Pasadofuturo.com Energia Piramidal Astrologia Nueva Medicina Germanica Leyes Biológicas Reencarnacion Vidas Pasadas Origen Humanidad Venta Piramides Energeticas
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Diciembre Intensivo
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Enero Intensivo
.
Dr Jesus Yeo Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas NMG Hamer Biodecodificacion Guadalajara Jalisco Mexico Consultas Medicas Salud
Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet
Skype Guadalajara Jalisco Mexico Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas 5LB NMG Consultas Gabriela Rebeca Macias Lira Asesoria Terapia

Pirámides Energéticas y Energía Piramidal

Energia Piramidal Piramides Africa Pyramidal Energy Pyramid

Artículos
Zecharia Sitchin

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy
Energia Piramidal Piramides Energeticas Seccion Revisada Actualizada Certificada Pasadofuturo.com

Zecharia Sitchin, arqueólogo y profundo conocedor del hebreo, de las lenguas semíticas y europeas, del Antiguo Testamento y de la Historia y la Arqueología del Oriente Próximo. Él es además uno de los pocos eruditos que entienden el sumerio. Sitchin estudió en la London School of Economics and Political Science, y se licenció en la Universidad de Londres. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas, publicadas en ediciones de bolsillo y hasta en Braille para invidentes.

He aquí los títulos de sus 12 libros de la serie "Crónicas de la Tierra", todos "Best Séllers", los cuales recomendamos ampliamente como lectura de cabecera para los interesados en conocer el origen de nuestro planeta Tierra, de nuestro Sistema Solar, y de la Humanidad a la que pertenecemos:

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro 12 Planeta Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Escalera Cielo Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Guerra Dioses Hombres Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Reinos Perdidos Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Principio Tiempos Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Codigo Cosmico
Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Perdido Enki Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Genesis Revisado Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Encuentros Divinos Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Expediciones Cronicas Tierra Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Final Tiempos Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Libro Hubo Gigantes Tierra

A continuación presentamos resúmenes de algunos capítulos de estos libros relacionados con las pirámides y su verdadera historia.

Lista de temas de los artículos en esta página:

1. Las pirámides de dioses y reyes. Resumen tomado del libro: "La Escalera al Cielo".
2. Falsificando el nombre del faraón. Resumen tomado del libro: "La Escalera al Cielo".
3. La mirada de la Esfinge. Resumen tomado del libro: "La Escalera al Cielo".
4. Cuando se dividió la Tierra. Resumen tomado del libro: "La guerra de los dioses y los hombres".
5. Las guerras de la pirámide. Resumen tomado del libro: "La guerra de los dioses y los hombres".
6. ¿Cómo se construyó la Gran Pirámide? Resumen tomado del libro: "La guerra de los dioses y los hombres".
7. El prisionero de la pirámide. Resumen tomado del libro: "La guerra de los dioses y los hombres".
8. El reino de los dioses serpiente. Resumen tomado del libro: "Los reinos perdidos".
9. La décima tablilla de El libro perdido de Enki. Resumen tomado del libro: "El libro perdido de Enki".
10. La undécima tablilla de El libro perdido de Enki. Resumen tomado del libro: "El libro perdido de Enki".

 

1. Las pirámides de dioses y reyes.
Resumen tomado del libro: "La Escalera al Cielo".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Hace cerca de 13 mil años todo el complejo del espacio-puerto de los Anunnaki y ciudades auxiliares fue arrasado por el Diluvio. Después de la catástrofe, de las instalaciones de los Nefilim sólo quedó la Plataforma de Aterrizaje de Baalbek y, mientras no se construyera un nuevo espacio-puerto, todos los aterrizajes de decolagens de los autobuses espaciales tenían que ser hechos en aquel lugar. No sería correcto que imaginemos que los Anunnaki se contentarían en alcanzar esa plataforma hilada entre dos cadenas de montañas confiando únicamente en su pericia como pilotos. Lo más probable es que, así que fué posible, ellos demarcaron otro corredor de aterrizaje en forma de flecha apuntando hacia Baalbek.

Con el auxilio de fotos de la Tierra tomadas por vehículos espaciales de la NASA, podemos visualizar el Oriente Medio como los Anunnaki lo veían desde sus naves.

Dioses Reyes Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Allá, en un punto muy al norte, estaba Baalbek. ¿Qué marcos naturales ellos podrían utilizar como porterías, determinando un corredor de aterrizaje triangular? Muy cerca, al sudeste, se elevaba el macizo de granito del sur de la península del Sinaí. Entre la masa de rocas se erguía el pico más alto (actualmente llamado monte Santa Catarina), que podría servir como una portería natural, formando la línea sudeste. Pero, ¿cual sería el marco al noroeste, que junto con Baalbek formaría la otra línea del triángulo?

A bordo de la nave, el Topógrafo (el "Divino Medidor") lanzó una mirada para el panorama terrestre al frente y después estudió nuevamente los mapas. A la distancia, además de Baalbek, se erguía el Ararat con sus dos picos. Él trazó una línea recta uniendo el Ararat y Baalbek, y prolongándose hasta Egipto. Enseguida, el Topógrafo cogió un compás. Colocando la punta seca en Baalbek, para usarla como foco, diseñó un arco pasando por el pico más alto de la península del Sinaí. Al punto donde el arco cortó la línea Baalbek-Ararat, él hizo una marca cualquiera, por ejemplo, una cruz dentro de un círculo. Entonces diseñó dos líneas de igual largura, una conectando Baalbek con el pico del Sinaí y la otra conectando Baalbek con el punto marcado por la cruz.

Dioses Reyes Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

"Ese será el pasillo de aterrizaje que nos llevará directo para la plataforma", dijo el Topógrafo. "Pero, señor (protestó alguien a bordo), ¡no existe nada en ese lugar donde diseñó la cruz, ningún marco natural que pueda servir de portería para orientar a nuestros pilotos!" "Entonces tendremos que construir una montaña artificial, una pirámide, en aquel lugar." Y ellos partieron para comunicar la decisión a sus superiores.

¿Será que hubo una conversación como esa dentro de una de las naves de los Anunnaki? Claro que jamás podremos tener la certeza, a no ser que un día se encuentre una tabla de arcilla donde haya sido registrado el evento. ¡Yo solamente dramaticé algunos hechos impresionantes e innegables!

La plataforma de Baalbek, inigualable, está desde tiempos inmemoriales y continúa intacta en su inmensidad enigmática. El monte Santa Catarina, el pico más alto de la península del Sinaí, es considerado un lugar sagrado desde la Antigüedad (junto con su vecino, el monte Musa) y siempre estuvo envuelto en leyendas sobre dioses y ángeles. La Gran Pirámide de Gizeh, junto con sus dos compañeras y la Esfinge son monumentos sin igual en el mundo y están situados exactamente sobre la prórroga de la línea Ararat-Baalbek. Las distancias entre Baalbek y el monte Santa Catarina y entre Baalbek y la Gran Pirámide son exactamente iguales. Esos cuatro ítems son sólo parte de una impresionante parrilla de orientación elaborada por los Anunnaki en conexión con su espacio-puerto post-diluviano. Por lo tanto, si aquella conversación a bordo de la nave haya o no acontecido, estoy convencido de que fue así que surgieron las pirámides de Egipto.

Existen muchas pirámides y estructuras piramidales en Egipto, que salpican toda la región que va desde el delta del Nilo, al norte, hasta el sur (penetrando inclusive en la Nubia). Pero, cuando alguien habla de pirámides, todas las copias, variaciones y "mini-pirámides" de épocas más recientes son desconsideradas y tanto eruditos como legos enfocan su atención en las veinte y pocas pirámides que, según se dice, fueron construidas por faraones del Antiguo Imperio (cerca de 2,700 a 2,180 a.C.).

Esos monumentos, por su parte, están divididos en dos grupos distinguidos: las claramente identificadas con gobernantes de la 5ª y 6ª dinastías (como Unas, Teti, Pepi etc.), elaboradamente decoradas, y donde se encuentran inscritos los famosos Textos de las Pirámides, y las más antiguas, atribuidas a reyes de la 3ª y 4ª dinastías.

Son estas, las primeras pirámides de que se tiene noticia, las que más nos intrigan. Mucho más grandiosas, más sólidas, más exactas y más perfectas que todas las que vinieron después, también son las más misteriosas, pues no suministran ni al menos una única pista para revelar los secretos de su construcción. Quién las erigió, cómo, por qué e incluso cuándo, nadie lo sabe de cierto. Existen sólo teorías y suposiciones académicas.

Los libros escolares nos cuentan que la primera de ellas fue construida por un rey llamado Djoser, el segundo faraón de la 3ª. Dinastía (cerca de 2,650 a.C. según la mayoría de las cuentas). Escogiendo un lugar al oeste de Menfis, en el platô que servía de necrópolis (ciudad de los muertos) de aquella antigua capital él dio órdenes a su brillante científico y arquitecto, Imhotep, para erigir una tumba que superara todas las otras ya existentes.

Hasta aquella época, la costumbre reinante era excavar un túmulo en el suelo pedregoso, enterrar el rey y después cubrir la sepultura con una gran lápida horizontal, llamada mastaba, que con el tiempo fue asumiendo proporciones muy substanciales. El ingenioso Imhotep, según algunos eruditos, cubrió la mastaba original de la tumba de Djoser con varias capas de piedras menores, asentadas en dos fases de construcción, obteniendo así una pirámide en escalones.

Dioses Reyes Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Al lado de ella, dentro de un gran patio rectangular, fue erigida una gran variedad de edificios funcionales y decorativos, capillas, templos funerarios, depósitos, alojamientos de criados etc. Enseguida, se cercó toda el área con una magnífica muralla. La pirámide y las ruinas de algunos de esos edificios aún pueden ser vistos en Sakkarah, nombre que parece haber sido dado al local en honra a Seker, el "dios oculto".

Los reyes que siguieron la Djoser, continúan a contar los libros escolares, gustaron mucho de lo que vieran e intentaron imitar su antecesor. Parece haber sido Sekhemkhet, que ascendió al trono inmediatamente después de Djoser, quien comenzó a construir la segunda pirámide escalonada, también en Sakkarah. Por motivos ignorados, ella nunca llegó a ser terminada. Es posible que el ingrediente que faltó haya sido el genio de Imhotep, maestro de la ciencia e ingeniería.

Una tercera pirámide en escalones (en realidad, sólo un monte de escombro conteniendo las ruinas de sus cimientos) fue descubierta entre Sakkarah y Gizeh, al norte. Menor que las anteriores, ella es lógicamente atribuida al faraón que vino después de los dos anteriores, llamado Khaba. Ciertos especialistas creen que hubo una o dos tentativas posteriores, por parte de faraones no identificados de la 3ª. Dinastía, de construir pirámides, pero ellas fracasaron.

Ahora tenemos que ir a unos 45 kilómetros al sur de Sakkarah, a un lugar llamado Meidum, para visitar la pirámide que, cronológicamente, es considerada la cuarta en la fila. En la ausencia de indicios consistentes, se presume que ella haya sido construida por el faraón que se siguió a los anteriores, llamado Huni. Por medio de evidencias circunstanciales, se afirma que él sólo inició la obra y que la tentativa de terminar la pirámide cupo a su sucesor, Snefru, el primer rey de la 4ª. Dinastía. Ella comenzó, como las anteriores, bajo la forma de una pirámide en escalones, pero, por motivos totalmente ignorados, para los cuales no existen ni aún teorías, sus constructores resolvieron hacer una pirámide "de verdad", o sea, con lados planos. Eso significaba que una capa de revestimiento, constituida de piedras pulidas, debería ser asentada en un ángulo bastante agudo. También por motivos desconocidos, se escogió un ángulo de 52 grados. Sin embargo, aquello que, según los libros, sería la primera pirámide verdadera, terminó en un triste fracaso.

Dioses Reyes Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

La capa externa, los cimientos de piedras menores y parte del propio núcleo cayeron bajo el peso de las piedras colocadas unas encima de las otras en ese ángulo precario. Todo lo que resta de esa tentativa es parte del núcleo sólido, cercado de un monte de escombro.

Algunos estudiosos, como Kurt Mendelssohn, en The Riddle of the Pyramids, sugieren que Snefru, cuando esa pirámide fracasó, estaba construyendo otra un poco al norte de Meidum. Apresuradamente, sus arquitectos modificaron el ángulo de construcción, que, siendo menor (43 grados), garantizó mayor estabilidad y redujo la altura y masa de la pirámide. Fue una decisión sabia, como comprueba el hecho de que ese monumento, apropiadamente llamado pirámide Torcida, aún permanece en pie.

Dioses Reyes Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Incentivado por su éxito, Snefru ordenó la construcción de otra pirámide verdadera cerca de la tarta. Ella es llamada pirámide Roja, debido al color de sus piedras. Supuestamente representa la realización del imposible: una forma triangular irguiéndose a partir de una base cuadrada, con lados de 200 metros de largo, teniendo una altura de 100 metros. El triunfo, empero, no fue obtenido sin un poquito de trapaça: en vez de la inclinación perfecta, con 52 grados, las caras de esa "primera pirámide clásica" se elevan en un ángulo mucho más desequilibrado de 44 grados... Y así llegamos, como quieren los eruditos, al máximo en construcción de las pirámides egipcias.

Snefru fue el padre de Khufu, a quien los historiadores griegos llamaban Kéops. Se especula que el hijo, siguiendo los pasos del padre, construyó la segunda verdadera pirámide, sólo que mucho mayor y grandiosa, la Gran Pirámide de Gizeh. Ella se yergue hace milenios en ese lugar, en compañía de dos otras, atribuidas a los éxitos de Kéops - Chefra (Quéfren) y Men-ka-ra (Miquerinos), y las tres están cercadas de templos, mastabas, tumbas y la única y singular Esfinge.

Aunque atribuidas a faraones diferentes, ellas obviamente fueron planeadas y ejecutadas como un grupo coherente, perfectamente alineadas con los puntos cardinales y también entre sí. De hecho, las triangulaciones que comienzan en esos monumentos pueden ser ampliadas para medir todo Egipto y, para ser exacto, toda la Tierra. Los que primero se dieron cuenta de eso en tiempos modernos fueron los ingenieros de Napoleón, escogiendo el ápice de la Gran Pirámide como el punto focal a partir del cual triangularon y mapearon todo el Bajo Egipto.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

La tarea resultó muy fácil cuando se descubrió que el complejo de Gizeh está situado sobre el paralelo 30 norte. Él fue construido en el bordillo este del platô Libio, que comienza en Libia, al oeste, y se extiende hasta los márgenes del Nilo. Aunque sólo se eleva a 45 metros por encima del valle del río, Gizeh ofrece una visión amplia y no obstruida de los cuatro puntos del horizonte.

La Gran Pirámide queda en el bordillo nordeste de una protuberancia del platô y a las pocas decenas de metros al norte y al este tiene inicio un terreno arenoso y lodoso, donde sería imposible erigir estructuras tan inmensas. Uno de los primeros científicos en hacer mediciones precisas, Charles Piazzi Smyth (Our Inheritance in the Great Pyramid) estableció que el centro de la Gran Pirámide queda en la latitud norte 29° 58' 55", a sólo un 1/6 de grado del paralelo 30. El centro de la Segunda Pirámide se queda sólo a 13 segundos (13/3 600 de grado) al sur del paralelo.

La alineación con los cuatro puntos cardinales; la inclinación de los lados en un ángulo de 52 grados y algunos minutos en el cual la altura de la pirámide en relación a la circunferencia que circunscribe su base es la misma de un rayo de círculo en relación con su circunferencia; las bases cuadradas, montadas en plataformas perfectamente niveladas; todos esos parámetros denuncian un alto nivel de conocimiento de matemáticas, astronomía, geometría, geografía y, claro, arquitectura y construcción, así como una enorme habilidad administrativa para movilizar la mano de obra y planear y ejecutar proyectos tan inmensos y de largo plazo.

La consternación aumenta aún más cuando se perciben las complejidades interiores, la precisión de las galerías, pasillos, cámaras, ductos y aperturas dentro de las pirámides, sus entradas ocultas (siempre en la faz norte), los sistemas de cierre y encaje, todos invisibles para quien está del lado de afuera, todos perfectamente alineados unos con los otros, todos ejecutados en el interior de esas montañas artificiales mientras ellas iban siendo construidas capa tras de capa de piedras.

Aunque la Segunda Pirámide (Quéfren) sea sólo un poco menor que la Gran Pirámide (alturas: 143,35 y 146,4 metros; lados de la base: 215,64 y 230,58 metros) fue siempre ésta la que despertó el interés y la imaginación de estudiosos y legos desde que los hombres pusieron los ojos en esos monumentos. Ella fue y continúa siendo la mayor construcción en piedra del mundo, poseyendo entre 2,3 y 2,5 millones de bloques de calcáreo amarillo (núcleo), calcáreo blanco (revestimiento pulido) y granito (laterales y techo de cámaras y galerías interiores etc.). La masa total, estimada en aproximadamente 2,6 millones de metros cúbicos, pesando 7 millones de toneladas, según los cálculos, excede la de todas las catedrales, iglesias y capillas sumadas, construidas en Inglaterra desde el inicio del cristianismo.

La Gran Pirámide está asentada sobre suelo artificialmente nivelado y se eleva a partir de una fina plataforma, cuyos cantos son marcados por conexiones de función desconocida. A pesar del paso de los milenios, deslizamientos continentales, el balance de la Tierra en torno a su propio eje, terremotos y el inmenso peso de la propia pirámide, la plataforma de base, relativamente fina (menos de 7 metros de espesor), continúa intacta y perfectamente nivelada. El error o variación en su alineación horizontal es de menos de tres centímetros a lo largo de los 231 metros de largo de los lados de la plataforma.

A la distancia, las tres pirámides de Gizeh parecen tener caras lisas, pero quienes se aproximan a ellas ve que ellas son un tipo de pirámide en escalones, construidas capa después de capa (los especialistas las llaman de "cursos") de piedras, cada una menor que la anterior. De hecho, estudios modernos sugieren que la Gran Pirámide es en escalones en su núcleo, cuya estructura fue calculada para soportar grandes esfuerzos verticales. Lo que la hacía tener caras lisas era la capa de revestimiento.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Esas placas fueron removidas en la época de la dominación árabe y usadas en la construcción de la ciudad de El Cairo, pero algunas de ellas aún pueden ser vistas en su posición original en lo alto de la Segunda Pirámide y unas pocas fueron descubiertas en la base de la Gran Pirámide.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Esas placas de revestimiento determinaban el ángulo de la pirámide y constituyen las piedras más pesadas empleadas en la construcción. Las seis caras de cada bloque fueron cortadas y pulidas con una exactitud que sólo se ensambla dentro de patrones ópticos, pues se ajustaban no solamente a las piedras del núcleo que cubrían, sino también a sus vecinas en los cuatro lados, formando en su conjunto un área de precisión de 8,5 hectáreas de bloques de calcáreo.

Actualmente las pirámides de Gizeh ya no tienen el ápice o espigón, también en forma piramidal (los pyramidions), que debían ser de metal o revestidos de él, exactamente como las puntas de los obeliscos. Quién los retiró de tan grande altura, cuándo y por qué, no se sabe. De lo que se tiene conocimiento empero, es que en pirámides de épocas posteriores, esas piedras de ápice, parecidas con Ben-Ben de Heliópolis, eran hechas de granito especial y poseían muchas inscripciones. La de la pirámide de Amen-en-khet, en Dachur, encontrada enterrada a alguna distancia de ella tenía el emblema del Disco Alado y la inscripción:

El rostro del rey Amen-en-khet está abierto,
Para él poder contemplar al Señor de la Montaña de la Luz
Cuando él vuela por el firmamento.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Herodoto visitó Gizeh en el siglo V, época en que las pirámides aún mantenían las placas de revestimiento, pero él no menciona la presencia de ápices. Como tantos otros antes y después de él, el historiador griego se quedó imaginando como esos monumentos, considerados como una de las Siete Maravillas del mundo antiguo, podían haber sido construidos. Sus guías le informaron que habían sido necesarios 100 mil hombres, sustituidos cada tres meses, y "diez años de opresión del pueblo", sólo para construir la rampa hasta el lugar de la obra, para posibilitar el transporte de los bloques de piedra. "La pirámide en sí exigió veinte años de construcción."

Herodoto nos transmitió la información de que fue el faraón Kéops (Khufu) quien ordenó la construcción de la Gran Pirámide, pero no explica cómo ni
por qué. Él también atribuyó a Quéfren (Chefra) la construcción de la Segunda Pirámide, "con las mismas dimensiones de la primera, sólo que 12 metros más baja" y dijo que Miquerinos (Menkara) "también dejó una pirámide, pero muy inferior en tamaño que la construida por su padre", dejando implícito que se trataba de la Tercera Pirámide Gizeh.

En el siglo I, el geógrafo e historiador griego Estrabo registró no sólo su visita a las pirámides, sino también su entrada en la Gran Pirámide por una apertura en la cara norte, escondida por una piedra articulada. Después de descender un pasillo largo y angosto, él alcanzó un agujero cavado en el lecho rocoso bajo la plataforma, como tantos otros turistas griegos y romanos ya habían hecho antes de él.

La localización de esa entrada acabó siendo olvidada los siglos que siguieron y cuando el califa Al-Mamoon intentó entrar en la Gran Pirámide en el año 820, necesitó emplear un verdadero ejército de ingenieros, herreros y albañiles para perforar las piedras, abriendo un túnel hasta el núcleo. Lo que lo incentivó a emprender esa obra fue el interés científico aliado a la codicia, pues el califa estaba al corriente de las antiguas leyendas que afirmaban la existencia, en el interior de la pirámide de una cámara secreta donde en la Antigüedad habían sido escondidos mapas celestes y terrestres, inclusive globos, así como "armas que no herrumbran" y "vidrio que puede ser doblado sin quebrarse".

Rajando los bloques de piedra con la aplicación de calor y frío alternados, reventándolos con martillos y picas, los hombres de Al-Mamun avanzaron centímetro a centímetro. Estaban a punto de desistir cuando oyeron el barullo de una piedra cayendo, indicando que cerca de allí había alguna cavidad. Con renovado vigor, ellos continuaron quebrando las piedras y acabaron por alcanzar el Pasillo Descendiente. Subiéndolo, llegaron a la entrada original, que no habían visto del lado de afuera. Descendiendo, encontraron la cavidad subterránea descrita por Estrabo. Un túnel que de ella salía no llevaba a lugar ninguno.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

En lo que decía respeto a los aventureros, todos sus esfuerzos habían sido vanamente. Las otras pirámides fuera de Gizeh, que habían sido demolidas o penetradas, poseían la misma estructura interna: un Pasillo Descendiente, llevando a una o más cámaras. Sin embargo, en la Gran Pirámide ellas no existían. Ya no había secretos para que sean descubiertos...

El destino, sin embargo, intervino. Fué el sonido de una piedra cayendo en el vacío que hubo estimulado los hombres de Al- Mamun a continuar el trabajo, Cuando estaban para desistir una vez más, vieron una piedra caída en el pasillo. Ella era triangular, un formato bastante extraño. Examinando el techo, los trabajadores descubrieron que ella servía para esconder de la vista un gran bloque de granito posicionado en ángulo en relación al pasaje. ¿Ese bloque escondería el camino para una cámara realmente secreta, jamás penetrada antes?

Como no tenían medios de mover o quebrar el bloque de granito, los hombres del califa continuaron profundizando el túnel que habían excavado en las piedras de calcáreo, para dar la vuelta en torno a él. Descubrieron entonces que aquel bloque era el primero de una serie de piedras de granito y calcáreo que obstruían un Pasillo Ascendente, posicionado en un ángulo de 26 grados, el mismo del Pasillo Descendiente (y exactamente a la mitad del ángulo de inclinación de las caras de la pirámide). En lo alto del pasillo, un pasaje horizontal llevaba para una cámara medio cuadrada, con techo inclinado en V invertida, con un nicho raro en su pared este. Estaba totalmente vacía y no tenía ni siquiera decoración.

Más tarde se descubrió que esa cámara queda exactamente en medio del eje norte-sur de la pirámide, hecho cuyo significado aún no fue descifrado. Esa cámara se hizo conocida como la cámara de la Reina, pero el nombre está basado en ideas románticas, pues no existe la menor señal de evidencias para corroborar esa designación.

A partir del final del Pasillo Ascendente fue encontrada una Gran Galería, manteniendo el mismo ángulo de 26 grados y extendiéndose por 46 metros de construcción intrincada y precisa. El piso rebajado es flanqueado por dos rampas que acompañan toda la extensión de la galería y en cada una de ellas hay orificios rectangulares, igualmente espaciados. Las paredes tienen más de 5,5 metros de altura y la anchura de la galería va estrechándose progresivamente, de modo que, en su punto más alto, el techo tiene la misma anchura del piso rebajado. La galería termina en una plataforma formada por un enorme bloque de piedra. De allí, un pasaje, corto y angosto (sólo 1 metro de altura) lleva a una antecámara de construcción compleja, equipada para bajar con una maniobra simple (tal vez un estirar de cuerdas) tres placas de granito sólido que podían descender en vertical, obstruyendo el pasaje e impidiendo el avance.

Escalera Cielo Capitulo 12 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

En otro pequeño pasaje, con altura y anchura similares al anterior, lleva hacia una cámara de techo muy alto, hecho de granito rojo pulido, la llamada cámara del Rey. Ella fue encontrada vacía, excepto por un bloque de granito, labrado de modo que sugiere el formato de un ataúd sin tapa.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Su preciso acabado incluye surcos para la instalación de una tapa o cobertura y sus medidas, como está bien determinado, demuestran un profundo conocimiento de complejas fórmulas matemáticas. En la cámara tampoco había ningún tipo de decoración.

Los hombres del califa Al-Mamun ciertamente pensaron lo que todos han pensado desde entonces. ¿Toda esa montaña de bloques de piedra fue erigida solamente para esconder un "baúl" dentro de una cámara secreta? Las marcas de tizne dejadas por antorchas y las palabras del historiador Estrabo atestiguan que el Pasillo Descendiente fue bastante visitado en la Antigüedad. Sin embargo, el Ascendente estaba perfectamente lacrado al ser descubierto por los trabajadores de Al-Mamun el siglo IX.

Las teorías siempre afirmaron que las pirámides eran tumbas reales construidas para protejer las momias de los faraones y los tesoros con ellos enterrados, de ladrones o profanadores que podrían perturbar la paz eterna del fallecido. Siendo así, el bloqueo de los pasillos debería haber sido ejecutado inmediatamente después de la colocación del sarcófago en la cámara. Sin embargo, lo que se encontró fue un pasaje obstruido con perfección y, atrás de el, absolutamente nada, excepto un ataúd de piedra.

Con el pasar del tiempo, otros gobernantes, científicos y aventureros entraron en la Gran Pirámide e hicieron túneles y orificios, descubriendo otros aspectos de su estructura interior, inclusive dos conjuntos de ductos que algunos creen son entradas de aire (¿para quién?) y otros garantizan que servían para observaciones astronómicas (¿por quién?). Aunque los especialistas insistan en referirse al baúl de granito como "sarcófago" o "ataúd" (por el tamaño, él podría acomodar un cuerpo humano), el hecho es que no existe nada, absolutamente nada para apoyar la afirmación de que la Gran Pirámide era una tumba de faraón. En realidad, nunca hubo indicios concretos de que las pirámides de Gizeh fueron construidas para ser túmulos reales.

La pirámide que en la cronología de los libros escolares es la primera, la de Djoser, posee dos cámaras cubiertas por la mastaba inicial. Cuando ellas fueron visitadas por primera vez por H. M. von Minutoli, en 1821, él afirmó haber encontrado en su interior partes de una momia e inscripciones con el nombre del faraón.

En 1837, el coronel Howard Vyse reescavó más minuciosamente el interior de la pirámide y relató haber descubierto "un monte de momias" (fueron contadas ochenta de ellas posteriormente) y haber alcanzado una cámara "con el nombre del rey Djoser pintado con tinta roja". Un siglo después, arqueólogos comunicaron el descubrimiento de un fragmento de cráneo e indicios de que "un sarcófago de madera podría haber estado dentro de la cámara de granito rojo". En 1933, J. Y. Quibell y J. P. Lauer descubrieron otras galerías dentro de la pirámide, en cuyo interior encontraron dos sarcófagos vacíos.

Hoy día es generalmente aceptado que todas esas momias y ataúdes representan entierros intrusos, o sea, el entierro de muertos de otras épocas, muy posteriores a la de la construcción de las pirámides, aprovechando sus galerías y cámaras. ¿Pero el rey Djoser habría sido realmente enterrado en la pirámide, es decir, hubo un " entierro original"?

La mayoría de los arqueólogos duda de que Djoser fuera realmente sepultado dentro de la pirámide que tiene su nombre. Todo indica que él fue enterrado en una magnífica tumba descubierta en 1928, al sur de la pirámide. Esa "Tumba Sur", como se hizo conocida, era alcanzada por una galería cuyo techo de piedra imitaba palmeras, llevando a una apertura imitando una puerta semi-abierta que se abría para un gran salón. Otras galerías conducían a una cámara subterránea hecha de bloques de granito y, en una de sus paredes, en tres puertas falsas habían grabado la imagen, nombre y títulos de Djoser.

Actualmente, muchos eminentes egiptólogos creen que la pirámide era sólo un túmulo simbólico de Djoser y que su cuerpo en realidad fue sepultado en la Tumba Sur, superpuesta por una gran superestructura rectangular, que contenía la capilla, un estilo de sepulcro mostrado en algunos dibujos egipcios.

La pirámide en escalones probablemente iniciada por el sucesor de Djoser, Sekhemkhet, también contenía una "cámara mortuoria", que al ser descubierta abrigaba un "sarcófago" de alabastro. Los libros cuentan que el arqueólogo que la encontró, Zakaria Goneim, concluyó que la cámara fue invadida por ladrones, que habían robado la momia y todo el contenido del compartimiento. Sin embargo, eso no es totalmente cierto. De hecho, el Sr. Goneim encontró la puerta deslizante vertical del baúl de alabastro cerrada y vedada con yeso, y restos de una corona de flores aún permanecían sobre la rampa del ataúd.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Como él contó, al ver eso, sus "esperanzas alcanzaron el punto máximo; sin embargo, cuando el sarcófago fue abierto, vimos que él estaba vacío y parecía jamás haber sido usado". ¿Habría el cuerpo de algún rey un día reposado allí? Mientras algunos aún afirman que sí, otros están convencidos de que la pirámide de Sekhemkhet (tapas de jarros donde están grabados su nombre comprueban la identificación) era sólo un cenotáfio, es decir, una tumba simbólica.

La tercera pirámide en escalones, atribuida a Khaba, también contenía una "cámara mortuoria", encontrada vacía, sin momia o aún el ataúd de piedra. Los arqueólogos identificaron en el área vecina las ruinas de otra pirámide, no terminada, que imaginan fue iniciada por el sucesor de Khaba. La subestructura de granito contenía un "sarcófago" oval, de formato raro, embutido en el piso, como si fuera una bañera moderna. La tapa estaba en el lugar, lacrada con cemento; no había nada en su interior.

Los arqueólogos descubrieron restos de otras tres pirámides pequeñas, atribuidas a gobernantes de la 3ª. Dinastía. En una de ellas no fue posible examinar la subestructura; en otra no existía ningún tipo de cámara mortuoria; en la tercera, había la cámara, pero ningún indicio de entierro.

La explotación de la pirámide desmoronada de Meidum no reveló la existencia de cámara mortuoria o sarcófago. Flinders Petrie, que la examinó minuciosamente, encontró en ella sólo fragmentos de un ataúd de madera, que anunció que eran los restos del féretro de Snefru. Actualmente, todos los especialistas creen que esos fragmentos provenían de un sepelio mucho más posterior, un entierro intruso. La pirámide está cercada por numerosas mastabas de la 3ª y 4ª. Dinastías, pues allí eran enterrados los miembros de la familia real y otras personalidades de la época. El recinto de la pirámide se conectaba a una estructura más baja, el llamado "templo funerario", que actualmente está sumergido en el Nilo. Es posible que haya sido en ese lugar, cercado y protegido por las aguas sagradas del río, que fue colocado el cuerpo del faraón.

Las otras dos pirámides, de acuerdo con la cronología de los libros, son aún más engorrosas para aquellos que defienden la teoría de que ellas son tumbas. Las dos pirámides de Dachur (la Tarta y la Roja) fueron construidas por Snefru. La primera posee dos "cámaras mortuorias", y la segunda, tres. Si los faraones mandaban construir pirámides para abrigar su momia después de la muerte, ¿por qué Snefru construyó dos de ellas, con tres cámaras? Creo que ni necesito decir que los compartimentos fueron encontrados vacíos, sin sarcófagos.

Después de extensas excavaciones, hechas por el Servicio de Antigüedades Egipcio en 1947 y nuevamente en 1953, que se concentraron en especial en la pirámide Roja, quedó constatado, como registra el informe oficial, "que no se encontró allá ningún vestigio de una tumba real".

La teoría "una pirámide por faraón" afirma que la pirámide siguiente, en orden cronológico, fue construida por Khufu (Kéops), el hijo de Snefru y, según Herodoto y los historiadores romanos que se basaron en sus obras, ella sería la Gran Pirámide de Gizeh. Como vemos, sus cámaras y compartimentos descubiertos en tiempos modernos, encontrados inviolados, estaban vacíos. Eso, de hecho, no debería ser gran sorpresa para los estudiosos, pues el propio Herodoto escribió (Historia, vol. II, pág. 127): "El agua del Nilo, llevada por un canal artificial, cerca una isla donde, según se afirma, reposa el cuerpo de Kéops". ¿Quedaría la verdadera tumba del faraón en el valle próximo a las pirámides, más cerca del río? Hasta hoy no se sabe.

Chefra (Quéfren), a quién es atribuida la Segunda Pirámide de Gizeh, no fue el sucesor inmediato de Khufu. Entre ellos hubo un faraón llamado Radedef, cuyo reinado duró ocho años. Por motivos que los estudiosos no consiguen explicar, él escogió erigir su pirámide en un lugar un poco distante de Gizeh. Poseyendo cerca de la mitad del tamaño de la Gran Pirámide, ella contenía la acostumbrada "cámara mortuoria" que, al ser visitada, se reveló vacía.

La Segunda Pirámide de Gizeh presenta dos entradas en lugar del habitual pasaje por la cara norte. La primera comienza fuera de ella, lo que también es raro, y lleva hacia una cámara inacabada. Cuando Giovanni Belzoni la exploró en 1818, el sarcófago de granito fue encontrado vacío y la tapa caída en el suelo, quebrada. Una inscripción en árabe denunció la visita de la cámara varios siglos antes. Lo que los árabes encontraron, si es que encontraron alguna cosa, no está registrado en ningún lugar.

La Tercera Pirámide de Gizeh, aunque mucho menor que las otras, posee características singulares. En la construcción del núcleo, fueron empleados los mayores bloques de piedra encontrados en las tres. Los dieciséis cursos inferiores no eran revestidos de calcáreo, sino de granito. Ella primero fue erigida como una pirámide menor y después su tamaño fue doblado. Como resultado de eso, existen dos entradas utilizables y una tercera inacabada, tal vez una "tentativa" no aprobada por los constructores. En ella, hay varias cámaras y aquella que es considerada la principal, la "cámara mortuoria", fue explorada en 1837 por Howard Vyse y John Perring, que encontraron un magnífico sarcófago de basalto, vacío, como de costumbre. Sin embargo, cerca de él, Vyse y Perrig hallaron un pedazo de un féretro de madera con el nombre "Men-ka-ra" y los restos de una momia "posiblemente de Menkara", una confirmación directa de la afirmación de Herodoto de que la Tercera Pirámide "pertenecía a Miquerinos". Sin embargo, un reexamen de esas piezas en tiempos actuales, donde fue empleado el método de datación con isótopos de carbono, estableció que el féretro de madera "sin duda es del periodo saítico", no anterior a 660 a.C. (K. Michalowsky, Art of Ancient Egypt) y que la momia encontrada era del inicio de la era cristiana. Por lo tanto, ninguna de las dos piezas podría formar parte de un entierro original.

A pesar de que no tienen la certeza de que Men-ka-ra fue el sucesor inmediato de Chefra, los especialistas saben que después de él vino Shepsekaf. Como de las varias pirámides jamás terminadas (o cuya construcción fue tan rudimentaria que no resta nada de ellas) habrían pertenecido a él, nadie puede decirlo. Sin embargo, todos son unánimes en afirmar que ninguna de ellas le sirvió de túmulo, pues Shepsekaf fue enterrado bajo una monumental mastaba, cuya cámara mortuoria contenía un sarcófago de granito negro. Cuando los arqueólogos la descubrieron, constataron que ella había sido saqueada por ladrones de túmulos de la Antigüedad, que vaciaron la cámara y el sarcófago.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

La 5ª. Dinastía comenzó con Userkaf, que construyó su pirámide en Sakkarah, cerca del complejo de Djoser. Ella fue violada tanto por ladrones como por entierros intrusos. El sucesor del faraón, Sahura, construyó su pirámide al norte de Sakkarah (actual Abusir) y, aunque ella sea una de las más conservadas, nada se encontró en su "cámara mortuoria" rectangular. Sin embargo, la magnificencia de los templos que la rodean, extendiéndose hasta el valle del Nilo, y el hecho de que los salones del templo más próximo al río hayan sido ornamentados con columnas imitando palmeras pueden indicar que la verdadera tumba de Sahura quedaba en las inmediaciones de su pirámide...

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Neferirkara, que ascendió al trono después de Sahura, construyó su complejo funerario en un lugar no muy distante del escogido por su antecesor. La cámara que existía dentro de su pirámide no terminada (o devastada) fue encontrada también vacía. Hasta hoy no se descubrieron monumentos que hubieran pertenecido a Neferirkara. Sin embargo, el próximo faraón construyó su pirámide usando más madera y ladrillos de arcilla que piedras y por eso sólo restan de ella unas pocas ruinas.

Neuserra, el faraón siguiente, construyó su pirámide cerca de la de sus antecesores. Ella contenía dos cámaras, encontradas vacías, sin el menor vestigio de entierro. Sin embargo, Neuserra es más conocido por su templo funerario, construido en el formato de un obelisco corto y grueso, asentado sobre una pirámide truncada. El obelisco tenía 36 metros de altura y su ápice, o pyramidion, estaba revestido con chapas de cobre.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

La pirámide del faraón que sucedió a Neuserra no fue encontrada y es posible que se haya transformado en un monte de escombro cubierto por las arenas cambiantes del desierto. La de su sucesor sólo fue identificada en 1945 y contenía la habitual cámara, también encontrada vacía y sin ningún tipo de decoración.

La pirámide de Unas, el ultimo faraón de la 5ª. Dinastía, o como prefieren algunos, el primero de la 6ª Dinastía, marca un importante cambio de costumbres. Fue allá que, en 1880, Gaston Maspero encontró los primeros Textos de las Pirámides, escritos en las paredes de cámaras y pasillos. Las cuatro pirámides de los faraones de la 6ª. Dinastía, que siguieron a Unas: Teti, Pepi I, Mernera y Pepi II, presentaban complejos funerarios imitando el de Unas, con la inclusión de los textos en las paredes. Todos los sarcófagos de basalto o granito encontrados en las "cámaras mortuorias" estaban vacíos, con excepción del existente en la pirámide de Mernera, donde había una momia. Luego quedó establecido que ella no era la del rey, sino representaba un entierro intruso posterior.

¿Dónde fueron sepultados esos faraones de la 6ª. Dinastía? Los túmulos de esa dinastía y de las anteriores quedaban todos en el sur de Egipto, en Abidos. Ese indicio, y muchos otros, hace mucho debían haber alejado totalmente la idea de que las tumbas reales eran cenotáfios y las pirámides los verdaderos lugares de entierro. Sin embargo, a las viejas creencias les cuestan mucho morir.

Todos los hechos demuestran lo contrario. Las pirámides del Viejo Imperio nunca abrigaron el cuerpo de un faraón porque no fueron erigidas con ese objetivo. Formando parte del viaje simulado del faraón para la Otra Vida, cuando él partía en la dirección del horizonte, ellas eran marcos para que guiaran su Ka hasta la Escalera al Cielo, función exactamente igual a las de las pirámides originalmente construidas por los dioses, que les servían de puertas cuando ellos "volaban por el firmamento".

Lo que los faraones intentaron copiar, unos después de los otros, sugiero, no fue la pirámide de Djoser, como dicen los libros, sino las Pirámides de los Dioses: las pirámides de Gizeh.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

 

2. Falsificando el nombre del faraón.
Resumen tomado del libro: "La Escalera al Cielo".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

 

La falsificación como medio de alcanzar fama y fortuna no es un hecho raro en el comercio y en las artes, la ciencia y reliquias de la Antigüedad. Cuando se descubre, la falsificación puede redundar en pérdidas y vergüenza. Cuando no es sancionada, ella puede alterar los registros de la Historia.

Un caso de falsificación, creo, aconteció con La Gran Pirámide y su supuesto constructor, el faraón llamado Khufu. El reexamen arqueológico sistemático y disciplinado de las casas de campo arqueológicas en el área de Gizeh, que fueron apresuradamente excavados hace un siglo y medio, muchas veces por simples cazadores de tesoros, viene levantando incontables cuestiones relacionadas con algunas de las conclusiones anteriormente aceptadas.

Se afirma que la Era de las Pirámides comenzó con la pirámide en escalones de Djoser y que hubo una progresión sucesiva hasta llegar, finalmente, a una pirámide "verdadera". Pero, ¿por qué sería tan importante la conquista de una pirámide de caras lisas? Si el arte de las pirámides fue mejorándose con el pasar del tiempo, ¿por qué las posteriores a las de Gizeh eran inferiores, y no mejores, a ella? ¿La pirámide de Djoser habría sido el modelo para las otras o era una copia de algo ya existente?

Los estudiosos creen que la primera pirámide en escalones que Imhotep construyó sobre la mastaba "tenía un revestimiento de bellas piedras de calcáreo blanco", como escribe Ahmed Fakhry en The Pyramids, añadiendo: "Sin embargo, antes de que el revestimiento quedase terminado, Imhotep planeó una nueva alteración, la superposición de una pirámide mayor". Pero, como sugieren nuevos indicios, aún esa segunda pirámide estaba también revestida para quedar "verdadera", o sea, de caras lisas.

Una misión arqueológica de la Universidad de Harvard, dirigida por George Reisner, descubrió que ese revestimiento era de ladrillos de arcilla, que, es claro, inmediatamente se deshicieron con la intemperie, dejando la impresión de que Imhotep construyó una pirámide en escalones. Además de eso, otros equipos arqueológicos descubrieron que el revestimiento era encalado para imitar el calcáreo blanco.

