Pasadofuturo.com Energia Piramidal Astrologia Nueva Medicina Germanica Leyes Biológicas Reencarnacion Vidas Pasadas Origen Humanidad Venta Piramides Energeticas
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo
.
Dr Jesus Yeo Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas NMG Hamer Biodecodificacion Guadalajara Jalisco Mexico Consultas Medicas Salud
Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet
Skype Guadalajara Jalisco Mexico Nueva Medicina Germanica Leyes Biologicas 5LB NMG Consultas Gabriela Rebeca Macias Lira Asesoria Terapia

Reencarnación

Reencarnacion Vidas Pasadas Articulos Jose Luis Cabouli TVP

Artículos
José Luis Cabouli

Reencarnacion Vidas Pasadas Articulos Jose Luis Cabouli TVP

Nació en Buenos Aires, Argentina, en 1950. Tenía ocho años de edad cuando sintió la fuerte sensación de haber existido antes. Sin embargo, no fue hasta los quince en que escuchó hablar por primera vez de la Reencarnación. Fue entonces que comenzó la lectura de los textos clásicos de la Teosofía y de las distintas vertientes espirituales.

En 1974 se graduó de médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y posteriormente se especializó en cirugía plástica. En 1986 supo por primera vez sobre la Terapia de Vidas Pasadas en un seminario de regresión con la Dra. María Julia Prieto Peres en Brasil, con la que inició su entrenamiento en la técnica de regresión. Durante un tiempo alternó la práctica de la cirugía con la regresión a vidas pasadas hasta que en 1988 tomó la decisión de dejar a un lado la cirugía del cuerpo y dedicarse a la cirugía del alma.

En 1992 comenzó a dictar los cursos de entrenamiento para profesionales. Hasta el año 2010 ha dictado 19 cursos anuales, ocho cursos intensivos y dos cursos semi-intensivos en Argentina. Un curso intensivo en Venezuela, dos cursos intensivos en México y ocho cursos intensivos en España.

En 1995 publicó su primer libro: "Terapia de Vidas Pasadas, técnica y práctica", con el que procuró volcar su experiencia como docente y como terapeuta sentando las bases de la técnica y de la práctica clínica. Luego escribió: "El viaje del Alma" (publicado originalmente como Muerte y Espacio entre Vidas) y "El Trabajo del Alma" (publicado originalmente como: ¿Qué es la Terapia de Vidas Pasadas?), "La Vida antes de Nacer" y, finalmente en 2006: "Terapia de la Posesión Espiritual".

Sobre la TVP, José Luis Cabouli comenta:

"Desde que comencé a trabajar con la TVP he ido perfeccionando y simplificando la técnica continuamente procurando llegar cada vez más profundo en mi mismo y en el alma de mis semejantes. En los últimos años he tenido algunas experiencias chamánicas que me llevaron a introducir cambios en la técnica que me permitieron entrar en territorios del alma que antes me estaban vedados. La TVP me ha permitido evolucionar como ser humano llegando a niveles de conciencia que nunca hubiera alcanzado como cirujano. Por eso estoy aquí, para compartir y ofrecerles el resultado de mi experiencia adquirida en todos estos años de trabajo con la TVP con los pacientes, con los terapeutas formados y conmigo mismo. Ya sea a través de los libros, de las consultas personales, de los cursos o de los talleres el propósito es el mismo: llegar a lo más profundo de nosotros mismos, sanar nuestros dolores y abrir la puerta de la conciencia que nos lleve a un mundo pleno de amor, de paz y de luz."

Lista de temas de los artículos en esta página:


1. Disfunciones físicas: ¿Castigo o lección de vida?
2. El Trabajo Terapéutico con la TVP. Mi enfoque actual.
3. La TVP y el terapeuta en las circunstancias actuales.
4. Busco mi identidad.


1. Disfunciones físicas: ¿Castigo o lección de vida?

Reencarnacion Vidas Pasadas Articulos Jose Luis Cabouli TVP

¿Por qué hay personas con alteraciones físicas que las limitan?
¿Por qué nace un niño con un defecto congénito o hereditario?
¿Es una decisión arbitraria del Creador?
¿Acaso es un castigo adelantado por una falta que todavía no cometió?
¿Es el pago de una deuda contraída en una vida anterior?

Los motivos pueden ser tantos y variados como el número de almas que habitan este planeta. Cada una de ellas tiene su historia y sus razones. Sin embargo, hay una premisa básica que se cumple en todos los casos. Aunque no podamos verlo, la causa de la limitación no está en el plano físico. Lo que vemos o lo que experimentamos, la alteración o la discapacidad física, es el efecto de una causa anterior. Aún la anomalía genética obedece a una causa anterior, ya que la alteración genética sólo es el medio para que el alma se encuentre con la experiencia que tiene que vivir. Para que se cumpla la escritura.

¿Y cuáles pueden ser los motivos por los cuales un alma tenga que experimentar en el plano físico una condición de esta naturaleza? A través de la experiencia clínica con la TVP, se me ocurren cuatro situaciones básicas por las cuales una persona podría encontrarse en estas condiciones. Esto no significa que no haya otros motivos; sólo estamos tratando de comprender el porqué de la necesidad del alma para una situación física semejante.

Las cuatro situaciones básicas

1. Superar una tendencia arraigada en el espíritu:

Imaginemos un alma con una tendencia violenta y agresiva. A lo largo de varias vidas sucesivas esta violencia la llevó a verse envuelta en situaciones de sufrimiento para ella misma y para los seres que la rodeaban. Tal vez cometió actos criminales en forma reiterada, tal vez fue verdugo, victimizador o asesinaba por placer.

Ahora llegó al punto de su evolución en el que finalmente aprendió que no debe matar. Sabe que no es bueno matar o destruir los cuerpos físicos de otras almas, pero aún no puede controlar su agresividad. Es consciente que frente a una provocación puede reaccionar violentamente y cometer un acto desdichado que habrá de lamentar toda su vida.

Es como la fábula de la rana y el escorpión. La rana ayuda al escorpión a cruzar un río con la promesa de que no será picada. A pesar de ello, cuando están en la mitad del río, el escorpión le clava su aguijón y ambos se hunden irremediablemente. Le pregunta la rana al escorpión:

- ¿Por qué lo hiciste?
- No pude evitarlo. Es más fuerte que yo.

Exactamente así ocurre en el plano espiritual. El alma encarna con el propósito de mejorar su comportamiento en el plano físico y corregir los errores de sus acciones pasadas, pero sabe que su tendencia agresiva aún es muy fuerte en ella y que probablemente no sea capaz de controlarla. Por ese motivo puede elegir o aceptar una discapacidad en su futuro cuerpo físico que limitará la expresión de su violencia esencial.

Dice Jesús: "Si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti. Mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.". (S. Mateo 18: 7-9).

La enseñanza es clara para quien puede penetrar en su significado. Obsérvese que Jesús dice claramente: "mejor te es entrar en la vida"; de modo que ya nos está señalando la predeterminación de un defecto antes de nacer. Si un alma violenta se encontrara en la plenitud de su integridad física, podría cometer un crimen y luego tendría que sufrir a causa de ello. Por el contrario, la minusvalía física limitará el accionar de su tendencia agresiva a la vez que la obligará a depender del amor y de los cuidados de los demás. A lo largo de esta vida, a través del amor y del contacto con su prójimo, la energía violenta se irá transmutando asegurándose así el alma una próxima encarnación más favorable.

