Pasadofuturo.com Energia Piramidal Astrologia Nueva Medicina Germanica Leyes Biológicas Reencarnacion Vidas Pasadas Origen Humanidad Venta Piramides Energeticas
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
.
Dr Jesus Yeo Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas NMG Hamer Biodecodificacion Guadalajara Jalisco Mexico Consultas Medicas Salud
Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet
Skype Guadalajara Jalisco Mexico Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas 5LB NMG Consultas Gabriela Rebeca Macias Lira Asesoria Terapia

Pirámides Energéticas y Energía Piramidal

Energia Piramidal Piramides Africa Pyramidal Energy Pyramid

Artículos
Francisco Daniel Herrera

Energia Piramidal Articulos Daniel Herrera Piramides Piramidologia
Energia Piramidal Piramides Energeticas Seccion Revisada Actualizada Certificada Pasadofuturo.com

Es ingeniero mecánico en la especialidad construcción de maquinaria desde el año 1985. Posee la experiencia de haber sido coordinador de proyectos ecológicos, medio ambientales, salud, y energía renovables de la ONG: Centro Cristiano de Reflexión y Dialogo, donde recibió una amplia preparación nacional e internacional con relación a las temáticas de su trabajo. Además se dedica al estudio de:

- Energía Piramidal, desde el año 1994 hasta la actualidad.
-
Reiki Usui (método tradicional) 3er nivel maestro interno.
-
Energía universal 3er nivel.
-
Radiestesia y sus aplicaciones.

Incursiona en las técnicas de:

- Cromoterapias.
- Feng Shui.
- Su Jok.
- Reflexología.
- Aromaterapia.
- Osteopatía.
- Los secretos del agua para la vida humana, animal y vegetal.
- Armonización energética en la parte industrial y doméstica.

Los siguientes artículos son presentados  por el autor con el objetivo de dar a conocer las bases científicas de la aplicación de cualquier método terapéutico sobre personas, plantas y animales. Estos trabajos son el resultado de sus investigaciones durante años. Además, para su elaboración se han tomado criterios y referencias bibliográficas. Se han usado artículos, notas y publicaciones de varios investigadores, científicos, físicos y sanadores.

 

Lista de temas de los artículos en esta página:

01. Concepción cuántica del ser humano.
02. Vibraciones sanadoras.
03. La energía.


1. Concepción cuántica del ser humano.

Energia Piramidal Articulos Daniel Herrera Piramides Piramidologia

Para entender como el ser humano se inserta e interrelaciona con la vida y la naturaleza vamos a utilizar ciertos principios o leyes de la teoría de campos cuánticos relativistas.

Ya que este documento no pretende ser un curso de Física Cuántica, solamente expondremos en forma general algunos conceptos cuánticos que nos permitan entender mejor las bases científicas que sustentan nuestro trabajo en el aspecto diagnóstico y terapéutico.

Según la moderna Física Cuántica, las diferentes estructuras materiales son  formas de energía. Esto quedó ampliamente probado por el físico Albert Einstein, cuando postuló su famosa y conocida ecuación: E = mc2, dónde E es la energía de un sistema (materia) la cual tiene una masa (m), y (c) es la velocidad de la luz al cuadrado. Esta ecuación, un tanto compleja para quienes no poseen conocimientos en Física Cuántica, establece que la masa (materia) y la energía son expresiones duales de la misma sustancia universal.

Este "campo de energía" es la fuente original de la que todos estamos compuestos. Es la base de toda la existencia y vida. El calor del Sol, la gasolina que ocupamos en nuestros autos, la electricidad que usamos en los aparatos domésticos, la energía que mantiene a los sistemas vivientes, son formas diferentes de este "campo de energía".

Se entiende este "campo" como el movimiento continuo de partículas subatómicas (fotones, quark), los cuales se interrelacionan entre sí constantemente transformando materia  (dualidad onda/partícula), siendo la base de la existencia material.

Como dijo el premio Nobel Carlo Rubia (director general del CERN en Ginebra, Suiza): "Las partículas materiales son una minoría; existen casi mil millones (9,746 x 10 elevado a 8) de veces más cuantos interactivos (bosones y en especial fotones, es decir energía) que partículas con masa (nucleones, es decir, materia sólida).

Dada nuestra capacidad de percepción, sólo podemos ver una pequeña parte de la realidad total (espectro de la luz visible),, una mil millonésima parte de la existencia total. Atendiendo a esto, podemos establecer que todos los procesos materiales están regulados por procesos energéticos.

Somos, principalmente, un cuerpo de energía que tiene un aspecto físico.

El ser humano esta inserto en una realidad que es una totalidad. La totalidad del mundo y todo lo que existe está completamente interrelacionado, hablar de individuos aislados o separados es una distorsión de la realidad, como lo expresó el físico cuántico David Bohm.

Este llamado "campo de energía" es el que sostiene la enorme y compleja interacción entre todo lo que existe. La vida se expresa y se manifiesta como el fluir permanente de energías, mantenido por la tensión constante entre dos polos.

El cuerpo humano es un sistema abierto, necesita mantener un adecuado y continuo intercambio de energías con su medio, para mantener sus mecanismos reguladores y por lo tanto su salud.

Mente y energía

La ciencia nos dice que la energía no se crea porque siempre ha existido, sólo se transforma por medio de la voluntad o de la mente, que es quien la maneja.

La energía cuántica es una oportunidad que tiene el hombre para usarla, para conocerse a sí mismo y adquirir conocimiento de los campos bio-energéticos. Cuando abrimos nuestra mente a otros campos de estudios mas sutiles, vamos evolucionando junto con la ciencia, al mismo tiempo expandimos nuestra conciencia para ver desde distintos puntos de vista todo lo que nos rodea, lo que sucede, las causas y efectos de todos los pensamientos y actos.

Por ejemplo: si alguien esta enfermo, se trabaja con la energía cuántica al enviar pensamientos positivos de curación, se imagina a la persona que esta enferma visualizando su cuerpo envuelto en una luz de un color que lo alivie, calme y serena a esta persona. La energía generada por este pensamiento pone en movimiento las energías desde el cerebro de la persona enferma para activar las hormonas necesarias que van a actuar en la parte afectada del cuerpo.

Otro ejemplo: si lanzo una piedra al medio de un lago sereno, empiezo a generar ondas sobre el agua que se van desplazando, generando un movimiento de energía. Esto nos ilustra como las ondas se van expandiendo cada vez más grandes. Lo mismo sucede con el pensamiento de salud que se expande y aumenta. Por lo tanto, si muchas personas envían pensamientos desde su mente, están aumentando la fuerza de esta energía que en el campo cuántico va incrementándose.

Pero si nuestra mente está bloqueada con pensamientos negativos de egoísmo, rabia, tristeza, etc, crean una barrera y nos rodeamos de negatividad, impidiendo que la energía pueda fluir hacia nuestra mente. Es importante saber que la energía sutil mueve a lo denso (materia).

Existe una reciprocidad entre la mente y la energía. Una actitud de la mente va siempre acompañada de una energía correspondiente. Por ejemplo: una disposición de ánimo particular, un sentimiento, un pensamiento, siempre se manifiesta acompañado con una energía o respiración de carácter y ritmo correspondiente.

De tal manera que la ira no solo produce alteración en la mente y en el sentimiento, sino también una acentuada y áspera rudeza en la respiración. Por otra parte, cuando hay una concentración en un problema intelectual, el pensamiento y la respiración son calmados; y cuando se está meditando, inconscientemente se retiene el aliento.

Cuando se tiende a la ira, el orgullo, la arrogancia, la codicia, simultáneamente surge la energía como aire correspondiente a estos estados de ánimo. En el éxtasis no surge el pensamiento, hay una quietud total, por lo tanto no hay una respiración perceptible.

La mente influye sobre todas las células de nuestro cuerpo. Las células escuchan constantemente a nuestros pensamientos y se ven cambiados por ellos: un ataque de depresión puede causar desastres en el sistema inmunológico; en cambio, enamorarse lo puede fortalecer. La desesperación y la falta de esperanzas aumentan el riesgo de sufrir ataques cardíacos o contraer un cáncer, acortando así la vida. El gozo y la satisfacción nos mantienen saludables y prolongan la vida. El recuerdo de una tensión, que es solo un pensamiento, libera el mismo torrente de hormonas destructivas que la tensión en sí.

El mundo físico, incluidos nuestros cuerpos, es una reacción del observador. Creamos el cuerpo según la experiencia de nuestro mundo. La mente y el cuerpo son inseparablemente UNO. La unidad que soy yo se separa en dos corrientes de experiencias.

Experimento la corriente subjetiva como: ideas, sentimientos, y deseos. Experimento la corriente objetiva como: mi cuerpo.

Sin embargo, en un plano más profundo de conocimiento, las dos corrientes se encuentran en una sola fuente creativa. Y es a partir de esa fuente, desde donde debemos vivir.

La bioquímica del cuerpo es un producto de la conciencia: creencias, pensamientos y emociones crean las reacciones químicas que sostienen la vida de cada célula. Una célula vieja es el producto final de la conciencia que ha olvidado renovarse.

Hay impulsos de inteligencia que crean tu cuerpo de formas nuevas a cada segundo. Lo que nosotros somos es la suma total de estos impulsos, y al cambiar los esquemas, cambiaremos nosotros.

Aún cuando cada persona parezca diferente, separada e independiente de la otra, todos nosotros estamos conectados a patrones de inteligencia que gobiernan el cosmos entero, nuestros cuerpos son parte de un cuerpo universal y nuestras mentes un aspecto de la mente universal.

El tiempo no existe como absoluto, sólo la eternidad. El tiempo es eternidad cuantificada, atemporalidad cortada por nosotros en fragmentos y trozos (segundos, horas, días, meses, años). Lo que llamamos tiempo lineal es un reflejo de nuestro modo de percibir el cambio. Si pudiéramos percibir lo inmutable, el tiempo dejaría de existir tal como lo conocemos.

Cada uno de nosotros habita una realidad que se encuentra más allá de todo cambio. En lo más profundo de nosotros, sin que lo sepan los cinco sentidos, existe un íntimo núcleo de ser, un cambio de inmutabilidad que crea la personalidad, él yo y el cuerpo. Este ser es nuestro estado esencial, es quien realmente somos. Para transformar los patrones del pasado debemos saber de que estamos hechos.

Al parecer, nuestro cuerpo está compuesto de materia sólida que se puede descomponer en moléculas y átomos. Pero la Física Cuántica nos dice que el átomo es en más del 99.9999% espacio vacío, y que las partículas subatómicas que se mueven a fulgurante velocidad por ese espacio son en realidad manojos de energía vibrante. Sin embargo, estas vibraciones no se producen al azar y sin significado: portan información. Un grupo es codificado como átomos de hidrógeno, otro como oxigeno, cada elemento de hecho tiene su propio código único.

Los códigos son abstractos. Si descomponemos la estructura física del cuerpo para llegar a su fuente última, nos encontraremos en un callejón sin salida, pues las moléculas ceden paso a átomos, los átomos a partículas subatómicas y estas a manojos de energías que se disuelven en un espacio vacío. Este vacío esta misteriosamente impreso con información. Así como en la memoria existen silenciosamente miles de palabras sin ser pronunciadas, también el campo cuántico contiene el Universo entero de formas inexpresadas.

La materia esencial del universo, incluyendo nuestro cuerpo, es no materia, es no materia pensante; pero el vacío que existe dentro de cada átomo palpita de inteligencia invisible.

Los genetistas localizan primero esa inteligencia dentro del ADN, la vida sé despliega a medida que el ADN imparte su inteligencia codificada a su gemelo activo el ARN (ácido ribonucleico), el cual a su vez entra en la célula e imparte fragmentos de inteligencia a miles enzimas, las que luego usan sus fragmentos específicos de inteligencia para hacer proteínas. En cada punto de esta secuencia es preciso intercambiar energía e información, de lo contrario no se podría construir vida a partir de la materia inerte.

El cuerpo humano obtiene su energía primaria quemando azúcar, que es transportada a las células en forma de glucosa o glucemia.

El metabolismo es más que un proceso de combustión, es un acto inteligente. El mismo azúcar que permanece dentro de un cubo mantiene la vida con su energía, porque las células del cuerpo le infunden una nueva información.

El azúcar puede aportar su energía a una célula del riñón, del corazón o del cerebro, pero todas estas células contienen formas de inteligencia completamente únicas. La contracción rítmica de una célula cardiaca se diferencia por completo de las descargas eléctricas de una célula cerebral o del intercambio de sodio de una célula renal.

Por maravillosa que sea esta riqueza de inteligencia diversa, en el fondo hay una sola inteligencia que nos mantiene vivos; cuando deja de fluir en el momento de la muerte, todo el conocimiento depositado en el ADN queda inutilizado. Al envejecer, este flujo de energía se ve dificultado de varias maneras. La inteligencia específica de los sistemas inmunológicos, nervioso y endocrino comienza a caer. Las células inmunológicas y las glándulas endocrinas están equipadas con los mismos receptores de señales cerebrales que las neuronas, por lo tanto, son como una extensión del cerebro. Como esto ocurre en un plano invisible y no manifestado, las pérdidas pasan desapercibidas, hasta que se llega a una edad muy avanzada y se expresan en un síntoma físico. Los cinco sentidos no pueden profundizar tanto como para experimentar los millones de intercambios cuánticos que crean el envejecimiento.

El deterioro de la edad sería inevitable si el cuerpo fuera simplemente material, porque todas las cosas materiales son presa de la entropía (tendencia de los sistemas ordenados a desordenarse). Cuando un automóvil se oxida en un basurero, la entropía descompone la ordenada maquinaria en oxido de deshecho. Pero la entropía no se aplica a la inteligencia, una parte invisible de nosotros es inmune a los estragos del tiempo.

La India, China, Japón, el occidente cristiano, han dado nacimiento a sabios que captaron su naturaleza esencial como flujo de inteligencia. Al preservar y nutrir este flujo año tras año, superaron la entropía desde un plano mas profundo de la naturaleza.

En India, el flujo de inteligencia recibe el nombre de "prana " (fuerza de energía vital), que puede aumentar o decrecer a voluntad, mover de un lado a otro y manipular a fin de mantener el orden y la juventud en el cuerpo físico. La capacidad de establecer contacto con el prana y utilizarlo está dentro de nosotros. Los yoguis mueven el prana sin utilizar otra cosa que la concentración, pues en un plano mas profundo, la concentración y el prana son lo mismo. La vida es conciencia, la conciencia es vida.