¿A quién intentaba imitar Djoser? ¿Donde él vio una pirámide verdadera ya erigida y completa, con las caras lisas y el revestimiento pulido? Y si, como dice la actual teoría, las tentativas de construir una pirámide lisa, con caras inclinadas en 52 grados, fracasaron y Snefru tuvo que "trapacear", disminuyendo el ángulo a 43 grados, con lo cual aquella es considerada la primera pirámide verdadera, ¿por qué su hijo, Khufu/Kéops, tuvo la idea de erigir una pirámide con el difícil ángulo de 52 grados, lo que supuestamente consiguió sin mayores problemas?

Si las pirámides de Gizeh fueron sólo pirámides "comunes" en la cadena "una para cada faraón", ¿por qué el hijo de Khufu, Radedef, no construyó la suya próxima de la pirámide del padre? Recordémonos de que supuestamente las otras dos no estaban allá, de modo que Radedef tenía un gran espacio libre para su obra. Y, si los ingenieros y arquitectos de su padre ya habían dominado el arte de la construcción de pirámides, pues habían hecho la Gran Pirámide de Gizeh, ¿por qué no lo ayudaron a construir una tan imponente como la de Khufu, en vez de erigir la pirámide muy inferior, que lleva su nombre, y que inmediatamente se deterioró?

Es importante destacar que sólo la Gran Pirámide posee un Pasillo Ascendente, el pasaje que fue encontrado bloqueado con perfección y permaneció escondido hasta el año de 820. ¿El hecho de que todas las otras pirámides construidas fuera de Gizeh no tuvieran ese pasaje no significaría que todos los que intentaron copiar la Gran Pirámide desconocían la existencia del Pasillo Ascendente?

La ausencia de inscripciones jeroglíficas en las tres pirámides de Gizeh también ha motivado especulaciones. Hace un siglo, en Pyramids, Facts and Fancies, James Bonwick ya indagaba: "¿Quién puede convencerse de que los egipcios dejarían tan soberbios monumentos sin por lo menos algunos jeroglíficos, ellos, que apreciaban una profusión de inscripciones en todos los tipos de construcciones?" Sólo existen dos explicaciones para esa ausencia: las pirámides fueron construías antes del surgimiento de la escritura jeroglífica o no fueron construidas por los egipcios.

Esos son algunos de los puntos que fortalecen mi creencia de que cuando Djoser y sus sucesores iniciaron la costumbre de la construcción de pirámides, ellos intentaban copiar las ya existentes, las pirámides de Gizeh. Estas no fueron un resultado del perfeccionamiento de los esfuerzos iniciados por Djoser, sino prototipos que él y los faraones siguientes intentaron imitar.

Algunos estudiosos del pasado sugirieron que las pequeñas pirámides satélites que se encuentran en Gizeh eran en realidad modelos en escala (1:5), usados por los antiguos de la misma forma que los arquitectos de hoy utilizan modelos en escala para evaluación y orientación. Actualmente se sabe que ellas fueron adiciones posteriores. Sin embargo, creo que hubo un modelo experimental, en tamaño menor, y que él era la Tercera Pirámide, con sus obvios experimentos estructurales. Enseguida, fueron construidas las dos mayores, reafirmo, para servir de marcos de orientación para los Anunnaki.

¿Y en cuanto a Menkara, Chefra y Khufu, que, según nos relata Herodoto, fueron los constructores de esas tres pirámides? Bien, los templos y el camino elevado que va hasta la Tercera Pirámide suministran indicios de que fueron construidos por Menkara, tales como las inscripciones con su nombre y las varias estatuas raras, mostrándolo abrazado por Hathor y otras diosas. Sin embargo, todo lo que ellos atestiguan es que Menkara mandó erigir esas estructuras secundarias que lo asocian con la pirámide. Nada indica que él las construyó.

Los Anunnaki, es lógico presumir, necesitaban sólo de las montañas artificiales y no construirían templos para adorarse a sí mismos. Sólo los faraones necesitaban de templos funerarios y otras estructuras relacionadas con su viaje hasta la morada de los dioses.

Dentro de la Tercera Pirámide propiamente dicha no existe ninguna inscripción, estatua o pintura mural. En ella sólo se muestra con austeridad y precisión. La única evidencia encontrada en su interior de que ella habría sido construida como un túmulo para Menkara probó ser falsa. Los fragmentos de un ataúd de madera donde estaba escrito el nombre del faraón, probados con métodos modernos de datación, muestran que ellos son de una época dos mil años posterior a la del reinado de Menkara. La momia que lo "acompañaba" es del inicio de la era cristiana. Por lo tanto, no existe la menor indicación de que Menkara, o cualquiera otro faraón, tuvo algo a ver con la creación y construcción de la Tercera Pirámide.

La Segunda Pirámide también es completamente austera. Las estatuas con el cartucho de Chefra (la estructura oval indicando el nombre de un faraón) fueron encontradas sólo en los templos próximos a ella y no existe ningún indicio de que él fue el constructor de la pirámide.

¿Y en cuanto la Khufu? Con una única excepción, que enseguida denunciaré como siendo una probable falsificación, el único indicio de que él construyó la Gran Pirámide es la afirmación de Herodoto (y de un historiador romano, que se basó en su obra). Herodoto describe a Khufu como un faraón que esclavizó a su pueblo por treinta años para construir el camino elevado y la pirámide. Sin embargo, por medio de otros cálculos, se infiere que ese faraón reinó sólo 28 años. Y más, si él era un constructor tan grandioso, bendecido con el auxilio de los mayores arquitectos, ingenieros y albañiles, ¿donde están sus otros monumentos extraordinarios, donde están sus estatuas?

No existe nada parecido y la ausencia de cualquier tipo de ruinas de obras de ese tipo sólo demuestra que Khufu era un constructor común, igual a tantos otros del Antiguo Imperio. Creo, sin embargo, que él tuvo una idea brillante. Al ver los revestimientos de ladrillos de las pirámides en escalones deshechos, la pirámide desmoronada en Meidum, la inclinación apresurada de la pirámide de Snefru, el ángulo inadecuado de la segunda construida por ese faraón, Khufu tuvo la gran idea.

Allá, en Gizeh, estaban las pirámides perfectas e inigualables. ¿Por qué no pedir a los dioses permiso para asociar a una de ellas los templos funerarios necesarios para su viaje para la Otra Vida? No habría ninguna intromisión en la santidad de la pirámide en sí. Todos los templos construidos por Khufu, inclusive los del valle, donde él probablemente fue enterrado, quedaban del lado de afuera de la Gran Pirámide, próximos de ella, pero sin tocarla. Y es a causa de ellos que la construcción de la Gran Pirámide es atribuida a Khufu.

Habiendo sido testigo del fracaso de la pirámide de su antecesor, Radedef, Chefra prefirió usar la solución encontrada por Khufu. Cuando llegó su hora de necesitar de una pirámide, él no vio ningún mal en apropiarse de la Segunda Pirámide, ya hecha, y la rodeó con sus templos y pirámides-satélites. Menkara, su sucesor, lo imitó, conectándose a la última pirámide disponible, la Tercera.

Como las pirámides ya listas habían sido hechas, los faraones siguientes se vieron obligados a conseguir las suyas por el modo más difícil, o sea, intentando construirlas... Tal como aconteció con sus antecesores que intentaron esa empresa antes (Djoser, Snefru, Radedef), sus esfuerzos terminaron en copias inferiores de las tres pirámides perfectas originales.

A primera vista, mi afirmación de que Khufu (como Chefra y Menkara) no tuvo nada a ver con la construcción de la pirámide conectada a su nombre puede parecer absurda. Pero no lo es. La cuestión sobre Khufu como constructor de la Gran Pirámide comenzó a preocupar los egiptólogos serios hace más de un siglo, cuando fue descubierto el único objeto que menciona directamente a ese faraón como estando conectado a la Gran Pirámide. Lo más intrigante es que la inscripción en él existente afirma que Khufu no construyó la pirámide, que ella ya existía en la época de su reinado!

Esa prueba contundente es una estela de piedra calcárea descubierta por Auguste Mariette alrededor de 1850, en las ruinas del templo de Isis, cerca de la Gran Pirámide.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

La inscripción identifica esa estela como un monumento autolaudatorio, que Khufu mandó erigir para conmemorar la reforma del templo de Isis y restauración de las imágenes y emblemas de los dioses en él existentes, obra hecha bajo sus órdenes. Los versos de apertura lo identifican claramente por su cartucho:

Ankh Hor Mezdau Viva Horus Mezdau;
Suten-bat (al) Rei (del) Alto y Bajo Egipto
Khufu tú ankh Khufu, es dada vida!

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Esa overtura común, invocando al dios Horus y pidiendo larga vida para el rey, es seguida de las declaraciones explosivas:

Él fundó la casa de Isis,
Dueña de la Pirámide
Al lado de la casa de la Esfinge

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Según la inscripción de la estela que se encuentra en el Museo del Cairo, la Gran Pirámide ya existía cuando Khufu entró en escena y ella pertenecía a la diosa Isis, y no al faraón. Además de eso, la Esfinge (que ha sido atribuida a Chefra, que la habría construido junto con La Segunda Pirámide) también ya estaba en su actual localización. La continuación de la inscripción describe la posición de la Esfinge con gran exactitud y registra que ella fue dañada por un rayo, evento perceptible hasta los días de hoy.

Khufu prosigue diciendo que construyó una pirámide para la princesa Henutsen "al lado del templo de la diosa". Los arqueólogos encontraron pruebas independientes de esa estela de que una de las tres pequeñas pirámides situadas al lado de la Grande, más al sur de ella, era de hecho dedicada la Henutsen, una esposa de Khufu. Así, todo lo que está grabado en la estela cocuerda con los hechos conocidos y queda bien claro que en ella el faraón afirma sólo que construyó la pirámide pequeña. La Gran Pirámide y la Esfinge (y, por inferencia, las otras dos) ya estaban allá.

El apoyo a mis teorías se fortalece cuando leemos en otra parte de la estela la inscripción que dice que la Gran Pirámide también era llamada de "La montaña Occidental de Hathor".

Viva Horus Mezdau;
Al rey del Alto y Bajo Egipto, Khufu,
Es dada la vida.
Para su madre Isis, la Divina Madre,
Dueña de la montaña Occidental de Hathor,
Él hizo esta inscripción.
Él le hizo una nueva ofrenda sagrada.
Le construyó una casa (templo) de piedra,
Renovó los dioses encontrados en su (antiguo) templo.

Así, si la Gran Pirámide era la montaña Occidental de Hathor, tenía que existir una montaña Oriental (el pico más alto de la península) y ambas funcionaban como porterías del corredor de Aterrizaje de los dioses.

Esa "Estela del Inventario", como ella vino a ser conocida, tiene todas las señales de autenticidad. Sin embargo, los estudiosos de la época de su descubrimiento y muchos otros desde entonces se mostraron incapaces de ajustarse a las ineludibles conclusiones que deben ser extraídas de ella. No deseando desbalancear toda la estructura del estudio de las pirámides, ellos la proclamaron como siendo una falsificación, una inscripción hecha "mucho después de la muerte de Khufu" (para citar a Selim Hassan en Excavations at Giza), invocando su nombre "para apoyar alguna afirmación ficticia de los sacerdotes locales".

James H. Breasted, cuya obra Ancient Records of Egypt es el trabajo guía sobre las antiguas inscripciones, escribió en 1906 que "las referencias a la Esfinge y al templo situado al lado de ella, en la época de Khufu, hicieron ese monumento (la estela), desde el inicio, objeto de gran interés. Ellas serían de máxima importancia si el monumento fuera contemporáneo de Khufu; sin embargo, las pruebas ortográficas que la sitúan en una fecha posterior son enteramente conclusivas".

Breasted discordaba de Gaston Maspero, el más afamado egiptólogo de la época, que había afirmado que la estela, aunque tuviera una ortografía posterior a la usada en el tiempo de Khufu, era copia de un original más antiguo y auténtico. A pesar de sus dudas, Breasted incluyó la estela entre los registros de la 4ª. Dinastía. Maspero, cuando escribió su amplia obra The Dawn of Civilization, en 1920, aceptó el contenido de la estela como un dato factual sobre la vida y las actividades de Khufu.

Pero, ¿por qué tanta renuencia en aceptar esa pieza como auténtica? La Estela del Inventario fue sancionada como siendo una falsificación porque sólo una década antes de su descubrimiento la identificación de Khufu como constructor de la Gran Pirámide parecía haber sido inequívocamente establecida. Esas pruebas, aceptadas como concluyentes, eran inscripciones hechas en tinta roja, encontradas en pequeños compartimentos descubiertos sobre la cámara del Rey, que fueron interpretadas como siendo marcas hechas en las canteras, durante la extracción de los bloques, o por los albañiles, durante la construcción de la obra, en el 182º año del reino de Khufu.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Como esos compartimentos estaban herméticamente cerrados, jamás habiendo sido penetrados hasta su descubrimiento en 1837, las 324 marcas sólo podrían ser auténticas y, por lo tanto, La Estela del Inventario tenía que ser una falsificación. Sin embargo, cuando analizamos minuciosamente las circunstancias en que aparecieron las marcas en tinta roja y quienes fueron sus descubridores (una investigación que nunca nadie se preocupó en hacer) la conclusión que emerge es la siguiente: si hubo una falsificación, ella no aconteció en la Antigüedad, sino en el año de 1837. Y los falsificadores no fueron "algunos sacerdotes locales", sino dos (o tres) ingleses inescrupulosos.

La historia comienza el 29 de diciembre de 1835, con la llegada a Egipto del coronel Richard Howard Vyse, la "oveja-negra" de una aristocrática familia británica. En esa época, otros oficiales del ejército de Su Majestad ya se habían destacado como "anticuarios", como eran llamados los arqueólogos de la época, presentando informes ante las más afamadas sociedades científicas y recibiendo la debida aclamación pública.

Puede que Vyse haya o no ido a Egipto en busca de fama, el hecho es que al visitar las pirámides de Gizeh él fue inmediatamente arrebatado por la fiebre de los descubrimientos diarios que atacaba a legos y académicos. Vyse se cautivó en especial con las historias y teorías de un cierto Giovanni Battista Caviglia, que había estado buscando una cámara secreta dentro de la Gran Pirámide.

Pocos días después del encuentro entre los dos hombres, Vyse se ofreció para financiar a Caviglia en sus investigaciones, siempre que fuera citado como co-descubridor. Caviglia rechazó la propuesta en el mismo instante y Vyse, ofendido, partió para Beirut a finales de febrero de 1836, con el objetivo de visitar la Siria y el Asia Menor.

Sin embargo, el largo viaje no fue capaz de aplacar la ambición que había crecido dentro de él. En vez de volver a Inglaterra, Vyse desembarcó nuevamente en Egipto en octubre de 1836. En su estadía anterior, él había hecho amistad con un ardiloso intermediario llamado J. R. Hill, en esa época superintendente de una metalúrgica.

En esa segunda visita, Hill lo presentó a un cierto "sr. Sloane", que le confió que existían medios de obtener un firma (un aval) del gobierno egipcio, dando a su poseedor derechos exclusivos de excavación en Gizeh. Así orientado, Vyse buscó al cónsul británico, el coronel Campbell, para que lo ayudara a conseguir la documentación necesaria. Sin embargo, al recibir la firma, él se llevó una sorpresa al ver que él nombraba a Sloane y a Campbell como "co-autorizados" y designaba Caviglia como supervisor de las obras de excavación. El 2 de noviembre de 1836, Vyse, desalentado, pagó a Caviglia "mi primera parte de 200 dólares", como escribió él en sus crónicas, y partió disgustado a una visita al Alto Egipto.

Como es relatado por el propio Vyse en su libro Operations Carried on at the Pyramids of Gizeh, él volvió a Gizeh el 24 de enero de 1837 "ansioso por ver que adelantos habían sido hechos". Sin embargo, constató que Caviglia y sus hombres se dedicaban sólo a excavar las tumbas en torno a la pirámide para retirar las momias. La furia del coronel sólo disminuyó cuando el italiano le garantizó que tenía algo de peso para mostrarle: ¡inscripciones hechas por los constructores de las pirámides!

Las excavaciones en las tumbas mostraron que los antiguos canteros, los trabajadores que cortaban los bloques de roca en las canteras, a veces los marcaban con tinta roja. Caviglia afirmó que las había encontrado en la base de la Segunda Pirámide. Sin embargo, cuando llevó Vyse a verlas y los dos las examinaron más atentamente, vieron que la "tinta roja" no pasaba de manchas naturales en las piedras.

¿Y en cuanto a la Gran Pirámide? Caviglia, que trabajaba en su interior con la intención de descubrir hasta adónde iban los "ductos de aire" que salían de la cámara del Rey, se convencía cada vez más de que existían otros compartimentos secretos además del descubierto por Nathaniel Davison inmediatamente por encima de la cámara del Rey en 1765, que eran alcanzados por un pasaje mucho estrecho.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Vyse exigió que los trabajos fueran concentrados allí, pero se quedó bastante frustrado cuando percibió que Caviglia y Campbell estaban más interesados en desenterrar momias y otros objetos deseados por todos los museos del mundo, y que la amistad entre los dos era tanta que el italiano le daría a la gran tumba que descubriría el nombre de "tumba de Campbell".

Decidido a ser la estrella del espectáculo que estaba financiando, Vyse dejó El Cairo, mudándose a un lugar próximo a las pirámides. "Naturalmente yo deseaba hacer algunos descubrimientos antes de volver a Inglaterra", confesó él en su diario, el día 27 de enero de 1837. Finalmente, estaba lejos de casa y ocasionando grandes gastos su familia hacía más de un año.

Las semanas siguientes, el desentendimiento y las acusaciones contra Caviglia fueron aumentando. El 11 de febrero de 1837 los dos tuvieron una discusión violenta. El día siguiente, Caviglia hizo importantes descubrimientos en la tumba de Campbell: un sarcófago con jeroglíficos y marcas en tinta roja en las paredes del sepulcro. El día 13, Vyse despidió a Caviglia y lo mandó dejar inmediatamente el lugar de las excavaciones. Este sólo regresó una única vez, el día 25, para recoger sus pertenencias. Los años que siguieron, Caviglia hizo varias "acusaciones descalificadoras" a Vyse, según las palabras del propio coronel, pero cuya naturaleza él evita detallar. ¿Habría sido la pelea un desentendimiento legítimo o Vyse creó una situación insostenible para poder quitar a Caviglia del lugar de las excavaciones?

Acontece que Vyse visitó en secreto la Gran Pirámide en la noche de 12 de febrero, acompañado por John Perring, un ingeniero del Departamento de Obras Públicas de Egipto y diletante en egiptología, a quienes había conocido a través del despierto sr. Hill. Los dos examinaron una hendidura intrigante que había surgido en un bloque de granito del techo de la cámara de Davison. Cuando metieron una varilla de sauce en el orificio, ella pasó libre, sin doblarse. Obviamente había un espacio libre por encima del techo.

¿Qué tramaron ellos dos durante aquella visita nocturna? Podemos adivinarlo por los eventos que siguieron. El hecho es que Vyse despidió a Caviglia a la mañana siguiente y colocó a Perring en su hoja de pago. En su diario, el coronel confesó: "Estoy decidido a hacer excavaciones por encima del techo de la cámara (de Davison) donde espero encontrar un apartamento sepulcral".

Mientras él derramaba más dinero y hombres en su empresa, miembros de la realeza y otros dignatarios llegaban a Gizeh para admirar los descubrimientos hechos en la tumba de Campbell, pero había muy poco que ver dentro de la pirámide. Vyse, frustrado, mandó a sus trabajadores perforar el hombro de la Esfinge, esperando por lo menos encontrar marcas de pedrería en ella. No obteniendo éxito, volvió nuevamente su atención a la cámara escondida.

Alrededor de mediados de marzo, Vyse se vio delante de un nuevo problema: sus hombres estaban siendo atraídos hacia proyectos más productivos. Él se ofreció, entonces, a doblar sus salarios, siempre que trabajaran día y noche, pues el tiempo estaba escaseando y pronto el permiso de excavación iba a expirar. Desesperado, Vyse se olvidó de la cautela y ordenó el uso de explosivos para reventar las piedras que bloqueaban su avance.

En 27 de marzo los trabajadores consiguieron abrir un agujero en un bloque de granito. En una actitud irracional, Vyse despidió a su capataz, un cierto Paulo. El día siguiente, escribió en su diario: "Prendí una vela en la punta de una vara y la pasé por el pequeño agujero en el techo de la cámara de Davison; tuve el disgusto de descubrir que el compartimiento superior era igual al primero en construcción". Él había encontrado la "cámara sepulcral".

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Usando pólvora para ampliar el orificio, Vyse entró en la cámara recién descubierta el 30 de marzo, acompañado por el sr. Hill, y los dos la examinaron minuciosamente. Ella estaba herméticamente cerrada, sin ningún tipo de entrada, el piso formado por el lado áspero de los bloques de granito que constituían el techo de la cámara de Davison. "Un sedimento negro se distribuía por igual sobre todo el piso, mostrando cada una de nuestras huellas." (La naturaleza de ese polvo negro "acumulado con alguna profundidad" jamás fue determinada.) El techo estaba "finamente pulido" y tenía encajes de excelente calidad.

No había dudas de que la cámara nunca había sido visitada antes, pero ella no contenía ni sarcófago ni tesoros. Estaba completamente vacía y con las paredes desnudas. Vyse ordenó que el agujero fuera aumentado aún más y envió un mensaje al cónsul británico comunicando que había dado al compartimiento recién descubierto el nombre de "cámara de
Wellington".

Veamos ahora lo que el coronel habla en la continuación de su entrada en el diario de aquel día: "A la noche, cuando llegaron el sr. Perring y el sr. Mash, entramos en la cámara de Wellington y comenzamos a medirla. Mientras hacíamos las mediciones, ¡encontramos las marcas hechas en la cantera!" ¡Que súbito y extraordinario golpe de suerte!

Esas señales eran similares a las marcas de cantera escritas en tinta roja encontradas en las tumbas del lado de afuera de la pirámide. Es extraño que Vyse y el sr. Hill no las hubieran visto en la noche anterior, cuando examinaron minuciosamente la cámara. El singular descubrimiento sólo aconteció en la presencia de dos testigos, el sr. Perring y el sr. Mash, un ingeniero que estaba visitando la cámara a su invitación.

El hecho de que la cámara de Wellington era casi idéntica a la de Davison llevó Vyse a sospechar que podría existir algún otro compartimiento por encima de ellas. Por motivos ignorados, el 4 de abril, él despidió al otro capataz, un hombre llamado Giachino. El 14 de abril, el cónsul británico y el cónsul austriaco visitaron el lugar de las excavaciones y solicitaron copias de las marcas hechas en la cantera. Vyse entonces mandó a Perring y a Mash encargándoles ese trabajo, pero los instruyó a copiar primero las marcas descubiertas en la tumba de Campbell, dejando para después las de la Gran Pirámide.

Con la liberación del uso de la pólvora, el compartimiento por encima de la cámara de Wellington, que Vyse bautizó como "cámara de Nelson" en honor del almirante, fue abierta el 25 de abril. Estaba tan vacía como las otras y presentaba la misma misteriosa piedra negra. Vyse relató haber encontrado "varias marcas de cantera escritas en tinta roja en los bloques de granito, en especial en la pared oeste".

Durante todo ese tiempo, el sr. Hill entraba y salía de las cámaras recién descubiertas, ostensiblemente, para escribir en ellas los nombres de Wellington y Nelson. El día 27, el mismo sr. Hill (no Perring o Mash) copió las marcas de cantera encontradas en ellas. Vyse reprodujo las de la cámara de Nelson en su libro.

El 7 de mayo, fue abierto el camino para un compartimiento más que Vyse bautizó de "cámara de lady Arbuthnot". En su diario, él no registra el encuentro de marcas de cantera, aunque más tarde ellas existieran allí en profusión.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Lo sorprendente en esas nuevas marcas era que ellas incluían un gran número de cartuchos, que sólo podían significar nombres de reyes. ¿Habría Vyse encontrado una prueba irrefutable, del nombre del faraón que construyó la pirámide?

En 18 de mayo, un cierto dr. Walni "solicitó copias de los caracteres encontrados en la Gran Pirámide para enviarlas al sr. Rosellini", siendo este un eminente egiptólogo especializado en descifrar nombres reales. Vyse rechazó terminantemente a atender al pedido.

El día siguiente, acompañado de lord Arbuthnot, el sr. Brethel y el sr. Raven, Vyse entró en la cámara de lady Arbuthnot y los cuatro compararon "los dibujos del sr. Hill con las marcas de cantera de la Gran Pirámide; enseguida, suscribieron un testimonio de su exactitud". Poco tiempo después, la última cámara fue abierta y más marcas, inclusive un cartucho, fueron descubiertas. Vyse entonces partió al El Cairo, donde presentó las copias autentificadas de las inscripciones a la Embajada británica, para que fueran oficialmente enviadas Londres.

Vyse consideraba su trabajo en la Gran Pirámide como terminado. Él descubrió cuatro compartimentos hasta entonces desconocidos y hubo probado la identidad del constructor del monumento, pues dentro de los cartuchos estaba escrito el nombre Kh-u-f-u. Y es en ese descubrimiento que los libros vienen basándose hasta los días de hoy.

El impacto de los descubrimientos de Vyse fue enorme y en poco tiempo él consiguió una confirmación de los peritos del Museo Británico, lo que garantizó su aceptación.

No se sabe de cierto cuándo las copias hechas por el sr. Hill llegaron al museo y cuándo Vyse recibió el resultado del análisis de los peritos, pero en su crónica de 27 de mayo de 1837 él transcribió la opinión del Museo Británico (dada por el especialista en jeroglíficos Samuel Birch), que confirmaba sus expectativas: los nombres en los cartuchos podían ser leídos como Khufu o variaciones de él. Como había dicho Herodoto, Kéops había sido el constructor de la Gran Pirámide.

Sin embargo, en la emoción que siguió, poca atención le fue dada a los muchos "si" y "pero" del informe del museo. Además de eso, él contenía la pista que me llevó a creer en una confabulación: un error grosero del falsificador.

Para comenzar, el sr. Birch no se entusiasmó mucho con la ortografía y el texto de muchas marcas. "Los símbolos y jeroglíficos pintados en rojo por el escultor o albañil en los bloques de las cámaras de la Gran Pirámide son aparentemente marcas hechas en la cantera", escribió él en el párrafo de apertura, y prosiguió: "Aunque no muy legible, porque fueron sido escritas en caracteres semi-hieráticos o lineal-jeroglíficos, ellas poseen puntos de considerable interés...”

Lo que intrigó el sr. Birch fue que las marcas de cantera del inicio de la 4ª. Dinastía estaban claramente hechas en una escritura que sólo hubo comenzado a aparecer siglos después. Habiéndose originado de la pictografía (escrita con figuras) la escritura hieroglífica exigía gran habilidad y mucho tiempo de entrenamiento. Así, con el pasar del tiempo, comenzó a entrar en uso, especialmente en transacciones comerciales, una escritura más simple y rápida, más lineal, que es llamada como Hierática por los especialistas. Entonces, los símbolos encontrados por Vyse eran de otro periodo. El sr. Birch también encontró gran dificultad en leerlos. Varios de ellos le parecieron "escritos en caracteres casi hieráticos", por lo tanto de un periodo muy posterior al surgimiento de los semi-hieráticos.

Algunos símbolos eran raros, nunca habían sido vistos antes en cualquiera otra inscripción de Egipto: "El cartucho de Sufis (Kéops) es seguido por un jeroglífico para el cual sería difícil encontrar un paralelo". Otros símbolos eran "igualmente de difícil solución". El perito también se quedó muy intrigado con "una curiosa secuencia de símbolos" de la cámara superior, con techo en V invertida, que Vyse había bautizado como "cámara de Campbell". En ella, la señal para el "bueno, bondadoso" estaba usado como un numeral, algo jamás visto antes. Esos numerales escritos de manera rara supuestamente significarían "18º año" (del reino de Khufu).

Las señales que venían después del cartucho real (escritos "en la misma caligrafía lineal") también causaron extrañeza al perito. Birch partió de la hipótesis de que ellos debían expresar un título cualquiera, algo como "Poderoso en el alto y Bajo Egipto", pero la única similaridad que pudo encontrar con esa hilera de símbolos fue una que deletreaba "un título que existe en el ataúd de la reina de Amasis", del periodo saítico. Birch no vio necesidad de añadir que el faraón Amasis reinó en el siglo VI a.C., por lo tanto, más de 2 mil años después de Khufu!

Sea que quién sea el autor de las marcas supuestamente descubiertas por Vyse, él empleó un método de caligrafía (lineal), escrituras (semi-hierático y hierático) y títulos de periodos varios, y ninguno de la época de Khufu o antes de él.

El autor tampoco era muy letrado, pues gran parte de los jeroglíficos estaban incompletos, fuera de lugar, poco claros o a la sazón eran completamente desconocidos. Analizando esas inscripciones un año después, el más famoso egiptólogo alemán de la época, Karl Richard Lepsius, también se mostró intrigado con el hecho de que ellas "hayan sido hechas con pincel y tinta roja en una escritura cursiva, de tal forma que se parecen a las señales hieráticas". Él afirmó también que algunos de los jeroglíficos que venían después del cartucho le eran completamente desconocidos y "soy incapaz de explicarlos".

Volviendo a la principal cuestión sobre la cual le fuera solicitado dar una opinión (la identidad del faraón nombrado en las inscripciones) Birch lanzó una bomba: ¡había dos nombres reales dentro de la pirámide! ¿Sería posible que dos faraones hayan construido la misma pirámide? Si fuera eso lo que aconteció, ¿quiénes eran ellos?

Según Birch, los dos nombres no eran desconocidos, pues "ya fueron encontrados en tumbas de operarios empleados por los monarcas de esa dinastía" refiriéndose a la 4ª. Dinastía, a cuyos faraones eran atribuidas las pirámides de Gizeh. Uno de los cartuchos fue leído como Saufou o Shoufou; el otro, por incluir el carnero, símbolo del dios Khnum, como Senekhuf o Seneshoufou.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Intentando analizar el significado del nombre con el símbolo del carnero, Birch destacó que "un cartucho similar al primero encontrado en la cámara de Wellington fue publicado por el sr. Wilkinson y el sr. Rosellini, que leen en los elementos fonéticos que lo componen Seneshufo, que el sr. Wilkinson supone significan: el hermano de Sufis'''.

Que un faraón pueda terminar una pirámide comenzada por su predecesor es una teoría bien aceptada por los egiptólogos (como en el caso de la pirámide de Meidum). ¿Ello no explicaría la presencia de dos nombres reales en una misma pirámide? Tal vez, pero ciertamente no serviría para explicar el caso que estamos analizando. En la Gran Pirámide eso es imposible debido a la localización de los varios cartuchos.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

El de Kéops/Khufu fue encontrado solamente en el compartimiento superior, el que tiene el techo en V invertida, que Vyse bautizó cámara de Campbell. Los varios cartuchos con el segundo nombre (actualmente tenido como Khnem-Khuf) estaban en la cámara de Wellington y en la de lady Arbuthnot (en la de Nelson no había cartuchos). En otras palabras, los compartimentos inferiores tenían el nombre de un faraón que vivió y reinó después de Kéops/Khufu.

Como no existe otro medio de construirse una pirámide que no sea de abajo para arriba, la localización de los cartuchos significaba que Kéops había terminado la pirámide iniciada por un faraón que vivió y reinó después de él. Lo que, claro, es imposible.

Aceptando que los dos nombres encontrados en la pirámide podrían ser de faraones que en la antigua Lista de Reyes eran llamados como Sufis I (Kéops) y Sufis II (Quéfren), Birch intentó resolver el enigma imaginando si los dos, de alguna forma, pertenecían a Kéops, siendo uno su nombre verdadero y el otro "un sobrenombre". Sin embargo, su conclusión final fue que "la presencia de un segundo nombre de las marcas de cantera de la Gran Pirámide es un enredo adicional". Uno más entre tantos otros aspectos engorrosos encontrados en las inscripciones.

El "problema del segundo nombre" continuaba sin solución cuando el más notable egiptólogo inglés, Flinders Petrie, cincuenta años después del descubrimiento de Vyse, pasó varios meses haciendo mediciones en las pirámides. "La teoría más fallida sobre ese rey (Khnem-Khuf) es la que afirma que él y Khufu son la misma persona." En The Pyramids and Temples of Gizeh, él da los muchos motivos presentados por otros egiptólogos contra esa idea y muestra que los nombres pertenecían a dos reyes diferentes. Entonces, ¿cómo explicar las localizaciones de los cartuchos en la Gran Pirámide? Para Petrie, la única explicación plausible sería que Kéops y Quéfren habían sido co-regentes, reinando juntos.

Como no se encontró ningún indicio que pudiera apoyar la teoría de Petrie, Gaston Maspero, casi un siglo después del descubrimiento de Vyse, escribió que la existencia de los cartuchos Khufu y Khnem-Khuf en un mismo monumento causó grandes enredos para los egiptólogos (The Dawn of
Civilization). Y el enigma, a pesar de todas las teorías sugeridas, continúa siendo embarazoso para ellos. Yo, sin embargo, creo que existe una solución definitiva, siempre que dejemos de atribuir las inscripciones a los albañiles de la Antigüedad y comencemos a encarar los hechos.

Las pirámides de Gizeh son singulares, entre otras cosas, debido a la ausencia de cualquier tipo de ornamento o inscripción, con excepción de las encontradas por Vyse. Si los albañiles no tuvieron el menor reparo en pincelar con tinta roja los bloques escondidos en los compartimentos por encima de la cámara del Rey, ¿por qué ninguna inscripción fue hecha en el primero de ellos, el compartimiento descubierto por Davison en 1765?

Además de las inscripciones supuestamente descubiertas por Vyse, existen en los compartimentos verdaderas marcas de albañiles, flechas, líneas de posicionamiento y pequeñas señales. Todas diseñadas en horizontal, como sería de esperarse, pues, cuando fueron hechas, las pequeñas cámaras aún no estaban cubiertas y se podía quedarse en pie, caminar de un lado para otro y pintar las marcas sin trabas. Sin embargo, las inscripciones (pintadas por encima o en torno a las marcas verdaderas) están de cabeza para abajo o en la vertical, como si quien las diseñó necesitara inclinarse o agacharse dentro de los compartimentos bajos (la altura varía de 0,40 la 1,34 metro en la cámara de lady Arbuthnot y de 0,67 la 1,10 metro en la de Wellington).

Los cartuchos y títulos reales pintados en las paredes de los compartimentos eran borrosos, groseros y excesivamente grandes. La mayoría de los cartuchos tenía de 80 a 90 centímetros de largo y cerca de 30 centímetros de ancho, a veces ocupando la mayor parte del bloque de piedra, como si el escriba necesitara de todo el espacio disponible. Ellos contrastan fuertemente con la precisión, delicadeza y perfecto sentido de proporción de los jeroglíficos egipcios, evidentes en las verdaderas marcas encontradas en esos compartimentos.

Salvo algunas marcas en el canto de la pared este de la cámara de Wellington y algunas líneas sin sentido y el contorno parcial de un pájaro en la pared este de la cámara de Campbell, Vyse no encontró ninguna inscripción en las paredes este de los compartimentos. Eso es bastante extraño, en especial cuando se considera que fue excavando un pasaje en el lado este que Vyse consiguió penetrar en los compartimentos. ¿Será que los albañiles de la Antigüedad anticiparon que un día un inglés iría a entrar por ese lado y tuvieron la gentileza de no escribir en ellas para que las inscripciones no fueran dañadas? ¿O será que la persona que las diseñó prefirió usar las paredes intactas, olvidando las destruidas?

En otras palabras: ¿no es un hecho que todos los enigmas se muestran de fácil solución cuando partimos de la hipótesis de que las inscripciones no fueron hechas en la Antigüedad, cuando la pirámide estaba siendo construida, sino solamente después que Vyse explotó un pasaje para alcanzar los compartimentos?

La atmósfera que cercaba las operaciones de Vyse aquellos días frenéticos está bien descrita en sus relatos. Descubrimientos importantes eran hechos diariamente en las excavaciones en torno a las pirámides, pero dentro de ellas nada se encontraba. La tumba de Campbell, descubierta por el detestado Caviglia, generaba no sólo las piezas tan deseadas por los museos de todo el mundo, sino las marcas de cantera y jeroglíficos que despertaban gran interés por parte de los egiptólogos.

Vyse estaba desesperándose, no veía la hora de destacarse, haciendo su propio descubrimiento. Finalmente él consiguió penetrar en las cámaras hasta entonces desconocidas, pero descubrió que eran exactamente iguales a la primera, encontrada por Davison, y que ellas estaban vacías, sin cualquier tipo de ornamento en las paredes. ¿Era sólo eso lo que tenía para exhibir al mundo después de tantos esfuerzos y gastos?

Sabemos, a partir de las crónicas en su diario, que durante el día Vyse mandó el sr. Hill a escribir en las cámaras los nombres del duque de Wellington y del almirante Nelson, héroes de las victorias sobre Napoleón. A la noche, desconfío, el sr. Hill volvió a los compartimentos para "bautizar" la Gran Pirámide con los cartuchos de su supuesto constructor.

Como Samuel Birch destacó, "los dos nombres reales ya fueron encontrados en tumbas de operarios empleados por los monarcas de esa dinastía". A buen seguro, los artesanos de los faraones conocían el nombre correcto de su rey. No era ese el caso de los arqueólogos del inicio del siglo pasado, pues alrededor de 1830 la egiptología aún estaba en su infancia y nadie sabía de hecho cual sería el dibujo jeroglífico correcto para el faraón que Herodoto había llamado "Kéops".

Con eso en mente, vamos ahora a lo que sospecho aconteció inmediatamente después de la entrada en las cámaras. El sr. Hill, al amparo de la noche, probablemente solo, entró en los compartimentos. Usando la tinta roja obligatoria, a la luz de velas, agachándose en el espacio limitado, se empeñó en copiar símbolos jeroglíficos venidos de otros lugares. Pintó en las paredes intactas las marcas que le parecieron ser las apropiadas. Y terminó escribiendo, tanto en la cámara de Wellington como en la de lady Arbuthnot, el nombre errado.

Con tantas inscripciones de nombres de la 4ª. Dinastía saltando diariamente de las tumbas en torno a las pirámides, ¿cual era el cartucho que el sr. Hill debería reproducir? Poco familiarizado con la escritura jeroglífica, él debe haber llevado consigo algún libro escrito por un especialista en el asunto, del cual copiaría los símbolos tan intrincados. La única obra de ese contenido mencionada a menudo en las crónicas de Vyse es Materia Hieroglyphica, de sir John Gardner Wilkinson. Como declaraba el autor en el frontispicio, la meta del libro era informar al lector sobre el "panteón y sucesión de los faraones desde los tiempos más primitivos hasta la conquista de Alexander". Publicada en 1828 (nueve años antes del asalto de Vyse a las pirámides) la obra era considerada básica para los ingleses interesados en egiptología.

Recordemos de que Samuel Birch afirmó en su informe que "un cartucho de la cámara de Wellington fue publicado por el Sr. Wilkinson en Materia Hieroglyphica". Por lo tanto, tenemos una clara indicación de la probable fuente del cartucho escrito por Hill en el primer compartimiento encontrado por Vyse.

Al consultar el libro de Wilkinson, sentí hasta una cierta pena de Vyse y Hill. Además de la completa desorganización en la presentación y en el texto, las ilustraciones que reproducen los cartuchos son pequeñas y apenas impresas. El autor parecía tener dudas no sólo en lo que decía respeto a la lectura de los nombres, sino también sobre la manera correcta de transcribir los jeroglíficos entallados en piedra. El problema más serio era la relación con la señal del Disco, que en los monumentos aparecía como un círculo sólido o una esfera vacía y en la escritura a mano era un círculo con un punto en medio. En el libro, él a la vez transcribe la señal encontrada en los cartuchos de los monumentos como un disco sólido y en otros como un círculo con el punto en medio.

Hill debe haber copiado el libro de Wilkinson, pero todos los cartuchos en él mostrados son de la variedad Khnum, los que contienen el símbolo del carnero. Eso explica el hecho de que, alrededor de 7 de mayo de 1837, sólo hubieran sido encontrados en los compartimentos los cartuchos de ese tipo. Sin embargo, el 27 de marzo, cuando se penetró en la última cámara, la de Campbell, surgió el cartucho vital y concluyente, deletreando Kh-u-f-u. ¿Cómo explicar ese acontecimiento? Una pista está escondida en un segmento bastante sospechoso de las crónicas de Vyse, donde él habla sobre las piedras de la capa de revestimiento de la Gran Pirámide, "que no muestran el menor vestigio de inscripciones u ornamentos, exactamente como todas las otras pertenecientes a la pirámide" (con excepción de las marcas de cantera supuestamente descubiertas por él). Pero, según Vyse, había otra excepción: "parte de un cartucho de Sufis, grabado en una piedra marrón de 10 por 20 centímetros. El fragmento fue desenterrado en 2 de junio, en el lado norte".

¿Cómo el coronel podría saber ese día (mucho antes del comunicado oficial del Museo Británico) de que aquello era"parte de un cartucho de Sufis"? El hecho es que él deseaba que sus lectores creyeran en eso porque una semana antes (el 27 de mayo) había sido encontrado el cartucho completo en la cámara de Campbell.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Pero ahora viene la parte aún más sospechosa. Vyse afirma que la piedra con parte del nombre de Sufis o Khufu fue encontrada el 2 de junio. Sin embargo, ¡su crónica tiene fecha del 9 de mayo! Obviamente él escribió con la intención de llevar a sus lectores a creer que el pedazo de cartucho encontrado fuera de la pirámide, corroboraba el descubrimiento del nombre completo encontrado en el interior de ella algunos días antes. Sin embargo, las fechas sugieren que lo que aconteció fue lo contrario: El 9 de mayo, dieciocho días antes del descubrimiento de las marcas en la cámara de Campbell, él ya sabía como debería ser escrito el cartucho vital. De alguna forma, alrededor del 9 de mayo, Vyse y Hill se dieron cuenta de que tenían escrito erróneamente el nombre de Kéops.

Ese descubrimiento tal vez explique las frecuentes idas y venidas al Cairo inmediatamente después del descubrimiento de la cámara de lady Arbuthnot, que Vyse relata en su diario. Parece muy extraño que él y Hill viajen cuando eran tan necesarios en las pirámides y las crónicas no explican el motivo de todo ese movimiento. Creo que la "bomba" que cayó sobre ellos fue un nuevo libro de Wilkinson, una obra en tres volúmenes, intitulada Manners and Customs of the Ancient Egyptians.

Publicado en Londres en 1837, el libro debe haber llegado al Cairo durante aquellos días tensos y dramáticos. Y en él, ahora nítido y bien impreso, estaban reproducidos, en un capítulo comentando esculturas anteriormente descubiertas, tanto el cartucho con el carnero que la pareja hubo copiado, como otro, que Wilkinson leía como "Shufu o Sufis".