2- Aprender una lección en particular:

Cada circunstancia difícil que nos toca vivir en la vida física, es una oportunidad de aprendizaje. Las enfermedades y defectos congénitos también lo son. Tal vez sean las más difíciles de sobrellevar, ya que en su gran mayoría duran toda una existencia. A través de esta experiencia un alma puede avanzar mucho en una vida desprendiéndose de actitudes que no le permiten evolucionar.

Recuerdo el caso de un paciente que en una regresión revivió una existencia en la que él era un muchacho con síndrome de Down. Al preguntarle sobre el sentido de esa vida pasada expresó que en una vida aún más lejana había sido muy soberbio despreciando a todos los que lo rodeaban. La vida como niño con síndrome de Down le sirvió para comprender el sufrimiento que él había ocasionado a los demás con su comportamiento soberbio al verse ahora discriminado por su condición. Aprendió así que todos somos iguales, que todos somos buenos en esencia y reconoció que en su vida presente aún persistían vestigios de aquella soberbia.

Al igual que este paciente, muchas personas están sanando o limpiando su alma a través de la experiencia difícil de vivir con un defecto físico o mental. En ocasiones el defecto es elegido por el alma misma. Otras veces son las jerarquías espirituales quienes determinan las condiciones físicas más adecuadas para ese alma en particular. El alma puede o no estar de acuerdo con lo que resuelven quienes la aconsejan. La actitud que adopte en ese momento se verá reflejada más tarde en el plano terrestre. Quienes mejor se adaptan a su condición física son aquellos seres que aceptaron de buen grado la experiencia que les tocaba vivir. Quienes estaban en desacuerdo o se rebelaban ante esta circunstancia, son los que más sufren y más dificultades tienen para sobrellevar su prueba. Siempre que nos encontremos con una persona en estas condiciones, preguntémonos: ¿Qué estará tratando de aprender o resolver? ¿Qué puedo hacer para asistirla en su aprendizaje?

3- Preparación para una futura encarnación:

De la misma manera que en nuestra vida actual nos preparamos con anticipación para determinadas tareas a realizar, un alma puede elegir una vida como discapacitado para adquirir una experiencia que le será de utilidad en una encarnación venidera. Un espíritu evolucionado puede planear con anticipación lo que va a realizar recién dentro de dos, tres o cuatro existencias físicas. En cada encarnación obtendrá un aprendizaje que lo capacitará para su propósito final. Para el ser superior la vida no se extingue con el cuerpo. Cada encarnación sólo es una etapa en su vida eterna.

Un ejemplo podría ser el caso de una entidad que haya decidido dedicarse en una próxima existencia física a asistir a deficientes mentales. Podría entonces elegir la experiencia de ser ella misma un deficiente mental como paso previo a la encarnación en la cual desarrollará su trabajo de asistencia. De esta manera estará mejor capacitada para llevar a cabo su tarea asistencial por haber experimentado ella misma esa deficiencia.

4- Enseñanza para los padres:

Cuando hay un discapacitado en una familia la prueba es para todos. En realidad, la prueba es para toda la sociedad. El Universo ordena y nada queda librado al azar o a la improvisación; todos se benefician con la prueba.

En ocasiones, la experiencia está dirigida fundamentalmente a los padres. Ya sea porque éstos necesitan aprender algo en particular o porque puede decidir el destino de una pareja, o porque puede accionar una capacidad dormida en los padres, o bien decidir un curso de acción determinado en ellos.

¿Cuántas veces un médico o un investigador han desarrollado una especialidad, o inventado algún procedimiento, o ideado algún aparato acuciados por las necesidades de un hijo enfermo? ¿Cuántas personas se acercaron al camino espiritual buscando un consuelo o impulsados por la búsqueda de una explicación diferente y la comprensión del sentido de su dolor?

Los seres discapacitados que llevan adelante este tipo de experiencias pueden ser almas evolucionadas que aceptan este sacrificio con amor y entrega, porque están al servicio de la humanidad. Estos son seres muy especiales. Basta ver la sabiduría y la comprensión que despliegan a temprana edad para darse cuenta de esto. Para ellos, la enfermedad o la discapacidad no es ni un castigo ni una prueba, sino una misión a cumplir. Alguien tiene que hacerla y el mérito y los créditos son para ellos. Lo que nosotros vivimos como dolor o como una incomodidad, para ellos es el pasaje al mundo celestial.

Cuando un niño con estas condiciones muere a edad temprana es casi seguro que vino a cumplir una misión. Finalizada la misión, no tiene sentido su permanencia en el plano físico. Prolongar su existencia es prolongar su sacrificio inútilmente. Y no se trata del sacrificio de la discapacidad, sino del sacrificio de tener que estar en un cuerpo físico para que alguien más aprenda lo que tiene que aprender. Estas almas son estrellas fugaces que vienen, cumplen su tarea y se van.

Otras veces, ésta puede ser la forma en que algunas almas se ganen el derecho a una existencia física mejor y hasta es posible que vuelvan a encarnar en la misma familia. Si la muerte de uno de estos niños es seguida al poco tiempo por un nacimiento dentro de la misma familia, es probable que se trate del mismo ser que retorna para una nueva experiencia en mejores condiciones.

Personalmente, no creo en el castigo como una razón valedera para justificar una discapacidad física. Es más, la experiencia de las personas que han trabajado con la TVP me ha convencido de que no existe el concepto de castigo para el Todo o para la Conciencia Divina. Somos nosotros, en nuestra ignorancia, los que experimentamos como castigo las diversas pruebas que se nos presentan para crecer y evolucionar.

Ser discapacitado es, antes que nada, una lección de vida. Y muchas veces la lección de vida no es para el discapacitado, sino para los que estamos en la plenitud de nuestra condición física. Bien podría ser que el discapacitado fuese un maestro que está tratando de enseñarnos algo. Depende de nosotros aprender o no. Tan sólo nuestra actitud frente a estos seres es un índice del nivel evolutivo que hemos alcanzado. De modo que de ahora en más, cuando nos encontremos frente a un discapacitado pensemos en la dura prueba que está sobrellevando y tratemos de asistirlo y ayudarlo en su experiencia de la mejor manera. Y no olvidemos preguntarnos a nosotros mismos:

¿Qué puedo aprender yo de su experiencia? Si fuese un maestro oculto bajo el disfraz de un discapacitado, ¿qué es lo que está tratando de enseñarme?

http://www.vidaspasadas.com.ar/articulos/disfunciones.html

 

2. El Trabajo Terapéutico con la TVP.
Mi enfoque actual.

Reencarnacion Vidas Pasadas Articulos Jose Luis Cabouli TVP

A través de los años, a medida que fui ampliando mi experiencia con la TVP, comencé a comprender de una forma diferente lo que ocurría durante el trabajo con la regresión. La técnica básica continúa siendo la misma, pero entender de una manera diferente lo que ocurría durante la experiencia particular de cada paciente me permitió alcanzar niveles de sanación más profundos todavía.

