad negativo (falla de la naturaleza, defecto, causas y orígenes desconocidos) se tenderá a limitar a toda costa, por ejemplo, el proceso inflamatorio. Ademas de que se amplifica el miedo, y el estrés generando potencialmente otras complicaciones. Si se entiende que el proceso inflamatorio es parte esperada y obligada del proceso reparativo y se ofrecen medidas terapéuticas que permitan que este proceso llegue a su fin sin comprometer la vida, la persona estará en mejores condiciones de pasar por esta etapa y reestablecerse.

¿Puede ser utilizada en todas las comúnmente llamadas “enfermedades”?

Las Cinco Leyes Biológicas que fundamentan la Nueva Medicina son aplicables a todas las enfermedades incluyendo las mentales.

¿La Nueva Medicina es sólo una medicina de diagnóstico u ofrece también los elementos de curación?

Abarca ambas cosas, pero es necesario comprender que no es una medicina que depende únicamente del médico tratante, sino que el paciente es parte activa del proceso de curación, y participa de él, pues sólo el paciente puede resolver realmente el conflicto que disparó la enfermedad. Esencialmente en el proceso diagnóstico, de forma natural abre la posibilidad de resolver el conflicto y acceder a la terapéutica que tiene programada la naturaleza para reestablecerse y sobrevivir. De hecho, es parte indispensable identificar que evento u eventos iniciaron el conflicto, y luego entonces la enfermedad, para saber que se tiene que hacer respecto al mismo para poder curarse.

Desde su experiencia, ¿qué lleva a una persona elegir esta medicina en vez de la Medicina Tradicional?

Lamentablemente, la desesperación. Cosa que ocurre como consecuencia lógica de la falta de efectividad de los tratamientos de la medicina convencional, basados únicamente en la atención de los síntomas físicos. Cuando se corre con la suerte de haber resuelto un conflicto y se recibe simultáneamente un tratamiento convencional para el control de los síntomas, la medicina convencional da la impresión de ser una medicina muy efectiva. Pero cuando esto no es así, cosa cada vez más frecuente, y la persona recae en el conflicto o no lo puede resolver, la enfermedad cursa de forma distinta, aún bajo el mejor protocolo de tratamiento médico, llevando a recaídas y fallas en la respuesta, generando cronicidad y frustración, tanto en el médico tratante como en el paciente.

La peor parte es cuando se realizan medidas convencionales radicales como cirugías de poca efectividad "heroicas", quimioterapias y radioterapias que en la mayoría de las ocasiones generan mayores ó nuevas complicaciones (y potencialmente nuevos conflictos) y se deja a las personas en condiciones físicas muy malas, con una calidad de vida deplorable, mismas que entorpecen los procesos de reparación naturales que tiene el cuerpo. Por supuesto, que en estas condiciones cualquier tratamiento es muy difícil, aún el de la Nueva Medicina.

Si la Nueva Medicina fuese conocida y llevada al terreno profesional y a la vida común de todas las personas las cosas serían muy diferentes, pues ahora con las Leyes Biológicas se puede saber cuándo una persona esta cursando con un conflicto activo de forma temprana. La persona que conoce la Nueva Medicina aprende a identificar lo que esta pasando en su psique y en su cuerpo antes de que éste se enferme y tiene más posibilidades de concentrarse en resolver el conflicto y esperar la Fase de Reparación que será atendida y observada con tranquilidad y con apoyo.

En principio, las enfermedades consideradas graves son consecuencia de conflictos muy intensos y muy largos que permanecen sin resolverse. Al decir que las enfermedades pueden curarse completamente me refiero a que si se identifica el conflicto temprano, la “gravedad” de la enfermedad será menor, y por lo tanto disminuyen las posibilidades de que las reacciones del proceso de reparación se tornen complicadas. Incluso en un caso así, las reacciones pueden atenderse en casa. Es por esto que es fundamental que la gente aprenda las 5 Leyes Biológicas lo antes posible.

En el caso de las enfermedades más fuertes, con la atención en un hospital con un personal de salud entrenado en las Leyes Biológicas se podrían controlar técnicamente mejor los procesos biológicos de reparación, y no sólo eso, sino hacerlo dentro de una atmósfera de comprensión, más humana, centrada en el conflicto de la persona, y en la cual se evite lo más posible otros nuevos conflictos y por lo tanto nuevas enfermedades.

¿A dónde recurre un paciente que elige tratarse con la Nueva Medicina?

Desafortunadamente no existen lugares donde la gente pueda acudir abiertamente para ser apoyada con este conocimiento. Mientras los descubrimientos del Dr. Hamer sobre las Leyes Biológicas no formen parte de los planes de estudio oficiales en las escuelas y facultades de medicina, impidiendo su enseñanza verdaderamente profesional, y mientras el desconocimiento en la gente también continúe, esto difícilmente cambiará y entonces la gente tiene que arreglársela por sí misma para encontrar alguien que pueda asistirle o explicarle cómo acceder a la curación con este conocimiento.

En palabras del mismo Dr. Hamer “mientras la Nueva Medicina sea considerada una medicina marginal, es muy difícil que un paciente se defienda con este entendimiento”. Estamos ante un nuevo conocimiento científico que revoluciona completamente la forma en que comprendemos a las enfermedades, y luego entonces la forma de practicar el arte de la curación.

¿En qué países del mundo se está enseñando actualmente?

Existen muchas personas alrededor del mundo que están difundiendo y aprendiendo los descubrimientos del Dr. Hamer. Todo comenzó en Europa a inicios de los ochentas, los noventas y hasta principios de este nuevo siglo. El mismo Dr. Hamer entrenó a muchos médicos y no médicos en Alemania, Francia, España e Italia. Esto se vio inevitablemente interrumpido por la supresión y los problemas que él tuvo con las instituciones oficiales de medicina al defender sus tesis.

Muchas personas de varias partes del mundo asistían a los seminarios que impartía el Dr. Hamer, así que es muy probable escuchar de gente que la enseña también en otros países. Otro núcleo importante de enseñanza esta en Canadá y recién comienza en Estados Unidos.

¿Cómo hace un médico para capacitarse en la Nueva Medicina? ¿Existe alguna universidad que otorgue un título oficial?

No existen escuelas oficiales, incluso las universidades en muchas ocasiones no saben que existe este nuevo cuerpo de conocimiento médico-biológico. Entonces, menos se tiene posibilidad de poder incorporarlo a sus planes de estudio. Muchos médicos han ido aprendiendo a través de publicaciones del Dr. Hamer y al ir observando la lógica y la precisión de la misma en sus propios casos. Esto se ha dificultado mucho en el caso de países de habla hispana mayormente, porque las principales obraa están en idioma alemán, en italiano, en francés y existen pocas en español y casi siempre están agotadas.

Aún con las obras del Dr. Hamer en mano, es difícil saberla bien, pues sigue siendo medicina y esta se aprende con los pacientes. Mientras la Nueva Medicina no tenga acceso oficial a las instituciones de salud, se estará perdiendo la posibilidad de aprenderla detalladamente y de enseñarla y ejercitarla de forma correcta.

¿Está el Dr. Hamer actualmente ofreciendo conferencias?

No, el Dr. Hamer ya no ofrece conferencias.

¿Qué cree usted que le falta a la sociedad actual para aceptar abiertamente la Nueva Medicina?