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

1. Nombre de Shufu o Sufis.
1. a, b. Nombre de Shufu o Sufis.
2. Numba-khufu o Chembes.
3. Assekaf o Shepsekaf.
4. Shafra, Khafra o Quéfren.
5. 6. Nombre de o Menfis.
7. 8. (Menfis o) Ptah-el, la morada de Ptah.
De las tumbas próximas de las pirámides.

Esa nueva publicación del gran especialista debe haber sido un choque enorme para Vyse y Hill, porque él había cambiado de idea sobre el cartucho del carnero (Núm. 2 en la ilustración de su libro). Ahora se leía "Numba-Khufu o Chembes", en vez de"Sen-Sufis". Esos nombres, añadía el autor, habían sido encontrados en tumbas en las vecindades de la Gran Pirámide y era en el cartucho "1o" de la ilustración que "percibimos a Sufis o, escrito en jeroglíficos, Shufu o Khufu, nombres fácilmente convertidos en Sufis o Kéops". Entonces era así que tenía que ser el cartucho, deben haber pensado Vyse y Hill.

Pero, ¿de quién sería el cartucho con el carnero, que ellos habían colocado en las cámaras? Explicando las dificultades de interpretación, Wilkinson confesaba no ser capaz de decidir "si los dos primeros nombres aquí presentados son ambos de Sufis o si el segundo es el del fundador de la otra pirámide". ¿Y que podrían Vyse y Hill hacer delante de esa noticia perturbadora? El propio libro de Wilkinson les daba una salida, que ellos se apresuraron a aprovechar. Según el especialista, los dos nombres "ocurren de nuevo en el monte Sinaí".

De manera poco exacta (fallo común en sus obras) Wilkinson se refería a las inscripciones encontradas no en el monte Sinaí, sino en las minas de turquesa de la península. Esos jeroglíficos habían llegado al conocimiento del público a través del libro Voyage de L'Arabie Pétrée, de Léon de Laborde et Linat, publicado en 1832, con dibujos extraordinarios mostrando los monumentos y reproduciendo las inscripciones encontradas en el wadi Maghara, que llevaba a las áreas de minería. En ese lugar, los faraones mandaron tallar en las paredes rocosas del cañón recuerdos de sus acciones contra asiáticos saqueadores. Es en una de esas ilustraciones que están los dos cartuchos mencionados por Wilkinson.

Vyse y Hill no deben haber tenido dificultad en encontrar un ejemplar del libro de Laborde en el Cairo, pues la lengua más hablada allá era el francés. Y aquel dibujo en especial parecía responder a la duda de Wilkinson, porque indicaba que el faraón tenía dos nombres, uno con el símbolo del carnero y el otro que se deletreaba Ku-u-f-u. Por eso es que alrededor del 9 de mayo, el trío Vyse, Hill y Perring ya sabía que se hacía necesario otro cartucho y como él debería ser escrito.

En la visita de la cámara de Campbell el 27 de mayo, los tres vieron su oportunidad de reparar el error cometido antes. Fue así que el último y conclusivo cartucho apareció en la parte superior del compartimiento recién-descubierto. La fama estaba garantizada para Vyse. El sr. Hill, como veremos, no salió de la empresa con las manos vacías.

¿Cómo puedo mostrarme tan seguro de mis acusaciones un siglo y medio después de acontecido? La respuesta es fácil. Como la mayoría de los falsificadores, el sr. Hill cometió una serie de errores. Y, entre ellos, uno que ningún escriba de la Antigüedad habría cometido. Acontece que los dos libros en que la pareja Vyse-Hill se basó contenían errores de ortografía. Ambos, sin sospecharlo, los reprodujeron en las paredes de las cámaras.

El propio Samuel Birch, en su informe, destacó que el jeroglífico para Kh (la primera consonante del nombre Kh-u-f-u), representa pictóricamente un tamiz, "aparece en la obra del sr. Wilkinson sin distinción del símbolo del Disco Solar". Ahora que el jeroglífico Kh del nombre Khnem-kh-u-f tendría que estar escrito en todos los cartuchos de las cámaras inferiores (cuyas copias fueron enviadas al Museo Británico para análisis). Sin embargo, el símbolo del tamiz, que sería el correcto, no fue empleado en ninguno de ellos. En todos, el Kh estaba representado por el símbolo del Disco Solar. Por lo tanto, quien escribió esos nombres repitió el mismo error cometido por Wilkinson...

La ilustración que Vyse y Hill encontraron en el libro de Laborde sólo sirvió para aumentar sus equívocos. Ella reproducía la inscripción encontrada grabada en las rocas y tenía el cartucho de Khufu a la derecha y lo de Khnum-kh-u-f a la izquierda. En ambos casos, Laborde, que siempre confesó su ignorancia en jeroglíficos y no hizo ninguna tentativa de leer los símbolos, copió la señal Kh como una circunferencia vacía.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Pero, como fue verificado por las más afamadas autoridades (Lepsius en Denkmaler, Kurt Sethe en Urkunden des Alten Reich y A. H. Gardiner y T. Y. Peet en The Inscriptions of Sinai) en el original la consonante está escrita correctamente con el símbolo del tamiz . El francés tampoco fue totalmente exacto al copiar la figura: él la diseñó como siendo la inscripción de un único faraón con dos nombres lo que de hecho eran dos inscripciones vecinas, separadas por una hendidura y grabadas en escrituras diferentes, de dos faraones.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Vyse y Hill, con base en ese dibujo, decidieron colocar el cartucho crucial con el nombre de Khufu en la última cámara que fuera descubierta y lo escribieron, copiando a Laborde, con el símbolo del Disco Solar. Pero, al hacer eso, el escritor estaba empleando el símbolo jeroglífico y sonido fonético para RA, ¡el dios supremo de Egipto!

Inadvertidamente, la persona que pintó los cartuchos en las cámaras escribió Khnem-Rauf y no Khnem-Khuf, y Raufu en vez de Khufu, o sea, usó el nombre del gran dios de forma incorrecta y vanamente: una blasfemia en Egipto Antiguo. Un error así sería inconcebible para un escriba del tiempo de los faraones. Como se puede ver en todos los monumentos e inscripciones de la época, el símbolo para Ra y lo para Kh eran siempre correctamente empleados, tanto en inscripciones diferentes como en las hechas por un mismo escriba.

Reafirmo, por lo tanto, que la sustitución de Kh por Ra es un error que no podría haber sido hecho en la época de Khufu o cualquiera otro faraón. Sólo quien no conocía jeroglíficos, no conocía a Khufu y la fuerza de la adoración de Ra podría cometer tal herejía.

Añadido a todos los aspectos extraños e inexplicados del descubrimiento comunicado por Vyse, ese error final, en mi opinión, establece finalmente que el coronel y sus ayudantes, y no los constructores de la Gran Pirámide, escribieron las marcas y cartuchos encontrados en las cámaras. Pero, alguien podría preguntar: ¿no habría el riesgo de que los visitantes (como los cónsules británico y austriaco o lord y lady Arbuthnot) notaran que las inscripciones tenían un aspecto mucho más fresco que las verdaderas marcas de cantera?

Esa pregunta fue respondida por uno de los propios implicados, el sr. Perring, en su libro The Pyramids of Gizeh. Según él, la tinta usada para las inscripciones era "un compuesto de ocre rojo llamado moghrah, que continúa en uso". Entonces, no solamente la misma tinta roja de los originales estaba disponible, sino era (citando las palabras del autor) "tal el estado de conservación de las inscripciones que es difícil distinguir una marca hecha ayer de una hecha hace 3 mil años". Los falsificadores, por lo tanto, no tenían dudas sobre su tinta.

¿Serían Vyse y Hill (posiblemente con la connivencia de Perring) moralmente capaces de hacer una tal falsificación? Las circunstancias del inicio de la aventura de Vyse, el modo como trató a Caviglia, la cronología de los eventos, su determinación en conseguir un descubrimiento importante en ocasión en que tiempo y dinero estaban escaseando, denuncian un carácter capaz de tal hecho.

En cuanto al sr. Hill (a quién Vyse agradece profusamente en el prefacio de su libro), el hecho es que, siendo empleado de una metalúrgica de cobre cuando conoció al coronel, él acabó comprando el Lujoso Cairo Hotel poco antes de la partida definitiva de Vyse de Egipto. En lo que concierne al sr. Perring (un ingeniero civil que se volvió egiptólogo), los eventos subsecuentes hablan por sí. Pues, animados con el éxito de la falsificación ellos hicieron una más y tal vez otra...

Mientras trabajaba en la Gran Pirámide, Vyse, sin gran entusiasmo, continuó las excavaciones iniciadas por Caviglia en torno a las dos otras. Sin embargo, después del descubrimiento de las inscripciones, incentivado por la fama recién-adquirida, él resolvió aplazar su vuelta a Inglaterra y se envolvió en los esfuerzos concentrados para descubrir los secretos de la Segunda y Tercera Pirámides.

Con excepción de algunas marcas en tinta roja encontradas en piedras sueltas, que peritos del Cairo determinaron como siendo provenientes de las tumbas o de otras estructuras fuera de la pirámide, nada de importancia fue descubierto en la Segunda. Pero, dentro de la Tercera los esfuerzos de Vyse se mostraron productivos.

A finales de julio de 1837 (como ya mencioné anteriormente) sus trabajadores consiguieron penetrar en la "cámara sepulcral", encontrando allá un "sarcófago" con bellísimos tallados, pero vacío. Inscripciones en árabe en las paredes y "el piso de cámaras y pasillos gastados por el pasar constante de gran número de personas" dejaron claro que "la pirámide había sido muy frecuentada".

Aún en esa "pirámide frecuentada" y a pesar del ataúd de piedra vacío, Vyse consiguió encontrar pruebas de quien fuera su constructor, un hecho equivalente al realizado dentro de la Gran Pirámide.

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

En otra cámara rectangular, que Vyse llamó "el gran apartamento", fue encontrada una gran cantidad de basura, juntamente con los graffiti en árabe. El coronel concluyó que la cámara "era probablemente usada en ceremonias fúnebres, como las otras existentes en Abu Simbel, Tebas etc." Cuando se retiró la basura: "Encontramos quebrada la parte mayor de la tapa del sarcófago... cerca de ella, sobre un bloque de piedra, descubrimos fragmentos de una tapa de féretro de momia (inscrita en jeroglíficos, entre ellos el cartucho de Menkara) junto con partes de un esqueleto, consistiendo en vértebras y costillas, y huesos de piernas y pies envueltos en un tejido de lana grosero, de memoria amarillenta...Más pedazos de madera y tejido fueron retirados de la basura."

Así, concluyeron que, como el sarcófago no pudo ser removido, el féretro de madera conteniendo a la momia fue llevado al gran apartamento para ser examinado. Veamos entonces el escenario esbozado por Vyse: "Siglos antes los árabes entraron en la cámara, encontraron el sarcófago y abrieron la tapa. Dentro de él estaba la momia en su féretro de madera, el cuerpo del constructor de la Segunda Pirámide. Los invasores llevaron el féretro con la momia para el gran apartamento con la intención de examinarlo a la busca de tesoros, quebrándolo durante el transporte."

Ahora él había encontrado los restos de ese robo y, por suerte, justamente el pedazo de la tapa del féretro donde estaba grabado el cartucho donde se leía Men-ka-ra - nada más y nada menos que el propio Miquerinos de Herodoto. Con eso, ¡Vyse comprobaba la identidad de un constructor más de las pirámides de Gizeh!

Escalera Cielo Capitulo 13 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

El sarcófago se perdió en el mar por ocasión del naufragio del navío que lo transportaba para Inglaterra, pero el pedazo de féretro y los restos de momia llegaron intactos al Museo Británico y Samuel Birch pudo leer las propias inscripciones y no sólo copias de ellas, como en el caso de las cámaras de la Gran Pirámide. Él inmediatamente expresó sus dudas, diciendo que "el féretro de Miquerinos muestra una considerable diferencia de estilo cuando es comparado con monumentos de la 4ª. Dinastía".

Wilkinson, sin embargo, aceptó el fragmento como prueba auténtica de la identidad del constructor de la Tercera Pirámide, pero se quedó en duda sobre la momia, porque el tejido que la envolvía no le pareció ser de la antigüedad alegada.

En 1883 Gaston Maspero concluyó que "la tapa de madera del rey Menchere no es de la época de la 4ª. Dinastía". En 1892, Kurt Sethe resumió la opinión de la mayoría de los egiptólogos de su tiempo diciendo que la tapa "sólo podría haber sido hecha después de la 20ª. Dinastía". Como actualmente está científicamente probado, tanto el féretro como los huesos no son restos de un sepelio original. En las palabras de L Y. S. Edwards (The Pyramids of Egypt): "En la cámara del entierro original, el coronel Vyse descubrió algunos huesos humanos y la tapa de un ataúd de madera donde estaba escrito el nombre de Miquerinos. Esa tapa, que actualmente se encuentra en el Museo Británico, no puede haber sido hecha en la época de ese faraón, pues es de un modelo no usado antes del periodo saítico."

Las pruebas con radio-carbono mostraron que los huesos son del inicio de la era cristiana. Esa afirmación niega la autenticidad del hallazgo pero no va al centro de la cuestión. Si los restos no eran del entierro original, sólo podían ser de un sepelio intruso. Pero entonces, momia y féretro tendrían que ser del mismo periodo. Como no era este el caso, sólo existe una única explicación: alguien colocó dentro de la Tercera Pirámide una momia y un féretro desenterrados en lugares diferentes. Y la conclusión ineludible es que ese descubrimiento fue un fraude arqueológico deliberado.

¿La falta de combinación entre las dos piezas habría sido una coincidencia, siendo ellas restos de dos sepelios intrusos? Se debe dudar de esa hipótesis en vista de que en el pedazo de féretro estaba inscrito el nombre de Men-ka-ra. Ese cartucho fue encontrado en estatuas y templos en torno a la Gran Pirámide y es probable que el ataúd o parte de él haya venido de esa área. La atribución del féretro a periodos posteriores tiene origen no solamente en su modelo, sino también en la elección de palabras de la inscripción: se trata de una plegaria a Osiris quitada del Libro de los Muertos, por lo tanto, del tiempo del Nuevo Imperio y su presencia en un féretro de la 4ª. Dinastía pareció raro hasta para el ingenuo (aunque erudito) Samuel Birch (Ancient History from the Monuments).

En cuanto al ataúd en sí, él no necesitaría ser "una restauración" hecha en la 26ª. Dinastía, como sugirieron algunos especialistas, intentando explicar el cartucho, pues sabemos, a partir de la Lista de Reyes del túmulo de Séti I, encontrada en Abidos, que el octavo faraón de la 6ª. Dinastía (cuyos reyes eran enterrados en las inmediaciones de las pirámides de Gizeh) también se llamaba Men-ka-ra y su nombre, a pesar del cambio de la escritura con el pasar de los tiempos, era deletreado de modo similar.

Está claro entonces que alguien descubrió el pedazo de féretro en los alrededores de las pirámides y Vyse, a buen seguro, inmediatamente se dio cuenta de la importancia del hallazgo. Como cuentan sus crónicas, cerca de un mes del descubrimiento en la Tercera Pirámide, él hubo encontrado el nombre Men-ka-ra (Miquerinos) escrito en tinta roja en el techo de una de las tres pirámides pequeñas situadas al sur de la Tercera. Debe haber sido la suma de los dos hechos que le dio la idea de crear un importante hallazgo arqueológico dentro de la propia pirámide...

Vyse y Perring se quedaron con el crédito por el descubrimiento. ¿Cómo pueden haber perpetrado el fraude, con o sin la ayuda del despierto sr. Hill? Una vez más, las crónicas de Vyse insinúan la verdad: "No estando presente cuando las reliquias fueron encontradas, solicité al sr. Raven, cuando se encontraba en Inglaterra, que escribiera un relato sobre el descubrimiento". Ese "testigo independiente", que de alguna forma fue invitado a estar presente en el momento correcto, es un tal sr. H. Raven, que, dirigiéndose al coronel como "Sir" y suscribiendo su testimonio "su criado obedientísimo", atestiguó lo siguiente: "En la retirada de la basura del gran salón de entrada, después de que los hombres habían estado trabajando allí por varios días y que habían avanzado alguna distancia en la dirección del punto sudeste, fueron encontrados algunos huesos bajo la pila de basura; inmediatamente fueron descubiertos los huesos restantes y partes del ataúd. Nada más de ellos fue hallado en el salón. Por eso, mandé que toda la basura ya retirada fuera cuidadosamente reexaminado, y entonces fueron hallados varios pedazos del ataúd y del tejido que envolvía a la momia; pero en ningún otro lugar de la pirámide fueron encontrados otros restos, aunque todo haya sido minuciosamente examinado para hacer el ataúd lo más completo posible."

Ahora tenemos una idea mejor de lo que aconteció. Por varios días los hombres trabajaron retirando la basura del Gran Apartamento y apilándolo en algún lugar próximo. Aunque la basura haya sido examinada, no se encontró nada de diferente. Entonces, el último día, cuando sólo faltaba limpiar el punto sudeste del salón, fueron descubiertos los huesos y pedazos de ataúd. "Nada más de ellos fue encontrado" en el interior de la pirámide. Entonces alguien sugirió que la basura colocada del lado de afuera (una pila de 1 metro de altura) fuera "cuidadosamente reexaminada", lo que significa que ya había sido examinada antes, ¡y he ahí que surgen más huesos y principalmente el pedazo del ataúd con el cartucho!

¿Dónde estarían el resto del esqueleto y ataúd? "Aunque todo haya sido minuciosamente examinado para hacer el ataúd lo más completo posible", nada más fue encontrado en el interior de la pirámide. Por lo tanto, a no ser que creamos que huesos y pedazos de ataúd hayan sido llevados como souvenirs en el pasado, sólo podemos imaginar que la persona que colocó los restos en la pirámide llevó sólo los fragmentos necesarios para crear el descubrimiento. Una momia completa o un ataúd entero no estaban disponibles, o sería incómodo pasarlos de contrabando al gran salón.

Aclamado por ese segundo descubrimiento, el coronel Vyse, que inmediatamente sería promovido a general, y el sr. Perring, partieron para producir en la casa de campo arqueológica de la pirámide de Djoser, una piedra con el nombre de ese faraón escrito en tinta roja. No existen detalles suficientes en las crónicas de Vyse para determinar si allá también hubo una falsificación, pero es increíble que haya sido nuevamente el mismo equipo el que consiguió desenterrar pruebas de la identidad de otro constructor de pirámides. (Mientras la mayoría de los egiptólogos aceptó sin mayores investigaciones la afirmación de que el nombre de Khufu estaba escrito en la Gran Pirámide, las obras del célebre sir Alan Gardiner sugieren que él tenía dudas sobre el asunto. En su libro, Egypt of the Pharaohs, están reproducidos los cartuchos reales con una clara distinción entre los jeroglíficos para Ra y Kh. Hablando del nombre de Kéops, él escribió que "el cartucho es encontrado en varias canteras, en las tumbas de sus parientes y nobles de la corte, y en algunos escritos de fechas posteriores". Es muy significativa la ausencia de la inscripción encontrada en la Gran Pirámide en esa lista...

En sus obras, Sir Alan tampoco hace cualquier mención a los descubrimientos de Vyse y ni aún cita su nombre. Ante la destrucción de las pruebas de la construcción de las pirámides por faraones, ya no existen motivos para que desconfiemos de la autenticidad de la estela del Inventario, donde se afirma que las pirámides y la Esfinge ya estaban allá cuando Khufu aparece en escena reformando el templo de Isis y homenajeando a Osiris.

No resta nada para contradecir mi afirmación de que las tres pirámides de Gizeh fueron construidas por "dioses". En ellas no existe nada que indique que hayan sido concebidas por hombres para que fueran utilizadas por hombres. Mostraré ahora que esos monumentos formaban parte de la Reja de Orientación que servía para facilitar las operaciones de aterrizaje en el espacio-puerto de los Nefilim.

 

3. La mirada de la Esfinge.
Resumen tomado del libro: "La Escalera al Cielo".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Con el pasar del tiempo, las pirámides de Gizeh se hicieron parte de la Red de Orientación de Aterrizaje que tenía como punto focal los picos del monte Ararat y comprendía Jerusalén en la condición de Centro de Control de la Misión, sirviendo para guiar los vehículos espaciales en dirección al espacio-puerto situado en la península del Sinaí. Pero, inmediatamente después de su construcción, cuando la plataforma de Baalbek era usada como espacio-puerto provisional, las propias pirámides servían como marcos de orientación debido a su localización, alineación y formato. Todas ellas, como ya vimos, son pirámides en escalones, o sea, iguales a los zigurates de la Mesopotamia.

Sin embargo, cuando los "dioses que vinieron del cielo" hicieron pruebas con su modelo en escala (la Tercera Pirámide), deben haber constatado que la sombra proyectada por una pirámide en escalones en las rocas ondulantes y arenas siempre en mutación era poco nítida y borrosa para servir como un direccionador confiable.

Revistiendo el núcleo en escalones, obteniendo una pirámide de caras lisas y empleando en esa capa externa el calcáreo blanco, reflector de luz, ellos consiguieron un perfecto juego de luz y sombra, capaz de proporcionar una clara orientación.

En 1882, mientras contemplaba las pirámides de Gizeh desde la ventana de un tren en movimiento, Robert Ballard percibió que podía determinar su propia localización y rumbo a través de la aparente variación en la alineación entre ellas. Ampliando esa observación en su libro The Solution of the Pyramid Problem, Ballard mostró también que ellas están alineadas dentro de triángulos pitagóricos, cuyos lados mantienen siempre la proporción 3:4:5.

Otros estudiosos de pirámides demostraron que ellas pueden servir como un gigantesco reloj de sol, pues a través de la sombra que lanzan es posible determinar la hora diaria y anual.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Más importante aún es como las siluetas y sombras de las tres pirámides aparecen para un observador localizado en el cielo. Como muestra la siguiente foto aérea, ellas lanzan sombras en forma de flecha, sirviendo como inconfundibles puntos direccionales.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Cuando llegó el momento de que los Anunnaki instalaran el nuevo espacio-puerto, se hizo necesaria la determinación de un Pasillo de Aterrizaje mucho mayor que aquel que venía sirviendo a Baalbek. Para el pasillo del primer espacio-puerto terrestre (el localizado en la Mesopotamia), los Nefilim de la Biblia habían escogido como punto focal la montaña más notable del Oriente Medio, el monte Ararat. Por eso, no es de sorprender que resolvieran mantenerla como el punto focal del nuevo corredor.

De la misma forma que mientras más se estudia la construcción y alineación de las tres pirámides más se descubren "coincidencias" de triangulación y perfección geométrica, encontramos interminables "coincidencias" de triangulación y alineación a medida que vamos descubriendo la Red de Aterrizaje proyectado por los Anunnaki.

Una vez escogido el punto focal del nuevo pasillo, se pasó a la determinación de lugares para que sirvieran de punto de anclaje para las líneas noroeste y sudeste del perímetro, que convergían en el Ararat. ¿Cuál sería la portería de entrada en la península del Sinaí? El monte Santa Catarina queda en medio de una masa de granito donde hay muchos picos parecidos con él, aunque un poco más bajos.

Cuando la misión inglesa dirigida por los hermanos Palmer, encargada de hacer el levantamiento topográfico de la región, comenzó su trabajo, inmediatamente fue constatado que ese monte, a pesar de ser el de mayor altitud, no se destacaba lo suficiente para funcionar como marco geodésico. Para eso, se escogió entonces el monte Umm Shumar que tiene 2,608 metros, siendo por lo tanto casi de misma altura de Santa Catarina. De hecho, hasta el levantamiento oficial, muchos creían que él era el pico más alto de la península. El Umm Shumar se eleva solo en el macizo, distinguido e inconfundible.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Desde él se pueden avistar fácilmente los dos golfos y se tiene una visión libre en todas las direcciones. Fue debido a esas características que los ingleses lo escogieron sin vacilación para ser el punto focal de la medición y levantamiento topográfico de la península.

El monte Santa Catarina era adecuado para un Pasillo de Aterrizaje corto, con foco en Baalbek; pero, con el cambio del punto focal para el Ararat (mucho más distante), se hacía necesaria una portería de entrada más nítida e inconfundible. Creo que por los mismos motivos de los Palmer, los Anunnaki decidieron usar el Umm Shumar para anclar la línea sudeste del perímetro del nuevo Pasillo de Aterrizaje.

Existen muchos aspectos intrigantes en ese monte y en su localización. Para comenzar, su nombre, extraño o bastante significativo, quiere decir: "Madre de la Sumeria", un título usado en la ciudad de Ur para Ningal, la esposa de Sin... Al contrario de Santa Catarina, que queda en el centro del macizo de granito y así es alcanzado con dificultad, el Umm Shumar está localizado en el bordillo de la masa de rocas. Las playas arenosas en el lado del macizo que da para el golfo de Suez se hallan varias fuentes naturales de agua caliente. ¿Sería allí que Asherah pasaba sus inviernos, cuando "residía a la ribamar"? Esa parte de la costa está a sólo "un viaje en lomo de asno" del Umm Shumar, un trayecto vivamente descrito en los textos ugaríticos que relatan la visita de Asherah a la morada de EL, situada en una montaña.

Algunos kilómetros al sur de las fuentes termales se localiza el puerto más importante de ese litoral, la ciudad de El-Tor. ¿Es el nombre otra coincidencia? Significa "El toro" que, como ya vimos, también era un epíteto de EL. Los textos ugaríticos se refieren a él como "Toro El". El-Tor viene manteniéndose como principal puerto de la península desde los tiempos más primitivos, lo que nos hace imaginar si no sería la Ciudad de Tilmun (diferente de la Tierra de Tilmun) mencionada en los textos sumerios. Tal vez fuera el que Gilgamesh pretendía alcanzar viajando en navío con Enkidu. Su intención era dejar al amigo próximo a las minas, donde él iría a cumplir castigo por el resto de la vida, y enseguida dirigirse hasta el "Local de Aterrizaje donde se yerguen los Shem".

Los picos del macizo del granito que dan al golfo de Suez tienen nombres que nos hacen detenernos a pensar. Uno de ellos es el "monte de la Madre Bendecida"; otro, el más próximo a Umm Shumar, es el "monte Telman" (monte del sur). El nombre nos trae a la mente las palabras del profeta Habacuc:

El vendrá de Telman...
Cubriendo los cielos con su halo;
Su esplendor se esparce sobre la Tierra;
La Voz va delante de él;
Centellas emanan de la parte inferior.
Él hace una pausa para medir la Tierra”...

¿Estaría Habacuc refiriéndose al monte que aún es llamado Telman, el vecino del Umm Shumar situado al sur? Como no existe en la región ninguna montaña con un nombre parecido, la identificación parece más que plausible.

¿El monte Umm Shumar se ajusta a la Red de Orientación y red de local sagrados fundada por los Anunnaki? Mi teoría es que ese monte sustituyó a Santa Catarina cuando fue determinado el Corredor de Aterrizaje definitivo, con foco en los picos del Ararat. Siendo así, ¿dónde quedaba el punto de anclaje para la línea noroeste del perímetro?

Creo que no fue por casualidad que fundaron Heliópolis en el lugar que ella ocupaba. Ella queda en la línea Ararat-Baalbek- Gizeh y ¡está localizada de tal forma que la distancia de ella al Ararat es exactamente igual a la que separa el Ararat del monte Umm Shumar! Sugiero entonces que su posición fue determinada cuando se midió la distancia en línea recta que separa el Ararat y el Umm Shumar, dos marcos naturales, y enseguida marca un punto equidistante en la línea Ararat- Baalbek-Gizeh.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

A medida que se descubre el impresionante conjunto de montañas naturales y artificiales que fueron incorporadas a la red de orientación y comunicaciones de los Anunnaki, se conjetura si ellas servían de porterías solamente debido a su altura y formato. ¿No sería lógico pensar que todos también estaban equipados con algún tipo de instrumentos de direccionamiento?

Cuando se descubrieron pares de conductos angostos saliendo de las dos cámaras de la Gran Pirámide y abriéndose al exterior, se imaginó que ellos servían como conductos de alimentos para los empleados del faraón que presumiblemente habían sido emparedados junto al cuerpo de su amo. Como la cámara del Rey se llenó de aire fresco así que el equipo del coronel Vyse desobstruyó el conducto norte, esos pasajes pasaron a ser llamados "ductos de aire".

En 1964, esa designación fue crefutada por respetados arqueólogos en una publicación conceptuada, el Mitteilungen des Instituts für Orientforschung
der Deutschen Akademie der Wissenschaften zu Berlin, lo que es sorprendente, pues el establishment académico siempre evitó divergir de la teoría "las pirámide son tumbas".

Escribiendo en varios boletines de aquel año, Virginia Trimble y Alexander Badawy presentaron su conclusión de que los "ductos de aire" tenían funciones astronómicas, "pues están irrebatiblemente inclinados en la dirección de las estrellas circumpolares, con un margen de error de sólo 1 grado".

Aún certificados de que la dirección e inclinación de los ductos fueron premeditados, es interesante notar que así que el aire penetró en la cámara del Rey, la temperatura en su interior se mantuvo constante en 20 grados centígrados, fuera cual fuera el clima.

Esos descubrimientos parecen confirmar las conclusiones de Y. F. Jomard, miembro del equipo de científicos de Napoleón que pensaba que la cámara del Rey y su "sarcófago" no habían sido hechos para entierros, sino para guardar patrones de peso y medidas que, como se sabe, deben ser mantenidos en ambientes con temperatura y humedad estables. Claro que en 1824 Jomard hablaba en términos de unidades como el metro y el kilogramo, y no podía imaginar los delicados instrumentos de orientación que son usados en la actualidad. Nosotros, empero, estamos familiarizados con ellos.

Muchos estudiosos que ponderaron sobre el propósito de la intricada superestructura de la cámara del Rey, con sus cinco compartimentos herméticamente lacrados, creen que ella fue construida para aliviar la presión de la masa de bloques de piedra. Sin embargo, la cámara de la Reina, que está más abajo y soporta una presión mucho mayor, no posee esas tales "cavidades de alivio".

Cuando Vyse y sus hombres entraron en los compartimentos, se sorprendieron al oír con claridad cada palabra que era hablada en otras partes de la pirámide. Flinders Petrie (The Pyramids and the Temple of Gizeh) examinó minuciosamente la cámara del Rey y el "ataúd" de piedra y descubrió que ambos fueron construidos de acuerdo con las dimensiones de triángulos pitagóricos. Él también calculó que para cortar el ataúd de un solo bloque de piedra sería necesario el uso de una sierra con láminas de 2,75 metros de largo, con dientes de punta de diamantes. Y más, sólo un taladro con punta de diamante, aplicado con una presión de 2 toneladas, conseguiría excavar la piedra para formar el interior del ataúd. Petrie se confesó incapaz de explicar cómo eso podría haber acontecido en la Antigüedad. El arqueólogo mandó levantar el ataúd de piedra para verificar si él contenía algún tipo de apertura. No encontró nada.

Petrie constató también que, cuando se golpeaba en el ataúd, él emitía el sonido de una campana, que resonaba por toda la pirámide, característica que ya fuera relatada por investigadores del inicio del siglo XIX. Entonces viene la pregunta: ¿será que la cámara del Rey y su "féretro" fueron construidos para servir como emisores de sonidos o cámaras de eco?

En la actualidad, los equipamientos de orientación y aterrizaje de los aeropuertos emiten señales electrónicas que los instrumentos de una aeronave en aproximación traducen en un zumbido agradable cuando ella mantiene el curso correcto. Si la aeronave sale del curso, el zumbido se transforma en un bip alarmante. Con base en eso, podemos suponer con seguridad que así que fue posible, después de la destrucción causada por el Diluvio, nuevos equipamientos de orientación fueron traídos a la Tierra.

El dibujo egipcio que muestra los Divinos Portadores del Cordón indica que había Piedras del Esplendor instaladas en los dos puntos de anclaje del Pasillo de Aterrizaje. Mi teoría es que las cámaras en el interior de las pirámides servían para abrigar esos instrumentos de orientación y comunicación.

¿Y Shad El (la "montaña de El") sería igualmente equipada? Los textos ugaríticos invariablemente emplean la frase "penetrar en Shad El" al describirla venida de otros dioses a la presencia de El, que se encontraba "dentro de sus siete cámaras". Eso indica que esas cámaras quedaban en el interior de la montaña, tal como acontecía en la Gran Pirámide, una montaña artificial.

Los historiadores de los primeros siglos de la era cristiana contaron que el pueblo que habitaba el Sinai y áreas adyacentes, como la Palestina y el norte de Arabia, adoraba el dios Dushara (Señor de las Montañas) y a su esposa, Allat, "la Madre de los Dioses". Se trata, claro, de El y Elat, el femenino de El, o sea, su mujer, Asherah. Por suerte, el objeto sagrado de Dushara, su reliquia adorada por los fieles, fue retratado en una moneda mandada acuñar por el gobernador romano de aquellas provincias. Curiosamente, él se parece bastante a la enigmática cámara del Rey de la Gran Pirámide: una escalera inclinada (un Pasillo Ascendente), conduciendo hacia una cámara entre enormes bloques de piedra. Sobre ella, una pila de piedras que nos hace acordarnos de los "compartimentos de alivio".

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Una vez que los pasajes ascendentes de la Gran Pirámide (algo que sólo existe en ella) estaban perfectamente bloqueadas cuando los hombres de Al-Mamun las descubrieron, la pregunta es: ¿quién en la Antigüedad conocía y copió, como vemos en la moneda, la construcción del interior de la pirámide? La respuesta sólo puede ser: los arquitectos y constructores de la Gran Pirámide. Sólo ellos serían capaces de reproducir esas estructuras, tanto en Baalbek como en el interior de la montaña de El.

Y fue así que, a pesar de que el monte del Éxodo quedara situado en la mitad norte de la península del Sinaí, los habitantes de la región sur transmitieron de generación a generación el recuerdo de montes sagrados en el macizo de granito. Ellos eran las montañas que, simplemente a causa de su altura y localización, más los instrumentos dentro de ellas, servían de porterías de orientación para los "Caballeros de las Nubes".

Cuando fue instalado el primer espacio-puerto terrestre, que quedaba en la Mesopotamia, la trayectoria de vuelo era una línea céntrica que dividía exactamente por la mitad el corredor de aterrizaje en forma de flecha. Las porterías de entrada, con sus faros de aproximación, parpadeaban sus luces y emitían señales acompañando las dos líneas de perímetro de la flecha. El centro de control de las operaciones quedaba situado sobre la línea de la trayectoria de vuelo y era allá que estaban todos los equipamientos que generaban señales de orientación y comunicación, y donde se almacenaban todas las informaciones sobre órbitas planetarias y vuelos espaciales.

Cuando los Anunnaki aterrizaron en nuestro planeta y decidieron construir en la Mesopotamia su espacio-puerto e instalaciones auxiliares, el Centro de Control de la Misión era Nippur (El Local de la Travesía). El recinto "sagrado", o prohibido, de Nippur estaba bajo el absoluto control de Enlil y se llamaba KI.UR (Ciudad de la Tierra). En la parte céntrica de ese recinto, en lo alto de una plataforma elevada, artificial, quedaba el DUR.AN.KI "El Vínculo entre el Cielo y la Tierra". Como cuentan los textos sumerios, él era "un alto pilar alcanzando el firmamento, vuelto hacia el cielo". Asentado sobre "una plataforma que no puede tumbar", el pilar era usado por Enlil para "pronunciar la palabra" en la dirección del cielo.

Podemos entender que todos esos términos eran tentativas sumerias de describir antenas e instrumentos de comunicación sofisticados cuando miramos hacia el nombre de Enlil "deletreado" en escritura pictográfica: un sistema de grandes antenas, radares y una estructura de comunicaciones. Dentro de esa "altísima casa" de Enlil estaba escondida una cámara misteriosa llamada DIR.GA, término que significa, en traducción literal, "cámara oscura en forma de corona". El nombre descriptivo inmediatamente nos trae al recuerdo la cámara del Rey, también oculta y misteriosa. En la DIR.GA, Enlil y sus asistentes guardaban las "Tablas del Destino", donde estaban escritas las informaciones sobre vuelos espaciales y orbitales. Cuando un dios que podía volar como un pájaro robó esa tabla:

Suspensas se quedaron las Divinas Fórmulas.
La inmovilidad se esparció.
El silencio prevaleció...
El brillo del santuario fue robado.

En la DIR.GA eran guardadas también las cartas celestes y el dios y sus ayudantes "ejecutaban con perfección" el ME, término que tiene conexiones con la informática y la astronáutica. Esa cámara escondida era:

Tan misteriosa cuanto los éteres lejanos
Como el cenit celestial.
Entre sus emblemas...
Los emblemas de las estrellas;
El ME él ejecuta con perfección.
Sus palabras son murmullos...
Sus palabras son vehículos graciosos.

Un Centro de Control de la Misión, similar al que quedaba en la línea de trayectoria de vuelo en la Mesopotamia antediluviana, necesitaba ser instalado para servir al nuevo espacio-puerto en la península del Sinaí. ¿Dónde? Mi respuesta es: en Jerusalén.

Igualmente sagrada para judíos, musulmanes y cristianos, Jerusalén, cuya atmósfera parece cargada de algún misterio inexplicable, ya era una ciudad santa antes de que el rey David estableciera en ella su capital y de que Salomón construyera la Morada del Señor. Cuando Abraham llegó a sus puertas, Jerusalén era un centro de culto bien establecido de "EL, el Supremo, el justo del Cielo y de la Tierra". El nombre más antiguo de la ciudad es Ur-Shalem, la "Ciudad de Shalem" o, traduciendo el nombre propio, la "Ciudad del Ciclo Completado", que sugiere una asociación con El Dios de las órbitas o con asuntos orbitales.

En cuanto a quién podría haber sido Shalem, los estudiosos proponen varias teorías. Unos, como Benjamim Mazer, en el artículo "Jerusalén before the David Kingship", dicen que se trata de Shamash, el nieto de Enlil. Otros prefieren identificarlo con Ninib, el hijo de Enlil. Pero, en todas las teorías no existe impugnación de la conexión de las raíces de Jerusalén con el panteón mesopotámico.

La ciudad de Jerusalén, desde sus inicios, comprende tres picos de montaña. De norte a sur ellos son: monte Zofim, monte Moriá y monte Sião. Los nombres denuncian sus antiguas funciones. El más al norte es el "Monte de los Observadores" (actualmente llamado monte Scopus); el céntrico "Monte del Direccionamiento"; el más al sur "Monte de la Señal". Ellos mantienen esas denominaciones a pesar del paso de los milenios.

Los valles de Jerusalén también tienen nombres y epítetos intrigantes. Uno de ellos es llamado por Isaías Hizaion, "El valle de la Visión". El de Kidron era conocido como "El valle del Fuego". En el Hinnom (el Geena del Nuevo Testamento), según leyendas milenarias, había una entrada para el mundo
subterráneo, marcada por una columna de humo que se erguía entre dos palmeras. Ya el valle Repha'im tenía ese nombre porque en él residían los Divinos Tutores que, como cuentan las leyendas ugaríticas, trabajaban bajo las órdenes de la diosa Shepesh.En las traducciones del arameo del Viejo Testamento, esos tutores son llamados de "Héroes"; la primera traducción griega llamó al lugar habitado por ellos "valle de los Titãs".


De los tres montes de Jerusalén, el Moriá fue siempre el más sagrado. El Libro del Génesis afirma explícitamente que Dios mandó a Abraham ir hacia allá en compañía de su hijo Isaac en la ocasión en que quiso probar la fidelidad del patriarca. Las leyendas hebraicas cuentan que Abraham reconoció el monte Moriá la distancia porque vio sobre él "un pilar de fuego yendo de la tierra hasta el cielo y una nube pesada donde se veía la Gloria de Dios". Ese lenguaje es casi idéntico al usado en la descripción bíblica sobre el descenso de Dios en el monte Sinaí.

La gran plataforma en lo alto del monte Moriá, que en su constitución básica nos hace recordar a Baalbek, aunque sea muy menor, hace mucho es llamada "El monte del Templo", pues era el lugar donde quedaba el templo de Jerusalén de laépoca de Salomón.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Actualmente está ocupado por varios santuarios musulmanes, de los cuales el más famoso es el Domo de la Roca. Esa cúpula fue traída de Baalbek por el califa Abd-al-Malik el siglo VII y en Líbano ella adornaba una iglesia bizantina. El califa la mandó a instalar como cobertura de un edificio octagonal que él hubo erigido para abrigar la Roca Sagrada, una enorme piedra a la cual, desde tiempos inmemoriales, eran atribuidas cualidades mágicas y divinas.

Los musulmanes creen que fue de la Roca Sagrada que Mahoma partió para visitar el Cielo. Según el Corán, el ángel Gabriel transportó al profeta de la Meca a Jerusalén, con una rápida parada en el monte Sinaí. Para subir al Cielo en compañía del ángel, Mahoma usó una "escalera de luz". Después de pasar por los Siete Cielos, él finalmente se vio en la presencia de Dios. Recibió las instrucciones divinas y, enseguida, volvió a la Tierra por el mismo rayo de luz, posado de nuevo en la roca. De allí retornó a la Meca, con otra parada rápida en el monte Sinaí, montado en el “caballo alado del ángel”.

Los viajantes de la Edad Media pensaban que la Roca Sagrada era un enorme bloque de piedra artificialmente cortado, en forma de cubo, cuyos cantos apuntaban para los cuatro puntos cardinales. Sin embargo, como sólo la parte superior de la roca es visible, la idea de que ella tiene la forma cúbica debe haberse originado de la tradición musulmana que afirma que la Gran Piedra Sagrada de la Meca, la Kaaba, es una réplica (hecha por orden divina) de la Roca Sagrada de Jerusalén.

A partir de la parte visible, queda evidente que la Roca Sagrada fue cortada de diferentes maneras en la cara superior y lados, perforados para formar dos embudos tubulares y excavada para crear un túnel subterráneo y cámaras secretas. Nadie sabe el propósito de esas obras, quién las proyectó y ejecutó. Sin embargo, sabemos que Salomón construyó el Primer Templo en el monte Moriá siguiendo instrucciones precisas dadas por el Señor. El Santo de los Santos fue erigido sobre la Roca Sagrada. La cámara más interior de ese santuario, toda revestida de oro, era ocupada por dos querubines, esculpidos en oro, con las alas tocando las paredes y unas a las otras. Entre ellos quedaba el Arca de la Alianza, del interior de la cual Dios habló a Moisés en el desierto. Aunque estuviera completamente aislado del exterior, el Santo de los Santos es llamado en el Antiguo Testamento Dvir, cuya traducción literal es "El Hablador".

