Pasadofuturo.com Energia Piramidal Astrologia Nueva Medicina Germanica Leyes Biológicas Reencarnacion Vidas Pasadas Origen Humanidad Venta Piramides Energeticas
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
.
Dr Jesus Yeo Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas NMG Hamer Biodecodificacion Guadalajara Jalisco Mexico Consultas Medicas Salud
Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet
Skype Guadalajara Jalisco Mexico Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas 5LB NMG Consultas Gabriela Rebeca Macias Lira Asesoria Terapia

El Verdadero Origen de la Humanidad

Zecharia Sitchin Cronicas Tierra Libro Perdido Enki Anunnaki
Zecharia Sitchin Cronicas Tierra Libro Perdido Enki Anunnaki
Zecharia Sitchin Cronicas Tierra Libro Perdido Enki Anunnaki

Esta sección está basada principalmente en los descubrimientos del sabio Zecharia Sitchin sobre la historia de nuestro planeta y el origen y desarrollo de la Humanidad. Sitchin nos dejó un legado invaluable de 15 libros de su serie: "Crónicas de la Tierra", basados en la Biblia, las tablillas de arcilla, los mitos de la antigüedad y los descubrimientos arqueológicos.

Zecharia Sitchin fue un gran arqueólogo y profundo conocedor del hebreo, de las lenguas semíticas y europeas, del Antiguo Testamento y de la Historia y la Arqueología del Oriente Próximo. Fue además uno de los pocos eruditos que entienden el Sumerio. Sitchin estudió en la London School of Economics and Political Science, y se licenció en la Universidad de Londres. Sus obras han sido traducidas a 14 idiomas, publicadas en ediciones de bolsillo y hasta en Braille para invidentes.

Zecharia Sitchin Anunnakis Nibiru Libro Perdido Enki Sexta Tablilla 6

La Sexta Tablilla

Sinopsis de la Sexta Tablilla

Enki revela un secreto a los incrédulos líderes: en el Abzu deambula un ser salvaje similar a los Anunnaki; acrecentando su esencia vital con la de los Anunnaki, se le podrá elevar hasta convertirle en un Trabajador Primitivo inteligente.
La creación pertenece al Padre de Todo Principio, gritó Enlil.
Sólo le daremos nuestra imagen a un ser ya existente, arguyó Ninmah.
Necesitando urgentemente el oro para sobrevivir, los líderes votan Sí.
Enki, Ninmah y Ningishzidda, el hijo de Enki, comienzan los experimentos.
Tras muchos fracasos, se consigue el modelo-perfecto Adamu.
Ninmah grita triunfante: ¡Mis manos lo han hecho!
Se la renombra Ninti (Dama de la Vida) por su logro.
Ninki, la esposa de Enki, ayuda a crear a Ti-Amat, una hembra terrestre.
Los terrestres, siendo híbridos, se emparejan pero no procrean.
Ningishzidda añade dos ramas de esencia al Árbol de la Vida de los terrestres.
Al descubrir los acontecimientos no aprobados, Enlil expulsa a los terrestres.
La doble hélice del ADN, emblema de Ninghishzidda.

Zecharia Sitchin Anunnaki Nibiru Libro Perdido Enki Tablilla 6

¡Crear un Trabajador Primitivo, forjarlo por la señal de nuestra esencia! Así dijo Enki a los líderes.¡El ser que necesitamos existe ya! Así les reveló Enki un secreto del Abzu. Asombrados escucharon los demás las palabras de Enki; se quedaron fascinados con sus palabras.

Existen criaturas en el Abzu, dijo Enki, que caminan erectas, sobre dos piernas, las patas delanteras las utilizan como brazos, de manos están dotados. Viven entre los animales de las estepas. No saben vestirse, comen plantas con la boca, beben agua de los lagos y de las zanjas. Tienen todo el cuerpo peludo, el pelo de la cabeza es como el de un león; ¡retozan con las gacelas, disfrutan con las criaturas prolífícas en las aguas!

Los líderes escucharon las palabras de Enki con sorpresa.¡En el Edin no se había visto ninguna criatura como esa!, dijo Enlil sin podérselo creer. ¡Hace eones, en Nibiru, nuestros predecesores quizá fueron así!, dijo Ninmah.¡Es un ser, no una criatura!, dijo Ninmah. ¡Debe ser emocionante contemplarlo!

Enki les llevó a la Casa de la Vida; en fuertes jaulas había unos de estos seres. Al ver a Enki y a los demás, se pusieron a saltar, golpeaban con los puños en las barras de la jaula. Gruñían y resoplaban; no decían palabras.¡Son macho y hembra!, dijo Enki; tienen masculinidad y femineidad, procrean como nosotros, los venidos de Nibiru.