Informarse y organizarse. Yo creo que así como en muchos otros campos del conocimiento, en medicina estamos comenzando a ver las limitaciones que han tenido nuestros conceptos e instituciones oficiales. Tomando un ejemplo conocido, el caso del fenómeno del calentamiento global. Se saben las principales causas, se entiende lo que esta ocurriendo, se sabe qué se tiene que hacer, que se deben hacer cambios y, sin embargo, los intereses de algunos grupos son los que no permiten el cambio y la gente no sabe qué hacer ni como exigir el cambio a sus instituciones, pues está desinformada y desorganizada.

Algo similar ocurre con la Nueva Medicina. La gente lee los libros del Dr. Hamer y lo primero que piensa es: "¿en dónde puedo atenderme?", y no encuentra respuesta. Esto seguirá siendo la norma mientras no haya instituciones en donde se enseñe oficialmente, pero para que esto se de, la gente tiene que estar primero enterada de que existe la Nueva Medicina, que existe un nuevo paradigma científico en la Biología y la Medicina y luego entonces podrá irse organizando y generar el cambio.

¿A quiénes están dirigidos los seminarios que usted dictará en el mes de Mayo en Mar del Plata?

Las conferencias van dirigidas al público general. Naturalmente asisten muchos psicólogos, médicos, terapeutas y diversos profesionales de la salud. Todas las personas son bienvenidas, pues la Nueva Medicina tiene que conocerse ampliamente y correctamente, antes de poder pensar en otra cosa.

¿Son sólo de información u otorgan algún tipo de capacitación especial?

Son estrictamente informativas. Esto permite que la gente entienda mejor las Leyes Biológicas y pueda comenzar a observarlas en su propia persona. Actualmente nadie puede ofrecer realmente algún tipo de capacitación más allá de lo informativo, si no revisa pacientes bajo estos nuevos conceptos y para que eso ocurra se necesita que las instituciones oficiales le den acceso profesional a la Nueva Medicina o que el personal de salud se aprenda e incorpore poco a poco este conocimiento. No podemos en este momento enseñar medicina, enseñamos una nueva forma de comprender lo que hasta ahora llamábamos enfermedad y entonces surgen las preguntas y los cambios.

Querer enseñar Nueva Medicina para atender gente requiere supervisión y responsabilidad, y eso lleva tiempo. Por lo tanto, enseñar los conceptos con la idea de vender una técnica sencilla, fácil, en corto tiempo y sobretodo explotable, es no saber de lo que se está hablando. La Nueva Medicina es sencilla en sus principios que van acorde a la naturaleza, puede y debe ser accesible a todos, pero no por eso es necesariamente fácil aprenderla. Sin embargo si se hace bien, los beneficios son enormes.

Luis Felipe Espinosa Valle Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

 

11. Entrevista a Pietat Rabat: el cáncer según Hamer.
Los colegios médicos son la inquisición del siglo XX (26-02-1998).

Pietat Rabat Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Pietat Rabat Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

La maestra de Sant Feliu del Llobregat, Pietat Rabat Monrós, de 44 años, se curó definitivamente de su cáncer de pecho después de decidir no volver a someterse nunca más a la quimioterapia. Hoy es miembro de la asociación Cobra y luchadora de "la perspectiva Hamer" en alusión al médico alemán Ryke Geerd Hamer. El sábado estuvo en el centro La Rosa de la calle del Sol para explicar esa otra forma de curar el cáncer.

¿Cuál es su historia personal?

En 1993 se me declaró un cáncer de mama, me amputaron, siguieron sometiéndome a quimioterapia, empeoré hasta una neutropenia, me quedé sin glóbulos blancos ni rojos, me hicieron transfusiones, me ingresaron, y una noche en el hospital me dije: "lo que cura no debería matar". Y yo estaba más muerta que viva.

Y se fue.

Sí, me puse en contacto con el Dr. Herrera de Barcelona, que es casi el único de España que sigue la perspectiva Hamer e inmediatamente empecé a sentirme mejor.

¿Cómo se lo tomaron sus médicos?

Yo hacía tiempo que sólo obtenía de ellos preguntas sin respuesta. Los oncólogos sólo me decían: no sé, no sé, no sé. Así que dejé de verles sin más.

¿Está segura de estar curada del todo?

Completamente segura. Pero es que además no conozco a nadie que haya superado una segunda tanda de sesiones de quimio. O sea, que lo más probable es que allá me hubiera muerto.

Según el Dr. Hamer todo cáncer tiene su origen en un conflicto psicológico.

No, psicológico no. Nosotros decimos conflicto biológico. Un conflicto de desvalorización, de territorio, laboral, personal o social, llevado en solitario.

¿Cuál fue el suyo?

Mi marido tenía problemas de alcohol y la convivencia era insoportable. Cada conflicto provoca cáncer en un órgano y los de pareja dan cáncer de mama.

Dicen que el método Hamer se recrea en el dolor.

Eso viene del caso Helena Lumbreras. Le manipularon su diario íntimo, publicaron el párrafo del dolor y se saltaron "y por primera vez esta noche he dormido bien sin necesidad de calmantes".

¿Cómo se cura un cáncer?

El conflicto biológico se desactiva con sólo plantearte claramente la causa que te lo ha provocado y comunicarlo a los demás. En cuanto lo haces, notas automáticamente como se desactiva.

Suena a ciencia ficción.

(Ríe a carcajadas) Pero no lo es. Es así de fácil. Por eso se paran espontáneamente tantos cáncer de próstata, de pulmón, de riñón... En autopsias y radiografías de tórax se detectan muchos cáncer de los que nadie se enteró porque se curaron antes de manifestarse.

¿También se curan espontáneamente casos de cáncer ya manifiestos?

Por supuesto. Son personas que de repente encontraron trabajo, consiguieron lo que deseaban, se sintieron valorados... En la biblioteca del Colegio de Médicos de Barcelona hay registrados más de 200 casos de cáncer curados espontáneamente sólo en los últimos cinco años.

¿Cómo lo explican ellos?

Error de diagnóstico, dicen. Lo triste es que tantos "errores de diagnóstico" ni siquiera les haga reflexionar un poco.

¿Por qué está en prisión el Dr. Hamer?

Porque cuando ya estaba inhabilitado por el colegio de médicos alemán, y por tanto no podía dar consejo facultativo, le dijo a un periodista que si tenía dolores de cabeza se tomara una aspirina. Como eso es dar consejo facultativo, le encarcelaron.

¿El colegio español no ha inhabilitado al Dr. Herrera?

Claro que lo ha inhabilitado, pero él ha puesto un recurso ante el Supremo, y mientras no haya sentencia puede seguir ejerciendo. Sin una sola denuncia de la gente. Todo es cosa del Colegio Médico, que es la nueva inquisición del siglo XX.

¿Por qué dice eso?

Porque hay muchísimas malas praxis médicas que el colegio oculta sistemáticamente. El Dr. Herrera, en cambio, no ha hecho ningún daño a nadie e incluso una juez ha sobreseído su caso civilmente.

¿Tiene el método Hamer algún fundamento científico?

Demostrar que funciona es lo más fácil que hay. Con un escáner cerebral se ven las marcas que deja el conflicto en el cerebro y en el órgano. En forma de diana si está activo y en edema si está en Fase de Resolución.

¿Nadie se ha molestado en averiguarlo?

Nadie.

O sea, que el tabaco no produce cáncer de pulmón.

Claro que no. Ahora bien, si el fumador se llega a creer que lo produce y fuma con miedo a morir, ese miedo sí puede crearle conflicto.