La sugerencia de que Jerusalén era un centro de comunicaciones "divino", un lugar donde había una Piedra del Esplendor oculta, por la cual la Voz de Dios era irradiada para las áreas más remotas, no es tan absurda como puede parecer. De hecho, en la Biblia eso es loado en prenda de la supremacía de Yahveh y de la propia Jerusalén. "Responderé al Cielo y ellos responderán a la Tierra", garantizó el Señor al profeta Oséias. Amós profetizó que "desde Sião, Yahveh rugirá, de Jerusalén su voz emanará". Y el salmista afirmó que cuando Dios hablara desde Sião, sus pronunciamientos serían oídos en todos los confines de la Tierra y en el Cielo también:

A los dioses Yahveh hablará
Y a la Tierra Él clamará del Oriente al Occidente...
A los cielos él clamará y a la Tierra también.

Baal, el señor del complejo de Baalbek, se vanagloriaba de que su voz podía ser oída en Cades, la ciudad portal del recinto de los dioses en el centro de la península del Sinaí. El Salmo 29, dando la lista de algunos lugares de la Tierra que podían ser alcanzados por la voz del Señor de Sião, incluyó en ella tanto Cades como Líbano, donde queda Baalbek.

La voz de Yahveh cubre las aguas...
La voz de Yahveh despedaza los cedros...
La voz de Yahveh resuena en el desierto.
Yahveh sacude el desierto de Cades.

Las capacidades adquiridas por Baal cuando instaló las Piedras del Esplendor en Baalbek están descritas en los textos ugaríticos como la posibilidad de colocar "un labio en la Tierra, un labio en el Cielo". El símbolo para esos aparatos de comunicación, como vimos, eran las dos palomas. Tanto la terminología como el simbolismo están incorporados en los versos del Salmo 68, que describen la llegada del Señor, que se aproxima volando:

El Señor de la Palabra dará una orden,
Al oráculo de un ejército numeroso.
Los reyes de ejércitos corren y huyen;
Morada y hogar tú dividirás como despojos
Aunque estén entre los dos Labios
Y la Paloma de alas cubiertas de plata,
Cuyas plumas son de oro verdoso...
El coche de Dios es poderoso,
Tiene miles y miles de años;
Dentro de él, el Señor vino del sagrado Sinaí.

La Piedra del Esplendor de Jerusalén (la "Piedra del Testamento" o "Piedra de la Investigación" de los profetas) estaba escondida en una cámara subterránea. Sabemos de eso por medio de una Lamentación sobre la desolación de Jerusalén después que la ira del Señor cayó sobre su pueblo:

El palacio fue abandonado por los habitantes;
Olvidado está lo cumbre del monte Sião (y)
El "sondador que testifica”
La Caverna del Eterno Testimonio
Es lugar de broma de asnos salvajes,
Pasto para rebaños.

Después de la restauración del templo de Jerusalén, prometieron los profetas, "la palabra de Yahveh de Jerusalén emanará". La ciudad volvería a ser un centro mundial, buscado por todas las naciones.

Transmitiendo la promesa del Señor, Isaías garantizó al pueblo que no sólo la "Piedra del Testimonio", sino también las "funciones de mediación" le serían devueltas.

Vean,
Asentaré bien firme una piedra en Sião,
Una piedra del Testimonio,
Una rara y altísima Piedra Angular,
Con cimientos profundamente fundamentados.
Aquel que tiene fe no se quedará sin respuesta.
La justicia será mi Cordón;
La integridad mi Medida.

Para poder servir como Centro de Control de la Misión, Jerusalén (tal como Nippur) tenía que quedar localizada en la línea que dividía el Pasillo de Aterrizaje por la mitad. Sus tradiciones confirman esa posición de peso y sugieren que era la Roca Sagrada que marcaba el centro geodésico de la ciudad.

Según las tradiciones judaicas, Jerusalén era el "ombligo de la Tierra". El profeta Ezequiel se refería al pueblo de Israel como"habitantes del ombligo de la Tierra". El Libro de los Jueces relata un incidente donde el pueblo descendía de las montañas venido del "ombligo de la Tierra". Ese término, como vimos anteriormente, señala a Jerusalén como siendo un punto focal, un centro de comunicaciones, del cual salían" cordones" (una línea continua de señales) en la dirección de otros puntos de la Red de Orientación. Por eso, no es mera coincidencia la designación para la roca en antiguo hebraico de ser Eben Sheti'yah, que los sabios judíos siempre afirmaron que puede ser traducida como"piedra de la cual el mundo es tejido". La palabra sheti es de hecho un término del arte del telar, que designa los cordones comprimidos y horizontales que son colocados en el telar para que, junto con los verticales, más cortos, formen la trama básica.

Por lo tanto, el nombre era bien adecuado para una piedra que marcaba el punto exacto de donde salían los Cordones Divinos que cubrían la Tierra como una tela. Pero, por más sugestivos que sean todos esos términos y leyendas, la pregunta decisiva es: ¿Jerusalén de hecho quedaba en la línea que dividía igualmente el Pasillo de Aterrizaje, el ángulo formado por el monte Ararat, las pirámides de Gizeh y el monte Umm Shumar? La respuesta incontestable es: ¡sí, Jerusalén queda exactamente en esa línea!

Tal como vimos antes, en el caso de las pirámides, a medida que vamos estudiando la posición de Jerusalén, más alineaciones y triangulaciones impresionantes van surgiendo. Jerusalén, descubrimos, queda en el lugar exacto donde la línea Baalbek-Santa Catarina corta la línea de trayectoria de vuelo con foco en el Ararat. La distancia entre Heliópolis y Jerusalén es exactamente igual a la que separa Umm Shumar de Jerusalén. ¡Las líneas que unen a Jerusalén a la Heliópolis y Jerusalén al Umm Shumar forman un ángulo preciso de 45 grados!

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Esos vínculos entre Jerusalén, Baalbek (la Cresta de Zafon) y Gizeh (Menfis) eran conocidos y loados en tiempos bíblicos:

Grande es Yahveh y grandemente loada
Es la ciudad del Señor.
Su monte sagrado
En Menfis es embellecido.
La alegría de toda la Tierra,
De Monte Sião, de la Cresta de Zafon.

Jerusalén, según el Libro de los Jubileos, era uno de los cuatro "Lugares del Señor" en la Tierra, siendo los otros el "Jardín de la Eternidad", en la Montaña de los Cedros (Líbano), la "montaña del este", el monte Ararat, y el monte Sinaí. Tres de ellos quedaban en las "tierras de Sin" (o Shem), hijo de Noé del cual descendían los patriarcas de la Biblia. Y esos lugares estaban interligados:

El Jardín de la Eternidad, el más sagrado,
Es la montaña del Señor;
Y el monte Sinaí, en el centro del desierto;
Y el monte Sião, en medio del ombligo de la Tierra.
Los tres fueron creados como lugares sagrados.
Mirando unos hacia los otros.

El espacio-puerto tenía que quedar en algún lugar de la "línea de Jerusalén", la central de vuelo anclada en el monte Ararat. Y, junto de él, necesitaba estar instalado el faro de localización final. Él quedaba en el monte Sinaí, en el centro del desierto. Es aquí que la línea imaginaria que actualmente llamamos paralelo 30 norte entra en escena.

Sabemos, por los textos astronómicos sumerios, que el firmamento de la Tierra fue dividido en tres sectores o "vías": una franja norte (la vía de Enlil), una franja sur (la vía de Ea) y la franja céntrica (la vía de Anu). Nada más lógico suponer que en la Tierra también existían líneas imaginarias separando los territorios de los hermanos rivales, cuya tradición se mantuvo después del Diluvio, cuando la Tierra, ya extensamente colonizada fue dividida en cuatro regiones. Y todo indica que esas líneas eran los paralelos 30 norte y sur.

Las ciudades sagradas de las cuatro regiones citadas por los textos sumerios quedaban en el paralelo 30. ¿Esa localización es mera coincidencia o resultado de un acuerdo entre Ea y Enlil o sus descendientes, en constante disputa?

Los textos sumerios cuentan que, "cuando la monarquía descendió del Cielo", después del Diluvio, "ella estaba en Eridu". Ora, Eridu quedaba en el paralelo 30 norte, el más próximo a él permitido por el área pantanosa del alto del golfo Pérsico. Y a pesar de que el centro administrativo-secular de la Sumeria había cambiado de ciudad de tiempo en tiempo, Eridu continuó siendo siempre una ciudad sagrada.

La capital secular de la segunda región (el área del Nilo) varió de lugar, pero Heliópolis siempre se mantuvo como una ciudad sagrada. Los Textos de las Pirámides reconocen sus vínculos con otros lugares santos y llaman a los antiguos dioses "Señores de los Santuarios Dobles". Esos santuarios tenían los nombres intrigantes y posiblemente pre-egipcios de Per-Neter (Lugar de la Llegada de los Guardianes) y Per-Ur (Lugar de Llegada de los Antiguos) y sus descripciones jeroglíficas transmiten una impresión de gran antigüedad.

Esos santuarios dobles desempeñaban un papel de gran importancia en la sucesión de los faraones. Durante esos rituales, liderados por el sacerdote Shem, la coronación del nuevo rey y su admisión al "Lugar de los Guardianes", en Heliópolis, coincidían con la partida del espíritu del rey fallecido por la Puerta Falsa, situada en el lado este, en dirección al "Lugar de Llegada de los Antiguos".

Heliópolis también quedaba situada en el paralelo 30, el más próximo a él permitido por el área pantanosa del delta del Nilo. La Tercera Región, la que comprende la civilización del valle de Indo, tenía su capital secular situada en el litoral del océano índico. Sin embargo, la ciudad sagrada, Harapa, quedaba a centenares de kilómetros al norte, bien sobre el paralelo 30.

La obligatoriedad del paralelo 30 parece haber continuado a lo largo de los milenios. Alrededor de 600 a.C., los reyes persas resolvieron construir una ciudad "sagrada a todas las naciones" y escogieron para su localización un área remota y deshabitada. Allá, en medio de la nada, fue construida una inmensa plataforma horizontal, sobre la cual fueron erigidos palacios, magníficas escaleras, santuarios y estructuras auxiliares, todo en honra del Disco Alado.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Los griegos llamaban a ese lugar Persépolis (Ciudad de los Persas). Las ruinas de esa ciudad sagrada aún hoy causan gran admiración. Sin embargo, nadie vivía allá. El rey y su séquito sólo iban a ese lugar especial para conmemorar la entrada del año nuevo, el día del equinoccio de primavera. Y esa ciudad sagrada quedaba situada en el paralelo 30.

Nadie sabe cuando fue fundada Lhasa, la ciudad sagrada del budismo, situada en el Tíbet. Sin embargo, es un hecho incontestable que ella, como Eridu, Heliópolis, Harapa y Persépolis, se localizaba en el paralelo 30.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Lo destacado del paralelo 30 se remonta a los orígenes de la Red Sagrada, cuando los Divinos Medidores, o topógrafos Anunnaki, determinaron la localización de las pirámides de Gizeh, en él situadas. ¿Tendrían los dioses en cuenta la "santidad", o neutralidad, de esa línea cuando escogieron el local para su instalación más vital (el espacio-puerto), que quedaba en la Cuarta Región, la península del Sinaí?

Ahora debemos buscar la pista final en la parte restante del enigma de Gizeh: la Gran Esfinge. Ella tiene el cuerpo de un león sentado y la cabeza de un hombre usando el tocado real. ¿Quién la construyó? ¿Cuándo? ¿Con qué propósito? ¿A quién ella retrata? Y ¿por qué está en aquel lugar, sola y única en el mundo?

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Las preguntas siempre fueron muchas y las respuestas, pocas. Una cosa, sin embargo, es correcta: la Esfinge mira hacia el este y la línea de su mirada sigue el paralelo 30. En la Antigüedad, esa precisa alineación con El Divino Paralelo fue enfatizado por la construcción de una serie de estructuras que, saliendo de la Esfinge, se extendían en la dirección del Oriente, asentadas en un eje este-oeste.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Cuando Napoleón y sus hombres llegaron a la Esfinge en el inicio del siglo XVIII, ella estaba prácticamente cubierta de arena y sólo se veía la cabeza y parte de los hombros. Los artistas la retrataron en ese estado y por muchas décadas el público sólo la conoció así. Fueron necesarias repetidas y sistemáticas excavaciones para que el monumento se revelase en toda su grandiosidad (73 metros de largo, 20 metros de altura) y forma completa, confirmando lo que los historiadores griegos describieron: una escultura colosal, hecha de un único bloque de piedra natural.

Fue nuestro conocido capitán Caviglia, que más tarde sería expulsado de Gizeh por el coronel Vyse, que, en 1816-1818, dirigió las obras que revelaron no solamente el resto del cuerpo de la Esfinge, sino también los templos, santuarios, altares y estelas erigidos delante de ella.

Al limpiar el área delante del monumento, Caviglia descubrió una plataforma con una anchura prácticamente igual a la de la Esfinge, pero que parecía tener su lado mayor apuntando hacia el este. Excavando 30 metros en esa dirección, él llegó a una espectacular escalera de treinta escalones terminando en un nivel sobre el cual había ruinas que recordaban un púlpito. Con el proseguimiento de la obra, fue descubierta a finales del nivel, a unos 12 metros de la primera escalera, otra, con trece escalones, elevando así el nivel de la estructura completa a la misma altura de la cabeza de la Esfinge. En la parte más alta de ese conjunto, había una estructura cuya función era soportar dos columnas, situadas en tal posición que la mirada de la Esfinge pasaba exactamente entre ellas.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Los arqueólogos creen que esas ruinas son de la época romana. Sin embargo, como es bien sabido y vimos en el caso de Baalbek, griegos y romanos tenían el hábito de embellecer monumentos de otras eras y construir templos en lugares considerados sagrados por las poblaciones de las regiones que dominaban. Actualmente está establecido que conquistadores griegos y emperadores romanos dieron continuidad a las tradiciones de los faraones de visitar la Esfinge para prestarle homenaje, dejando atrás de sí inscripciones apropiadas. Esas inscripciones confirman la creencia, que continuó hasta la época del dominio árabe, de que la Esfinge era obra de los propios dioses, siendo considerada el presagio de una futura era de paz mesiánica.

Como la Esfinge queda situada cerca del camino elevado que conduce a la Segunda Pirámide, los estudiosos inmediatamente pensaron que ella fué construida por Chefra y, por lo tanto, debía retratarlo. Esa teoría no tiene la menor base factual, pero continúa presente en los libros sobre el asunto. Sin embargo, ya en 1904, Y. A. Wallis Budge, en la época guardián de las antigüedades egipcias y asirias del Museo Británico, concluyó inequívocamente (The Gods of the Egyptians) que "ese maravilloso objeto ya existía en el tiempo de Kha-f-ra o Quéfren; es posible que sea muy anterior a su reinado y date del final del periodo arcaico".

Como atestigua la Estela del Inventario, la Esfinge ya estaba en Gizeh en la época de Khufu, antecesor de Chefra. En la inscripción, Khufu dice que mandó remover la arena que invadía la Esfinge, una afirmación que se repite en las inscripciones de otros faraones. Así, que es justo dedujéramos que ella ya era un monumento muy antiguo en la época de ese rey. Entonces, ¿quién fue el faraón, muy anterior a él, que la esculpió, dándole al rostro
su propia imagen?

La respuesta es que el rostro no es el de un faraón cualquiera, sino el de un dios. Y más, todo indica que fueron dioses, y no mortales, que esculpieron la Esfinge. De hecho, sólo ignorando lo que dicen las antiguas inscripciones es que alguien podría imaginar un origen diferente. Una inscripción romana, llamando a la Esfinge "Guía Sagrado", dice: "Tu forma magnífica es obra de los dioses inmortales". Un tramo de un poema griego afirma:

Tu forma magnífica,
Aquí los dioses inmortales amoldaron...
Junto a las pirámides lo colocaron...
Un monarca celestial que sus enemigos desafían...
Guía Sagrado de la Tierra de Egipto.

En la Estela del Inventario, Khufu llamó a la Esfinge "Guardián del Éter, que guía los vientos con su mirada" y deja bien claro que ella era la imagen de un dios:

Esta figura del dios
Durará hasta la eternidad;
Tiendo siempre su rostro vuelto hacja el este.

Khufu habla también de un viejo sicomoro que crecía al lado de la Esfinge y fue dañado "cuando el Señor del Cielo descendió en el Lugar de Hor-en-Akhet" (el dios-halcón del horizonte). Ese, en realidad, era el nombre más frecuente de la Esfinge en las inscripciones de los faraones, siendo sus epítetos, entre otros, ruti (el león) y hul (el eterno).

Los escavadores del inicio del siglo XIX que trabajaron en el área de la Esfinge, conforme atestiguan los documentos de la época, estaban instigados por las leyendas árabes que afirmaban que existían dentro del monumento o debajo de él cámaras secretas llenas de tesoros u objetos mágicos.

Cuando el coronel Vyse llegó a Gizeh, Caviglia trabajaba activamente en el interior de la Gran Pirámide a la busca de "cámaras ocultas". Parece que él se volvió para esa empresa después de fracasar en descubrir algo parecido en la Esfinge. Perring también intentó encontrar alguna cámara oculta, haciendo un agujero profundo en la espalda de la Esfinge.

Aún investigadores más responsables, como Auguste Mariette en 1853, compartían la opinión generalizada de que existía un compartimiento secreto en el interior del monumento o bajo él, motivada por los libros del historiador romano Plinio, que escribió que la Esfinge contenía la tumba de un gobernante llamado "Harmaquis" y por el hecho de todos los antiguos dibujos que la muestran asentada sobre una gran estructura de piedra. Era justo pensar que las mismas arenas que habían cubierto prácticamente toda la Esfinge, acumulándose a lo largo de milenios, escondían también su parte inferior.

Las inscripciones más antiguas parecen sugerir que existían dos cámaras secretas, tal vez accesibles por una entrada escondida bajo las patas de la escultura. Además de eso, un himno de la época de la 18ª. Dinastía revela que las dos "cavernas" permitían que ella funcionara como un centro de comunicaciones.

Según este cántico, el dios Amen, asumiendo las funciones del celestial Hor-Akhti, obtiene "percepción en el corazón, comando en los labios... cuando entra en las dos cavernas que están bajo sus pies". Entonces:

Un mensaje es enviado del cielo;
Ella es oída en Heliópolis,
Y repetida en Menfis por el Bello de Rostro.
Ella forma parte de un despacho en la caligrafía de Thot,
Que trata de la ciudad de Amen (Tebas)...
El asunto es respondido en Amen,
Una declaración es emitida... un mensaje enviado.
Los dioses están actuando de acuerdo con las órdenes.

En el tiempo de los faraones, se creía que la Esfinge, a pesar de ser esculpida en piedra, era capaz de oír y hablar. En una larga inscripción grabada en una estela erigida entre las patas del monumento por Tutmés IV y dedicada al Disco Alado, el rey cuenta que la Esfinge habló con él y le prometió un largo y próspero reinado si mandaba a retirar la arena que le cubría las patas. Un día, continúa el faraón, él estaba cazando fuera de Menfis y se encontró en el "sagrado camino de los dioses" que iba de Heliópolis a Gizeh. Cansado, se acostó para reposar a la sombra de la Esfinge. Aquel lugar, como revela la inscripción, era llamado el "Lugar Espléndido del Inicio de los Tiempos". Cuando Tutmés IV se adormeció junto a "esa gran estatua del
Creador", ella (aquella "majestad del reverenciado Dios") comenzó a hablar, presentándose como "Soy tu ancestral Horem-Akhet, aquel creado de Ra-Aten".

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Muchas "tablas de oído" (objetos bastante raros) y dibujos de las Dos Palomas, el símbolo asociado a los lugares del oráculo, fueron descubiertas en los templos en torno a la Esfinge. Como las antiguas inscripciones, ellos también contribuyen a la creencia de que el monumento, de alguna forma, transmitía mensajes divinos.

Aunque los esfuerzos para emprenderse excavaciones bajo la Esfinge hasta ahora no hayan sido exitosos, no se puede descartar la posibilidad de la existencia de cámaras subterráneas donde los dioses entraban con "comandos en los labios" y de que un día tal vez ellas sean descubiertas.

Está claro a partir de numerosos textos funerarios que la Esfinge era considerada el Guía Sagrado que orientaba los fallecidos del"ayer" para el "mañana". Encantamientos descubiertos en el interior de ataúdes, sirviendo para facilitar el viaje del muerto a lo largo de la "Senda de las Puertas Escondidas", indican que esta comenzaba cerca de la Esfinge. Invocándola, esos encantamientos afirman que "El Señor de la Tierra ordenó, la Pareja Esfinge repitió". La jornada del fallecido sólo se iniciaba cuando Hor-en-Akhet (la Esfinge) decía: "Puede pasar!" Los dibujos del Libro de los Dos Caminos, que ilustran ese viaje, muestran que había dos caminos que, saliendo de cerca de la Esfinge, llevaban al Duat.

En la condición de Guía Sagrado, la Esfinge frecuentemente era mostrada guiando el Barco Celestial. A veces, como en la estela de Tutmés, ella aparecía como una Esfinge doble, guiando el Barco Celestial del "ayer" para el "mañana". En ese papel, ella era asociada al Dios Oculto, del reino subterráneo. Y es así, debe recordarse, que ella aparece guardando la cámara herméticamente cerrada del dios Seker, en el Duat.

De hecho, los Textos de las Pirámides se refieren a la Esfinge como "el gran dios que abre las puertas de la Tierra" , frase que puede sugerir que además de la de Gizeh, que "mostraba el camino", existía otra Esfinge, cerca de la Escalera al Cielo, que"abría los portones de la Tierra". Esa posibilidad puede ser la explicación (la única, en la ausencia de cualquier otra hasta ahora), para un dibujo muy arcaico describiendo el viaje del faraón para la Otra Vida.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Él comienza con el halcón de Horus mirando hacia el País de las Palmeras y un navío raro, con cosas parecidas con grúas o dragas, y sobre él una estructura que nos hace recordar el dibujo sumerio para el nombre EN.LIL, representando un centro de comunicaciones. Son vistos también un dios saludando al faraón, un toro y un Pájaro de la Inmortalidad, seguidos de fortificaciones y una serie de símbolos. Finalmente viene la señal para "lunas" (una cruz inclinada dentro de un círculo), colocado entre el dibujo de la escalera y el de una Esfinge de espalda hacia la llegada del faraón, por lo tanto mirando para el otro lado.

Una estela erigida por un cierto Pa-Ra-Emheb, que dirigió obras de restauración en el área de la Esfinge en épocas faraónicas, contiene palabras delatoras en el tramo con versos sobre la adoración de la escultura. La similaridad con los salmos bíblicos es impresionante. La inscripción habla de extender cordones "para el plan", en fabricación de "cosas secretas" en el reino subterráneo, "cruzar el firmamento" en un Barco Celestial y de un "lugar protegido" en el "desierto sagrado". Ella inclusive usa el término Sheti.ta para designar el "Lugar del Nombre Oculto", en el "desierto sagrado".

Salve, rey de los dioses,
Aten, Creador...
Tú extiendes el cordón para el plan, tú formaste los países...
Hiciste secreto el mundo subterráneo...
La Tierra está bajo tu comando;
Hiciste alto el firmamento...
Tú construiste para ti un lugar protegido
En el desierto sagrado,
Con un nombre oculto.
Durante el día,
Tú te elevas cerca de él.
Subes maravillosamente...
Estás cruzando el firmamento con buen viento...
Atraviesas el firmamento en tu barco...
El firmamento se regocija,
La Tierra grita de alegría.
La tripulación de Ra loa todos los días;
Él viene en triunfo.

Para los profetas hebreos, el Sheti era la Línea Divina, la dirección que debía siempre ser contemplada "pues dentro de ella el Señor vino del sagrado Sinai". Era, por lo tanto, la línea céntrica del Corredor de Aterrizaje, la trayectoria de vuelo que pasaba por Jerusalén.

Para los egipcios, empero, como dice la inscripción arriba, Sheti.ta era el "Lugar del Nombre Oculto", que quedaba en el "desierto sagrado", que es exactamente lo que significa el término bíblico "desierto de Cades". Y los "cordones del plan" se extendían de la Esfinge hasta él. En ese lugar, Paraemheb vio al "rey de los dioses" subiendo durante el día. Las palabras son casi idénticas a las de Gilgamesh cuando llegó al monte Mashu, "donde diariamente él observaba a los Shem, mientras iban y venían... vigilados por Shamash mientras asciende y desciende”.

Aquel era el Lugar Protegido, el Lugar alcista. Los que querían alcanzarlo eran guiados por la Esfinge, pues su mirada quedaba vuelta para el este, acompañando con exactitud el paralelo 30. Mi teoría es de que los Portones del Cielo y de la Tierra (el espacio-puerto de los "dioses") quedaba en el lugar donde la Línea de Jerusalén cortaba el paralelo 30. Esa intersección está en el interior de la llanura céntrica de la península del Sinaí. Tal como el Duat pintado en el Libro de los Muertos, ella es realmente un terreno plano, oval, cercado de montañas. Esas montañas son separadas por siete desfiladeros, como es descrito en el Libro de Enoc. Siendo una vasta área con superficie rocosa natural, dura, ella suministraba pistas ya listas para los autobuses espaciales de los Anunnaki.

Nippur, como ya vimos, era el foco, el punto céntrico, de los círculos concéntricos que unían lugares equidistantes del espacio-puerto situado en Sippar y otras instalaciones vitales. Encontramos eso repetido en Jerusalén: El espacio-puerto (SP) y el Local de Aterrizaje en Baalbek (BK) están en el perímetro de un círculo interno, uniendo un conjunto vital de instalaciones equidistantes del Centro de Control en Jerusalén (JM); El marco geodésico de Umm Shumar (US) y la portería de entrada de Heliópolis (HL) están en el perímetro del círculo externo, siendo por lo tanto equidistantes de Jerusalén.

Conforme vamos completando nuestro gráfico, el magistral plan de los Anunnaki va revelándose delante de nuestros ojos y nos impresiona con su precisión, belleza y habilidosa combinación entre la geometría básica y los marcos naturales suministrados por la naturaleza.

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Las líneas Baalbek-Santa Catarina y Jerusalén-Heliópolis se cortan en un ángulo básico y preciso de 45 grados; la trayectoria de vuelo, central, divide ese ángulo exactamente por la mitad, lo que resulta en dos ángulos de 22 y 1/2 grados; el gran pasillo de vuelo, por su parte, tiene la mitad exacta de ese ángulo, o sea, 11 y 1/4 grados… El espacio-puerto, situado en la intersección de la trayectoria de vuelo y el paralelo 30, es equidistante de Heliópolis y Umm Shumar.

¿Sería un mero accidente de geografía que Delfos (DL) esté equidistante del Centro de Control de la Misión en Jerusalén y del espacio-puerto en la llanura céntrica del Sinaí? ¿Será simple coincidencia que el ángulo creado por esas líneas (también un pasillo de vuelo) tenga 11 y 1/4 grados? ¿Y el otro, conectando Delfos la Baalbek, también con 11 y 1/4 grados? ¿Será por mera coincidencia que las líneas que conectan Delfos, Jerusalén y el oasis de Siwa (SW), centro del oráculo de Amón que Alexander se apresuró a consultar, forman de nuevo elángulo de 45 grados?

Escalera Cielo Capitulo 14 Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

¿Será que las otras ciudades y centros de oráculo de Egipto, como Tebas y Edfu, fueron fundadas en apacibles curvas del Nilo sólo atendiendo a los caprichos de un faraón cualquiera, o debido a posiciones determinadas por la Red de Orientación?

En realidad, si nos dispusiéramos a estudiar la posición de todos esos marcos naturales, centros de oráculo y antiguas ciudades, conseguiríamos demarcar toda la Tierra. ¿Pero no era eso lo que Baal ya sabía cuando instaló su equipo clandestino en Baalbek? Su meta, como bien nos recordamos, era comunicarse no sólo con los territorios más próximos, sino también con toda la Tierra, para así dominarla.

El Dios de la Biblia también sabía de esa demarcación, pues cuando Job intentó deslindar “las maravillas de El", el Señor "hablando en medio de un remolino”, respondió a las preguntas con preguntas:

Preguntarte-ei y me responde:
¿Dónde estabas tú cuando yo lanzaba los fundamentos de la Tierra?
Dime, si es que tienes inteligencia:
¿Quién dio las medidas para ella, si es que lo sabes?
¿O quién sobre ella extendió el cordel?
¿Quién erigió sus plataformas?
¿Quién asentó la Piedra Angular?

Entonces Yahveh respondió a sus propias preguntas. Todos esos actos de medición de la Tierra, de instalación de plataformas, el asentamiento de la Piedra Angular fueron hechos, dijo Él:

Cuando las estrellas de la mañana se regocijaban,
Y todos los hijos de los dioses gritaban de alegría.

El hombre, por más sabio que pueda haber sido, no tuvo nada que ver con eso. Baalbek, las pirámides de Gizeh, el espaciopuerto, todos fueron construidos sólo para los dioses. El hombre, sin embargo, buscando la inmortalidad, jamás dejó de seguir la mirada de la Esfinge.

 

4. Cuando se dividió la Tierra.
Resumen tomado del libro: "La guerra de los dioses y los hombres".
 

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Al sugerir que las grandes pirámides de Gizeh no fueron construidas por los faraones, sino milenios antes por los anunnaki, es evidente que estamos contradiciendo las teorías oficiales sobre estos monumentos. La teoría de los egiptólogos del siglo XIX, que sostenía que las pirámides de Egipto, incluidas las tres singulares pirámides de Gizeh, fueron erigidas por una sucesión de faraones para que les sirvieran de tumbas, hace tiempo que fue refutada: en ninguna de ellas se han encontrado los cuerpos de los faraones que supuestamente las habían construido.

Así, se suponía que la Gran Pirámide de Gizeh la había construido Khufu (Keops), que la pirámide gemela la había hecho un sucesor llamado Chefra (Kefrén), y que la tercera y más pequeña la había construido un tercer sucesor, Menkara (Micerino), todos ellos reyes de la VI Dinastía. Los mismos egiptólogos sugerían que la Esfinge debió ser construida por Kefrén, debido a que estaba situada junto a la calzada que lleva a la segunda pirámide.

Por un tiempo se creyó que se había encontrado la prueba en la más pequeña de las tres pirámides de Gizeh, y la identidad del faraón que la había construido quedó establecida. El mérito de esto se le atribuyó al coronel Howard Vyse y a sus dos ayudantes, que afirmaban haber descubierto dentro de la pirámide el ataúd y los restos momificados del faraón Menkara.

Sin embargo, el hecho (sabido por los expertos desde hace algún tiempo pero, por algún motivo, poco publicitado) es que ni el ataúd de madera ni los restos eran auténticos. Alguien indudablemente, el coronel Vyse y sus amigotes, llevó a la pirámide un ataúd de alrededor de 2,000 años después de que viviera Menkara, así como unos restos humanos de época cristiana, y los puso juntos para montar el más vergonzoso fraude arqueológico.

Las teorías actuales en lo referente a los constructores de las pirámides se basan en gran medida en el descubrimiento del nombre de Khufu inscrito en jeroglíficos dentro de un compartimiento de la Gran Pirámide sellado desde antiguo y, así, aparentemente veraz. Lo que ha pasado inadvertido es que el descubridor de esa inscripción fue el mismo coronel Vyse junto con sus ayudantes (en 1837). En La Escalera al Cielo hemos reunido evidencias sustanciales que demuestran que esa inscripción fue una falsificación perpetrada por sus "descubridores".

A finales de 1983, un lector de este libro vino a ofrecernos unos registros familiares en donde se demostraba que Vyse pidió ayuda a su bisabuelo, un maestro masón llamado Humphries Brewer, para que se abriera paso al interior de la pirámide a base de pólvora, ¡y que éste fue testigo presencial de la falsificación, y que, al poner objeciones a la acción, fue expulsado del lugar y obligado incluso a abandonar Egipto!

En La Escalera al Cielo hemos demostrado que Khufu no pudo ser el constructor de la Gran Pirámide porque él mismo, en una estela que erigió cerca de las pirámides, decía que existía ya en sus tiempos; incluso la Esfinge, erigida supuestamente por un sucesor de Khufu, es mencionada en la inscripción.

Y ahora nos hemos encontrado con que existen evidencias pictóricas de la época de la I Dinastía de faraones mucho antes de Khufu y de sus sucesores, en donde se demuestra conclusivamente que aquellos reyes primitivos ya conocían las maravillas de Gizeh. Podemos ver con toda claridad a la Esfinge, tanto en las representaciones del viaje del rey a la Otra Vida como en la escena de su investidura a manos de los "Antiguos" que llegaron a Egipto en barco

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

También presentamos como evidencia la conocida tablilla de la victoria del primer faraón, Menes, que representa su enérgica unificación de Egipto. Por una parte, se le ve llevando la corona blanca del Alto Egipto, derrotando a sus jefes y conquistando sus ciudades. Por la otra, la tablilla le muestra con la corona roja del Bajo Egipto, avanzando por sus regiones y decapitando a sus jefes.

A la derecha de su cabeza, el artista escribió el epíteto "Nar-Mer" al que se hizo acreedor el rey; a la izquierda, la tablilla representa la estructura más importante de los territorios recién conquistados: la pirámide.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Todos los expertos coinciden en que la tablilla representa realmente los lugares, las fortificaciones y los enemigos con que se encontró Menes en su campaña de unificación del Alto y el Bajo Egipto; sin embargo, el símbolo de la pirámide es el único que parece haber escapado a tan cuidadosa interpretación. Sostenemos que este símbolo, como todos los demás de la tablilla, se dibujó e incluyó de forma tan prominente en la parte del Bajo Egipto porque esa estructura ya existía en aquellos tiempos.

Todo el complejo de Gizeh (pirámides y Esfinge) existía ya, por tanto, cuando se estableció la realeza en Egipto; sus constructores no fueron ni pudieron haber sido los faraones de la VI Dinastía.

El resto de pirámides de Egipto (más pequeñas y primitivas en comparación con éstas, algunas cayeron incluso antes de ser acabadas, todas desmoronadas) sí que fueron construidas por varios faraones; pero no como tumbas, ni como cenotafios (monumentales tumbas simbólicas), sino como una emulación de los dioses. Pues en la antigüedad se sostenía y se creía que las pirámides de Gizeh y la Esfinge que las acompaña señalaban el camino hacia la Escalera al Cielo (el Espaciopuerto), que se encontraba en la península del Sinaí.

Al construir pirámides para poder viajar a la Otra Vida, los faraones las adornaban con los símbolos correspondientes, con ilustraciones del viaje, y en varios casos cubrieron las paredes también con citas de El Libro de los Muertos. Las tres pirámides de Gizeh, únicas tanto por su construcción exterior e interior, así como por su tamaño e increíble conservación, se diferenciaban también en que en su interior no había ningún tipo de inscripción ni de decoración. Son estructuras austeras y funcionales que se elevan en la llanura como balizas gemelas, no para servir a los hombres sino a aquéllos "Que Del Cielo a la Tierra Vinieron".

Sostenemos que la primera de las pirámides de Gizeh en ser construida fue la tercera, para servir de modelo a escala. Y, después, conservando la preferencia por los puntos focales con dos picos, se erigieron las dos pirámides grandes. Aunque la segunda pirámide es más pequeña que la Gran Pirámide, parece ser de la misma altura; esto se debe a que se construyó sobre un terreno algo más elevado, de modo que, para que alcanzara la misma altura, no tenía que ser tan grande como la primera.

Aparte de su incomparable tamaño, la Gran Pirámide es única también en que, además del pasadizo descendente que hay en las otras pirámides, tiene un singular pasadizo ascendente, un corredor nivelado, dos cámaras superiores y una serie de compartimentos estrechos. A la cámara más alta se llega a través de una gran galería increíblemente elaborada y de una antecámara que se podía sellar tirando de una cuerda.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

La cámara superior albergaba (y todavía alberga) un inusual bloque de piedra vaciado que resuena como una campana, y que para cuya elaboración se debió utilizar una sorprendente tecnología; por encima de la cámara hay una serie de espacios bajos y estrechos que amplifican la resonancia. ¿Cuál era el propósito de todo aquello?

Hemos descubierto muchas similitudes entre los rasgos particulares de la Gran Pirámide y el antediluviano E.KUR (Casa Que Es Como una Montaña) de Enlil, su zigurat en Nippur. Al igual que la Gran Pirámide, se elevaba en las alturas para dominar la llanura circundante.

En épocas antediluvianas, el Ekur de Nippur albergó el DUR.AN.KI (Enlace Cielo-Tierra) y sirvió como Centro de Control de Misiones, equipado con las Tablillas de los Destinos, los paneles de datos orbitales. También albergaba la DIR.GA, una misteriosa "Cámara Oscura" cuya "radiación" dirigía a la lanzadera para que aterrizara en Sippar.

Pero todo aquello (todos los misterios y funciones del Ekur descrito en el relato de Zu) fue antes del Diluvio. Cuando se volvió a habitar Mesopotamia y se reconstruyó Nippur, la morada de Enlil y Ninlil fue un gran templo rodeado de patios, con puertas a través de las cuales podían entrar los adoradores. Ya no había ningún territorio prohibido; tanto las funciones relacionadas con el espacio como el mismo espaciopuerto se habían llevado a alguna otra parte.

Los textos sumerios dicen que el nuevo, misterioso y sobrecogedor Ekur, la "Casa Que Es Como una Montaña", se estableció en un lugar distante, bajo la égida de Ninharsag, no de Enlil. Así, el relato épico de un primitivo, aunque postdiluviano, rey sumerio llamado Etana, que fue elevado hasta la Morada Celeste de los anunnaki, afirma que su ascenso comenzó no lejos del nuevo Ekur, en el "Lugar de las Águilas", es decir, no lejos del espaciopuerto.

En el "Libro de Job" acadio titulado Ludlul Bel Nimeqi (Yo Alabo al Señor de las Profundidades) se habla del "irresistible demonio que ha salido del Ekur" en un país "más allá del horizonte, en el Mundo Inferior África".

Al no reconocer la inmensa antigüedad de las pirámides de Gizeh o la identidad de sus verdaderos constructores, los expertos se han quedado desconcertados por la aparente referencia a un Ekur lejos de Sumer. De hecho, si se siguen las interpretaciones aceptadas de los textos mesopotámicos, nadie llegó a saber en Mesopotamia de la existencia de las pirámides egipcias. Ninguno de los reyes mesopotámicos que invadió Egipto, ninguno de los mercaderes que comerciaban con él, ninguno de los emisarios que fueron allí enviados, nadie habla de estos colosales monumentos... ¿Cómo es posible?

Sugerimos que los monumentos de Gizeh sí que eran conocidos en Sumer y en Acad. Sugerimos que la Gran Pirámide era el Ekur postdiluviano, del cual los textos mesopotámicos hablan largo y tendido, como pronto veremos. ¡Y sugerimos que en los antiguos dibujos mesopotámicos se representaron las pirámides tanto durante su construcción como una vez terminadas!

Ya hemos mostrado a qué se parecían las pirámides mesopotámicas, los zigurats o torres escalonadas. Pero, en algunas de las más arcaicas representaciones sumerias nos encontramos con unas estructuras completamente diferentes.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

En unas podemos ver la construcción de una estructura de base cuadrada y lados triangulares, una pirámide de lados lisos. En otras representaciones se ve la pirámide terminada con el símbolo de la serpiente, detalle que la ubica claramente en el territorio de Enki.

Y aún en otra se dota de alas a la pirámide terminada, para indicar su función, relativa al espacio. Esta representación, de la que se han encontrado varias, muestra a la pirámide junto con otros rasgos sorprendentemente precisos: una Esfinge agazapada de cara al Lugar de los Juncos; otra Esfinge al otro lado del Lago de los Juncos, dando soporte a la sugerencia de los textos egipcios de que había otra Esfinge encarada en la península del Sinaí.

Tanto la pirámide como la Esfinge cercana están situadas junto a un río, al igual que el complejo de Gizeh, que está situado junto al Nilo. Y más allá de todo esto se ve una masa de agua sobre la cual navegan dioses con cuernos, lo mismo que sostenían los egipcios al afirmar que sus dioses habían venido del sur, a través del Mar Rojo.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

La sorprendente similitud entre esta arcaica representación sumeria y otra arcaica representación egipcia ofrece evidencias convincentes acerca de un conocimiento común, tanto en Egipto como en Sumer, de la existencia de las pirámides y la Esfinge. Incluso en los menores detalles, como el de la pendiente concreta de la Gran Pirámide (52 grados), la representación sumeria parece ser precisa.

Así pues, la inevitable conclusión es que en Mesopotamia sí que se sabía de la existencia de la Gran Pirámide, por ningún otro motivo más que porque la habían construido los mismos anunnaki que construyeran el Ekur original de Nippur; y, del mismo modo y con toda la lógica del mundo, también le llamaron E.KUR "Casa Que Es Como una Montaña".

Al igual que su predecesora, la Gran Pirámide de Gizeh tenía unas misteriosas cámaras oscuras y estaba equipada con instrumentos que dirigían a la lanzadera hasta el espaciopuerto postdiluviano del Sinaí. Y, para asegurarse de su neutralidad, la Pirámide se puso bajo el patronazgo de Ninharsag.

Nuestra solución ofrece significado al de otro modo enigmático poema que exalta a Ninharsag como señora de la "Casa Con un Pico Puntiagudo", una pirámide:

Casa brillante y oscura del Cielo y la Tierra,
para las naves voladoras reunir;
E.KUR, Casa de los Dioses con pico puntiagudo;
para Cielo-a-Tierra está sumamente equipada.
Casa cuyo interior resplandece con la rojiza Luz del Cielo,
pulsando un rayo que llega a todas partes;
Tan pavoroso que toca la carne.
Pavoroso zigurat, noble montaña de montañas,
Tu creación es grande y noble,
los hombres no pueden comprenderla.

La función de esta "Casa de los Dioses Con Pico Puntiagudo" queda clara más tarde: era una "Casa de Equipamiento" que servía para "bajar a descansar" a los astronautas "que ven y orbitan", un "gran punto de referencia para los nobles Shems" (las cámaras celestes):

Casa de Equipamiento, noble Casa de la Eternidad:
sus cimientos son piedras (que llegan) al agua;
su gran circunferencia se marca en la arcilla.
Casa cuyas partes se han entretejido con habilidad;
casa cuyo correcto aullido a los Grandes Que Ven y Orbitan baja a descansar...
Casa que es un gran punto de referencia para los nobles Shem;
montaña por la cual asciende Utu.
(Casa) a cuyos profundos interiores los hombres no pueden penetrar...
Anu la ha magnificado.

El texto pasa después a describir las diversas partes de la estructura:

- Sus cimientos, "que están pavorosamente revestidos".
- S
u entrada, que se abre y se cierra como una boca, "resplandeciendo con una mortecina luz verde".
- E
l umbral (como la gran boca de un dragón, abierta a la espera).
- L
as jambas de la puerta (como los filos de un puñal que mantiene lejos al enemigo).