Ningishzidda, mi hijo, ha comprobado su Esencia de Elaboración; es similar a la nuestra, como dos serpientes entrelazadas; nuestra esencia vital se combinará con la de ellos, nuestra señal se pondrá sobre ellos, ¡se creará un Trabajador Primitivo! Comprenderá nuestras órdenes, manejará nuestras herramientas, llevará a cabo los trabajos duros en las excavaciones; ¡dará alivio a los Anunnaki en el Abzu! Así hablaba Enki, con entusiasmo, sus palabras sonaban excitadas.

Enlil vacilaba ante las palabras: ¡Es un asunto de gran importancia! ¡Hace mucho que se abolió la esclavitud en nuestro planeta, los esclavos son las herramientas, no otros seres! Quieres traer a la existencia a una nueva criatura, no existente previamente;¡la creación sólo está en manos del Padre de Todo Principio! Así dijo Enlil, oponiéndose; sus palabras eran severas.

Enki le respondió a su hermano: ¡No esclavos, sino ayudantes es mi plan! ¡El ser ya existe!, dijo Ninmah. ¡El plan consiste en darle más capacidad! ¡No se trata de hacer una nueva criatura, sino de hacer más a nuestra imagen una ya existente!, dijo Enki persuasivamente. ¡Con pocos cambios se puede conseguir, sólo se necesita una gota de nuestra esencia!

¡Es éste un asunto grave, y no es de mi agrado!, dijo Enlil. Va en contra de las reglas del viaje de planeta en planeta, se prohibió por las reglas de la venida a la Tierra. ¡Nuestro objetivo era obtener oro, no era reemplazar al Padre de Todo Principio!

Después de hablar así Enlil, Ninmah fue la que le respondió: ¡Hermano mío!, le dijo Ninmah a Enlil, el Padre de Todo Principio nos ha dotado de sabiduría y entendimiento, ¿para qué propósito se nos perfeccionó de este modo, si no es para hacer el máximo uso de ello? El Creador de Todo llenó nuestra esencia vital de sabiduría y entendimiento, para que fuéramos capaces de hacer cualquier uso de ello, ¿no es eso para lo que hemos sido destinados? Así fueron las palabras que Ninmah le dirigió a su hermano Enlil.

¡Con eso que se nos concedió en nuestra esencia, hemos perfeccionado herramientas y carros, hemos hecho añicos las montañas con las armas de terror, y los cielos hemos curado con oro! Así le dijo Ninurta a su madre.

¡Con la sabiduría no vamos crear nuevos seres, sino a forjar nuevas herramientas, vamos a aliviar el trabajo con nuevos equipos, no con esclavos! ¡Allá donde nuestro entendimiento nos lleve, a eso hemos sido destinados! Así dijo Ningishzidda, estaba de acuerdo con Enki y con Ninmah. ¡No podemos impedir que se usen los conocimientos que poseemos!, dijo Ningishzidda.

¡Ciertamente, el Destino no puede ser alterado, desde el Principio hasta el Final ha sido determinado! Les dijo Enlil a ellos. ¿Es Destino, o es Hado, lo que nos ha traído a este planeta, a sacar oro de las aguas, a poner a trabajar en las excavaciones a los héroes Anunnaki, a estar dando la creación de un Trabajador Primitivo? ¡Ésa, parientes míos, es la cuestión! Así, con gravedad, dijo Enlil. ¿Es Destino, es Hado? Eso es lo que hay que decidir, ¿Está ordenado desde el Principio, o es algo por lo que debemos decidirnos?

Decidieron exponer el asunto ante Anu; Anu presentó el asunto ante el consejo. Se consultó a los ancianos, a los sabios, a los comandantes. Las discusiones fueron largas y amargas, se dijeron palabras de Vida y Muerte, de Hado y Destino. ¿Hay alguna otra forma de obtener oro? ¡La supervivencia está en peligro! ¡Si hay que obtener oro, que se elabore al ser!, decidió el consejo. ¡Que Anu deje a un lado las reglas de los viajes planetarios, que se salve Nibiru! La decisión se transmitió desde el palacio de Anu hasta la Tierra; a Enki encantó. ¡Que Ninmah sea mi ayudante, tiene conocimientos de estos asuntos! Así dijo Enki. Miraba a Ninmah con anhelo. ¡Así sea!, dijo Ninmah. ¡Así sea!, dijo Enlil. A través de Ennugi se anunció la decisión a los Anunnaki en el Abzu: ¡Hasta que se consiga el ser, tenéis que volver voluntariamente al trabajo!, dijo.

Hubo decepción; no hubo rebelión; los Anunnaki volvieron al trabajo. En la Casa de la Vida, en el Abzu, Enki le explicó a Ninmah cómo elaborar el ser. Llevó a Ninmah a un lugar entre los árboles, era un lugar de jaulas. En las jaulas había extrañas criaturas, algo que nadie había visto en libertad: tenían la parte superior de una especie, la parte inferior de otra criatura; ¡Enki le mostró a Ninmah criaturas de dos especies combinadas por sus esencias!