¿Un cigarrito?

 

12. 2da entrevista con el autor del blog: Nueva Medicina (GNM).
Realizada por el blog Zeteticismo.

GNM Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

Hace un tiempo entrevisté al autor del blog en español sobre la Nueva Medicina. A partir de allí he recibido algunas preguntas de parte de mis lectores, y estas preguntas las he sintetizado para formulárselas, quien amablemente accedió a una segunda entrevista. Espero que la disfruten:

1- Algunas personas me han escrito preguntando en qué consiste la terapia de la Nueva Medicina, ya que en la anterior entrevista no quedó muy claro. ¿Se emplean medicamentos y medicinas?

El propósito de la terapia es inducir la remisión espontánea de la enfermedad. Las Leyes Biológicas explican tanto el origen de la enfermedad, su evolución, como (de ser el caso) su remisión. Conociendo esto, lo que se busca es promover en el organismo sus propios recursos autocurativos para que la enfermedad sea superada.

Ahora bien, en algunas ocasiones la naturaleza requiere de nuestra ayuda. Es ahí cuando los medicamentos, las operaciones quirúrgicas y otros métodos terapéuticos pueden ser empleados. Siempre a condición de que su empleo se realice a la luz de las Leyes Biológicas y sin interferir con los procesos propios de autocuración del organismo.

Los medicamentos no curan la enfermedad, sino que ayudan al organismo en su proceso de remisión espontánea, por ejemplo, evitando complicaciones cerebrales u orgánicas. En conclusión, en la Nueva Medicina sí se emplean medicamentos y medicinas, pero con un concepto y propósito diferente al que se usa en la medicina oficial y alternativa.

Ya no hablamos de enfermedades, sino de programas especiales con sentido biológico. El DHS programa, de antemano, la solución del conflicto, pues el conflicto activa una "enfermedad" precisamente para resolver la situación biológica inesperada y de emergencia que generó el conflicto. Es por esto que la enfermedad ya no se considera como tal. Esta nueva comprensión tiene importantes implicaciones al momento de hacer la terapia, porque antes de intervenir en el proceso, hay que comprenderlo primero. Y esta comprensión determina que debemos hacer o no hacer en cada caso particular.

2- Según la Nueva Medicina, las enfermedades infecciosas son también causadas por conflictos. Pero si es así, ¿cómo se explican los casos de contagio de infecciones? ¿También se contagian los conflictos?

Los microbios pueden transmitirse de una persona a otra. Lo que no puede transmitirse es la enfermedad infecciosa. Esto, que a todas luces es contraintuitivo, puede comprobarse científicamente: en cada caso de enfermedad infecciosa, ha habido previamente un conflicto biológico correspondiente a esa enfermedad, y que probablemente ha pasado desapercibido.

En los casos de "contagio", lo que ocurre es que las personas han tenido el mismo tipo de conflicto biológico. Por ejemplo, ante una situación que afectó a todo un colectivo y provocó un DHS en ellos. Por ejemplo, la tuberculosis pulmonar, que aparece en la Fase de Curación de un conflicto biológico de miedo a la muerte, es muy común después de una guerra. Si muchas personas tienen el mismo microbio en el organismo (microbio que pude haberse transmitido de una persona a otra), en la Fase de Curación tendrán la misma enfermedad infecciosa si han sufrido el mismo tipo de conflicto biológico. Y esto hará creer que hubo un contagio de la enfermedad de una persona a otra.

3- ¿Cómo se explica entonces la eficacia de las armas biológicas, que usan microbios para matar a las personas?

De la misma forma. Si tú diseminas unos microbios en un lugar donde hayan miles de personas, algunas de ellas (fíjate que no todas) enfermarán de una "infección" cuando entren en Fase de Curación de algún conflicto que permita la acción de ese microbio.

Por simple estadística, de mil personas que estén reunidas, unos están sin conflicto, otros con un conflicto activo, y otros con un conflicto resuelto (en Fase de Curación). Únicamente, los que estén o entren en una Fase de Curación enfermarán con el microbio correspondiente.

Fase de Curación no significa que la persona está curada. Simplemente significa que el organismo está en proceso biológico de curación. Es posible, dependiendo del tipo de microbio y si éste es endémico o no (y por tanto, si el organismo del paciente está familiarizado con él o no), que el paciente acabe muriendo durante la Fase de Curación. Si el microbio no es endémico (y muchos microbios usados en armas biológicas no lo son
o han sido manipulados genéticamente), el organismo no podrá modularlo correctamente en la Fase de Curación y el paciente podrá morir durante esta fase.

4- El Dr. Hamer afirma que el SIDA no existe, porque el virus VIH, al igual que otros virus, tampoco existe. ¿De qué mueren entonces las personas con SIDA? ¿Cómo pueden morir de algo que no existe?

Explicar el SIDA es bastante complicado. El SIDA, entendido como un síndrome clínico con características específicas, SÍ EXISTE (si no existiera, no habría nada que explicar y nadie moriría de SIDA). Lo que el Dr. Hamer niega es que el SIDA sea causado por un virus. Él rechaza la teoría que interpreta al SIDA como una enfermedad infecciosa. Es en este sentido que el Dr. Hamer dice que el SIDA no existe.

A modo de resumen, en cuanto a los virus en general, el Dr. Hamer no dice que los virus no existan, sino que la existencia de virus patógenos que afecten a seres humanos no ha sido científicamente demostrada. En uno de sus últimos libros: "Presentación de la Nueva Medicina" el Dr. Hamer escribe: "la existencia de los virus es muy discutida, pero la verdad es que hasta hoy nadie ha podido demostrar sin lugar a dudas la existencia de un solo virus. Se trataba de anticuerpos siempre en fase de curación". (pág. 35)

Aunque es cierto que al comienzo de su investigación el Dr. Hamer creía en la existencia de los virus, posteriores investigaciones lo han hecho dudar de su existencia. En particular, los trabajos del virólogo Stefan Lanka (quien aisló un virus en un alga marina, pero quien aplicando los mismos métodos de aislamiento no pudo encontrar evidencia científica de la existencia de un solo virus en animales o en seres humanos), han convencido al Dr. Hamer que no hay evidencia científica sólida de la existencia de virus que afecten a seres humanos. Es por esto que en sus últimas obras el Dr. Hamer ha modificado o reformulado la 4ta Ley Biológica (referida precisamente a los microbios) eliminando los virus de su esquema.

En el caso del SIDA, la condición de seropositivo se adquiere mediante un conflicto biológico sufrido en presencia del olor del esmegma del prepucio (la piel que recubre el glande), y que genera una alergia a dicho olor. También la condición de seropositivo se puede adquirir por transmisión sanguínea o mediante la leche materna de los "anticuerpos anti-esmegma". Esto es algo difícil de explicar, por lo que de nuevo remito a los lectores a mi artículo.

Los pacientes con SIDA mueren de una combinación de conflictos biológicos, pánico y de sustancias tóxicas.

6- ¿Qué ha descubierto el Dr. Hamer sobre los síndromes?

Hay que distinguir el concepto de "síndrome" tal como se entiende en la medicina convencional (conjunto de síntomas característicos de una enfermedad o en la que se afectan varios órganos) de "El Síndrome", tal como lo entiende la Nueva Medicina, y que alude a una situación biológica concreta.