Su cámara interior es "como una vulva", custodiada por "puñales que se arrojan desde la aurora hasta el crepúsculo"; su "efusión" (lo que emite) "es como un león que nadie se atreve a atacar". Después se describe una galería ascendente: "Su bóveda es como un arcoiris, la oscuridad termina allí; en un estremecimiento envuelta; sus junturas son como un buitre con las garras listas para cerrarse".

Allí, al final de la galería, está "la entrada a la cima de la Montaña"; "al enemigo no está abierta; sólo a Los Que Viven, para ellos está abierta". Tres mecanismos de cierre (el cerrojo, la barra y el pasador... deslizándose en un lugar aterrador) protegen el acceso a la cámara superior, desde la cual el Ekur "inspecciona Cielo y Tierra, una red extiende".

Éstos son detalles que sorprenden por su precisión, cuando se leen en conjunción con lo que ahora sabemos acerca de las entrañas de la Gran Pirámide. Se entraba a través de una abertura en su cara norte, oculta por una piedra giratoria que, ciertamente, se abría y se cerraba "como una boca".

Después, desde una plataforma, se encaraba una abertura que daba a un pasadizo descendente, "como la gran boca de un dragón, abierta a la espera". La entrada abierta se protegía del peso de la pirámide por encima de ella con un par de enormes bloques de piedra situados en diagonal, "como los filos de un puñal que mantiene lejos al enemigo", mostrando una enigmática piedra tallada en mitad de la entrada.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Al poco de entrar por el pasadizo descendente, comenzaba el pasadizo ascendente, que llevaba a un pasillo horizontal a través del cual se podía llegar al corazón de la pirámide, una Cámara de Emisiones interior "como una vulva".

El pasadizo ascendente llevaba también a una majestuosa galería ascendente, laboriosamente construida, cuyos muros se aproximaban capa a capa a medida que se elevaban, dando la sensación de que las junturas de las paredes eran "como un buitre con las garras listas para cerrarse".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

La galería llevaba a la cámara superior, desde la cual una "red" (un campo de fuerza)"inspeccionaba Cielo y Tierra". Se llegaba a ella a través de una antecámara de compleja construcción, donde ciertamente se instalaron tres mecanismos de cierre, listos para "deslizarse" y "no abrirse al enemigo".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Tras describir el Ekur por dentro y por fuera, el texto laudatorio nos ofrece información acerca de sus funciones y de la localización de la estructura:

En este día la misma Señora habla con verdad;
la Diosa de las Naves Voladoras, la Gran Dama Pura,
entona su alabanza:
Yo soy la Señora; Anu ha determinado mi destino;
la hija de Anu soy.
Enlil me ha otorgado un gran destino;
su hermana-princesa soy.
Los dioses han puesto en mi mano
los instrumentos de guía de Cielo-Tierra;
madre de las cámaras celestes soy.
Ereshkigal me asignó el lugar-de-apertura
de los instrumentos de guía;
el gran punto de referencia,
la montaña por la que asciende Utu,
me he puesto como estrado.

Si, como hemos concluido, Ninharsag era la neutral Señora de la Pirámide de Gizeh, se tendrá que admitir que también debió ser conocida y reverenciada como diosa en Egipto. Y éste es, ciertamente, el caso; excepto que los egipcios la llamaban Hat-Hor. Los libros de texto nos dicen que este nombre significa "Casa de Horus"; pero esto es correcto sólo superficialmente.

La pronunciación de su nombre proviene del jeroglífico Ra, en donde se representa una casa y un halcón, siendo éste último el símbolo de Horus, debido a que podía remontarse en el aire como un halcón. Lo que el nombre de la diosa significaba realmente era: "Diosa Cuyo Hogar Está Donde los Halcones Están", donde los astronautas tienen su hogar: el espaciopuerto.

Después del Diluvio, este espaciopuerto estaba situado, como ya hemos dicho, en la península del Sinaí; así pues, el título Hat-Hor, "Hogar de los Halcones", hubiera requerido que la diosa que lo llevara fuera Señora de la península del Sinaí. Y así es como era, de hecho, ya que los egipcios consideraban que la península del Sinaí era el dominio de Hathor.

Todas las estelas y los templos que los faraones egipcios erigieron en el Sinaí estaban dedicados exclusivamente a esta diosa. Y, como Ninharsag en sus años de madurez, también a Hathor se le apodaba "La Vaca" y se la representaba con cuernos de vaca. Pero, ¿fue Hathor también Señora de la Gran Pirámide, tal como hemos dicho de Ninharsag? Pues (ya no nos sorprende), sí que lo era.

Las evidencias nos llegan a través de una inscripción del faraón Khufu (hacia 2,600 a.C.) en una estela conmemorativa que erigió en Gizeh, en un templo dedicado a Isis. Conocida como la Estela del Inventario, tanto el monumento como su inscripción dejan claro que la Gran Pirámide (y la Esfinge) ya existían cuando Khufu (Keops) comenzó su reinado. Todo lo que este faraón afirmaba haber construido era el templo de Isis, junto a las ya existentes pirámides y la Esfinge:

¡Viva Horus Mezdau.
Al rey del Alto y el Bajo Egipto, Khufu,
le sea dada vida!
Él fundó la Casa de Isis,
Señora de la Pirámide,
junto a la Casa de la Esfinge.

En su época, por tanto, se consideraba a Isis (esposa de madre de Horus) la "Señora de la Pirámide". Pero, como deja claro lo que dice a continuación, no fue ella la primera señora de la Pirámide:

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

¡Viva Horus Mezdau.
Al rey del Alto y el Bajo Egipto, Khufu,
le sea dada vida!
Pues su divina madre Isis,
Señora de "La Montaña Occidental de Hathor"
él hizo (esta) inscripción en la estela.

Así pues, la Pirámide no sólo era una "Montaña de Hathor" (la homologa exacta de la sumeria "Casa Que Es Como una Montaña"), sino que también era su montaña occidental, dando a entender que debía haber otra oriental. Y ésta era (lo sabemos por fuentes sumerias) el Har-Sag, el pico más alto de la península del Sinaí.

A pesar de la rivalidad y de los recelos entre las dos dinastías divinas, existen pocas dudas acerca de que el verdadero trabajo de construcción del espaciopuerto y de las instalaciones de control y guía recayeron en manos de Enki y de sus descendientes.

Ninurta demostró ser capaz de llevar a cabo obras de represa y de irrigación; Utu/Shamash sabía cómo comandar y operar las instalaciones de aterrizaje y despegue; pero sólo Enki, el maestro ingeniero y científico que había pasado por todo esto con anterioridad, tenía los conocimientos y la experiencia precisos para planificar las ingentes obras de construcción y para supervisar su ejecución.

No existe ni el más mínimo atisbo en los textos sumerios que dé a entender que Ninurta o Utu tuvieran algo que ver con la planificación o realización de obras de construcción relacionadas con el espacio. Cuando, tiempo después, Ninurta le pidió a un rey sumerio que le construyera un zigurat con un recinto especial para su Pájaro Divino, fue otro dios, que acompañaba a Ninurta, el que le dio al rey los planos arquitectónicos y las instrucciones de construcción. Por otra parte, en varios textos se dice que Enki había transmitido a su hijo Marduk el conocimiento científico del que estaba en posesión.
Los textos hablan de una conversación entre padre e hijo, que tuvo lugar cuando Marduk fue a su padre con una difícil pregunta:

Enki le respondió a su hijo Marduk:
Hijo mío, ¿qué no sabes?
¿Qué más puedo darte? Marduk,
¿qué es lo que no sabes?
¿Qué más te puedo dar?
¡Todo lo que yo sé, tú lo sabes!

Dadas las similitudes entre Ptah y Enki por una parte, y entre Marduk y Ra por otra, no nos debería de sorprender en absoluto que en los textos egipcios se relacione a Ra con las instalaciones espaciales y sus obras de construcción. En esta labor recibía la ayuda de Shu y de Tefnut, Geb y Nut, y de Toth, el dios de lo mágico.

La Esfinge, la "guía divina" que mostraba el camino hacia el este, exactamente a lo largo del paralelo 30, tenía los rasgos de Hor-Akhti (Halcón del Horizonte), el epíteto de Ra. Una estela erigida cerca de la Esfinge en tiempos faraónicos lleva una inscripción que indica directamente a Ra como el ingeniero (Extendedor de la Cuerda) que construyó el "Lugar Protegido" en el "Desierto Sagrado", desde el cual podía "ascender bellamente" y "atravesar los cielos":

Tú extendiste las cuerdas para el plano,
tú diste forma a las tierras...
Tú hiciste secreto el Mundo Inferior...
Tú te has construido un lugar protegido
en el desierto sagrado, con nombre oculto.
Tú ascendiste por el día enfrentándoles...
Te elevas bellamente...
Cruzas el cielo con un buen viento...
Atraviesas el cielo en la barca celestial...
El cielo está jubiloso,
la Tierra grita de alegría.
La tripulación de Ra ensalza cada día;
él emerge en triunfo.

Los textos egipcios afirman que Shu y Tefnut ayudaron a Ra en sus ingentes obras relacionadas con el espacio, "sosteniendo los cielos sobre la Tierra". El hijo de ambos, Geb, cuyo nombre proviene de la raíz gbb "amontonar, apilar", se entregó, según los expertos, a obras que tendrían que ver con eso, apilar; un sugerente indicio de que pudo ser él el encargado de la construcción de las pirámides.

En un relato egipcio acerca del faraón Khufu y de sus tres hijos se revela que, en aquellos días, los planos secretos de la Gran Pirámide estaban custodiados por el dios al que los egipcios llamaban Toth, dios de la astronomía, las matemáticas, la geometría y la medición terrestre. Se recordará que una característica única de la Gran Pirámide es la de sus pasadizos y cámaras superiores.

Sin embargo, debido a que estos pasadizos estaban sellados (demostraremos cómo, cuándo y por qué) justo donde se bifurcan del pasadizo descendente, todos los faraones que intentaron emular las pirámides de Gizeh construyeron sólo cámaras inferiores, siendo incapaces de imitar las cámaras superiores por falta de conocimientos arquitectónicos precisos o, con el tiempo, simplemente porque no sabían de su existencia.

Pero parece ser que Khufu sí que conocía la existencia de estas dos cámaras secretas del interior de la Gran Pirámide, y a punto estuvo de descubrir sus planos de construcción, pues se le dijo dónde los tenía ocultos el dios Toth.

En un relato que aparece en el llamado Papiro Westcar, titulado "Relatos de los Magos", se dice que "un día, cuando el rey Khufu reinaba sobre toda la tierra", llamó a sus tres hijos y les pidió que le contaran historias de los "hechos de los magos" de antaño. El primero en hablar fue el "hijo real Khafra", que relató, "
una leyenda de los días de tu (por Khufu) antepasado Nebka... de lo que sucedió cuando entró en el templo de Ptah".

Era el relato de cómo un mago le había devuelto la vida a un cocodrilo muerto. Después, el hijo real Bau-ef-Ra contó un milagro de los tiempos de un antepasado de Khufu aún más antiguo, en el cual un mago abrió las aguas de un lago, con el fin de recuperar una joya de su fondo; "y luego el mago habló y utilizó sus palabras mágicas y devolvió las aguas del lago a su lugar". Un tanto cínico, el tercer hijo, Hor-De-Def , se levantó y dijo: "Hemos oído hablar de magos del pasado y de sus proezas, cuya verdad no podemos verificar. Sin embargo, yo sé de cosas hechas en nuestros tiempos".

El faraón Khufu le preguntó de qué se trataba, y Hor-De-Def respondió que conocía a un hombre llamado Dedi que sabía cómo devolverle la cabeza a un decapitado y cómo domesticar a un león, así como también conocía "los números Pdut de las cámaras de Toth".

Al escuchar esto, Khufu sintió una profunda curiosidad, pues él había intentado encontrar el "secreto de las Cámaras de Toth" en la Gran Pirámide (¡ya selladas y ocultas en tiempos de Khufu!). Así pues, dio orden para que encontraran y trajeran al sabio Dedi desde su morada, en una isla en la punta de la península del Sinaí.

Cuando llevaron a Dedi ante el faraón, Khufu puso a prueba antes que nada sus poderes mágicos, como devolverles la vida a un ganso, a un pájaro y a un buey, a los que les habían cortado las cabezas. Más tarde, Khufu preguntó: "¿Es cierto lo que se dice de que conoces los números Pdut para las Iput de Toth?" Y Dedi respondió: "
No conozco los números, Oh rey, pero conozco el lugar donde están los Pdut".

Los egiptólogos en general están de acuerdo en que Iput expresaba el significado de "cámaras secretas del santuario primitivo" y que Pdut significaba "diseños, planos con números".

Como respuesta a Khufu, el mago (de quien se dice que tenía ciento diez años) dijo: "No conozco la información de los diseños, Oh rey, pero sé dónde ocultó Toth los planos-con-números". Y respondiendo a otras preguntas, dijo: "Hay una caja de amoladera en la cámara sagrada llamada la Sala de Mapas en Heliópolis; están en esa caja".

Emocionado, Khufu dio orden a Dedi para que fuera a buscar la caja para él. Pero Dedi respondió que ni él ni Khufu podrían hacerse con ella, pues era un futuro descendiente de Khufu el que estaba destinado a encontrarla. Eso, dijo, es lo que había decretado Ra. Claudicando ante la voluntad del dios, Khufu terminaría, como ya vimos, construyendo solamente un templo dedicado a la Señora de la Pirámide.

El círculo de evidencias se completa así. Los textos sumerios y los egipcios se confirman entre sí, y confirman nuestras conclusiones: la misma diosa neutral fue la señora del pico más alto del Sinaí y de la montaña artificial erigida en Egipto, puntos de anclaje del corredor de aterrizaje. Pero la intención de los anunnaki de conservar neutrales la península del Sinaí y sus instalaciones no duraría demasiado. La rivalidad y el amor se combinaron trágicamente para dar al traste con lo establecido, y la dividida Tierra no tardó en verse involucrada en las Guerras de la Pirámide.

 

5. Las guerras de la pirámide.
Resumen tomado del libro: "La guerra de los dioses y los hombres".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

"En el año 363, Su Majestad Ra, el santo, el Halcón del Horizonte, el Inmortal que vive para siempre, estaba en el país de Khenn. Estaba acompañado por sus guerreros, pues los enemigos habían conspirado contra su señor... Horus, el Medidor Alado, llegó a la barca de Ra. Él le dijo a su antepasado: Oh, Halcón del Horizonte, he visto al enemigo conspirando contra tu Señorío, para arrebatarte la Corona Luminosa...Entonces, Ra, el santo, el Halcón del Horizonte, le dijo a Horus, el Medidor Alado: Noble vastago de Ra, mi descendiente: Ve rápido, derriba al enemigo al que has visto".

Así comienza un relato inscrito en las paredes del templo de la antigua ciudad egipcia de Edfú. Creemos que es la historia de lo que sólo pudo denominarse la Primera Guerra de la Pirámide, una guerra que tuvo sus raíces en la interminable lucha por el control de la Tierra y de sus instalaciones espaciales, y en los tejemanejes de los Grandes Anunnaki, especialmente de Enki/Ptah y de su hijo Ra/Marduk.

Según Manetón, Ptah entregó el dominio de Egipto después de reinar 9,000 años; pero el reinado de Ra se interrumpió tras sólo 1,000 años, debido al Diluvio, según nuestras conclusiones. Después, durante 700 años, vino el reinado de Shu, que ayudó a Ra a "controlar los cielos de la Tierra", y los 500 años de reinado de Geb (El Que Amontona la Tierra). Fue en aquella época, hacia el 10,000 a.C, cuando se construyeron las instalaciones espaciales, el espaciopuerto del Sinaí y las pirámides de Gizeh.

Aunque se supone que la península del Sinaí, donde se construyo el espaciopuerto, y las pirámides de Gizeh se mantuvieron neutrales bajo la égida de Ninharsag, resulta dudoso que los constructores de estas instalaciones (Enki y sus descendientes) tuvieran realmente la intención de renunciar a su control. Existe un texto sumerio que comienza con una descripción idílica, al que los expertos han llamado el "Mito del Paraíso".
Su título original fue Enki y Ninharsag, y consiste, de hecho, en una historia acerca de las relaciones amorosas, por motivaciones políticas, mantenidas entre ambos; el relato del pacto al que llegaron Enki y su hermanastra Ninharsag acerca del control de Egipto y de la península del Sinaí, de las pirámides y del espaciopuerto.

¿Por qué tenía que codiciar Set el Bajo Egipto, que se le había concedido a Osiris, cuando a él se le había asignado el Alto Egipto? Las explicaciones de los egiptólogos se basan en la geografía, en la fertilidad de la tierra, etc. Pero, como hemos demostrado, había un factor más; un factor que, desde el punto de vista de los dioses, era más importante que el número de cosechas que podía dar una región: la Gran Pirámide y sus compañeras de Gizeh.
Aquél que las controlara, compartiría el control de las actividades espaciales, de las idas y venidas de los dioses, del vital enlace de suministros desde y hacia el Duodécimo Planeta.

Set tuvo éxito en sus ambiciones durante un tiempo, tras superar a Osiris. Pero "en el año 363" después de la desaparición de Osiris, el joven Horus se convirtió en el vengador de su padre y lanzó una ofensiva contra Set, la Primera Guerra de la Pirámide. Como hemos visto, también fue la primera guerra en la cual los dioses involucraron a los hombres en sus pugnas.

Apoyado por otros dioses reinantes en África, el vengador Horus comenzó las hostilidades en el Alto Egipto. Ayudándose del Disco Alado que Toth había diseñado para él, Horus siguió avanzando hacia el norte, hacia las pirámides.

Un pueblo sólo podía asentarse en un territorio asignado a su dios y sólo podía ocupar el territorio de otro si su dios había extendido sus dominios hasta aquel territorio, por acuerdo o por la fuerza. La ocupación ilegal de una región entre el espaciopuerto del Sinaí y el lugar de aterrizaje de Baalbek por parte de un descendiente de Cam sólo pudo suceder por haber sido usurpada por un descendiente de las deidades camitas, por un dios joven de Egipto. Y ésta, como hemos visto, fue en realidad la consecuencia de la Primera Guerra de la Pirámide.

La entrada ilegal de Set en Canaán significaba que todos los lugares relacionados con el espacio (Gizeh, la península del Sinaí, Jerusalén) estaban bajo el control de los dioses de Enki. Eran instalaciones a las cuales no podían acceder los enlilitas. Y así, poco después (300 años más tarde, según creemos), éstos lanzaron una ofensiva con el fin de desalojar a los ocupantes ilegales de las vitales instalaciones espaciales. En varios textos se habla de la Segunda Guerra de la Pirámide, algunos de ellos escritos en el original sumerio, otros en versiones acadias y asirías.

Los expertos se refieren a estos textos con el nombre de los "Mitos de Kur", "mitos" de las Tierras Montañosas; y son en realidad interpretaciones poéticas de las crónicas de la guerra por el control de las montañas relacionadas con las misiones espaciales, Monte Moria; el Harsag (Monte Santa Catalina) en el Sinaí; y el monte artificial, el Ekur (la Gran Pirámide) en Egipto.

En estos textos queda claro que las fuerzas enlilitas fueron lideradas por Ninurta, el principal guerrero de Enlil, y que los primeros encuentros tuvieron lugar en la península del Sinaí. Los dioses camitas fueron batidos, pero se retiraron para continuar la guerra desde las tierras montañosas de África. Ninurta aceptó el reto y, en la segunda fase de la guerra, llevó los combates hasta las fortalezas de sus enemigos; esta fase supuso unas feroces y despiadadas batallas. Más tarde, en su fase final, se combatió junto a la Gran Pirámide, la última e inexpugnable fortaleza de los oponentes de Ninurta; allí fueron sitiados los dioses camitas, hasta que se quedaron sin comida y sin agua.

Esta guerra, a la que llamamos Segunda Guerra de la Pirámide , se conmemoró ampliamente en los registros sumerios, tanto en las crónicas escritas como en las representaciones gráficas. En los himnos a Ninurta hay numerosas referencias a sus hazañas y acciones heroicas en esta guerra. Gran parte del salmo "Como Anu Estás Hecho" se dedica a la memoria de la lucha y la victoria final. Pero la principal y la más directa de las crónicas de la guerra es el texto épico Lugal-e Ud Melam-bi, mejor cotejado y revisado por Samuel Geller en Altorientalische Texte und Untersuchungen.

Al ensalzar así a Ninurta, sus hazañas y su Arma Brillante, el poema da cuenta también de la ubicación del conflicto (las Tierras Montañosas) y de su principal enemigo: "La Gran Serpiente", líder de las deidades egipcias. El poema sumerio identifica a este adversario varias veces como Azag (Asag) y en una ocasión se refiere a él como Ashar, ambos epítetos bien conocidos de Marduk, concretando así a los dos hijos principales de Enlil y Enki (Ninurta y Marduk) como los líderes de los ejércitos enfrentados en la Segunda Guerra de la Pirámide.

La segunda tablilla (una de las trece sobre las que se inscribió el largo poema) describe la primera batalla. La primera ventaja de Ninurta se le atribuye tanto a sus armas divinas como a una nueva nave aérea que se construyó después de que la anterior resultara destruida en un accidente. Se le llamaba IM.DU.GUD, traducido habitualmente por "Pájaro de la Tormenta Divina", pero que literalmente significa "Aquello Que Como una Tormenta Heroica Corre"; sabemos por diversos textos que la envergadura de sus alas era de casi 23 metros.

Los arcaicos dibujos lo representan como un "pájaro" mecánico, con dos superficies de ala apoyadas sobre vigas cruzadas; en el tren de aterrizaje se ve una serie de aberturas redondas, quizás entradas de aire para motores a reacción. Esta aeronave, de hace milenios, no sólo tiene una notable semejanza con los antiguos biplanos de los inicios de la aviación, sino que también muestra un increíble parecido con el boceto que hiciera Leonardo da Vinci en 1497, en donde representara su idea de una máquina voladora propulsada por el hombre.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

El imdugud fue la inspiración del emblema de Ninurta, una heroica ave con cabeza de león que se apoya sobre dos leones o, en otros casos, sobre dos toros. Esta "nave construida" (un vehículo manufacturado) "que en la guerra destruye las principescas moradas", es la que Ninurta remontó en el cielo durante las batallas de la Segunda Guerra de la Pirámide. Y se elevaba tan alto que sus compañeros lo perdían de vista. Más tarde, según dice el texto, caía en picado "en su Pájaro Alado, contra las murallas". "Cuando su Pájaro se acercaba al suelo, golpeaba la cumbre de la fortaleza del enemigo".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Lo que hicieron los dioses del enemigo fue retirarse a la Gran Pirámide, donde "el Sabio Artesano" (¿Enki? ¿Toth?) levantó una muralla protectora "que la Brillantez no podía derribar", un escudo a través del cual no podían penetrar los rayos mortíferos.

Los detalles de la fase final de esta dramática Segunda Guerra de la Pirámide se ven acrecentados por los textos "del otro bando". Del mismo modo que los seguidores de Ninurta le compusieron himnos a él, lo mismo hicieron los seguidores de Nergal con éste. Algunos de los de este último, que también fueron descubiertos por los arqueólogos, se reunieron en Gebete und Hymnen an Nergal, de J. Bollenrücher.

Recordando las heroicas hazañas de Nergal en esta guerra, los textos cuentan que, cuando los otros dioses se vieron cercados dentro del complejo de Gizeh, Nergal (Noble Dragón Amado del Ekur) "de noche y a hurtadillas", portando terribles armas y acompañado por sus tenientes, rompió el cerco para llegar a la Gran Pirámide (el Ekur). Al llegar de noche, entró a través "de las puertas cerradas que se pueden abrir por sí mismas". Un estruendo de bienvenida le recibió cuando entró.

Pero las esperanzas de los dioses sitiados no tardarían en frustrarse. Conocemos más detalles de las últimas fases de esta guerra a través de otro texto más, recompuesto originalmente por George A. Barton (Miscellaneous Babylonian Texts) a partir de fragmentos de un cilindro de arcilla inscrito que se encontró en las ruinas del templo de Enlil en Nippur.

Cuando Nergal se unió a los defensores de la Gran Pirámide (la Casa Formidable Que Se Eleva Como un Montón), fortaleció sus defensas con diversos cristales emisores de rayos ("piedras" minerales) situados en el interior de la pirámide.
Potenciadas así las defensas de la pirámide, Ninurta recurrió a otra táctica. Pidió a Utu/Shamash que cortara el suministro de agua de la pirámide manipulando la "corriente acuática" que discurre cerca de sus cimientos. Aquí, el texto está demasiado mutilado como para permitirnos conocer los detalles, pero parece ser que la táctica consiguió su objetivo.

Apiñados en su última fortaleza, sin comida ni agua, los dioses sitiados hicieron cuanto pudieron para protegerse de sus atacantes. Hasta entonces, a pesar de la ferocidad de las batallas, ningún dios importante había caído en los combates.
Pero ahora, uno de los dioses jóvenes (creemos que Horus) al intentar salir a hurtadillas de la Gran Pirámide disfrazado de carnero, fue alcanzado por el Arma Brillante de Ninurta y perdió la visión de sus ojos. Un Dios de Antaño suplicó entonces a Ninharsag (reputada por sus milagros médicos) que salvara la vida del joven dios.

Otros textos sumerios dicen de este joven dios, "descendiente que no conoce a su padre", un epíteto que le encajaría a Horus, que nació después de la muerte de su padre. En La Leyenda del Carnero, perteneciente a la tradición popular egipcia, se nos dice que Horus resultó herido en los ojos cuando un dios "sopló fuego" sobre él.

Entonces, respondiendo a la "invocación", Ninharsag decidió intervenir para detener el combate. La novena tablilla del Lugal-e comienza con las palabras de Ninharsag al comandante enlilita, su propio hijo Ninurta, "
el hijo de Enlil... el Legítimo Heredero que nació de la esposa-hermana". En unos versículos acusadores, la diosa le anuncia su decisión de cruzar las líneas de combate y dar fin a las hostilidades:

A la Casa Donde la Medición de Cuerda comienza,
donde Asar elevó sus ojos a Anu, iré.

La cuerda cortaré, por el bien de los dioses guerreros.

Su destino era la "Casa Donde la Medición de Cuerda comienza", ¡la Gran Pirámide!

En un principio, Ninurta se quedó estupefacto con su decisión de "entrar sola en la tierra del Enemigo"; pero, cuando se sobrepuso, le proporcionó "ropas que le hicieran no tener miedo" (¿de la radiación dejada por los rayos?)

Cuando la diosa se aproximó a la pirámide, se dirigió a Enki: "Ella le grita... ella le suplica". La conversación se perdió con las fracturas de la tablilla, pero Enki aceptó rendir la pirámide ante ella:

De la Casa que es como un montón,
la que yo elevé como una pila,
tú puedes ser su dueña.

Sin embargo, había una condición: la rendición estaba sujeta a una resolución final del conflicto en tanto no llegara "el momento determinante del destino". Con la promesa de transmitir las condiciones de Enki, Ninharsag fue hasta Enlil.

Los acontecimientos que siguieron se hallan registrados en parte en el Lugal-e y en parte en otros textos fragmentarios. Pero donde se describen con mayor dramatismo es en un texto titulado Canto la Canción de la Madre de los Dioses. De este texto, que sobrevivió en gran medida gracias a haber sido copiado y recopiado por todo el Oriente Próximo de la antigüedad, habló por primera vez P. Dhorme en su estudio La Souveraine des Dieux. Es un texto poético de alabanza a Ninmah (la Gran Dama) y su papel como Mammi (Madre de los Dioses) a ambos lados de las líneas de combate.

Comenzando con una llamada para que escuchen "los camaradas en armas y los combatientes", el poema habla brevemente de la contienda y de sus participantes, así como de su escalada, casi global. En un bando estaban "el primogénito de Ninmah" (Ninurta) y Adad, a los que no tardaron en unirse Sin y, más tarde, Inanna/Ishtar.

En el otro estaba Nergal, un dios del que se dice que es "el Noble y Poderoso" (Ra/Marduk) y el "Dios de las dos Grandes Casas" (las dos grandes pirámides de Gizeh) que había intentado escapar camuflado con una piel de carnero: Horus.

Haciendo como se le había sugerido, Ninharsag "fue a buscar a su hermano, puso sus súplicas ante el dios". Le dijo que su vida y la de sus hijos estaban aseguradas: "por las estrellas ella le dio una señal". Ante las dudas de Enki, ella le dijo tiernamente: "Ven, deja que te saque". Y cuando salió, le dio su mano a ella...

La diosa le llevó a él, y a los demás defensores de la Gran Pirámide hasta el Harsag, su morada. Ninurta y sus guerreros observaron la partida de los enkitas. Y la enorme e inexpugnable estructura quedó vacía, en silencio.

En la actualidad, los que visitan la Gran Pirámide encuentran sus cámaras y sus pasadizos desnudos y vacíos; su compleja estructura interna parece no tener ningún propósito; sus hornacinas y sus recovecos parecen absurdos. Y así ha sido desde que los primeros hombres entraron en la pirámide. Pero no fue así cuando Ninurta entró en ella, hacia el 8,670 a.C, según nuestros cálculos. Ninurta entró, dicen los textos sumerios, "en el lugar radiante" rendido por sus defensores. Y lo que hizo después de entrar no sólo cambió la Gran Pirámide por dentro y por fuera, sino también el curso de los asuntos humanos.

Cuando Ninurta entró en la "Casa Que Es Como una Montaña", debió sorprenderse de lo que encontró dentro. Concebida por Enki/Ptah, planificada por Ra/Marduk, construida por Geb, equipada por Toth y defendida por Nergal, ¿qué misterios de tecnología espacial albergaría?, ¿qué secretos de inexpugnable defensa guardaría?

En la lisa y aparentemente sólida cara norte de la pirámide, una piedra giratoria se abrió para mostrar la entrada, protegida por los inmensos bloques de piedra diagonales, tal como lo describía el texto laudatorio a Ninharsag. Un pasadizo descendente recto llevaba a unas cámaras de servicio inferiores en donde Ninurta pudo ver un pozo que habían excavado los defensores buscando agua.

Pero su interés se centró en los pasadizos y cámaras superiores; allí estaban dispuestas las "piedras" mágicas, minerales y cristales, unos terrestres, otros celestiales, algunos de un aspecto que él nunca había visto. De ellos se emitía una pulsación radiante para guiar a los astronautas y también las radiaciones que defendían la estructura.

Acompañado por el Maestro Jefe en Minerales, Ninurta inspeccionó la disposición de "piedras" e instrumentos. Se detuvo delante de cada uno de ellos y determinó su destino: ser destruido, llevárselo para ser expuesto o instalarlo como instrumento en cualquier otra parte.

Tenemos constancia de estos "destinos", y de la orden por la cual Ninurta fue detenido por las piedras, gracias al texto inscrito en las tablillas 10 a 13 del poema épico Lugal-e. Siguiendo este texto, e interpretándolo correctamente, es como se puede comprender por fin el misterio de la finalidad y la función de los muchos rasgos de la estructura interna de la pirámide.

Tras recorrer el pasadizo ascendente, Ninurta llegó al punto en el que la imponente Gran Galería se encuentra con el pasadizo horizontal. Ninurta siguió este pasadizo en primer lugar, llegando a una gran cámara de techo amensulado. Llamada la "vulva" en el poema de Ninhursag, el eje de esta cámara se encuentra exactamente en el centro de la línea este-oeste de la pirámide.

Su emisión (una efusión que es como un león que nadie se atreve a atacar) provenía de una piedra encajada en una hornacina que se había tallado en el muro oriental. Era la Piedra SHAM (Destino). Era el corazón pulsante de la pirámide, y emitía una radiación roja que Ninurta "vio en la oscuridad". Pero a Ninurta le pareció aberrante, pues durante la batalla, cuando él se elevaba, el "gran poder" de esta piedra se utilizó "para agarrarme y matarme, siguiendo un rastro que mata al capturarme". Ordenó que "se retire... se ponga aparte... y que se destruya por completo".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Tras volver al punto de encuentro con la Gran Galería, Ninurta le echó un vistazo a ésta. Pero con lo ingeniosa y compleja que resultaba toda la pirámide, esta galería era sobrecogedora por lo inusual de su visión. Comparada con los pasadizos, bajos y estrechos, la Gran Galería se elevaba en lo alto (más de ocho metros y medio) en siete niveles superpuestos que iban aproximando cada vez más las paredes.

El techo también se había construido con secciones inclinadas, con un ángulo tal que no ejerciera presión sobre el segmento inferior de las imponentes paredes. Mientras que en los estrechos pasadizos "sólo brillaba una mortecina luz verde", la Gran Galería resplandecía con luces multicolores, "la bóveda es como un arcoiris, la oscuridad termina allí".

Los brillos multicolores los emitían 27 pares de diversas piedras de cristal dispuestas de modo uniforme a lo largo de ambos lados de la galería. Estas piedras resplandecientes estaban ubicadas en unas cavidades que se habían cortado con precisión en las rampas que corren a lo largo de la galería, a ambos lados del suelo.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Firmemente sujetas en su lugar, gracias a una elaborada hornacina en la pared, cada piedra de cristal emitía una radiación diferente, dándole al lugar su irisado efecto.

De momento, Ninurta pasó entre ellas en su camino ascendente; para él, tenía prioridad la Gran Cámara superior y su piedra pulsante.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Al fondo de la Gran Galería, Ninurta llegó a un gran escalón que, a través de un pasadizo bajo, llevaba a una Antecámara de singular diseño. Los tres rastrillos (el cerrojo, la barra y el pasador del poema sumerio) encajados a la perfección en los surcos de las paredes y el suelo, sellaban herméticamente la Gran Cámara superior: "al enemigo no se abre; sólo a Los Que Viven, a ellos se abre".

Pero ahora, tirando de unas cuerdas, los rastrillos se elevaron, y Ninurta entró. Se encontraba ahora en la cámara más prohibida (sagrada) de la pirámide, desde la cual se "extendía la Red" (¿radar?) orientadora para "inspeccionar Cielo y Tierra". El delicado mecanismo estaba alojado en un arca de piedra tallada; situado precisamente en el eje norte-sur de la pirámide, respondía a las vibraciones con una resonancia como de campana. El corazón de la unidad de orientación era la Piedra GUG (Determinante de la Dirección); sus emisiones, amplificadas por cinco compartimentos huecos construidos sobre la cámara, se irradiaban al exterior a través de dos canales inclinados que llevaban a las caras norte y sur de la pirámide. Ninurta ordenó que se destruyera esta piedra: "Después, por el destino al que la había determinado Ninurta, se sacó la piedra Gug de su agujero y se destruyó aquel día".

Para asegurarse de que nadie pudiera restablecer las funciones de "Determinante de Dirección" de la pirámide, Ninurta ordenó también que se quitaran los tres rastrillos. Los primeros en ser retirados fueron la Piedra SU (Vertical) y la Piedra KA.SHUR.RA (Impresionante, Puro Que Abre). Después, "el héroe subió a la Piedra SAG.KAL" (Piedra Sólida Que Está Enfrente). "Tuvo que emplear toda su fuerza" para sacarla de los surcos, cortar las cuerdas que la sostenían y que "fuera a parar al suelo".

Más tarde llegó el turno de las piedras y cristales minerales situados en la parte superior de las rampas de la Gran Galería. Mientras bajaba, Ninurta se detuvo ante cada una de ellas para declarar su destino. Si no hubiera fracturas en las tablillas de arcilla en las que está escrito el texto, tendríamos los nombres de aquellas 27 piedras; tal como están sólo se pueden leer 22 nombres.

Ninurta ordenó que varias de ellas fueran machacadas o pulverizadas; otras, que se podrían utilizar en el nuevo Centro de Control de Misiones, ordenó que se le dieran a Shamash; y el resto fue llevado a Mesopotamia para que fueran expuestas en el templo de Ninurta en Nippur y en otros lugares, como evidencia permanente de la gran victoria de los enlilitas sobre los dioses Enki.

Ninurta dijo que todo aquello no lo estaba haciendo tan sólo por su propio bien, sino también por el de las generaciones futuras: "
Que mis descendientes no tengan temor de ti", dijo refiriéndose a la Gran Pirámide; "que se decrete la paz".

Por último, quedaba la Piedra Vértice, la piedra de la cúspide de la pirámide, la Piedra UL (Alta Como El Cielo): "Que la descendencia de la madre no la vea más", ordenó. Y, cuando se lanzó la piedra para que se estrellara abajo, gritó: "que todos se alejen". Y ya no hubo más "Piedras" que fueran "anatema" para Ninurta.

Después de esto, los camaradas de Ninurta le animaron a que dejara el campo de batalla y regresara a casa. AN DIM DIM.MA, "Como a Anu Se Te Ha Hecho", le dijeron en alabanza; "La Casa Radiante donde se inicia la medición de cuerda, la Casa en la tierra que viniste a conocer, se regocija por haber entrado en ella".

Ahora, vuelve a tu casa, donde te esperan tu esposa y tu hijo: "En la ciudad que amas, en la morada de Nippur, que encuentre descanso tu corazón... que tu corazón se aplaque".

La Segunda Guerra de la Pirámide había terminado; pero su ferocidad y sus hazañas, así como la victoria final de Ninurta en las pirámides de Gizeh, se recordarían durante mucho tiempo en las epopeyas y en las canciones y en un notable dibujo de un sello cilíndrico, en donde se ve el Pájaro Divino de Ninurta rodeado por una corona.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Y la Gran Pirámide, desnuda y vacía, y sin su piedra de la cúspide, quedó allí, en pie, como testigo mudo de la derrota de sus defensores.

 

6. ¿Cómo se construyó la Gran Pirámide?
Resumen tomado del libro: "La guerra de los dioses y los hombres".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

El incidente de la Torre de Babel llevó a un inesperado final la era más larga de Paz en la Tierra que el hombre pueda recordar. La cadena de acontecimientos trágicos que desencadenó aquel incidente tuvo, según creemos, una relación directa con la Gran Pirámide y sus misterios. Para resolverlos, vamos a ofrecer nuestra propia teoría acerca de cómo se planificó y se construyó esta singular estructura, que más tarde sería sellada y violentada desde fuera.

A los muchos enigmas referentes a la construcción y al propósito de la Gran Pirámide de Gizeh, se añadieron dos más tras su terminación. Todas las teorías relacionadas con ellos, al estar basadas en la suposición de que la pirámide era una tumba real, muestran imperfecciones y deficiencias. Y es que creemos que las respuestas no se encuentran en los relatos de los faraones, sino en los de los dioses.

Las distintas referencias que sobre la Gran Pirámide aparecen en los escritos de los cronistas clásicos griegos y romanos atestiguan la familiaridad que se tenía en sus tiempos con la entrada de la piedra giratoria, el pasadizo descendente y el foso subterráneo. No se sabía nada de todo el sistema superior de pasadizos, galerías y cámaras, dado que el pasadizo ascendente quedó taponado con tres grandes bloques de granito y camuflado con una piedra triangular, para que nadie que bajara por el pasadizo descendente llegara a sospechar que existía una entrada a un pasadizo superior.

A lo largo de los muchos siglos que siguieron, se llegó a olvidar incluso la ubicación de la entrada original. Cuando en el 820 d.C, el califa Al Mamun decidió entrar en la pirámide, sus hombres forzaron una entrada a través de un túnel, sin rumbo fijo a través de las piedras. Sólo después de que oyeran caer una piedra en algún lugar dentro de la pirámide fue cuando orientaron el túnel en dirección al sonido, llegando al pasadizo descendente.

La piedra que había caído era la piedra triangular que ocultaba la entrada al pasadizo ascendente, con lo que quedó al descubierto el tapón de granito. Incapaces siquiera de mellar los bloques de granito, los hombres atravesaron la piedra caliza a su alrededor, descubriendo al fin el pasadizo ascendente y las partes internas superiores de la pirámide. Como atestiguan los historiadores árabes, Al Mamun y sus hombres lo encontraron todo vacío.

Tras limpiar de escombros el pasadizo ascendente (trozos de caliza que de algún modo se habían deslizado por su suelo hasta el tapón de granito), consiguieron arrastrarse hasta el extremo superior del pasadizo. Al salir de este túnel cuadrado, pudieron ponerse de pie, pues habían llegado al enlace del pasadizo ascendente con el pasadizo horizontal y la Gran Galería. Después, siguieron el pasadizo horizontal, llegando a la cámara abovedada de su extremo (que exploradores posteriores llamarían "Cámara de la Reina", la cual estaba vacía, al igual que su enigmática hornacina.

Volviendo al cruce de pasadizos, treparon por la Gran Galería; sus surcos, precisamente tallados, ahora agujeros y huecos vacíos, les ayudaron a trepar, tarea harto difícil debido a la resbaladiza capa de polvo blanco que cubría el suelo y las rampas de la galería. Treparon hasta el gran escalón que se eleva en el extremo superior de la galería y que se nivela con el suelo de la antecámara. Al entrar en ésta, se encontraron con que no estaban los rastrillos que bloqueaban la entrada. Se arrastraron hasta la cámara abovedada (llamada más tarde la "Cámara del Rey"); estaba vacía, salvo por un bloque de piedra vaciado (apodado "El Cofre"), pero tampoco aquí había nada.

Cuando volvieron al cruce de los tres pasadizos (el ascendente, el horizontal y la Gran Galería), los hombres de Al Mamun se percataron de que, en el lado occidental, había un agujero en el sitio donde la piedra correspondiente de esa rampa había sido hecha pedazos. Aquel agujero llevaba, a través de un corto pasadizo horizontal, a un conducto vertical que los árabes supusieron que era un pozo. Cuando bajaron por este "pozo" (como al final se le llamó), se encontraron con que no era más que la parte superior de una larga y sinuosa serie de conductos conectados (60 metros), que terminaba con un empalme de casi dos metros en el pasadizo descendente, conectando así las cámaras y los pasadizos superiores de la pirámide con los inferiores. Las evidencias indican que la abertura inferior se bloqueó y se ocultó para todo aquél que bajara por el pasadizo descendente, hasta que los hombres de Al Mamun bajaron por el pozo y abrieron su fondo.

Los descubrimientos de los árabes y las posteriores investigaciones han levantado un montón de dudas. ¿Por qué, cuándo y quiénes taponaron el pasadizo ascendente? ¿Por qué, cuándo y quiénes crearon el sinuoso pozo a través de la pirámide y de su lecho de roca?

La primera y la más persistente teoría explicaba los dos misterios con una sola respuesta. Manteniendo la idea de que la pirámide se construyó como tumba del faraón Keops, esta teoría sugería que después de que su cuerpo momificado fuera situado en el "Cofre" de la "Cámara del Rey", los obreros hicieron deslizarse los tres grandes bloques de granito desde la Gran Galería por la pendiente del pasadizo ascendente, con el fin de sellar la tumba. De este modo, los obreros habrían quedado atrapados con vida en la Gran Galería. Pero sin saberlo los sacerdotes, los obreros habían quitado la última piedra de la rampa y habían excavado el pozo, abriéndose camino hasta el pasadizo descendente, para salir después por la puerta de la pirámide, salvando así la vida.