Volvieron a la Casa de la Vida, la llevaron a un lugar limpio con un brillante resplandor. En el lugar limpio, Ningishzidda le explicó a Ninmah los secretos de la esencia vital, cómo se puede combinar la esencia de dos especies, él a ella le mostró. ¡Las criaturas de las tres jaulas son muy extrañas, son monstruosas!, dijo Ninmah.

¡Sí, lo son!, respondió Enki. ¡Lograr la perfección, para eso se te necesita! ¿Cómo combinar las esencias, cuánto de ellas, cuánto de eso reunir, en qué útero comenzar la concepción, en qué útero deberá dar a luz? Para eso se necesitan tus conocimientos de ayuda y curación; ¡se necesitan los conocimientos de alguien que haya dado a luz, de alguien que sea madre! En el rostro de Ninmah había una sonrisa; recordaba bien las dos hijas que había tenido con Enki.

Ninmah supervisó con Ningishzidda las fórmulas sagradas que se guardaban secretamente en los ME, le preguntaba cómo se había hecho esto y aquello. Examinó a las criaturas de las tres jaulas, contempló a las criaturas bípedas. Las esencias se transmiten por inseminación de un macho a una hembra, las dos hebras entrelazadas se separan y combinan para forjar una descendencia. ¡Que un varón Anunnaki fecunde a una hembra bípeda, que nazca una descendencia de combinación! Así dijo Ninmah.

¡Eso hemos intentado, pero ha habido fallos!, le respondió Enki. ¡No hubo concepción, no hubo parto!


Viene ahora el relato de cómo se creo al Trabajador Primitivo, de cómo Enki y Ninmah, con la ayuda de Ningishzidda, forjaron al ser.

Hay que intentar conseguir otra forma de mezclar las esencias, dijo Ninmah. Hay que encontrar otra forma de combinar las dos hebras de las esencias, para que no resulte dañada la porción de la Tierra. ¡Se tiene que configurar para que reciba nuestra esencia gradualmente, sólo se podría intentar poco a poco a partir de las fórmulas ME de la esencia de Nibiru!

Ninmah preparó una mezcla en un recipiente de cristal, puso con mucho cuidado el óvalo de una hembra bípeda, con ME que contenía simiente Anunnaki, fecundó el óvalo; insertó de nuevo el óvalo en la matriz de la hembra bípeda. ¡Esta vez había concepción, había un parto en ciernes! Los líderes esperaron el tiempo previsto para el nacimiento, esperaban los resultados con el corazón lleno de ansiedad.¡El tiempo previsto se cumplió, pero no hubo nacimiento!

Desesperada, Ninmah hizo un corte, lo que había sido concebido extrajo con tenazas. ¡Era un ser vivo! Enki exclamó con regocijo. ¡Lo conseguimos!, gritó Ningishzidda jubiloso. Ninmah sostenía en sus manos al recién nacido, pero ella no estaba llena de gozo: el recién nacido tenía pelo por todas partes, su parte superior era como las de las criaturas de la Tierra, las partes inferiores se parecían más a las de los Anunnaki.

Dejaron que la hembra bípeda cuidara del recién nacido, que mamara su leche. El recién nacido creció rápido, lo que en Nibiru era un día, era un mes en el Abzu. El niño de la Tierra se hizo más alto, no era a imagen de los Anunnaki; ¡sus manos no se adaptaban a las herramientas, y no emitía más que gruñidos!

¡Tenemos que volver a intentarlo!, dijo Ninmah. Hay que ajustar la mezcla; ¡Dejadme ensayar con los ME, dejad que haga el esfuerzo con este o aquel ME! Con la ayuda de Enki y de Ningishzidda repitieron los procedimientos, Ninmah consideró cuidadosamente las esencias de los ME, tomó un poco de uno de ellos, tomó un poco de otro de ellos, luego fecundó en el cuenco de cristal el óvalo de la hembra de la Tierra.

¡Hubo concepción, cuando se cumpliera el tiempo habría nacimiento! Éste se parecía más a los Anunnaki; dejaron que la madre le diera de mamar, dejaron que el recién nacido se convirtiera en niño. Por su aspecto, era atractivo; sus manos estaban conformadas para sostener herramientas; pusieron a prueba sus sentidos, los encontraron deficientes: el niño de la Tierra no podía oír, su visión era vacilante. Una y otra vez, Ninmah reajustó las mezclas, de las fórmulas ME tomó pizcas y trozos; un ser tenía los pies paralizados, a otro le goteaba el semen, a otro le temblaban las manos, a otro le funcionaba mal el hígado; otro tenía las manos demasiado cortas para alcanzarse la boca, otro no tenía los pulmones adecuados para respirar. Enki estaba decepcionado con los resultados. ¡No conseguimos el Trabajador Primitivo!, le dijo a Ninmah.