La inteligencia puede expresarse como pensamiento o molécula. Una emoción básica como el miedo se puede describir como una sensación abstracta o como tangible molécula de la adrenalina. Sin la sensación no hay hormona, sin la hormona no hay sensación. De la misma forma, no hay dolor sin las señales nerviosas que transmiten el dolor, no alivio para el dolor sin las endorfinas que se ajustan a los receptores del dolor para bloquear esas señales.

Un descubrimiento importante de la ciencia fue: dondequiera que va un pensamiento, un elemento químico lo acompaña. Por ejemplo: ¿Por qué las viudas recientes tienen dos veces mas probabilidades de desarrollar cáncer de mama? ¿Por qué las enfermedades son cuatro veces mas probables en los depresivos crónicos? En ambos casos, los estados de aflicción mental se convierten en los bioquímicos que crean la enfermedad.

En el suministro de un placebo (droga inofensiva), el 30% de los pacientes experimenta el mismo alivio frente al dolor que si le hubieran dado la droga calmante. Con la misma píldora inofensiva se pueden provocar las dos reacciones: producir una enfermedad o dolor o también curarla. Con esto se llega a la comprobación de que el cuerpo puede producir cualquier respuesta bio-química, una ves que la recibe la sugerencia adecuada.

Un pensamiento es un impulso de energía e información, como todo lo que existe en la naturaleza. Los paquetes de información y energía que llamamos: árboles, estrellas, montañas, océanos, etc, podrían ser considerados pensamientos de la naturaleza, pero la diferencia reside en que sus pensamientos quedan detenidos una vez que sus patrones han sido establecidos. La naturaleza como: árboles, estrellas, montañas, etc, siguen un ciclo de: nacimiento - desarrollo - decadencia - disolución. Nosotros, en cambio, al tener conciencia participamos en todas las reacciones que se producen dentro de nosotros.

Nosotros, frente a cada experiencia reaccionamos en forma distinta: no existen dos personas que tengan la misma percepción de nada. La cara de la persona que amas puede ser la cara de mi peor enemigo; la comida que te despierta apetito puede provocarme náuseas. Estas respuestas personales deben ser aprendidas, allí es donde se originan las diferencias.

El aprendizaje es un uso muy activo de la mente, que lleva a cambios muy activos en el cuerpo. Las percepciones de amor, odio, placer, náuseas, estimulan el cuerpo en direcciones sumamente distintas; nuestro cuerpo es el resultado físico de todas las interpretaciones que hemos aprendido a hacer desde que nacimos.

Nuestro cuerpo está hecho de experiencias transformadas en expresión física. Nuestros recuerdos se han infiltrado en nuestras células; por eso al recibir células de otras personas recibimos al mismo tiempo sus recuerdos.

Nuestras células procesan constantemente la experiencia y la metabolizan según tus criterios personales. No nos limitamos a obtener datos crudos proporcionados por los ojos y los oídos y a encerrarlos dentro de un juicio, sino que nos convertimos físicamente en la interpretación al interiorizarla. Por ejemplo: la persona que está deprimida por haber perdido su empleo proyecta su tristeza en todo su cuerpo; la producción de neurotransmisores del cerebro se agota y bajan los niveles de hormonas; se interrumpe el ciclo del sueño; los receptores neuropéptidos de la superficie exterior de las células epiteliales se distorsiona; las placas de la sangre se tornan mas pegajosas y propensas a aglutinarse; hasta sus lágrimas contienen rastros químicos diferentes de las lágrimas de la alegría.

Todo este perfil bioquímico se altera drásticamente cuando esta persona encuentra un nuevo empleo; y si le agrada y es mas satisfactorio, su producción de neurotransmisores, hormonas, receptores y todos los otros bioquímicos vitales, hasta el mismo ADN, empiezan a reflejar ese súbito cambio favorable. Aún cuando damos por supuesto que el ADN es un depósito cerrado de información genética, su gemelo activo: el ARN responde a la existencia diaria.

Por ejemplo: los estudiantes de medicina, en tiempo de exámenes, presentan una producción reducida de interlukina 2, elemento crítico en la respuesta del sistema inmunológico que combate el cáncer. La producción de interlukina 2 está bajo el control del mensajero ARN, lo cual significa que el nerviosismo del estudiante por aprobar sus exámenes habla directamente a sus células.

Cada célula de tu cuerpo tiene perfecta conciencia de lo que piensas y sientes por ti mismo. Una vez que aceptas este hecho, desaparece toda ilusión de ser victima de un cuerpo que se degenera al azar.

Mientras en tu cerebro continúen entrando percepciones, tu cuerpo podrá responder de nuevas maneras. No hay secreto de juventud mas poderoso: "cuando dejas de crecer, envejeces". Los nuevos conocimientos, las habilidades nuevas, las nuevas maneras de mirar el mundo, mantienen en crecimiento a la mente y al cuerpo, mientras así sea se expresa la tendencia natural de ser nuevo a cada segundo. Cuando cambias la interpretación de alguien, se produce también un cambio en su realidad.

Cuando fijas tu atención en el pasado o en el futuro estás en el campo del tiempo, creando envejecimiento. La mayoría de las personas pasan la vida en el pasado o en el futuro. Hay que vivir en el presente porque la vida es más real, pues el pasado y el futuro no la afectan.

Es de gran importancia poder identificarse con una realidad que no este limitada por el tiempo, de lo contrario, no hay forma de escapar a la decadencia que el tiempo trae inevitablemente. Tienes que aprender a llevar tu conciencia a voluntad a la región "sin tiempo". En la meditación la mente activa se retira hacia su fuente, experimentas la sensación de plenitud, sientes que el infinito esta en todas partes. Cuando esta experiencia se convierte en realidad desaparecen los miedos. Los científicos han descubierto que la experiencia subjetiva del silencio, la plenitud y la eternidad, nos llevan a cambios definidos, revirtiendo el desequilibrio hormonal asociado con el estrés.

Son los vacíos en el conocimiento de nosotros mismos los que nos hacen víctimas de la enfermedad, del envejecimiento y la muerte. Perder la conciencia es perder inteligencia, por lo tanto, la lección más valiosa que puede enseñarnos el nuevo conocimiento es esta: si quieres cambiar tu cuerpo, cambia primero tu conciencia.

Los comienzos de la creación equivalen al despertar de la energía, de ella emanan todas las potencias y fuerzas. Referente a la materia, toda ella depende de una sustancia original, a la que en su estado latente llamamos idea, espíritu de la materia primaria.

La energía puede considerarse como la base de todas las fuerzas de gravedad, atracción, repulsión, electricidad, radioactividad, campos energéticos, energía sutil, abstracta, cuántica. Sin ella no existe la vida, es el alma de todas las fuerzas.

El aire esta saturado de esta energía de vida en estado libre, y mediante la respiración el organismo puede absorberlo fácilmente. Por esta razón, cuando respiramos aire puro hacemos una reserva normal de energía. Pero cuando hacemos respiraciones profundas con las técnicas yogas podemos almacenar una cantidad mayor de energía, que se guarda como reserva en el cerebro y en los centros nerviosos, para usarla cuando la necesitemos. Los sucesos imprevistos, las experiencias negativas, las circunstancias adversas, todo esto se puede resistir gracias a esta reserva.

El cuerpo humano, compuesto de innumerables moléculas y átomos, se encuentra totalmente impregnado de energía de vida. De toda la energía de vida que inunda el Universo, la más cercana a nosotros es la que se encuentra en nuestra mente, cerebro y cuerpo activo. La mente es la llave con la cual podemos abrir o cerrar la puerta de acceso a la energía de vida. El yoga nos enseña a dirigir y almacenar la energía por si mismo.

En nosotros, la manifestación mas evidente de la energía de vida es aquélla que nos obliga a respirar, con el correspondiente movimiento de los pulmones. Si deseamos tener un conocimiento mas íntimo de esta energía y aprender a crear las reservas necesarias en nuestros centros nerviosos, tenemos que aprender a respirar bien, no en forma inconsciente y con irregularidad, sino hemos de aprender a tener conciencia de cada respiració , concentrando la mente y conduciendo la energía absorbida.

 

2. Vibraciones sanadoras.

Energia Piramidal Articulos Daniel Herrera Piramides Piramidologia

Invisible hasta ahora para los sentidos humanos, existe un mundo de energías sutiles que tienen una importancia fundamental para el desarrollo y la salud de los seres vivos. Formas, colores, cristales y sonidos emiten una serie de energías que sólo actualmente están siendo descubiertas por la ciencia, aunque su uso terapéutico está recogido por buena parte de las tradiciones ancestrales chamánicas. Un simposio celebrado recientemente en Barcelona ha permitido conocer de primera mano los últimos avances en la utilización de las denominadas terapias vibracionales.

Aunque invisibles, las energías que desprenden los cristales, las plantas o el agua, pueden comenzar a ser medidas y cuantificadas, y sus efectos, sorprendentes en muchos casos, llegan a parecer casi milagrosos. Al menos eso es lo que opina un número cada vez mayor de investigadores y terapeutas que han encontrado en las llamadas terapias vibracionales una forma alternativa, y dicen que eficaz, de abordar la salud humana desde una perspectiva global.

Cristales que "cantan" para sanar, formas y colores que no sólo mejoran la salud, sino que pueden elevar el estado de consciencia de quien experimenta su influencia, o agua tratada que se convierte en algo tan prodigioso que tanto puede descontaminar el organismo como un prolongado ensuciado por vertidos fecales o de petróleo, han sido algunas de las aportaciones expuestas en el "II Simposium Internacional de Bioenergética y Terapias Vibracionales", celebrado en mayo de 2005 en Barcelona.

El sorprendente efecto biosónico de los cristales fue uno de los aspectos más destacados por el doctor Manuel Arrieta, reconocido especialista mexicano en la llamada medicina cuántica. Los cristales, las gemas, y muy especialmente el cuarzo, han sido utilizados por los magos y brujos de las tradiciones ancestrales de todo el mundo debido a sus propiedades curativas.

Pero, ¿hay algo que pueda ser mesurable científicamente en las supuestas propiedades de los cristales? Arrieta, que ha contribuido a poner las bases científicas en las que descansa la Cristaloterapia, al descubrir los efectos bioeléctricos de los cristales de cuarzo, apunta ahora la importancia que tiene el efecto biosónico de los cristales. Las gemas, asegura, tienen la propiedad de funcionar como un diapasón ultrasónico. Vibran a unas frecuencias inaudibles para el oído humano, pero que han podido ser medidas con modernos aparatos, como los ecógrafos.

Se trata, según Arrieta, de una vibración molecular que depende de la composición del cristal y de su estructura, y que tiene un efecto bien definido sobre las personas que se encuentran en sus proximidades: "Todo lo que nos rodea está vibrando, produciendo ultrasonidos; por eso los místicos dicen que hay gente que puede realmente escuchar el sonido de la naturaleza", apunta este investigador, quien destaca que: "cada uno tiene sus notas musicales, unas en re otras en do, o en fa. es el canto de los cristales".

Las propiedades sonoras de los cristales son sólo uno de los aspectos que muestran las gemas, además del más conocido efecto bioeléctrico y del que ocasiona su forma específica de cristalización. Y dichos efectos no sólo pueden influir en los seres vivos, sino también en un compuesto tan complejo e importante para la vida como es el agua. "Esta es un cristal líquido", asegura Arrieta, quien destaca la importancia que tiene la estructura de este elemento para los seres vivos.

"La calidad del agua en torno al ADN hace que el material hereditario se mantenga estable. Por eso, si ésta se halla desestructurada, se incrementa el riesgo de cáncer", asegura este investigador, para quien la estructura del agua se puede recuperar por la acción de los cristales, algo que puede medirse y cuantificarse a través de técnicas físicas como la interferometría. Ésta permite determinar que cuando el agua está bien estructurada, y es por lo tanto beneficiosa para el organismo, el ángulo de las moléculas que la componen pasa a ser de 120 grados, en lugar de los 105 corrientes.

El líquido elemento fue también protagonista de la intervención de Ayhan Doyuk, de Turquía, quien presentó un preparado acuoso especial y bioenergetizado, cuyos efectos parecen ser poco menos que milagrosos. Ante un atento y expectante auditorio, este singular personaje realizó una serie de extraordinarias demostraciones de su denominada "agua de vida" que a nadie dejaron indiferente. Durante la hora que duró su intervención demostró cómo es posible descontaminar un frasco de agua en el que se había añadido gasolina, o incluso aguas residuales podridas. Y también cómo es plausible apagar un fuego de gasolina en apenas un instante, sólo pulsando brevemente un vaporizador con su preparado acuoso. ¿Sabio o charlatán? Las demostraciones de los efectos del preparado de agua de Doyuk parecen demasiado buenas como para ser ciertas, pero lleva varios años realizándolas, muchas veces ante estamentos científicos, sin que se haya podido descubrir ningún engaño.

Los diversos derivados que ha preparado de su fórmula original podrían convertirse en la panacea para resolver la contaminación mundial, si finalmente se demuestra la veracidad de sus efectos. Doyuk afirma que se propuso encontrar una forma para poder eliminar la contaminación que sufre el planeta y que la respuesta le llegó a través del agua, que no sólo es el principal componente de la Tierra y de los seres vivos que la habitamos, sino que ella misma está viva, es un elemento de vida, capaz de unir y capturar tanto los elementos físicos como las energías sutiles.

Aunque no ofrece muchos datos de cómo funciona su fórmula, los diferentes preparados que ha creado han demostrado propiedades sorprendentes. Tal vez el más conocido es que limpia el agua de la contaminación por petróleo. En apenas unos minutos descompone los hidrocarburos que se encuentran en ella, que se convierten en oxígeno, hidrógeno e inocuos aminoácidos que pueden incluso servir como nutrientes biológicos. Un resultado similar se consigue si la contaminación es de origen biológico, aguas residuales por ejemplo. En unos breves minutos éstas se convierten en puras, mientras las bacterias y los metales pesados se quedan encapsulados y se precipitan al fondo del recipiente.

Otros preparados permiten apagar un fuego en apenas un instante, dejando el material rociado sin posibilidad de ser inflamable. En una de las demostraciones se impregnó un dedo en su preparado, lo mojó luego con gasolina y le prendió fuego. La gasolina ardió, pero sin provocarle ninguna quemadura. Otra variante de su fórmula permitió que el agua se convirtiese en un conductor de la electricidad tan bueno como el metal.

Doyuk, que presentó su línea de productos preparados con las diversas variantes de su fórmula, desde cosmética a limpieza, tanto personal como para el hogar, todos ellos fabricados en la factoría que ha puesto en marcha en Extremadura, dejó bien claro que en su opinión, a la descontaminación de la naturaleza le seguirá la descontaminación del organismo de las personas.