El primer punto de este nuevo abordaje parte de la premisa de comprender cabalmente qué es lo que está pasando cuando una persona viene a consultarme por un síntoma. Para entender esto debo saber que, aunque hablemos de vidas pasadas, la realidad es que para el alma las vidas pasadas no existen como tal. Para el alma se trata de una sola vida que transcurre alternativamente en dos planos, ora en el plano físico, ora en el plano espiritual.

Como nosotros desarrollamos nuestra vida consciente en el cuerpo físico nos hemos identificado de tal manera con éste que creemos que somos el cuerpo. Como además, a este cuerpo le hemos dado un nombre para identificarlo de los demás, la muerte de este cuerpo físico nos da la sensación de una vida y de un personaje pasados. Pero para el alma se trata de una sola vida y los distintos cuerpos que utiliza sólo son instrumentos o vehículos para llevar a cabo las experiencias que necesita para efectuar su evolución.

Para acentuar aún más nuestra confusión, nosotros nos guiamos por el tiempo físico que es lineal. Así, cuando nos referimos a un cuerpo con un nombre conocido, hablamos de una vida que transcurrió hace cincuenta, cien o mil años, por ejemplo. Pero para el alma el tiempo no existe. Todo está aquí, ahora, al mismo tiempo y esa vida o ese cuerpo que para nosotros se extinguió hace mil años, para el alma es como si acabara de acontecer o quizás esté aconteciendo todavía. Por lo tanto, aunque sigamos hablando de vidas pasadas, porque así es como lo entendemos y como ya está establecido, sería más propio denominar a esta terapia como "Terapia de Experiencias en Cuerpos Pasados".

El siguiente concepto a aprender deriva del anterior. Para el alma los distintos cuerpos que utiliza son como ropajes. De la misma manera que yo me cambio de ropa sin dejar de ser quien soy, de igual forma, al cambiar de cuerpo, el alma sigue con su identidad original. Igualmente, si estoy triste o deprimido por alguna situación, aunque me compre ropa nueva, fina y elegante, mis problemas no se resolverán por el sólo hecho de cambiarme de traje. Con el alma sucede algo similar. Por cambiar de cuerpo no se terminan los conflictos y las experiencias traumáticas que quedaron sin resolver.

Al reencarnar en un nuevo cuerpo el alma trae consigo todas las emociones y sensaciones que no fueron resueltas y, de una ú otra manera, reproducirá en su nuevo cuerpo las condiciones físicas, emocionales y mentales de la experiencia original. Esto significa que, en ocasiones, algunas enfermedades orgánicas incluyendo el cáncer son una forma de reproducir una situación que no fue resuelta por el alma.

El próximo concepto es muy importante y está ligado a las premisas anteriores. Se trata del atrapamiento de la conciencia. Generalmente esto ocurre cuando la muerte en una vida anterior tuvo lugar en circunstancias muy dolorosas, terriblemente insoportables y especialmente si la muerte fue precedida por una larga agonía.

Imaginemos a una persona que está siendo torturada hasta morir en la Edad Media. Sus verdugos quieren arrancarle alguna confesión, pero ella se resiste y la agresión al cuerpo físico y la presión sobre la psiquis van en aumento hasta que finalmente se produce la muerte. Durante la tortura, el dolor físico y psíquico son extremadamente insoportables. Mientras está siendo torturada, la persona experimenta dolor, pánico, desesperación, rabia, odio, injusticia, impotencia, indefensión. Al mismo tiempo está pensando: "No voy a hablar", "No voy a decir nada", "No puedo salir de esto", "Tengo que esperar a morirme", "No me muero nunca", "Me voy a vengar", "Me las van a pagar". En una circunstancia así la muerte se produce coincidentemente con el pico de todas estas sensaciones y emociones. En el momento en que el alma abandona el cuerpo físico, la conciencia está tan inmersa y tan absorbida por todas estas sensaciones que ni siquiera se da cuenta de que el cuerpo se murió. Esto se ve agravado por la lucha de la conciencia por sobrevivir y la forma de hacerlo es permanecer en la mente separándose del cuerpo para no sentir el dolor o bien todo lo contrario, aferrarse al dolor porque mientras siente el dolor está viva. En cualquier caso el resultado es el mismo. La conciencia no se da cuenta de que el cuerpo físico se murió y queda atrapada en ese instante del tiempo y del espacio. El resultado de esto es que mientras la persona está aquí, viviendo ésta vida, una parte de su conciencia está atrapada en otro tiempo y en otro lugar.

Entonces, aquí viene el concepto más importante que es consecuencia directa de todo esto que hemos visto. Lo que yo debo comprender y debo reconocer como terapeuta es que cuando una persona me consulta por un síntoma bien definido ya está en regresión y, por lo tanto, no tengo que hacer nada para enviar a esta persona al pasado por la sencilla razón de que ella ya está allí todo el tiempo, aunque no tenga conciencia de ello.

Si una persona me consulta porque cada vez que tiene que tomar un ascensor se ahoga y siente que se va a morir, yo tengo que saber que las sensaciones de ahogo, asfixia, pánico y sensación de muerte inminente son la manifestación física de un evento que está ocurriendo en el plano subconsciente, y que la persona o más bien una parte de su conciencia, todavía no terminó de morir en esa experiencia. Tal vez quedó atrapada en el derrumbe de una mina o en un terremoto o fue enterrada viva. No lo sé, pero lo que sí sé es que todo lo que tengo que hacer es ayudar a esa persona a traer esa experiencia al plano de la conciencia cotidiana y completar la muerte de ese cuerpo aquí y ahora, para que finalmente pueda liberarse el fragmento de conciencia que allí quedó atrapado.

Ahora que sabemos que hay partes de nuestra conciencia que están viviendo en otro tiempo y en otra realidad, podemos entender también que aunque sigamos hablando de regresión tampoco se trata de una verdadera regresión, dado que la persona no regresa a ningún lado, sino que ha estado allí todo el tiempo. Personalmente, cuando hablo de regresión me estoy refiriendo a la experiencia terapéutica en sí misma.

Resumiendo los conceptos anteriores:

1. Para el alma el tiempo no existe. Todo está aquí, al mismo tiempo.
2. Al reencarnar el alma trae consigo todas las situaciones que no fueron resueltas.
3. La conciencia puede quedar atrapada en un instante del tiempo y del espacio.
4. Cuando el paciente experimenta el síntoma ya está en regresión.

¿Cómo llevo a la persona a revivir el trauma original?

Una vez que he reconocido que cuando el paciente está en frente de mí ya está en regresión, todo se simplifica. Si tomo el síntoma que presenta la persona que consulta como sinónimo de una experiencia excluida de la conciencia, nunca fallaré. Es muy fácil; un síntoma, una experiencia. Entonces, en la mayoría de los casos, parto directamente del síntoma que presenta el paciente. Aquí no hay necesidad de hacer nada, ni siquiera una relajación. Si yo me doy cuenta de que el paciente está en regresión, y si la persona confía y se entrega al trabajo, la experiencia de vida pasada puede surgir en uno o dos minutos a más tardar, y a veces puede ocurrir en forma instantánea.

La forma de acceder a la experiencia de vida pasada por esta vía pueden encontrarla en el Capítulo X del libro: "Terapia de Vidas Pasadas", donde explico lo que yo llamo la técnica del Samyama.