La Nueva Medicina explica los síndromes de la medicina convencional como una mezcla de conflictos biológicos. Cuando están afectados varios órganos, hay que buscar el conflicto correspondiente a cada órgano. Habría que matizar muchas cosas en este punto, pero en general es lo que se plantea sobre los síndromes.

En cuando a "El Síndrome", es una situación biológica en la cuál el paciente tiene un conflicto de desarraigo (sentirse completamente solo, abandonado en la vida; por ejemplo por haber sido ingresado a la fuerza en un hospital) en Fase Activa de conflicto de túbulos colectores renales, sumado a la Fase de Curación de cualquier otro conflicto. Dado que el conflicto de desarraigo da lugar a una retención de líquidos, la inflamación (orgánica y cerebral) correspondiente al conflicto que se encuentra en solución tenderá a hacerse más grave, más complicada y más difícil de tratar. Los grandes tumores cerebrales o las ascitis por ejemplo, son causadas por la presencia de un Síndrome de este tipo.

Es esencial conocer esto a nivel clínico, porque su desconocimiento puede causar la muerte de muchas personas, quienes debido al Síndrome no podrán superar las complicaciones de su enfermedad.

7- ¿Las enfermedades mentales también son causadas por conflictos?

A excepción de enfermedades mentales causadas por deformaciones congénitas del cerebro, intoxicaciones y traumatismos, en general las enfermedades mentales son causadas por una combinación de conflictos biológicos que afectan ambos hemisferios cerebrales, fenómeno que se llama
"constelaciones cerebrales".
Aquí se explican las neurosis, las psicosis, los trastornos de personalidad y de alimentación, y otros cuadros psiquiátricos.

8- Una crítica que he visto en páginas en otros idiomas es que en Francia se ha calificado a la Nueva Medicina de secta y a sus partidarios se les considera un grupo sectario interesado en seguir a pies juntillas las ideas de un gurú (Hamer) y de convencer a todo el mundo de la "verdad". ¿Por qué se le ha calificado a la Nueva Medicina de secta en Francia y por qué a sus partidarios se les ataca de esa manera? También sería interesante conocer ¿por qué, si la Nueva Medicina es verdadera, está tan desorganizada socialmente?, ¿por qué no hay más movimientos sociales a su favor? Esta última pregunta siempre me la he hecho y algunas personas me la han planteado también.

Hay que separar a la Nueva Medicina de sus "partidarios". La Nueva Medicina es una ciencia empírica basada en Leyes Biológicas que permiten predecir, en el paciente individual, ciertos hechos a nivel psíquico, cerebral y orgánico. Esto permite su comprobación (o de ser el caso, su refutación) científica en cada paciente individual. Por eso, el Dr. Hamer ha dicho que si se encontrase un solo caso que no cumpla las leyes, la Nueva Medicina sería falsa. No se le puede pedir más a una ciencia empírica.

Los partidarios o seguidores son otra cosa. Como en todo grupo de seres humanos, hay de todo. Desde personas sensatas, mesuradas y prudentes, hasta los extremistas más irracionales. Esto existe en cualquier grupo humano.

En los 90s, cuando se dio a conocer en España, un grupo de médicos seguidores de Hamer intentaron monopolizarla a su favor. Esto lo viví de cerca, por eso hablo con conocimiento de causa.

Estos médicos no entendieron que la Nueva Medicina no le pertenece a un grupo, sino que es de toda la humanidad, y que la idea es que se trabaje concertadamente y en conjunto, integrando a la mayor cantidad de personas competentes y honestas posibles. Tenían unas miras muy cortas, además de un gran afán de protagonismo y eso afectó gravemente la unidad de sus seguidores e impidió que una estrategia inteligente de difusión y aplicación pudiera articularse eficazmente.

Esto también ocurrió en Alemania y Bélgica. Ignoro la situación específica de Francia, aunque allí lo que más destacó fue el plagio grotesco e inmoral de por parte de algunos alumnos del Dr. Hamer. Nunca tuvieron estrategias claras para dar a conocer la Nueva Medicina. Eran unos improvisados interesados más en su figuración personal.

Con los años, he descubierto que muchos seguidores son responsables, en parte, de su denigración y mala reputación. Sin intención, colaboran activamente en su repudio y desprestigio, al emplear estrategias divulgativas totalmente equivocadas. No alcanzan favorablemente a la mayoría de personas, porque (entre otros factores) su lenguaje dogmático y actitud soberbia producen en muchas personas que quieren conocer la Nueva Medicina un rechazo automático e incluso abierta hostilidad. Suman algunos seguidores aquí y allí, al tiempo que cosechan muchos enemigos y detractores. Y no se percatan de esto último. Únicamente asumen responsabilidad de sus aciertos, pero no de sus errores en la divulgación, los errores son siempre atribuidos a los demás.

Algunos de ellos tienen una pasividad e incapacidad pasmosa cuando de difundir la Nueva Medicina se trata, pero son muy activos cuando quieren monopolizarla a su favor o cuando juegan a ver quien conoce más. Algunos, en su interior, creen que saben más que el propio Dr. Hamer, pero al mismo tiempo lo esconden con alardes repetitivos y públicos de (falsa) modestia. Los verdaderos expertos, en cambio, tienden a ser humildes de verdad, y probablemente ven a estos sujetos como bufones o charlatanes.

Otros, en el extremo opuesto, ven en el Dr. Hamer a un semi-dios que nos ha revelado la verdad y cuyas ideas (incluyendo aquellas ajenas a la medicina) no pueden cuestionarse o someterse al escrutinio crítico. Se censura el cuestionamiento y la reflexión crítica y al crítico se le trata de estigmatizar como una quinta columna o de "excomulgar". Con la excusa que la Nueva Medicina se basa en "Leyes Biológicas" y que por ende son inviolables, evitan cualquier argumentación crítica; porque ignorantemente confunden las Leyes Biológicas con la formulación lingüística y conceptual de dichas leyes, confundiendo el mapa con el territorio, sin advertir que la formulación es algo que puede cambiar si la evidencia así lo exige, como el propio Dr. Hamer lo ha hecho recientemente al reformular la 4ta Ley Biológica excluyendo los virus de su esquema. No comprenden que la ciencia se fortalece con el debate crítico constante y abierto, y que no hay preguntas incómodas, sino únicamente personas incapaces de responderlas porque que no saben (y no quieren admitir su ignorancia) o no quieren confrontarlas debido a factores ideológicos y sentimentales.

Pero lo peor es que no asumen su cuota de responsabilidad en la marginalidad y mala imagen que la Nueva Medicina padece actualmente, no solamente entre la comunidad científica, sino entre el público no especializado también. Le hacen un daño terrible con su actitud.

Esto, por supuesto, no aplica a todos los seguidores o partidarios y sería injusto generalizar y meterlos a todos en el mismo saco. Hay seguidores que son racionales, críticos y prudentes, tanto en la investigación como en su divulgación. De ellos depende el futuro de la Nueva Medicina.

Pero la irracionalidad antes comentada sí aplica a un buen porcentaje de seguidores o partidarios de la Nueva Medicina, particularmente en aquellos que tienen funciones de liderazgo en algún grupo. Por ejemplo, en algunos círculos de estudio como los que existen desde hace unos años en Alemania. Se ven a sí mismos como defensores de la más pura ortodoxia, representantes puros de los últimos hallazgos del Dr. Hamer, adalides de la verdad. Actitud casi megalómana que es alimentada en gran parte por la actitud genuflexa y borreguil de otros miembros del grupo que ven al líder como otro semi-dios, después de Hamer. Esto último ha sido el principal factor que ha contribuido con la estigmatización de los seguidores de la Nueva Medicina.