La doctora Carmen López Sales, que habló sobre las posibilidades terapéuticas del estudio del aura humana, destacó la importancia que está teniendo la utilización de técnicas que permiten ver el campo energético de las personas, en especial el sistema GDV, puesto en marcha por el científico ruso Konstantin Korotkov: una versión informatizada de la técnica fotográfica Kirlian que permite ver su evolución en tiempo real. "Al fin podemos ver lo invisible", afirmó. "Los seres humanos sólo somos energía e información, y estas se encuentran reflejadas en nuestro campo energético". Destacó que el estudio de ese campo no es sólo una eficaz herramienta para el diagnóstico, sino que se puede convertir por sí misma en un recurso terapéutico. "El hecho de que el paciente vea su aura, y desvele lo que ocurre en su interior, hace que verbalice sus problemas. Si se toma una imagen del aura al comienzo de la sesión y otra después de que el paciente la haya visto, se observa una variación espectacular. El mero hecho de ponerse en contacto con la visión del aura tiene un efecto terapéutico»" explica López Sales. Y añade: "El paciente, al ver su aura se siente desnudado y a la vez comprendido, se pone en contacto con su mundo interior y ve que no es solamente un cuerpo, sino mucho más".

Jorge Luis Soto, de Uruguay, puso de relieve el impacto que tienen las emociones en el campo energético humano y cómo se pueden detectar los cambios que se producen cuando se emplean terapias como la Acupuntura o los sonidos generados por los cuencos tibetanos.

El color y las formas geométricas convenientemente aplicadas sobre unos lugares concretos del organismo, como los puntos de Acupuntura, pueden producir una serie de cambios, tanto en el comportamiento de las células como en la conducta psicológica de la persona afectada, según manifestó Marta Povo, una terapeuta que presentó sus trabajos sobre la utilización de un sistema de arquetipos geométricos, mediante unos polígonos de un color determinado que se proyectan sobre puntos específicos del organismo.

De esta forma, se ponen en marcha una serie de patrones de orden, que no sólo afectan a la energía del cuerpo, sino también a la conciencia, y se devuelve el orden y la armonía al ser humano.

 

3. La energía.

Energia Piramidal Articulos Daniel Herrera Piramides Piramidologia

La energía es la capacidad de un sistema físico para realizar determinado trabajo, que asociada al movimiento se conoce como energía cinética, mientras que la relacionada con la posición se identifica como potencial. Se manifiesta en varias formas, entre ellas: mecánica, térmica, química, eléctrica, radiante o atómica, etc.

La energía cinética y la energía potencial son dos formas diferentes de la energía mecánica, cuando una disminuye la otra aumenta, de tal forma que la suma de ambas es constante.

La energía y la materia son dos aspectos de una misma realidad, y todo cuerpo de masa (M) contiene una energía propia (E) igual al producto de M por el cuadrado de la velocidad de la luz (C). De esta formula: E= M x C2, se desprende que un gramo de cualquier materia contienen una energía propia equivalente a 26 millones de kwh. Tal es la energía que produciría un gramo de agua, de leña, de aire o de uranio.

Todas las modalidades energéticas pueden convertirse en otras formas mediante los procesos adecuados. También puede decirse que constituye eficacia, poder, virtud para obrar, fuerza de voluntad, vigor y tesón.

Bioenergética: parte de la Fisiología que trata de las transformaciones experimentadas por la energía en los seres vivientes y que se traduce por la producción de energía mecánica, calor, electricidad, luz, etc.

Bioenergía: es la energía de los seres vivos, que conforma la estructura de las células, órganos y sistemas, así como permite su funcionamiento interno e interrelación con el mundo circundante.

Biofísica: Física Biológica, es el estudio de los fenómenos físicos que intervienen en los organismos vivientes.

Biología: ciencia de la vida que estudia los seres actualmente vivientes y los que han vivido en el pasado más o menos remoto de la Tierra, que nos son conocidos por sus vestigios fósiles.

Bioquímica: parte de la química consagrada al estudio de las substancias que constituyen la materia viviente.

La vida en nuestro planeta es posible gracias a las continuas transformaciones energéticas que ocurren a escala biológica. Cada uno de los seres vivos es un sistema abierto que mantiene una relación de intercambio con el exterior. En esta relación existe también transformación de energía. Las actividades biológicas, como la respiración, la fotosíntesis y la nutrición, son ejemplos evidentes. Sin ellas la vida de los hombres, los animales y las plantas sería imposible.

Los cambios energéticos sólo son posibles cuando hay un cierto orden en el ambiente físico. Cuando más nos acercamos a un aumento estadístico del desorden, es decir, cuanto más aumenta la entropía, menor será la capacidad del sistema para realizar un trabajo, lo que hace siempre más difíciles las transformaciones biológicas. El orden es una señal de vida; el desorden es una señal de muerte. Por eso, nuestra atención debe concentrarse sobre estas elecciones, para que sean lo más respetuosas posibles del orden y ritmo de la naturaleza.

El hombre tienen necesidades energéticas, o más exactamente, de transformaciones energéticas para poder realizar tareas como: moverse, cocinar alimentos, construir casas, calentarse, vestirse, etc.

Frecuencia: número de periodo por segundo de un fenómeno periódico, se expresa en hertzios (Hz).

Resonancia: propiedad que tiene los cuerpos susceptibles de vibrar y en virtud de la cual, cuando dichos cuerpos o sistemas son excitados por impulsiones periódicas propias, oscilan con una amplitud crecientes que puede llegar a ser muy grande antes que se estabilice.

Después de dar conceptos clásicos que encontramos en nuestros libros y diccionarios, conferencias en eventos como en programas de TV, radio, prensa, y universidades, que para entender este libro son necesarios, les presento otro criterio de energía que en sus términos no se contradice con los anteriores, por que está contemplado entre ellos. Pero será dicho de otra manera, con el objetivo que de ahora en adelante comprendan todas las explicaciones naturales de la bioenergía y la autosanación, y un verdadero concepto de Inteligencia que revoluciona a conceptos erróneos que conocemos hoy y que todos debemos aplicar donde quiera que estemos. Muchos se preguntaran: ¿Qué es realmente la energía? Y ¿A qué llamamos inteligencia?

El termino energía ha sido llamado de diferentes formas por distintos pueblos en la historia de la humanidad, pero seria mas fácil familiarizarnos en la terminología Chi (Qi) o Ki , ya que su origen proviene de culturas asiáticas como la China y el Japón.

Tal vez, el principio más básico del conocimiento y pensamiento asiático sea el concepto de energía, llamados por ellos Chi o Qi. Su importancia para la filosofía china, se ha planteado en las populares obras de Lao Tze (604 - 511 aC) y Chuan Tzu (399 - 295 aC), pero sus orígenes se remontan a mucho antes.

La palabra Chi tiene muchas traducciones como: energía, aire, viento, aliento, viento vital, esencia vital y muchas más. Aunque esta es difícil de definir, sí se puede considerar como la energía que activa el Universo. El Chi se condensa y se dispersa en ciclos de energías positivas y negativas, y se materializa en diferentes formas y aspectos. No puede ser creada ni destruida, pues sólo se transforma constantemente, al reaparecer en nuevos estados de existencia que no son mas que manifestaciones temporales del Chi , especialmente la materia física, ya que constituye el origen de todo movimiento en el Universo.

Los movimientos de las estrellas y los planetas y su precisión orbital, la radiación del Sol, y los esquemas de nuestros pensamientos y emociones se producen gracias al Chi, por lo que éste se considera como fuente de nuestra fuerza vital y del factor animado existente en todos los seres vivos. Además, mantiene las cosas "unidas", al hacer que los componentes de nuestro físico se mantengan unidos y no se dispersen. Cuando un ser humano pierde su "aliento vital", desaparece de él la energía original, por lo que su cuerpo físico se descompondrá rápidamente.

El Chi mantiene en su lugar a los órganos, las glándulas, los vasos sanguíneos y demás partes del cuerpo físico. Cuando este se debilita, puede producirse la relajación de los órganos, al caer de su posición normal (visceraptosis), y por tanto, un mal funcionamiento que causará la falta de salud.

El Chi también calienta el cuerpo físico, por lo que cualquier aumento o disminución de calor indicará la fortaleza o debilidad de su flujo. Los asiáticos piensan que la sangre caliente de los mamíferos es un "signo vital" que demuestra presencia del Chi. La Tierra (nuestro planeta) y el Cielo (cosmos) están formado por un Chi que en esencia es el mismo que constituye a todos los seres vivos. Los famosos filósofos chinos lo expresaban así: "El Chi - Wu (el Gran Vacío) está formado por el Chi, el cual se condensa para convertirse en millones de cosas, las que a vez se desintegran necesariamente y vuelven nuevamente al Chi - Wu. Si se condensa se hace visible y aparecen las formas físicas, por lo que es lo mismo cuando se dispersa, su esencia no desaparece, sólo varia en grado o rango. Todo nacimiento material a la manifestación es una condensación, y toda muerte una dispersión, por lo que no debe considerarse al nacimiento como una ganancia, ni a la muerte como una perdida. ".cuando se condensa el Chi aparecen las formas y los seres vivos, cuando se dispersa, es el sustrato del cambio", Zang Tsai (1020 - 1077).

El ser humano esta formado por el Chi del Cielo y de la Tierra, que al unirse lo conforman energéticamente como tal. Según los chinos, hay muchos tipos de Chi humano, desde el tenue y ratificado, hasta el mas denso y tosco. Sin embargo, todos ellos son solo Chi que se manifiestan de diferentes formas.

Luego de toda la explicación sinóptica dada hasta ahora, podemos comprender mejor la importancia vital de la energía en el Universo y en nosotros, por lo que sólo un pequeño desequilibrio del Chi, en cualquier parte de nuestro ser y en el Universo, equivale a cambios cualitativos y cuantitativos.

Atendiendo al segundo aspecto, la inteligencia, nos podemos preguntar lo siguiente:

- ¿Es acaso inteligente aprobar los exámenes con el máximo de nota y luego llegar a la casa y maltratar a los familiares?
- ¿Es inteligente ser un científico y poner al servicio de la guerra nuestros conocimientos?
- ¿Somos inteligentes, siendo médicos inminentes y dejando morir a pacientes por falta de pago?
- ¿Tiene algo que ver la inteligencia con manejar una empresa exitosamente y a la vez avasallar a los obreros?
- ¿Seria inteligente la respuesta que dio el creador de la bomba de neutrones, cuando expresó no preocuparle su uso militar en tierra ya que sus hijos eran marinos?

Indiscutiblemente, que nada de eso es inteligente, pues la verdadera inteligencia no esta determinada por las habilidades memorísticas del cerebro, pues esta se basa en la memoria, y por tanto se condiciona por el "yo interior" o ego del hombre, el cual no es creativo en el sentido mas abarcador de la palabra. Entonces, la inteligencia debe ser basada en la creatividad positiva, y no sólo en la memoria, que aunque cumple una importante misión como es la repetición (como en la genética), no pasa de ser repetitiva y poco creadora.

Las ficciones infinitas del Chi, de las cuales sólo nombramos unas pocas, esbozan una inteligencia intrínseca en su acción. Entonces, quizás nos podamos preguntar alguna vez:

- ¿No hay inteligencia en la energía cuando mantiene un sistema solar en equilibrio perfecto?
- ¿No hay inteligencia en el funcionamiento perfecto del cuerpo físico humano cuando estamos en verdadero equilibrio con el Chi?
- ¿No es la energía inteligente en el Reiki cuando "busca" el lugar o la zona desequilibrada para armonizarla y restaurar la salud?

La bioenergía humana

La Acupuntura china sostiene que existen líneas de circulación energética que recorren el cuerpo y que cuando son deficientes o están sobrecargadas provocan enfermedades. De aquí las diversas técnicas, desde la Acupuntura tradicional hasta la moxibustión y la Digitopuntura, donde se actúa en estos 2,000 puntos para poder reequilibrarlos. También evoca la existencia del Feng Shui, que parece recorrer el planeta tal como los meridianos en el cuerpo humano, y deja suponer que debe existir también una Acupuntura a nivel planetario. El factor misterioso puede ser el que recorre estos meridianos.

El yoga hindú ofrece una extraña representación de la psicología, evocando vórtices energéticos invisibles en forma de embudos, que parten desde la columna vertebral hacia el nivel de la piel, y cuyo funcionamiento está ligado a situaciones y comportamientos psicológicos. Por ejemplo, la vida afectiva se encuentra íntimamente ligada a la actividad del chacra del corazón, mientras la vida intelectual depende del chacra del entrecejo, llamado también tercer ojo. Según los sabios en esta materia, toda alteración psicológica se refleja en los chakras. No está claro cuál es consecuencia de la otra, pero todos pueden constatar que modificar el estado de un chakra tiene influencia directa sobre el estado psicológico correspondiente.

El kundalini yoga presenta la existencia de un flujo energético desarrollándose desde el coxis hasta el cerebro, cuya intensidad indica el dinamismo general de la persona. Se constata y corrige fácilmente la relación que existe entre depresión y un nivel bajo de kundalini, o por el contrario, entre capacidades espirituales múltiples y alto nivel de la misma.

Los sacerdotes egipcios movilizaban la tremenda energía de las pirámides para efectuar sanaciones, y en la era moderna reproducimos estos experimentos de momificación de materia orgánica muerta, o de vivificación de organismos vivientes.

En el siglo XVI, en Francia, Mesmer presentaba el magnetismo universal y efectuaba sanaciones de enfermedades psicológicas, colocando a sus pacientes alineados alrededor de un tanque lleno de agua y portando conductores metálicos. Según él, hacía llegar energía a las personas enfermas, provocando así estados de trance con efectos sanadores.

En el siglo XX, Wilhelm Reich creaba cámaras de "orgón", cuyo empleo provocaba efectos sobre la salud física de sus pacientes. Su teoría relacionaba la vida biológica tanto como psicológica con el orgón. Es sorprendente que desde su teoría de las "corazas energéticas" se hayan desarrollados varias corrientes modernos de psicoterapia, tal como la de Lowen.

Conocidos en varias civilizaciones y en varias épocas, hasta hoy en día los chamanes, hombres-naturaleza, que pretenden captar energías de la naturaleza y las insuflan a los enfermos; utilizan alucinógenos naturales para efectuar viajes en el tiempo, por los infiernos, buscando el alma de un paciente caído en coma. El chamanismo queda ligado al conocimiento de la Fitoterapia y de las terapias naturales, utilizando no sólo los principios activos de las plantas o los minerales, sino también de sus energías. El uso combinado de plantas más energía, permite a estos expertos de la verdadera ciencia natural sanar el plano físico, el mental y los campos espirituales del hombre.