¡Estoy descubriendo a través de ensayos lo bueno o malo en este ser! Respondió Ninmah a Enki. ¡Mi corazón me anima a que siga intentándolo! Una vez más, Ninmah hizo una mezcla; una vez más, el recién nacido era deficiente. ¡Quizás el déficit no se encuentre en la mezcla!, le dijo Enki. ¡Quizás el impedimento no esté ni en el óvulo de la hembra ni en las esencias! ¡De lo que la Tierra misma está forjada, quizá sea eso lo que falta! ¡No uses un recipiente de cristales de Nibiru, hazlo de la arcilla de la Tierra! Así dijo Enki, en posesión de gran sabiduría, a Ninmah.


¡Quizá se requiera lo que es la propia mezcla de la Tierra, de oro y cobre! Así animó Enki, el que sabe cosas, a Ninmah, para que usará la arcilla del Abzu. En la Casa de la Vida, Ninmah hizo un recipiente, lo hizo con la arcilla del Abzu. Como un baño purificador conformó el recipiente, para hacer dentro de él la mezcla. Puso con cuidado el óvalo de una hembra terrestre, de una bípeda, en el recipiente de arcilla, puso en el recipiente la esencia vital extraída de la sangre de un Anunnaki, a través de las fórmulas ME se dirigió la esencia y poco a poco y con mesura fueron añadidas al recipiente, después, insertó el óvalo así fertilizado en la matriz de la hembra terrestre.

¡Hay concepción!, anunció alegre Ninmah. Esperaron el tiempo del nacimiento. Cuando se cumplió el tiempo, la hembra terrestre comenzó a parir,¡un niño, un recién nacido estaba a punto de llegar! Ninmah extrajo al recién nacido con las manos; ¡era un varón! En sus manos sostuvo al niño; Enki y Ningishzidda estaban presentes. Los tres líderes se echaron a reír alegremente, Enki y Ningishzidda se daban palmadas en la espalda, Ninmah y Enki se abrazaron y se besaron. ¡Tus manos lo han hecho!, le dijo Enki con un destello en los ojos.

Dejaron que la madre diera de mamar al recién nacido; éste creció más rápido que un niño de Nibiru. El recién nacido progresó de mes en mes, pasó de bebé a niño. Sus miembros eran adecuados para el trabajo, hablar no sabía, ¡no comprendía las palabras, emitía gruñidos y resoplidos! Enki valoró el asunto, tomó en consideración lo que se había hecho en cada paso y en cada mezcla. ¡De todo lo que hemos intentado y cambiado, hay una cosa que nunca se ha alterado!, le dijo a Ninmah: siempre se ha insertado el óvalo fertilizado en la matriz de una hembra terrestre; ¡Quizás sea la obstrucción que queda! Así dijo Enki.

Ninmah miró a Enki, lo contempló desconcertada. ¿Qué, en verdad, estás diciendo? De él, exigía ella una respuesta. ¡Estoy hablando de la matriz que da a luz!, le respondió Enki. De quién nutre el óvalo fertilizado, de quién da a luz; para que sea a nuestra imagen y semejanza, ¡quizás se necesite una matriz Anunnaki! En la Casa de la Vida hubo silencio; ¡Enki estaba pronunciando palabras nunca antes escuchadas! Se miraron uno a otro, estaban pensando en lo que podría estar pensando el otro.

¡Sabias son tus palabras, hermano mío!, dijo Ninmah por fin. Quizás se insertó la mezcla correcta en la matriz equivocada; Ahora bien, ¿dónde está la hembra entre los Anunnaki que ofrezca su matriz, para crear quizás al Trabajador Primitivo perfecto, para llevar quizás un monstruo en su vientre? Así dijo Ninmah, con la voz temblorosa. ¡Deja que le pregunte a Ninki, mi esposa!, dijo Enki. Convoquémosla a la Casa de la Vida, para exponer el asunto ante ella. Se estaba volviendo para marcharse cuando Ninmah le puso la mano en el hombro: ¡No! ¡No!, le dijo a Enki. ¡Yo hice las mezclas, la recompensa y el peligro deben ser míos! ¡Seré yo la que proporcione la matriz Anunnaki, la que afronte el buen o el mal hado! Enki inclinó la cabeza, la abrazó suavemente. ¡Así sea!, le dijo.