Esta actitud, casi megalómana, esta búsqueda de protagonismo y figuración personal, esta auto percepción de ser los "puros" defensores es, paradójicamente, lo que ha causado que ciertas personas se separen dela Nueva Medicina. Alguno de estos adalides, cuando tienen alguna diferencia personal o profesional con el Dr. Hamer o cuando el propio Dr. Hamer los excluye y rechaza (y creyendo ya que saben más que él), se separan y "fundan" con otro nombre su propio método, que es en realidad la misma Nueva Medicina pero disfrazada, y casi siempre adulterada.

Por eso, desde hace varios meses he escrito muchos artículos críticos sobre la forma de difundir la Nueva Medicina, y el rol que sus seguidores han jugado en su mala difusión, y por tanto, en su mala imagen. Trato con cierta dureza a estos seguidores porque, desde mi más profunda convicción, ellos son responsables de parte de la imagen negativa, pero su falta de actitud autocrítica les impide verlo, y prefieren adjudicar toda la responsabilidad a "los demás".

Precisamente por todo esto, y otras razones que no quiero mencionar, es que yo he decidido desde los 90s trabajar en solitario. No quiero asociarme a grupo u organización alguno. No quiero tener nada que ver con ellos y mientras más lejos me mantenga de estos grupos, mejor. Trabajar en solitario me permite no solamente independencia de criterio, sino además emplear las estrategias de divulgación que yo considero más apropiadas y que, al juzgar por los comentarios recibidos, han sido acertadas.

Con esto no niego la eficacia, e incluso la necesidad, de crear grupos a favor de la Nueva Medicina. Al contrario, hay que crearlos y promoverlos en todos los niveles posibles. Pero yo, por razones personales, me mantendré siempre a distancia de ellos.

Ocasionalmente recibo propuestas para integrarme a grupos y siempre las he rechazado, aunque he animado a sus proponentes a que sigan con su iniciativa y he dado algunas sugerencias para ello. Pero no quiero pertenecer a grupo alguno, porque ya creo saber qué esperar de (algunos) de sus miembros.

La Nueva Medicina está muy adelantada a su tiempo; y este adelanto ha dejado atrás no solamente a los médicos convencionales, sino a muchos que la siguen.

En resumen, son muchos los factores que más han perjudicado a la Nueva Medicina desde sus comienzos, y eso incluye la falta de organización, la constante improvisación, la muy precaria preparación académica, científica y profesional de algunos de sus defensores públicos, la actitud borreguil e intelectualmente genuflexa de algunos de sus seguidores y, sobre todo, la carencia de estrategias de difusión hábilmente diseñadas e inteligentemente aplicadas.

9- Algo más que desee añadir para finalizar la entrevista.

Me gustaría sugerirle a tus lectores que compren el libro: "Presentación de la Nueva Medicina", que es uno de los últimos libros del Dr. Hamer y que está traducido al español. Con ello, no solamente tendrán una introducción excelente y actualizada, sino que además colaborarán con la editorial para que otros libros sean traducidos al español y publicados. Este libro puede pedirse directamente a la editorial:

"Amici di Dirk®" Ediciones de la Germánica Nueva Medicina S.L.

A través del correo electrónico: info@amici-di-dirk.com

Por correo postal:
Apartado de Correos, 209.
29120 Alhaurín el Grande
(Málaga, España)

Por Fax : (034) 952-49 16 97

 

13. Entrevista a la doctora Ghislaine Lanctot.
Por Laura Jimeno Muñoz de Discovery Salud.

Ghislaine Lanctot Nueva Medicina Germanica Entrevistas Ryke Geerd Hamer NMG

“La Mafia Médica” es el título del libro que le costó a la doctora Ghislaine Lanctot su expulsión del Colegio de M édicos y la retirada de su licencia para ejercer medicina. Se trata probablemente de la denuncia publicada más completa, integral, explícita y clara del papel que juega a nivel mundial el complejo formado por el sistema sanitario y la industria farmacéutica.

El libro expone, por una parte, la errónea concepción de la salud y la enfermedad que tiene la sociedad occidental moderna, fomentada por esta mafia médica que ha monopolizado la salud pública creando el más lucrativo de los negocios. Además de tratar sobre la verdadera naturaleza de las enfermedades, explica cómo las grandes empresas farmacéuticas controlan no sólo la investigación, sino también la docencia médica, y cómo se ha creado un sistema sanitario basado en la enfermedad en lugar de en la salud, que cronifica enfermedades y mantiene a los ciudadanos ignorantes y dependientes de él. El libro es pura artillería pesada contra todos los miedos y mentiras que destrozan nuestra salud y nuestra capacidad de autorregulación natural, volviéndonos manipulables y completamente dependientes del sistema.

La autora de La Mafia M édica acabó sus estudios de Medicina en 1967, una época en la que (como ella misma confiesa) estaba convencida de que la Medicina era extraordinaria y de que antes del final del siglo XX se tendría lo necesario para curar cualquier enfermedad. Sólo que esa primera ilusión fue apagándose hasta extinguirse.

- ¿Por qué esa decepción?

Porque empecé a ver muchas cosas que me hicieron reflexionar. Por ejemplo, que no todas las personas respondían a los maravillosos tratamientos de la medicina oficial. Además, en aquella época entré en contacto con varios "terapeutas suaves", practicantes de terapias no agresivas (en francés Médecine Douce) que no tuvieron reparo alguno en abrirme sus consultas y dejarme ver lo que hacían. Y llegué pronto a la conclusión de que las medicinas no agresivas son más eficaces, más baratas y, encima, tienen menores efectos secundarios.

- Y supongo que empezó a preguntarse: ¿por qué en la Facultad nadie le había hablado de esas terapias alternativas no agresivas?

Así es. Luego mi mente fue más allá y empecé a cuestionarme: ¿cómo era posible que se tratara de charlatanes a personas a las que yo misma había visto curar? y ¿por qué se las perseguía como si fueran brujos o delincuentes? Por otra parte, como médico había participado en muchos congresos internacionales (en algunos como ponente) y me di cuenta de que todas las presentaciones y ponencias que aparecen en tales eventos están controladas y requieren obligatoriamente ser primero aceptadas por el "comité científico" organizador del congreso. ¿Y quién designa a ese comité científico? Pues generalmente quien financia el evento: la industria farmacéutica. ¡Sí, hoy son las multinacionales las que deciden hasta qué se enseña a los futuros médicos en las facultades y qué se publica y expone en los congresos de medicina! El control es absoluto.

- Y eso fue clarificador para usted…

Y tanto. Darme cuenta del control y de la manipulación a la que están sometidos los médicos y los futuros médicos, los estudiantes, me hizo entender claramente que la Medicina es, ante todo, un negocio. La Medicina está hoy controlada por los seguros, públicos o privados, da igual, porque en cuanto alguien tiene un seguro pierde el control sobre el tipo de medicina al que accede. Ya no puede elegir. Es más, los seguros determinan incluso el precio de cada tratamiento y las terapias que se van a practicar. Y es que si miramos detrás de las compañías de seguros o de la seguridad social... encontramos lo mismo.

- El poder económico.