El Fakirismo desarrolló técnicas de autosanación, que exhibe provocando voluntariamente heridas que borra rápidamente, multiplicando la velocidad de regeneración celular. Practica anestesias mentales en zonas del cuerpo para penetrarse con espadas; inhibe la asimilación de venenos en el recorrido digestivo; sabe cómo puede ponerse una persona en estado de suspensión vital y quedar enterrada hasta 21 días.

Debemos al Fakirismo un verdadero conocimiento de los poderes que puede alcanzar lo mental sobre lo físico, y debería ser el terreno más desarrollado de la investigación científica si quisiéramos encontrar en el hombre la solución de todos sus problemas, que ya tiene escondido en sí mismo. Nacimos dotado de una super computadora bioenergética con poder de autoreparación y por oscuros motivos de rentabilidad socio-económica nos privamos (¡o nos dejamos privar!) de los beneficios de su ayuda.

La magia renace en todas las épocas, pero tal vez nunca fue llevada a la altura que alcanzó en el mundo egipcio. Se han constatado curaciones mágicas indudables, y en su aspecto negativo, embrujos que precisamente desequilibran la totalidad de la persona, tanto en su vida física, como en sus estados psicológicos o en su vida social. La magia está mal conocida. Si la consideramos como una ciencia de la comunicación entre los universos visible e invisible, nos demostrará que es vehículo de un asombroso capital de sabiduría, vocero de una ciencia futura.

La Alquimia, cuya existencia no está verdaderamente demostrada, sino sugerida por hechos históricos y por una literatura desmedida, va mucho más allá de la simple transmutación del plomo en oro; parece alcanzar la fabricación de un ser unicelular, capaz de corregir nuestro código genético. Durante las operaciones alquímicas, se utiliza el agua de lavado de la piedra filosofal, cuyas propiedades de rejuvenecimiento han sido alabadas desde siempre. Lo extraño es que, históricamente, la Alquimia aparece en todas las civilizaciones milenarias, y deja sospechar que más allá de haber sido antecesora de la Química moderna, sabe fabricar, concentrar o ser vehículo del factor desconocido.

Los estados de conciencia provocados por Hipnosis, sus terapias derivadas como la Sugestología, la Relajoterapia, el entrenamiento autógeno, la Sofrología y afines como control mental y meditación, permiten acceder al sistema neurovegetativo del paciente y obtienen regeneraciones que la mente consciente y voluntaria no puede conseguir cualesquiera sean la voluntad, la inteligencia o la personalidad del paciente. ¿Manejará el factor desconocido?

Los arquitectos de catedrales manipulaban una concepción de la edificación que tenía conocimiento de energías de las formas. Sabían como captarlas utilizando las formas del domo y ojiva cuando se trataba de energía cósmica. Podían concentrarla, digirirla, filtrarla o modularla. Lo maravilloso es que estos edificios, tanto como los semejantes a las pirámides, continúan funcionando hasta hoy en día. La posición de los edificios, calculada astrológicamente, muestra que su sabiduría del cosmo-telurismo iba más allá en la lógica de la construcción que el mero deseo de recuperar lugares paganos y sustituirlos por un cristianismo proselitista.

La arquitectura moderna, si quiere humanizarse en lugar de industrializarse, tendría un inagotable caudal de sabiduría disponible allí, y podría estudiarla y aplicarla fácilmente en la urbanización moderna. Sobre todo, si se comprende qué es este factor invisible que pasa tan fácilmente de la tierra a los edificios, para entrar luego en el hombre. Como refuerzo de esta teoría se suman las investigaciones de los suizos Belizal y Chaumery, descubridores y codificadores de las ondas de forma, captando energías cósmicas por medio de superposiciones de domos, y telúricas ayudándose de ángulos concentradores y moduladores de energía. De las teorías de ambos nace la sospecha de que el cáncer sería generado por los mismos ángulos de la construcción moderna.

Los rituales de religiones cercanas, como los sacramentos de extremaunción o las misas de sanación de la Iglesia Cristiana, sin olvidar las curaciones milagrosas registradas y severamente indagadas por la misma iglesia, o los poderes sanadores reconocidos de santos vivientes como Padre Pío. En la religión musulmana se reconocía el uso de surate del Korán escrito en un papel y luego quemado para ser mezclado a líquidos, fabricando así remedios mágicos. En el Budismo, los yantras (dibujos pintados con hiel de vaca sobre cortezas de abedul) permiten concentrar fuerzas mágicas con objetivos sanadores o con efectos diversos sobre la vida social. ¿Fuerzas mágicas o el factor desconocido?

Los modernos inventores del bioritmo presuponen que el hombre se está bañando en una energía cósmica y telúrica, lo que es indudable y cuyo efecto es previsible y medible sobre la vida emocional, fisiológica y psicológica. No sorprenderá a los apóstoles de la medicina alternativa, hijo pródigo de la antigua medicina ayurvédica. Esta medicina demuestra un conocimiento unificado de la presencia del hombre en el Universo, las manifestaciones de la naturaleza, la relación energética entre el hombre y el mundo natural, entre los planetas y la vida psicológica. Tan grande es esta sabiduría, y tan orgullosa nuestra actitud occidental, que no pudimos hacer menos que inventar la medicina alternativa para disimular el verdadero origen de nuestros conocimientos. Afortunadamente, nuestra actitud pueril no altera la calidad de esta sabiduría milenaria. Más bien, nos hace sospechar que el mundo hindú conoce perfectamente este factor desconocido, pero no puede expresarlo en la terminología necesaria para que sea comprendida.

La parapsicología moderna no deja de sorprendernos. Experiencias de precognición, de telepatía, de telekinesia, que jaquean a la ciencia y dejan vergonzosamente al descubierto lo poco que sabemos de nosotros mismos. Lo más irónico de la situación es que todos nosotros experimentamos cotidianamente estos fenómenos, desde la intuición de no atravesar una calle unos segundos antes de presenciar un accidente, hasta pensar en un amigo que nos llama diez segundos después, o la visita en nuestro sueño de un pariente que fallece en el mismo momento. El factor desconocido pertenece a nuestra vida cotidiana, y sólo estamos entrenados a negarlo y a hacernos los ciegos frente al peligro, aplicando la "técnica del avestruz", que pone la cabeza en la arena.

Cómo explicar fenómenos de nuestra época como el de Edgar Cayce, que en estado de trance diagnosticaba a distancia el estado de salud de enfermos y prescribía tratamientos químicos, naturopáticos y hasta electromagnéticos, que la ciencia moderna no sabe cómo explicar. Cómo dudar de las 22,000 lecturas que dejó en Virginia Beach y que todos podemos ir a consultar. Cómo ignorar estas 22,000 carpetas médicas que documentan la evolución de pacientes a través de tratamientos desconocidos. Una técnica antigua de razonamiento, el silogismo, hubiera dicho:

"Si Edgar Cayce podía sanar a distancia, y Edgar Cayce era humano, entonces todos los seres humanos pueden sanar a distancia."

Y así es con el factor desconocido.

Aparentemente, es una energía invisible que recorre el Universo, tiene mucho que ver con el Cosmotelurismo, está ligada a la vida, puede provocar efectos físicos y psicológicos y, mediante manipulaciones "mágicas" (tomando la magia según la definición de ciencia de la comunicación entre lo visible y lo invisible) puede actuar sobre todos los aspectos de nuestra vida. Aparentemente se encuentra en todas partes y sumamente ligado a la vida y a la muerte de los seres unicelulares, tanto como los metazoarios. Participa de todo el mecanismo de absorción, metabolización, desarrollo, crecimiento, decaimiento y muerte. Tal vez, este factor desconocido sea el creador mismo de este ciclo sinusoidal al cual obedece todo lo que vive, nacimiento, crecimiento, madurez, declinación y muerte para transformarse en nuevo factor de vida.

Si participa "a" y "de" la vida en tantos aspectos, entonces deberíamos suponer que es el lazo invisible que estructura "cuerpo, mente y espíritu del hombre". Por lo tanto, obedece a modales y planes preestablecidos, tales como un código genético de las energías o cierta memoria programada que puede duplicarse, como en un programa informático.

Otra consecuencia es que todas alteraciones a las cuales está sometido se traduce en alteraciones de los sectores que domina. Sería la clave de las enfermedades en general y el punto común que buscábamos entre estos tres niveles que resumen la integridad del hombre.

No se trata de entrar en un debate sobre el nombre que habría que darle a este factor desconocido. Debe de haber matices de definición que separen el prana del chi, del ki, de la conciencia universal, de la energía universal, del magnetismo humano, del Feng Shui, de las energías telúricas o cósmicas, de la energía de la naturaleza, de la energía mágica, y muchos otros nombres correspondientes a tantas épocas y civilizaciones.

Aquí llamaremos a este factor desconocido: bioenergía, pues es el término más genérico encontrado. Aunque está indisolublemente ligado a la conciencia, hemos descartado el término de "noética" para evitar darle una especificidad funcional a este factor. Sin embargo, cabe destacar que sólo se admitirá aquí nuestra definición de bioenergía, y sin descartarlos, pondremos en suspenso los conocimientos actuales que parecen ligados a esta palabra, hasta que por medio de nuestra "epistemología espiritual":

1. Se verifiquen experimentalmente.
2. Se conozca y constate su falta de peligros.
3. Se puedan codificar y enseñar mediante nuestras técnicas, permitiéndole a cualquier lector reproducir estos fenómenos.

Para poder verificar esto debe conocerse cuál es la saga de la bioenergía; cómo atraviesa el universo, cómo llega a la naturaleza y al hombre, y cómo desde la conciencia humana puede volver a actuar sobre el Universo.

El lector encontrará aquí una larga lista de afirmaciones establecidas como ciertas desde la epistemología espiritual y totalmente indemostrables desde la científica. Es una alternativa que se le ofrece: limitarse a aceptar las experiencias constatadas o llegar a admitir las teorías formuladas.

Existe un método de razonamiento, según el cual: cuando no podemos demostrar una hipótesis, podemos sin embargo suponer consecuencias de la misma. Si podemos verificar varias consecuencias la hipótesis puede considerarse como altamente probable, o por lo menos tener un alto nivel de probabilidad.

Las técnicas, los materiales o los aparatos descritos en este libro, permitirán al lector realizar innumerables verificaciones de las descripciones que siguen. Esta misma dualidad entre lo lógico y lo irracional, entre lo concreto y lo abstracto, entre lo sensorial y lo mental, entre lo material y lo espiritual, debería hacernos sospechar que nuestro mero mundo material está rodeado de muchos otros que no necesitan ser visibles para ser considerados reales. Citamos algunos ejemplos:

- ¿Alguien vio las ondas hertzianas, no la imagen de televisión, sino las ondas que la llevan desde la antena emisora al aparato receptor?
- ¿Alguien vio un programa de computación, no la imagen de la pantalla, sino la energía que contiene el disco fijo?
- ¿Alguien vio las ondas de frío y de calor, no el hielo ni el fuego?
- ¿Alguien vio la energía momificante de la pirámide de Keops?
- ¿Alguien vio a sus antepasados?
- ¿Alguien vio un concepto abstracto?
- ¿Alguien vio la gravedad? No la manzana de Newton.
- ¿Alguien vio la electricidad, y no sus manifestaciones?

Ya estamos acostumbrados a frecuentar muchos mundos invisibles a nuestros sentidos, y estamos forzados a reconocer su existencia verdadera cuando nos confrontamos a las aplicaciones que se hace de ellos.

En el Universo existen muchos tipos de energía, doce de ellos pueden ser captadas por todos o algunos seres humanos. Por ejemplo: la energía transmutatoria es accesible a una persona cada millón, y es la que permite a su poseedor efectuar la transmutación alquímica, o más modernamente, transformar el mundo que lo rodea. La energía mágica existe, es la que permite los milagros y los hechos de las ciencias ocultas, es una red tridimensional que ocupa todo el Universo. Es accesible a una persona de cada 30,000.

Existen cuatro energías que todo el mundo puede captar, aunque en grados distintos: energía de vida y energía de muerte, por una parte; y por otra parte energía cósmica y energía telúrica. Estas dos últimas resultan del baño de energías que fluyen desde todo el Universo hacia nosotros, que estamos en el planeta tierra, mientras la energía telúrica es la producida por nuestro propio planeta. El estudio de dichas energías se llama Cosmobiología. Para el propósito presente, nos basta saber que:

1. Estas energías se reflejan en toda superficie y volumen, y dan nacimiento a lo que llamamos "ondas de forma".

2. Dichas ondas de forma explican los fenómenos que pasan en volúmenes de alto valor tecnológico como la pirámide de Keops. Tan poderosa es la concentración de dichas energías en ella, que provoca una anomalía espacio-temporal que aún no ha dejado de fascinar a nuestros investigadores. Otros edificios como las catedrales tienen tal valor, pero también nuestros modernos edificios, construidos con desconsideración o desconocimiento de estas energías (con excepción de la urbanización asiática, utilizadora del Feng Shui) probablemente sean los mejores generadores de cáncer que hemos inventado además de la polución.

3. Como estas ondas de forma se reflejan también en las superficies bidimensionales, se explica por qué ciertas figuras geométricas pueden ser utilizadas como puertas hacia otras dimensiones: el círculo, el triángulo, la estrella de cinco, seis y siete puntas, etc.

4. Más adelante veremos cómo la Cosmobiología interfiere con las variaciones de potencial de nuestros 18 cuerpos y se transforma así en el verdadero generador de nuestros estados de conciencia.

5. Por el momento es esencial saber que las energías telúricas y cósmicas son el catalizador que permite a las energías de vida y de muerte metabolizarse en el ser humano.

Todo lo que nos rodea contiene grandes cantidades de ambas energías (de vida y de muerte) que flotan alrededor de nosotros. Están en todos los objetos que nos rodean, y particularmente en el aire, los alimentos, los líquidos.

Podemos decir que cuanto más agua contiene un objeto o un ser, tanto más energía de vida contiene. Es obvio que se encuentra más energía de vida por metro cúbico de aire en un bosque que en una ciudad, más en un parque que en una calle contaminada por la circulación. Cuanto más joven es un ser, más energía de vida moviliza o tiene almacenada. La matriz de una mujer embarazada es lo que más energía de vida contiene de forma natural. Esta última es la esencia de la vida participa en el crecimiento, la división celular, el desarrollo, la salud.

La energía de muerte es su contrario. Ella permite la muerte de la célula, es responsable del envejecimiento, de la enfermedad. Se asocia a la putrefacción y es precisamente en un cuerpo en este estado que alcanza su mayor concentración natural.