Hicieron la mezcla en el recipiente de arcilla, unieron el óvalo de una hembra terrestre con la esencia masculina Anunnaki; Enki insertó el óvulo fertilizado en la matriz de Ninmah; ¡hubo concepción! ¿El embarazo, concebido por una mezcla, cuánto durará?, se preguntaron uno a otro. ¿Serán nueve meses de Nibiru? ¿Será nueve meses de la Tierra? Después que en la Tierra, antes que en Nibiru, llegó el parto; ¡Ninmah dio a luz a un varón! Enki sostuvo entre sus manos al niño; era la imagen de la perfección. Palmeó las partes traseras del niño; ¡el recién nacido emitió los sonidos adecuados! Le pasó el recién nacido a Ninmah; ella lo levantó entre sus manos. ¡Mis manos lo han hecho!, exclamó victoriosa.


Viene ahora el relato de cómo se le puso por nombre Adamu, y de cómo se hizo Ti-Amat para él, una contraparte hembra.

Los líderes examinaron con atención el aspecto y los miembros del recien nacido: sus orejas tenían buena forma, no tenía los ojos obstruidos, tenía los miembros adecuados, conformados como piernas en la parte inferior y como manos en la parte superior. No era peludo como los salvajes, su cabello era negro oscuro, su piel era tersa, tersa como la piel de los Anunnaki, el color de su sangre era rojo oscuro, del mismo tono que la arcilla del Abzu.

Miraron su hombría: su forma era extraña, la parte delantera estaba envuelta con una piel, ¡A diferencia de la hombría de los Anunnaki, le colgaba una piel de la parte delantera! ¡Que el Terrestre se distinga de nosotros, los Anunnaki, por esta piel!, dijo Enki. El recién nacido empezó a llorar; Ninmah lo estrechó contra su pecho; le dio el pecho, el niño se puso a chupar del pecho.

¡Hemos conseguido la perfección!, dijo Ningishzidda eufórico. Enki miraba fijamente a su hermana; no estaba viendo a Ninmah y a un ser, sino a madre e hijo.

¿Le pondrás un nombre?, preguntó Enki. ¡Es un ser, no una criatura! Ninmah puso su mano sobre el cuerpo del recién nacido, acarició con sus dedos su roja y oscura piel. ¡Le llamaré Adamu!, dijo Ninmah. ¡El Que Como Arcilla de la Tierra Es, ése será su nombre!

Hicieron una cuna para el recién nacido Adamu, lo pusieron en un rincón de la Casa de la Vida. ¡Verdaderamente, hemos conseguido un modelo del Trabajador Primitivo!, dijo Enki. ¡Ahora se necesita un ejército de trabajadores como él!, les recordó Ningishzidda a sus mayores. ¡En verdad, será un modelo; por lo que a él se refiere, será tratado como un primogénito, del duro trabajo se le protegerá, su sola esencia será como un molde! Así dijo Enki; Ninmah quedó muy complacida con su decreto.

¿Qué matrices llevarán los óvalos fertilizados a partir de ahora?, preguntó Ningishzidda. Los líderes ponderaron el asunto; Ninmah ofreció una solución. Ninmah reunió a las sanadoras de su ciudad, Shurubak; les explicó el trabajo que se requería de ellas, las llevó hasta la cuna de Adamu, para que apreciaran al recién nacido terrestre. ¡No es un mandato llevar a cabo este trabajo!, les dijo Ninmah: ¡Vuestro propio deseo es la decisión!

De las Anunnaki reunidas, siete se adelantaron, siete aceptaron la tarea. ¡Que se recuerden sus nombres para siempre!, le dijo Ninmah a Enki. ¡Su trabajo es heroico, gracias a ellas nacerá una raza de Trabajadores Primitivos! Las siete que se adelantaron, cada una anunció su nombre; Ningishzidda registró los nombres: Ninimma, Shuzianna, Ninmada, Ninbara, Ninmug, Musardu y Ningunna. Éstos fueron los nombres de las siete que, por deseo propio, madres de nacimiento iban a ser, para concebir y llevar terrestres en sus matrices, para crear Trabajadores Primitivos.

En siete recipientes, hechos de arcilla del Abzu, Ninmah puso óvalos de las hembras bípedas, Ninmah extrajo la esencia vital de Adamu, la insertó poco a poco en los recipientes. Después, hizo una incisión en las partes masculinas de Adamu para dejar salir una gota de sangre. ¡Sea esto un Signo de Vida; proclámese siempre que Carne y Alma se han combinado! Apretó las partes masculinas para que sangraran, una gota de sangre añadió en cada recipiente para la mezcla.

¡En esta mezcla de arcilla, lo terrestre y lo Anunnaki se enlazarán! Así dijo Ninmah, un encantamiento pronunció: ¡A la unidad las dos esencias, una del Cielo, una de la Tierra, juntas se llevarán, la de la Tierra y la de Nibiru, se enlazarán por parentesco sanguíneo! Esto pronunció Ninmah; Ningishzidda también tomó nota de sus palabras.