Cuando no es posible acceder a la experiencia de vida pasada a través del síntoma, sea porque la persona no está en contacto con sus sensaciones y emociones, sea porque no tiene bien claro lo que necesita trabajar, o porque no puede salir del plano racional, debo recurrir entonces a una inducción.

Una inducción es cualquier técnica que emplee para traer a la conciencia lo que está oculto en el subconsciente. Es un puente entre la conciencia cotidiana y la experiencia del alma. Básicamente, se trata de un ejercicio de relajación asociado a técnicas de sugestión.

Al terminar la relajación puedo sugerirle al paciente diferentes vías de acceso para encontrarse con la experiencia responsable de su problema actual. Por ejemplo: puedo sugerirle la idea de que va a retroceder en el tiempo a medida que recorre un túnel, o viaja en una máquina del tiempo, o desciende por una escalera, o un viaje en tren o en globo, o un guía que lo lleva de la mano, o una nube que viene a buscarlo. Cada uno puede crear su propia inducción o preguntarle al paciente cómo le gustaría hacerlo.

En el caso de que usemos la figura del viaje en el tiempo, no olviden de que en realidad no existe tal cosa, porque no viajamos a ningún lado. La sugerencia del viaje en el tiempo sólo es un puente para ayudar al paciente a conectarse con la experiencia que ya está en el subconsciente. Esto es importante que lo tengan presente porque muchas personas tienen la fantasía y el temor de que al hacer la regresión pueden quedarse en el pasado. Ahora ustedes saben la verdad. Esto es imposible porque en realidad la persona no viaja a ningún lado. Por el contrario, ya está allí. En realidad ha estado atrapada en el pasado todo el tiempo sin siquiera saberlo. Por eso le pasa lo que le pasa.

Una vez que el paciente ya está en una vida pasada debo guiarlo hasta que se encuentre con la experiencia responsable de sus síntomas y revivirla como si estuviese allí. Todo lo que hago durante la regresión es conducir al paciente para que reviva el hecho marcante responsable de su problema actual. Es allí donde se llega al momento cumbre de la regresión, el momento trascendental de la terapia donde está el secreto y la alquimia de la sanación.

Una vez que el paciente está en la escena traumática tiene que revivirla en forma completa desde el principio hasta el final de la misma. Si piloteaba un avión y lo derribaron tiene que reproducir toda la situación, desde el instante mismo del impacto pasando por la caída hasta el momento en que el avión se desintegra o se estrella contra el suelo. Si lo enterraron vivo tiene que reproducir toda la experiencia desde el momento en que lo entierran hasta que se produce la muerte y abandona el cuerpo. Si lo castigaron o lo torturaron o lo encerraron en un sótano, tiene que revivir toda la escena hasta salir de allí. Una vez que el paciente revivió en forma completa la experiencia responsable de sus síntomas tiene que identificar el momento más terrible o más traumático de esta experiencia. Recién entonces, llegué a la raíz del problema actual. Porque es aquí donde se originan los síntomas que experimenta la persona en su vida presente y son los pensamientos surgidos en esas circunstancias los que originan los patrones de comportamiento. Este es el origen de los samskáras y de los vâsanâs, de las impresiones pasadas y de las tendencias latentes. Aquí se originan los miedos, las fobias, los bloqueos, las incapacidades, las culpas, los conflictos sexuales y también el rencor, la violencia o el deseo de venganza. Y es aquí también donde suele estar el atrapamiento de la conciencia. Este es el momento durante el cual, al liberarse estas emociones y sensaciones, se produce el drenaje, la limpieza y la liberación del fragmento del alma que estaba atrapado. Es el momento donde la salida impetuosa de energía reprimida provoca la ruptura de la estructura del trauma. Inmediatamente sobreviene el alivio y la desaparición del síntoma.

Ejemplo de como se trabaja la experiencia traumática

Marcos es un hombre joven que tiene dificultades para comunicarse y transmitir lo que siente, sobre todo con aquellos con los que está involucrado afectivamente. Pero además, experimenta una gran traba para expresarse en público y en su ámbito de trabajo. En la regresión, se encuentra en una vida pasada en la cual él estaba a cargo de la custodia de un rey. Alguien lo traiciona, le tienden una trampa y lo juzgan por algo que él no hizo. Finalmente es condenado y muere decapitado. Veamos la secuencia traumática:

- ¿Cuál es el momento más terrible de toda esta experiencia?

- Cuando me van a cortar la cabeza.

- Muy bien, ahora fíjate. En ese momento, cuando te van a cortar la cabeza, ¿cuáles son tus reacciones físicas?

- Tengo miedo, me pongo duro, tiemblo. Veo los ojos de mi mujer que me mira con duda. Ella no me cree.

- Muy bien, y en ese momento, cuando te van a cortar la cabeza y ves los ojos de tu mujer que no te cree, ¿cuáles son tus reacciones emocionales?

- Miedo, impotencia, tristeza. Todos están mirando y nadie me cree.

- Y en ese momento, cuando te van a cortar la cabeza y sientes la impotencia y nadie te cree, ¿cuáles son tus reacciones mentales?

- Nadie me escucha. No sé cómo hacer para que esto no pase.

- Muy bien, ahora fíjate. ¿De qué manera, todas estas sensaciones, están afectando tu vida como Marcos? Todo esto, "tengo miedo", "todos están mirando y nadie me cree", "la impotencia", "nadie me escucha", "no sé cómo hacer para que esto no pase"; todo esto, ¿qué te hace hacer en tu vida como Marcos?

- Me quedo en silencio. Me encierro en mi mundo y no quiero escuchar lo que me dicen. Me pongo del otro lado y soy yo el que juzga a los demás y no digo lo que siento.

- Y todo esto, ¿qué te impide hacer en tu vida como Marcos?

- No puedo hablar, no puedo decir lo que siento. No puedo decir las cosas que no me gustan. Tengo miedo de que me juzguen.

- Ahora fíjate una cosa más; ¿qué es lo último que recuerdas antes de dejar ese cuerpo?

- La impotencia en la garganta. Nadie me escuchó.

Observen, de qué manera precisa y sencilla, aparece en la secuencia traumática el problema básico por el que consultaba Marcos y cómo él mismo se da cuenta de la forma en que las sensaciones en los instantes previos a la muerte estaban condicionando su vida de relación. Vean también la relación entre la presencia de su mujer y el público en el momento de la muerte y su dificultad para comunicarse con aquellos a quienes amaba y la traba para expresarse en público.

El último recuerdo antes de dejar el cuerpo también es muy importante porque allí quedó la impronta de la impotencia en la garganta que es justamente el órgano de la expresión. Si la experiencia traumática lleva a la muerte, como en este caso, hay que acompañar al paciente hasta que su conciencia deje ese cuerpo para terminar así definitivamente con esas sensaciones. Puede suceder que la escena traumática no sea la causa de la muerte en vida pasada. En ese caso hay que conducir al paciente hasta llegar al momento de la muerte en esa existencia. La experiencia de la muerte es fundamental en el proceso terapéutico. Es lo que permite darle un corte definitivo a esa historia y liberar a la conciencia si hay un atrapamiento.