Exacto, es el dinero quien controla totalmente la Medicina. Y lo único que de verdad interesa a quienes manejan este negocio es ganar dinero. ¿Y cómo ganar más? Pues haciendo que la gente esté enferma.... porque las personas sanas no generan ingresos. La estrategia consiste, en suma, en tener enfermos crónicos que tengan que consumir todo tipo de productos paliativos, para tratar sólo síntomas; medicamentos para aliviar el dolor, bajar la fiebre, disminuir la inflamación... Pero nunca fármacos que puedan resolver una dolencia. Eso no es rentable, no interesa. La medicina actual está concebida para que la gente permanezca enferma el mayor tiempo posible y compre fármacos; si es posible, toda la vida.

- Infiero que ésa es la razón de que en su libro se refiera al sistema sanitario como "sistema de enfermedad".

Efectivamente. El llamado sistema sanitario es en realidad un sistema de enfermedad. Se practica una medicina de la enfermedad y no de la salud. Una medicina que sólo reconoce la existencia del cuerpo físico y no tiene en cuenta ni el espíritu, ni la mente, ni las emociones. Y que además trata sólo el síntoma y no la causa del problema. Se trata de un sistema que mantiene al paciente en la ignorancia y la dependencia, y al que se estimula para que consuma fármacos de todo tipo.

- Se supone que el sistema sanitario está al servicio de las personas.

Está al servicio de quien le saca provecho: la industria farmacéutica. De manera oficial (puramente ilusoria) el sistema está al servicio del paciente, pero, oficiosamente, en la realidad, el sistema está a las órdenes de la industria que es la que mueve los hilos y mantiene el sistema de enfermedad en su propio beneficio. Se trata, en suma, de una auténtica mafia médica, de un sistema que crea enfermedades y mata por dinero y por poder.

- ¿Y qué papel juega el médico en esa mafia?

El médico es, muchas veces de forma inconsciente, es verdad, la correa de transmisión de la gran industria. Durante los 5 a 10 años que pasa en la Facultad de Medicina el sistema se encarga de inculcarle unos determinados conocimientos y de cerrarle los ojos a otras posibilidades. Posteriormente, en los hospitales y congresos médicos, se les refuerza en la idea de que la función del médico es curar y salvar vidas, de que la enfermedad y la muerte son fracasos que debe evitar a toda costa y de que la enseñanza recibida es la única válida. Además, se les enseña que el médico no debe implicarse emocionalmente y que es un "dios" de la salud. De ahí que incluso exista caza de brujas entre los propios profesionales de la medicina. La medicina oficial, la "científica", no puede permitir que existan otras formas de curar que no sean serviles al sistema.

- El sistema, en efecto, pretende hacer creer que la única medicina válida es la llamada "medicina científica", la que usted aprendió y de la que ha renegado. Precisamente en el mismo número en que va a aparecer su entrevista publicamos un artículo al respecto.

La medicina científica está enormemente limitada, porque se basa en la física materialista de Newton: tal efecto obedece a tal causa. Y, por ende, tal síntoma precede a tal enfermedad y requiere tal tratamiento. Se trata de una medicina que sólo reconoce lo que se ve, se toca o se mide y niega toda conexión entre las emociones, el pensamiento, la conciencia y el estado de salud físico. Y cuando se la importuna con algún problema de ese tipo le cuelga la etiqueta de "enfermedad psicosomática" al paciente y le envía a casa tras recetarle pastillas para los nervios.

- Es decir, que a su juicio, la medicina convencional sólo se ocupa de hacer desaparecer los síntomas.

Salvo en lo que a cirugía se refiere, los antibióticos y algunas pocas cosas más, como los modernos medios de diagnóstico, sí… Da la impresión de curar pero no cura. Simplemente elimina la manifestación del problema en el cuerpo físico pero éste, tarde o temprano, resurge.

- A su juicio, dan mejor resultado las llamadas medicinas suaves o no agresivas.

Son una mejor opción porque tratan al paciente de forma holística y le ayudan a sanar... pero tampoco curan. Mire, cualquiera de las llamadas medicinas alternativas constituyen una buena ayuda pero son sólo eso: complementos. Porque el verdadero médico es uno mismo. Y cuando uno es consciente de su soberanía sobre la salud deja de necesitar terapeutas. El enfermo es el único que puede curarse. Nadie puede hacerlo en su lugar. La auto sanación es la única medicina que cura. La cuestión es que el sistema trabaja para que olvidemos nuestra condición de seres soberanos y nos convirtamos en seres sumisos y dependientes. En nuestras manos está romper esa esclavitud.

- Y, en su opinión, ¿por qué las autoridades políticas, médicas, mediáticas y económicas lo permiten? ¿Por qué los gobiernos no acaban con este sistema de enfermedad, costosísimo por otra parte?

A ese respecto tengo tres hipótesis. La primera es que quizás no saben que todo esto está pasando... pero es difícil de aceptar, porque la información está a su alcance desde hace muchos años y en los últimos veinte años son ya varias las publicaciones que han denunciado la corrupción del sistema y la conspiración existente. La segunda hipótesis es que no pueden acabar con ello... pero también resulta difícil de creer porque los gobiernos tienen el suficiente poder.

- Y la tercera, supongo, es que no quieren acabar con el sistema.

Pues lo cierto es que, eliminadas las otras dos hipótesis, ésa parece la más plausible. Y si un gobierno se niega a acabar con un sistema que arruina y mata a sus ciudadanos es porque forma parte de él, porque forma parte de la mafia.

- ¿Quiénes integran, a su juicio, la "mafia médica"?

A diferentes escalas y con distintas implicaciones, por supuesto, la industria farmacéutica, las autoridades políticas, los grandes laboratorios, los hospitales, las compañías aseguradoras, las agencias del medicamento, los colegios de médicos, los propios médicos, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Sanidad de la ONU y, por supuesto, el gobierno mundial en la sombra del dinero.

- Tenemos entendido que para usted la Organización Mundial de la Salud es "la mafia de las mafias".

Así es. Esa organización está completamente controlada por el dinero. La OMS es la organización que establece, en nombre de la salud, la "política de enfermedad" en todos los países. Todo el mundo tiene que obedecer ciegamente las directrices de la OMS. No hay escapatoria. De hecho, desde 1977, con la Declaración de Alma Ata, nadie puede escapar de su control.

- ¿En qué consiste esa declaración?

Se trata de una declaración que da a la OMS los medios para establecer los criterios y normas internacionales de práctica médica. Se desposeyó así a los países de su soberanía en materia de salud para transferirla a un gobierno mundial no elegido, cuyo "ministerio de salud" es la OMS. Desde entonces "derecho a la salud" significa "derecho a la medicación". Así es como se han impuesto las vacunas y los medicamentos a toda la población del globo.

- Una labor que no se cuestiona, claro, porque, ¿quién va a osar dudar de las buenas intenciones de la Organización Mundial de la Salud?

Sin embargo, hay que preguntarse quién controla a su vez esa organización a través de la ONU: el poder económico.

- ¿Cree que ni siquiera las organizaciones humanitarias escapan a ese control?

Por supuesto que no. Las organizaciones humanitarias también dependen de la ONU, del dinero de las subvenciones. Y, por tanto, sus actividades están igualmente controladas. Organizaciones como Médicos Sin Fronteras creen que sirven altruistamente a la gente, pero en realidad sirven al dinero.

- Una mafia sumamente poderosa.