Estas dos energías se fijan sobre las moléculas de agua que constituyen el 70% de nuestro cuerpo. En este momento se comprende el fundamento de la teoría vegetariana. Es evidente que el agua tratada, purificada, filtrada, es biológicamente sana pero energéticamente muerta. Nada alcanza la calidad de vida del agua saliendo de un manantial, cargada de tantas energías telúricas. Tal vez sí un jugo de frutas extraído al momento, sin ningún contacto con metal, si lo ingerimos en los diez minutos siguientes a su extracción. Cuanto más se cocine o procese un alimento más muerto estará. Cuanto más crudo un vegetal, más viviente. La carne animal contiene más energía de muerte que de vida, que probablemente nos enferme más que las toxinas que contiene.

La absorción de energía de vida debe ser inconscientemente el efecto buscado en los casos siguientes:

- Cuando guerreros africanos matan a un elefante y se bañan en el cuerpo del animal recién fallecido. Esta tradición semi-mágica nos tranquiliza más que la del canibalismo, todavía enraizado en la memoria tribal. Existe una forma de confusión entre cuerpo físico e inteligencia abstracta del cuerpo concerniente. De aquí nace la creencia canibalista de que la ingestión de la carne de la víctima (¡pobres catedráticos en peligro de extinción!), permite absorber parte de su inteligencia.

- Los japonés beben sangre de un ciervo recién matado.

- Los japoneses tienen restaurantes cuya especialidad gastronómica es la serpiente sacrificada en presencia del cliente consumidor, que podrá saborear el vaso de sangre recogido a la vista, mientras espera el manjar de carne de serpiente frita.

- Del sushi ya no hablamos más como curiosidad, sino como imagen de la cocina internacional;

- Una comida camboyana tradicional consiste en saborear los sesos de un mono viviente.

- El francés come un bistec tártaro, llamando así a carne picada cruda y condimentada.

- Ciertos americanos, particularmente del sur, comen tierra fértil recogida en lugares tradicionales seleccionados de ríos.

- Más occidental es la costumbre de comer huevos crudos, y colmo del refinamiento esnobista es comer caviar, que cumple con la misma función.

- Ya nadie se horroriza de comer crustáceos frescos, (vivientes), patitas de ranas, etc.

- En todas las civilizaciones existe este recuerdo atávico que consiste en comer frutas y hortalizas crudas. Lo que debe ser lo menos criticable en cuanto a costumbres occidentales supuestamente civilizadas. Son las que, en esencia, cumplen las mismas funciones que las tradiciones culinarias anteriores: buscar fuentes de energía de vida de intensa concentración y menor procesamiento.

Estas costumbres son lógicas, pero criticables por los defensores del mundo animal, e inadaptables al mundo occidental. Lo establecido es la ingesta de subproductos animales como los huevos y la leche. Ambos cuando son consumidos frescos, recién recolectados y no procesados, contienen la máxima cantidad de bioenergía de vida compatible con nuestra sensiblería e idiosincrasia.

Nos viene la pregunta: ¿qué pasa con toda esta bioenergía de vida y de muerte que absorbemos a través de los alimentos, de los líquidos, del aire, de la planta de los pies, de toda la superficie de nuestra piel? ¿Estamos o no concientes de la energía que ingerimos?

Si la ignoramos, sencillamente, es la energía mezclada con su vehículo; el alimento o el líquido sigue el tránsito intestinal habitual. Allí, los alimentos son procesados, filtrados, ciertos nutrientes entran en el flujo sanguíneo y se difunden por todo el cuerpo, para cumplir su función en el hombre neuronal. Es la primera vez que aparece esta expresión. El hombre neuronal representa nuestro aspecto material, el cuerpo, la agrupación de células, con sus cinco sentidos, y la construcción concreta que se ha formado del mundo. Es también el hombre responsable de haber creado la división entre pasado, presente y futuro; el que domina la parte concreta del lenguaje; el que inventó la ciencia, la lógica, y particularmente el análisis.

Por el contrario, la bioenergía, que existe en todo lo que hemos ingerido, se concentra en un campo de fuerza llamado chakra, que se encuentra en nuestro perineo. Aquí, gracias a las fuerzas descriptas por la Cosmobiología, se produce una forma de decantación donde, en el caso de una persona sana y normal, las energías de muerte se evacuan nuevamente en el punto final del colon para ser arrastradas en las deposiciones, mientras la energía de vida es dirigida hacia una refinería invisible que se encuentra en el coxis.

Según una mecánica difícil de explicar y por medio de catalizadores constituidos por la energía cósmica y telúrica en asociación con un procedimiento ya programado en el ser humano, semejante a la función digestiva, (en uno de sus cuerpos llamado cuerpo de la kundalini), la energía de vida de origen exterior se transforma verdaderamente en bioenergía de vida asimilable (o metabolizada) y es bombeada por la columna vertebral a lo largo de la medula espinal, tomando así el nombre s ánscrito de kundalini.

Si no ocurre ningún bloqueo ni desviación de la kundalini, ésta sube hasta el cerebro, al que irriga intensamente, permitiendo así la existencia del hombre bioenergético (expresión que aparece también por primera vez). Este ser que vive en nosotros tiene una organización tan extraordinaria, tan coherente, que parecería que cada ser humano existe realmente en forma doble; que en todo cuerpo visible vive otro igual a nosotros mismos, invisible autor o dueño de la parte más noble de nuestra vida.

El hombre bioenergético no conoce la división entre pasado-presente-futuro, sino que vive un presente eterno, que encontramos en el éxtasis, la hipnosis y la meditación. Mientras nuestro cerebro neuronal solamente se conecta al mundo concreto, gracias a sus cinco sentidos, el cerebro bioenergético está compuesto de energías tan sutiles que no sólo está conectado en forma invisible a las energías de los que lo rodean. Las conexiones entre los chakras constituyen la base de la pareja, la familia, las relaciones humanas, amistosas o no.

Más sutilmente, podremos constatar que el cerebro bioenergético nos pone en contacto con todos los seres humanos, formando una red que unifica a los seres vivientes, que nuestro inconsciente quiso imitar creando la red llamada Internet. Más allá, estamos también conectados a la naturaleza, y no es arriesgarse mucho pretender que algunos de nosotros son capaces de percibir todo el Universo.

En realidad, la caracterización de nivel de un ser humano es directamente proporcional al espacio energético que su conciencia bioenergética puede abarcar. Es decir, que los más egoístas de nosotros tienen un mundo limitado a ellos mismos; los más altruistas incluyen a la sociedad en su preocupación; los más espirituales abarcan el planeta, la naturaleza y la humanidad, y su inscripción en el Universo. La conciencia divina es el sentimiento de una percepción inexpresable del Universo total traducido en el hombre neuronal por el hombre bioenergético

Este ser bioenergético es el autor de la abstracción contenida en nuestro lenguaje, es quien permite la síntesis en la lógica, quien es creativo o genio, quien otorga intuición, quien hace percibir aquellas relaciones invisibles para la lógica racional, quien es el artesano del espiritualismo, quien genera los fenómenos llamados parapsíquicos. Se esconde mucho más allá del inconsciente colectivo evocado por Jung, y su única relación con Freud consiste en admitir que la sexualidad es la actividad del hombre donde se perciben más fácilmente los trastornos del ser bioenergético.

Cuando hablamos de mundos paralelos hablamos de dimensiones en las que actuamos con nuestro ser bioenergético. Cuando nuestro ser neuronal duerme se despierta el bioenergético. Parecen vivir a contratiempo uno del otro.

El ser neuronal aplaca al bioenergético por efecto de un hecho sencillo: nuestro ser sensorial se desempeña en un nivel energético 20,000 veces más intenso que aquél en el que se maneja el ser bioenergético. No es sorprendente que sus señales pasen inadvertidas. El mejor ejemplo se encuentra observando la diferencia de comportamiento entre la luz de una linterna que abarca un espacio ancho y de corto alcance (gracias a la refracción de sus rayos), mientras que un láser abarca un espacio muy reducido pero de alcance extraordinario. La ventaja de uno es el inconveniente del otro, y viceversa. Notemos que un láser puede penetrar una piedra lo mismo que el vacío, y la luz refractada sólo puede alumbrarlos. Una aplicación trascendental de este hecho se encuentra en la "clarividencia de los Registros Akáshicos".

¿Qué sería la biología sin el microscopio?
¿Como evolucionaría la Psicología si dispusiera también de un microscopio capaz de captar la sutileza del ser humano?

Lo más notable es ¡que ya lo tiene! El mejor microscopio que tenemos es nuestro cerebro bioenergético. Basta fabricar un amplificador de comunicaciones entre los dos cerebros, llamado aparato de videncia akáshico, y ¡el hombre ciego podrá ver!

¿Cómo nos llegan sus comunicaciones?

Cada ama de casa (igual que el mejor científico), puede experimentar sus manifestaciones. Por ejemplo, lo que el sentido popular llama "tener mano verde" significa el poder de concentrar esta bioenergía en la mano para ayudar al desarrollo vegetal. Cuando una ama de casa siente una picazón en su mano y dice sin creerlo demasiado... "Voy a recibir dinero", es trivial pero exacto.

La teoría científica más moderna es impotente para explicar cómo una conciencia humana puede anticiparse a un hecho inaccesible a los cinco sentidos. Igualmente, la intuición, el amor, el odio, la simpatía o antipatía, la fe, la voluntad, el coraje, el genio, la inteligencia de síntesis, no son sólo hechos que la genética y la bioquímica pueden explicar, sino hechos que quedarán eternamente incomprensibles a la ciencia occidental si ésta no integra el conocimiento del hombre bioenergético.

En el cuerpo humano la existencia de gran cantidad de bioenergía de muerte provoca la enfermedad. Los sanadores saben que no pueden anular la bioenergía de muerte sino correrla, reemplazándola por bioenergía de vida.

La técnica de recarga de los meridianos es una medicina preventiva, y demuestra que el eslabón de la bioenergía es el último en el cual podemos actuar antes que se produzca la somatización, es decir, antes de alcanzar el nivel de enfermedad declarada. Esta afirmación nos muestra por qué la bioenergía es la que sostiene la existencia de la vida en el plano del cuerpo físico. La misma bioenergía fue estudiada por los orientales. El mundo hinduista es de pleno derecho, el más adelantado en la ciencia de los chakras.

¿Qué son los chakras?

Son campos de fuerza que se comportan como torbellinos dotados de una función y una inteligencia aparentemente propia. No sólo emplean energía de nuestra kundalini, por lo que nos relaciona desde nuestro interior hacia afuera, sino que también reciben energía sutil de los chakras de nuestra familia, amigos, vecinos, conocidos y también desconocidos. Con esta capacidad emisora que poseen, parecen ser siete voces que hablan de nosotros a los demás, de forma tan sutil que resulta inaudible. Pero, al mismo tiempo son también receptores, tales como siete orejas que escuchan el susurro de los chakras ajenos.

Los orientales han notado que cada chacra tiene una especialidad. Esta especialización es tan específica, que si algún día el lector se ha preguntado "¿cuál es la energía que maneja verdaderamente la psicología humana?", en el secreto de los chakras puede encontrar la respuesta. Nuestra psicología está tan fundamentada sobre la bioenergía de los chakras que podemos leer en cada uno de ellos todas las alteraciones psicológicas que nos ocurren y viceversa. Actuar sobre los chakras puede significar, para quien sabe hacerlo, modificar el comportamiento mental de una persona.

Por segunda vez, descubrimos que la bioenergía es el verdadero motor que hace funcionar nuestras actividades mentales. La depresión se caracteriza por anomalías en el chakra del entrecejo acompañado de un decaimiento de kundalini de alrededor del 3%, mientras su funcionamiento promedio es de 35%. Depresión y pesimismo resultan de, y a la vez provocan, grandes acumulaciones internas de bioenergía de muerte.

La kundalini, los chacras y los meridianos conocidos por la Acupuntura son solamente tres de los siete componentes del ser bioenergético que somos. La bioenergía humana tiene su director de orquesta, su gran coordinador, en la glándula pineal, su sexto pilar. Todos los pilares tienen un órgano mayor que permite la existencia de los demás, y también su poder de creación y de relación. Este órgano regula la intensidad de su funcionamiento. Es el tercer ojo, y constituye el séptimo pilar de la bioenergía.

El tercer ojo es también uno de los siete chakras, pero su funcionamiento abarca campos más amplios que el de la Psicología. En calidad de chakra, sus funciones fomentan las facultades de análisis y síntesis, de memorización y comprensión. Como chakra, la calidad de su funcionamiento determina el grado de inteligencia que poseemos (en cuanto que es el puente privilegiado entre el hombre neuronal y el bioenergético).

El tercer ojo es el punto terminal de la kundalini en su recorrido que comienza desde el coxis (donde captó muchas energías telúricas), pasando por la médula espinal, a través del cerebelo, la glándula pineal (donde se mezcló con energías cósmicas, captadas por el chakra coronario), pasando por un puente invisible que a veces está malformado, roto o casi inexistente, ubicado entre la glándula pineal y el tercer ojo. Este puente recibe el nombre de Antahkarana. Al cabo de este recorrido, modulado por todas las fuentes energéticas citadas, la kundalini llega para alimentar el tercer ojo con energía, y se transforma en la máxima expresión de la voluntad humana.

La diferencia entre una persona que sueña el mundo y nunca llega a transformarlo, y un creador, emprendedor y realizador, se halla en la actividad del tercer ojo, así como la calidad de todos los elementos anteriores. Como el lector podrá suponer, el cuerpo diabólico puede trastornar también el funcionamiento del tercer ojo, y no se priva de hacerlo.

El tercer ojo tiene un poder maravilloso que a veces nos juega en contra. Tal como una araña, puede secretar un hilo invisible al que podría llamarse "hilo psicotrónico". Este hilo es una nueva transformación de la kundalini. Cuando lo aplicamos a otros, proyectándolo en el tercer ojo de personas más débiles, estamos llevando a cabo una Hipnosis mental y tal vez una coerción al libre albedrío del otro. Cuando lo proyectamos en un órgano enfermo de un paciente, hacemos una sanación a distancia, pero de las más peligrosas, porque empleamos nuestra propia energía. Cuando la dirigimos hacia nosotros, por el exceso de preocupación fomentado por nuestro cuerpo diabólico (por ejemplo miedo al cáncer de hígado o al infarto) encerramos el órgano, objeto del miedo, en una "red psicotrónica" formada por el propio hilo que secretamos. Cada vez que tengamos un nuevo motivo de angustia o depresión, tendremos ya automatizado el reflejo de encerrar la energía de muerte así atraída, como por un imán, en el órgano enredado en dicha red. El campo formado por la red hará que esta bioenergía de muerte quede apresada en el órgano, como plasma en un campo electromagnético, lo envejecerá y nos enfermará. Éste es el mecanismo hasta ahora desconocido de las enfermedades psicosomáticas, y por regla general, de la capacidad que tenemos de auto enfermarnos.