Los óvalos fertilizados se insertaron en las matrices de las heroínas alumbradoras. Hubo concepción; por anticipado, se calculó el tiempo previsto. ¡En el tiempo previsto, tuvieron lugar los partos! En el tiempo previsto, nacieron siete terrestres varones, sus rasgos eran los adecuados, emitían buenos sonidos; fueron amamantados por las heroínas.

¡Se han creado siete Trabajadores Primitivos!, dijo Ningishzidda. ¡Repítase el procedimiento, que siete más asuman el trabajo! ¡Hijo mío!, le dijo Enki. ¡Ni siquiera de siete en siete será suficiente, harían falta demasiadas heroínas sanadoras, su trabajo de este modo se haría eterno! ¡Ciertamente, es un trabajo demasiado exigente, es poco menos que insoportable!, les dijo Ninmah. ¡Tenemos que hacer hembras!, dijo Enki, para que sean las parejas de los varones.

Que se conozcan, para que los dos se hagan una sola carne. ¡Que procreen por sí solos, que hagan su propia prole, que por sí mismos hagan nacer Trabajadores Primitivos, para relevar a las mujeres Anunnaki! ¡Tienes que cambiar las fórmulas ME, ajustarías de varón a hembra! Así le dijo Enki a Ningishzidda.

¡Para hacer una pareja para Adamu, es necesaria la concepción en la matriz de una Anunnaki! Así le respondió Ningishzidda a su padre Enki. Enki dirigió su mirada hacia Ninmah; antes de que ella pudiera hablar, él levantó la mano. ¡Deja que esta vez llame a mi esposa Ninki!, dijo con voz poderosa, ¡Si está dispuesta, que ella cree el molde para la hembra terrestre! Al Abzu, a la Casa de la Vida, llamaron a Ninki, le mostraron a Adamu, se lo explicaron todo, le dieron explicaciones del trabajo que se requería, le dieron cuenta del éxito y del peligro.

Ninki estaba fascinada con el trabajo. ¡Hágase!, les dijo. Ningishzidda hizo los ajustes de las fórmulas ME, con la mezcla se fertilizó un óvalo, Enki lo insertó en la matriz de su esposa; lo hizo con mucho cuidado. Hubo concepción; en el tiempo previsto, Ninki se puso de parto; no hubo nacimiento. Ninki contó los meses, Ninmah contó los meses. El décimo mes, un mes de malos hados, empezaron a llamar. Ninmah, la dama cuya mano había abierto matrices, hizo una incisión con un cortador. Llevaba la cabeza cubierta, llevaba protecciones en las manos; hizo la abertura con destreza, la cara se le iluminó de pronto: lo que había en la matriz, de la matriz salió.

¡Una hembra! ¡Has dado a luz a una hembra!, le dijo con regocijo a Ninki. Examinaron con atención el aspecto y los miembros de la recién nacida, sus orejas tenían buena forma, no tenía los ojos obstruidos, tenía los miembros adecuados, conformados como piernas en la parte inferior y como manos en la parte superior. No era peluda, como las arenas de la playa era el color de su cabello, su piel era tersa, era como la de los Anunnaki en tersura y en color.

Ninmah sostuvo en sus manos a la niña. Le dio una palmada en la parte trasera; ¡La recién nacida emitió los sonidos adecuados! Le pasó la recién nacida a Ninki, la esposa de Enki, para que la amamantara, la nutriera y la cuidara. ¿Le pondrás nombre?, le preguntó Enki a su esposa. Es un ser, no una criatura.¡Está hecha a tu imagen y semejanza, está hecha a la perfección, has logrado un modelo para trabajadoras hembras!

Ninki puso la mano sobre el cuerpo de la recién nacida, acarició su piel con los dedos. ¡Ti-Amat será su nombre, la Madre de la Vida!, dijo Ninki. Será llamada como el planeta de antaño, del cual se forjaron la Tierra Luna, de las esencias vitales de su matriz se moldearán otras alumbradoras, ¡dará así la vida a una multitud de Trabajadores Primitivos! Así dijo Ninki; los demás pronunciaron palabras de acuerdo.


Viene ahora el relato de Adamu y Ti-Amat en el Edin, y de cómo se les dio el conocimiento de la procreación y al Abzu fueron expulsados.

Después de que fuera hecha Ti-Amat en la matriz de Ninki, en siete recipientes hechos de arcilla del Abzu puso Ninmah óvalos de hembras bípedas. Extrajo la esencia vital de Ti-Amat y la insertó en los recipientes. En los siete recipientes, hechos de arcilla del Abzu, Ninmah formó la mezcla; pronunció encantamientos, como requería el procedimiento. En las matrices de las heroínas alumbradoras se insertaron los óvalos fertilizados.