Pero esta teoría no soporta el más mínimo análisis crítico. El pozo está compuesto por siete segmentos diferentes. Comienza con el segmento horizontal superior (A), que lleva de la Gran Galería hasta un segmento vertical (B), que conecta, a través de un segmento sinuoso (C) con un segmento vertical inferior (D). Después, sigue un segmento largo, recto, pero muy inclinado (E), que lleva a un segmento más corto (F), inclinado en un ángulo diferente. Al final del (F), un segmento que pretendía ser horizontal, pero que de hecho está ligeramente inclinado (G), conecta el pozo con el pasadizo descendente. Dejando aparte los segmentos horizontales de enlace (A) y (G), el pozo de verdad (segmentos B, C, D, E y F), a pesar de sus cambios de rumbo, cuando se contempla desde un plano norte - sur, se encuentra precisamente en un plano este - oeste paralelo al plano de pasadizos y cámaras de la pirámide. La distancia de separación, de alrededor de 1.80 metros, queda cubierta por el segmento (A) en la parte superior, y por el (G) en la inferior.

Mientras que los tres segmentos superiores del pozo atraviesan unos 18 metros de manipostería de la pirámide, los segmentos inferiores atraviesan alrededor de 45 metros de roca sólida. Los escasos obreros, que según la teoría mencionada, hubieran quedado dentro de la pirámide para deslizar los tapones de granito no hubieran podido atravesar toda esa roca. Por otra parte, si la excavación se hizo desde arriba, ¿dónde están los escombros, que sólo podían llevar hacia arriba a medida que profundizaban? Con un pozo de 70 centímetros de abertura media en la mayoría de sus segmentos, se habrían amontonado más de 28 metros cúbicos de escombros en los pasadizos y en las cámaras superiores.

A la vista de hechos tan poco probables se propusieron nuevas teorías, basadas en la suposición de que el pozo fuera excavado de abajo a arriba, sacando así los escombros de la pirámide a través del pasadizo descendente. Pero, ¿para qué? La respuesta es: un accidente. Cuando el faraón estaba siendo enterrado, un terremoto sacudió la pirámide, soltando prematuramente los tapones de granito. Como consecuencia de ello, los que quedaron atrapados con vida no fueron unos simples obreros, sino miembros de la familia real y sumos sacerdotes. Con los planos de la pirámide aún disponibles, los equipos de rescate hicieron un túnel hacia arriba, alcanzando la Gran Galería y salvando así a los dignatarios.

Esta teoría, así como la ya descartada de los ladrones de tumbas que se pudieran abrir paso al interior de la pirámide, falla, entre otros aspectos por una cuestión de precisión. Con la excepción del segmento (C), en el que la obra se perforó de un modo tosco e irregular, y la sección (G), dos de cuyos lados cuadrados resultan toscos y no demasiado horizontales, el resto de segmentos son rectos y precisos, de fino acabado y de ángulos uniformes en toda su longitud. Un equipo de rescate (o unos ladrones de tumbas), ¿hubieran perdido el tiempo en hacer un trabajo tan perfecto y preciso? ¿Para qué molestarse en alisar los lados, cuando tal alisado hubiera hecho mucho más difícil trepar por el conducto?

A medida que aumentaban las evidencias de que ningún faraón había sido enterrado nunca en la Gran Pirámide, una nueva teoría iba ganando adeptos, la de que el pozo se había hecho para permitir el examen de unas fisuras que habían aparecido en la roca como consecuencia de un terremoto. Los más elocuentes defensores de esta teoría fueron los hermanos John y Morton Edgar (The Great Pyramid Passages and Chambers), que, motivados por el celo religioso que veía en la pirámide la expresión pétrea de las profecías bíblicas, visitaron, limpiaron, examinaron, midieron y fotografiaron todos los rincones conocidos de la pirámide. En sus conclusiones, demostraron que el corto pasadizo superior horizontal del pozo (A), así como la más elevada de las secciones verticales (B), formaban parte de la construcción original de la pirámide. También descubrieron que la sección vertical inferior (D) se había construido cuidadosamente con bloques de obra a su paso por una cavidad (apodada La Gruta) en el lecho de roca; esto sólo se pudo construir cuando la roca aún estaba al aire libre, antes de que se cubriera la Gruta con los bloques de piedra de la pirámide. Es decir, también esta sección debía de ser parte primitiva de la construcción original de la pirámide.

Los hermanos Edgar teorizaron que cuando se estaba construyendo la pirámide, ya por encima de su base, un potente terremoto fisuró el lecho rocoso en varios puntos. Con la necesidad de conocer el alcance de los daños para determinar si se podría seguir construyendo la pirámide sobre el agrietado lecho rocoso, los constructores perforaron la roca en lo que ahora son los segmentos (E) y (F) con el fin de inspeccionar en niveles profundos. Tras constatar que el daño no era grave, se prosiguió con la construcción de la pirámide. Pero para permitir la realización de inspecciones periódicas, se hizo un corto pasadizo (1,80 metros), el (G), entre el pasadizo descendente y la sección (F), para poder realizar la inspección entrando desde abajo.

Aunque las teorías de los Edgar (expuestas posteriormente por Adam Rutherford en Pyrarnidology) fueron aceptadas por todos los piramidólogos, así como por algunos egiptólogos, aún están lejos de resolver los enigmas. Si las secciones largas (E) y (F) eran pozos de inspección de emergencia, ¿por qué se construyeron de forma tan elaborada, de un modo que precisaba de tanto tiempo para su construcción? ¿Cuál era el propósito de las secciones verticales originales (B) y (D)? ¿Cuándo y por qué se atravesó la mampostería de forma tan irregular y sinuosa en la sección (C)? ¿Y qué hay de los tapones de granito? ¿Para qué se pusieron si no hubo funeral ni enterramiento? Para todas estas preguntas no ha habido una respuesta satisfactoria, ni de los piramidólogos, ni de los egiptólogos.

Sin embargo, en la ardua e infatigable medición y exploración de unos y otros se encuentra la clave de las respuestas, pues creemos que los segmentos esenciales del pozo los hicieron, efectivamente, los constructores originales, pero no a posteriori ni como respuesta a una emergencia, sino como medida de previsión, para que sirvieran de directrices arquitectónicas en la construcción de la pirámide.

A lo largo de los siglos, se ha escrito mucho acerca de las increíbles proporciones y las notables relaciones geométricas de la Gran Pirámide. Sin embargo, debido a que el resto de las pirámides sólo pasadizos y cámaras inferiores, se ha insistido en considerar todo el sistema superior como algo que se desarrolló en una fase posterior. Como consecuencia de ello, se prestó poca atención a determinados alineamientos entre los sistemas superior e inferior de la pirámide, que sólo tendrían sentido si ambos sistemas se hubieran planificado y ejecutado al mismo tiempo. Así, por ejemplo, el punto de la Gran Galería en el que el suelo se eleva abruptamente para formar el Gran Escalón (U), el eje central de la "Cámara de la Reina" (Q), y un nicho (R) que hay en el corto pasadizo horizontal inferior, están situados en línea, precisamente, con el eje central de la pirámide. Por otra parte, hay un enigmático escalón bajo (S) en el pasadizo horizontal superior que está alineado con el punto que marca el fin (P) del pasadizo descendente. Y aún hay más de estos alineamientos desconcertantes.

¿Serían todos estos alineamientos algo casual, puras coincidencias arquitectónicas, o son el resultado de una cuidadosa planificación y un preciso diseño? Como vamos a demostrar, estos y otros alineamientos no reconocidos hasta ahora emanan de la ingeniosa, y sin embargo sencilla, planificación de la pirámide. Y también demostraremos que los segmentos originales del pozo no sólo formaron parte integral de la ejecución de la pirámide, sino también de su planificación.

Comenzaremos con el segmento (D), porque creemos que fue el primero en construirse. Actualmente, en términos generales, se acepta que la prominencia rocosa sobre la que se erigió la pirámide se niveló de forma escalonada. La parte más baja de la roca, que se puede ver en el exterior, formó la línea base; la parte más alta de la roca está en el nivel de la Gruta; allí se puede ver la primera capa de la obra de la pirámide. El hecho de que el segmento (D) se encuentre por debajo de esta manpostería, significa que tuvo que ser construido a través de la Gruta y el lecho rocoso antes de que se construyera nada por encima, es decir, antes que los segmentos (A), (B) y (C) del pozo. Y debido a que la única forma de hacer un túnel a través de la roca es desde la parte que da al aire libre, el segmento (E), que comienza su descenso precisamente desde el extremo final del (D), sólo pudo ser llevado a cabo tras la finalización del segmento (D); el (F) tuvo que seguir al (E), y el (G) llegó al final. Hubo que construir el segmento (D) con gran precisión, a través de la Gruta y de la roca, antes que el resto de segmentos del pozo. Pero, ¿por qué se ubicó en ese sitio? ¿Por qué es exactamente vertical? ¿Por qué no se continuó hacia arriba y se le dio la longitud que tiene?

¿Por qué, de hecho (algo que ha pasado completamente inadvertido), el segmento (E) se encuentra inclinado con respecto al (D) y con respecto a la línea base en un ángulo exacto de 45 grados? ¿Y por qué el segmento (E), si su única función era la de servir como conducto de conexión, no se prolongó hasta llegar al pasadizo descendente, en vez de girar en ángulo y formar así el segmento (F)? ¿Y por qué este segmento (F) (otro detalle inadvertido), está inclinado con respecto al pasadizo ascendente en un ángulo exacto de 90 grados?

Para responder a estas cuestiones, nos tenemos que preguntar: ¿cómo pudieron diseñar y conseguir estas simetrías, estos alineamientos perfectos y estas notables relaciones geométricas los arquitectos de la pirámide? La solución que proponemos se puede ilustrar mejor con un dibujo; es un plano de distribución del interior de la pirámide que hemos trazado, así nos parece, como lo podrían haber trazado los propios constructores: ¡un sencillo, aunque ingenioso, plano arquitectónico que consigue esos impresionantes alineamientos, simetrías y perfección a partir de unas cuantas líneas y tres círculos!

La construcción de la pirámide comenzó con el nivelado de la prominencia rocosa sobre la cual se iba a elevar. Para darle a la estructura una mayor estabilidad, se cortó la roca al nivel de la base sólo cerca de la circunferencia de la pirámide; en su centro, la cara de la roca era más alta, se elevaba por niveles. Fue entonces, según creemos, cuando se eligió la Gruta (una deformación natural de la roca, o quizás una cavidad artificial) como punto en donde debían tener su inicio los alineamientos de la estructura.

Allí se situó el primero de los conductos, el (D), verticalmente, a través de la Gruta, en parte atravesando la roca y en parte construido con bloques de obra. Su altura marca exactamente la distancia desde el nivel de la base, donde termina la roca y comienza la obra en el corazón de la pirámide.

Hace tiempo que se reconoce que el valor de n (el factor que gobierna las relaciones entre un círculo o una esfera, sus elementos lineales y sus proyecciones de superficie) se utilizó para determinar la circunferencia, los lados y la altura de la pirámide. Como se puede ver en nuestro dibujo, no sólo la cubierta de la pirámide, sino todo en su interior, se determinó con la ayuda de tres círculos iguales.

Con instrumentos teodolíticos situados dentro del conducto (D) se trazó la línea vertical clave, cuya función pronto describiremos. Pero primero se trazó con estos instrumentos una línea horizontal roca/obra, sobre la cual se situaron los centros de los tres círculos. El primero de éstos (Punto 1) estaba en (D); mientras que los Puntos 2 y 3 se situaron donde su círculo intersecaba la línea, sirviendo como centros de otros dos círculos superpuestos. Claro está, que para trazarlos, los arquitectos de la pirámide tuvieron que decidir cuál debía ser el radio más adecuado.

Los investigadores de la Gran Pirámide siempre se han visto frustrados en sus intentos por aplicar a sus perfectas proporciones cualquiera de las unidades de medida del antiguo Egipto, ni el codo común de 24 dedos, ni el codo real de 28 dedos (525 milímetros).

Hace alrededor de tres siglos, Sir Isaac Newton llegó a la conclusión de que tanto en la construcción de la pirámide, como en la del Arca de Noé y el templo de Jerusalén, se utilizó un enigmático "Codo Sagrado" de 641 milímetros. Tanto los egiptólogos como los piramidólogos aceptan ahora estas conclusiones, al menos en lo que respecta a la pirámide.

Según nuestros propios cálculos, el radio adoptado para los tres círculos supuestos era de 60 de tales codos sagrados; siendo el número 60, no por casualidad, el número base del sistema matemático sexagesimal de los sumerios. Esta medida de 60 codos sagrados es la dominante tanto en longitudes como en alturas de la estructura interior de la pirámide, así como en las dimensiones de su base.

Tras seleccionar el radio, se trazaron los tres círculos; y entonces la pirámide comenzó a tomar forma: donde el segundo círculo intersecara el nivel de la base (Punto 4), el lado de la pirámide se tenía que elevar con un ángulo de 52°. Un ángulo perfecto, porque es el único que incorpora las proporciones de tc en la pirámide.

Desde la base del conducto (D), se perforó el conducto (E) hacia abajo, con una inclinación exacta de 45° con respecto a (E). La línea teodolítica proyectada desde (E) hacia arriba, intersecando el círculo 2 en el Punto 5, proporcionó la inclinación de la línea para el lado de la pirámide, marcando también el nivel de media área, sobre el cual tendrían que situarse la Cámara del Rey y la Antecámara (la línea 5-U-K), y dónde tendría que terminar la Gran Galería. Proyectada hacia abajo, la pendiente (E) determinaría el punto (P), donde tendría que terminar el pasadizo descendente, y la vertical de (P) determinaría la posición del escalón 5 en el pasadizo horizontal.

Si observamos el tercer círculo, veremos que su centro (Punto 3) marcaba la línea central vertical de la pirámide. En el punto en donde esta línea intersecaba la línea de media área, se situó el gran escalón (I), marcando el final de la Gran Galería y el comienzo del suelo de la Cámara del Rey. También determinaba la posición de la Cámara de la Reina (Q), que estaba situada exactamente en la línea central. Conectando el Punto 2 con el Punto (U), se obtenía la línea del suelo del pasadizo ascendente y de la Gran Galería.

Después se perforó el conducto (F), a partir del final del conducto (E), de tal modo que su prolongación intersecara la línea de suelo ascendente 2-U en ángulo recto (90°). Desde su intersección con el primer círculo (Punto 6), se trazó una línea a través del Punto 2, hacia arriba, hasta llegar al lado de la pirámide (Punto 7). Así se delineó el pasadizo descendente, el cruce con el pasadizo ascendente (en el Punto 2) y la entrada a la pirámide.

Así, los conductos (D), (E) y (F), y los tres círculos, hicieron posible la mayor parte de los detalles esenciales de la Gran Pirámide. Sin embargo, faltaría por determinar el punto en donde debería terminar el pasadizo ascendente y comenzar la Gran Galería, así como dónde habría que situar el nivel del pasadizo horizontal que lleva a la Cámara de la Reina. Y según creemos, es aquí donde entró en juego el conducto (B). Hasta ahora, nadie ha señalado el hecho de que su longitud es exactamente igual a la de (D), y que marca exactamente la distancia entre el nivel de la entrada y el nivel del pasadizo horizontal. (B) se situó allí donde la línea ascendente intersecaba el círculo 2 (Punto 8). Su prolongación vertical marca el comienzo del muro elevado de la Gran Galería; la distancia desde el Punto 8 al Punto 9, donde la línea de (D) interseca la línea horizontal de 8, es el lugar de la grandiosa intersección.

El segmento (B), conectado en el Punto 8 con los pasadizos a través del corto segmento (A), permitió así a los constructores de la pirámide completar su interior. Una vez hecho esto, los segmentos del pozo dejaron de tener utilidad arquitectónica o funcional, y la entrada a ellos se cubrió, colocando allí una piedra ajustada con forma de cuña.

Los segmentos (D), (E) y (F) también desaparecieron de la vista cuando la obra de la pirámide se elevó sobre su base rocosa. Quizás se construyó entonces el segmento (G), para permitir la extracción de los teodolitos de los segmentos (D), (E-) y (F), o para hacer comprobaciones de última hora. Finalmente, en el punto donde el pasadizo descendente conectaba con este segmento (G), se cubrió la abertura con un bloque de piedra ajustado, con lo que estos segmentos inferiores desaparecieron también de la vista.

La pirámide se terminó, con todos sus segmentos ocultos del pozo; todos menos uno, que, como hemos visto, no tenía ninguna función o propósito en la planificación y construcción de la pirámide.

La excepción la constituye el irregular e insólito segmento (C), extrañamente sinuoso, que toscamente atraviesa la caliza dejando muchos bloques de piedra rotos y con salientes. ¿Cuándo, para qué y cómo se hizo esta enigmática sección?

Creemos que esta sección no existía aún cuando la pirámide fue terminada. Como expondremos, se hizo precipitadamente con posterioridad, cuando se encerró vivo a Marduk en la Gran Pirámide.

 

7. El prisionero de la pirámide.
Resumen tomado del libro: "La guerra de los dioses y los hombres".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

El incidente de la Torre de Babel llevó a un inesperado final la era más larga de paz en la Tierra que el Hombre pueda recordar. La cadena de acontecimientos trágicos que desencadenó aquel incidente tuvo, según creemos, una relación directa con la Gran Pirámide y sus misterios. Para resolverlos vamos a ofrecer nuestra propia teoría acerca de cómo se planificó y se construyó esta singular estructura, que más tarde sería sellada y violentada desde fuera.

A los muchos enigmas referentes a la construcción y al propósito de la Gran Pirámide de Gizeh se añadieron dos más tras su terminación. Todas las teorías relacionadas con ellos, al estar basadas en la suposición de que la pirámide era una tumba real, muestran imperfecciones y deficiencias. Y es que creemos que las respuestas no se encuentran en los relatos de los faraones, sino en los de los dioses.

Las distintas referencias que sobre la Gran Pirámide aparecen en los escritos de los cronistas clásicos griegos y romanos atestiguan la familiaridad que se tenía en sus tiempos con la entrada de la piedra giratoria, el pasadizo descendente y el foso subterráneo.

No se sabía nada de todo el sistema superior de pasadizos, galerías y cámaras, dado que el pasadizo ascendente quedó taponado con tres grandes bloques de granito y camuflado con una piedra triangular para que nadie que bajara por el pasadizo descendente llegara a sospechar que existía una entrada a un pasadizo superior.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

A lo largo de los muchos siglos que siguieron se llegó a olvidar incluso la ubicación de la entrada original; y cuando, en el 820 d.C, el califa Al Mamun decidió entrar en la pirámide, sus hombres forzaron una entrada a través de un túnel, sin rumbo fijo a través de las piedras. Sólo después de que oyeran caer una piedra en algún lugar dentro de la pirámide fue cuando orientaron el túnel en dirección al sonido, llegando al pasadizo descendente.

La piedra que había caído era la piedra triangular que ocultaba la entrada al pasadizo ascendente, con lo que quedó al descubierto el tapón de granito. Incapaces siquiera de mellar los bloques de granito, los hombres atravesaron la piedra caliza a su alrededor, descubriendo al fin el pasadizo ascendente y las partes internas superiores de la pirámide. Como atestiguan los historiadores árabes, Al Mamun y sus hombres lo encontraron todo vacío.

Tras limpiar de escombros el pasadizo ascendente (trozos de caliza que de algún modo se habían deslizado por su suelo hasta el tapón de granito) consiguieron arrastrarse hasta el extremo superior del pasadizo. Al salir de este túnel cuadrado pudieron ponerse de pie, pues habían llegado al enlace del pasadizo ascendente con el pasadizo horizontal y la Gran Galería.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Después siguieron el pasadizo horizontal, llegando a la cámara abovedada de su extremo (que exploradores posteriores llamarían Cámara de la Reina); estaba vacía, al igual que su enigmática hornacina.

Volviendo al cruce de pasadizos, treparon por la Gran Galería; sus surcos, precisamente tallados, ahora agujeros y huecos vacíos, les ayudaron a trepar, tarea harto difícil debido a la resbaladiza capa de polvo blanco que cubría el suelo y las rampas de la galería. Treparon hasta el gran escalón que se eleva en el extremo superior de la galería y que se nivela con el suelo de la Antecámara; al entrar en ésta se encontraron con que no estaban los rastrillos que bloqueaban la entrada.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Se arrastraron hasta la cámara abovedada (llamada más tarde la Cámara del Rey); estaba vacía, salvo por un bloque de piedra vaciado (apodado El Cofre), pero tampoco aquí había nada.

Cuando volvieron al cruce de los tres pasadizos (el ascendente, el horizontal y la Gran Galería), los hombres de Al Mamun se percataron de que en el lado occidental había un agujero en el sitio donde la piedra correspondiente de esa rampa había sido hecha pedazos

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Aquel agujero llevaba, través de un corto pasadizo horizontal, a un conducto vertical que los árabes supusieron que era un pozo. Cuando bajaron por este "pozo" (como al final se le llamó), se encontraron con que no era más que la parte superior de una larga y sinuosa serie de conductos conectados (60 metros), que terminaba con un empalme de casi dos metros en el pasadizo descendente, conectando así las cámaras y los pasadizos superiores de la pirámide con los inferiores.

Las evidencias indican que la abertura inferior se bloqueó y se ocultó para todo aquél que bajara por el pasadizo descendente, hasta que los hombres de Al Mamun bajaron por el Pozo y abrieron su fondo.

Los descubrimientos de los árabes y las posteriores investigaciones han levantado un montón de dudas. ¿Por qué, cuándo y quiénes taponaron el pasadizo ascendente? ¿Por qué, cuándo y quiénes crearon el sinuoso pozo a través de la pirámide y de su lecho de roca?

La primera y la más persistente teoría explicaba los dos misterios con una sola respuesta. Manteniendo la idea de que la pirámide se construyó como tumba del faraón Keops, esta teoría sugería que después de que su cuerpo momificado fuera situado en el "Cofre" de la "Cámara del Rey", los obreros hicieron deslizarse los tres grandes bloques de granito desde la Gran Galería por la pendiente del pasadizo ascendente, con el fin de sellar la tumba.
De este modo, los obreros habrían quedado atrapados con vida en la Gran Galería. Pero, sin saberlo los sacerdotes, los obreros habían quitado la última piedra de la rampa y habían excavado el pozo, abriéndose camino hasta el pasadizo descendente, para salir después por la puerta de la pirámide, salvando así la vida.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Pero esta teoría no soporta el más mínimo análisis crítico. El pozo está compuesto por siete segmentos diferentes. Comienza con el segmento horizontal superior (A), que lleva de la Gran Galería hasta un segmento vertical (B), que conecta, a través de un segmento sinuoso (C) con un segmento vertical inferior (D). Después, sigue un segmento largo, recto, pero muy inclinado (E), que lleva a un segmento más corto (F), inclinado en un ángulo diferente.

Al final del (F), un segmento que pretendía ser horizontal pero que, de hecho, está ligeramente inclinado (G), conecta el pozo con el pasadizo descendente. Dejando aparte los segmentos horizontales de enlace A y G, el pozo de verdad (segmentos B, C, D, E y F), a pesar de sus cambios de rumbo, cuando se contempla desde un plano norte-sur, se encuentra precisamente en un plano este-oeste paralelo al plano de pasadizos y cámaras de la pirámide; la distancia de separación, de alrededor de 1,80 metros, queda cubierta por el segmento A en la parte superior, y por el G en la inferior.

Mientras que los tres segmentos superiores del pozo atraviesan unos 18 metros de mampostería de la pirámide, los segmentos inferiores atraviesan alrededor de 45 metros de roca sólida. Los escasos obreros que, según la teoría mencionada, hubieran quedado dentro de la pirámide para deslizar los tapones de granito no hubieran podido atravesar toda esa roca.

Por otra parte, si la excavación se hizo desde arriba, ¿dónde están los escombros, que sólo podían llevar hacia arriba a medida que profundizaban? Con un pozo de 70 centímetros de abertura media en la mayoría de sus segmentos, se habrían amontonado más de 28 metros cúbicos de escombros en los pasadizos y en las cámaras superiores.

A la vista de hechos tan poco probables, se propusieron nuevas teorías, basadas en la suposición de que el pozo fuera excavado de abajo a arriba, sacando así los escombros de la pirámide a través del pasadizo descendente. Pero, ¿para qué?
La respuesta es: un accidente. Cuando el faraón estaba siendo enterrado, un terremoto sacudió la pirámide, soltando prematuramente los tapones de granito. Como consecuencia de ello, los que quedaron atrapados con vida no fueron unos simples obreros, sino miembros de la familia real y sumos sacerdotes. Con los planos de la pirámide aún disponibles, los equipos de rescate hicieron un túnel hacia arriba, alcanzando la Gran Galería y salvando así a los dignatarios.

Esta teoría, así como la ya descartada de los ladrones de tumbas que se pudieran abrir paso así al interior de la pirámide, falla, entre otros aspectos, por una cuestión de precisión. Con la excepción del segmento (C), en el que la obra se perforó de un modo tosco e irregular, y la sección (G), dos de cuyos lados cuadrados resultan toscos y no demasiado horizontales, el resto de segmentos son rectos y precisos, de fino acabado y de ángulos uniformes en toda su longitud. Un equipo de rescate (o unos ladrones de tumbas), ¿hubieran perdido el tiempo en hacer un trabajo tan perfecto y preciso? ¿Para qué molestarse en alisar los lados, cuando tal alisado hubiera hecho mucho más difícil trepar por el conducto?

A medida que aumentaban las evidencias de que ningún faraón había sido enterrado nunca en la Gran Pirámide, una nueva teoría iba ganando adeptos, la de que el pozo se había hecho para permitir el examen de unas fisuras que habían aparecido en la roca como consecuencia de un terremoto.

Los más elocuentes defensores de esta teoría fueron los hermanos John y Morton Edgar (The Great Pyramid Passages and Chambers), que, motivados por el celo religioso que veía en la pirámide la expresión pétrea de las profecías bíblicas, visitaron, limpiaron, examinaron, midieron y fotografiaron todos los rincones conocidos de la pirámide. En sus conclusiones, demostraron que el corto pasadizo superior horizontal del Pozo (A), así como la más elevada de las secciones verticales (B), formaban parte de la construcción original de la pirámide.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

También descubrieron que la sección vertical inferior (D) se había construido cuidadosamente con bloques de obra a su paso por una cavidad (apodada La Gruta ) en el lecho de roca; esto sólo se pudo construir cuando la roca aún estaba al aire libre, antes de que se cubriera la gruta con los bloques de piedra de la pirámide. Es decir, también esta sección debía de ser parte (parte primitiva) de la construcción original de la pirámide.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Los hermanos Edgar teorizaron que cuando se estaba construyendo la pirámide, ya por encima de su base, un potente terremoto fisuró el lecho rocoso en varios puntos. Con la necesidad de conocer el alcance de los daños para determinar si se podría seguir construyendo la pirámide sobre el agrietado lecho rocoso, los constructores perforaron la roca en lo que ahora son los segmentos E y F con el fin de inspeccionar en niveles profundos.

Tras constatar que el daño no era grave, se prosiguió con la construcción de la pirámide; pero, para permitir la realización de inspecciones periódicas, se hizo un corto pasadizo (1,80 metros), el G, entre el pasadizo descendente y la sección F, para poder realizar la inspección entrando desde abajo.

Aunque las teorías de los Edgar (expuestas posteriormente por Adam Rutherford en Pyramidology) fueron aceptadas por todos los piramidólogos, así como por algunos egiptólogos, aún están lejos de resolver los enigmas. Si las secciones largas E y F eran pozos de inspección de emergencia,

  • ¿Por qué se construyeron de forma tan elaborada, de un modo que precisaba de tanto tiempo para su construcción?

  • ¿Cuál era el propósito de las secciones verticales originales B y D ?

  • ¿Cuándo y por qué se atravesó la mampostería de forma tan irregular y sinuosa en la sección C ?

  • ¿Y qué hay de los tapones de granito?

  • ¿Para qué se pusieron si no hubo funeral ni enterramiento?

Para todas estas preguntas no ha habido una respuesta satisfactoria, ni de los piramidólogos, ni de los egiptólogos. Sin embargo, en la ardua e infatigable medición y exploración de unos y otros se encuentra la clave de las respuestas, pues creemos que los segmentos esenciales del pozo los hicieron, efectivamente, los constructores originales, pero no a posteriori ni como respuesta a una emergencia, sino como medida de previsión, para que sirvieran de directrices arquitectónicas en la construcción de la pirámide.

A lo largo de los siglos se ha escrito mucho acerca de las increíbles proporciones y las notables relaciones geométricas de la Gran Pirámide. Sin embargo, debido a que el resto de las pirámides tienen sólo pasadizos y cámaras inferiores, se ha insistido en considerar todo el sistema superior como algo que se desarrolló en una fase posterior. Como consecuencia de ello, se prestó poca atención a determinados alineamientos entre los sistemas superior e inferior de la pirámide, que sólo tendrían sentido si ambos sistemas se hubieran planificado y ejecutado al mismo tiempo.

Así, por ejemplo, el punto de la Gran Galería en el que el suelo se eleva abruptamente para formar el Gran Escalón (U), el eje central de la "Cámara de la Reina" (Q), y un nicho (R) que hay en el corto pasadizo horizontal inferior, están situados en línea, precisamente con el eje central de la pirámide. Por otra parte, hay un enigmático escalón bajo (S) en el pasadizo horizontal superior que está alineado con el punto que marca el fin (P) del pasadizo descendente. Y aún hay más de estos alineamientos desconcertantes, como se podrá ver en nuestro siguiente diagrama.

¿Serían todos estos alineamientos algo casual, puras coincidencias arquitectónicas, o son el resultado de una cuidadosa planificación y un preciso diseño? Como vamos a demostrar, estos y otros alineamientos no reconocidos hasta ahora emanan de la ingeniosa, y sin embargo sencilla, planificación de la pirámide. Y también demostraremos que los segmentos originales del pozo no sólo formaron parte integral de la ejecución de la pirámide, sino también de su planificación.

Comenzaremos con el segmento D, porque creemos que fue el primero en construirse. Actualmente, en términos generales se acepta que la prominencia rocosa sobre la que se erigió la pirámide se niveló de forma escalonada. La parte más baja de la roca, que se puede ver en el exterior, formó la línea base; la parte más alta de la roca está en el nivel de la gruta; allí se puede ver la primera capa de la obra de la pirámide.

El hecho de que el segmento D se encuentre por debajo de esta manipostería, significa que tuvo que ser construido a través de la gruta y el lecho rocoso antes de que se construyera nada por encima, es decir, antes que los segmentos A, B y C del pozo. Y debido a que la única forma de hacer un túnel a través de la roca es desde la parte que da al aire libre, el segmento E, que comienza su descenso precisamente desde el extremo final del D, sólo pudo ser llevado a cabo tras la finalización del segmento D; el F tuvo que seguir al E, y el G llegó al final. Es decir, hubo que construir el segmento D con gran precisión a través de la gruta y de la roca, antes que el resto de segmentos del pozo.

  •   Pero, ¿por qué se ubicó en ese sitio?

  • ¿Por qué es exactamente vertical?

  • ¿Por qué no se continuó hacia arriba y se le dio la longitud que tiene?

  • ¿Por qué, de hecho (algo que ha pasado completamente inadvertido), el segmento E se encuentra inclinado con respecto al D y con respecto a la línea base en un ángulo exacto de 45 grados?

  • ¿Y por qué el segmento E, si su única función era la de servir como conducto de conexión, no se prolongó hasta llegar al pasadizo descendente, en vez de girar en ángulo y formar así el segmento F?

  • ¿Y por qué este segmento, el F (otro detalle inadvertido), está inclinado con respecto al pasadizo ascendente en un ángulo exacto de 90 grados?

Para responder a estas cuestiones, nos tenemos que preguntar: ¿cómo pudieron diseñar y conseguir estas simetrías, estos alineamientos perfectos y estas notables relaciones geométricas los arquitectos de la pirámide?

La solución que proponemos se puede ilustrar mejor con un dibujo; es un plano de distribución del interior de la pirámide que hemos trazado, así nos parece, como lo podrían haber trazado los propios constructores: ¡un sencillo, aunque ingenioso, plano arquitectónico que consigue esos impresionantes alineamientos, simetrías y perfección a partir de unas cuantas líneas y tres círculos!

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

La construcción de la pirámide comenzó con el nivelado de la prominencia rocosa sobre la cual se iba a elevar. Para darle a la estructura una mayor estabilidad, se cortó la roca al nivel de la base sólo cerca de la circunferencia de la pirámide; en su centro, la cara de la roca era más alta, se elevaba por niveles. Fue entonces, según creemos, cuando se eligió la gruta, una deformación natural de la roca, o quizás una cavidad artificial, como punto en donde debían tener su inicio los alineamientos de la estructura.

Allí se situó el primero de los conductos, el D, verticalmente, a través de la gruta, en parte atravesando la roca y en parte construido con bloques de obra. Su altura marca exactamente la distancia desde el nivel de la base, donde termina la roca y comienza la obra en el corazón de la pirámide.

Hace tiempo que se reconoce que el valor de n (el factor que gobierna las relaciones entre un círculo o una esfera, sus elementos lineales y sus proyecciones de superficie) se utilizó para determinar la circunferencia, los lados y la altura de la pirámide. Como se puede ver en nuestro dibujo, no sólo la cubierta de la pirámide, sino todo en su interior, se determinó con la ayuda de tres círculos iguales.

Con instrumentos teodolíticos situados dentro del conducto D se trazó la línea vertical clave, cuya función pronto describiremos. Pero, primero se trazó con estos instrumentos una línea horizontal roca/obra, sobre la cual se situaron los centros de los tres círculos. El primero de éstos (Punto 1) estaba en D; mientras que los puntos 2 y 3 se situaron donde su círculo intersecaba la línea, sirviendo como centros de otros dos círculos superpuestos.

Claro está que para trazarlos los arquitectos de la pirámide tuvieron que decidir cuál debía ser el radio más adecuado. Los investigadores de la Gran Pirámide siempre se han visto frustrados en sus intentos por aplicar a sus perfectas proporciones cualquiera de las unidades de medida del antiguo Egipto, ni el codo común de 24 dedos, ni el codo real de 28 dedos (525 milímetros). Hace alrededor de tres siglos, Sir Isaac Newton llegó a la conclusión de que tanto en la construcción de la pirámide, como en la del Arca de Noé y el templo de Jerusalén, se utilizó un enigmático "Codo Sagrado" de 641 milímetros.

Tanto los egiptólogos como los piramidólogos aceptan ahora estas conclusiones, al menos en lo que respecta a la pirámide. Según nuestros propios cálculos, el radio adoptado para los tres círculos supuestos era de 60 de tales codos sagrados; siendo el número 60, no por casualidad, el número base del sistema matemático sexagesimal de los sumerios. Esta medida de 60 codos sagrados es la dominante tanto en longitudes como en alturas de la estructura interior de la pirámide, así como en las dimensiones de su base.

Tras seleccionar el radio, se trazaron los tres círculos; y, entonces la pirámide comenzó a tomar forma: donde el segundo círculo intersecara el nivel de la base (Punto 4), el lado de la pirámide se tenía que elevar con un ángulo de 52°, un ángulo perfecto, porque es el único que incorpora las proporciones de TC en la pirámide.

Desde la base del conducto D se perforó el conducto E hacia abajo, con una inclinación exacta de 45° con respecto a E. La línea teodolítica proyectada desde E hacia arriba, intersecando el círculo 2 en el punto 5, proporcionó la inclinación de la línea para el lado de la pirámide, marcando también el nivel de media área (sobre el cual tendrían que situarse la Cámara del Rey y la Antecámara, la línea 5-U-K) y dónde tendría que terminar la Gran Galería. Proyectada hacia abajo, la pendiente E determinaría el punto P, donde tendría que terminar el pasadizo descendente, y la vertical de P determinaría la posición del escalón 5 en el pasadizo horizontal.

Si observamos el tercer círculo, veremos que su centro (Punto 3) marcaba la línea central vertical de la pirámide. En el punto en donde esta línea intersecaba la línea de media área, se situó el gran escalón (U), marcando el final de la Gran Galería y el comienzo del suelo de la Cámara del Rey. También determinaba la posición de la Cámara de la Reina (Q), que estaba situada exactamente en la línea central. Conectando el Punto 2 con el Punto U se obtenía la línea del suelo del pasadizo ascendente y de la Gran Galería.

Después se perforó el conducto F, a partir del final del conducto E, de tal modo que su prolongación intersecara la línea de suelo ascendente 2-U en ángulo recto (90°). Desde su intersección con el primer círculo (Punto 6), se trazó una línea a través del Punto 2, hacia arriba, hasta llegar al lado de la pirámide (Punto 7). Así se delineó el pasadizo descendente, el cruce con el pasadizo ascendente (en el Punto 2) y la entrada a la pirámide.

Así, los conductos D, E y F, y los tres círculos, hicieron posible la mayor parte de los detalles esenciales de la Gran Pirámide. Sin embargo, faltaría por determinar el punto en donde debería terminar el pasadizo ascendente y comenzar la Gran Galería, así como dónde habría que situar el nivel del pasadizo horizontal que lleva a la Cámara de la Reina.

Y según creemos, es aquí donde entró en juego el conducto B. Hasta ahora nadie ha señalado el hecho de que su longitud es exactamente igual a la de D, y que marca exactamente la distancia entre el nivel de la entrada y el nivel del pasadizo horizontal. B se situó allí donde la línea ascendente intersecaba el círculo 2 (Punto 8). Su prolongación vertical marca el comienzo del muro elevado de la Gran Galería; la distancia desde el Punto 8 al Punto 9, donde la línea de D interseca la línea horizontal de 8, es el lugar de la grandiosa intersección representada en la imagen.

El segmento B, conectado en el Punto 8 con los pasadizos a través del corto segmento A, permitió así a los constructores de la pirámide completar su interior. Una vez hecho esto, los segmentos del pozo dejaron de tener utilidad arquitectónica o funcional y la entrada a ellos se cubrió, colocando allí una piedra ajustada con forma de cuña.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Los segmentos D, E y F también desaparecieron de la vista cuando la obra de la pirámide se elevó sobre su base rocosa. Quizás se construyó entonces el segmento G, para permitir la extracción de los teodolitos de los segmentos D-E-F o para hacer comprobaciones de última hora. Finalmente, en el punto donde el pasadizo descendente conectaba con este segmento G, se cubrió la abertura con un bloque de piedra ajustado, con lo que estos segmentos inferiores desaparecieron también de la vista.

La pirámide se terminó, con todos sus segmentos ocultos del pozo; todos menos uno, que como hemos visto, no tenía ninguna función o propósito en la planificación y construcción de la pirámide.

La excepción la constituye el irregular e insólito segmento C, extrañamente sinuoso, que toscamente atraviesa la caliza dejando muchos bloques de piedra rotos y con salientes. ¿Cuándo, para qué y cómo se hizo esta enigmática sección?

Creemos que esta sección no existía aún cuando la pirámide fue terminada. Como expondremos, se hizo precipitadamente con posterioridad, cuando se encerró vivo a Marduk en la Gran Pirámide. No hay duda de que se encerró vivo a Marduk en la "Montaña Tumba"; los textos que se han encontrado y traducido así lo atestiguan. Otros textos mesopotámicos arrojan luz sobre la naturaleza de su delito. Y todos juntos nos permiten llegar a una reconstrucción plausible de los acontecimientos.

Desterrado de Babilonia y Mesopotamia, Marduk volvió a Egipto y se estableció en Heliópolis, potenciando su papel como "centro de culto" suyo al reunir sus objetos personales celestes en un santuario especial, al cual los egipcios peregrinaron durante mucho tiempo después.

Pero, al intentar reestablecer su hegemonía en Egipto, Marduk se encontró con que las cosas habían cambiado desde que se fue de allí en su intento de golpe de estado en Mesopotamia. Aunque Toth, según parece, no planteó una lucha por la supremacía, y Nergal y Gibil estaban lejos del centro de poder, un nuevo rival había aparecido mientras tanto: Dumuzi. Hijo menor de Enki, cuyos dominios tenían fronteras con el Alto Egipto, estaba mostrándose como un pretendiente al trono de Egipto. Y por detrás de sus ambiciones no había otra que su novia Inanna/Ishtar, otro motivo para las sospechas y la antipatía de Marduk .

El relato de Dumuzi e Inanna ( él, hijo de Enki; ella, nieta de Enlil) es algo así como un antiguo relato de Romeo y Julieta. Al igual que en el drama de Shakespeare, también aquí hay un final trágico de muerte y venganza.

La primera presencia de Inanna/Ishtar en Egipto se menciona en el texto de Edfú que habla de la Primera Guerra de la Pirámide. Llamada aquí Ashtoreth (su nombre cananeo), se dice que apareció en el campo de batalla entre las fuerzas de Horus. El motivo de su inexplicable presencia en Egipto pudo ser el de la visita a su novio Dumuzi, a través de cuya región estaban pasando las fuerzas de combate.

Por un texto sumerio sabemos que Inanna había ido a visitar a Dumuzi (El Pastor) a su lejana región rural. Aquí se nos cuenta que Dumuzi estaba esperando su llegada y deja constancia de sus tranquilizadoras palabras ante una novia desconcertada por un futuro en una tierra extranjera:

El joven estaba esperando;
Dumuzi abrió la puerta.
Ella llegó a él como un rayo de luna...
Él la miró, se regocijó en ella,
la tomó en sus brazos y la besó.
El Pastor puso su brazo alrededor de la doncella;
"No te he llevado a la esclavitud, (dijo);
Tu mesa será una espléndida mesa,
la espléndida mesa en donde yo mismo como...".

En aquel momento, Inanna/Ishtar tenía la bendición de sus padres, Nannar/Sin y Ningal, así como la de su hermano Utu/Shamash, en esta historia de amor a lo Romeo y Julieta entre una nieta de Enlil y un hijo de Enki. Algunos hermanos de Dumuzi, y probablemente él mismo, también dieron su consentimiento. Le hicieron a Inanna un regalo de lapislázuli, la azulada piedra preciosa que ella tanto se estimaba.

Como sorpresa, le escondieron gran cantidad de cuentas y de cuadritos de esta piedra debajo de un montón de su fruta favorita: los dátiles. En su dormitorio encontró "un lecho de oro, adornado con lapislázuli, que Gibil había refinado para ella en la morada de Nergal". Y entonces comenzaron los combates, y lucharon hermano contra hermano. En la medida en que la pelea era sólo entre los descendientes de Enki, nadie vio ningún problema particular en que estuviera por ahí una nieta de Enlil. Pero, tras la victoria de Horus, cuando Set ocupó tierras que no eran suyas, las cosas cambiaron por completo: la Segunda Guerra de la Pirámide arrojó a los hijos y nietos de Enlil contra los descendientes de Enki. "Julieta" tuvo que separarse de su "Romeo".