Omnipotente, diría yo. Ha eliminado toda competencia. Hoy día a los investigadores se les "orienta". Los disidentes son encarcelados, maniatados y reducidos al silencio. A los médicos "alternativos" se les tilda de locos, se les retira la licencia o se les encarcela también. Los productos alternativos rentables han caído igualmente en manos de las multinacionales gracias a las normativas de la OMS y a las patentes de la Organización Mundial del Comercio.

Las autoridades y sus medios de comunicación social se ocupan de alimentar entre la población el miedo a la enfermedad, a la vejez y a la muerte. De hecho, la obsesión por vivir más o simplemente por sobrevivir ha hecho prosperar incluso el tráfico internacional de órganos, sangre y embriones humanos. Y en muchas clínicas de fertilización en realidad se "fabrican" multitud de embriones que luego se almacenan para ser utilizados en cosmética, en tratamientos rejuvenecedores, etc. Eso sin contar con que se irradian los alimentos, se modifican los genes, el agua está contaminada, el aire envenenado... Es más, los niños reciben absurdamente hasta 35 vacunas antes de ir a la escuela. Y así, cada miembro de la familia tiene ya su pastillita: el padre tiene la Viagra; la madre tiene el Prozac; el niño tiene el Ritalin. Y todo esto, ¿para qué? Porque el resultado es conocido: los costes sanitarios suben y suben pero la gente sigue enfermando y muriendo igual.

- Lo que usted explica del sistema sanitario imperante es una realidad que cada vez más gente empieza a conocer, pero nos han sorprendido algunas de sus afirmaciones respecto a lo que define como "las tres grandes mentiras de las autoridades políticas y sanitarias".

Pues lo reitero: las autoridades mienten cuando dicen que las vacunas nos protegen, mienten cuando dicen que el SIDA es contagioso y mienten cuando dicen que el cáncer es un misterio.

- Usted mantiene que la mafia médica es una necesidad evolutiva de la humanidad. ¿Qué quiere decir con esa afirmación?

Verá, piense en un pez cómodamente instalado en su pecera. Mientras tiene agua y comida, todo está bien pero si le empieza a faltar el alimento y el nivel del agua desciende peligrosamente el pez decidirá saltar fuera de la pecera buscando una forma de salvarse. Bueno, pues yo entiendo que la mafia médica nos puede empujar a dar ese salto individualmente. Eso sí, habrá mucha gente que preferirá morir a saltar.

- Pero para dar ese salto es preciso un nivel de conciencia determinado.

Sí. Y yo creo que se está elevando mucho y muy rápidamente. La información que antes se ocultaba ahora es pública: que la medicina mata personas, que los medicamentos nos envenenan, etc. La mafia médica se desplomará como un castillo de naipes cuando un 5% de la población pierda su confianza en ella. Basta que ese porcentaje de la población mundial sea consciente y conectado con su propia divinidad. Entonces decidirá escapar de la esclavitud a la que le tiene sometida la mafia y el sistema actual se derrumbará. Tan sencillo como eso.

- ¿Y en qué punto cree que estamos?

Pues no sabría cuantificarlo, pero pienso que probablemente en menos de cinco años todo el mundo se dará cuenta ya de que cuando va al médico va a un especialista de la enfermedad y no a un especialista de la salud. Dejar a un lado la llamada "medicina científica" y la seguridad que propone para ir a un terapeuta es ya un paso importante. También lo es perder el respeto y la obediencia ciega al médico. El gran paso es decir no a la autoridad exterior y decir sí a nuestra autoridad interior.

- ¿Y qué es lo que nos impide romper con la autoridad exterior?

El miedo. Tenemos miedo a no acudir al médico. Pero es el miedo, por sí mismo, quien nos puede enfermar y matar. Nos morimos de miedo. Se nos olvida que la naturaleza humana es divina, concebida para comportarnos como dioses. ¿Y desde cuándo los dioses tienen miedo? Cada vez que nos comportamos de manera diferente a la de un dios nos ponemos enfermos. Esa es la realidad.

- ¿Y qué cree que pueden hacer los medios de comunicación para contribuir a la elevación de la conciencia en esta materia?

Informar sin intentar convencer. Decir lo que sabéis y dejar a la gente hacer lo que quiera con la información. Porque intentar convencerles sería imponer otra verdad y de nuevo estaríamos en otra guerra. Se necesita sólo dar referencias. Basta decir las cosas. Luego, la gente las escuchará si resuenan en ellos. Y si su miedo es mayor que su amor por sí mismos dirán: "eso es imposible". En cambio, si tienen abierto el corazón, escucharán y se cuestionarán sus convicciones. Es entonces, en ese momento, cuando quieran más, cuando se les puede dar más información.

 

14. Entrevista a Alejandro Gatti.
La salud no se compra, la salud se vive.

Alejandro Gatti Entrevista Argentina Buenos Aires Nueva Medicina Germanica NMG Hamer Leyes Biologicas 5LB

Entrevista realizada por Victoria Deliso de Nueva Era Diario a Alejandro D. Gatti en el marco del ciclo de seminarios "Las 5 Leyes Biológicas" en la ciudad de Buenos Aires durante 2015. Alejandro es Licenciado en Psicología Transpersonal, terapeuta de las 5 leyes Biológicas, escritor y conferencista.

¿Qué significa que la enfermedad es otra cosa?

La forma en la que percibimos la realidad es un factor determinante para la salud. El cómo vivo mi vida y las condiciones del entorno en el que estoy, tienen una gran influencia en nuestro cuerpo. Digamos que esta percepción, cuyos límites están dados por el las creencias de cada individuo, va a permitir la entrada de información al cerebro a través de la psique, dentro de cierto marco de referencia, y éste producirá cambios en los órganos como respuesta a tales interpretaciones.

La ciencia siempre ha estado en contra de la relación entre la mente (los pensamientos) y el cuerpo, siendo su argumento que la enfermedad se basa en un malfuncionamiento orgánico causado por agentes malignos, cuyo propósito es el de destruir. Esto no es así. Nos han inventado esta idea so pretexto de un vil negocio de fondo. Puesto que la enfermedad es otra cosa, la salud no se compra, la salud se vive.

¿En qué se basan estas afirmaciones? ¿Puede explicarnos un poco más por qué el saber vivir es sinónimo de salud?

La enfermedad es otra cosa. No es lo que nos hicieron creer que era. Enfermar no es tan malo como sentimos. La "enfermedad" nos está dando información respecto a necesidades de cambio en nuestra vida. Tras haber tomado contacto con el descubrimiento de las 5 Leyes Biológicas del Dr. Ryke Geerd Hamer, mi forma de ver el mundo ha cambiado completamente. Estos descubrimientos han dado coherencia y sentido a muchas de las preguntas que tenía respecto a la pérdida de la salud.

Perder la salud es una consecuencia de arrogarse al sentido de pertenencia a la naturaleza. Aunque en realidad nada se pierde, sino que sucede algo que manifiesta claramente una necesidad de cambio. Las 5 Leyes Biológicas son el macro-marco de referencia de todo ser vivo. Estas leyes son de tal vitalidad que desconocerlas nos ha llevado a malinterpretar las manifestaciones del cuerpo y a llamarlas "enfermedades".

Cuando se conocen estas leyes ya nada es igual, puesto que todos sabemos que una ley es una ley, y podemos comprender las consecuencias de "violarlas". Las 5 Leyes descubiertas por Hamer nos enseñan que la naturaleza siempre se ha ocupado de protegernos, pues somos sus hijos y como tales, nos cuida.

¿De qué tratan las 5 Leyes Biológicas?