El poder que tiene este tercer ojo de controlar la bioenergía es un arma de doble filo. Por una parte, esta facultad permite que cuando estamos conscientes del mundo energético (la fe es el primer paso hacia ello), disociemos la bioenergía del aire, del agua y de los alimentos que ingerimos, conduciéndola más rápidamente hacia los órganos enfermos. Gracias a ella, podemos dirigir grandes fuentes energéticas exteriores hacia zonas enfermas. Por ejemplo, cuando nacemos, en el momento del corte del cordón umbilical, se incorpora en nosotros el cuerpo de la naturaleza, que es como un representante que delega en nosotros este ser viviente que nos rodea por todas partes, que también tiene 18 cuerpos, y que se llama precisamente "naturaleza". Todo ser viviente, incluso una piedra o un planeta, tiene 18 cuerpos.

El ombligo, que fue el centro por donde entraba la vida a nuestro cuerpo fetal, quedará para siempre como el lugar preferencial de entrada de la bioenergía de vida. Esto, al estar relacionado con la naturaleza, tiene varias consecuencias:

1- Podemos en todo momento aumentar la cantidad de energía de vida que recibimos de ella (conectar nuestro cuerpo de la kundalini con un árbol y aspirar su energía de vida).

2- Todo lo que hacemos a la naturaleza es con la unión de todos los seres humanos, que obligatoriamente están conectados a ella.

3- Debemos reconocer aquí los fundamentos bioenergéticos del chamanismo.

Señalamos que, opuesto al ombligo, entre la cuarta y la quinta vértebra lumbar, existe un punto preferencial por donde entra la bioenergía de muerte. Por esto mismo, un exceso de esta energía muchas veces está acompañado de dolor en ese lugar. Nuestro tercer ojo, rendido incontrolable ante el poder del cuerpo diabólico capaz de emitir un hilo psicotrónico, es capaz de conectarnos a fuentes de energías negativas.

El mundo invisible contiene dos tipos de estas energías: l as energías no inteligentes (bioenergía de muerte), es decir, las que no son capaces de tener decisión propia, pero que sí pueden ser programadas y orientadas por la voluntad humana, (en ocultismo se las conocerá con el nombre de rayas negras, formas de pensamiento, fuego negro, y las energías inteligentes, tales como energía cósmica o Universo, la llamada energías Yin y Yan (que no necesitan una dirección de trabajo). El tercer ojo puede conectarse con ellas, voluntariamente o no, según la estructura de la persona. Voluntariamente, por actos de magia negra, por maldad propia, por afán de maldecir, de aportar mal a los demás. Involutariamente, si emitimos ondas de miedo, podemos causar que ellos nos acechen.

De por sí, el miedo es provocado por una percepción, atracción y retención de bioenergía de muerte. El miedo fisura en miles de lugares el caparazón protector que constituye nuestro cuerpo etérico, el único que pueden fotografiar las cámaras Kirlian. Las inteligencias negativas pueden percibir estas fisuras y venir a vampirizar (en el sentido más literal del término) nuestra bioenergía de vida. No es que necesiten de ella para sobrevivir, sino que su misión es vaciarnos de bioenergía de vida para instalar en nosotros la bioenergía de muerte.

El lector acaba de comprender por qué la bioenergía es también el vector de la suerte y el infortunio (que sólo existen si admitimos los conceptos de energías de vida y de muerte), porque ciertas personas alcanzan un estado de maldición aparente donde no sólo su físico se encuentra comprometido y alterado a la par de su estado mental, sino que también es afectado todo lo que constituye su vida de relación. Cuando esta situación se produce, por ignorancia y desconocimiento de las desgracias que la energía de muerte instrumenta, hemos provocado alrededor de nosotros un anillo de maldición universal, es decir, una zona hipercontaminada por esta energía negativa.

Podemos por fin, unificar este concepto de bioenergía como el puente de unión entre el cuerpo, la mente y el espíritu. La bioenergía es como la electricidad que pasa de un aparato a otro. Modulada correctamente puede unir un robot, una computadora o una gigantesca antena de astrofísica escuchando el cosmos. Así está unificando nuestros cuerpos físico, mental y espiritual.

La electricidad puede estar concentrada en una batería (cuerpo humano), ser dirigida desde una consola (cerebros neuronal y bioenergético), alimentar gigantescas turbinas y motores (el tercer ojo actuando sobre el mundo).

Mientras la energía eléctrica necesita de un cable o un medio que la conduzca, la bioenergía sólo necesita que la mente humana le fabrique puentes invisibles mediante el enorme poder que representa la volición, y acepte automáticamente recorrer esos caminos invisibles que le trazamos. Así está planteada nuestra tesis: el funcionamiento del cuerpo, la mente y el espíritu depende de un mismo factor invisible: la bioenergía.

Si examinamos algunas de las consecuencias, no dejaremos de sorprendernos:

1- Medicina, Psicología y esoterismo deben ser reunificadas en una nueva ciencia:

- La etiología real de las enfermedades siempre se encontrará al nivel bioenergético del ser, en sus relaciones con la energía de vida y de muerte.

- La Psicología deberá reconocer que su modo operatorio es la bioenergía. Deberá concluir que más allá de la lingüística (que es el mayor medio empleado para la expresión y la sanación de las situaciones psicológicas), se deberá delimitar claramente qué parte del tratamiento pertenece a la Neurobiología (actividades del hombre neuronal) y cuál es la verdaderamente bioenergética (actividades del hombre bioenergético).

- El esoterismo tendrá que readaptar sus pretensiones en relación con el milagro que puedan obtener ciertos elegidos, para reubicarlo en el registro de las tecnologías bioenergéticas que todos podemos practicar.

2- Participando del mismo vehículo energético, podemos emplear cualesquiera de las tres ciencias para equilibrar cada una de las otras, o mejor aún, crear una terapia holística cuya regla fundamental será sanar simultáneamente los tres planos del hombre. En consecuencia:

- Es legítimo emplear: la Hipnosis, la Sofrología, el control mental, la realidad virtual, etc. (todos medios mentales) para actuar sobre el espíritu y el cuerpo.

- Es legítimo utilizar: el yoga, las técnicas corporales, la Masoterapia, las medicinas alternativas, el baile esotérico, etc. (todos medios físicos) para corregir problemas mentales y espirituales.

- Es legítimo utilizar: la oración, los mantras, la magia de la naturaleza, de los elementales, la angelología, el ocultismo, el mentalismo, etc. (todos medios espirituales) para sanar el cuerpo y la mente.

No estamos asistiendo a la mezcla indebida de un conglomerado de técnicas racionales e irracionales, serias y dudosas, científicas y empíricas, sino que tenemos el privilegio de presenciar el nacimiento de una nueva ciencia donde el único dogma es que debemos obtener efectos concretos, mediante manipulaciones de bioenergía, y técnicamente reproductibles en medios controlados.

Este concepto respeta perfectamente el positivismo de Auguste Comte, es decir, debe ser aceptable como actitud científica y abrir el camino a futuras investigaciones sobre el detalle de su mecánica operatoria.

3- Estamos presenciando la llegada al punto omega de Teilhard de Chardin, en el que Ciencia y Religión vuelven a unificarse. Esta división de nuestros dos cerebros, el visible y el invisible, han creado tantos disturbios que tenemos que corregir:

- Errores socioeconómicos (privilegiar la evolución industrial en detrimento de lo humano).

- Incoherencias entre el poder espiritual y el temporal (guerras de religión, utilizando el fanatismo como herramienta de dominación).

- Actitudes oscurantistas, como la inquisición en el Medioevo y en la era moderna, esta segregación de los científicos hacia los esoteristas, parapsicólogos, e investigadores de ciencias paralelas.

- Errores catastróficos en la investigación fundamental (desbaratar el papel de la intuición en el descubrimiento y la epistemología científica, y la negación a investigar la función de síntesis más allá de los mecanismos aparentes).

- Ignorancia retrógrada de los fenómenos humanos de la vida cotidiana (sentimientos, amor, genio, emociones) que sólo podían ser explicados y saneados mediante los conceptos de la conciencia bioenergética.

- Inútiles conflictos internos provocados en el hombre (técnicas de psicoterapia equivocadas o dañinas, dudas existenciales, miedos impuestos en calidad de herramientas manipulatorias).

- Desmedido malgasto de capacidades humanas, de tiempos de vida, de vidas manoseadas o destruidas por la ignorancia general.

- Negación sectaria mercantil y criminal de estudiar la totalidad de los medios de sanación disponibles en el capital de la humanidad. Este error ha matado a millones de hombres en el pasado.

- Actitud criminal en la pedagogía, convenciendo a miles de generaciones de la imposibilidad impuesta al cerebro de sobrepasar ciertas velocidades de aprendizaje, como si fuera un hecho demostrado. Uso de la ignorancia como medio de opresión política.

Estas observaciones sobre la saga de las energías universales nos lleva inevitablemente a buscar respuestas sobre el papel del hombre en el Universo. Por el contrario, constataremos que el papel del Universo en el hombre es mucho más llamativo que su opuesto.

La historia del hombre

Así como nuestro cuerpo lucha constantemente entre la vida y la muerte, y nuestra conciencia lo hace entre el sueño y la vigilia, el equilibrio y la locura, nuestro hombre neuronal lucha contra el hombre bioenergético (contra sí mismo), cometiendo de este modo un error de funestas consecuencias.

Es cierto que, tal como un holograma, cada molécula del Universo y cada célula viviente ilustran la totalidad de la guerra del cosmos entre los principios opuestos descritos por el Taoísmo. Esta filosofía establece la base más asentada de la que disponemos.

Aparentemente, el hombre estudiado en las facultades es sólo la manifestación material de este mundo de tres dimensiones que llegamos a conocer un poco, pero cuya esencia, lo más noble y verdadero que esconde, se ubica más allá de lo perceptible.

Si Dios existe, (no pretendemos responder a esta pregunta, sino tomarla como hipótesis de trabajo, haciendo abstracción de toda creencia personal), la constante más repetida en todo el Universo es la del "camino evolutivo".

El hombre es transformado en un "animal que aprende" gracias al sufrimiento, y tal como lo proyectamos en el burro que hacemos avanzar por medio de rebenque y zanahoria, la humanidad en general y cada una de sus células constitutivas (el hombre) en particular, avanzan de la misma manera: "represión o gratificación".

El hombre busca el placer, lo bueno, lo agradable, y huye de lo doloroso, lo malo, lo desagradable. El principio del placer y del sufrimiento, el de Eros y Tánatos, se verifican también si los explicamos desde la bioenergía de vida y de muerte. El hombre no descubre nada, es la función de los Registros Akáshicos ser la memoria de todos los conceptos del Universo, y enviarlos gota a gota a humanos receptores para que hagan progresar a la humanidad de su época, la que utilizará bien o mal su libre albedrío, aceptando o rechanzando el cambio. El hombre sólo aprende. ¡Qué triste para nuestro ego! Este concepto explica por qué los grandes son sencillos, y por qué la vanidad es ajena en un hombre de alto nivel espiritual. El único peso que tal vez tenga el hombre no proviene de su cuerpo, sino de la extensión de su conciencia bioenergética.

Pero, ¿qué es la conciencia del hombre? Y la vida, ¿qué es? Los 18 cuerpos, de los que ya hemos hablado, son microcentros cerebrales que hacen circular las informaciones según un recorrido preestablecido. La experiencia muestra que toda información que recibimos circula a la velocidad de 180,000 recorridos por minuto entre estos 18 cerebros, donde tiene la oportunidad de plasmarse (el cuerpo de los automatismos), tratarse (el cuerpo de los deseos, el cuerpo de la conciencia), enriquecerse (el cuerpo kármico, el cuerpo angélico), distorsionarse (el cuerpo diabólico).

Si debemos dar una definición, diremos que: hay vida en lo que se llama "hombre", tanto tiempo como se cumple esta rotación bioenergética preestablecida entre los 18 cerebros.

¿Que sería, entonces, la conciencia? Ella resulta de la alteración que provocan las energías telúricas y cósmicas a las variaciones energéticas que caracterizan la actividad de los 18 cerebros. Podemos ya deducir que todo elemento que modifica el cosmotelurismo en el medio ambiente de una persona altera inevitablemente sus conciencias (en sentido positivo o negativo).

Se descubrieron 42 estados de conciencia. Entre el primero el despertar espiritual, y el último, la muerte. Sólo los extremos de esta lista están influidos por energías cósmicas, la mayoría depende de variaciones telúricas. Esto explica por qué la arquitectura, y la agrupación en las urbes, modifican la conciencia humana, y no al contrario. Aclara también el papel oculto de los edificios sagrados, como las catedrales, las pirámides, los menhires, cuya edificación sobre las líneas de magnetismo telúrico constituye una suerte de acupuntura planetaria, modificando el telurismo (Feng Shui o Venas del Dragón), haciendo progresar a la humanidad. Aclara también cómo la Astrología puede aspirar a ser una fotografía de las influencias cosmobiológicas en el ser humano, tanto como la energía del Universo modificó nuestro cuerpo morfogenético antes de la concepción.

¿Cuándo y cómo nace la vida en el hombre?

Durante los primeros meses del embarazo el feto va desarrollándose, todos lo sabemos. Lo que es objeto de polémica entre las diferentes corrientes religiosas es la determinación del momento en el que puede decirse que hay vida genuina, con identidad propia, en el feto.

Para todo el mundo es obvio que el desarrollo del feto parece una prolongación del cuerpo de la madre, cuyo código genético fusionó con el espermatozoide. Todos deberíamos preguntarnos cómo se duplica el cerebro del cuerpo del alma entre el de la madre y el del feto. Esto nos acercaría a conocer el momento en que el alma propia viene a instalarse en el mismo.

Desde la creación misma del cordón umbilical, el cerebro del cuerpo de la madre es empujado a prolongarse mediante un filamento invisible instalado gracias a una energía muy peculiar que llamaremos: la energía Alfomega. Ella tiene por función ayudar al cerebro del cuerpo del alma de la madre, (o receptáculo, pista electrónica, soporte energético), y crear una réplica semejante en el corazón del feto. Sabiendo que el corazón del feto late desde el fin de la cuarta semana de fecundación, sólo desde este momento está verdaderamente listo para recibir el alma para la tarea que viene, y que fue atribuida a este cuerpo, que nacerá en una situación genética y socioeconómica específica, en una época y con una idiosincrasia definida.