La sola visión del cuerpo muerto en una vida pasada puede ser todo lo que necesite una persona para desprenderse de esa historia, al tomar conciencia de que ya nada de eso le pertenece. Al vivenciar la muerte profundamente le damos la oportunidad al cuerpo para que experimente todo lo que necesita hacer para agotar las sensaciones del pasado. Y aún cuando se crea que todo esto es producto de la imaginación, si el paciente termina su historia con la experiencia de la muerte también habrá terminado con el personaje de la fantasía.

Otro aspecto positivo de la experiencia de la muerte es que al dejar atrás el dolor y desprenderse del cuerpo físico es posible comprender el sentido total de esa vida y de esa experiencia. En ocasiones podremos ver que nos fue necesario vivir determinadas situaciones para aprender algún aspecto en particular.

Un paciente que se vio en una vida pasada como discapacitado dijo que necesitó esa experiencia para aprender que todos somos iguales. En una vida más lejana había sido muy soberbio y despreciaba a todo el mundo. Se dio cuenta de que, todavía hoy, le quedaban restos de esa soberbia para seguir trabajando.

Para finalizar, si estoy conduciendo la sesión con un objetivo terapéutico, mi trabajo consiste en ayudar al paciente a revivir el hecho responsable de su problema actual. La historia en sí es anecdótica. Lo que yo debo encontrar son las vivencias traumáticas, significativas o marcantes, sea en una vida pasada o en la vida actual. Esto es muy importante, ya que tanto el terapeuta como el paciente corren el riesgo de fascinarse o dejarse seducir con la historia del pasado. La historia puede ser importante para comprender algunos hechos desde lo intelectual. Pero lo más trascendente no es ni la historia ni el resultado obtenido, sino el proceso interior que se desencadena durante la experiencia de la regresión y que lleva al paciente a encontrarse con su esencia inmortal y su verdadero ser.

(Extractado de Terapia de Vidas Pasadas, técnica y práctica, 4ª edición, Editorial Continente.)

http://www.vidaspasadas.com.ar/articulos/trabajo.html

 

3. La TVP y el terapeuta en las circunstancias actuales.

Reencarnacion Vidas Pasadas Articulos Jose Luis Cabouli TVP

Estamos viviendo un momento crítico en la historia del planeta Tierra y de la humanidad. Sé muy bien que con esto no estoy diciendo ninguna novedad, pero es en este contexto del planeta y de la humanidad en el cual debemos entender el accionar actual y futuro de la TVP y de todo terapeuta.

A manera de introducción y en pocas palabras, ¿qué es lo que está sucediendo más allá del horror y de la realidad cotidiana que nos circunda? En los planos sutiles a los cuales la mayoría de las personas no tiene acceso se están moviendo fuerzas tremendas y energías desconocidas para el común de los mortales. Hace mucho que escuchamos hablar del cambio de era. Esto implica muchas cosas, pero básicamente podemos decir que en este momento se está llevando a cabo la culminación de todos los procesos kármicos del planeta y al mismo tiempo estamos asistiendo al nacimiento de una nueva humanidad.

El procesamiento de todas las energías kármicas trae como consecuencia el horror y el dolor en diferentes puntos del planeta. No hay fuerza humana capaz de evitarlo. Este es un proceso inexorable que está más allá del control de la voluntad del hombre. Los actores involucrados en estas acciones están totalmente sumergidos en la oscuridad del odio y de las pasiones. Están muy lejos de la luz del amor y de la comprensión. Aquí no hay razonamiento que valga. Todos los actores de este drama están atrapados en la telaraña del Karma y no hay escapatoria posible. Podemos acompañar y brindar ayuda y asistencia humanitaria en este proceso, pero no nos es posible evitarlo ni nos está permitido hacerlo.

Al mismo tiempo que está ocurriendo todo esto se está engendrando la nueva humanidad. Nos encontramos ante el parto de una nueva humanidad y, como podemos comprobar a diario, este parto viene con complicaciones porque la vieja humanidad se resiste al cambio y se opone a este nuevo nacimiento. En este sentido, el terapeuta en TVP tiene una gran responsabilidad porque está actuando como un partero (obstetra o comadrona) ya que cada persona que sana su dolor favorece el nacimiento de la nueva humanidad.

El cambio en la humanidad no se va a producir ni por una revolución, ni por la acción directa de los gobernantes, ni mucho menos por una guerra. El cambio en la humanidad se producirá por el despertar de la conciencia en el hombre de su verdadero ser. A principios de 1900, Maurice Bucke decía que el próximo paso en la evolución del hombre era la conciencia cósmica. El hombre pertenece al cosmos y este cosmos tiene un orden que debe ser respetado y cuidado. Somos responsables de mantener ese orden y ese equilibrio para que se cumpla el destino de todo el Universo.

Personalmente, yo asumo que la tarea como terapeuta y como docente tiene como objetivo implícito despertar conciencias. Despertar en la mente del hombre la conciencia cósmica.

¿Cómo pueden ayudar el terapeuta y la TVP en este contexto?

Cuando una persona consulta a un terapeuta lo hace con el ánimo de resolver el dolor o el conflicto emocional que la aqueja. Este es su objetivo primario, pero en la búsqueda de la sanación esa persona que consulta tiene la gran oportunidad de encontrarse consigo misma y con su esencia inmortal. En un nivel más sutil el dolor es la excusa para el encuentro consciente con el alma.

Ahora bien, el primer paso en el trabajo terapéutico es sanar el dolor. Sanar es traer la luz a la vida y al alma de una persona. Sanar es hacer feliz, y una persona feliz y consciente de su esencia cósmica desea lo mejor para sí misma y para los demás. En el dolor no se puede crecer ni perdonar y la Energía Universal necesita de almas sanas, amorosas y luminosas para realizar el plan evolutivo.

Aunque nosotros no lo veamos hay un plan y para que ese plan se lleve a cabo el hombre debe salir de la ignorancia y de la noche oscura del alma para recuperar su conciencia divina. Cuando hay dolores y cargas kármicas pendientes de resolución es muy difícil reconocer esa esencia divina en cada uno de nuestros semejantes. Se evoluciona muy lentamente y hoy los tiempos se han acelerado. Ya no queda tiempo.

El trabajo con la TVP es de fundamental importancia en este momento, porque con la TVP no sólo estamos trabajando con el dolor del alma, sino que también estamos provocando una aceleración y una transmutación del Karma. Cada vez que una persona se hace responsable de sus acciones pasadas y deja de culpar a los demás por los eventos que le suceden, termina con su Karma.

El Karma no es eterno, es modificable. La persona que toma contacto con la raíz kármica de su dolor nace a una nueva conciencia, y al aceptar su responsabilidad en los hechos que le tocan vivir hoy se libera de la fuerza del Karma y comienza a ser dueña de sí misma y de su destino.

Hoy ya no basta con sanar el dolor y las emociones que perturban la vida de una persona. Ya no alcanza con resolver la fobia, el miedo o la angustia. El paciente tiene que alcanzar otra conciencia de sí mismo. Resuelto el dolor, la persona tiene que hacerse responsable de su acción original, tomar en sus manos el poder sobre su propio destino y despertar finalmente a la conciencia de sí misma. El cambio en la conciencia de una persona provoca cambios instantáneos en su entorno cotidiano. En primer lugar en su familia e inmediatamente en el entorno en el cual se desarrolla su vida. Tiene así un efecto multiplicador. Se trata de un trabajo de hormiga, lento, pero seguro.