Son leyes que dan real crédito científico a los procesos del organismo mal llamados "enfermedades". Cuando el cuerpo "enferma" está emitiendo señales, está hablando su propio lenguaje. Puesto que el propósito biológico que nos ha legado la Madre Naturaleza es el de evolucionar como especie, cosa que hemos hecho durante millones de años, no hay más camino que ese: evolucionar. Cuando enfrentamos situaciones en nuestras vidas que nos "ponen en peligro" como especie (shocks o traumas que amenazan nuestra supervivencia), la naturaleza nos asiste con programas especialmente diseñados para poder continuar en vías de este propósito fundamental.

Estas 5 Leyes Biológicas son el alma de una nueva forma de hacer medicina, que más que medicina bien podría llamarse una nueva forma de auto-conocimiento. 

¿Cuáles son estas 5 Leyes Biológicas?

Primera Ley Biológica:

Todo SBS (Programa Especial con Sentido Biológico) tiene su origen en un shock inesperado, muy agudo, vivido en soledad, que ocurre simultáneamente en la psique, el cerebro y en el órgano correspondiente. Se trata de un trauma emocional que nos toma por sorpresa, que nos "agarra desprevenidos" y al que no sabemos que resolución darle.

Segunda Ley Biológica:

Todo Programa Biológico Especial (SBS) se desarrolla en dos fases siempre que exista una solución. Las dos fases del programa son la de estrés o de "conflicto" activo, que se denomina simpaticotonía porque entra en acción el sistema simpático, y la Fase de Resolución del "conflicto" o de curación, que se denomina vagotonía porque entra en juego el sistema parasimpático (vago)

Tercera Ley Biológica. El Sistema Ontogénico de las Enfermedades.

Explica la  correlación entre la psique, el cerebro y el órgano dentro del contexto del desarrollo embrionario (ontogenético) y evolutivo (filogenético) del organismo humano. Existen tres capas germinales: Endodermo, Mesodermo, y Ectodermo. El sistema biológico inherente a la especie produce modificaciones en estas capas tras este shock inesperado. Cada capa sufrirá distintos tipos de modificaciones de acuerdo a su funcionalidad.

Cuarta Ley Biológica. El Sistema Ontogénico de los Microbios.

Durante los primeros 2,500 millones de años, los microbios eran los únicos organismos que habitaban la Tierra. Eventualmente, los microbios habitaron gradualmente al organismo humano en desarrollo. La función biológica de los microbios era mantener los órganos y tejidos en un estado saludable. Durante todas las épocas, microbios como bacterias y hongos, han sido indispensables para nuestra supervivencia.

Los microbios son nuestros aliados pues se ocupan de reparar daños en la Fase de Vagotonía. ¿Increíble verdad? Así sucede tras una orden cerebral que convoca a los hongos, virus y bacterias, solicitando su intervención en el proceso "curativo".

Quinta Ley Biológica. La Quintaesencia.

Toda enfermedad es parte de un Programa Biológico Especial creado para asistir a un organismo (humanos y animales) a resolver un shock biológico.

La enfermedad es la mejor solución que nuestro cerebro ha encontrado para un shock dado en pos de la supervivencia de la especie.

¿Está Ud. diciendo que la solución es aprender a vivir? ¿En qué nos equivocamos?

Estoy diciendo que debemos dejar de sobrevivir y comenzar a vivir. Nuestros sistemas de creencias, los que generalmente se instalan en nuestros primeros años de vida, hasta los siete años de edad, e incluso durante la gestación, son los condicionantes de una determinada forma de relacionarnos con el mundo. Dependerá de estas estructuras que se forjan en el nido, en el seno familiar primario, el cómo percibiremos la realidad. Por ello resulta fundamental comenzar el trabajo de crear conciencia desde muy temprano, desde la gestación misma.

Nuestra relación con el medio estará signada por estas primeras experiencias de vida, y ellas determinarán la mayor parte de nuestro esquema de supervivencia. No es que nos equivoquemos en cómo vivimos nuestra vida, sino que tenemos que comprender muy bien cómo funcionan estas leyes naturales, para no "pecar" de arrogantes.

Hablo de arrogancias por la sencilla razón de la importancia excesiva que solemos darnos a nosotros mismo por sobre todo. También por la tendencia de adjudicarnos ciertos estados de superioridad, en la irresponsabilidad que conlleva ignorar que la propia existencia es mucho más grande que nosotros.

Hamer nos regala este maravilloso descubrimiento, afirmando que es la propia naturaleza la encargada de asistirnos con programas especiales para garantizar nuestra supervivencia. ¿Cómo podríamos desafiarlas? ¿Cómo arrogarnos a ellas? Sin duda somos naturaleza, pertenecemos a ella.

¿Cómo deberíamos vivir la vida?

Como podamos, pero siempre con la intención de incrementar nuestro estado de conciencia mediante la comprensión. La comprensión reduce un factor muy nocivo que siempre nos quita la claridad de nuestras decisiones: EL MIEDO. Sin miedo hay más oportunidades de coherencia, de honestidad con la realidad.

Me gusta decir que hay dos maneras de vivir la vida: en conflicto o en entrega. La primera forma es una especie de convención contra-natura. Se llega aquí por la vía de la ignorancia o por la vía de la negación, creando una enorme resistencia subyacente al sentido trascendental de la propia naturaleza de nuestra existencia. Así el individuo vive situaciones traumáticas que generan respuestas en aras de la readaptación, donde todo el organismo se ve obligado a manifestarse en vías de la restauración de la normotonía biológica. Aquí se "viola" este macro-marco de referencia y la naturaleza debe asistir a la persona. 

En cambio, cuando se vive en entrega, hay más naturalidad, más armonía, y entonces este macro-marco de referencia y contención biológico no debe esforzarse por "cuidar" al organismo viviente. Aquí se opta por crecer en la propia fuerza de la evolución.

El desafío es comprender profundamente, en vías de un sincero auto-conocimiento que me permita crecer dentro del macro-marco de referencia denominado naturaleza viva. Todo crecimiento alberga un estado que le es inherente: la trascendencia evolutiva.

 

Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
Temas Recomendados:
Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Ojo Vista
Terapeutas Graduados, Certificados y Recomendados
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Clases Particulares Presenciales Cursos Seminarios Formacion Estudiar Ciudad Mexico Escuela Formacion Octubre Intensivo
Escuela de las Leyes Biológicas en Ciudad de México
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Articulos Pasadofuturo Andy
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Online Pasadofuturo.com Formacion Escuela Curso Seminario Clases Virtuales Internet
Escuela Virtual de las Leyes Biológicas por Internet
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico
Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Oido Humano Audicion
Todos los Detalles sobre el Oído Humano
Nuevo Novedades Pasadofuturo.com Temas Recomendados
Lo Más Visto en los Últimos 30 Días:
Pasadofuturo.com Mas Visto Paginas Visitadas Visitas
1
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
2
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Ectodermo Corteza Cerebral
3
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Descarga Gratuita Gratis Libros
4
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Mesodermo Nuevo Corteza Cerebral
5
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
6
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico

Visitas por Países
en este Momento



Pasadofuturo.com Facebook Siguenos Contacto

website security

SSL Sitio Seguro Pasadofuturo.com HTTPS Seguridad Internet

Páginas Vistas por Países

Free counters!

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Consultas

Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion

Suscribete Boletin Semanal Pasadofuturo.com Gratis Suscripcion Gratuita