Cuando, después de la guerra, los amantes se volvieron a reunir y consumaron su matrimonio, pasaron muchos días y noches de dicha y éxtasis, motivo de numerosas canciones de amor sumerias. Pero incluso cuando estaban haciendo el amor, Inanna le susurraba a Dumuzi palabras provocadoras:

¡Tan dulces como tu boca son tus partes,
merecedoras de una condición principesca!
¡Somete al país rebelde, deja que la nación se multiplique;
yo dirigiré al país con justicia!

En otra ocasión, le confesó su visión a su amado:

Tuve la visión de una gran nación en la que se elegía a Dumuzi como Dios de su país...
Pues yo he hecho que se exalte el nombre de Dumuzi, le di prestigio.

Aún con todo, no fue una pareja feliz, pues no tuvieron un heredero, requisito esencial, según parece, para llevar adelante sus ambiciones divinas. Y así sucedió que, en un intento por conseguir un heredero varón, Dumuzi recurrió a la táctica que adoptara tiempo atrás su propio padre: intentó seducir y tener relaciones sexuales con su propia hermana. Pero, mientras en el pasado Ninharsag accedió a las pretensiones de Enki, la hermana de Dumuzi, Geshtinanna, se negó. Desesperado, Dumuzi transgredió un tabú sexual: violó a su propia hermana.

El trágico relato está anotado en una tablilla catalogada por los expertos como CT.15.28-29. El texto cuenta que Dumuzi se despidió de Inanna diciéndole que se iba a la llanura desértica donde estaban sus rebaños. Había quedado allí con su hermana: "su versada en canciones hermana estaba allí sentada". Ella creía que la había invitado a un picnic. Mientras estaban, "
comiendo alimentos puros, aderezados con miel y mantequilla, mientras estaban bebiendo la fragante cerveza divina", y "estaban pasando el rato de buen humor... Dumuzi tomó la solemne decisión de hacerlo".

Para preparar a su hermana para lo que tenía en mente, Dumuzi tomó un cordero y lo hizo copular con su madre; después, hizo que un cabrito copulara con su hermana. Mientras los animales estaban perpetrando el incesto, Dumuzi comenzó a tocar a su hermana por imitación, "pero su hermana aún no lo había comprendido".

A medida que las acciones de Dumuzi se fueron haciendo más y más obvias, Geshtinanna "gritó y gritó protestando"; pero " él la montó... su simiente fluyó en su vulva...." "¡Detente!", le gritó, "¡Esto es una deshonra!" Pero él no se detuvo.

Tras perpetrar su acción, "el Pastor, sin temor y sin vergüenza, le habló a su hermana". Desgraciadamente, lo que pudo decir se perdió, debido a las fracturas de la tablilla. Pero sospechamos que, "sin temor y sin vergüenza", tal como dice el texto, pasó a explicar a Geshtinanna los motivos de su comportamiento. Que había sido premeditado, queda claro en el texto; también se dice que Inanna estaba al tanto del plan: Dumuzi, antes de partir, "le habló a ella del plan", e Inanna "a su esposo respondió acerca del plan, a él le dio su consejo".

La violación, según el código moral de los anunnaki, era una grave transgresión sexual. En tiempos primitivos, cuando los primeros equipos de astronautas llegaron a la Tierra, un consejo de guerra sentenció a su comandante supremo Enlil al exilio por haber violado a una joven enfermera, con la que después se casó.

Dumuzi debía de ser consciente de todo esto, por lo que o bien esperaba que su hermana se entregara libremente a la relación, o bien los motivos de su acción eran tan imperiosos que se impusieron sobre la prohibición. El consentimiento previo de Inanna nos trae a la mente el relato oiolico de Abraham y de su estéril esposa Sara, que le ofreció a su joven sierva para que pudiera tener un heredero varón.

Consciente de haber perpetrado un acto horrible, Dumuzi fue detenido poco después con la premonición de que tendría que pagar su acción con la vida, tal como dice en el texto sumerio SHA.GA.NE.IR IM.SHI "Su Corazón Estaba Lleno De Lágrimas". Compuesto en la forma de un sueño autogratificante, el texto relata que Dumuzi se durmió y soñó que el "Pájaro Principesco" y un halcón le iban arrebatando de uno en uno todos sus atributos de estatus y propiedad. La pesadilla terminaba cuando Dumuzi se veía a sí mismo muerto en medio de sus rediles.

Al despertarse le pidió a su hermana Geshtinanna que le explicara el significado del sueño. "Hermano mío", dijo ella, "tu sueño no es favorable, me resulta muy claro". En él se predecía que "bandidos emboscados se levantan contra ti... las manos tendrás sujetas con esposas, los brazos sujetos con grilletes". Tan pronto Geshtinanna terminó de hablar, aparecieron los malvados por detrás de la colina y capturaron a Dumuzi.

Sujeto con esposas y grilletes, Dumuzi gritó invocando a Utu/ Shamash: "
¡Oh, Utu, tú eres mi cuñado, yo soy el marido de tu hermana... Convierte mis manos en manos de gacela, convierte mis pies en pies de gacela, para que escape de los malvados!"

Tras escuchar su llamada, Utu propició la huida de Dumuzi. Y, después de algunas aventuras, éste buscó un escondite en la casa de la Vieja Belili, un personaje dudoso que juega un doble papel. Dumuzi fue capturado de nuevo y volvió a escapar, y al final se ocultó una vez más en los rediles. Soplaba un fuerte viento, las copas se habían volcado; los malvados lo estaban cercando, todo lo que había visto en su sueño. Y, al final:

Con las copas tiradas a su lado;
Dumuzi estaba muerto.
El redil arrojado por el viento.

En este texto, el escenario de los acontecimientos es una llanura desértica cercana a un río. El marco geográfico se amplía en otra versión de los hechos, un texto titulado "El Más Amargo de los Lamentos". Compuesto como un lamento de Inanna, nos cuenta que siete enviados de Kur entraron en el redil y sacaron a Dumuzi de su sueño.

A diferencia de la versión anterior, que se refería simplemente a la captura de Dumuzi a manos de "malvados", en este texto se deja claro que éstos venían por orden de una autoridad superior: "Mi señor nos ha enviado a por ti", le dice el jefe de los enviados al dios recién despierto. Y procedieron a despojar a Dumuzi de sus atributos divinos:

¡Quítate el tocado divino de la cabeza,
que tu cabeza quede desnuda;
quítate la toga real del cuerpo, quédate desnudo;
deja a un lado el báculo divino que tienes en la mano,
que queden tus manos vacías;
quítate las sagradas sandalias de los pies, quédate descalzo!

Dumuzi se las ingenia para escapar y llega al río al gran dique, en el desierto de E.MUSH (Hogar de las serpientes). Sólo había un lugar en Egipto donde un desierto y un río se encontraran en un gran dique: la primera catarata del Nilo, el lugar donde se encuentra la gran presa de Asuán en nuestros días.

Pero las arremolinadas aguas no permitieron que Dumuzi llegara a la otra orilla, donde tanto su madre como Inanna le esperaban para ofrecerle su protección. Más bien, "las furiosas aguas llevaron al joven hacia Kur; a Kur llevaron las furiosas aguas al desposado de Inanna".

En éste y en otros textos paralelos se nos revela que aquéllos que capturaron a Dumuzi lo estaban arrestando, de hecho, según las órdenes dadas por un dios superior, el Señor de Kur, que "había dictado sentencia sobre él". Pues no pudo haber sido una sentencia dictada por el pleno de la Asamblea de Dioses: los dioses enlilitas, como Utu/Shamash e Inanna, estaban ayudando a escapar a Dumuzi. La sentencia, por tanto, era unilateral, dictada por el señor de los que habían ido a detenerle, que no era otro que Marduk, el hermano mayor Dumuzi y de Geshtinanna.

Su identidad queda clara en el texto que los expertos llaman "Los Mitos de Inanna y Bilulu". En él, la sombría Vieja Belili resulta ser un hombre, el Señor Bilulu (EN.BILULU) disfrazado, que es el que dirige la acción punitiva contra Dumuzi. Los textos acadios que tratan de los epítetos divinos explican que En-Bilulu era el Marduk sha hattati , "el dios Marduk que había pecado", y "El Que Apesadumbró a Inanna".

Al censurar desde un principio el emparejamiento amoroso de Dumuzi e Inanna, no hay duda de que Marduk se opondría aún más a esta unión tras las Guerras de la Pirámide. La violación de Geshtinanna, de motivaciones políticas, se convirtió en el pretexto que Marduk precisaba para bloquear las pretensiones de Inanna sobre Egipto, capturando y castigando a Dumuzi. Pero, ¿acaso Marduk pretendía dar muerte a Dumuzi? Probablemente no; el exilio solitario era el castigo acostumbrado. La muerte de Dumuzi, de un modo que no ha quedado aclarado, fue probablemente accidental.

Pero el hecho de que fuera accidental o no era algo irrelevante para Inanna. Por lo que a ella concernía, Marduk había provocado la muerte de su amado y, tal como podemos ver en los textos, buscó venganza:

¿Qué hay en el sagrado corazón de Inanna?
¡Matar!
Matar al Señor Bilulu.

Trabajando con fragmentos encontrados en las colecciones de tablillas mesopotámicas dispersas por varios museos, los expertos han recompuesto parte del texto que Samuel N. Kramer (Sumerian Mythology) tituló "Inanna y Ebih". Según él, pertenecía al ciclo de "mitos en donde se da muerte al dragón", pues trata de la lucha de Inanna contra el dios malvado que se oculta en el interior de "La Montaña".

Los fragmentos disponibles nos cuentan que Inanna se pertrechó con buen número de armas para atacar al dios en su escondrijo. Aunque el resto de dioses intentaron disuadirla, ella se dirigió, segura de sí misma, a La Montaña a la que llamaba E.BIH (Morada de la Llamada Apenada). Altivamente, Inanna proclamó:

Montaña, eres muy alta,
te elevas por encima de todas las demás...
Tocas el cielo con tu punta...

Y, sin embargo, te voy a destruir,
al suelo te haré caer...
Llevaré el dolor al interior de tu corazón.

No sólo en los textos se evidencia que La Montaña era la Gran Pirámide, y que la confrontación tuvo lugar en Gizeh, Egipto, sino también en las representaciones de un sello cilíndrico sumerio. A Inanna, representada con su habitual pose seductora y medio desnuda, se le ve enfrentándose a un dios que se apoya en tres pirámides. A las pirámides se las representa exactamente como aparecen a la vista en Gizeh; el símbolo egipcio del ankh, el sacerdote con un tocado egipcio y las serpientes entrelazadas nos indican un lugar: Egipto .

Inanna siguió adelante en su desafío a Marduk, ahora oculto en el interior de la poderosa estructura, y su furia crecía mientras él ignoraba sus amenazas. "
Por segunda vez, enfurecida en su orgullo, Inanna se acercó (a la pirámide) de nuevo y proclamó: ¡Mi abuelo Enlil me ha permitido entrar en La Montaña!" Haciendo gala de sus armas, Inanna anunció altivamente: "¡En el corazón de La Montaña penetraré... Dentro de La Montaña estableceré mi victoria!" Y, al no obtener respuesta, comenzó su ataque:

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Guerra Dioses Hombres

Ella no dejaba de golpear los lados de E-Bih
y todas sus esquinas,
incluso sus muchas piedras elevadas.
Pero dentro... la Gran Serpiente
que había entrado su veneno no cesaba de escupir.

El mismo Anu intervino entonces, advirtiéndole a ella de que el dios oculto en el interior disponía de terroríficas armas; "sus estallidos son terribles; te impedirán entrar". Por lo que Anu le aconsejó que buscara justicia sometiendo a juicio al dios escondido. Los textos identifican abundantemente a este dios. Como en los textos de Ninurta, recibe el nombre de A.ZAG y se le apoda La Gran Serpiente, nombre y epíteto despectivo enlilita de Marduk. Su escondrijo también queda claramente identificado como "el E.KUR, cuyas impresionantes paredes llegan al cielo", la Gran Pirámide.

Los archivos del juicio y la sentencia de Marduk se pueden encontrar en un texto fragmentado que publicara la Sección Babilónica del Museo de la Universidad de Pennsylvania . Las líneas que se conservan comienzan en el punto en que los dioses han rodeado la pirámide, y un dios elegido como portavoz se dirige a Marduk "en su encierro"; "al que era malvado imploró".

Marduk se conmovió con el mensaje: "A pesar de la ira de su corazón, limpias lágrimas cayeron de sus ojos"; y aceptó salir y afrontar el juicio. El juicio se realizó a la vista de las pirámides, en un templo junto a la orilla del Nilo:

Al lugar de reverencia, junto al río,
con el que fue acusado se presentaron.

En verdad hicieron que los enemigos se apartaran.
Se hizo justicia.

Pero, para sentenciar a Marduk el misterio de la muerte de Dumuzi planteaba un problema. No había duda de que Marduk era el responsable de su muerte, pero, ¿había sido premeditada o accidental? Marduk merecía una sentencia de muerte, pero, ¿y si su crimen no había sido deliberado? Allí, de pie, a la vista de las pirámides, con Marduk fuera de su escondrijo, se le ocurrió una solución a Inanna, y procedió a dirigirse a los dioses:

En este día, la misma Dama,
la que dice verdad,
la acusadora de Azag, la gran princesa,
un temible juicio pronunció.

Había una forma de sentenciar a Marduk a muerte sin tener que ejecutarlo, dijo:

¡que se le entierre vivo dentro de la Gran Pirámide!
En una gigantesca tumba que está sellada,
sin nadie que le ofrezca alimento;
solo para sufrir, la fuente de agua potable cortada.

Los dioses jueces aceptaron sus sugerencias: "La señora eres tú... Tú decretas el destino: ¡que así sea!"

Suponiendo que Anu estaría de acuerdo con el veredicto, "los dioses dieron la orden ante el Cielo y la Tierra". El Ekur, la Gran Pirámide, se convirtió en una prisión; y uno de los epítetos de su señora fue, a partir de entonces, "Señora de la Prisión". Fue entonces cuando, según creemos, se finalizó el sellado de la Gran Pirámide. Dejando a Marduk solo en la Cámara del Rey, los dioses guardianes soltaron tras ellos los tapones de granito del pasadizo ascendente, bloqueando herméticamente todo acceso a las cámaras y los pasadizos superiores.

A través de los conductos que van de la Cámara del Rey a las caras norte y sur de la pirámide, Marduk tenía aire para respirar; pero no disponía ni de alimentos ni de agua. Se le había enterrado vivo, condenado a una agónica muerte.

El recuerdo del entierro de Marduk vivo en el interior de la Gran Pirámide se preservó en unas tablillas de arcilla que se encontraron en las ruinas de Assur y de Nínive, las antiguas capitales asirías. El texto de Assur sugiere que este acontecimiento sirvió como argumento para un misterio de Año Nuevo en Babilonia, que se representaba el sufrimiento y posterior indulto del dios. Pero no se han llegado a encontrar ni la versión original babilonia, ni el texto histórico sumerio sobre el que se basó el argumento.

Heinrich Zimmern, que transcribió y tradujo el texto de Assur, cuyas tablillas de arcilla se encuentran en el Museo de Berlín, levantó un gran revuelo en círculos teológicos cuando anunció su interpretación durante una conferencia pronunciada en septiembre de 1921. El motivo del revuelo estribaba en que lo interpretó como un Mysterium precristiano acerca de la muerte y resurrección de un dios, es decir, lo interpretó como un primitivo relato de Cristo.

Después, en 1923, Stephen Langdon incluiría una traducción al inglés en su volumen sobre Textos de Misterios de Año Nuevo Mesopotámicos, dándole como título The Death and Resurrection of Bel-Marduk, y resaltando sus paralelismos con la muerte y la resurrección de Jesús en el Nuevo Testamento. Pero, tal como dice el texto, Marduk o Bel (El Señor) no murió; ciertamente, fue encarcelado en el interior de La Montaña a modo de tumba, pero se le encerró vivo.

El antiguo "guión" comienza con una presentación de los actores. El primero "es Bel, que estuvo confinado en La Montaña". Después hay un mensajero que lleva las noticias del encarcelamiento de Marduk a su hijo, Nabu. Impactado por las noticias, Nabu acude inmediatamente con su carro a La Montaña. Llega a una estructura y el guión explica: " ésa es la casa junto a La Montaña en donde ellos le interrogan". En respuesta a las preguntas de los guardianes, se les dice que el inquieto dios es, "
Nabu, que viene de Borsippa; es el que viene en busca del bienestar de su padre que está prisionero".

Entonces, aparecen otros actores moviéndose por el escenario; "es el pueblo que por las calles se agita; buscan a Bel, diciendo: ¿Dónde se le tiene cautivo?" Por el texto sabemos que "se hicieron tumultos en la ciudad a partir del momento en que Bel fue introducido en La Montaña" y "por él, se originaron peleas en la ciudad". Más tarde aparece una diosa; se trata de Sarpanit, la esposa-hermana de Marduk.

Se encuentra con un mensajero "que llora ante ella, diciendo: A La Montaña lo han llevado". Le muestra las vestimentas de Marduk (posiblemente, manchadas de sangre): " éstas son sus prendas, las que le arrebataron", dice; y explica que, en lugar de estas vestimentas, a Marduk "se le vistió con una Prenda de Condena". Lo que se le muestra a la audiencia son mortajas: "Eso significa que está en un ataúd". ¡Marduk ha sido enterrado!

Sarpanit va a una estructura que simboliza la tumba de Marduk. Ve a un grupo de gente que se lamenta. El guión explica:

Son aquellos que se lamentan
Tu porque los dioses lo han encerrado,
separándolo de entre los vivos.
En la Casa de la Cautividad,
si lejos del sol y de la luz, lo han puesto en prisión.

El drama alcanza así su siniestra culminación: Marduk ha muerto...

Pero, alto ¡no perdamos las esperanzas! Sarpanit recita una súplica respecto al encarcelamiento de Marduk a los dos dioses que se pueden acercar a Inanna , su padre Sin y su hermano Utu/Shamash: "Ella ruega a Sin y a Shamash, diciendo: ¡Dad vida a Bel!"

Después aparecen en procesión sacerdotes, mensajeros y un observador de estrellas, recitando oraciones y ensalmos. Se le hacen ofrendas a Ishtar, "para que muestre su misericordia". El sumo sacerdote apela al dios supremo, a Sin y a Shamash: " ¡Devolvedle la vida a Bel!"

Entonces, el drama da un nuevo giro. De repente, el actor que representa a Marduk, vestido con mortajas que "están teñidas de sangre", dice: "¡No soy un pecador! ¡No debo ser castigado!" Y anuncia que el dios supremo ha revisado su caso y no lo ha encontrado culpable.

¿Quién entonces fue el asesino? La atención de la audiencia se desvía hacia la puerta; "es la puerta de Sarpanit en Babilonia". Entonces se entera la audiencia de que el verdadero dios culpable ha sido capturado. Ven su cabeza por detrás de la puerta: «Ésta es la cabeza del malhechor, al que han dado castigo y muerte".

Nabu, que había vuelto a Borsippa, "regresa de Borsippa; llega y se pone de pie sobre el malhechor y lo contempla". No se nos dice la identidad de El Malhechor, salvo que Nabu dice que lo había visto antes en compañía de Marduk. "Éste es el pecador", dice, y de este modo señala el destino del cautivo. Los sacerdotes prenden a El Malhechor; se le da muerte: se llevan en un ataúd "a aquél cuyo pecado fue". El asesino de Dumuzi ha pagado con su vida.

Pero, ¿acaso el pecado de Marduk, como causante indirecto de la muerte de Dumuzi, ha quedado expiado? Sarpanit vuelve a aparecer, llevando las Prendas de la Expiación. Simbólicamente, enjuga la sangre que se ha derramado. Con agua pura se lava las manos: "Es agua para lavarse las manos que le traen después de que se hayan llevado a El Malhechor". En "todos los lugares sagrados de Bel" se encienden antorchas. Una vez más, se dirigen súplicas al dios supremo.

La supremacía de Ninurta, que se proclamó con ocasión de la victoria de éste sobre Zu, se reafirma, en apariencia, para mitigar cualquier temor que pudiera evocar la liberación de Marduk, como contrincante por la supremacía entre los dioses. Las súplicas tienen éxito, y el dios supremo envía al mensajero divino Nusku a "anunciar las (buenas) nuevas a todos los dioses".

Como gesto de buena voluntad, Gula (la esposa de Ninurta) le envía a Sarpanit nuevas prendas y sandalias para Marduk; también aparece el carro sin conductor de Marduk. Pero Sarpanit está muda de asombro: no puede comprender cómo se puede liberar a Marduk de una tumba que no se puede abrir: "
¿Cómo lo van a liberar, al que no puede salir?" Nusku, el mensajero divino, le dice que Marduk pasará a través del SA.BAD, la "abertura superior cincelada". Le explica que se trata de

Dalat biri sha iqabuni ilani
Un conducto de salida que los dioses taladrarán;

Shunu itasrushu ina biti etarba
Sacarán su vórtice, reentrarán en su morada.

Dalla ina panishu etedili
La puerta que atrancaron ante él

Shunu hurrate ina libbi dalti uptalishu
En el vórtice de la excavación, en las entrañas,
una salida taladrarán dando giros;

Qarabu ina libbi uppushu
Al acercarse, en su mitad se abrirán paso.

La descripción del modo en que Marduk fue liberado ha resultado incomprensible para los expertos; pero estos versículos resultan explosivamente significativos para nosotros. Como hemos explicado, el sinuoso e irregular segmento C del pozo no existía cuando se finalizó la pirámide y cuando Marduk fue encarcelado en su interior; fue, en realidad, el "conducto de salida que los dioses taladrarán" para rescatar a Marduk.

Conocedores de la disposición interna de la pirámide, los anunnaki se dieron cuenta de que el camino más corto y rápido para llegar hasta el hambriento Marduk consistía en hacer un túnel qué conectara los segmentos B y D, un túnel de menos de diez metros a través de los relativamente blandos bloques de caliza; era una tarea que se podía realizar no en días, sino en horas.

Quitando la piedra que tapaba la entrada al pozo desde el pasadizo descendente a G, el equipo de rescate pudo acceder rápidamente a los segmentos F y E. Allí donde el segmento E contactaba con el segmento vertical D, había una piedra de granito que cubría la entrada de la gruta; se apartó a un lado (y todavía se encuentra allí, en la Gruta) tal como mostramos en la imgen. Después, el equipo de rescate trepó la corta distancia del segmento D, y se enfrentó con la primera hilera de mampostería de la pirámide.

Casi diez metros por encima, pero a un lado, se encontraba el fondo del segmento vertical B y la entrada a la Gran Galería. Pero, ¿quién podía saber la forma de taladrar un sinuoso túnel conector (el C) salvo aquéllos que construyeron la pirámide? ¿Quiénes conocían las secciones superiores selladas? ¿Y quiénes tenían los planos para localizarlas?

Creemos que fue el equipo de rescate de Marduk el que atravesó los bloques de caliza, el que enlazó el segmento D con el B: "una excavación en las entrañas, una salida taladrarán dando giros", según el antiquísimo texto.

Tras llegar al enlace con B se arrastraron por el corto pasadizo horizontal A. Allí cualquier extraño se habría parado en seco, aun cuando hubiera sido capaz de llegar tan lejos, pues todo lo que habría visto hubiera sido un muro de piedra, de sólida obra. Una vez más, nos atrevemos a sugerir que los anunnaki, que tenían el plano de la pirámide, podían saber que al otro lado de la piedra que se les ponía por delante estaba la inmensa cavidad de la Gran Galería, la Cámara de la Reina y el resto de cámaras y pasadizos superiores de la pirámide.

Para poder entrar en todas aquellas cámaras y pasadizos, era preciso quitar la piedra en forma de cuña de la rampa. Pero estaba tan bien encajada, que no se podía mover. Si se hubiera quitado la piedra, aún estaría allí, en la Gran Galería. Pero lo que hay es un agujero, y los que lo han examinado han utilizado textualmente las palabras volar y saltar por los aires para describir el aspecto que tiene; y esto no se hizo desde la Gran Galería, sino desde dentro del pozo: "
el agujero tiene el aspecto de haber sido provocado por un tremendo estallido desde el interior" del pozo (Rutherford, Pyramidology).

Una vez más, las crónicas mesopotámicas nos ofrecen una explicación. Ciertamente, la piedra se quitó desde dentro del conducto horizontal, porque fue por allí por donde llegó el equipo de rescate. Y, ciertamente, "una fuerza tremenda la hizo estallar"; en el antiguo texto dice: "Al acercarse, en su mitad se abrirán paso".

Los fragmentos del bloque de caliza cayeron por el pasadizo ascendente hasta llegar a los tapones de granito; y ahí es donde los hombres de Al Mamun los encontraron. La explosión esparció también por la Gran Galería un polvo blanco y fino, que fue el que los árabes encontraron cubriendo el suelo, la evidencia muda de una antigua explosión y del agujero que dejó.

Después de abrirse paso a la Gran Galería, el equipo de rescate llevó a Marduk de vuelta por el mismo camino que habían seguido. La entrada desde el pasadizo descendente se volvió a sellar, para ser descubierta milenios después por los hombres de Al Mamun. Los tapones de granito siguieron en su sitio, con la piedra triangular encajada que ocultó el pasadizo ascendente durante miles de años. Y, dentro de la pirámide, las partes superior e inferior del pozo quedaron unidas para siempre a través de un túnel burdo y sinuoso.

¿Y qué pasó con el prisionero que fue rescatado de la pirámide? Los textos mesopotámicos dicen que fue al exilio; en Egipto, Ra adquirió el epíteto de Amen, "El Oculto". Hacia el 2,000 a.C, volvió a aparecer para reclamar de nuevo su supremacía; por este hecho, la humanidad terminó pagando un alto y amargo precio.

 

8. El reino de los dioses serpiente.
Resumen tomado del libro: "Los reinos perdidos".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

La Pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna en Teotihuacán se elevan aún majestuosamente hasta el día de hoy. Lo que hace sólo unas décadas no eran más que montículos cubiertos de vegetación, se ha convertido hoy en una importante atracción turística, a 48 kilómetros de Ciudad de México.

Elevándose en un valle circundado por montañas que hacen de telón de fondo en un escenario eterno, las pirámides obligan al visitante a levantar la vista por la pendiente, hasta las montañas que se elevan a lo lejos y los cielos que se abren por encima. Los monumentos rezuman poder, conocimiento, intención; el escenario habla de un vínculo consciente de la Tierra con el Cielo. Nadie puede pasar por alto la sensación de la historia, la presencia de un estremecedor pasado.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

Pero, ¿cuan lejos en el pasado? Los arqueólogos supusieron al principio que Teotihuacán se había construido en los primeros siglos de la era cristiana; pero la fecha sigue retrocediendo. Los trabajos sobre el terreno indican que el centro ceremonial de la ciudad ya ocupaba 11,52 kilómetros cuadrados hacia el 200 a.C. En la década de 1950, un importante arqueólogo, M. Covarrubias, admitió con incredulidad que la datación por radiocarbono daba al lugar "la casi imposible fecha del 900 a.C." (Iridian Art of México and Central America).

De hecho, posteriores pruebas de radiocarbono dieron la fecha de 1,474 a.C. (con un pequeño margen de error en una u otra dirección). Una fecha alrededor de 1,400 a.C. se acepta generalmente hoy en día, que es cuando los olmecas, que pudieron haber sido el pueblo que construyó en realidad las monumentales estructuras de Teotihuacán, estaban fundando grandes "centros ceremoniales" por todo México.

Teotihuacán experimentó varias fases de desarrollo y sus pirámides revelan evidencias de unas estructuras internas más antiguas. Algunos expertos leen en las ruinas un relato que pudo comenzar hace 6,000 años, en el cuarto milenio a.C. Esto se ajustaría, ciertamente, a las leyendas aztecas que dicen que este Lugar de los Dioses ya existía en el Cuarto Sol. Después, cuando tuvo lugar el Día de la Oscuridad, hacia el 1,400 a.C, las dos grandes pirámides se levantaron hasta sus monumentales tamaños.

La Pirámide de la Luna se eleva en el extremo norte de este centro ceremonial, flanqueada por estructuras auxiliares más pequeñas, levantándose sobre una gran plaza. Desde ésta, una amplia avenida discurre en dirección sur hasta donde alcanza la vista; la avenida también está flanqueada por santuarios, templos y otras estructuras de perfil bajo, que se cree que pudieron ser tumbas; en consecuencia, a esta avenida se le dio el nombre de Calzada de los Muertos. A unos 600 metros en dirección sur se llega a la Pirámide del Sol, que se eleva en el lado oriental de la calzada, más allá de una plaza y de una serie de santuarios y otras estructuras.

Pasando la Pirámide del Sol, y otros 300 metros más al sur, se llega a la Ciudadela, un cuadrángulo que en su lado oriental tiene la tercera pirámide de Teotihuacán, la llamada Pirámide de Quetzal-cóatl. Ahora sabemos que frente a la Ciudadela, al otro lado de la Calzada de los Muertos, existió un cuadrángulo similar que hacía las veces de centro laico administrativo y comercial. La calzada continúa después más hacia el sur; el Proyecto de Planificación de Teotihuacán, dirigido por Rene Millón en la década de 1960, dejó sentado que esta calzada norte-sur se extendía a lo largo de casi 8 kilómetros, más larga que la más grande de las pistas de aterrizaje de los modernos aeropuertos. A pesar de su notable longitud, esta amplia avenida discurre recta como una flecha, toda una hazaña tecnológica en cualquier época.

Un eje este-oeste, perpendicular a la calzada norte-sur, se extendía al este desde la Ciudadela y al oeste desde el cuadrángulo administrativo. Los miembros del Proyecto de Planificación de Teotihuacán se encontraron al sur de la Pirámide del Sol una señal cincelada en las rocas con la forma de una cruz en el interior de dos círculos concéntricos; una señal similar se encontró unos tres kilómetros más al oeste, en la ladera de una montaña.

Una línea que conectara a simple vista las dos señales indicaría precisamente la dirección del eje este-oeste, y los otros brazos de las cruces se corresponderían con la orientación del eje norte-sur. Los investigadores concluyeron que habían encontrado las señales utilizadas por los constructores de la ciudad; sin embargo, no ofrecieron ninguna teoría para explicar de qué medios se valieron en la antigüedad para trazar realmente la línea entre dos puntos tan distantes entre sí.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

Por diversos motivos, es evidente que el centro ceremonial había sido orientado y establecido de forma deliberada. El primero de ellos es que el río San Juan, que fluye por el valle de Teotihuacán, fue desviado en el punto en el que cruza el centro ceremonial: a través de canales artificiales, se desvió el río, que iba hacia la Ciudadela y al cuadrángulo que se abre enfrente, para hacerlo exactamente paralelo al eje este-oeste y, después, con dos ángulos rectos exactos, hacerlo girar a lo largo de la avenida que lleva al oeste.

El segundo hecho que indica una orientación deliberada es que ninguno de los dos ejes está señalando a los puntos cardinales, sino que están ligeramente desviados hacia el sudeste en quince grados y medio. Los estudios demuestran que esto no fue accidental, que no se debió a un error de cálculos de los antiguos constructores. A. F. Aveni (Astronomy in Ancient Mesoamerica), llama a esto "orientación sagrada" y señala que centros ceremoniales posteriores (como el de Tula y otros aún más lejanos) respetaron esta orientación, aunque no tuviera sentido en sus ubicaciones y en la época en la que se construyeron. La conclusión de sus investigaciones fue que, en Teotihuacán y en el momento de su construcción, la orientación se trazó para permitir la observación del cielo en determinadas fechas clave del calendario.

Zelia Nuttal, en un estudio entregado durante el vigesimosegundo Congreso Internacional de Americanistas (Roma, 1926), sugirió que la orientación estaba ajustada al paso del Sol por el cénit del observador, que tiene lugar dos veces al año, cuando el Sol parece moverse de norte a sur y viceversa. Si estas observaciones celestiales eran el objetivo de las pirámides, su forma definitiva (pirámides escalonadas dotadas de escalinatas que llevaban a unos supuestos templos de observación en la plataforma superior) tendría pleno sentido.

Sin embargo, dado que existen fuertes evidencias que sugieren que lo que nosotros vemos ahora son las capas externas más tardías de las dos pirámides principales (y tal como las recompusieron, arbitrariamente, los arqueólogos, además), no se puede afirmar con seguridad que el objetivo original de estas pirámides no fuera otro diferente. La posibilidad, incluso la probabilidad, de que las escalinatas fueran un añadido posterior nos viene sugerida por el hecho de que el primer tramo de la gran escalinata de la Pirámide del Sol está ladeado y mal alineado con la orientación de la pirámide.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

De las tres pirámides de Teotihuacán, la más pequeña es la pirámide de Quetzalcóatl, en la Ciudadela. Un añadido posterior fue excavado parcialmente para revelar la pirámide escalonada original. La fachada, en parte al descubierto, muestra esculturas decorativas en las que el símbolo de la serpiente de Quetzalcóatl se alterna con el estilizado rostro de Tláloc contra un fondo de aguas onduladas. Esta pirámide se atribuye a época tolteca, y es parecida a otras muchas de México.

Por el contrario, las dos pirámides más grandes no tienen ningún tipo de decoración. Son de diferente tamaño y forma, y destacan por su grandeza y antigüedad. En todo esto, se parecen a las dos grandes pirámides de Gizeh, que también difieren en todos los aspectos del resto de pirámides egipcias; las últimas fueron construidas por los faraones, mientras que las de Gizeh fueron construidas por los "dioses".

Quizás ocurriera lo mismo en Teotihuacán, en cuyo caso las evidencias arqueológicas avalarían las leyendas de cómo surgieron la Pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

Aunque, con el fin de permitir su uso como observatorios, las dos grandes pirámides de Teotihuacán se construyeron como pirámides escalonadas coronadas con plataformas y dotadas de escalinatas (al igual que los zigurats mesopotámicos), no hay duda de que su arquitecto estaba familiarizado con las pirámides de Gizeh en Egipto y, excepto en lo relativo a su forma exterior, emuló la singularidad de las pirámides de Gizeh.

Una sorprendente similitud: aunque la Segunda Pirámide de Gizeh es un poco más baja que la Gran Pirámide, sus ápices están a la misma altura por encima del nivel del mar debido a que la Segunda Pirámide se construyó sobre un terreno un poco más alto; y lo mismo ocurre en Teotihuacán, donde la Pirámide de la Luna, más pequeña, está construida sobre un terreno que está 9 metros más alto que el de la Pirámide del Sol, dando a las dos cúspides la misma altura sobre el nivel del mar.

Las similitudes son especialmente obvias entre las dos grandes pirámides. Ambas se construyeron sobre plataformas artificiales. La medida de sus lados es casi la misma: alrededor de 230 metros en Gizeh, alrededor de 227 en Teotihuacán, y esta última encajaría limpiamente dentro de la primera.

Aunque estas similitudes y correspondencias nos hablen de un vínculo oculto entre los dos grupos de pirámides, no hay que ignorar la existencia de ciertas y considerables diferencias. La Gran Pirámide de Gizeh se construyó con grandes bloques de piedra, cuidadosamente tallados, acoplados y encajados sin utilizar argamasa, con un peso total de 7 millones de toneladas, y con una masa de más de 2,600,000 metros cúbicos. La Pirámide del Sol se construyó con ladrillos de barro, adobe, guijarros y gravilla, dentro de una funda de toscas piedras y estuco, con una masa total de solo 283,000 metros cúbicos.

La Pirámide de Gizeh tiene un complejo interior de corredores, galerías y cámaras de intrincada y precisa construcción; la pirámide de Teotihuacán no parece tener estas estructuras interiores. La de Gizeh se eleva hasta una altura de 146 metros; la Pirámide del Sol (incluido el antiguo templo superior) sólo 76 metros. La Gran Pirámide tiene cuatro lados triangulares que surgen con el difícil ángulo de 52 grados; las dos de Teotihuacán están compuestas de niveles que descansan uno sobre otro, con lados que se inclinan hacia dentro para guardar la estabilidad, comenzando con una inclinación de 43,5 grados.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

Éstas son diferencias significativas que reflejan las diferentes épocas y objetivos de cada grupo de pirámides. Pero en esta última diferencia se encuentra, hasta ahora ignorada por todos los investigadores anteriores, la clave para la solución de algunos enigmas.

El más que empinado ángulo de 52 grados se consiguió en Egipto sólo en las pirámides de Gizeh, que ni fueron construidas por Keops ni por ningún otro faraón (como demostramos en libros previos de Las crónicas de la Tierra ), sino por los dioses del antiguo Oriente Próximo, como balizas para el aterrizaje en su espaciopuerto de la península del Sinaí. El resto de pirámides egipcias (menores, más pequeñas, deterioradas o derruidas) sí fueron construidas por los faraones, milenios más tarde, intentando emular la "escalera al cielo" de los dioses. Pero ninguno consiguió el ángulo perfecto de 52 grados, y cada vez que lo intentaron, el intento terminó en catástrofe.

La lección quedó aprendida cuando el faraón Snefru (hacia el 2,650 a.C.) se agarró a la gloria de los monumentos. En un brillante análisis de los ancestrales acontecimientos, K. Mendelssohn (The Riddle of the Pyramids) sugirió que los arquitectos de Snefru estaban construyendo su segunda pirámide en Dahshur cuando la primera, construida en Maidum con los 52 grados de ángulo, se les cayó.

Entonces, los arquitectos cambiaron a toda prisa el ángulo de la pirámide de Dahshur, que estaba a mitad de construcción, hasta los 43,5 grados, dándole a la pirámide la forma, y así el nombre, de La Pirámide Curva. Empeñado aún en dejar tras de sí una verdadera pirámide, Snefru se puso a construir una tercera en sus cercanías; se le llamó la Pirámide Roja, por el color de sus piedras, y se levanta con un ángulo seguro de 43½ grados.

Pero en esta retirada hasta la seguridad de los 43,5 grados, los arquitectos de Snefru habían recurrido de hecho a la decisión que tomara el faraón Zoser más de un siglo antes, hacia el 2,700 a.C. Su pirámide, la más antigua de las faraónicas que aún sigue en pie (en Sakkara), era una pirámide escalonada que se elevaba en seis niveles, con un accesible ángulo de 43,5 grados.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

¿Es sólo una coincidencia que la Pirámide del Sol y la Gran Pirámide de Gizeh tengan las mismas medidas de base? Quizás. ¿Es sólo por casualidad que el ángulo exacto de 43,5 grados que adoptara el faraón Zoser y perfeccionara en su pirámide escalonada fuera el mismo seguido en Teotihuacán? Lo dudamos. Mientras que un arquitecto no muy sofisticado podría conseguir un ángulo poco inclinado, digamos de 45 grados, simplemente dividiendo en dos un ángulo recto (90 grados), el ángulo de 43,5 grados se obtuvo en Egipto a través de una sofisticada adaptación del número Pi (alrededor de 3,1416), que es la relación de la circunferencia de un círculo con su diámetro.

El ángulo de 52 grados de las pirámides de Gizeh precisaba de cierta familiaridad con este número; se conseguía al darle a la pirámide una altura (A) igual a la mitad del lado (L) dividida por pi y multiplicada por cuatro (230 / 2 = 115 / 3,14 = 36,6 x 4 = 146 metros de altura). El ángulo de 43,5 grados se conseguía al reducir la altura desde un múltiplo final de cuatro a un múltiplo de tres. En ambos casos, hacía falta conocer pi; y no existe absolutamente nada que indique que los pueblos de Mesoamérica lo conocieran. ¿Cómo puede ser, entonces, que el ángulo de 43,5 grados aparezca en las estructuras de estas dos singulares pirámides de Teotihuacán, si no es a través de alguien familiarizado con las construcciones de las pirámides egipcias?

Excepto la Gran Pirámide de Gizeh, las pirámides egipcias sólo tenían un pasadizo inferior, que normalmente comenzaba en o cerca del borde de la base de la pirámide y continuaba bajo ella. ¿Habría que atribuir a una mera coincidencia la existencia de tal pasadizo bajo la Pirámide del Sol?

El descubrimiento, accidental, tuvo lugar en 1971, tras una época de lluvias torrenciales. Justo enfrente de la escalinata central de la pirámide, se descubrió una cavidad subterránea. En ella, había unos antiguos escalones que llevaban, unos seis metros más abajo, a la entrada de un pasadizo horizontal. Los investigadores llegaron a la conclusión de que se trataba de una cueva natural que había sido artificialmente agrandada y perfeccionada, discurriendo bajo el lecho de roca sobre el que se asentaba la pirámide.

Es evidente que la cueva original se transformó de forma intencionada, ya que el techo estaba hecho de pesados bloques de piedra y las paredes del túnel estaban enlucidas con yeso. En varios puntos a lo largo de este pasadizo subterráneo, las paredes de adobe se desvían en ángulos agudos.

A casi 46 metros de la antigua escalinata, del túnel surgen dos cámaras laterales alargadas, como dos alas extendidas; es un punto que se encuentra exactamente debajo del primer nivel de la pirámide. Desde aquí, el pasadizo subterráneo, normalmente de algo más de dos metros de alto, continúa durante otros 60 metros; en su parte más profunda, la construcción se hace más compleja, con la utilización de diversos materiales; los suelos, colocados por segmentos, eran de factura humana; había también tuberías de drenaje para propósitos aún desconocidos (quizá conectadas con una corriente subterránea ahora extinta).

Por último, el túnel termina bajo el cuarto nivel de la pirámide, en una zona vaciada que parece una hoja de trébol, sostenida por columnas de adobe y losas de basalto.

¿Cuál era el propósito de esta compleja estructura subterránea? Dado que las paredes tenían brechas anteriores al descubrimiento en tiempos modernos, no nos es posible decir si los restos de vasijas de arcilla, las hojas de obsidiana y las cenizas de carbón aparecidos allí pertenecen a la fase primitiva de uso del túnel. Pero la cuestión de lo que, además de la observación del cielo, se hacía en Teotihuacán, se ha visto agravada con la realización de otros descubrimientos.

La Calzada de los Muertos parece extenderse como una pista ancha y lisa desde la plaza de la Pirámide de la Luna hacia el horizonte sur; pero, en realidad, su liso curso se ve interrumpido en una sección situada entre la Pirámide del Sol y el río San Juan. La pendiente total desde la Pirámide de la Luna hasta la Pirámide del Sol está aún más acentuada en esta sección de la Calzada, y un examen sobre el terreno indica con toda claridad que esta pendiente se logró gracias a un corte deliberado en la roca virgen; en total, la caída desde la Pirámide de la Luna hasta un punto más allá de la Ciudadela es de casi treinta metros.