¿Que pasará más adelante con el Alfomega?

Este canal instalará un anillo invisible entre la cuarta y quinta vértebra lumbar, y desde aquí desempeñará una función de importancia inimaginable, propicio a revolucionar muchos conceptos religiosos. El anillo del Alfomega contiene una forma de esencia de inteligencia que durante toda nuestra vida enjuiciará, instante tras instante, la manera en que empleemos nuestro libre albedrío. Cuando nos castigue, volviéndonos inofensivos, tendrá dos medios muy pocos simpáticos pero de gran justicia para frenarnos, hasta definitivamente:

- Por su posición y forma de anillo, puede estrecharse (energéticamente hablando) e impedir la subida de nuestra kundalini, que entonces se derivará en la parte genitourinaria y digestiva. Abrirse ampliamente implicaría aumentar nuestro poder mental, y el de acción exterior de nuestro tercer ojo.

- Por su misma posición, representa un papel semejante a una canilla regulando el equilibrio entre la energía de vida (entrando por el ombligo) y la energía de muerte (precisamente ubicada entre la cuarta y quinta vértebra lumbar).

El anillo del Alfomega nos enjuicia constantemente en el uso de nuestro libre albedrío, y podemos decirlo en más de 21 aspectos. Citamos algunos de los más importantes:

- Tener fe o no.
- Decidir entre el bien o el mal.
- Cuidar y respetarse a uno mismo o abandonarse.
- Dañar a los demás o protegerlos.
- Asumir responsabilidades o ser una oveja que sigue el rebaño para evadir toda responsabilidad y decisión.

Por fin, su tarea está ligada a nuestra desencarnadura. Es dueña del canal por el cual pasará nuestra alma en su peregrinación final. Mientras tanto, es cierto que permitió al alma viajar bastante en lo que se llama "viaje astral", pero no es suficiente para pretender que la energía del Alfomega y de la conocida cuerda de plata sea semejante.

¿Cómo se desarrolla la vida del hombre?

Durante los 72 primeros meses de vida, el cuerpo se establece y se va consolidando con la experiencia de vida. Es cierto que todo incidente que altere este desarrollo tendrá consecuencias sobre toda la vida de adulto, lo que debería conducirnos a revisar la pedagogía infantil.

Toda nuestra vida es de aprendizaje, no sólo cognoscitivo, sino bioenergético. Ambos cerebros, ambos seres que abarcamos, es decir, nosotros (neuronal y bioenergético) aprenden simultáneamente. Cuando el primero absorbe los nutrientes de una manzana, el segundo digiere su bioenergía. Cuando el primero analiza para pensar lógicamente, el segundo le brinda síntesis e intuición. Cuando sufre el cuerpo físico, el cuerpo espiritual le da apoyo, derivando la kundalini hacia el órgano enfermo o el chakra trastornado, cuando se trata de sufrimiento psicológico. De aquí nacen las caídas en la vitalidad y en la agilidad mental que acompañan los estados enfermizos. En caso de agresión ocultista o de energía de muerte, el cerebro bioenergético convoca elementos de defensa, inteligentes o energías no inteligentes (energía de vida) para protegernos.

Cuando nuestro cuerpo neuronal siente placer, nuestro cerebro bioenergético le hace saber que todo placer humano es sólo un reflejo del placer del despertar espiritual, que transporta inscrito en su memoria. Cada vez que sufrimos, el segundo ser intenta explicar al primero cuál es la lección divina o humana que tiene que aprender. La vida es finalmente un continuo acto educativo, que empezó en nuestras encarnaciones anteriores, y que no termina ni aún con nuestra disolución física.

¿Cuál es una de las lecciones mayores que el hombre neuronal tiene que aprender?

El hombre no termina de descubrir que lo esencial de la vida, es decir, "la felicidad" no existe bajo esta forma, sino bajo la de "la paz interior", y que esta última, para existir, necesita de un terreno que deberíamos llamar "el plano del infinito". Este puede encontrarse en el punto donde se juntan los opuestos. En cada línea provocada por la diferencia entre blanco y negro, en cada momento donde perdemos conciencia para dormirnos, en el momento donde la vida deja lugar a la muerte, en el límite entre el interior y el exterior de nuestro cuerpo, en el lugar donde la noche deja lugar a la luz, en el amanecer, momento mágico para el hombre, en el límite entre egoísmo y altruismo. En todos estos momentos, y muchos otros más, existe un plano del infinito.

Cuando el hombre neuronal aprende a ubicar su conciencia neuronal en un plano del infinito, la conciencia bioenergética puede así reunir las condiciones para encontrar la paz interior, e inevitablemente la felicidad.

¿Hasta dónde puede llegar el hombre?

Desde el estado de conciencia donde se desempeña (el mundo a tres dimensiones) puede quedarse toda la vida, o alcanzar las veintidós dimensiones del despertar espiritual.

Un hombre neuronal trabaja para alcanzar un objetivo. El hombre bioenergético trabaja porque sabe que su trabajo mueve el Universo. El hombre neuronal se contenta con lo estático del resultado, ignorando que lo estático es la muerte. Mientras el hombre bioenergético sabe que cuando su trabajo se pone en movimiento, copia el movimiento del Universo, se sincroniza con él, y convoca grandes cantidades de energía de vida que aumentan su potencial. Ningún filósofo puede evaluar en qué proporción el hombre copia el Universo o el Universo se sincroniza con la conciencia humana. Si bien es así, el hombre tiene verdaderamente el poder casi divino de influir sobre los acontecimientos. No es el propósito del autor responder en esta obra sobre el tema, pero es un punto de interrogación que todo pensador puede considerar.

¿Qué pasa en la mente del hombre neuronal cuando la fecunda la conciencia bioenergética?

El hombre pasa de la inteligencia al genio. Cuando empezamos a utilizar los recursos de la mente bioenergética, todos los límites que conocíamos en el aprendizaje se esfuman. El hombre puede aprender cualquier materia hasta diez veces más rápidamente, y no es el límite definitivo, sino el ya demostrado; y podríamos presumir, sólo provisorio. El hombre puede aspirar al genio. Si sabe cómo plantear un problema neuronal al cerebro bioenergético para que busque la contestación, puede revolucionar todo lo que sabemos de las ciencias humanas. La Psicología y la Psicoterapia se podrán proyectar mil años hacia adelante. En lugar de contentarse con escuchar a su paciente, el psicoterapeuta le dirá lo que él percibe y le explicará su problemática. Podrá enseñar al paciente cómo sanarlo mediante técnicas simultáneas corporales, mentales y espirituales.

Un investigador científico, un ingeniero, un filósofo pueden, desde ya, ir a buscar todas las soluciones que corresponden a su especialidad en los Registros Akáshicos, donde todo lo que el hombre ha sabido, sabe o sabrá está almacenado en forma energética, tal como en el disco fijo de una computadora cósmica abarcando todo nuestro universo digitalizado.

Ciertamente, será doloroso para el orgullo humano descubrir que no tiene nada para descubrir, sino sólo leer; que la mente lógica humana, y los mayores logros del hombre sólo están plagiados de los registros, y que nuestra mayor aspiración intelectual debe ser la de transformarse en el mejor fax posible dentro del Universo. Ocurre que estos inventos del ego, son sólo creaciones teratógenas de nuestro cuerpo diabólico en el paraíso perfecto con el cual nacimos. Esta inocencia ingenua, paraíso interior.

Progresará la Psicoterapia cuando el psicólogo sepa que la única meta es alcanzar el despertar espiritual. ¿Por qué?

- Porque éste induce una disolución no patológica del yo, y por ende, del ego.
- Porque el patrón de normalidad está solamente inscrito en el hombre bioenergético y no en el hombre neuronal.
- Porque las neurosis son el producto del cuerpo diabólico, y tal vez había más fundamentos en un sacerdote del Medioevo que exorcizaba a un loco que en un neurólogo que hace pocos años soñaba con electrochoques.

Entrada Universo Cuerpo Energia Piramidal Articulos Daniel Herrera Piramides Piramidologia
Entrada de energía del Universo al cuerpo.

Todo en el Universo es energía. Los estudios científicos han demostrado la existencia de un campo magnético, eléctrico y gravitacional, que rodea el cuerpo de los seres vivos y define su estructura. La medicina cuántica profundiza cada vez más en la actividad celular, de manera que ya se habla en términos de que el ADN humano es una Internet biológica y superior en muchos aspectos a las redes artificiales, teniendo en cuenta las técnicas de afirmación, así como la influencia de la mente sobre los patrones del clima y del aprendizaje.

El biofísico y biólogo molecular ruso Pjotr Garjajeve exploró las vibraciones del ADN humano y aseveró: "Los cromosomas vivos funcionan justo como un computadora holográfica, usando radiaciones de láser de ADN endógeno. En compañía de otros investigadores se las ingenió para modular ciertos patrones de sonidos en un rayo como el láser, que influyó en la frecuencia del ADN y, por tanto, en la información genética.

La sustancia viva del ADN siempre reaccionará a los rayos láser modulados por el idioma e incluso a las ondas de radio, si las frecuencias correctas (sonido) están siendo usadas. Esto explica científicamente por qué las afirmaciones, la Hipnosis o los mecanismos equivalentes, pueden ejercer tales efectos sobre los seres humanos y sus cuerpos, puesto que para el ADN es enteramente normal y natural reaccionar al lenguaje.

Los rusos han creado aparatos que inciden en el metabolismo celular a través de las frecuencias de radio moduladas por la luz y reparan defectos genéticos. Los maestros esotéricos saben muy bien que nuestro organismo es programable por el lenguaje, las palabras y el pensamiento. Por esas razones, la persona debe trabajar en los procesos y el desarrollo interno, a fin de establecer una comunicación consciente con el ADN.

Conviene conocer que la materia sutil o signatura de las cosas vibra a una velocidad que excede la de la luz (energía de alta frecuencia) y que mediante las fotos Kirlian se fotografían las capas del cuerpo etérico del ser humano, de las flores de Bach, de un objeto. Se ha comprobado la existencia de los canales meridianos (o nadis para los hindúes), registrada en libros que datan de más allá del año 2500 aC, donde aparecen diagramas de los principales chakras del cuerpo, representados modernamente con colores, que conforman un nuevo sistema a tener en cuenta (según la teoría energética), pues se entrelaza con el neuroendocrino y resulta de la interrelación de los centros energéticos medulares del cuerpo con sus órganos y sistemas, incluido el circulatorio. Por ello se hará referencia a cómo se pierde la energía en el ser humano y cuán importante es para los fisioterapeutas conocer las formas de recuperarla y aplicarla en su trato con los pacientes.

Chakras Energia Piramidal Articulos Daniel Herrera Piramides Piramidologia

Chakras

En la antigua lengua Sánscrita significan ruedas. Cumplen la función de recibir, mezclar y distribuir Energía Yin-Yang balanceada hacia todo el cuerpo humano (a través de los Nadis) Existen tres tipos de Chakras:

- Los mayores.
-
Los menores.
-
Los mini-chakras

Los mayores son siete en total, y se ubican todos desde la parte inferior del tronco hasta el tope de la cabeza. Se relacionan estrechamente con los siete cuerpos energéticos y las siete glándulas principales.

Los menores son 21 en total. Se ubican fundamentalmente en las palmas de las manos, plantas de los pies, ante-piernas, ante-brazos, espalda, tronco, sienes, articulaciones principales de extremidades (rodillas, hombros, tobillos, muñecas y hombros) del ser humano.

Los mini-chakras, egún los tibetanos, son 72 mil. Son los llamados puntos acupunturales, que se encuentran ubicados a lo largo y ancho de todo el cuerpo humano, precisamente sobre los nadis.

Nadis

También en la antigua lengua sánscrita significan canales o vías. Cumplen la función de conducir y llevar la energía, proveniente de los chakras, hacia todas las partes del cuerpo humano. En la medicina tradicional y natural se conocen como los canales acupunturales. Existen varios tipos, pero los fundamentales y más estudiados son:

- Los regulares.
-
Los vasos maravillosos o extraordinarios.
-
Otros complementarios.

Los regulares son doce en total. Responden y se relacionan con los órganos internos y las vísceras principales, además de otras funciones fundamentales del cuerpo humano. Son pares al tener un recorrido doble por las extremidades superiores e inferiores.

Se conocen un total de ocho vasos maravillosos o extraordinarios en la medicina tradicional y natural, pero los dos más estudiados son los vasos de acupuntura mayores, los cuales se detallan a continuación:

- Vaso Gobernador o Du (en idioma mandarín de China). Su recorrido es desde la zona del primer chakra mayor hasta la encía superior de la boca. Su acople energético es el Vaso Concepción. Es de función Yang. La lengua sirve como puente para el cierre del circuito de ambas órbitas.

- Vaso Concepción o Ren (en idioma mandarín de China). Su recorrido es desde la zona del primer chakra mayor hasta la encía inferior de la boca. Su acople energético es el Vaso Gobernador. Es de función Yin. La lengua sirve como puente para el cierre del circuito de ambas órbitas.

El complementario más estudiado y usado en la medicina tradicional y natural es el Vaso Cinturón (o Conector ), el cual interconecta a los nadis que pasan a la altura de la cintura. También este meridiano tiene un recorrido Yin y Yang.

Cuerpos energéticos

Estos constituyen el sistema de energías que es propiamente el Hombre. Solo uno es denso-condensado y el resto son sutiles, al plasmarse en sus correspondientes planos cósmicos. Cada uno de ellos actúa como un vehículo de expresión del ser humano en su correspondiente plano o dimensión, donde se plasma debidamente al vibrar con la misma frecuencia energética. Son siete los cuerpos energéticos y cada uno de ellos se componen de siete sub-cuerpos, los cuales forman la Triada Superior y el Cuaternario Inferior.

Las energías se pierden fundamentalmente por el mal manejo de las emociones, sobre todo de las básicas como: el miedo, la cólera, el odio, el amor, las frustraciones, la envidia, la soberbia, el egoísmo, la ignorancia, la codicia, la inseguridad, la crueldad. La apariencia y el orgullo son defectos del carácter, que según Bach, padre de la terapia floral, constituyen lecciones a aprender por el hombre y devienen en enfermedades medulares, pues cualquier comportamiento dirigido contra otros o contra nosotros mismos influye en el todo (campo de energía). Dado que de acuerdo con la Ley de la Unidad, la imperfección que se produce en una parte cualquiera se refleja en el conjunto, de modo tal que mientras exista armonía entre nuestro ser interior y nuestro ser superior, habrá paz y salud. Los chinos relacionan este equilibrio con su sistema Yin y Yang, que abarca los cinco elementos fundamentales: fuego, tierra, madera, metal y agua. Así como también con los órganos del cuerpo, por ejemplo, las preocupaciones terrenales producen gastritis, lo cual se corresponde con los meridianos estómago-bazo-páncreas, y así sucesivamente.