Es obvio que cada persona llegará hasta donde puede y hasta donde quiere llegar. Pero si como terapeuta yo estoy consciente de las posibilidades trascendentes de la TVP, el despertar de la conciencia sobrevendrá como un resultado natural del trabajo interior.

¿Dónde focalizar entonces la atención durante el trabajo con la TVP?

1- Atender el motivo de consulta.

El consultante viene con un objetivo inicial que es su preocupación inmediata. Sanar su dolor, ya sea que se trate de una fobia, miedo, angustia, etc.. Debo tener presente en todo momento que yo no soy el sanador, es el paciente que va a través de su dolor y sale curado. Si el paciente hace lo que tiene que hacer, obtendrá el alivio que está procurando. Muchas veces el trabajo terapéutico termina aquí.

2- Sanar las secuelas emocionales del Karma.

Dijimos que el trabajo con la TVP acelera el procesamiento del Karma. Sin embargo, esto no significa que nuestro padecer actual sea obligadamente de origen kármico. Muchas personas creen que los problemas, conflictos o enfermedades severas que padecen son un castigo o una deuda kármica que tienen que saldar o expiar. Incluso hay quienes están convencidos de que siendo su padecer de origen kármico deben sobrellevarlo estoicamente y que no debe hacerse nada para cambiar esa situación. En teoría esto puede parecer así, pero la práctica clínica cotidiana señala claramente que los síntomas que presenta una persona se originan en forma abrumadora en dos circunstancias claves:

A) La experiencia responsable de los síntomas es aquella en la cual la persona terminó con su Karma. Por ejemplo, imaginemos una persona que en una vida pasada fue responsable de degollar a gente inocente y, que a su turno, fue ahorcada en una vida subsiguiente. En la muerte en la horca esa persona terminó con su Karma, pero allí se originaron los ahogos y la sensación de indefensión que la perturban en la vida actual. En este caso los síntomas actuales se originaron como consecuencia de la experiencia traumática en la cual la persona en cuestión terminó con su Karma. A esto yo lo denomino la secuela emocional del Karma.

B) Los síntomas actuales se originan en una experiencia terrible de victimización que a su vez es el último eslabón en una larga serie de existencias como víctima. Un claro ejemplo de esto podría ser la muerte en un campo de concentración. Pero si seguimos explorando en vidas más anteriores podríamos encontrar que antes del campo de concentración la persona fue torturada en la Edad Media, y antes de esto fue martirizada en el coliseo romano. Volveremos sobre este concepto un poco más adelante. También en este caso, los síntomas que presenta la persona no son kármicos, son la consecuencia emocional de las distintas experiencias como víctima.

Ambas situaciones nos obligan a buscar inevitablemente el verdadero origen donde comenzó todo, la acción original. Esto nos lleva al siguiente punto.

3- Aceptar la responsabilidad en la acción original.

Si yo trabajo en forma consecuente y el paciente lo permite, tarde o temprano encontraré la experiencia en el cual la persona fue responsable de la acción original. Esa es la vida en la cual se puso en movimiento la fuerza del Karma. Aceptar la responsabilidad en la acción original es tremendamente sanador y liberador. Significa que la persona asuma su responsabilidad por el sufrimiento ocasionado a sus semejantes, pida perdón a todos los seres involucrados en la experiencia, y lo que puede llegar a ser lo más difícil de todo, que se perdone a sí misma. Esto nos conduce al próximo paso.

4- Terminar con el rol de víctima.

El rol de víctima es el que ocasiona mayor sufrimiento, tanto para la persona que consulta como para quienes la rodean. La víctima sufre y hace sufrir a los demás. Es una de las situaciones más difíciles de trabajar. No todas las personas están dispuestas a terminar con este rol. No saben cómo no ser víctimas. No saben cómo asumir la responsabilidad de su vida. Y hay un detalle muy importante que un terapeuta debe tener en cuenta: no se puede sanar una persona que se complace en sufrir su enfermedad.

Cuando nos encontramos con este patrón de comportamiento en el trabajo con la regresión, veremos que son muchas las vidas en las cuales se ha sido víctima. El trabajo aquí consiste no sólo en terminar con el dolor originado en las experiencias como víctima, sino identificar cuál es el origen de la victimización. En qué momento la persona decidió ser víctima. Invariablemente nos encontraremos con una vida en la cual la víctima actual era el victimizador. La acción original pudo ser tan terrible que al terminar esa vida la misma persona se condenó. Es frecuente que en casos así el victimizador-víctima haya dicho algo por el estilo: "No hay perdón de Dios para mí" o "Ningún sufrimiento será suficiente para pagar todo lo que hice" o "Soy culpable para toda la eternidad". Atención con esto, porque si en la acción original nos encontramos con estos mandatos, cabe entonces una pregunta inevitable: las existencias subsiguientes signadas por el sufrimiento, ¿son realmente kármicas o simplemente se originan en los propios mandatos? ¡Cuántos conceptos tradicionales que todavía tenemos que revisar!

Ningún rol de víctima puede ser agotado hasta que no se encuentre el mandato o el decreto que lo originó. No basta con trabajar todas las experiencias de víctima. Estas pueden ser innumerables y se engendran unas a otras. Es necesario llegar a la raíz y eso significa enfrentar el hecho original por terrible que sea y cortar de cuajo con todos los mandatos que pudieran estar registrados en el subconsciente, porque son estos mandatos los que originan a su vez todas las experiencias subsiguientes de dolor y sufrimiento como víctima, y que llevan a la persona a encontrarse repetidamente en situaciones donde es sometida y abusada.

5- Trabajar los vínculos kármicos.

Todo conflicto de relación implica que hay un hecho kármico a resolver y sanar los conflictos vinculares es una forma de acelerar el Karma y mejorar la calidad de nuestra vida cotidiana. Esto va más allá de los vínculos familiares; incluye a toda clase de vínculos: afectivos, sociales, laborales, circunstanciales, etc.

Hay parejas que no llegan a la plenitud porque hay una desconfianza oculta originada en una traición de una vida anterior. Hay amistades que no prosperan porque la sombra de una acción pasada se proyecta en el presente. Sanar el encono con un superior en el lugar de trabajo puede significar un ascenso o un aumento de sueldo. Alcanzar el perdón entre seres enemistados o que se odian los librará de tener que volver a emplear una vida para resolver ese conflicto. Hay seres que vienen arrastrando estos conflictos de muchas vidas y aún hoy no pueden perdonarse. Si no se perdonan volverán a encontrarse en una situación conflictiva en la próxima vida. Perdonarse hoy, amarse hoy, es liberarse del Karma.

6- Terminar con los pactos del pasado.

Por sorprendente que parezca, casi todos tenemos pactos de otras vidas que nos roban nuestra energía y nos detienen ú obstaculizan en nuestro accionar en la vida. ¿Qué es un pacto? Es un acuerdo con otra fuerza en el cual entregamos nuestra voluntad a cambio de algo. El pacto puede ser con una persona o con una sociedad, con una tribu, una secta, una hermandad, un ritual, un clan familiar, un amante, etc. Hay pactos con la oscuridad o simplemente con una pandilla de forajidos. En cualquier caso, un pacto significa que le hemos entregado nuestro poder y nuestra voluntad a otra persona o a una fuerza desconocida. Si no identificamos y rompemos ese pacto nunca estaremos realmente completos con toda nuestra energía a nuestra disposición.