Hubo concepción, en el tiempo previsto hubo alumbramientos, en el tiempo previsto, nacieron siete hembras Terrestres. Sus rasgos eran los adecuados, emitían buenos sonidos. Así se crearon las siete homologas femeninas de los Trabajadores Primitivos; los cuatro líderes crearon siete varones y siete hembras.

¡Después de ser así creados los terrestres, inseminen los varones a las hembras, que los Trabajadores Primitivos tengan descendencia por sí mismos! Así dijo Enki a los demás. ¡Después del tiempo previsto, los descendientes tendrán otros descendientes, abundante será el número de Trabajadores Primitivos, ellos llevarán los trabajos duros de los Anunnaki!

Enki y Ninki, Ninmah y Ningishzidda estaban contentos, bebieron del elixir del fruto. Se hicieron jaulas para los siete y siete, las pusieron entre los árboles; ¡Que crezcan juntos, alcancen la virilidad y la femineidad, inseminen los varones a las hembras, tengan descendencia por sí mismos! Así se decían unos a otros.

¡En cuanto a Adamu y a Ti-Amat, se les protegerá de los duros trabajos de las excavaciones, llevémosles al Edin, para mostrar allí nuestra obra a los Anunnaki! Así dijo Enki a los demás; con esto coincidieron los demás. A Eridú, la ciudad de Enki en el Edin, fueron llevados Adamu y Ti-Amat, se les construyó una morada en un recinto, para que pudieran vagar por allí. Los Anunnaki del Edin vinieron a verlos, vinieron del Lugar de Aterrizaje. Enlil vino a verlos; su disgusto disminuyó ante su visión. Ninurta vino a verlos; Ninlil también.

Desde la estación de paso en Lahmu, Marduk, el hijo de Enki, también bajó a ver. ¡Era una visión de lo más sorprendente, una maravilla de maravillas!
Vuestras manos lo han hecho, dijeron los Anunnaki a los forjadores. Los Igigi, que iban y venían entre la Tierra y Lahmu, estaban todos expectantes también.¡Se han hecho Trabajadores Primitivos, nuestros días de esfuerzos llegarán a un fin! Así decían todos.

En el Abzu, los recién nacidos crecieron, los Anunnaki esperaban ansiosamente su maduración. Enki era el supervisor, Ninmah y Ningishzidda también llegaron. En las excavaciones, los Anunnaki se quejaban, cediendo el paso la paciencia a la impaciencia. Enki preguntaba a menudo a Ennugi, el supervisor; éste le transmitía las protestas, pidiendo Trabajadores Primitivos.

Las vueltas de la Tierra crecieron en número, se retrasaba la madurez de los terrestres. ¡Se observó que entre las hembras no había concepción, no había nacimientos! Ningishzidda se hizo un diván de hierba junto a las jaulas de entre los árboles; estuvo observando a los terrestres día y noche para determinar sus acciones. ¡En verdad, los vio emparejarse, los varones inseminaban a las hembras! Pero no había concepción, no había nacimientos.

Enki ponderó el asunto en profundidad, reflexionó sobre las criaturas combinadas. ¡Ninguna, ninguna de ellas ha tenido descendencia! ¡Al combinar dos especies, se ha creado una maldición!, dijo Enki. ¡Examinemos de nuevo las esencias de Adamu y Ti-Amat!, dijo Ningishzidda. ¡Estudiemos poco a poco sus ME para averiguar lo que está mal!

En Shurubak, en la Casa de Sanación, se contemplaron las esencias de Adamu y Ti-Amat, se compararon con las esencias vitales de varones y hembras Anunnaki. Ningishzidda separó las esencias como dos serpientes entrelazadas, las esencias estaban dispuestas como veintidós ramas en un Árbol de la Vida, sus porciones eran comparables, determinaban adecuadamente las imágenes y semejanzas. Veintidós eran en número; ¡no incluían la capacidad de procrear!

Ningishzidda les mostró a los demás otras dos porciones de la esencia presentes en los Anunnaki. Una masculina, otra femenina; ¡sin ellas, no había procreación! Así les explicaba él a ellos. ¡En los moldes de Adamu y Ti-Amat, en la combinación no se incluyeron! Ninmah escuchó esto y se quedó muy turbada; Enki se vio inundado de frustración. ¡El clamor en el Abzu es grande, se está preparando de nuevo el motín! Así les dijo Enki. ¡Hay que procurar Trabajadores Primitivos, para que no se deje de extraer oro!

Ningishzidda, experto en estos asuntos, propuso una solución; a sus mayores, Enki y Ninmah, les dijo en un susurro en la Casa de Sanación. Entre todos, hicieron salir a las heroínas que ayudaban a Ninmah, cerraron las puertas tras ellos, y se quedaron los tres a solas con los dos terrestres. Ningishzidda hizo descender un profundo sueño sobre los otros cuatro, a los cuatro hizo insensibles. De la costilla de Enki extrajo la esencia vital, en la costilla de Adamu insertó la esencia vital de Enki; de la costilla de Ninmah extrajo la esencia vital, en la costilla de Ti-Amat insertó la esencia vital.