Aquí se crearon seis segmentos para levantar una serie de paredes dobles en perpendicular al curso de la Calzada. La corriente quizá comenzara en la Pirámide de la Luna (donde se encontró un túnel subterráneo que la circundaba), enlazando de algún modo con el túnel subterráneo de la Pirámide del Sol. La cadena de compartimentos podría retener o dejar ir el agua de uno a otro, hasta que al final el agua llegaría al desvío canalizado del río San Juan.

¿Sería esta corriente artificial el motivo para decorar la fachada de la Pirámide de Quetzalcóatl con aguas onduladas, en un lugar de tierra adentro, a centenares de kilómetros de cualquier mar?

La relación de este lugar del interior con el agua parece confirmarse con el descubrimiento de una enorme estatua de Chalchiuhtli-cue , diosa del agua y esposa de Tláloc, dios de la lluvia. La estatua, que se exhibe en la actualidad en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México, se encontró de pie en el centro de la plaza que hay frente a la Pirámide de la Luna.

En sus representaciones pictóricas, la diosa, cuyo nombre significa "Dama de las Aguas", se la mostraba normalmente con una falda de jade decorada con caparazones de caracolas. Sus adornos consistían en unos pendientes de turquesa y un collar de jade o de otras piedras verde azuladas, del cual colgaba un medallón de oro. La estatua repite el mismo atuendo y elementos decorativos, y parece que también estaba adornada con el mismo colgante de oro, incrustado en una cavidad, que fue sustraído por los ladrones.

En sus representaciones pictóricas se la suele ver con una corona de serpientes, o adornada con ellas de algún otro modo, indicando con ello su pertenencia a esa dinastía de dioses serpientes de los mexicanos.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

¿Acaso Teotihuacán se diseñó y se construyó como una especie de central hidráulica en donde se utilizaba el agua para algún proceso tecnológico? Antes de responder a esta pregunta, permítanos que hagamos mención de otro desconcertante descubrimiento hecho allí.

A lo largo del tercer segmento que se encuentra debajo de la Pirámide del Sol, las excavaciones de una serie de cámaras subterráneas interconectadas revelaron que algunos de los pisos estaban cubiertos con una gruesa lámina de mica. Es ésta una silicona cuyas propiedades especiales la hacen resistente al agua, al calor y a la corriente eléctrica. De ahí que se la haya utilizado como aislante en diversos procesos químicos, en aplicaciones eléctricas y electrónicas, y en épocas recientes en tecnología nuclear y espacial.

Las singulares propiedades de la mica dependen en cierta medida de los rastros que pueda tener de otros minerales y, por tanto, de su origen geográfico. Según la opinión de los expertos, la mica encontrada en Teotihuacán es de un tipo que sólo se puede encontrar en el lejano Brasil. También se han encontrado rastros de esta mica en los restos sacados de los distintos pisos o niveles de la Pirámide del Sol, cuando fue descubierta a principios de este siglo. ¿Qué uso se le pudo dar a este material aislante en Teotihuacán?

Nos da la impresión de que la presencia del Señor y la Señora del Agua, junto con la principal deidad Quetzalcóatl, la avenida en pendiente, todas esas estructuras, cámaras subterráneas y túneles, la desviación del curso del río, las secciones subterráneas con sus desagües, y los compartimientos bajo tierra forrados de mica, eran, todos ellos, componentes de una planta concebida científicamente para la separación, el refinado o la purificación de sustancias minerales.

Tanto si es a mediados del primer milenio a.C, como si, más probablemente, fuera a mediados del segundo milenio a.C, alguien familiarizado con los secretos de la construcción de pirámides llegó a este valle; e, igualmente entendido en ciencias físicas, creó, a partir de los materiales disponibles en la zona, una sofisticada planta procesadora. ¿Sería alguien que buscaba oro, como el colgante de la Dama del Agua podría sugerir, o algún otro mineral aún más raro?

Y si no era el hombre, ¿serían sus dioses, tal como las leyendas relativas a Teotihuacán y su mismo nombre vienen sugiriendo desde siempre?¿Quiénes, además de los dioses, fueron los moradores originales de Teotihaucán? ¿Quiénes llevaron las piedras y la argamasa para levantar sus primeras pirámides? ¿Quiénes canalizaron las aguas y operaron los desagües?

Los que aceptan que Teotihuacán no es más antigua que unos cuantos siglos antes de Cristo tienen una respuesta muy simple: los toltecas. Los que se inclinan por unos inicios mucho más antiguos han comenzado a señalar a los olmecas, un enigmático pueblo que emergió en la escena de América Central a mediados del segundo milenio a.C. Pero los mismos olmecas plantean muchos enigmas, pues parecen haber sido negros africanos; y esto también es anatema para aquellos que, simplemente, no pueden aceptar que hace milenios hubiera viajes transatlánticos.

Aún cuando el origen de Teotihuacán y de sus constructores esté envuelto en el misterio, es casi seguro que en los siglos anteriores a la era cristiana, gentes de etnia tolteca comenzaron a llegar a la zona. Realizando en principio faenas de tipo manual, poco a poco aprendieron los oficios de la ciudad y adoptaron la cultura de sus maestros, inclusive la escritura pictográfica, los secretos de la orfebrería, el conocimiento de la astronomía y el calendario, y el culto a los dioses.

Hacia el 200 a.C, fueran quienes fueran los que gobernaran Teotihuacán, recogieron los trastos y se fueron, y el lugar se convirtió en una ciudad tolteca. Durante siglos fue famosa por sus herramientas, armas y objetos de obsidiana, y su influencia cultural y religiosa se extendió ampliamente. Más tarde, unos mil años después de haber llegado, los toltecas recogieron los bártulos y se fueron. Nadie sabe por qué; pero la salida fue total, y Teotihuacán se convirtió en un lugar desolado, vivo sólo en los recuerdos de un pasado glorioso.

Algunos creen que este acontecimiento coincidió con la fundación de Tollan como nueva capital de los toltecas, hacia el 700 d.C. Lugar de asentamiento humano durante milenios a orillas del río Tula, Tollan fue construida por los toltecas como una mini-Teotihuacán. Los códices y la tradición popular hablan de Tollan como de una legendaria ciudad, centro de artes y oficios, esplendorosa con sus palacios y sus templos, resplandeciente de oro y piedras preciosas. Pero durante mucho tiempo los expertos pusieron en duda su existencia... Y ahora se sabe, más allá de toda duda, que Tollan sí que existió, en un lugar llamado en la actualidad Tula, a unos 80 kilómetros al noroeste de Ciudad de México.

El redescubrimiento de Tollan comenzó a finales del siglo XIX, y el inicio del proceso está asociado principalmente a la figura de la viajera francesa Désiré Charnay (Les anciennes villes du nouveau monde). Pero no fue hasta la década de 1940 cuando comenzaron los trabajos serios de excavación, bajo la dirección del arqueólogo mexicano Jorge R. Acosta. Las obras de excavación y restauración se concentraron en el principal recinto ceremonial, que recibió el nombre de Tula Grande; trabajos posteriores, como los de los equipos de la Universidad de Mississippi, ampliaron la zona de excavaciones.

Los descubrimientos no sólo confirmaron la existencia de la ciudad, sino también su historia, tal como se contaba en varios códices, especialmente en el conocido como Anales de Cuauhtitlán. Ahora se sabe que Tollan estuvo gobernada por una dinastía de reyes-sacerdotes que afirmaban ser descendientes del dios Quetzalcóatl, y de ahí que, además de su propio nombre, llevaran también el del dios como patronímico, costumbre que también se daba entre los faraones egipcios.

Algunos de estos reyes-sacerdotes fueron guerreros, e intentaron expandir la soberanía tolteca; otros estuvieron más interesados en la fe. En la segunda mitad del siglo X d.C, el soberano era Ce Acatl Topiltzin-Quetzalcóatl; su nombre y su época son seguros debido a que un retrato suyo, que lleva una fecha equivalente al 968 d.C, aún se puede ver grabado en una roca que domina la ciudad.

Fue en esta época cuando estalló un conflicto religioso entre los toltecas; parece que tuvo que ver con la exigencia de parte del sacerdocio de introducir sacrificios humanos con el fin de pacificar al dios de la guerra. En el 987 d.C, Topiltzin-Quetzalcóatl y sus seguidores dejaron Tollan y emigraron hacia el este, emulando la legendaria partida del divino Quetzalcóatl, y se asentaron en Yucatán.

Dos siglos después, las catástrofes naturales y los ataques de otros pueblos consiguieron someter a los toltecas. Las catástrofes se tuvieron por señales de la ira divina, que profetizaban la caída de la ciudad. El cronista Sahagún comenta que, al final, el soberano, que muchos creen que se llamaba Huemac pero que también llevaba el patronímico de Quetzalcóatl, convenció a los toltecas para abandonar Tollan.

"Y así, por orden suya, se fueron, aunque habían vivido allí muchos años y habían construido grandes y hermosas casa y templos y palacios... Al final, tenían que partir, dejar sus casas, sus tierras, su ciudad y sus riquezas, y dado que no podían llevar con ellos toda su riqueza, enterraron muchas cosas, y aún hoy algunos de ellos las están sacando de debajo del suelo, y no sin admiración por su belleza y artesanía."

Y así fue que en 1,168 d.C, o en sus alrededores, Tollan se convirtió en una ciudad desolada, abandonada a la podredumbre y la destrucción. Se dice que cuando el primer jefe azteca puso sus ojos sobre las ruinas de la ciudad, lloró amargamente. Las fuerzas destructoras de la naturaleza habían recibido la ayuda de diversos invasores, merodeadores y ladrones que profanaron los templos, derruyeron los monumentos y destrozaron todo lo que aún quedaba en pie. Y así, Tollan, arrasada y olvidada, se convirtió en no más que una leyenda.

Lo que se sabe de Tollan ocho siglos después da prueba de lo adecuado de su nombre, que significa "lugar de muchos barrios"; pues parece que estaba compuesta de muchos barrios y recintos que ocupaban alrededor de 18 kilómetros cuadrados. Como en Teotihuacán (ala que intentaron emular sus arquitectos), el corazón de Tollan era un recinto sagrado que se extendía a lo largo de un eje norte-sur de alrededor de un kilómetro y medio de longitud; estaba flanqueado por unos grupos ceremoniales con una orientación este-oeste, perpendicular al eje norte-sur. Como ya hemos dicho, la orientación la daba la "inclinación sagrada" de Teotihuacán, aunque en aquella época y en la ubicación geográfica de Tollan ya no tenía sentido en términos astronómicos.

En lo que pudo haber sido el límite norte del recinto sagrado, se encontraron los restos de una estructura extraña. Por delante, era algo parecido a una pirámide escalonada regular, con su escalinata; pero en la parte de detrás, la estructura era circular y estaba coronada probablemente por una torre. Este edificio pudo servir de observatorio; y, ciertamente, pudo servir de modelo para el posterior templo azteca de Quetzalcóatl en Tenochtitlán, así como para otras pirámides observatorio circulares de otros lugares de México.

El principal recinto ceremonial, a algo más de un kilómetro hacia el sur, se ubicó alrededor de una gran plaza cuadrada central, en medio de la cual se levantaba el Gran Altar. El templo principal se elevaba en la cúspide de una gran pirámide de cinco niveles en el lado oriental de la plaza. En la parte norte, una pirámide más pequeña, también de cinco niveles, servía de plataforma elevada para otro templo; estaba flanqueada por edificios de múltiples cámaras que muestran señales de fuego y que podrían haber servido para algún propósito industrial.

Cerrando el lado sur de la plaza, había unos edificios o vestíbulos alargados cuyos techos descansaban sobre hileras de pilares. Una cancha para el sagrado juego de pelota del tlachtli completaba el cuadrado de la plaza por el oeste.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

Entre este complejo principal de Tula Grande y el límite norte del recinto sagrado existían como es natural varias estructuras y grupos de edificios; también se excavó otra cancha. En los complejos particulares y por todo el recinto se encontraron muchas estatuas de piedra. Entre éstas, no sólo había estatuas de animales, como la del familiar coyote y la del no tan familiar tigre, sino también las de un semidiós reclinado llamado Chacmool.

Los toltecas también esculpían estatuas de sus jefes, a los que solían representar como hombres de baja estatura. A otros, ataviados como guerreros y con el arma atl-atl (una espada curva o lanzadera de flechas) en la mano izquierda, se les representó en relieve sobre columnas cuadradas, tanto de perfil como vistos desde detrás.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

Cuando se comenzó con el trabajo arqueológico metódico y sostenido en la década de 1940 bajo la dirección de Jorge R. Acosta, se dirigió la atención a la Gran Pirámide, que, frente al Gran Altar, tenía un obvio objetivo astronómico. Con el tiempo, los arqueólogos comenzaron a preguntarse por qué los indígenas de la zona se referían al desolado montículo como El Tesoro; pero cuando, tras comenzar las excavaciones, se encontraron con varios objetos de oro, los trabajadores insistieron en que la pirámide se elevaba sobre un "campo de oro" y se negaron a proseguir con el trabajo. "Sea realidad o superstición (escribió Acosta), lo cierto es que el trabajo se detuvo y ya nunca se volvió a retomar."

Entonces, el trabajo se concentró en la pirámide más pequeña, a la que en un principio se le llamó Pirámide de la Luna, después Pirámide "B" y, por último, Pirámide de Quetzalcóatl. La designación proviene principalmente del largo nombre con que los nativos identificaban al montículo, que significa "Señor de la Estrella de la Mañana", supuestamente, uno de los epítetos de Quetzalcóatl, y de los restos de enyesados de colores y bajorrelieves que adornaban los niveles de la pirámide, evidenciando que sus ricas decoraciones estaban dominadas por el motivo de la Serpiente Emplumada.

Los arqueólogos creían también que había dos columnas redondas de piedra, de las que se habían encontrado varios fragmentos, que estaban talladas con la imagen de la Serpiente Emplumada, y que se elevaban como pilares del pórtico de la entrada del templo que había en la cúspide de la pirámide.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

El mayor tesoro arqueológico oculto se encontró cuando los equipos de Acosta se dieron cuenta de que el lado norte de esta pirámide había sido alterado en época prehispánica. Algo parecido a una rampa parecía haberse agregado en mitad de este lado en lugar de la pendiente escalonada. Excavando allí, los arqueólogos se encontraron con que había una zanja en este lado de la pirámide, que alcanzaba bastante profundidad en su interior; y resultó que la zanja, que era tan alta como la pirámide, se había utilizado para enterrar en ella gran número de esculturas de piedra.

Cuando se sacaron, se pusieron de pie y se encajaron, se hizo evidente que eran partes de las dos columnas redondas del pórtico, de cuatro columnas cuadradas que se creía que habían sostenido el techo del templo de la pirámide, y de cuatro colosales estatuas de aspecto humano de más de cuatro metros y medio de altura, que acabarían siendo conocidas como los Atlantes.

Éstas imágenes, que se cree que también hicieron las veces de cariátides (esculturas utilizadas como pilastras para sostener el techo o sus vigas), fueron re-erigidas por los arqueólogos en la cima de la pirámide cuando terminaron las obras de restauración. Cada uno de los Atlantes consta de cuatro secciones que se tallaron de forma que encajaran.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

La sección superior conforma la cabeza de la estatua, que lleva un tocado de plumas sujetas con una banda decorada con símbolos de estrellas; dos objetos alargados cubren las orejas. Los rasgos faciales no son fácilmente identificables y, hasta ahora, han hecho inútil la comparación con cualquier grupo racial conocido; pero, aunque las cuatro caras tienen la misma expresión facial remota, un examen de cerca demuestra que son ligeramente diferentes e individuales.

El torso está compuesto por dos secciones. El principal rasgo de la sección superior o del pecho es una gruesa coraza cuya forma se ha comparado con la de una mariposa. La parte inferior del torso tiene su rasgo principal en la zona posterior; es un disco con un rostro humano en el centro, rodeado por símbolos aún no descifrados y, en opinión de algunos, una "corona" de dos serpientes entrelazadas. La sección de abajo del todo otorga muslos, piernas y pies (con sandalias) a los gigantes. Una cinta sostiene en su lugar estos aditamentos; bandas en los brazos, ajorcas y taparrabos completan el elaborado atuendo.

¿A quiénes representan estas estatuas gigantes? Sus descubridores las llamaron "ídolos", convencidos de que representaban a las deidades. Autores populares les llamaron Atlantes, lo cual suponía que pudieran haber sido los descendientes de la Diosa Atlatona, "la que brilla en el agua", o que pudieran haber venido de la legendaria Atlántida.

Los expertos, menos imaginativos, los ven simplemente como guerreros toltecas, que sostienen en la mano izquierda un manojo de flechas, y un atl-atl en la mano derecha. Pero esta interpretación posiblemente no es correcta, pues las "flechas" de la mano izquierda no son rectas, sino curvas; y hemos visto que el arma de la mano izquierda era el atl-atl. Al mismo tiempo, el arma que tienen en la mano derecha no es curva, como debería ser el atl-atl; ¿qué es, entonces?

Este instrumento más bien parece una pistola en su funda, sostenida con dos dedos. Una interesante teoría sugiere que no se trataba de un arma, sino de una herramienta, una "pistola de plasma", según propuso Gerardo Levet (Misión fatal). Levet descubrió que una de las pilastras cuadradas que representaban a jefes toltecas tenía, grabada en la esquina superior izquierda, la imagen de una persona con un zurrón a la espalda y con la herramienta en cuestión en la mano; ésta la usa como un lanzallamas para dar forma a la piedra.

Esta herramienta es, incuestionablemente, el mismo instrumento que sostienen los gigantes en su mano derecha. Levet sugiere que era una "pistola" de alta energía que se utilizaba para tallar y grabar las piedras, e indica que estas antorchas termorreactoras se utilizaron en nuestros tiempos para esculpir el gigantesco monumento de la Montaña de Piedra de Georgia.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

La importancia del descubrimiento de Levet puede ir más allá de su propia teoría. No hace falta buscar herramientas de alta tecnología para explicar las tallas de piedra, dado que por toda América Central se han encontrado tallas y estelas de piedra, creaciones de los artistas nativos. Por otra parte, la herramienta representada puede explicar otro enigmático aspecto de Tollan.

Los arqueólogos, después de examinar las profundidades de la pirámide, tras haber quitado el suelo de la rampa, descubrieron que la pirámide externa y visible estaba construida sobre otra pirámide oculta, más antigua, cuyos escalonados niveles se encontraban a alrededor de dos metros y medio de distancia de cada lado. También descubrieron las ruinas de unos muros verticales que sugerían la existencia de cámaras interiores y pasadizos dentro de la pirámide más antigua (pero no se profundizó en estas pistas).

Se encontraron con un detalle extraordinario, una tubería de piedra hecha de secciones tubulares que encajaban a la perfección, con un diámetro interior de 45 centímetros. Aquella larga tubería estaba instalada en el interior de la pirámide, en el mismo ángulo de la pendiente original, y discurría a través de toda su altura.

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

Acosta y su equipo supusieron que la tubería habría servido para drenar el agua de lluvia; pero esto se podría haber hecho sin una instalación interna tan complicada, y con sencillas tuberías de arcilla, en lugar de con aquellas secciones de piedra esculpidas con tanta precisión. La posición y la pendiente del extraño, si no único, artilugio tubular era obviamente parte del plano original de la pirámide, y se integraba en el objetivo de la estructura.

El hecho de que las ruinas de los edificios adyacentes, con muchas cámaras y plantas, sugieran algún proceso industrial, y el hecho también de que en la antigüedad el agua del río Tula se canalizara para que discurriera por estos edificios aumenta las posibilidades de que en este lugar, al igual que en Teotihuacan, hubiera tenido lugar algún tipo de proceso de purificación o refinado en un período ciertamente primitivo.

Lo que viene nos viene a la cabeza ahora es esto: ¿no seria esta enigmática herramienta un artilugio para romper piedras en busca de mineral, en lugar de un aparato para tallar la piedra? ¿No seria, en otras palabras, una sofisticada herramienta de minería?¿Y no sería oro el mineral que se buscaba?

Que los talantes estuvieran en posesion de herramientas de alta tecnología hace mas de mil años en el centro de México, plantea la cuestion de quiénes eran. Ciertamente, a juzgar por sus rasgos faciales, no eran de America Central; y probablemente eran "dioses", y no hombres mortales, si el tamaño de las estatuas es un indicio de veneración, pues junto a estas figuras gigantes se erigieron las columnas cuadradas en las cuales aparecían, a tamaño natural, las imágenes de los gobernantes toltecas.

El hecho de que en algún momento de la época prehispánica las colosales imágenes fueran desmontadas, bajadas cuidadosamente a las entrañas de la pirámide y enterradas allí, supone cierto grado de santidad. De hecho, todo viene a confirmar la afirmación de Sahagún, citado antes, de que cuando los toltecas abandonaron Tollan "enterraron muchas cosas", algunas de las cuales, aún en la época de Sahagún, "se sacaron de debajo de tierra y no sin admiración por su belleza y artesanía".

Los arqueólogos creen que los cuatro Atlantes se erigían en la cima de la Pirámide de Quetzalcóatl, dando soporte al techo del templo que había allí, como si estuvieran sosteniendo un dosel celestial. Éste es el papel que jugaban en las creencias egipcias los cuatro hijos de Horus, que sostenían el cielo en los cuatro puntos cardinales.

Según El Libro de los Muertos egipcio, eran estos cuatro dioses, que conectaban Cielo y Tierra, los que acompañaban al faraón fallecido hasta una escalera sagrada desde donde ascendería al cielo para la otra vida eterna. Esta "escalera al cielo" se representó jeroglíficamente como una escalera sencilla o doble, representando la última una pirámide escalonada.

¿Era sólo una coincidencia que el símbolo de la escalera decorara las paredes alrededor de la pirámide de Tollan y se convirtiera en el principal símbolo iconográfico azteca?

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy Reinos Perdidos

En el centro de todo este simbolismo y estas creencias religiosas de los pueblos nahuatlacas estaba su dios-héroe, dador de todos sus conocimientos, Quetzalcóatl, "la Serpiente Emplumada". Pero se podría preguntar: ¿qué era una serpiente "emplumada", si no fuera una serpiente que, a semejanza de un pájaro, tuviera alas y pudiera volar?

Y si esto es así, la idea de Quetzalcóatl como "Serpiente Emplumada" no sería otra que la idea egipcia de la Serpiente Alada que facilitaba la transfiguración del faraón fallecido para el reino de los dioses imperecederos.

Además de Quetzalcóatl, el panteón náhuatl estaba lleno de deidades asociadas a las serpientes. Cihuacóatl era la "Serpiente Hembra". Coatlicue era "la de la falda de serpientes". Chicomecóatl era "Siete Serpiente". Ehecacoamixtli era "Nube de serpientes del viento", etc. Al gran dios Tláloc se le representó frecuentemente con la máscara de una serpiente doble.

Y así, inaceptable como sólo esto podría ser para los expertos pragmáticos, la Mitología, la Arqueología y el simbolismo llevan a la inevitable conclusión de que el centro de México, si no toda América Central, fue el reino de los dioses Serpiente, los dioses del antiguo Egipto.

Los Reinos Perdidos Capitulo 3

 

9. Décima tablilla de El Libro perdido de Enki.
Resumen tomado del libro: "El libro perdido de Enki ".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

 

Viene ahora el relato del nuevo Lugar de los Carros Celestiales, y de los montes gemelos artificiales y de cómo Marduk usurpó la imagen del león.

En la península elegida por los Anunnaki, se reflejaron los celestiales Caminos de Anu y de Enlil en la Tierra; ¡ubiqúese con exactitud en esos límites el nuevo Lugar de los Carros, que el corazón de la llanura refleje los cielos! Así le sugirió Enlil a Enki.

Cuando Enki estuvo de acuerdo con esto, Enlil tomó medidas de distancias de los cielos; hizo un gran dibujo sobre una tablilla para que todos lo vieran. ¡Que el Lugar de Aterrizaje en las Montañas de los Cedros forme parte de las instalaciones!, dijo.

Midió la distancia entre el Lugar de Aterrizaje y el Lugar de los Carros, en su mitad, concibió un lugar para un nuevo Centro de Control de Misiones: allí eligió un monte adecuado, lo llamó el Monte de Mostrar el Camino. Allí ordenó construir una plataforma de piedras, parecidas pero más pequeñas que las del Lugar de Aterrizaje; en su centro, se talló una roca por dentro y por fuera, se hizo para albergar un nuevo Enlace Cielo-Tierra. Un nuevo Ombligo de la Tierra, para hacer el papel de Nibru-ki antes del Diluvio.

El Sendero de Aterrizaje se ancló en el norte, en los picos gemelos de Arrata; para demarcar el Corredor de Aterrizaje, Enlil necesitaba otras dos series de picos gemelos, para delimitar los límites del Corredor de Aterrizaje, para asegurar el ascenso y el descenso.

En la parte meridional de la desolada península, un lugar de montañas, Enlil eligió dos picos contiguos, sobre ellos ancló el límite meridional. Pero donde se necesitaba la segunda serie de picos gemelos no había montañas, sólo sobresalía del suelo una planicie, por encima del valle encharcado. ¡Podemos levantar allí unos picos artificiales! Así dijo Ningishzidda a los líderes. Sobre una tablilla dibujó para ellos la imagen de unos picos de lados lisos elevándose hacia los cielos. ¡Si se puede hacer, sea!, dijo Enlil con aprobación. ¡Que sirvan también de balizas!

Sobre la planicie, por encima del valle del río, Ningishzidda construyó un modelo a escala, con él perfeccionó los ángulos de elevación y los cuatro lados lisos. Junto a él, situó un pico más grande, estableció sus lados a las cuatro esquinas de la Tierra; los Anunnaki cortaron y levantaron las piedras con sus herramientas de poder. Junto a él, en una ubicación precisa, se colocó el pico que era su gemelo; se diseñó con galerías y cámaras para cristales pulsantes.

Cuando este pico artificial se elevó hacia los cielos, se invitó a los líderes para que pusieran el remate sobre él. De electro, una mezcla que elaborara Gibil, se hizo la Piedra Ápice. Reflejaba la luz del sol hasta el horizonte, era como un pilar de fuego en la noche, concentraba en un rayo hacia los cielos el poder de todos los cristales.

Cuando las obras diseñadas por Ningishzidda se terminaron y estuvieron listas, los líderes Anunnaki entraron en el Gran Pico Gemelo, se maravillaron con lo que vieron; Ekur, Casa Que Como una Montaña Es, lo llamaron, era una baliza para los cielos. Proclamaba que los Anunnaki habían sobrevivido al Diluvio y vencerían siempre.

¡Ahora, el nuevo Lugar de los Carros Celestiales puede recibir oro de allende los mares, desde allí, los carros llevarán el oro de la supervivencia a Nibiru; desde allí hacia el este, donde el Sol se eleva en el día designado, ascenderán, hasta allí al sudoeste, donde el Sol se pone en el día designado, descenderán.

Entonces, Enlil activó con su propia mano los cristales de Nibiru. Dentro, luces espeluznantes comenzaron a parpadear, un zumbido hechizante rompió el silencio; fuera, el remate se puso a brillar de repente, era más brillante que el Sol. La multitud de los Anunnaki reunidos elevó un gran grito de alborozo.

Ninmah, que había venido para la ocasión, recitó un poema y cantó: casa que es como una montaña, casa con un pico puntiagudo, está equipada para Cielo-Tierra, es la obra de los Anunnaki. Casa brillante y oscura, casa del cielo y la Tierra, para los barcos celestiales se ensambló, la construyeron los Anunnaki. Casa cuyo interior resplandece con una rojiza luz del cielo, emite un rayo pulsante que llega lejos y alto; noble montaña de montañas, creada grande y noble, está más allá de la comprensión de los terrestres. Casa de equipamiento, noble casa de eternidad, las piedras de sus cimientos tocan las aguas, su gran circunferencia se fija en la arcilla. Casa cuyas partes están hábilmente entretejidas, hace descender a los grandes que en los cielos circulan para descansar; casa que es un punto de referencia para las naves espaciales, de entrañas inabarcables, el Ekur está bendecido por el mismo Anu. Así recitó y cantó Ninmah en la celebración.

Mientras los Anunnaki celebraban su notable obra, Enki le dijo a Enlil palabras de sugerencia: cuando en días futuros se pregunte, ¿cuándo y quién hizo esta maravilla? Creemos junto a los picos gemelos un monumento; que anuncie la Era del León, la imagen de Ningishzidda, el diseñador de los picos, sea su cara, que mire exactamente hacia el Lugar de los Carros Celestiales, ¡cuándo, quién y el propósito revélese a generaciones futuras! Esta fue la sugerencia de Enki a Enlil.

Ante sus palabras, Enlil consintió, y le dijo a Enki: del lugar de los Carros Celestiales, Utu debe ser nuevamente el comandante; ¡que el león de mirada fija, exactamente orientado al este, tenga la imagen de Ningishzidda!

Cuando se iniciaron los trabajos de talla y modelado del león lecho de roca, Marduk le dijo a su padre Enki palabras de agravio: me prometiste que dominaría la Tierra toda, ahora se les conceden a otros mandato y gloria, sin tarea ni dominios se me deja. ¡En mis antiguos dominios se han situado los montes artificiales, sobre el león debe estar mi imagen!

Ningishzidda se enfureció con estas palabras de Marduk, el resto de hijos también se sintieron molestos, Ninurta y sus hermanos también se levantaron en un clamor por dominios, ¡todos exigían tierras para sí mismos, y terrestres devotos! ¡No se convierta en disputa la celebración!, gritó Ninmah en medio de las voces alteradas. ¡La Tierra todavía está desolada, somos pocos Anunnaki, de los terrestres sólo hay supervivientes! ¡Que a Marduk Ningishzidda del honor no le prive, tengamos en cuenta también las palabras de Marduk! Así dijo Ninmah, la pacificadora, a los líderes enfrentados.

¡Para que prevalezca la paz, debemos repartirnos las tierras habitables entre nosotros!, dijo Enlil a Enki. Estuvieron de acuerdo en hacer de la península un separador incontestable, se le asignó a la pacificadora Ninmah. Tilmun, Tierra de los Proyectiles, la llamaron; estaba fuera de los límites de los Terrestres.

Las tierras habitables al este de la península se apartaron para Enlil y su descendencia, para los descendientes de dos hijos de Ziusudra, Sem y Jafet, para que vivieran allí. La masa de tierra de tono oscuro que incluía el Abzu se le concedió por dominio a Enki y a su clan, para habitarla se eligió al pueblo del hijo mediano de Ziusudra, Cam. Enki, para apaciguar a su hijo, sugirió hacer a Marduk señor de ellos, señor de sus tierras. ¡Sea como tú deseas!, dijo Enlil a Enki acerca de esto.

En Tilmun, en su montañoso sur, Ninurta construyó una morada para su madre, Ninmah; cerca de un manantial con palmeras datileras, se localizó un fresco valle, el pico de la montaña aterrazó Ninurta, plantó un fragante jardín para Ninmah.

Cuando se terminó todo, se dio una señal a todos los puestos avanzados en la Tierra: desde las tierras montañosas más allá del océano, los torbellinos trajeron las pepitas de oro, desde el Lugar de los Carros Celestiales, se llevó el oro hasta Nibiru.

En aquel memorable día, Enlil y Enki se dijeron uno a otro y coincidieron: ¡Honremos a Ninmah, la pacificadora, con un nuevo nombre-epíteto: sea su nombre Ninharsag, Señora de la Cima de la Montaña! Por aclamación se le dio este honor a Ninmah, a partir de entonces se le llamó Ninharsag. ¡Alabad a Ninharsag, la pacificadora en la Tierra!, proclamaron al unísono los Anunnaki.

10. Undécima tablilla de El Libro perdido de Enki.
Resumen tomado del libro: "El libro perdido de Enki ".

Energia Piramidal Articulos Zecharia Sitchin Pyramid Energy

Fue después de eso que una guerra, de desconocida ferocidad, estalló entre los dos clanes. Fue diferente de la contienda entre Horon y Satu, descendientes de Terrestres: una batalla entre Anunnaki, nacidos en Nibiru entre ellos, se desató en otro planeta. La guerra comenzó por medio de Inanna, que cruzó con su nave celeste los dominios de los hijos de Enki; Inanna desafió a combatir a Marduk, le persiguió hasta los dominios de Ninagal y de Gibil. Para ayudarla, Ninurta disparó los rayos fulminantes de su Pájaro de la Tormenta contra las fortalezas del enemigo, Ishkur atacó desde los cielos con relámpagos abrasadores y truenos demoledores. En el Abzu, barrió los peces de los ríos, dispersó el ganado por los campos.

Marduk se retiró hacia el norte, al lugar de los montes artificiales; persiguiéndole, Ninurta roció con proyectiles venenosos las moradas. Con su Arma Que Despedaza les robó los sentidos a las gentes de aquellas tierras, los canales que llevaban las aguas del río se volvieron rojos de sangre; los resplandores de Ishkur convertían la oscuridad de las noches en días llameantes.

Mientras las devastadoras batallas avanzaban hacia el norte, Marduk se aposentó en el mismo Ekur, Gibil diseñó un escudo invisible para éste, Nergal elevó hasta el cielo su ojo que todo lo ve. Inanna atacó el lugar oculto con un Arma de Brillantez, dirigida con un cuerno; Horon llegó para defender a su abuelo; la Brillantez le dañó el ojo derecho.

Mientras Utu mantenía a distancia más allá de Tilmun a los Igigi y a sus hordas de Terrestres, los Anunnaki, los que apoyaban a uno y a otro clan, entablaban batalla a los pies de los montes artificiales. ¡Que se rinda Marduk, que termine el derramamiento de sangre! Estas palabras le transmitió Enlil a Enki. ¡Que hablen hermano con hermano!, le envió un mensaje Ninharsag a Enki.

En su guarida, dentro del Ekur, Marduk seguía desafiando a sus perseguidores, de la Casa Que Como una Montaña Es hizo su último baluarte. Inanna no podía superar la inmensa estructura de piedra, sus costados lisos desviaban las armas de ella.

Después, Ninurta se enteró de que había una entrada secreta, ¡encontró una piedra giratoria en el lado norte! Ninurta atravesó un oscuro corredor, llegó a la gran galería, su bóveda relucía como un arcoiris con las multicolores emisiones de los cristales. En el interior, alertado por la intrusión, Marduk esperaba a Ninurta con las armas dispuestas; respondiendo con armas, destrozando los maravillosos cristales, Ninurta siguió subiendo por la galería. Marduk se retiró hasta la cámara superior, hasta el lugar de la Gran Piedra Pulsante, En su entrada, Marduk bajó los cierres de piedras descendentes, que impedían cualquier entrada.

Inanna e Ishkur siguieron a Ninurta al interior del Ekur; se pusieron a pensar qué podían hacer. ¡Que la hermética cámara oculta sea el ataúd de piedra de Marduk!, les dijo Ishkur. Ishkur prestó atención a los tres bloques de piedra, dispuestos para deslizarse hacia abajo.¡Que muera lentamente, siendo enterrado vivo, sea la sentencia de Marduk!, Inanna dio su consentimiento.

Al final de la galería soltaron los tres los bloques de piedra, cada uno de ellos hizo descender una piedra para taponar, para encerrar a Marduk como en una tumba.

Lejos del Sol y de la luz, sin comida ni agua, Marduk fue enterrado vivo dentro del Ekur; Sarpanit, su esposa, elevó un lamento por su prisión y castigo sin juicio. Acudió a Enki, su suegro, llegó a él con su joven hijo Nabu. ¡Marduk debe ser devuelto para estar entre los vivos!, le dijo Sarpanit a Enki. Él la envió a Utu y a Nannar, que podían interceder ante Inanna. Poniéndose un vestido de expiación, rogó ¡Dadle la vida al señor Marduk! ¡Dejadle que siga viviendo humildemente, dejará a un lado el gobierno!

Inanna no se aplacó. ¡Por la muerte de mi amado, el Instigador debe morir!, replicó Inanna. Ninharsag, la pacificadora, convocó a los hermanos Enki y Enlil, ¡Marduk debe ser castigado, pero no merece la muerte!, les dijo. ¡Viva Marduk en el exilio, que entregue a Ninurta la sucesión en la Tierra! Enlil se sintió complacido con sus palabras y sonrió: ¡Ninurta era su hijo, de Ninurta ella era la madre!

Si entre sucesión y vida tengo que elegir, ¿qué puedo yo, un padre, decir? Así respondió Enki, con el corazón dolido. En mis tierras se ha extendido la desolación, la guerra debe terminar, por Dumuzi todavía estoy de luto; ¡que Marduk viva en el exilio! ¡Si la paz debe volver y Marduk vivir, tenemos que llegar a acuerdos vinculantes!, le dijo Enlil a Enki. Todas las instalaciones que enlazan cielo y Tierra se deben confiar sólo a mis manos, el señorío sobre la Tierra de los Dos Estrechos debes dárselo a otro de tus hijos. Los Igigi que siguen a Marduk deben renunciar al Lugar de Aterrizaje y abandonarlo, ¡en la Tierra Sin Retorno, no habitada por ningún descendiente de Ziusudra, debe exiliarse Marduk! Así se declaró Enlil, enérgicamente, pretendiendo ser el principal entre los hermanos.

Enki reconoció en su corazón la mano del hado: ¡Así sea!, dijo inclinando la cabeza. Sólo Ningishzidda conoce las entrañas del Ekur; ¡que sea él el señor de sus tierras! Después de que se anunciaran las decisiones de los Grandes Anunnaki, se llamó a Ningishzidda para el rescate. Su reto era cómo sacar a Marduk de las entrañas selladas por los bloques. Para liberar al que vivo está enterrado, le dieron una tarea inconcebible.

Ningishzidda contempló los planos secretos del Ekur, planeó cómo evitar los bloqueos: ¡Marduk será rescatado a través de una abertura superior cincelada!, les dijo a los líderes. En el lugar que yo les muestre, tallarán una entrada en las piedras, desde allí, un sinuoso pasadizo les llevará hacia arriba, creando un conducto de rescate. Atravesando vanos ocultos proseguirán hasta el centro del Ekur, en el vórtice de los vanos, a través de las piedras se abrirán paso. Abrirán una entrada hasta el interior, evitando así los bloqueos; continuarán por encima de la gran galería, levantarán los tres bloques de piedra, ¡y llegarán a la cámara superior, la prisión mortal de Marduk!

Más tarde, los Anunnaki, dirigidos por Ningishzidda, siguieron el plan esbozado, con herramientas que resquebrajan las piedras hicieron la abertura, crearon el conducto de rescate, llegaron al interior del monte artificial, abrieron una salida. Evitando los tres bloques de piedra, llegaron a la cámara superior, sobre una pequeña plataforma levantaron los rastrillos; rescataron a Marduk desmayado. Con cuidado bajaron al señor por el sinuoso conducto, le llevaron hasta el aire fresco; en el exterior, Sarpanit y Nabu esperaban al esposo y padre; fue una gozosa reunión.

Cuando a Marduk su padre Enki le transmitió los términos de la liberación, Marduk se enfureció: ¡Hubiera preferido morir que renunciar a mi derecho de nacimiento!, gritó. Sarpanit confió en sus brazos a Nabu. ¡Nosotros somos parte de tu futuro!, le dijo ella suavemente. Marduk se enfureció, Marduk se humilló. ¡Me rindo ante el Hado!, dijo inaudiblemente.

Con Sarpanit y con Nabu partió hacia una Tierra Sin Retorno, con mujer e hijo, fue a un tierra donde se cazan bestias con cuernos. Tras la partida de Marduk, Ninurta volvió a entrar en el Ekur a través del conducto, a través de un corredor horizontal fue hasta la vulva del Ekur. En su pared oriental, en una hornacina artísticamente labrada, la Piedra del Destino emitía una radiación roja. ¡Su poder me atrapa para matarme, con una atracción mortal me subyuga!, gritó Ninurta dentro de la cámara. ¡Lleváosla! ¡Destruidla por completo!, gritó Ninurta a sus tenientes.

Desandando sus pasos, Ninurta fue a través de la gran galería hasta la cámara más elevada, en un arca ahuecada pulsaba el corazón del Ekur, la fuerza de su red se potenciaba con cinco compartimentos. Ninurta golpeó el arca de piedra con su vara; aquélla respondió con una resonancia. Ninurta ordenó que se sacara la Piedra Gug, que determina las direcciones; se llevó hasta un lugar de su elección.

Bajando por la gran galería, Ninurta examinó los veintisiete pares de cristales de Nibiru. Muchos de ellos habían sido dañados en su combate con Marduk; algunos habían sobrevivido intactos a la contienda. Ninurta ordenó que se sacaran los que estaban enteros de sus ranuras, los otros los pulverizó con su rayo. Fuera de la Casa Que Como una Montaña Es, Ninurta se remontó en el cielo con su Pájaro Negro, prestó atención a la Piedra Ápice; representaba la personificación de su enemigo. Con sus armas la soltó, hasta el suelo se derrumbó hecha pedazos.¡Con esto, termina para siempre el temor a Marduk!, declaró Ninurta victorioso. En el campo de batalla, los Anunnaki reunidos anunciaron sus alabanzas a Ninurta: ¡como Anu estás hecho!, le gritaron a su héroe y líder.

Zecharia Sitchin Anunnaki Nibiru Libro Perdido Enki Tablilla 11

Para sustituir a la incapacitada baliza se eligió un monte cercano al Lugar de los Carros Celestiales, en sus entrañas se redispusieron los cristales rescatados. En su cima se instaló la Piedra Gug, la Piedra de Dirección; al monte se le llamó Monte Mashu, Monte de la Barca Celestial Suprema.

Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
Temas Recomendados:
Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Ojo Vista
Terapeutas Graduados, Certificados y Recomendados
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Clases Particulares Presenciales Cursos Seminarios Formacion Estudiar Ciudad Mexico Escuela Formacion Octubre Intensivo
Escuela de las Leyes Biológicas en Ciudad de México
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Articulos Pasadofuturo Andy
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Online Pasadofuturo.com Formacion Escuela Curso Seminario Clases Virtuales Internet
Escuela Virtual de las Leyes Biológicas por Internet
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico
Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Oido Humano Audicion
Todos los Detalles sobre el Oído Humano
Nuevo Novedades Pasadofuturo.com Temas Recomendados
Lo Más Visto en los Últimos 30 Días:
Pasadofuturo.com Mas Visto Paginas Visitadas Visitas
1
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
2
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Ectodermo Corteza Cerebral
3
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Descarga Gratuita Gratis Libros
4
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Mesodermo Nuevo Corteza Cerebral
5
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
6
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico

Visitas por Países
en este Momento



Pasadofuturo.com Facebook Siguenos Contacto

website security

SSL Sitio Seguro Pasadofuturo.com HTTPS Seguridad Internet

Páginas Vistas por Países

Free counters!

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Consultas

Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion

Suscribete Boletin Semanal Pasadofuturo.com Gratis Suscripcion Gratuita