7- Recuperar el poder personal.

Es la consecuencia de todo el trabajo anterior. A medida que nos desligamos de los traumas, emociones, mandatos y pactos de otras vidas vamos recuperando nuestro poder personal. Recuperar nuestro poder personal significa estar en control de nuestra energía y de nuestras acciones y manejar entonces nuestro destino libres de la influencia del pasado. A partir de aquí, el truco es no volver a iniciar un Karma que nos limite en el futuro.

8- Volver a nacer.

Nunca voy a insistir demasiado sobre la importancia de trabajar la experiencia del nacimiento. Este es el momento donde se reviven por analogía los componentes traumáticos de muertes anteriores y se refuerza la programación subconsciente del pasado. Muchas veces el nacimiento parece la continuidad o la reiteración de una muerte traumática anterior. Piensen como ejemplo en las siguientes combinaciones:

- Muerte en la horca - nacimiento con cordón umbilical enroscado alrededor del cuello.
- M
uerte con instrumentos de tortura - nacimiento con fórceps.
- Muerte por asfixia en el túnel de una mina - atascamiento en el canal del parto.
- Muerte en una cámara de gas -nacimiento con anestesia de la madre con cloroformo.

Todo lo que se intentó hacer para sobrevivir o lo que se debería haber hecho para sobrevivir en cada muerte anterior se pone en marcha en el momento del nacimiento. Así es como se activan los mecanismos de supervivencia que luego regirán las pautas de comportamiento en la vida adulta. Lo que hicimos para sobrevivir en el momento del nacimiento será la forma como reaccionaremos en las circunstancias críticas de nuestra vida.

Para completar definitivamente las experiencias del pasado, para desligarse de las emociones y mandatos maternos y familiares, es mandatorio trabajar el momento del nacimiento y cortar la impronta energética del cordón umbilical. Sólo así se podrá recuperar completamente el poder personal y tomar el control de su destino en sus manos.

Conclusión

Mediante el trabajo con la TVP tenemos la posibilidad de desprogramar al mundo de la violencia. Todavía cargamos con la violencia, el odio, el rencor, la frustración y el dolor del pasado. A medida que vamos sanando esas heridas del alma comenzamos a ver la luz y a reconocer esa misma luz en nuestros semejantes.

Sólo cuando podamos reconocer en forma universal que "el otro", sea quien sea, del color o de la religión que sea, es otra forma de nosotros mismos, dejaremos de perseguirnos y lastimarnos unos a otros. Entonces veremos el amor en el corazón y en la mirada del otro.

http://www.vidaspasadas.com.ar/articulos/circunstancias.html

 

4. Busco mi identidad.

Reencarnacion Vidas Pasadas Articulos Jose Luis Cabouli TVP

Durante la realización de uno de los talleres de sanación en México conocí a Miriam (37). Al iniciar estos talleres siempre comienzo por una ronda con los participantes para conocer su historia y saber qué es lo que vienen a buscar. Cuando le pregunté a Miriam cuál era su objetivo al asistir a este taller me dijo textualmente: "Busco mi identidad. Hay una parte de mi vida que no está clara".

La vida de Miriam no había sido nada fácil. Su papá era español y su mamá mexicana, pero Miriam fue criada por la cuñada de su papá y su hermana. Poco después de que Miriam cumpliera los siete años estas dos mujeres murieron con veinte días de diferencia entre una y la otra. Entonces, la familia de su padre la metió en un internado de monjas. "Yo no sabía qué era lo que pasaba", decía Miriam.

A los catorce años Miriam se fue de ese internado porque no se sentía cómoda y ella misma se buscó otro internado. Poco después se convirtió al judaísmo. De sus padres, todo lo que Miriam sabía era que habían muerto y que su mamá se llamaba Beatriz.

Me contaba Miriam: "Ando como gallinita ciega. De niña fue muy difícil. Deseaba morirme. Dejo las cosas a medias. Quiero saber qué pasó en mi nacimiento. ¿Por qué escogí esto?"

Me sorprendió la claridad de Miriam para saber lo que tenía que trabajar. Fue derecho al grano y no solamente esto, sino que además, al preguntar "¿porqué escogí esto?", Miriam se estaba haciendo cargo de su historia. Fue así entonces, con esta premisa, que comenzamos a trabajar y le pedí entonces que fuera directamente al vientre de su madre antes de nacer.

Domingo 23 de febrero de 2003

- Muy bien, Miriam. Respira profundamente y al contar hasta tres irás directamente al vientre de tu madre antes de nacer. Uno... dos... tres. ¿Qué estás experimentando?

- Yo ya sé que no voy a estar con ella.

- ¿Cómo es eso que ya sabes que no vas a estar con ella?

- Ella no puede estar conmigo, no está casada. Ella no quiere dejarme, pero tiene que hacerlo. Ella es una mujer de provincia y la familia la obliga. No puede salir con un domingo siete. Ella quiere mucho a papá y papá también la quiere, pero él está casado y es mucho mayor que ella. La familia de él es muy elitista. Para ellos los mexicanos no existen. Es como si los españoles fuesen la raza pura. Papá le pide a su cuñada que se haga cargo de mí. Ella no tiene hijos y quiere una niña.

- ¿Cómo está tu mamá cuando estás dentro de ella?

- A mamá le duele mucho porque sabe que se tiene que separar de mí. Siente angustia y le duele el estómago.

- Ahora, al contar hasta tres, retrocederás un poco antes de estar dentro de la panza de tu mamá. Al contar hasta tres, retrocederás al hecho que te llevó a tener que pasar por esta experiencia. Uno... dos... tres. ¿Cómo empieza todo?

- No me ha ido bien en otras vidas. He aprendido con mucha dificultad y a golpes. Estoy cansada, pero necesito bajar para elevar mi conciencia. Tengo que bajar en la panza de alguien y entonces elijo a mi mamá.

- ¿Y para qué necesitas bajar con esa mamá?

Mi vida tiene que ser dura.

- Y esto de que tu vida tiene que ser dura, ¿para qué te va a servir?

- Tengo que superarlo. Si logro abrir mi conciencia voy a ser mucho mejor que en otras vidas y una manera difícil de hacerlo es bajar con ella.

- ¿Y qué esperas aprender con esta experiencia?

- Aprender a valorar las cosas positivas. Tengo que aprender a reconocer lo que tengo y no vivir en lo que no tengo. Tengo que luchar por lo que quiero.

- ¿Y cómo es que eliges a esta mamá?

- Me ayudan a elegir. Es como que hay una preparación anterior. Yo decido dónde bajar, pero hay seres que me aconsejan. Ellos me dicen que vuelva a bajar y que no va a ser fácil, pero dicen que lo voy a lograr y que voy a crecer mucho. Ellos me van a ayudar.

- Ahora, pregúntale a tu alma:¿cuál es el hecho original que te lleva a tener que pasar por esta experiencia en tu vida como Miriam?

- Yo abandoné a mi familia... Creo que fue en México también (aquí está el verdadero origen de la experiencia de Miriam en su vida actual).

- Cuento hasta tres y vete al momento en que comienza tu descenso. Uno... dos... tres.