Allí donde se hicieron las incisiones, Ningishzidda cerró la carne después. Luego, Ningishzidda los despertó a los cuatro. ¡Ya está hecho!, declaró con orgullo. ¡Al Árbol de la Vida de ellos se le han añadido dos ramas, con fuerzas procreadoras se han entrelazado ahora sus esencias vitales! ¡Dejémosles vagar libremente, que se conozcan entre sí como una sola carne!, dijo Ninmah. En los huertos del Edin se puso a Adamu y a Ti-Amat para que vagaran libremente.

Tomaron conciencia de su desnudez, se hicieron conscientes de su virilidad y su femineidad. Ti-Amat se hizo un mandil de hojas, para distinguirse de las bestias salvajes. Enlil paseaba por el huerto con el calor del día, disfrutaba de las sombras. Se encontró de improviso con Adamu y con Ti-Amat, se dio cuenta de los mandiles con los que cubrían su bajo vientre.

¿Qué significa esto?, preguntó Enlil; Enki le convocó para explicárselo. Enki le explicó a Enlil el asunto de la procreación: Los siete y siete han fracasado, le admitió a Enlil; Ningishzidda examinó las esencias vitales, ¡hacía falta una combinación adicional! Grande fue el enfado de Enlil, furiosas eran sus palabras: Nada de todo esto era de mi agrado, yo me oponía a que actuáramos como Creadores. ¡El ser que necesitamos ya existe! Eso dijiste tú, Enki. ¡Todo lo que tenemos que hacer es poner nuestra señal en él, para así forjar a los Trabajadores Primitivos! ¡A las mismas heroínas sanadoras se las ha hecho correr riesgos, a Ninmah y a Ninki se les ha puesto en peligro, todo en vano, tu obra era un fracaso! ¡Ahora les has dado a estas criaturas las últimas porciones de nuestra esencia vital, para que sean como nosotros en el conocimiento de la procreación, quizás para conferirles a ellos nuestros ciclos vitales! Así, con palabras iracundas, habló Enlil.

Enki llamó a Ninmah y a Ningishzidda para apaciguar con sus palabras a Enlil. ¡Mi señor Enlil!, dijo Ningishzidda. ¡Han recibido el conocimiento de la procreación, pero no se les ha dado la rama de la Larga Vida en su árbol esencial! Después habló Ninmah, le dijo a su hermano Enlil: ¿Qué elección teníamos, hermano mío? ¿Que acabara todo en el fracaso, que afrontara Nibiru su fatídica suerte, intentar, intentar, intentar, y hacer que asuman el trabajo los terrestres a través de la procreación?

¡Entonces, que estén donde se les necesita!, dijo Enlil furioso. ¡Al Abzu, lejos del Edin, sean expulsados!

 

Esta sección ha sido construida con información tomada de la siguiente dirección en Internet:

http://www.bibliotecapleyades.net/sitchin/libroenki/libroenki06.htm

 

- "El presente surge del pasado, el pasado es el futuro".
Zecharia Sitchin

- "Tanto la Biblia Hebrea como el Nuevo Testamento afirman que los secretos del futuro están arraigados en el pasado, que el destino de la Tierra está conectado en los cielos".
Zecharia Sitchin

Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
Temas Recomendados:
Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Ojo Vista
Terapeutas Graduados, Certificados y Recomendados
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Clases Particulares Presenciales Cursos Seminarios Formacion Estudiar Ciudad Mexico Escuela Formacion Octubre Intensivo
Escuela de las Leyes Biológicas en Ciudad de México
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Articulos Pasadofuturo Andy
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Online Pasadofuturo.com Formacion Escuela Curso Seminario Clases Virtuales Internet
Escuela Virtual de las Leyes Biológicas por Internet
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico
Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Oido Humano Audicion
Todos los Detalles sobre el Oído Humano
Nuevo Novedades Pasadofuturo.com Temas Recomendados
Lo Más Visto en los Últimos 30 Días:
Pasadofuturo.com Mas Visto Paginas Visitadas Visitas
1
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
2
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Ectodermo Corteza Cerebral
3
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Descarga Gratuita Gratis Libros
4
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Mesodermo Nuevo Corteza Cerebral
5
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
6
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico

Visitas por Países
en este Momento



Pasadofuturo.com Facebook Siguenos Contacto

website security

SSL Sitio Seguro Pasadofuturo.com HTTPS Seguridad Internet

Páginas Vistas por Países

Free counters!

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Consultas

Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion

Suscribete Boletin Semanal Pasadofuturo.com Gratis Suscripcion Gratuita