Los alimentos son la forma más común de llevar los nutrientes al organismo, pero cuando se hallan en mal estado o no han sido bien seleccionados provocan afecciones. Se impone aprender a integrar la dieta más saludable y en consonancia con nuestro medio, por lo que conviene analizar la utilidad de las frutas y los vegetales, así como el control en el consumo de carnes y grasas, a fin de poder orientarlo con propiedad a nuestros pacientes discapacitados, que tanto necesitan de un soporte dietético según su padecimiento.

Los trastornos del sueño son un fenómeno bastante común. Sin embargo, cabe reflexionar acerca del hecho de cómo podría estarse verdaderamente apto para dar un masaje que requiere de intercambio energético con el paciente si no se ha dormido suficientemente bien. Mediante el sueño se restablecen las funciones del sistema nervioso central, puesto que es en la sustancia reticular encefálica donde ocurre ese acto.

Las dificultades respiratorias, al producir alteraciones músculo esqueléticas, inciden en los procesos de difusión de los gases, los efectos de la nutrición y la eliminación de sustancias tóxicas, capaces de afectar el estado de conciencia. Según argumentos de la ciencia yoguita de la respiración, con más de 5,000 años de prácticas, la mente influye en el manejo de emociones positivas para optimizar la salud.

El método del Sudarshan Kriya utiliza ritmos específicos de la respiración, cuyos cambios se han observado en el electroencefalograma, consistentes en un aumento de la actividad beta en el hemisferio cerebral izquierdo, indicativo de una elevada agudeza mental, mayor grado de atención y estado de relajación, correspondientes al incremento reflejado en la actividad electroencefalográfica y atribuible al efecto sobre la hormona del estrés (cortisol), debido a la caída del serocortisol. Todo lo cual revela el nivel de relajación que se adquiere con el entrenamiento de técnicas dirigidas a mejorar la respiración. Por ello, debe considerarse como premisa de cualquier esquema fisioterapéutico el ser conscientes de las fases de la respiración con el ejercicio, pues a ese mecanismo se suma la acción de las enzimas y antioxidantes sobre el sistema inmunológico, de forma que mejora el ánimo y disminuye el colesterol.

Además de los citados consejos, vale practicar técnicas de meditación o ejercicios que ayuden a reparar el sistema bioenergético, entre los cuales se incluyen los de Taishi, Chikung y Yoga, que toman la respiración como proceso básico para introducir energía absoluta al cuerpo: Chi para los chinos y Prana para los hindúes, mediante los chakras. Es preciso cuidarse para poder cuidar a los demás y mantener el equilibrio universal de dar y recibir. No puede brindar la salud quien no la posee.

Según Johny de Carla, maestro de Reiki: "Los pensamientos son elementos de poder. Para poder convertir un sueño en realidad debemos ser perseverantes y hacer todo lo necesario para que ocurra".

Científicos rusos estudiosos de la inteligencia celular han descrito cómo reacciona el ADN ante una vibración sonora: cuando se habla al paciente hay que creer en lo que se hace o dice y ser honestos, pues la voz vibra de modo tal que puede ser reconocida por el ADN celular humano. Ello se comprueba, por ejemplo, al aplicar las técnicas de facilitación neuromuscular propioceptivas con voz de comando en el proceso de rehabilitación de un paciente con lesión neurológica del sistema nervioso central, en la orientación de sus patrones o en la concienciación de los órganos propioceptivos en las articulaciones, tendones, músculos o zonas dorsales, palmares y plantares.

También debe generarse el diálogo interior mediante la meditación: procedimiento que lleva a un estado especial de la conciencia; una forma de adquirir energía que no depende sólo de la voluntad o el deseo de obtenerla; un método para penetrar en nosotros mismos; una ocasión para la reflexión y el intercambio; una experiencia de solidaridad; una manera de redescubrir la vida; un mecanismo para alimentar el espíritu según la sentencia: "piensa bien y te sentirás mejor"; un momento de paz y armonía interna; una fortaleza que ayuda a superar actitudes egoístas; una táctica que reporta seguridad y aliento; una fórmula que humaniza.

Resulta indispensable dedicarse al estudio de la ciencia constituida y de la que está por serlo, donde se integren las medicinas natural y alternativa, pues esa vinculación fortalece y optimiza los servicios de Fisioterapia para completar la atención holística al paciente discapacitado, aprender a cuidar la salud propia y de los semejantes con el masaje de Reflexoterapia podal, manual y auricular, a fin de aliviar el dolor provocado por sacrolumbalgia u otras afecciones.

Entrenarse en modalidades de ejercicios de Taishi o Chikung, que pueden dirigirse a la comunidad para mejorar la calidad de vida, permitió aplicar durante cinco minutos la bioenergía universal con las manos sobre los chakras o centros energéticos del paciente en distintos momentos, regiones anatómicas y manifestaciones clínicas, durante el tiempo requerido para disminuir las molestias o remediar los males.

La Física moderna, cuántica, comparte ese principio de unidad (unidad de la materia) pues afirma que todo está formado por "energía radiante". Otra premisa compartida es que esa energía radiante o materia universal es inteligente. Lo concerniente a "elevación de vibraciones" consiste en que la energía o materia universal manifiesta grados superiores de inteligencia en la medida en que su propia frecuencia vibratoria se eleva. Los alquimistas observaron que en la Naturaleza esa elevación de vibraciones es un proceso automático, pues las plantas toman del suelo y del agua los minerales y los transmutan en células vegetales, las cuales son de un orden de inteligencia superior con respecto a las partículas minerales. Observaron que, ascendiendo en la escala evolutiva, los animales ingieren minerales y vegetales y transmutan esos alimentos en células animales, las cuales son de un orden de inteligencia superior con respecto a la partícula mineral y la célula vegetal.

La investigación ha mostrado que todos los modelos en la superficie de formularios de vida como las plantas, los animales, insectos y otros sistemas vivientes forman una parte íntegra del sistema de energía total del formulario de vida. Este modelo se relaciona al flujo de energía periférico en la superficie del cuerpo, que normalmente actúa recíprocamente con el ambiente, para adaptar el sistema de energía central a los cambios externos.

La existencia de un sistema de energía central y periférico en el cuerpo es un hecho que la mayoría las prácticas médicas alternativas reconocen y trabajan con él. Este sistema de energía periférico incluye un límite de energía alrededor de la forma de nuestro cuerpo, similar a eso encontrado en la periferia de cualquier forma geométrica (la tierra y su atmósfera). La forma del cuerpo tiene una clase de capa de almacenamiento de energía que es la grasa en la piel. La capa gorda tiene más de una función de aislamiento que protege el fiom de energía central los factores externos. Él tiene la habilidad para aumentar y guardar la información.

La materia es intercambiable con la energía, así existe un campo de energía alrededor de cualquier materia. Formando esa materia cambios en su campo de energía correspondiente, y el efecto cualitativo que tiene al actuar recíprocamente con otros campos de energía. Cuando dos campos de energía actúan recíprocamente, ellos comunican y nos modifican a través de la Ley de Resonancia.

Las formas similares entran entre sí en la resonancia. ¿Si mi estómago tiene un problema y yo traigo a modelo de un estómago y lo puse en mi campo de energía, este modelo entrará en la resonancia con el estómago? Sí, este modelo es neutro. Sin embargo, cuando está en mi campo de energía, entonces entrará en la resonancia con el órgano semejantemente formado en mi cuerpo. En otros términos, yo puedo poner a modelo de un órgano en la resonancia con un órgano. Con este modelo del estómago nosotros podemos corregir sólo la energía periférica, de forma que sigue la periferia del órgano. Nosotros no tuvimos en cuenta todas sus funciones interiores.

Usando la Biogeometría, que mide técnicas de físicas cualitativas, nosotros podemos rastrear los modelos de energía de las secciones interiores del órgano. Por ejemplo, un órgano con diez medios de funciones, hay diez modelos de movimiento de energía dentro de él y cada modelo está en una capa diferente, con una frecuencia diferente. Cada modelo toma una cierta forma porque realiza una función diferente. Todos esos modelos actúan recíprocamente juntos al final y forman una reja de energía. Así que, en lugar de entrar en la resonancia con sólo la forma primaria, nosotros vamos directamente a cada modelo de energía individual. Este proceso incluso puede bajar al detalle más pequeño al ADN o los genes.

Nosotros tenemos nuestra Bioenergía ahora, que cuando pasa por dentro de la energía periférica, dirige la energía en su forma lineal, formando un modelo de energía de la misma forma que entra en la resonancia con la función del cuerpo correspondiente y amplifica la energía de esa función del órgano correspondiente. Esto corrige el flujo de energía y equilibra instantáneamente la función del órgano en el nivel de energía. Es importante recordar que nosotros estamos produciendo un equilibrio de energía de la función del órgano. Nosotros no estamos hablando de la curación del órgano en un nivel físico, si no que tiene una energía efecto vacilante que apoya otros formularios de tratamientos médicos ortodoxos o remedios de la alternativa.

Prana

El prana es energía, la energía vital, la vida. Esta vida se manifiesta a sí misma, por lo que al cuerpo físico concierne, como el aliento entrante y saliente. Son dos extremos opuestos.

Los consideramos como uno solo. Decimos: "respiración", pero la respiración tiene dos extremos: la inspiración y la expiración. Toda energía tiene dos extremos, toda energía existe entre dos polos opuestos. No puede existir de otra forma. Los polos opuestos con su tensión y su armonía, crean la energía; como los polos magnéticos.

Inhalar es realmente lo contrario de exhalar y la espiración es totalmente contraria a la inspiración. En un único instante, la inhalación es como el nacimiento y la exhalación es como la muerte. En un único instante las dos cosas suceden. Cuando inhalas, naces; cuando exhalas, mueres. En un único instante existen el nacimiento y la muerte. Esta polaridad es la energía vital ascendiendo, descendiendo. En el cuerpo físico la energía vital adoptará esta manifestación. La energía vital nace y después de 70 años muere. Esa también es una manifestación mayor del mismo fenómeno: inhalación y exhalación. El día y la noche. En los siete cuerpos, el físico, el etérico, el astral, el mental, el espiritual, el cósmico, y el nirvánico, existe un correspondiente fenómeno de entrada-salida.

Por lo que respecta al cuerpo mental, el pensamiento que llega y el pensamiento que se va es la misma clase de fenómeno que el aliento que entra y el aliento que sale. A cada instante un pensamiento llega a tu mente y un pensamiento se va. El pensamiento es en sí mismo energía. En el cuerpo mental la energía se manifiesta como la llegada del pensamiento y la desaparición del pensamiento. En el cuerpo físico se manifiesta como la inhalación y la exhalación. Por eso puedes cambiar tus pensamientos con la respiración. Existe una correspondencia.

Si dejas de inhalar, impedirás entrar al pensamiento. Retén tu respiración en tu cuerpo físico y en el cuerpo mental los pensamientos se detendrán. Y, de la misma forma que el cuerpo físico se siente incómodo, tu cuerpo mental se sentirá incómodo. El cuerpo físico querrá inhalar; el cuerpo mental querrá ponerse a pensar.

De la misma forma que el aliento entra en el interior desde el exterior y el aire existe fuera de ti, también un océano de pensamiento existe alrededor de ti. Un pensamiento entra y un pensamiento sale. Así como el aire que tú respiras puede convertirse en el aire que yo respiro en otro momento, tu pensamiento puede convertirse en mi pensamiento. De la misma forma que exhalas, exhalas tus pensamientos. De la misma forma que existe el aire, existe el pensamiento; de la misma forma que el aire puede ser contaminado, también el pensamiento puede ser contaminado; de la misma forma que el aire puede ser impuro, también el pensamiento puede ser impuro.

El respirar en sí no es prana. "Prana" significa la energía vital que se manifiesta en sí misma entre esas polaridades de entrada y salida. La energía que hace que el aliento entre, es prana; no es el aliento en sí. La energía que hace que el aliento entre, que lo consolida, esa energía que hace que el aliento entre y salga, es prana.

La energía que hace que un pensamiento entre y que un pensamiento se vaya, esa energía también es prana. Este proceso existe en todos los siete cuerpos. Solamente estoy hablando ahora del físico y del mental porque esos dos son los que conocemos; los podemos comprender fácilmente. Pero en cada nivel de nuestro ser ocurre lo mismo.

De modo que prana es energía, energía cósmica, y nuestro primer encuentro con ella es en el cuerpo físico. Se manifiesta primero como respiración, y luego va manifestándose como otras formas de respiración: influencias, magnetismo, pensamientos, vida, creación, ser. Continúa y si uno se vuelve consciente de ello, uno siempre lo trasciende y llega a un tercer punto.

En el momento en que alcanzas este tercer punto, trasciendes ese cuerpo y entras en el siguiente cuerpo. Entras en el siguiente cuerpo desde el primero, y así prosigues.

 

Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
Temas Recomendados:
Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Ojo Vista
Terapeutas Graduados, Certificados y Recomendados
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Clases Particulares Presenciales Cursos Seminarios Formacion Estudiar Ciudad Mexico Escuela Formacion Octubre Intensivo
Escuela de las Leyes Biológicas en Ciudad de México
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Articulos Pasadofuturo Andy
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Online Pasadofuturo.com Formacion Escuela Curso Seminario Clases Virtuales Internet
Escuela Virtual de las Leyes Biológicas por Internet
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico
Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Oido Humano Audicion
Todos los Detalles sobre el Oído Humano
Nuevo Novedades Pasadofuturo.com Temas Recomendados
Lo Más Visto en los Últimos 30 Días:
Pasadofuturo.com Mas Visto Paginas Visitadas Visitas
1
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
2
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Ectodermo Corteza Cerebral
3
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Descarga Gratuita Gratis Libros
4
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Mesodermo Nuevo Corteza Cerebral
5
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
6
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico

Visitas por Países
en este Momento



Pasadofuturo.com Facebook Siguenos Contacto

website security

SSL Sitio Seguro Pasadofuturo.com HTTPS Seguridad Internet

Páginas Vistas por Países

Free counters!

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Consultas

Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion

Suscribete Boletin Semanal Pasadofuturo.com Gratis Suscripcion Gratuita