- ¡Es que no quiero! Sé que me van a separar de mi mamá. Pero tengo que ser fuerte, tengo que poder, tengo que salir y sí voy a ser feliz. Sí voy a tener una familia. No importa todo lo que tenga que atravesar, tengo que poder... Ya estoy allí.

- ¿Cómo entras en la panza de tu mamá?

- Entro como por cachos, por pedazos. Primero entra una parte. Luego, como sigue el embarazo, entra otra parte y cuando voy a nacer, ya estoy toda. Es como una energía ligera, clara y luminosa. En realidad, siendo pura energía, no me preocupa nada.

- Cuento hasta tres y avanza al momento de tu nacimiento. Uno... dos... tres. ¿Qué está pasando?

- Estoy nerviosa... me duele mucho el estómago. Siento angustia, miedo, tengo que enfrentar muchas cosas.

- Muy bien, adelante.

- Tengo que salir, pero estoy muy cabezona. ¡Pobre mi mamá! Le va a doler muchísimo. Pero en el fondo no quiero salir.

- ¿Qué está pasando que no quieres salir?

- Quiero quedarme con ella, pero sé que no se puede.

- ¿Y qué sientes en ese momento?

- Siento mucha tristeza, me duele mucho el estómago. ¡Ay!

- ¿Qué está pasando?

- ¡Yo no quiero que me separen de ese cordón! (llorando). ¡Yo quiero quedarme con ella! ¡No quiero que corten el cordón! ¡Cuando lo corten ya no voy a estar con ella! ¡Ay, no! ¡Me duele muchísimo! Pero tengo que salir. Ya no sé si le va a doler más a ella o a mí. ¡Ya salí! ¡Ya salí! ¡Ya salí! ¡Ni modo! ¡Ni modo!

- ¿Y qué está pasando con tu mamá?

- Ella está gritando, ella también está sufriendo. Ella no quiere darme, pero sabe que lo tiene que hacer igual que yo sé que me tengo que ir. Lloro mucho, mucho.

- ¿Qué te dice tu mamá?

- Casi no me puede ver, pero me dice que me quiere y que voy a estar bien.

- ¿Y qué estás sintiendo en ese momento?

- Resignación. Yo sabía que esto iba a pasar. Ni modo, no me podía quedar ahí. Tenía que venir y tenía que salir.

- ¿Y qué pasa con tu papá?

- Papá no está; él está pendiente pero de lejos. Le preocupa mucho su vida y no puede con todo eso. El confió en su tía. Ella está muy contenta.

- ¿Cómo es el encuentro con la tía de tu papá?

- Estoy en la cuna. Está muy bonito, me va a querer mucho y me va a cuidar. Ella también se está enfrentando con cosas en su familia, pero es muy independiente. Ella me abraza y me besa. Es muy linda (llorando). Siento mucho agradecimiento y amor por ella.

- Ahora fíjate, ¿cuál es el momento más difícil de esta experiencia?

- Cuando tengo que salir.

- ¿Cuáles son tus reacciones físicas en ese momento?

- Asfixia, me siento atorada y me dejo llevar.

- ¿Cuáles son tus reacciones emocionales en ese momento?

- Resignación, no quiero salir.

- En ese momento, cuando tienes que salir, ¿cuáles son tus reacciones mentales?

- Tengo que poder, tengo que ser fuerte.

- Y todo esto, ¿cómo te está afectando en tu vida como Miriam? Todo esto, ¿qué te hace hacer?

- Nunca me resigno ni me conformo.

- Y todo esto, ¿qué te impide hacer?

- Antes me complicaba mucho. Cuesta mucho trabajo enfrentar el rechazo de la gente.

- Ahora recuerda, ¿qué es lo que vienes a hacer en esta experiencia como Miriam?

- Vine a crecer, aunque duela.

- Ahora yo voy a cortar el cordón umbilical para que completes tu nacimiento. Al cortar el cordón te convertirás en un ser libre e independiente y habrás terminado con todas estas sensaciones para siempre. (Hago el simulacro de corte del cordón) ¡Ya está! Ya hemos cortado el cordón umbilical definitivamente. Ya eres un ser libre e independiente. ¿Quisieras despedirte de tu mamá?

- Gracias por tenerme nueve meses. Gracias por ser mi mamá.

- ¿Qué te dejó tu mamá?

- Me dejó amor.

- Ahora para terminar, vas a pedirle a tu mamá y a tu papá la energía que te corresponde, la energía que es legítimamente tuya.

- Mamita, papito: quiero que me den mi energía; la necesito para tener mi familia, para cuidar a mis hijos y a mi marido. Gracias.

Al terminar la regresión la expresión de Miriam había cambiado totalmente. Su alma estaba en paz. Había encontrado su identidad y su razón de ser y, sobre todo, había comprendido el motivo y el sentido de esta experiencia. Siempre hay una buena razón para las experiencias que tenemos que vivir, aunque en principio no sea una buena razón para nosotros. Nada es porque sí. Para todo hay un sentido si sabemos buscarlo, comprenderlo y aceptarlo.

Por mi parte, agradezco a Miriam por esta lección de vida y por su autorización para reproducir aquí su experiencia.

http://www.vidaspasadas.com.ar/articulos/identidad.html

 

Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
Temas Recomendados:
Pasadofuturo.com Temas Recomendados Buenos
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Ojo Vista
Terapeutas Graduados, Certificados y Recomendados
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Clases Particulares Presenciales Cursos Seminarios Formacion Estudiar Ciudad Mexico Escuela Formacion Octubre Intensivo
Escuela de las Leyes Biológicas en Ciudad de México
 
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Articulos Pasadofuturo Andy
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Estudio Online Pasadofuturo.com Formacion Escuela Curso Seminario Clases Virtuales Internet
Escuela Virtual de las Leyes Biológicas por Internet
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico
Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Oido Humano Audicion
Todos los Detalles sobre el Oído Humano
Nuevo Novedades Pasadofuturo.com Temas Recomendados
Lo Más Visto en los Últimos 30 Días:
Pasadofuturo.com Mas Visto Paginas Visitadas Visitas
1
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
2
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Ectodermo Corteza Cerebral
3
Nueva Medicina Germanica NMG 5LB Leyes Biologicas Descarga Gratuita Gratis Libros
4
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Organos Mesodermo Nuevo Corteza Cerebral
5
Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas NMG Tabas Organos Conflictos
6
Piramides Energeticas Energia Piramidal Venta Compra Pasadofuturo.com Salud Meditacion Comprar Vender Mexico

Visitas por Países
en este Momento



Pasadofuturo.com Facebook Siguenos Contacto

website security

SSL Sitio Seguro Pasadofuturo.com HTTPS Seguridad Internet

Páginas Vistas por Países

Free counters!

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Formacion Ciudad Mexico Profesional Medicina Salud Noviembre Intensivo

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Virtual Virtuales Internet

Nueva Medicina Germanica Hamer Leyes Biologicas 5LB Clases Particulares Presenciales Escuela Aprender Estudiar Cursos Seminarios Conferencias Mexico Jalisco Guadalajara Formacion Profesional Medicina Salud Consultas

Piramides Energeticas Pasadofuturo.com Energia Piramidal Venta Compra Salud Meditacion

Suscribete Boletin Semanal Pasadofuturo.com Gratis Suscripcion Gratuita